Material de trabajo autónomo 1 
‐ primera parte ‐ 
Lectura: “La lengua como sistema”  
UPCOnlineMaterialdetrab...
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Índice  
1.  Introducción .................................................................................
 
La lengua como sistema 
 
 
Dicen que donde él pisa, nunca más crece el césped. Es 
un solo. Está condenado a mirar el p...
gramaticales de un idioma, del mismo modo que al jugar un partido de fútbol se tiene 
siempre como resultado un juego nuev...
enunciado o cualquier jugada que se realice se mantenga dentro de los 
parámetros del juego. Así, por ejemplo, no es una j...
f. El estado resultante del funcionamiento del conjunto es único y singular. 
Por ello mismo, es el producto de la creativ...
siempre  una  línea  recta,  y,  cuando  “comen”,  lo  hacen  en  diagonal;  los  caballos  se 
desplazan en forma de “L” ...
reproducen la misma relación entre los elementos presentados y no quiebran ninguna 
regla del juego: 
v. El cartero mordió...
desenvolvimiento  de  un  partido  y  aseguradas  por  la  costumbre  –por  su  repetición 
constante–, son parte de lo qu...
castellano sí, pero no al castellano que los hablantes de Lima generalmente utilizan. 
Pertenece al castellano de los habl...
tiene  que  ver  con  dos  términos  de  sonido  próximo,  pero  de  significado  diferente: 
norma y normativa. 
 
El pri...
 
6. Creatividad 
 
Si consideráramos como inexistentes las palabras 
que  no  se  encuentran  en  el  Diccionario  de  la...
del  instrumento  lingüístico:  más  bien  que  “imperativa”,  su  índole  es 
consultiva”. (Coseriu 1978: 98) 
 
Debido  ...
cabo a partir de su conocimiento profundo de las reglas del juego y de su conocimiento 
de las normas usuales del mismo. A...
 
UPC Online 
HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1 
15
  Bibliografía 
 
CISNEROS, Luis Jaime (1991) El funcionamiento d...
of 15

¿Por qué los recursos multimedia en un curso virtual? 2

Comprensión y producción del lenguaje - Claudia Maldonado - EXPOELEARNING 2010 Lima
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - ¿Por qué los recursos multimedia en un curso virtual? 2

  • 1.             Material de trabajo autónomo 1  ‐ primera parte ‐  Lectura: “La lengua como sistema”   UPCOnlineMaterialdetrabajoautónomo
  • 2.                   Índice   1.  Introducción ..................................................................................................... 3  2.  Sistema: definición y distancia respecto de la noción de código..................... 4  3.  Carácter funcional del sistema......................................................................... 6  4.  Carácter social del sistema: el concepto de norma.......................................... 8  5.  Norma y normativa......................................................................................... 10  6.  Creatividad...................................................................................................... 12  7.  Tiempo extra................................................................................................... 13  Bibliografía...................................................................................................................... 15                            Material de trabajo autónomo 1 – primera parte   Lectura: “La lengua como sistema”    Texto elaborado por Manuel Fernández, 2009.  Comprensión y producción de lenguaje 1.   Edición: TICE, UPC  Copyright © UPC, 2010        UPC Online  2 HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 3.   La lengua como sistema      Dicen que donde él pisa, nunca más crece el césped. Es  un solo. Está condenado a mirar el partido de lejos.    El arquero, Eduardo Galeano      1. Introducción    El fútbol tiene historias fascinantes y momentos cumbres, como aquel 7 de setiembre  de 1995, fecha en la que el arquero colombiano René Higuita realizó una temeraria  maniobra,  bautizada  después  como  El  escorpión.  En  efecto,  se  jugaba  el  minuto  veintidós de un partido amistoso entre Colombia e Inglaterra (en el estadio Wembley,  casa de los últimos) cuando Higuita rechazó un disparo con dirección de arco, lanzado  por el inglés Jamie Redknapp, de una manera muy poco convencional hasta entonces:  tiró su cuerpo hacia delante, abrió los brazos en cruz cuando estuvo suspendido en el  aire y, elevando ambos pies por encima de su espalda, golpeó el balón con la suela de  los botines. Con esta jugada, según muchos comentaristas y conocedores de fútbol,  Higuita ingresó, finalmente, en la historia mundial de este deporte.    