Índice
PORTADA
ELOGIOS PARA POR QUÉ FRACASAN LOS PAÍSES
DEDICATORIA
PREFACIO
1. TAN CERCA Y, SIN EMBARGO, TAN DIFERENTES
2...
ELOGIOS PARA Por qué fracasan los países
«Acemoglu y Robinson han contribuido a dilucidar por qué algunos países, en apari...
todo momento y lugar, las personas poderosas siempre procuran hacerse con el control total del gobierno, menoscabando
el p...
represivas que desembocan en la decadencia o el estancamiento. Los autores logran generar entusiasmo y reflexión al
mismo ...
Para Arda y Asu
D. A.
Para María Angélica, mi vida y mi alma
J. R.
Prefacio
Este libro trata de las enormes diferencias en ingresos y nivel de vida que separan a los
países ricos del mundo,...
sistema corrupto que debe cambiar». Otra persona de la plaza, Mosaab el Shami, de veinte
años, estudiante de Farmacia, est...
sociedad en beneficio propio a costa de la mayor parte de la población. El poder político se
ha concentrado en pocas manos...
mismo». Veremos que un movimiento así de amplio de la sociedad fue fundamental para
que ocurriera lo que sucedió en estas ...
La vida al sur de la alambrada, a solamente unos metros de allí, es bastante distinta. A
pesar de que los habitantes de No...
orden) que demandan los ciudadanos. Los de Nogales (Sonora) no tienen tanta suerte.
Viven en un mundo distinto moldeado po...
españoles vencieron la resistencia guaraní y fundaron una ciudad, Nuestra Señora de Santa
María de la Asunción, que sigue ...
Y, cuando llegaron al almacén, a un lugar llamado Teocalco, llevaron todas las cosas brillantes; el
abanico de cabeza de p...
oro, decían los españoles que lo matase, pues no cumplía lo que había prometido. El tirano dijo que
se lo pidiesen por jus...
Para explotar la plata, los españoles necesitaban muchísimos mineros. Enviaron a un
nuevo virrey, el oficial jefe colonial...
Cabe señalar que hoy en día todavía se puede ver el legado de la mita en Perú. Veamos
las diferencias entre las provincias...
las venden en el mercado por dinero, mientras que en Acomayo las cultivan para su propia
subsistencia. Estas desigualdades...
minas de oro y plata que explotar, ya habían sido ocupadas. Los ingleses consiguieron las
sobras. Cuando el escritor y agr...
contra los ejércitos del Imperio otomano, y fue capturado en Rumanía y vendido como
esclavo para trabajar en el campo. Un ...
Jamestown pudiera comerciar con víveres. Wahunsunacock haría que se murieran de
hambre.
Newport, que partió de nuevo hacia...
raciones determinadas por la compañía. Se eligieron grupos de trabajo, cada uno
supervisado por un agente de la compañía. ...
La Virginia Company tardó tiempo en reconocer que aquel modelo inicial de
colonización no funcionaba en Virginia, y tambié...
La Virginia Company tardó doce años en aprender su primera lección, es decir, que lo
que había funcionado para los español...
asamblea. En 1691, la asamblea hizo que el rey declarara a Maryland colonia de la Corona,
por lo que se eliminaban los pri...
actitudes políticas de la élite habían sido perfiladas por la Revuelta de Hidalgo de 1810,
dirigida por el sacerdote fray ...
división de los escaños en la Cámara de Representantes entre los estados. Éstos fueron
asignados en función de la població...
desigualdad». Aquellas instituciones, que basaban la sociedad en la explotación de los
pueblos indígenas y la creación de ...
que hizo Edison al principio, para conseguir un poco de capital, cuando vendió su telégrafo
cuádruple a Western Union por ...
acataban la Constitución. Y a pesar de que México tuviera constituciones en el siglo XIX,
éstas imponían pocos límites a l...
Norteamérica o Europa occidental que estaban en proceso de industrialización. Por lo tanto,
Díaz y sus secuaces se encontr...
acompañadas de gobiernos militares y varios tipos de dictadura. A pesar de que también
había una deriva gradual hacia mayo...
consiguió retrasar el pago, y utilizó los dividendos del mismo Telmex para pagar las
acciones. Lo que una vez fue un monop...
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)
of 372

Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)

porque fracasan los paises es un libro de economia muy interesante que nos refleja la realidad de los paises subdesarrollados y el motivo del porque no pueden salir del subdesarrollo.... leenlo es muy interesante
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Economy & Finance      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Porque fracasan los paises daron acemoglu (1)

  • 1. Índice PORTADA ELOGIOS PARA POR QUÉ FRACASAN LOS PAÍSES DEDICATORIA PREFACIO 1. TAN CERCA Y, SIN EMBARGO, TAN DIFERENTES 2. TEORÍAS QUE NO FUNCIONAN 3. LA CREACIÓN DE LA PROSPERIDAD Y LA POBREZA 4. PEQUEÑAS DIFERENCIAS Y COYUNTURAS CRÍTICAS: EL PESO DE LA HISTORIA 5. «HE VISTO EL FUTURO, Y FUNCIONA»: EL CRECIMIENTO BAJO INSTITUCIONES EXTRACTIVAS 6. EL DISTANCIAMIENTO 7. EL PUNTO DE INFLEXIÓN 8. NO EN NUESTRO TERRITORIO: OBSTÁCULOS PARA EL DESARROLLO 9. CÓMO REVERTIR EL DESARROLLO 10. LA DIFUSIÓN DE LA PROSPERIDAD 11. EL CÍRCULO VIRTUOSO 12. EL CÍRCULO VICIOSO 13. POR QUÉ FRACASAN LOS PAÍSES HOY EN DÍA 14. CÓMO ROMPER EL MOLDE 15. CLAVES PARA COMPRENDER LA PROSPERIDAD Y LA POBREZA AGRADECIMIENTOS ENSAYO Y FUENTES BIBLIOGRÁFICAS REFERENCIAS FOTOGRAFÍAS CRÉDITOS
  • 2. ELOGIOS PARA Por qué fracasan los países «Acemoglu y Robinson han contribuido a dilucidar por qué algunos países, en apariencia similares, difieren tanto en su desarrollo económico y político. A través de múltiples ejemplos históricos muestran de qué forma el desarrollo de las instituciones, en ocasiones debido a circunstancias accidentales, ha tenido consecuencias enormes. De acuerdo con su análisis, una sociedad abierta, dispuesta a favorecer el concepto de Schumpeter de “destrucción creativa” y que cuente con un auténtico Estado de derecho son factores clave para el desarrollo económico.» KENNETH J. ARROW, premio Nobel de Economía, 1972 «Los autores muestran de forma convincente que los países escapan a la pobreza solamente cuando tienen instituciones económicas apropiadas, especialmente en lo referente a competencia y propiedad privada. Además, defienden una idea muy original: existe una mayor probabilidad de que los países desarrollen las instituciones adecuadas cuando tienen un sistema político plural y abierto, con competencia entre los candidatos a ocupar cargos políticos y un amplio electorado con capacidad de apostar por nuevos líderes políticos. Esta conexión íntima entre las instituciones políticas y económicas es el núcleo principal de su análisis, y ha dado como resultado un estudio de gran vitalidad sobre una de las cuestiones cruciales en la economía y la economía política.» GARY S. BECKER, premio Nobel de Economía, 1992 «En este libro, repleto de ejemplos históricos reveladores, se defiende que unas instituciones políticas con voluntad integradora que apoyan a instituciones económicas con carácter inclusivo resultan clave para una prosperidad sostenida. Los