REDESCOLAR
ÉNTRALE A LEER
ESPEJO DE CUENTOS
Profesoras:
Elida Ibarra Martínez.
Carm...
JOSÉ EMILIO PACHECO
 José Emilio Pacheco nació en la
ciudad de México, el 30 de junio
de 1939. Estudió en la Universidad
Nacional Autón...
 Asimismo, dirigió la Biblioteca del
Estudiante Universitario. Ha sido
profesor en varias universidades de los
Esta...
 En Tarde o temprano recopila
sus primeros seis libros de
poemas: Los elementos de la
noche, El reposo del fuego, N...
Ha editado numerosas antologías como la
Antología del modernismo y obras de
muchos autores como Federico Gamboa y
Salv...
POR HONDO QUE SEA EL
MAR PROFUNDO
José Emilio Pacheco
El pleito convenció a Jim de que yo era
su amigo. Un viernes hizo lo que
nunca había hecho: me invitó a
merendar en ...
Una foto de la señora por Semo, otra de Jim cuando
cumplió un año (al fondo el Golden Gate), varias del
Señor con el p...
Nunca pensé que la madre de Jim
fuera tan joven, tan elegante y
sobre todo tan hermosa. No
supe qué decirle. No pued...
los juguetes que el Señor le compró en Estados
Unidos: cañón que disparaba cohetes de salva,
cazabombardero de propuls...
Todo fue producción militar. Hasta
la Parker y la Esterbrook, leí en
Selecciones, fabricaron en vez de
plumas materi...
No sabía qué hacer: no probar bocado o devorarlo
todo para halagarla. Si como, pensará que estoy
hambriento; si no como,...
Pan Bimbo, jamón, queso
Kraft, tocino, mantequilla, ketchup, mayonesa, mostaza
. Eran todo lo contrario del pozole, ...
Mariana me preguntó: ¿A qué se dedica tu papá?
Qué pena contestarle: es dueño de una fábrica,
hace jabones de tocador y ...
Bueno, señora, con su permiso, ya me voy. (¿Cómo
aclararle: me matan si regreso después de las
ocho?) Un millón de gra...
Los faroles plateados daban muy poca luz.
Ciudad en penumbra, misteriosa colonia
Roma de entonces. Átomo del inmenso
...
El ratón vaquero, Juan
Pestañas— y la melodía
circular, envolvente, húmeda
de Ravel con que la XEQ
iniciaba su...
Miré la avenida Álvaro Obregón y me dije: Voy a
guardar intacto el recuerdo de este instante
porque todo lo que existe a...
¿Qué haré? ¿Cambiarme
de escuela para no ver a
Jim y por tanto no ver a
Mariana? ¿Buscar a una
niña de mi edad? Pe...
VII
Hoy como nunca
Hasta que un día —un día nublado de los que
me encantan y no le gustan a nadie— sentí
que era imposib...
Eran las once. Pedí permiso para ir al baño.
Salí en secreto de la escuela. Toqué el
timbre del departamento 4. Una do...
Nos sentamos en el sofá. Mariana cruzó las
piernas. Por un segundo el kimono se
entreabrió levemente. Las rodillas, los
...
Me escapé, me salí sin permiso. Si me cachan
me expulsan. Nadie sabe que estoy con
usted. Por favor, no le vaya a deci...
¿Por qué no, Carlitos? Porque lo que vengo a
decirle —ya de una vez, señora, y
perdóneme— es que estoy enamorado de
...
Te entiendo, no sabes hasta qué punto.
Ahora tú tienes que comprenderme y
darte cuenta de que eres un niño como
mi h...
Vuelve a la casa con Jim y sigue tratándome
como lo que soy: la madre de tu mejor
amigo. No dejes de venir con Jim, co...
Discúlpeme. De todos modos tenía que decírselo. Me
iba a morir si no se lo decía. No tengo nada que
perdonarte, Carlos...
