Por Qué Dejé El Movimiento De La Música Cristiana Contemporánea Por: Dan ...
Nosotros lográbamos crear un estilo musical único en el movimiento de músicacristiana contemporánea (Alabanza y Adoración)...
el gusto del mundo, sustituyendo la simplicidad de adoración auténtica en la cual Dioses el centro del culto”.Nuestras igl...
of 3

Por qué dejé el movimiento de la música cristiana contemporánea

Published on: Mar 4, 2016
Published in: Spiritual      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por qué dejé el movimiento de la música cristiana contemporánea

  • 1. Por Qué Dejé El Movimiento De La Música Cristiana Contemporánea Por: Dan LucariniNota: El libro nombrado en el titulo de este artículo fue publicado por “Evangelical PressUSA” (La Prensa Evangélica). El siguiente resumen del libro revela la condiciónmundana y carnal de una multitud de personas que predominan actualmente enmuchas iglesias. ¡Tenga cuidado! El anhelo de Satanás en este tiempo crucial esinfiltrarse en las iglesias del Señor y privarnos de nuestra herencia de himnos y cultostradicionales y bíblicos.Deseo mencionar las razones por las que tuve que dejar el ambiente de la músicacristiana contemporánea. Yo no podía aceptar la razón que usaban para defender lafilosofía de la música cristiana contemporánea. En otras palabras, me di cuenta que“los postes que sostienen el muelle están podridos y cayéndose”.Nuestra base principal era que “la música es indiferente con respecto a la moralidad”,“Dios acepta todos los estilos de música” y “nadie puede juzgar las preferencias ygustos de otros”. Yo buscaba en la Biblia para comprobar esas teorías. En cambio, yovi que estas bases no se centran en Cristo, sino en el hombre; son ilógicas ydistorsionan los principios básicos bíblicos.Cuando yo vi lo que la Biblia enseña acerca de la verdadera adoración y lo querealmente significa estar en la presencia de Dios, yo me sentía triste de la manera quemi generación usaba con ligereza la música profana y vulgar acompañada de vestidosvulgares para ofrecer adoración y alabanza a un Dios Santo, y nadie involucrado eneso parecía preocuparse por lo que estábamos haciendo.Para preservar mi matrimonio y ser fiel a Dios en todo, yo necesitaba separarme de lastentaciones que siempre formaban parte del ambiente de la música cristianacontemporánea: la satisfacción del ego y la atracción hacia los miembros femeninos delgrupo de alabanza.Vi que estábamos en peligro de hacernos hipócritas de la misma manera que habíamosacusado a las iglesias tradicionales. Por ejemplo, una acusación principal contra lamúsica y cultos de las iglesias más conservadoras fue que, a ellos, les faltabaespontaneidad, eran aburridos y ya sabíamos que esperar. Pero de algún modo, nonotábamos que también nuestros cultos de la música cristiana contemporánea venían aser aburridos y siempre lo mismo semana a semana. Los cultos de las típicas iglesiasevangélicas y así llamadas “bautistas”, donde buscan complacer al hombre más que aDios, ya se identifican con el mismo estilo contemporáneo.
  • 2. Nosotros lográbamos crear un estilo musical único en el movimiento de músicacristiana contemporánea (Alabanza y Adoración) y ahora tenemos miles de iglesiascopiando esto. En el principio, la música rock en las iglesias era “apacible” y no tan“fuerte” como la versión secular actual.El ambiente que crean en el templo se ha degenerado y se ha vuelto aburrido en elorden del programa. Las iglesias tradicionales tienen algunas reglas para refrenarlas,pero las iglesias contemporáneas no tienen límites. Entonces, cuando las cosas vienena ser muy aburridas, ellos introducen material cuestionable, más elevado y fuerte, conmás ritmo. Este es uno de los males de la música cristiana contemporánea: la músicaes continuamente inclinada a deslizarse y él que guía la música será forzado a aceptarcualquier estilo de música, no importa cuán vergonzosa sea, yo tenía que escapar detodo eso.Hablando musicalmente, como cristiano volví al punto de partida; volví a una iglesiacon la misma filosofía de música similar a la iglesia en la cual fui salvo.Es tiempo de descubrir la hipocresía de los líderes de todas esas iglesias quienesjustifican la música cristiana contemporánea, afirmando usarla como un método paraevangelizar en dichos cultos. ¡No es cierto! La verdad es que estas iglesias usan lamúsica contemporánea en sus cultos para los creyentes también.Uno de los problemas mayores con la música diseñada para agradar a cualquierpersona que venga al culto, es que tiene que bajarse al nivel de la naturaleza carnal delhombre pecador y también va a despertar la naturaleza vieja del creyente (su carne),como Pablo decía.En este tipo de iglesia donde asistíamos, la música era aparentemente diseñada parael incrédulo, pero esta excusa era verdaderamente sólo un pretexto ocultando nuestrarazón verdadera para incluir la música cristiana contemporánea en el culto. El puntocrucial es que sencillamente deseamos usar “nuestra” música en la iglesia, y no lo queconsideraba ser la música de nuestros padres o abuelos.Tenemos el mismo espíritu de autocomplaciente, el mismo egoísmo de los años 60 y70, pero ahora tiene apariencia superficial de una consagración cristiana.Yo comparo esta actitud al dicho famoso de los años 80 cuando querían promoverMTV: “I want my MTV”. (Yo quiero mi MTV). Tal gancho publicitario era diabólicamentehábil, porque realmente significa: “Yo quiero escuchar mi música cuando yo quiero y nome diga que no puedo”. Este es el espíritu de autocomplacencia, no el Espíritu de Dios.Nosotros trajimos este espíritu a la iglesia con nuestra música disfrazada como uninstrumento para un evangelismo mejor.En 1996, Al Moler Jr. escribió: “La verdadera adoración bíblica es con frecuenciareemplazada por una cultura de entretenimiento, un culto espectacular planeado según
  • 3. el gusto del mundo, sustituyendo la simplicidad de adoración auténtica en la cual Dioses el centro del culto”.Nuestras iglesias son mundanas en estilo de vida, adoración y fervor religioso. Pareceque la adoración de Dios es también con frecuencia centralizada en espectáculos yeventos donde el hombre es el centro de atención. La aceptación en la iglesia de lamúsica cristiana contemporánea es resultado de nuestro egoísmo y lujuria y ha sidojustificada por engañosos argumentos. Nuestra naturaleza carnal que corresponde a lamúsica mundana dio lugar para justificar su uso en la iglesia.Hemos sido engañados al creer que podemos usar cualquier estilo de música ennuestro culto de adoración y que Dios lo aceptaría. ¡Esto no es cierto! Nuestraaceptación de esta mentira ha dañado una generación completa de cristianos ancianos,ha dividido iglesias y ha alentado la inmoralidad, el egoísmo y actitudes que dividen laiglesia.Pero el punto crucial para todo esto se resume en una cosa: tenemos un enemigoactivo llamado Satanás y él desea destruir el éxito de la iglesia local desde adentrohacia fuera.

Related Documents