autores demuestran cómo el impulso de ciertos regímenes nuevos da lugar a una espiral virtuosa, del mismo modo que los regímenes nefastos caen en una espiral viciosa. En pocas palabras: es un análisis tan importante como imprescindible.» PETER DIAMOND, premio Nobel de Economía, 2010 «Para quienes piensan que el destino económico de un país está predeterminado por la situación geográfica o el legado cultural, Daron Acemoglu y Jim Robinson tienen malas noticias. Son las instituciones artificiales, y no la naturaleza del terreno ni la fe de nuestros antepasados, lo que determina que un país sea rico o pobre. Con una síntesis brillante del trabajo de teóricos de todos los tiempos, desde Adam Smith a Douglass North, además de una investigación empírica de la actualidad más reciente por parte de historiadores económicos, Acemoglu y Robinson han escrito un libro convincente e interesante a partes iguales.» NIALL FERGUSON, autor de El triunfo del dinero «Acemoglu y Robinson, dos de los máximos expertos mundiales en desarrollo, revelan que ni la situación geográfica, ni las enfermedades, ni la cultura explican por qué algunos países son ricos y otros pobres. La riqueza o la pobreza depende de las instituciones y la política. Esta obra aporta una visión esclarecedora tanto para los especialistas como para el público en general.» FRANCIS FUKUYAMA, autor de El fin de la historia y el último hombre y The Origins of Political Order «Un libro fenomenal y edificante, pero también un toque de atención que resulta profundamente turbador. Acemoglu y Robinson elaboran una teoría convincente de prácticamente todo lo relacionado con el desarrollo económico. Los países mejoran cuando ponen en marcha instituciones políticas adecuadas que favorecen el crecimiento, pero que fracasan (a menudo, estrepitosamente) cuando dichas instituciones se anquilosan o no logran adaptarse a los tiempos cambiantes. En
  • 3. todo momento y lugar, las personas poderosas siempre procuran hacerse con el control total del gobierno, menoscabando el progreso social en favor de su propia codicia. Ejerza un férreo control sobre estas personas mediante una democracia efectiva o vea cómo fracasa su país.» SIMON JOHNSON, coautor de 13 Bankers y profesor en la MIT Sloan «Dos de los mejores y más eruditos economistas analizan una cuestión clave en nuestros días: ¿por qué algunos países son pobres y otros ricos? Éste es probablemente el estudio más revelador escrito hasta la fecha en torno a la importancia de las instituciones; un estudio, por cierto, elaborado con un profundo conocimiento de la economía y la historia política. Se trata de una obra provocativa e instructiva, y, a la vez, totalmente fascinante.» JOEL MOKYR, profesor de artes y ciencias del departamento de Económicas e Historia de la Universidad de Northwestern «En esta obra, de lectura gratamente amena y que aborda cuatrocientos años de historia, dos gigantes de las ciencias sociales contemporáneas nos transmiten un mensaje esperanzador y de suma importancia: la riqueza del mundo radica en la libertad. ¡Que tiemblen los tiranos del mundo!» IAN MORRIS, Universidad de Stanford, autor de Why the West Rules-for Now «Imagine que se ha sentado para escuchar a Jared Diamond, Joseph Schumpeter y James Madison reflexionar sobre cientos de años de historia política y económica. Imagine que entrelazan sus ideas en un marco teórico coherente que apuesta por limitar la explotación de personas y recursos, promover la destrucción creativa y crear instituciones políticas sólidas que compartan el poder, y empezará a ver lo que aporta este libro brillante y cautivador.» SCOTT E. PAGE, Universidad de Michigan e Instituto de Santa Fe «En este libro de vasto alcance, Acemoglu y Robinson se plantean una pregunta sencilla pero vital: ¿por qué algunos países se enriquecen y otros continúan siendo pobres? Su respuesta también es simple: porque algunos desarrollan instituciones políticas más inclusivas. Lo más destacable del libro es la concisión y claridad de su escritura, la elegancia del argumento y la admirable riqueza de los datos históricos que aporta. Este libro es de lectura obligada en un momento en el que los gobiernos de todo el mundo occidental deben alcanzar la voluntad política de abordar una crisis de deuda de proporciones extraordinarias.» STEVEN PINCUS, profesor de historia y estudios internacionales y regionales Bradford Durfee, Universidad de Yale «Es la política, ¡tontos! Así explican Acemoglu y Robinson, de forma sencilla pero convincente, la razón por la que tantos países no consiguen desarrollarse. Desde el absolutismo de los Estuardo al período prebélico del Sur, de Sierra Leona a Colombia, este trabajo magistral muestra cómo las élites poderosas manipulan las reglas para beneficiarse en detrimento de la mayoría. Trazando un camino cuidadoso entre los pesimistas y los optimistas, los autores demuestran que la historia y la geografía no tienen por qué marcar el destino de ningún país. Sin embargo, también documentan de qué forma las ideas y las políticas económicas inteligentes a menudo logran pocos resultados cuando no existe un cambio político fundamental.» DANI RODRIK, Escuela de Gobierno Kennedy, Universidad de Harvard «Este libro no es sólo fascinante e interesante, sino también imprescindible. La innovadora investigación que han realizado, y continúan realizando, los profesores Acemoglu y Robinson sobre cómo las fuerzas económicas, la política y los programas políticos han evolucionado juntos y juntos se equilibran entre sí, y cómo las instituciones tienen un gran peso en dicha evolución, es esencial para comprender los éxitos y los fracasos de las sociedades y los países. Por lo demás, estas ideas incisivas se muestran de la forma más accesible que cabe imaginar. Quienes empiecen a leer este libro no podrán soltarlo hasta llegar a la última página.» MICHAEL SPENCE, premio Nobel de Economía, 2001 «Este libro, fascinante y ameno, se centra en la evolución conjunta de las instituciones políticas y económicas, así como en sus dirigentes buenos y malos. El ensayo ofrece un delicado equilibrio entre la lógica del comportamiento político y económico y los cambios de rumbo provocados por los acontecimientos históricos en momentos críticos como los que vivimos. Acemoglu y Robinson proporcionan un amplio abanico de ejemplos históricos para demostrar cómo el cambio puede tender a instituciones favorables, innovación progresiva y éxito económico, o, igualmente, hacia instituciones