Pero  ¿por  qué  empezar  un  texto  de  lingüística  refiriéndonos  a  un  deporte  como  el  fútbol?  ¿Qué  de  común  puede  haber  entre  estas  dos  actividades  (jugar  al  fútbol  y  utilizar  una  lengua)  como  para  empezar  un  texto  de  esta  naturaleza  refiriendo  un  hecho tan anecdótico como el del párrafo anterior? La respuesta es simple y podemos  adelantarla desde ya: lo que comparten estas dos actividades es su calidad de sistema.  En otras palabras, el fútbol y la lengua, cuando se llevan a cabo (cuando se realizan,  cuando  se  juegan),  son  sistemáticos.  Esto  quiere  decir  que  son  actividades  que,  al  ocurrir,  evidencian,  en  su  funcionamiento,  una  serie  de  reglas  previamente  establecidas  y  conocidas  por  los  hablantes  (y  por  los  jugadores).  No  obstante,  es  también cierto que, a pesar de existir este conjunto de reglas ya establecidas (y que  hay que cumplir, necesariamente, para “jugar el juego”), los hablantes son capaces de  realizar  “jugadas”  novedosas,  y  algunas  veces  espectaculares,  como  la  del  arquero  colombiano.     En  los  párrafos  que  siguen,  desarrollaremos  estas  ideas  y  demostraremos  que  los  hablantes, a pesar de desencadenar un conjunto de conocimientos ya adquiridos sobre  el  funcionamiento  de  su  lengua,  son  capaces  de  realizar  “jugadas”  inéditas  y  novedosas. Dicho de otra forma, describiremos cómo es posible que utilizar una lengua  no  sea  el  resultado  de  un  intercambio  ya  establecido  y  rígido  dentro  de  las  reglas    UPC Online  3 HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 4. gramaticales de un idioma, del mismo modo que al jugar un partido de fútbol se tiene  siempre como resultado un juego nuevo, de marcador, muchas veces, inesperado.1       2. Sistema: definición y distancia respecto de la noción de  código    Revisemos el siguiente conjunto de características que, se asume, cumplen todos los  sistemas:     a. El número de elementos que componen el sistema es finito.  b. El  sistema  está  regido  por  reglas  específicas  que  determinan  la  interacción de los elementos.  c. La posición de cada elemento determina su función.  d. Cada elemento es importante en tanto cumple una función específica.  e. Todos los elementos favorecen la realización de una función grupal.  f. El  estado  resultante  del  funcionamiento  del  conjunto  es  único  y  singular.    De  estas  características,  podemos  desprender la  siguiente  definición de  sistema:  un  conjunto de elementos y de reglas para combinarlos. Por ello, podemos afirmar que el  fútbol  es  un  sistema:  tiene  elementos  (jugadores,  once  por  equipo)  y  reglas  para  combinar esos elementos (que son las reglas que siguen los jugadores para moverse  dentro  de  la  cancha).2   El  ajedrez,  igualmente,  es  un  sistema.  Otros  sistemas  son  el  vóley, la música y, ciertamente, las lenguas, entre otros. Examinemos rápidamente si  cada uno de estos cumple con los requisitos arriba expuestos.     a. El número de elementos que componen el sistema es finito. Todos los  juegos  mencionados  anteriormente  tienen  un  número  establecido  de  jugadores para poder llevarse a cabo. La música hace otro tanto sobre  siete  notas  musicales  básicas.  Las  lenguas,  igualmente,  se  organizan  sobre  un  número  determinado  de  elementos  mínimos  sin  significado  (aquellos sonidos distintivos llamados fonemas) que se organizan para  formar  unidades  de  mayor  tamaño  con  significado  (morfemas),  tal  como en el siguiente ejemplo:  i. c‐a‐s‐a → casa‐s → la‐s casa‐s → la‐s casa‐s elegante‐s    b. El  sistema  está  regido  por  reglas  específicas  que  determinan  la  interacción  de  los  elementos.  Estas  reglas  permiten  que  cualquier    UPC Online  4 1  Tal es el caso del escandaloso Australia 31 – Samoa Americana 0, jugado el 11 de abril de 2001 en la  ciudad de Coffs Harbour, Australia, partido oficial clasificatorio para el mundial Japón – Corea 2002.  2   Algunos  ejemplos  de  estas  son  los  siguientes:  no  tomar  la  pelota  con  las  manos,  salvo  si  se  es  el  arquero; no trasladar el balón fuera del espacio marcado por los límites del campo; y no sacar un tiro de  esquina con las manos.  HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 5. enunciado o cualquier jugada que se realice se mantenga dentro de los  parámetros del juego. Así, por ejemplo, no es una jugada permitida en  el fútbol que los defensas detengan el balón con la mano o que haya  dos  arqueros  por  equipo,  a  la  vez,  dentro  del  campo  de  juego.  