LA PROFESIÓN DE LA FE PRIMERA SECCIÓN ...
of 1

La profesión de la fe

Capitulo 3 del Catecismo de la Iglesia Católica. Algunos Apartes que tocan el tema de la Fe.
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Spiritual      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - La profesión de la fe

  • 1. LA PROFESIÓN DE LA FE PRIMERA SECCIÓN «CREO»-«CREEMOS» CAPÍTULO TERCERO LA RESPUESTA DEL HOMBRE A DIOS142 Por su revelación, «Dios invisible habla a los hombres como amigos, movido por su gran amor y moracon ellos para invitarlos a la comunicación consigo y recibirlos en su compañía» (DV2). La respuestaadecuada a esta invitación es la fe.143 Por la fe, el hombre somete completamente su inteligencia y su voluntad a Dios. Con todo su ser, elhombre da su asentimiento a Dios que revela (cf. DV 5). La sagrada Escritura llama «obediencia de la fe» aesta respuesta del hombre a Dios que revela (cf. Rm 1,5; 16,26).La fe es una gracia153 Cuando san Pedro confiesa que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios vivo, Jesús le declara que estarevelación no le ha venido «de la carne y de la sangre, sino de mi Padre que está en los cielos» (Mt 16,17;cf. Ga 1,15; Mt 11,25). La fe es un don de Dios, una virtud sobrenatural infundida por Él. «Para dar estarespuesta de la fe es necesaria la gracia de Dios, que se adelanta y nos ayuda, junto con los auxiliosinteriores del Espíritu Santo, que mueve el corazón, lo dirige a Dios, abre los ojos del espíritu y concede "atodos gusto en aceptar y creer la verdad"» (DV 5).La fe es un acto humano154 Sólo es posible creer por la gracia y los auxilios interiores del Espíritu Santo. Pero no es menos ciertoque creer es un acto auténticamente humano. No es contrario ni a la libertad ni a la inteligencia del hombredepositar la confianza en Dios y adherirse a las verdades por Él reveladas. Ya en las relaciones humanas noes contrario a nuestra propia dignidad creer lo que otras personas nos dicen sobre ellas mismas y sobre susintenciones, y prestar confianza a sus promesas (como, por ejemplo, cuando un hombre y una mujer secasan), para entrar así en comunión mutua. Por ello, es todavía menos contrario a nuestra dignidad«presentar por la fe la sumisión plena de nuestra inteligencia y de nuestra voluntad al Dios que revela»(Concilio Vaticano I: DS 3008) y entrar así en comunión íntima con Él.155 En la fe, la inteligencia y la voluntad humanas cooperan con la gracia divina: «Creer es un acto delentendimiento que asiente a la verdad divina por imperio de la voluntad movida por Dios mediante lagracia» (Santo Tomás de Aquino, S.Th., 2-2, q. 2 a. 9; cf. Concilio Vaticano I: DS 3010).157 La fe es cierta, más cierta que todo conocimiento humano, porque se funda en la Palabra misma de Dios, que nopuede mentir. Ciertamente las verdades reveladas pueden parecer oscuras a la razón y a la experiencia humanas, pero«la certeza que da la luz divina es mayor que la que da la luz de la razón natural» (Santo Tomás de Aquino, S.Th., 2-2,q.171, a. 5, 3). «Diez mil dificultades no hacen una sola duda» (J. H. Newman, Apologia pro vita sua, c. 5)176 La fe es una adhesión personal del hombre entero a Dios que se revela. Comprende una adhesión de lainteligencia y de la voluntad a la Revelación que Dios ha hecho de sí mismo mediante sus obras y suspalabras.179 La fe es un don sobrenatural de Dios. Para creer, el hombre necesita los auxilios interiores del EspírituSanto

Related Documents