  • 4. represivas que desembocan en la decadencia o el estancamiento. Los autores logran generar entusiasmo y reflexión al mismo tiempo.» ROBERT SOLOW, premio Nobel de Economía, 1987 «Hace tiempo, un filósofo escocés poco conocido escribió un libro sobre qué hace que los países tengan éxito y qué hace que fracasen. La riqueza de las naciones todavía se lee hoy en día. Con la misma perspicacia y la misma perspectiva histórica amplia, Daron Acemoglu y James Robinson han vuelto a abordar esta misma cuestión para nuestra época. Dentro de dos siglos, nuestros tataranietos también leerán Por qué fracasan los países.» GEORGE AKERLOF, premio Nobel de economía, 2001 «Hay tres razones para que te guste este libro. Trata de las diferencias de renta nacionales del mundo moderno, quizá el mayor problema al que nos enfrentamos hoy día. El libro está salpicado de historias fascinantes que te convertirán en un orador espléndido en cualquier fiesta, como por qué Botsuana es un país próspero y Sierra Leona, no. Y es un libro fantástico. Como yo, quizá sucumbas y lo leas de un tirón, y después, vuelvas a releerlo sin parar.» JARED DIAMOND, ganador del premio Pulitzer, autor de bestsellers como Armas, gérmenes y acero y Colapso «Por qué fracasan los países es tan bueno en tantas cosas que no sé ni por dónde empezar. Explica largos periodos de la historia humana. Se mueve con la misma soltura por Asia, África y el continente americano. Es justo con la izquierda y la derecha y con todos los matices intermedios. No golpea injustamente ni insulta para llamar la atención. Arroja luz sobre el pasado mientras nos ofrece una forma nueva de reflexionar sobre los momentos que vivimos. Es uno de los escasos libros de economía que convence al lector de que los autores desean lo mejor para toda la gente corriente. Dará a los expertos años de argumentación y a los lectores años de conversación de sobremesa del tipo “sabías que…”. Además, está salpicado de ocurrencias divertidas, lo que siempre se agradece. Es un libro excelente y debería comprarse de inmediato para animar a los autores a seguir trabajando.» CHARLES C. MANN, autor de 1491 y 1493
  • 5. Para Arda y Asu D. A. Para María Angélica, mi vida y mi alma J. R.
  • 6. Prefacio Este libro trata de las enormes diferencias en ingresos y nivel de vida que separan a los países ricos del mundo, como Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania, de los pobres, como los del África subsahariana, América Central y el sur de Asia. Mientras escribimos este prefacio, el Norte de África y Oriente Próximo han sido sacudidos por la Primavera Árabe originada por la denominada revolución de los Jazmines, que comenzó debido a la indignación pública provocada por la autoinmolación de un vendedor ambulante, Mohamed Bouazizi, el 17 de diciembre de 2010. El 14 de enero de 2011, el presidente Zine el Abidine Ben Ali, que gobernaba Túnez desde 1987, dimitió, pero, lejos de disminuir, el fervor revolucionario contra el dominio de las élites privilegiadas tunecinas se hacía cada vez más fuerte y ya se había extendido al resto de Oriente Próximo. Hosni Mubarak, que había gobernado Egipto con un férreo control durante casi treinta años, fue derrocado el 11 de febrero de 2011. El destino de los regímenes de Baréin, Libia, Siria y Yemen se desconoce en el momento de acabar este prefacio. Las raíces del descontento de estos países se encuentran en su pobreza. El egipcio medio tiene un nivel de ingresos de alrededor del 12 por ciento del ciudadano medio de Estados Unidos y su esperanza de vida es diez años menor. Además, el 20 por ciento de la población vive en una pobreza extrema. A pesar de que estas diferencias sean significativas, en realidad, son bastante pequeñas en comparación con las que existen entre Estados Unidos y los países más pobres del mundo, como Corea del Norte, Sierra Leona y Zimbabue, donde más de la mitad de la población vive en la pobreza. ¿Por qué Egipto es mucho más pobre que Estados Unidos? ¿Qué limitaciones existen para que los egipcios lleguen a ser más prósperos? ¿La pobreza de Egipto es inmutable o puede ser erradicada? Una forma natural de empezar a pensar en ello es ver qué dicen los propios egipcios sobre los problemas a los que se enfrentan y por qué se alzaron contra el régimen de Mubarak. Noha Hamed, de veinticuatro años, trabajadora de una agencia de publicidad de El Cairo, dejó clara su opinión mientras se manifestaba en la plaza de Tahrir: «Sufrimos debido a la corrupción, la opresión y la educación deficiente. Vivimos en un
  • 7. sistema corrupto que debe cambiar». Otra persona de la plaza, Mosaab el Shami, de veinte años, estudiante de Farmacia, estaba de acuerdo con ella: «Espero que, para finales de este año, tengamos un gobierno electo, que se apliquen las libertades universales y que pongamos fin a la corrupción que se ha apoderado de este país». Los manifestantes de la plaza de Tahrir hablaron con una sola voz sobre la corrupción del gobierno, su incapacidad para ofrecer servicios públicos y la falta de igualdad de oportunidades de su país. Se quejaban sobre todo de la represión y la falta de derechos políticos. Tal y como Mohamed el Baradei, ex director del Organismo Internacional de Energía Atómica, escribió en Twitter el 13 de enero de 2011: «Túnez: represión + ausencia de justicia social + negación de canales para el cambio pacífico = bomba de relojería». Tanto los egipcios como los tunecinos vieron que sus problemas económicos se debían fundamentalmente a su falta de derechos políticos. Cuando los manifestantes empezaron a formular sus demandas de una forma más sistemática, se hizo evidente que las primeras doce demandas inmediatas planteadas por Wael Jalil, el ingeniero desoftware y blogger que emergió como uno de los líderes del movimiento de protesta egipcio, se centraban en el cambio político. Cuestiones como el aumento del sueldo mínimo aparecían solamente entre las demandas transitorias que se implantarían posteriormente. Para los egipcios, las cosas que los han retrasado incluyen un Estado ineficaz y corrupto y una sociedad en la que no pueden utilizar su talento, su ambición, su ingenio ni la formación académica que puedan conseguir. Sin embargo, también reconocen que las raíces de estos problemas son políticas. Todos los impedimentos económicos a los que se enfrentan proceden de cómo se ejerce el poder político en Egipto y del monopolio de dicho poder por parte de una élite reducida. Y creen que éste es el primer elemento que debe cambiar. No obstante, por creer esto, los manifestantes de la plaza de Tahrir se han desmarcado notablemente de la sabiduría convencional sobre el tema. La mayoría de los teóricos y comentaristas que analizan por qué un país como Egipto es pobre lo atribuyen a factores completamente distintos. Algunos subrayan que la pobreza del país viene determinada principalmente por su situación geográfica, por el hecho de que es casi todo desierto, carece de una pluviosidad adecuada y su suelo y su clima no permiten que exista una agricultura productiva. Sin embargo, otros apuntan a los atributos culturales de los egipcios, que supuestamente son hostiles a la prosperidad y al desarrollo económico. Defienden la idea de que los egipcios carecen del tipo de rasgos culturales y de ética del trabajo que han permitido que otros pueblos prosperen y que han aceptado creencias islámicas que no concuerdan con el éxito económico. Un tercer enfoque, el dominante entre los economistas y expertos políticos, se basa en la idea de que los gobernantes de Egipto sencillamente no saben qué es necesario para que su país prospere y han seguido políticas y estrategias incorrectas en el pasado. Creen que, si estos gobernantes consiguieran el asesoramiento apropiado de los asesores adecuados, se lograría la prosperidad. De acuerdo con estos académicos y expertos, el hecho de que Egipto haya sido gobernado por reducidas élites que buscan su beneficio personal a costa de la sociedad parece irrelevante a la hora de comprender los problemas económicos del país. En este libro, defenderemos que los que están en lo cierto son los egipcios de la plaza de Tahrir, y no la mayoría de los teóricos y comentaristas. De hecho, Egipto es pobre precisamente porque ha sido gobernado por una reducida élite que ha organizado la