Del  mismo  modo,  estos  enunciados  son  imposibles  de  acuerdo  con  las  reglas del “juego” del castellano:  ii. * Las todas fue casas vendido.  iii. * Alberto dos alumnos taller tiene en de su poesía.    c. La posición de cada elemento determina su función.3  Pensemos en el  fútbol. La posición de los jugadores en la cancha determina la función  que  deben  cumplir  dentro  del  juego:  los  defensas,  normalmente  más  rezagados,  evitan  que  el  rival  marque  goles  en  nuestra  portería.  Los  delanteros,  ubicados  más  cerca  del  arco  rival,  reciben  el  balón  para  anotar  los  goles  que  nos  den  la  victoria.  La  posición  intermedia,  ocupada por los volantes, es la encargada de tramitar el recorrido de la  pelota hacia los delanteros o hacia los defensas. Ocurre lo mismo con  las lenguas, por ejemplo, cuando comparamos los siguientes casos:   iv. Juan golpeó a Mario.  v. Mario golpeó a Juan.    d. Cada elemento es importante en tanto cumple una función específica.  Los  elementos  no  cumplen  funciones  distintas  de  las  que  les  corresponden,  pues  ello  alteraría  la  naturaleza  del  juego.  En  ese  sentido,  no  hay,  al  menos  en  el  juego  oficial,  la  posición  de  arquero‐ jugador. Del mismo modo, la lengua asigna funciones específicas para  cada una de sus piezas. Comparemos los siguientes casos:  vi. Ese tonto  vii. El tonto ese  Aun cuando el elemento “ese” puede tener la misma forma en ambos  enunciados,  sabemos  que,  en  el  primero,  cumple  la  función  de  determinante,  mientras  que,  en  el  segundo,  la  de  pronombre.  Esta  distinción es importante, pues permite señalar que, a pesar de tener la  misma  forma,  se  trata  de  elementos  distintos  (adjetivo  y  pronombre)  que cumplen funciones distintas sobre la expresión total resultante (en  efecto,  se  puede  preguntar  cuál  de  las  dos  expresiones  revela  mayor  desprecio y la respuesta inequívoca será siempre la segunda).    e. Todos  los  elementos  favorecen  la  realización  de  una  función  grupal.  Todos colaboran con el mismo objetivo: ganar el juego o, en el caso de  las  lenguas,  producir  un  enunciado  que  nos  permita  expresarnos  cabalmente en un momento determinado.      UPC Online  5 3  Esta característica varía de lengua a lengua y en ciertos contextos de la lengua más que en otros.  HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 6. f. El estado resultante del funcionamiento del conjunto es único y singular.  Por ello mismo, es el producto de la creatividad de los hablantes o de  los jugadores. En ese sentido, cada partido de fútbol y cada intercambio  verbal son únicos e irrepetibles. Reservaremos esta característica –por  cuestiones de estrategia de nuestro juego– para el apartado final.    No  obstante  lo  anterior,  podemos  preguntarnos  ¿es  lo  mismo  un  sistema  que  un  código? ¿Qué diferencia un sistema de un código? Repasemos algunos ejemplos de  este último.     Son  códigos  la  moda,  las  señales  de  tránsito  y,  muy  probablemente,  las  normas  de  cortesía. ¿Qué hay de común en ellas y que las distingue de los sistemas? Veamos.  Todos nuestros ejemplos están compuestos por elementos: la moda está compuesta  de  las  prendas  que  forman  parte  de  una  determinada  colección;  las  señales  de  tránsito, por las mismas señales que hacen que los autos circulen, normalmente, sin  mayores  percances;  y  las  normas  de  cortesía,  por  aquellos  comportamientos  que  observamos cuando vamos por la calle o cuando alguien nos invita a almorzar a su  casa. Sin embargo, carecen de la segunda característica que identifica a los sistemas:  las  reglas  para  combinar  los  elementos  descritos.  Dicho  de  otro  modo,  carecen  de  posibilidades combinatorias. Así pues, no puedo combinar dos señales de tránsito que  me permitan explicar que “esta curva es aún más peligrosa hoy, que ha llovido, que  ayer, que no llovió y que brilló el sol todo el día”. Por otro lado, puedo dar la mano en  señal de cortesía, pero la fuerza con que apriete la mano de quien reciba mi saludo no  trasmite si siento un gran respeto por su persona o si estoy contento por haberme  cruzado con ella el día de hoy. Finalmente, vestir de saco y corbata da a entender que  estoy camino a un acontecimiento importante, pero el hecho de que la corbata sea de  cuadros o a rayas no indica, de por sí, si me dirijo, por ejemplo, a un matrimonio o a un  velorio  (aun  cuando  algunos  piensen  que  no  hay  mayor  diferencia  entre  ambas  ceremonias). Cuando esto ocurre, nos encontramos frente a señales organizadas en  códigos: elementos que trasmiten mensajes, pero cuyas