Un beso como el que recibía Jim antes de
irse a la escuela. Me estremecí. No la besé.
No dije nada. Bajé corriendo las e...
¿A estas horas? Sí: Carlitos es un tipo
muy raro. Quién sabe qué se trae. Yo
creo que no anda bien de la cabeza.
Tie...
Preguntas guía:
Por hondo que sea el mar
profundo
1. ¿Cuáles son las diferencias de costumbres entre Jim y
...
of 31

Por hondo que sea el mar profundo (Proyecto Colaborativo: Éntrale a leer)

Published on: Mar 4, 2016
Published in: Travel      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por hondo que sea el mar profundo (Proyecto Colaborativo: Éntrale a leer)

  • 1. REDESCOLAR ÉNTRALE A LEER ESPEJO DE CUENTOS Profesoras: Elida Ibarra Martínez. Carmen Valdez Castro Irma L. Hernández Armendáriz. Ma. de los Ángeles Silva Herrera.
  • 2. JOSÉ EMILIO PACHECO
  • 3.  José Emilio Pacheco nació en la ciudad de México, el 30 de junio de 1939. Estudió en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y allí inició sus actividades literarias en la revista Medio Siglo. Dirigió con Carlos Monsiváis el suplemento de la revista Estaciones, fue secretario de redacción de la Revista de la Universidad de México y de México en la Cultura, suplemento de Novedades, así como jefe de redacción de La Cultura en México, suplemento de Siempre.
  • 4.  Asimismo, dirigió la Biblioteca del Estudiante Universitario. Ha sido profesor en varias universidades de los Estados Unidos, Canadá e Inglaterra. Se le han otorgado los premios Magda Donato, Nacional de Poesía, Nacional de Periodismo Literario, el Xavier Villaurrutia, el Malcolm Lowry para trayectoria en el campo del ensayo, Nacional de Lingüística y Literatura, 1992; y en 1996 el Premio José Asunción Silva al mejor libro de poemas en español publicado entre 1990 y 1995.
  • 5.  En Tarde o temprano recopila sus primeros seis libros de poemas: Los elementos de la noche, El reposo del fuego, No me preguntes cómo pasa el tiempo, Irás y no volverás, Islas a la deriva, Desde entonces, a los que han seguido; Los trabajos del mar, Miro la tierra, Ciudad de la memoria, así como un volumen de versiones poéticas, Aproximaciones.  Es autor de dos novelas, Morirás lejos y Las batallas en el desierto y tres libros de cuentos: La sangre de Medusa, El viento distante, El principio del placer.
  • 6. Ha editado numerosas antologías como la Antología del modernismo y obras de muchos autores como Federico Gamboa y Salvador Novo. Entre sus traducciones figuran Cómo es de Samuel Beckett, De profundis de Oscar Wilde. Un tranvía llamado deseo de Tennesse Williams, a las que se han sumado en años recientes Cuatro cuartetos de T.S. Eliot y Vidas imaginarias de Marcel Schwob.
  • 7. POR HONDO QUE SEA EL MAR PROFUNDO José Emilio Pacheco
  • 8. El pleito convenció a Jim de que yo era su amigo. Un viernes hizo lo que nunca había hecho: me invitó a merendar en su casa. Qué pena no poder llevarlo a la mía. Subimos al tercer piso y abrió la puerta. Traigo llave porque a mi mamá no le gusta tener sirvienta. El departamento olía a perfume, estaba ordenado y muy limpio. Muebles flamantes de Sears Roebuck.
  • 9. Una foto de la señora por Semo, otra de Jim cuando cumplió un año (al fondo el Golden Gate), varias del Señor con el presidente en ceremonias, en inauguraciones, en el Tren Olivo, en el avión El Mexicano, en fotos de conjunto. “El Cachorro de la Revolución” y su equipo: los primeros universitarios que gobernaban el país. Técnicos, no políticos. Personalidades morales intachables, insistía la propaganda.