  • 8. sociedad en beneficio propio a costa de la mayor parte de la población. El poder político se ha concentrado en pocas manos y se ha utilizado para crear una gran riqueza para quienes lo ostentan, como la fortuna valorada, según parece, en setenta mil millones de dólares acumulada por el ex presidente Mubarak. Los perdedores han sido los egipcios, como ellos mismos saben de sobra. Mostraremos que esta interpretación de la pobreza egipcia, la interpretación del pueblo, aparece para dar una explicación general de por qué los países pobres son pobres. Mostraremos que países como Corea del Norte, Sierra Leona o Zimbabue son pobres por la misma razón que lo es Egipto. Otros, como Gran Bretaña y Estados Unidos, se hicieron ricos porque sus ciudadanos derrocaron a las élites que controlaban el poder y crearon una sociedad en la que los derechos políticos estaban mucho más repartidos, en la que el gobierno debía rendir cuentas y responder a los ciudadanos y en la que la gran mayoría de la población podía aprovechar las oportunidades económicas. Mostraremos que, para comprender por qué existe esta desigualdad en el mundo actual, tenemos que hurgar en el pasado y estudiar las dinámicas históricas de las sociedades. Veremos que la razón de que Gran Bretaña sea más rica que Egipto es que, en 1688, se produjo una revolución en Gran Bretaña (o Inglaterra, para ser exactos) que transformó la política y, por tanto, también la economía del país. El pueblo luchó por alcanzar más derechos políticos, los ganó y los utilizó para ampliar sus oportunidades económicas. El resultado fue una trayectoria política y económica fundamentalmente distinta que culminó en la revolución industrial. La revolución industrial y las tecnologías que impulsó no llegaron a Egipto, ya que este país estaba bajo el control del Imperio otomano, que trataba a Egipto de una forma parecida a como lo trataría posteriormente la familia Mubarak. El dominio otomano en Egipto fue derrocado por Napoleón Bonaparte en 1798, pero después el país cayó en manos del colonialismo británico, que tenía tan poco interés como los otomanos en promover la prosperidad egipcia. A pesar de que los egipcios se deshicieron de los imperios otomano y británico y de que, en 1952, derrocaron a su monarquía, no fueron revoluciones como la de 1688 en Inglaterra. En lugar de transformar fundamentalmente la política de Egipto, condujeron al poder a otra élite tan poco interesada como los otomanos y los británicos en lograr la prosperidad para los egipcios de a pie. En consecuencia, la estructura básica de la sociedad no cambió y Egipto continuó siendo pobre. En este libro, estudiaremos cómo se reproducen estos patrones con el tiempo y por qué a veces se alteran, como en el caso de Inglaterra en 1688 y de Francia con la revolución de 1789. Esto nos ayudará a comprender si la situación de Egipto ha cambiado actualmente y si la revolución que derrocó a Mubarak conducirá a un conjunto nuevo de instituciones capaces de llevar la prosperidad al egipcio medio. Egipto ha tenido revoluciones en el pasado que no cambiaron las cosas porque quienes organizaron las revoluciones se limitaron a arrebatar las riendas a los que las tenían antes que ellos y a recrear un sistema parecido. De hecho, es realmente difícil que los ciudadanos corrientes logren un verdadero poder político y cambien la forma de funcionar de la sociedad. Sin embargo, es posible, y veremos cómo sucedió en Inglaterra, Francia y Estados Unidos, y también en Japón, Botsuana y Brasil. Fundamentalmente, es una transformación política de este tipo lo que se necesita para que una sociedad pobre pase a ser rica. Existen pruebas de que esto podría estar sucediendo en Egipto. Reda Metwaly, manifestante de la plaza de Tahrir, defendió: «Ahora ves a musulmanes y cristianos juntos, y a viejos y jóvenes juntos, todos quieren lo
  • 9. mismo». Veremos que un movimiento así de amplio de la sociedad fue fundamental para que ocurriera lo que sucedió en estas otras transformaciones políticas. Si entendemos cuándo y por qué ocurren estas transiciones, estaremos en mejor posición para evaluar cuándo esperamos que fracasen dichos movimientos de acuerdo con lo que ha ocurrido normalmente en el pasado y cuándo podemos esperar que tengan éxito y mejoren la vida de millones de personas. 1 Tan cerca y, sin embargo, tan diferentes La economía de Río Grande La ciudad de Nogales está dividida en dos por una alambrada. Si uno se queda de pie al lado de la valla y mira al norte, ve Nogales (Arizona), perteneciente al condado de Santa Cruz. La renta media de un hogar es de unos 30.000 dólares estadounidenses al año. La mayoría de los adolescentes van al instituto y la mayoría de los adultos tienen estudios secundarios. A pesar de toda la controversia que generan las deficiencias del sistema sanitario de Estados Unidos, la población está relativamente sana, y tiene una esperanza de vida elevada de acuerdo con criterios mundiales. Muchos de los residentes son mayores de sesenta y cinco años y tienen acceso al programa de asistencia sanitaria Medicare. Éste es uno de los muchos servicios que proporciona el gobierno que la mayoría de las personas da por sentado, igual que ocurre con la electricidad, el teléfono, el alcantarillado, la sanidad pública, una red de carreteras que las une a otras ciudades de la zona y al resto de Estados Unidos y, por último pero no menos importante, la ley y el orden. Los habitantes de Nogales (Arizona) pueden realizar sus actividades diarias sin temer por su vida ni su seguridad y no tienen un miedo constante al robo, la expropiación u otras cosas que podrían poner en peligro las inversiones en sus negocios y sus casas. Igualmente importante es que los residentes de Nogales (Arizona) dan por sentado que, a pesar de su ineficiencia y corrupción esporádica, el gobierno es su agente. Pueden votar para sustituir a su alcalde, y a congresistas y senadores; votan en las elecciones presidenciales que determinan quién dirigirá el país. La democracia es algo natural para ellos.