posibilidades combinatorias a  fin de crear nuevos mensajes son muy pobres o, acaso, inexistentes. ¿Ocurre lo mismo  con los sistemas? Hemos demostrado que no.      3. Carácter funcional del sistema    Tomemos otro deporte, solo como referencia, para despejar dudas sobre los términos  que componen el título de este apartado. El ajedrez es, como sabemos, aquel juego  compuesto  de  piezas  y  de  reglas  sobre  cómo  mover  dichas  piezas  dentro  de  un  tablero. El objetivo del juego es capturar el rey del adversario, y obligarlo a declinar, a  rendirse. Las piezas, que son parte del juego, tienen movimientos claramente definidos  por las reglas antes mencionadas: los peones avanzan una casilla por turno,4  siguiendo    UPC Online  6 4  Salvo cuando se inicia la partida, pues, en este caso, pueden adelantar, en un solo movimiento, dos  espacios.  HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 7. siempre  una  línea  recta,  y,  cuando  “comen”,  lo  hacen  en  diagonal;  los  caballos  se  desplazan en forma de “L” y pueden saltar por encima de las formaciones enemigas,  siempre que no caigan en alguna casilla ocupada por una pieza de su mismo bando; los  alfiles avanzan en diagonal, y pueden hacerlo como les plazca, o como les obliguen las  circunstancias del juego (privilegio que está prohibido a los peones, que siempre van  hacia adelante); la reina, para citar un último ejemplo, puede, gracias a su valor dentro  del juego, cubrir todos los movimientos antes descritos, salvo rebajar su dignidad a la  del caballo y moverse como este.    Ninguna  pieza  puede  escapar  a  esta  severa  lógica.  Hacerlo  terminaría  con  el  juego,  pues “jugar ajedrez” es moverse siempre dentro de las “reglas del juego del ajedrez”.  Podemos ver, entonces, que las reglas son parte importante, tan importantes como las  piezas, en la aplicación de nuestro conocimiento del juego. Al seguirlas, respetamos la  lógica del mismo, respetamos lo “funcional” que hay en él. Por ello, sabemos que no es  importante que el juego sea de plástico, de madera o de piedra de Huamanga; y que,  frente a la pérdida de alguna pieza, podemos colocar algún otro objeto (una pieza de  otro juego o hasta la tapa de una bebida gaseosa) y reanudar la partida, siempre que  este nuevo elemento siga las reglas de la pieza a la que reemplaza. Esta certeza, clave  en el desarrollo del concepto de lengua como sistema –y en el desarrollo de cualquier  partida–, es similar a la que Ferdinand de Saussure describió en su célebre Curso de  Lingüística General:    “(...) la lengua es un sistema que no conoce más que su orden propio y peculiar.  Una  comparación  con  el  ajedrez  lo  hará  comprender  mejor.  Aquí  es  relativamente fácil distinguir lo que es interno de lo que es externo: el que haya  pasado de Persia a Europa es de orden externo; interno, en cambio, es todo  cuanto concierne al sistema y sus reglas. Si reemplazo unas piezas de madera  por otras de marfil, el cambio es indiferente para el sistema; pero si disminuyo  o  aumento  el  número  de  piezas,  tal  cambio  afecta  profundamente  a  la  “gramática” del juego.” (1970: 70)    Algo similar ocurre con la gramática de la lengua. Puedo utilizar las siguientes piezas:  Fido, abuela, mordió, a y la, y combinarlas en el siguiente enunciado:  i.   Fido mordió a la abuela.    Puedo  combinarlas  de  otra  manera  y  obtener  un  resultado  correcto  dentro  de  las  reglas del castellano, aunque inverosímil dentro de las leyes del sentido común:  ii.   La abuela mordió a Fido.    Sin embargo, es claro que las siguientes combinaciones se alejan de las reglas que el  juego propone para su correcto desempeño:  iii.   *Fido abuela mordió a la  iv.   *Abuela a la mordió Fido    Por otro lado, puedo utilizar otras piezas y formar enunciados nuevos a partir de las  formas  ya  vistas.  Estos  enunciados,  si  bien  se  alejan  de  lo  dicho  anteriormente,    UPC Online  7 HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 8. reproducen la misma relación entre los elementos presentados y no quiebran ninguna  regla del juego:  v. El cartero mordió a Fido.  vi.   Fido ladró a los escolares.    Tengo ahora otras piezas que se mueven dentro de las reglas del juego antes descrito.  La  posibilidad  de  realizar  estas  jugadas  y  todas  las  que  se  harán  en  el  futuro  están  aseguradas  por  esta  cualidad  denominada  “funcionalidad”;  gracias  a  ella,  todas  las  jugadas  que  se  pueden  realizar  dentro  del  juego  van  a  respetar  las  reglas  y  las  funciones que cada pieza cumple dentro de este.      4. Carácter social del sistema: el concepto de norma     Volvamos a Higuita para tratar de explicar el carácter social del sistema o, lo que es lo  mismo, el concepto de norma. ¿Cuál pudo ser el objetivo que este debía cumplir en el  caso específico de la jugada descrita? Higuita era un jugador en ese partido, una pieza  más  dentro  del  sistema,  el  arquero.  