  • 10. Nunca pensé que la madre de Jim fuera tan joven, tan elegante y sobre todo tan hermosa. No supe qué decirle. No puedo describir lo que sentí cuando ella me dio la mano. Me hubiera gustado quedarme allí mirándola. Pasen por favor al cuarto de Jim. Voy a terminar de prepararles la merienda. Jim me enseñó su colección de plumas atómicas (los bolígrafos apestaban, derramaban tinta viscosa; eran la novedad absoluta aquel año en que por última vez usábamos tintero, manguillo, secante),
  • 11. los juguetes que el Señor le compró en Estados Unidos: cañón que disparaba cohetes de salva, cazabombardero de propulsión a chorro, soldados con lanzallamas, tanques de cuerda, ametralladoras de plástico (apenas comenzaban los plásticos), tren eléctrico Lionel, radio portátil. No llevo nada de esto a la escuela porque nadie tiene juguetes así en México. No, claro, los niños de la Segunda Guerra Mundial no tuvimos juguetes.
  • 12. Todo fue producción militar. Hasta la Parker y la Esterbrook, leí en Selecciones, fabricaron en vez de plumas materiales de guerra. Pero no me importaban los juguetes. Oye ¿cómo dijiste que se llama tu mamá? Mariana. Le digo así, no le digo mamá. ¿Y tú? No, pues no, a la mía le hablo de usted; ella también les habla de usted a mis abuelitos. No te burles Jim, no te rías. Pasen a merendar, dijo Mariana. Y nos sentamos. Yo frente a ella, mirándola.
  • 13. No sabía qué hacer: no probar bocado o devorarlo todo para halagarla. Si como, pensará que estoy hambriento; si no como, creerá que no me gusta lo que hizo. Mastica despacio, no hables con la boca llena. ¿De qué podemos conversar? Por fortuna Mariana rompe el silencio. ¿Qué te parecen? Les dicen Flying Saucers: platos voladores, sándwiches asados en este aparato.Me encantan, señora, nunca había comido nada tan delicioso.
  • 14. Pan Bimbo, jamón, queso Kraft, tocino, mantequilla, ketchup, mayonesa, mostaza . Eran todo lo contrario del pozole, la birria, las tostadas de pata, el chicharrón en salsa verde que hacía mi madre. ¿Quieres más platos voladores? Con mucho gusto te los preparo. No, mil gracias, señora. Están riquísimos pero de verdad no se moleste. Ella no tocó nada. Habló, me habló todo el tiempo. Jim callado, comiendo uno tras otro platos voladores.
  • 15. Mariana me preguntó: ¿A qué se dedica tu papá? Qué pena contestarle: es dueño de una fábrica, hace jabones de tocador y de lavadero. Lo están arruinando los detergentes. ¿Ah, sí? Nunca lo había pensado. Pausas, silencios. ¿Cuántos hermanos tienes? Tres hermanas y un hermano. ¿Son de aquí de la capital? Sólo la más chica y yo, los demás nacieron en Guadalajara. Teníamos una casa muy grande en la calle de San Francisco. Ya la tumbaron. ¿Te gusta la escuela? La escuela no está mal aunque —¿verdad Jim?— nuestros compañeros son muy latosos.
  • 16. Bueno, señora, con su permiso, ya me voy. (¿Cómo aclararle: me matan si regreso después de las ocho?) Un millón de gracias, señora. Todo estuvo muy rico. Voy a decirle a mi mamá que compre el asador y me haga platos voladores. No hay en México, intervino por primera vez Jim. Si quieres te lo traigo ahora que vaya a los Estados Unidos. Aquí tienes tu casa. Vuelve pronto. Muchas gracias de nuevo, señora. Gracias Jim. Nos vemos el lunes. Cómo me hubiera gustado permanecer allí para siempre o cuando menos llevarme la foto de Mariana que estaba en la sala. Caminé por Tabasco, di vuelta en Córdoba para llegar a mi casa en Zacatecas.