  • 10. La vida al sur de la alambrada, a solamente unos metros de allí, es bastante distinta. A pesar de que los habitantes de Nogales (Sonora) viven en una parte relativamente próspera de México, la renta media de cualquier hogar es de alrededor de una tercera parte de la que tienen en Nogales (Arizona). La mayor parte de los adultos de Nogales (Sonora) no poseen el título de secundaria y muchos adolescentes no van al instituto. Las madres se preocupan por los altos índices de mortalidad infantil. Las condiciones de la sanidad pública son deficientes, lo que significa que no es de extrañar que los habitantes de Nogales (Sonora) no sean tan longevos como sus vecinos del norte. Además, no tienen acceso a muchos servicios públicos. Las carreteras están en mal estado al sur de la valla. La ley y el orden están en peor estado aún. Hay mucha delincuencia y abrir un negocio es una actividad peligrosa. Además de correr el riesgo de que le roben a uno, el hecho de conseguir todos los permisos y sobornos solamente para abrir no resulta nada fácil. Los habitantes de Nogales (Sonora) viven a diario con la corrupción y la ineptitud de los políticos. A diferencia de lo que ocurre con sus vecinos del norte, la democracia es una experiencia muy reciente para ellos. Hasta las reformas políticas del año 2000, Nogales (Sonora), igual que el resto de México, estaba bajo el control corrupto del Partido Revolucionario Institucional (PRI). ¿Cómo pueden ser tan distintas las dos mitades de lo que es, esencialmente, la misma ciudad? No hay diferencias en el clima, la situación geográfica ni los tipos de enfermedades presentes en la zona, ya que los gérmenes no se enfrentan a ninguna restricción al cruzar la frontera entre ambos países. Evidentemente, las condiciones sanitarias son muy distintas, pero esto no tiene nada que ver con el entorno de las enfermedades, sino que se debe a que la población al sur de la frontera vive en peores condiciones sanitarias y carece de una atención médica digna. Pero quizá los habitantes sean muy distintos. ¿Podría deberse a que los de Nogales (Arizona) son nietos de inmigrantes de Europa, mientras que los del sur son descendientes de los aztecas? No. Los orígenes de las personas de ambos lados de la frontera son bastante similares. Después de que México se independizara de España en 1821, la zona de alrededor de «las dos Nogales» formaba parte del estado mexicano de Vieja California y continuó así después de la guerra entre México y Estados Unidos que tuvo lugar entre 1846 y 1848. De hecho, fue después de la compra de Gadsden de 1853 cuando la frontera estadounidense se amplió a esta zona. Fue el teniente N. Michler quien, mientras vigilaba la frontera, advirtió la presencia del «pequeño y bonito valle de los Nogales». Aquí, en ambos lados de la frontera, crecieron las dos ciudades. Los habitantes de Nogales (Arizona) y Nogales (Sonora) comparten antepasados, disfrutan de la misma comida y música e incluso nos aventuraríamos a decir que tienen la misma «cultura». Evidentemente, hay una explicación muy sencilla y obvia de las diferencias entre las dos mitades de Nogales que el lector ya habrá adivinado: la propia frontera que define a las dos mitades. Nogales (Arizona) está en Estados Unidos. Sus habitantes tienen acceso a las instituciones económicas estadounidenses, lo que les permite elegir su trabajo libremente, adquirir formación académica y profesional y animar a sus empleadores a que inviertan en la mejor tecnología, lo que, a su vez, hace que ganen sueldos más elevados. También tienen acceso a instituciones políticas que les permiten participar en el proceso democrático, elegir a sus representantes y sustituirlos si tienen un comportamiento inadecuado. Por tanto, los políticos proporcionan los servicios básicos (desde sanidad pública hasta carreteras y ley y
  • 11. orden) que demandan los ciudadanos. Los de Nogales (Sonora) no tienen tanta suerte. Viven en un mundo distinto moldeado por diferentes instituciones. Éstas crean incentivos muy dispares para los habitantes de las dos Nogales y para los emprendedores y las empresas que desean invertir allí. Los incentivos creados por las distintas instituciones de las dos Nogales y los países en los que están situadas son la razón principal que explica las diferencias en prosperidad económica a ambos lados de la frontera. ¿Por qué las instituciones de Estados Unidos conducen mucho más al éxito económico que las de México o, de hecho, que las del resto de América Latina? La respuesta a esta pregunta se encuentra en cómo se formaron las distintas sociedades en el inicio del período colonial. En aquel momento, se produjo una divergencia institucional cuyas implicaciones todavía perduran. Para comprender esta divergencia, debemos empezar a observar la fundación de las colonias de Norteamérica y América Latina. La fundación de Buenos Aires A principios de 1516, el navegante español Juan Díaz de Solís llegó a un estuario amplio de la costa oriental de Sudamérica. Díaz de Solís vadeó hacia la orilla, reclamó ese territorio para España y dio nombre al Río de la Plata porque los lugareños tenían aquel metal precioso. Los pueblos indígenas de ambos lados del estuario (los charrúas en lo que actualmente es Uruguay y los querandíes en las llanuras que se conocerían como la pampa en la Argentina moderna) vieron a los recién llegados con hostilidad. Eran cazadores- recolectores que vivían en pequeños grupos sin autoridades políticas centralizadas fuertes. De hecho, fue una banda de charrúas la que mató a palos a Juan Díaz de Solís cuando éste exploraba los nuevos dominios que intentaba ocupar para España. En 1534, los españoles, todavía optimistas, enviaron una primera misión de colonos desde España bajo el liderazgo de Pedro de Mendoza. Fundaron una ciudad en el emplazamiento de Buenos Aires ese mismo año que debía de haber sido un lugar ideal para los europeos. Buenos Aires tenía un clima templado y hospitalario. Sin embargo, la primera estancia de los españoles allí duró poco tiempo. No estaban allí para conseguir buenos aires, sino para obtener recursos que extraerían los nativos bajo coacción. Sin embargo, los charrúas y los querandíes no cooperaron. Se negaron a proporcionar comida a los españoles y a trabajar cuando eran apresados. Atacaron el nuevo asentamiento con sus arcos y flechas. Los españoles estaban hambrientos, ya que no habían previsto tener que buscar su propio sustento. Buenos Aires no era lo que habían soñado. No podían coaccionar a los lugareños para que trabajaran para ellos. Y allí no había plata ni oro que explotar; la plata que Juan Díaz de Solís encontró, de hecho, procedía del Estado inca en los Andes, muy lejos hacia el oeste. Mientras intentaban sobrevivir, los españoles empezaron a enviar expediciones para encontrar un nuevo lugar que ofreciera mayores riquezas y poblaciones más fáciles de someter. En 1537, una de aquellas expediciones, bajo el liderazgo de Juan de Ayolas, siguió aguas arriba el río Paraná, en busca de una ruta hacia los incas. En el camino, estableció contacto con los guaraníes, pueblo sedentario de economía agrícola basada en el maíz y la mandioca. Juan de Ayolas en seguida se dio cuenta de que los guaraníes eran completamente distintos de los charrúas y los querandíes. Tras un breve conflicto, los