Y  lo  que  hizo  fue  despejar  el  balón.  Es  decir,  cumplió su función, o la función que el sistema había encargado a esta pieza específica.  Al hacerlo, colaboraba con la obtención final de una victoria, vale decir, el objetivo del  equipo. Entonces, ¿por qué se hizo célebre esta jugada?, ¿qué de inusual hubo en ella?     Volvamos  al  relato  del  minuto  veintidós  de  ese  partido  específico.  El  balón  venía  cayendo desde una altura considerable con dirección al arco de Higuita y aquel debía  “descolgarlo”5   a  fin  de  neutralizar  el  ataque  de  la  selección  inglesa.  Este  tipo  de  disparos  son  fáciles  de  atrapar,  pero  traen  consigo  algunas  complicaciones  (por  ejemplo, puede ser aprovechado por los rivales para incomodar al arquero durante el  salto  y  evitar  que  obtenga  el  esférico).  Un  arquero  profesional  sabe  que  debe  retroceder,  calcular  la  trayectoria  del  balón,  “descolgarlo”  y  pasarlo  al  compañero  menos  marcado,  a  fin  de  salir  lo  más  rápido  posible  de  esta  situación  de  peligro.  Además de ello, un arquero profesional sabe que, si bien es lícito detener el balón con  el pecho y jugarlo con los pies o pasarlo de cabeza a los defensas, esta es una jugada  riesgosa que nadie, en su sano juicio, llevaría a cabo. Sin embargo, realizarlas no altera  el funcionamiento del juego, pues no son jugadas que prohíba el reglamento de este.  Son jugadas riesgosas, vistosas, innecesarias desde cierto punto de vista, pero nunca  antirreglamentarias. Higuita realizó una jugada riesgosa, de penosas consecuencias si  no hubiese tenido éxito, una “jugada inusual” para ser exactos, pero, aun así, válida  dentro de la legalidad del juego.     En  otras  palabras,  somos  conscientes  de  que  existe  un  patrón  de  jugadas  reglamentarias  y,  además,  usuales  dentro  del  juego  (“jugadas  a  las  que  estamos  acostumbrados”).  Podemos  decir  que  dichas  jugadas,  normales  dentro  del    UPC Online  8 5  Jugada en la que el arquero salta y toma la pelota con las manos para, posteriormente, entregarla a  alguno de sus jugadores más cercanos.  HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 9. desenvolvimiento  de  un  partido  y  aseguradas  por  la  costumbre  –por  su  repetición  constante–, son parte de lo que vamos a postular, en el terreno de la lengua, como  norma:     “(...)  elementos  que  no  son  únicos  u  ocasionales,  sino  sociales,  es  decir,  normales y repetidos en el hablar de una comunidad, y que, sin embargo, no  pertenecen al sistema funcional de las formas lingüísticas (...)”. (Coseriu 1978,  55‐56)    La  norma  será,  entonces,  aquel  conjunto  de  hechos  repetidos,  instituidos  por  la  costumbre, que los hablantes (y los jugadores) realizan de forma constante y que no  afectan las reglas del juego, pues son la expresión del mismo: formas lingüísticas (y  jugadas) que la fuerza del uso ha fijado como normales. En ese sentido, son ejemplos  de “jugadas normales” parar el balón con el pecho o pasarlo por encima del rival –lo  que  se  denomina,  usualmente,  “hacer  un  sombrero”–.  En  el  terreno  de  la  lengua,  ocurre lo mismo. Son jugadas normales las expresiones “buenos días”, “mi más sentido  pésame”, “encantado de conocerlo” o “hasta mañana”.     Ahora bien, con lo que ya sabemos, leamos el siguiente texto:    Se dio el juego de remanye cuando vos, pobre percanta,  gambeteabas la pobreza en la casa de pensión.  Hoy sos toda una bacana, la vida te ríe y canta,  los morlacos del otario los jugás a la marchanta  como juega el gato maula con el mísero ratón.    Hoy tenés el mate lleno de infelices ilusiones,  te engrupieron los otarios, las amigas y el gavión;  la milonga, entre magnates, con sus locas tentaciones,  donde triunfan y claudican milongueras pretensiones,  se te ha entrado muy adentro en tu pobre corazón.    Las líneas anteriores pertenecen a la canción “Mano a mano”, un famoso tango de  Celedonio Flores interpretado por Carlos Gardel. Por supuesto, lo que nos interesa de  él  es  lo  que  nos  pueda  decir  acerca  de  nuestro  conocimiento  de  la  lengua.  