  • 17. Los faroles plateados daban muy poca luz. Ciudad en penumbra, misteriosa colonia Roma de entonces. Átomo del inmenso mundo, dispuesto muchos años antes de mi nacimiento como una escenografía para mi representación. Una sinfonola tocaba el bolero. Hasta ese momento la música había sido nada más el Himno Nacional, los cánticos de mayo en la iglesia, Cri Cri, sus canciones infantiles — Los caballitos, Marcha de las letras, Negrito sandía.
  • 18. El ratón vaquero, Juan Pestañas— y la melodía circular, envolvente, húmeda de Ravel con que la XEQ iniciaba sus transmisiones a las seis y media, cuando mi padre encendía el radio para despertarme con el estruendo de La Legión de los Madrugadores. Al escuchar el otro bolero que nada tenía que ver con el de Ravel, me llamó la atención la letra. Por alto esté el cielo en el mundo, por hondo que sea el mar profundo.
  • 19. Miré la avenida Álvaro Obregón y me dije: Voy a guardar intacto el recuerdo de este instante porque todo lo que existe ahora mismo nunca volverá a ser igual. Un día lo veré como la más remota prehistoria. Voy a conservarlo entero porque hoy me enamoré de Mariana. ¿Qué va a pasar? No pasará nada. Es imposible que algo suceda.
  • 20. ¿Qué haré? ¿Cambiarme de escuela para no ver a Jim y por tanto no ver a Mariana? ¿Buscar a una niña de mi edad? Pero a mi edad nadie puede buscar a ninguna niña. Lo único que puede es enamorarse en secreto, en silencio, como yo de Mariana. Enamorarse sabiendo que todo está perdido y no hay ninguna esperanza.
  • 21. VII Hoy como nunca Hasta que un día —un día nublado de los que me encantan y no le gustan a nadie— sentí que era imposible resistir más. Estábamos en clase de lengua nacional como le llamaba al español. Mondragón nos enseñaba el pretérito pluscuamperfecto del subjuntivo: Hubiera o hubiese amado, hubieras o hubieses amado, hubiera o hubiese amado, hubiéramos o hubiésemos amado, hubierais o hubieseis amado, hubieran o hubiesen amado.
  • 22. Eran las once. Pedí permiso para ir al baño. Salí en secreto de la escuela. Toqué el timbre del departamento 4. Una dos tres veces. Al fin me abrió Mariana: fresca, hermosísima, sin maquillaje. Llevaba un kimono de seda. Tenía en la mano un rastrillo como el de mi padre pero en miniatura. Cuando llegué se estaba afeitando las axilas, las piernas. Por supuesto se asombró al verme. Carlos, ¿qué haces aquí? ¿Le ha pasado algo a Jim? No, no señora: Jim está muy bien, no pasa nada.
  • 23. Nos sentamos en el sofá. Mariana cruzó las piernas. Por un segundo el kimono se entreabrió levemente. Las rodillas, los muslos, los senos, el vientre plano, el misterioso sexo escondido. No pasa nada, repetí. Es que... No sé cómo decirle, señora. Me da tanta pena. Qué va a pensar usted de mí. Carlos, de verdad no te entiendo. Me parece muy extraño verte así y a esta hora. Deberías estar en clase, ¿no es cierto? Sí claro, pero es que ya no puedo, ya no pude.
  • 24. Me escapé, me salí sin permiso. Si me cachan me expulsan. Nadie sabe que estoy con usted. Por favor, no le vaya a decir a nadie que vine. Y a Jim, se lo suplico, menos que a nadie. Prométalo. Vamos a ver: ¿Por qué andas tan exaltado? ¿Ha ocurrido algo malo en tu casa? ¿Tuviste algún problema en la escuela? ¿Quieres un chocomilk, una coca cola, un poco de agua mineral? Ten confianza en mí. Dime en qué forma puedo ayudarte. No, no puede ayudarme, señora.