  • 12. españoles vencieron la resistencia guaraní y fundaron una ciudad, Nuestra Señora de Santa María de la Asunción, que sigue siendo la capital de Paraguay. Los conquistadores se casaron con las princesas guaraníes y se establecieron rápidamente como una nueva aristocracia. Adaptaron los sistemas ya existentes de trabajos forzados y tributos de los guaraníes, pero con ellos al mando. Aquél era el tipo de colonia que deseaban establecer y, al cabo de cuatro años, habían abandonado Buenos Aires y todos los españoles establecidos allí se trasladaron a la nueva ciudad. Buenos Aires, el «París de Sudamérica», una ciudad de avenidas anchas de estilo europeo basada en la gran riqueza agrícola de la pampa, no fue colonizada de nuevo hasta 1580. El abandono de Buenos Aires y la conquista de los guaraníes reflejan la lógica de la colonización europea de América. Los primeros españoles y, como veremos, también los colonos ingleses, no estaban interesados en cultivar la tierra ellos mismos, querían que lo hicieran otros por ellos y saquear sus riquezas, oro y plata. De Cajamarca... Las expediciones de Juan Díaz de Solís, Pedro de Mendoza y Juan de Ayolas llegaron tras las más famosas que siguieron al avistamiento de Cristóbal Colón de una de las islas Bahamas el 12 de octubre de 1492. La expansión y la colonización española de América empezaron en serio con la invasión de México por parte de Hernán Cortés en 1519, con la expedición de Francisco Pizarro a Perú una década y media después y con la de Pedro de Mendoza al Río de la Plata solamente dos años más tarde. Durante el siglo siguiente, España conquistó y colonizó la mayor parte de la América Central, y el oeste y el sur de Sudamérica, mientras que Portugal reclamó el este, Brasil. La estrategia de colonización española fue muy efectiva. La inició Hernán Cortés en México, basándose en la observación de que la mejor forma de dominar al adversario era capturar al líder indígena. Esta estrategia le permitió reclamar la riqueza acumulada de los líderes y coaccionar a los pueblos indígenas para que le entregaran tributos y comida. El paso siguiente consistía en establecerse como la nueva élite de la sociedad indígena y hacerse con el control de los impuestos y tributos ya existentes y, sobre todo, de los trabajos forzados. Cuando Cortés y sus hombres llegaron a la gran capital azteca de Tenochtitlán el 8 de noviembre de 1519, fueron recibidos por Moctezuma, el emperador azteca, que había decidido, aconsejado por sus asesores, dar la bienvenida a los españoles de forma pacífica. Lo que ocurrió después fue descrito en la obra compilada después de 1545 por el religioso franciscano Bernardino de Sahagún en su famosoCódice florentino. Los españoles se apoderaron enseguida de Moctezuma... entonces, se dispararon cada una de las armas... Reinaba el miedo. Era como si todo el mundo se hubiera tragado el corazón. Incluso antes de que hubiera oscurecido, había terror, estupefacción, aprensión, la gente estaba aturdida. Y, con la puesta de sol, se proclamaron todas las cosas que los españoles necesitaban: tortillas blancas, pavas asadas, huevos, agua dulce, madera, leña, carbón... Moctezuma recibía órdenes. Y, cuando los españoles se hubieron asentado bien, preguntaron a Moctezuma sobre todo el tesoro de la ciudad... buscaban oro con gran celo. Y Moctezuma fue allí para dirigir a los españoles. Ellos fueron rodeándole... le abrazaban, le agarraban.
  • 13. Y, cuando llegaron al almacén, a un lugar llamado Teocalco, llevaron todas las cosas brillantes; el abanico de cabeza de plumas quetzal, los artefactos, los escudos, los discos dorados... las narigueras de oro con forma de luna creciente, las bandas de oro para las piernas, los brazos y la frente. Acto seguido, se separó el oro... enseguida prendieron fuego a todas las cosas preciosas. Lo quemaron todo. Y los españoles hicieron barras a partir de aquel oro... Y los españoles fueron caminando a todas partes... Lo tomaron todo, todo lo que veían que fuera bueno. Más tarde, fueron al propio almacén de Moctezuma, al lugar llamado Totocalcoy se llevaron las posesiones del propio Moctezuma... todo objetos preciosos; collares con colgantes, bandas de brazo con penachos de plumas de quetzal, bandas de oro para los brazos, brazaletes, bandas de oro con conchas... y la diadema de turquesas, característica del gobernante. Se lo llevaron todo. La conquista militar de los aztecas se completó en 1521. Cortés, como gobernador de la provincia de Nueva España, empezó a dividir el recurso más valioso, la población indígena, a través de la institución de la encomienda. La encomienda había aparecido por primera vez durante el siglo XV en España como parte de la reconquista del sur del país a los árabes que se habían establecido allí a partir del siglo VIII. En el Nuevo Mundo, la encomienda adoptó una forma mucho más perniciosa: se trataba de una cesión de indígenas a un español que recibía el nombre de encomendero. Los indígenas tenían que dar al encomendero tributos y mano de obra y, a cambio, él debía convertirlos al cristianismo. El funcionamiento de la encomienda ha llegado hasta nosotros a través de la crónica vívida y pronta escrita por Bartolomé de las Casas, fraile dominico que formuló una de las primeras críticas más devastadoras al colonialismo español. De Las Casas llegó a la isla La Española en 1502 con una flota de barcos dirigida por el nuevo gobernador, Nicolás de Ovando. Con el paso del tiempo, Bartolomé de las Casas quedó muy desilusionado y afectado por el trato cruel y explotador que recibían los pueblos indígenas, y que él presenciaba día tras día. En 1513, de Las Casas participó como capellán en la conquista española de Cuba, e incluso se le concedió una encomienda por sus servicios. Sin embargo, renunció a ella y empezó una larga campaña para reformar las instituciones coloniales españolas. Sus esfuerzos culminaron en su obra Brevísima relación de la destrucición de las Indias, escrita en 1542, un ataque fulminante a la barbarie del dominio español. Respecto a la encomienda, dice lo siguiente en el caso de Nicaragua: Como los pueblos que tenían eran todos una muy graciosa huerta cada uno, como se dijo, aposentáronse en ellos los cristianos, cada uno en el pueblo que le repartían (o, como dicen ellos, le encomendaban y hacía en él sus labranzas, manteniéndose de las comidas pobres de los indios, y así les tomaron sus particulares tierras y heredades de que se mantenían. Por manera que tenían los españoles dentro de sus mesmas casas todos los indios, señores, viejos, mujeres y niños, y a todos hacen que les sirvan noches y días, sin holganza. En lo que se refiere a la conquista de Nueva Granada, la moderna Colombia, Bartolomé de Las Casas señala el funcionamiento de toda la estrategia española: Repartidos los pueblos y señores y gentes dellos por los españoles (que es todo lo que pretenden por medio para alcanzar su fin último, que es el oro), y puestos todos en la tiranía y servidumbre acostumbrada, el tirano capitán principal que aquella tierra mandaba prendió al señor y rey de todo aquel reino, y túvolo preso seis o siete meses, pidiéndole oro y esmeraldas sin otra causa ni razón alguna. El dicho rey, que se llamaba Bogotá, por el miedo que le pusieron, dijo que él daría una casa de oro que le pedían, esperando de soltarse de las manos de quien así lo afligía, y envió indios a que le trajesen oro; y por veces trajeron mucha cantidad de oro y piedras, pero porque no daba la casa de
  • 14. oro, decían los españoles que lo matase, pues no cumplía lo que había prometido. El tirano dijo que se lo pidiesen por justicia ante él mesmo. Pidiéronlo así por demanda, acusando al dicho rey de la tierra; él dio sentencia condenándolo a tormentos si no diese la casa de oro. Danle el tormento del tracto de cuerda, echábanle sebo ardiendo en la barriga, pónenle a cada pie una herradura hincada en un palo, y el pescuezo atado a otro palo, y dos hombres que le tenían las manos; y así le pegaban fuego a los pies; y entraba el tirano de rato en rato, y le decía que así lo había de matar poco a poco a tormentos si no le daba el oro. Y así lo cumplió y mató al dicho señor con los tormentos. La estrategia y las instituciones de la conquista perfeccionadas en México fueron ávidamente adoptadas en el resto del imperio español. En ningún lugar se hizo de una forma más efectiva que en la conquista de Perú efectuada por Pizarro. Como relata De Las Casas: En el año de mil y quinientos y treinta y uno fue otro tirano grande con cierta gente a los reinos del Perú, donde entrando con el título e intención y con los principios que los otros todos pasados (porque era uno de los que se habían más ejercitado y más tiempo en todas las crueldades y estragos que en la tierra firme desde el año de mil y quinientos y diez, se habían hecho). Pizarro empezó en la costa cerca de la ciudad peruana de Tumbes y fue hacia el sur. El 15 de noviembre de 1532, llegó a la ciudad montañosa de Cajamarca, donde el emperador inca Atahualpa había acampado con su ejército. Al día siguiente, Atahualpa, que acababa de vencer a su hermano Huáscar en una competición para determinar quién sucedería a su difunto padre, Huayna Capac, llegó con su séquito al lugar en el que habían acampado los españoles. Atahualpa estaba irritado porque le habían llegado noticias de las atrocidades que ya habían cometido los españoles, como violar un templo del dios sol Inti. Lo que ocurrió después es muy conocido. Los españoles les tendieron una trampa. Mataron a los guardias y criados de Atahualpa, posiblemente unas dos mil personas, y capturaron al rey. Para lograr su libertad, Atahualpa tuvo que prometer que llenaría una sala con oro y dos más del mismo tamaño con plata. Así lo hizo, pero los españoles incumplieron sus promesas y lo estrangularon en julio de 1533. Aquel noviembre, los españoles capturaron la capital inca de Cuzco, donde los aristócratas incas recibieron el mismo tratamiento que Atahualpa: fueron encarcelados hasta haber entregado oro y plata. Cuando los capturados no satisfacían las demandas españolas, eran quemados vivos. Los grandes tesoros artísticos de Cuzco, como el templo del Sol, fueron despojados de su oro para ser fundido en lingotes. En este punto, los españoles se concentraron en la población del Imperio inca. Igual que en el caso de México, los nativos fueron divididos en encomiendas, y una de éstas fue concedida a los conquistadores que habían acompañado a Pizarro. La encomienda era la institución principal que se utilizaba para el control y la organización del trabajo en el período colonial inicial, sin embargo, pronto se enfrentó a un fuerte competidor. En 1545, un lugareño llamado Diego Gualpa estaba buscando un santuario indígena en lo alto de los Andes en lo que actualmente es Bolivia. De repente, fue lanzado al suelo por una ráfaga de viento y ante él apareció un alijo de mineral de plata que formaba parte de una vasta montaña de plata que los españoles bautizaron como el Cerro Rico. Alrededor del cerro creció la ciudad de Potosí que, en su punto álgido en 1650, llegó a tener una población de 160.000 personas, mayor que la de Lisboa o Venecia en aquel período.
  • 15. Para explotar la plata, los españoles necesitaban muchísimos mineros. Enviaron a un nuevo virrey, el oficial jefe colonial Francisco de Toledo, cuya misión principal era resolver el problema de la mano de obra. Toledo, que llegó a Perú en 1569, pasó cinco años viajando e investigando cuáles serían sus nuevas responsabilidades. También encargó un gran estudio censal de toda la población adulta. Para conseguir la mano de obra necesaria, primero trasladó a prácticamente toda la población indígena y la concentró en nuevas ciudades, llamadas reducciones. Éstas facilitarían la explotación de dicha mano de obra por parte de la Corona española. A continuación, revivió y adaptó una institución del trabajo inca conocida como mita que, en el idioma de los incas, el quechua, significa «turno». Bajo el sistema de la mita, los incas utilizaban el trabajo forzado para dirigir plantaciones destinadas a proporcionar comida para los templos, la aristocracia y el ejército. A cambio, la élite inca proporcionaba seguridad y ayuda en caso de hambruna. Pero en manos de Francisco de Toledo, la mita, sobre todo la de Potosí, se convertiría en el esquema de explotación de mano de obra más grande y oneroso del período colonial español. Toledo definió una zona de influencia enorme, desde el centro del Perú actual hasta la mayor parte de la Bolivia moderna, que cubría más de quinientos mil kilómetros cuadrados. En esta zona, una séptima parte de los hombres, recién llegados a sus reducciones, tuvieron que trabajar en las minas de Potosí. La mita de Potosí se mantuvo durante todo el período colonial y fue abolida en 1825. En el mapa 1, se muestra la zona de influencia de la mita superpuesta a la extensión del Imperio inca en el momento de la conquista española. Ilustra hasta qué punto la mita se solapaba con el corazón del Imperio, incluyendo la capital, Cuzco.