En  ese  sentido, podemos afirmar que se trata de un texto en castellano, pues está compuesto  por  enunciados  correctamente  formados  dentro  de  las  reglas  del  sistema  de  esta  lengua. Sin embargo, y con el mismo énfasis, podemos sostener que no se trata de un  texto “en el castellano que conocemos”, o en “nuestro castellano”. ¿Es esto posible? Al  parecer, lo es. ¿Cómo explicarlo? Por medio del concepto de norma que acabamos de  exponer.     El texto de la canción presentada, sistemáticamente –funcionalmente–, responde a las  reglas de formación de palabras y frases de la lengua conocida como castellano. No  obstante, el hecho de que responda a las reglas generales de funcionamiento de la  lengua resulta insuficiente para describir sus particularidades. Este texto pertenece al    UPC Online  9 HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 10. castellano sí, pero no al castellano que los hablantes de Lima generalmente utilizan.  Pertenece al castellano de los hablantes de una modalidad específica de castellano, de  un momento específico del castellano –el de los años cuarenta del siglo pasado– que,  sin lugar a dudas, no es el nuestro. Es el castellano del Río de la Plata, específicamente,  de  la  variedad  sociolectal  conocida  como  “lunfardo”.  Consecuentemente,  es  castellano,  sí,  pero  el  castellano  que  acostumbraban  utilizar  los  hablantes  que  pertenecieron al grupo antes descrito, un grupo bastante diferente de nosotros.    Veamos ahora un caso más cercano, quizás de matiz biográfico. Pensemos en el niño  que se encuentra en pleno proceso de interiorización de su lengua y que conoce ya  algunos verbos con los que ensaya sus primeros enunciados:  vii. *Yo sabo contar hasta cinco.  viii. *Yo cabo en ese lugar.    En este caso, podemos inferir que el niño ha conjugado los verbos sobre patrones ya  existentes y bastante bien conocidos, es decir, sistemáticos, como el del caso del verbo  “comer” o “cantar”. De esta imitación, surgen estos enunciados. Sin embargo, es en  estas circunstancias que tropezará con la norma, que lo constreñirá a modificar sus  expresiones por las siguientes formas usuales:    ix. Yo sé contar hasta cinco.  x. Yo quepo en ese lugar.    De este modo, si bien el sistema guía nuestro conocimiento de la lengua y permite que  formemos enunciados que nos permitan expresar aquello que queremos decir, es la  norma  la  que  limita  esta  libertad  creativa  y  se  encarga  de  suministrar  las  formas  usuales, desde el punto de vista social, que la comunidad ha instituido como tales.6      Volviendo  al  caso  de  René  Higuita,  el  arquero  colombiano  realizó  una  jugada  reglamentaria  dentro  del  sistema  del  juego  del  fútbol,  pero  bastante  inusual.  Ese  carácter  inusual  es  el  que  sorprendió  a  los  espectadores  de  este  deporte,  acostumbrados a soluciones “más normales”. Finalmente, ese carácter inusual (para  hablantes como nosotros, no familiarizados con el “lunfardo”) es el que nos sorprende  cuando tropezamos con textos como el de Celedonio Flores.      5. Norma y normativa    Es  necesario,  ahora,  hacer  un  breve  deslinde,  en  aras  de  no  confundir  algunos  términos  y  dejar  en  claro  el  camino  por  donde  queremos  transitar.  Dicho  deslinde    UPC Online  10 6  Otras formas no usuales dentro de nuestra comunidad son “coche” por “carro”; “emparedado” por la  forma  más  limeña  “pan  con  ...”  o  la  castellanizada  “sánguche  de...”;  “pibe”  por  “chico”  o  “chibolo”;  entre otras.  HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 11. tiene  que  ver  con  dos  términos  de  sonido  próximo,  pero  de  significado  diferente:  norma y normativa.    El primer concepto tiene que ver, como ya hemos mencionado, con las realizaciones  típicas  –usuales–  que  una  comunidad  de  hablantes  acostumbra  utilizar  para  expresarse. En ese sentido, en la ciudad de Lima, a inicios del siglo XXI, es normal el  siguiente enunciado:  xi. Ayer vino el gasfitero a arreglar el caño.  frente a su versión madrileña  xii. Ayer vino el fontanero a reparar el grifo.  que suena, para muchos limeños, bastante extraña. Sin embargo, qué responderían los  hablantes  frente  a  la  pregunta:  ¿cuál  de  los  dos  enunciados  es  más  correcto?  Seguramente, alguien se sentirá tentado de proponer que, como el castellano tiene un  origen  indiscutiblemente  español,  la  forma  madrileña  (cabeza  del  viejo  reino)  es  la  forma más correcta o la verdadera o la menos impura. ¿Es esto cierto? ¿No hemos  dicho  antes  que  son  sistemáticos  los  hechos  que  tienen  relación  directa  con  el  funcionamiento del sistema y que son normales o usuales aquellos relacionados con  formas socialmente impuestas? ¿No es correcta cualquier forma que siga las reglas del  sistema  e  incorrecta  la  que  hace  lo  contrario?  