  • 25. ¿Por qué no, Carlitos? Porque lo que vengo a decirle —ya de una vez, señora, y perdóneme— es que estoy enamorado de usted. Pensé que iba a reírse, a gritarme: estás loco. O bien: fuera de aquí, voy a acusarte con tus padres y con tu profesor. Temí todo esto: lo natural. Sin embargo Mariana no se indignó ni su burló. Se quedó mirándome tristísima. Me tomó la mano (nunca voy a olvidar que me tomó la mano) y me dijo:
  • 26. Te entiendo, no sabes hasta qué punto. Ahora tú tienes que comprenderme y darte cuenta de que eres un niño como mi hijo y yo para ti soy una anciana: acabo de cumplir veintiocho años. De modo que ni ahora ni nunca podrá haber nada entre nosotros. ¿Verdad que me entiendes? No quiero que sufras. Te esperan tantas cosas malas, pobrecito. Carlos, toma esto como algo divertido. Algo que cuando crezcas puedas recordar con una sonrisa, no con resentimiento.
  • 27. Vuelve a la casa con Jim y sigue tratándome como lo que soy: la madre de tu mejor amigo. No dejes de venir con Jim, como si nada hubiera ocurrido, para que se te pase la infatuation —perdón: el enamoramiento— y no se convierta en un problema para ti, en un drama capaz de hacerte daño toda tu vida. Sentí ganas de llorar. Me contuve y dije: Tiene razón, señora. Me doy cuenta de todo. Le agradezco mucho que se porte así.
  • 28. Discúlpeme. De todos modos tenía que decírselo. Me iba a morir si no se lo decía. No tengo nada que perdonarte, Carlos. Me gusta que seas honesto y que enfrentes tus cosas. Por favor no le cuente a Jim. No le diré, pierde cuidado. Solté mi mano de la suya. Me levanté para salir. Entonces Mariana me retuvo: Antes de que te vayas ¿puedo pedirte un favor?: Déjame darte un beso. Y me dio un beso, un beso rápido, no en los labios sino en las comisuras.
  • 29. Un beso como el que recibía Jim antes de irse a la escuela. Me estremecí. No la besé. No dije nada. Bajé corriendo las escaleras. En vez de regresar a clases caminé hasta Insurgentes. Después llegué en una confusión total a mi casa. Pretexté que estaba enfermo y quería acostarme. Pero acababa de telefonear el profesor. Alarmados al ver que no aparecía, me buscaron en los baños y por toda la escuela. Jim afirmó: Debe de haber ido a visitar a mi mamá.
  • 30. ¿A estas horas? Sí: Carlitos es un tipo muy raro. Quién sabe qué se trae. Yo creo que no anda bien de la cabeza. Tiene un hermano gángster medioloco. Mondragón y Jim fueron al departamento. Mariana confesó que yo había estado allí unos minutos porque el viernes anterior olvidé mi libro de historia. Y a Jim le dio rabia esta mentira. No sé cómo pero vio claro todo y le explicó al profesor. Mondragón habló a la fábrica y a la casa para contar lo que yo había hecho, aunque Mariana lo negaba. Su negativa me volvió aún más sospechoso a los ojos de Jim, de Mondragón, de mis padres.
  • 31. Preguntas guía: Por hondo que sea el mar profundo 1. ¿Cuáles son las diferencias de costumbres entre Jim y Carlos? 2. ¿Cómo cuántos años le calculas al protagonista? 3. ¿Por qué tiene Carlos la impresión de que pronunciar un nombre puede acercar a la persona que lo lleva? 4. ¿Te ha pasado algo semejante? 5. ¿Cómo fue la reacción de Mariana ante la confesión de Carlos? 6. ¿Cómo toman el hecho los demás?

Related Documents