De  hecho,  desde  un  punto  de  vista  puramente lingüístico, toda forma que siga las reglas de formación de enunciados de  una gramática es correcta. En ese sentido, toda forma que sea producto de la puesta  en marcha de esas reglas es, sin posibilidad de error, “correcta”.     Pese a lo anterior, no todas las formas son, desde el punto de vista de la normativa,  igual  de  prestigiosas.  Expresiones  como  “aguanta  un  toque”,  “aflojá  un  cachito”  o  “joder  tío”  están  estigmatizadas  como  formas  poco  elegantes  –o  hasta  incultas–  dentro del ejercicio de los hablantes. Por ello, la Real Academia de la Lengua Española  (cuya  sede  se  encuentra  en  Madrid)  se  encarga  de  señalar  qué  formas  son  más  prestigiosas, cultas y elegantes y qué formas son menos prestigiosas, incultas o poco  elegantes (hasta vulgares) dentro del repertorio de la lengua. No por gusto el escudo  de esta antigua institución lleva escrito el lema Limpia, fija y da esplendor. Por otro  lado,  y  como  ya  puede  intuirse,  algo  de  esa  antigua  conciencia  de  metrópoli  está  incluido en esta discusión.7      De lo anterior se desprende que este nuevo concepto, normativa, no es de interés en  nuestro  texto  ni  en  nuestra  propuesta.  Nos  interesa,  sobre  todo,  aquello  que  los  hablantes  libremente  producen,  pues  en  esa  actividad  podemos  verificar  su  conocimiento del sistema, su certeza de la existencia de una norma y la creatividad  que  pone  en  juego  cada  vez  que  tienen  necesidad  de  expresarse  en  su  lengua.  Si  existiese una institución similar a la antes descrita en el terreno del fútbol (¿la FIFA?),  con  la  misma  capacidad  de  cohibir  las  realizaciones  de  sus  hablantes,  ¿se  hubiese  atrevido Higuita a hacer El escorpión? Resolvamos esta pregunta en el apartado final.      UPC Online  11 7  Ello puede verificarse en los diccionarios que esta institución elabora, donde las formas reconocidas  como válidas, mas no españolas, figuran, las más de las veces, bajo el término “americanismo”, noción  que denota una clara conciencia de centro versus periferia.  HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 12.   6. Creatividad    Si consideráramos como inexistentes las palabras  que  no  se  encuentran  en  el  Diccionario  de  la  Academia  (código  de  la  norma),  no  podríamos  decir  planteo,  concretamiento,  ocultamiento,  sincronización,  sacapuntas;  podríamos  emplear  papal  sólo  en  el  sentido  de  “perteneciente  o  relativo  al  Papa”,  y  no  en  el  de    “plantación  de  papas” (...).    Coseriu 1978: 78    En efecto, si restringiésemos nuestro uso de la lengua solo a las palabras que figuran  en  el  Diccionario  de  la  Real  Academia  de  la  Lengua  (DRAE),  nuestro  vocabulario  se  vería bastante mermado. No tendríamos cómo llamar a ese postre limeño que se come  bañado en miel de higo y que es producto de una masa que se fríe en aceite hirviendo.  Probablemente, no podríamos utilizar la expresión “un ratito” en la única forma en  que los habitantes de Lima sabemos utilizarla. Estaríamos obligados, siempre que el  clima lo requiera, a vestir “bufandas” o “calcetines”. Finalmente, muchas actividades  del mundo globalizado, como entrar al “chat” o utilizar nuestros “ipods”, nos serían  ajenas.  Ello  porque  todos  estos  objetos  responden  a  términos  que  el  DRAE  no  contempla.    Sin embargo, el ejercicio cotidiano de nuestra lengua nos demuestra lo contrario, pues  los hablantes, de manera constante, producen enunciados creativos que caracterizan  sus actos de habla. Como ejemplo de esto, piénsese en el uso extendido de las jergas o  en  las  variantes  que  las  lenguas  adquieren  en  las  distintas  regiones  de  un  país.  Asimismo, somos capaces de constatar formas diversas de acuerdo con el género o el  estrato socioeconómico de los hablantes.    Si  el  sistema  fuese  un  sistema  rígido,  que  obligase  a  los  hablantes  a  producir  solo  formas pasivamente registradas, no tendrían cabida estas variaciones y no habría lugar  más que para un uso previsible por parte de los hablantes. Por el contrario, sabemos  que, en el terreno de la lengua, basta con manejar sus principios generales (principios  que todo hablante competente ya ha interiorizado) para expresar, por medio de esta,  todo aquello que queramos decir. En ese sentido, debemos entender al sistema de la  lengua como    “(...) sistema de posibilidades, de coordenadas que indican caminos abiertos y  caminos cerrados: puede considerarse como conjunto de “imposiciones”, pero  también,  y  quizá  mejor,  como  conjunto  de  libertades,  puesto  que  admite  infinitas realizaciones y sólo exige que no se afecten las condiciones funcionales    UPC Online  12 HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 13. del  instrumento  lingüístico:  más  bien  que  “imperativa”,  su  índole  es  consultiva”. (Coseriu 1978: 98)    Debido  a  ello,  el  hablante  se  encuentra  en  la  capacidad  de  decidir  entre  las  posibilidades  combinatorias  que  el  sistema  de  su  lengua  le  proporciona.  Consecuentemente, desde esta perspectiva, la lengua se presenta bajo la apariencia de  un sistema en constante renovación. Dicha renovación se nutre de las contribuciones  que los hablantes realizan con cada una de sus intervenciones como  usuarios de la  lengua. Por ello, se puede afirmar que estos, en sus expresiones cotidianas, la realizan  y mantienen viva. Evidencia de esto último es el siguiente texto, parte de una conocida  canción de los años ochenta:    Yo vivo por Magdalena  pero muero por Susana  yo miro la luna llena  de stickers cada mañana   amor mío yo te siento  porque el micro va lleno  lleno, lleno, lleno pa’ Magdalena  porque vivo por Magdalena  pero muero por Susana  Susana, Susana, subsana tus errores  porque el sol está cayendo  pero el dólar viene subiendo.    Como puede verse, el conocimiento de una lengua no es conocimiento pasivo que los  hablantes  simplemente  repiten  cuando  tienen  que  dar  cuenta  de  alguna  necesidad  expresiva. Asimismo, no podemos caracterizar al sistema como un conjunto de reglas  que  nos  obliguen  a  comunicarnos  bajo  la  sola  repetición  de  hechos  registrados  anteriormente  y  pasivamente  establecidos.  Por  el  contrario,  debemos  entender  el  sistema como aquel conocimiento que los hablantes han desarrollado a partir del uso,  que han instituido bajo la forma de ciertas convenciones sociales y que, sobre todo,  han asegurado como un desempeño creativo.      7. Tiempo extra    Hasta el minuto veintiuno de ese encuentro amistoso entre Colombia e Inglaterra, El  escorpión no existía más que en las posibilidades del juego del fútbol. Ningún jugador  la había realizado nunca. Sin embargo, ningún jugador estaba impedido de realizarla.  La jugada se encontraba en potencia, y simplemente no había sido vislumbrada por  nadie antes de René Higuita. Cuando llegó el minuto veintidós, el arquero colombiano  fue  requerido  por  una  circunstancia  específica  del  partido:  el  lanzamiento  de  Jamie  Redknapp. Su respuesta fue una jugada inédita, pero posible y correcta dentro de las  reglas del juego del fútbol. En suma, fue un acto creativo que el jugador pudo llevar a    UPC Online  13 HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 14. cabo a partir de su conocimiento profundo de las reglas del juego y de su conocimiento  de las normas usuales del mismo. Actualmente, la jugada es parte del conocimiento de  los demás jugadores de fútbol y su práctica, aunque dificultosa, se ha repetido en otros  encuentros  amistosos,  compromisos  sobre  los  que  no  pesa  la  presión  de  la  competencia.    El  hablante,  por  su  parte,  enfrenta  las  mismas  exigencias  descritas  en  el  caso  del  conocido  futbolista.  En  ese  sentido,  hablar  una  lengua  (y  desenvolverse  de  manera  competente en ella) es demostrar un dominio claro de las reglas de funcionamiento de  la misma. Asimismo, el hablante es, también, consciente de la norma que constriñe  este conocimiento y que determina parte de su producción lingüística. Empero, guiado  por el sistema, y por encima de lo que dicte la norma, es capaz de aplicar, de manera  creativa,  ambos  conocimientos  y  producir  enunciados  que  le  permitan  comunicarse  eficazmente con los demás miembros de su entorno, con los demás jugadores.          UPC Online  14 HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1
  • 15.   UPC Online  HU186 ‐ Material de trabajo autónomo 1  15   Bibliografía    CISNEROS, Luis Jaime (1991) El funcionamiento del lenguaje. Lima: PUCP    COSERIU,  Eugenio  (1978)  Teoría  del  Lenguaje  y  Lingüística  General:  Cinco  estudios. Madrid: Gredos.    DE SAUSSURE, Ferdinand (1970) Curso de Lingüística General. Bs. As: Editorial  Losada.    TERRA  (2008)  Magdalena.  Los  nosequién  y  los  nosecuántos  (consulta:  18  de  mayo) (http://letras.terra.com.br/los‐nosequien‐y‐los‐nosecuantos/352391/)    WIKIPEDIA (2008) René Higuita (consulta: 12 de mayo)   (http://es.wikipedia.org/wiki/Ren%C3%A9_Higuita)   (2008) Lunfardo (consulta: 12 de mayo)   (http://es.wikipedia.org/wiki/Lunfardo)