  • 16. Cabe señalar que hoy en día todavía se puede ver el legado de la mita en Perú. Veamos las diferencias entre las provincias de Calca y la cercana Acomayo, que aparentemente son pocas. Ambas se encuentran en lo alto de las montañas y están habitadas por descendientes de los incas que hablan quechua. Sin embargo, Acomayo es mucho más pobre y sus habitantes consumen alrededor de un tercio menos que los de Calca. La gente lo sabe. En Acomayo preguntan a los extranjeros intrépidos: «¿No sabe que la gente aquí es mucho más pobre que la de Calca? ¿Por qué querría venir aquí?». Son intrépidos porque es mucho más difícil ir a Acomayo desde la capital regional de Cuzco, antiguo centro del Imperio inca, que ir a Calca. La carretera que lleva a Calca está pavimentada, mientras que la que va hasta Acomayo se encuentra en muy mal estado. Para ir más allá de Acomayo, se necesita un caballo o un mulo. En Calca y en Acomayo se cultivan las mismas cosas, pero en Calca
  • 17. las venden en el mercado por dinero, mientras que en Acomayo las cultivan para su propia subsistencia. Estas desigualdades, que saltan a la vista y son evidentes para la gente que vive allí, se pueden entender en términos de las diferencias institucionales entre estos departamentos: las diferencias institucionales, de raíces históricas, se remontan a Francisco de Toledo y su plan para la explotación efectiva de la mano de obra indígena. La principal diferencia histórica entre Acomayo y Calca es que Acomayo estaba en la zona de influencia de la mita de Potosí. Calca, no. Además de la concentración de la mano de obra y la mita, Francisco de Toledo consolidó la encomienda en un impuesto per cápita, una cantidad fija de plata que debía pagar anualmente cada hombre adulto. Se trataba de otro plan para obligar a que la gente trabajara y reducir los sueldos que debían pagar los terratenientes españoles. Otra institución, el repartimiento de mercancías, también se extendió mientras Toledo ocupó su cargo. El repartimiento, derivado del verbo «repartir», implicaba la venta forzosa de mercancías a lugareños a precios determinados por los españoles. Finalmente, Toledo introdujo el trajín (literalmente, «la carga») que empleaba a los indígenas como sustitutos de animales de carga para llevar pesadas mercancías, como vino, artículos textiles u hojas de coca, en las aventuras empresariales de la élite española. A lo largo y ancho del mundo colonial español en América, aparecieron instituciones y estructuras sociales parecidas. Tras una fase inicial de codicia y saqueo de oro y plata, los españoles crearon una red de instituciones destinadas a explotar a los pueblos indígenas. El conjunto formado por encomienda, mita, repartimiento y trajín tenía como objetivo obligar a los pueblos indígenas a tener un nivel de vida de subsistencia y extraer así toda la renta restante para los españoles. Esto se logró expropiando su tierra, obligándolos a trabajar, ofreciendo sueldos bajos por el trabajo, imponiendo impuestos elevados y cobrando precios altos por productos que ni siquiera se compraban voluntariamente. A pesar de que estas instituciones generaban mucha riqueza para la Corona española e hicieron muy ricos a los conquistadores y a sus descendientes, también convirtieron América Latina en uno de los continentes más desiguales del mundo y socavaron gran parte de su potencial económico. ... a Jamestown Mientras los españoles empezaban su conquista de América a partir de 1492, Inglaterra era una potencia europea menor que se recuperaba de los devastadores efectos de una guerra civil, la guerra de las Dos Rosas. Inglaterra no estaba en condiciones de aprovechar la lucha por el saqueo y el oro y la oportunidad de explotar a los pueblos indígenas de América. Sin embargo, casi cien años después, en 1588, Europa quedó conmocionada por la derrota de la armada española, que fue un intento del rey español Felipe II de invadir Inglaterra. La victoria de Inglaterra fue fruto de la suerte, pero también se convirtió en una señal de la confianza creciente de los ingleses en el mar, lo que les permitiría participar finalmente en la búsqueda del imperio colonial. Por lo tanto, no es ninguna coincidencia que los ingleses empezaran su colonización de Norteamérica exactamente en aquel momento. De todas formas, llegaban tarde. No eligieron Norteamérica porque fuera una zona atractiva, sino porque era lo único que estaba disponible. Las partes «deseables» de América, con abundancia de población indígena y
  • 18. minas de oro y plata que explotar, ya habían sido ocupadas. Los ingleses consiguieron las sobras. Cuando el escritor y agrónomo inglés Arthur Young comentaba dónde se producían alimentos básicos rentables, en referencia a productos agrícolas exportables, observó: En general, parece que las producciones básicas de nuestras colonias reducen su valor en proporción a su distancia del sol. En las Antillas, que son las más calurosas de todas, llegan a ser de 8 libras 12 chelines y 1 penique por cabeza. En las continentales del sur, suman 5 libras y 10 chelines. En las centrales, son de 9 chelines con 6 peniques y medio. En los asentamientos del norte, son de 2 chelines con 6 peniques. Esta escala sin duda sugiere una lección crucial: evitar colonizar las latitudes más al norte. El primer intento inglés de establecer una colonia en Roanoke (Carolina del Norte), entre 1585 y 1587, fue un rotundo fracaso. En 1607, lo intentaron de nuevo. Poco antes del final de 1606, tres barcos,Susan Constant, Godspeed y Discovery, bajo el mando del capitán Christopher Newport, zarparon hacia Virginia. Los colonos, bajo los auspicios de la Virginia Company, navegaron hasta la bahía de Chesapeake y remontaron el río que llamaron James en honor al monarca inglés reinante. El 14 de mayo de 1607 fundaron el asentamiento de Jamestown. A pesar de que los colonos que iban a bordo de los barcos propiedad de la Virginia Company fueran ingleses, su modelo de colonización estaba fuertemente influido por el patrón fijado por Cortés, Pizarro y Toledo. Su plan inicial era capturar al jefe local y utilizarlo para conseguir provisiones y obligar a la población a cultivar alimentos y crear riqueza para ellos. La primera vez que desembarcaron en Jamestown, los ingleses no sabían que estaban dentro del territorio reclamado por la Confederación Powhatan, coalición de unos treinta grupos políticos que debían lealtad a un rey llamado Wahunsunacock. La capital de Wahunsunacock estaba en la ciudad de Werowocomoco, a poco más de 30 kilómetros de Jamestown. El plan de los colonos era obtener más datos sobre la situación. Si no se podía obligar a los lugareños a que les proporcionaran comida y a que trabajaran para ellos, como mínimo podrían comerciar con ellos. Al parecer, la idea de que fueran los propios colonos quienes trabajaran y cultivaran sus propios alimentos no se les pasó por la cabeza. Eso no era lo que hacían los conquistadores del Nuevo Mundo. Wahunsunacock en seguida se percató de la presencia de los colonos y observó sus intenciones con una gran sospecha. Dominaba lo que, para Norteamérica, era un imperio bastante grande. Sin embargo, tenía muchos enemigos y carecía del control político aplastante y centralizado de los incas. Wahunsunacock decidió esperar a ver cuáles eran las intenciones de los ingleses, así que, al principio, envió mensajeros que afirmaban que deseaba entablar relaciones amistosas con ellos. A medida que el invierno de 1607 avanzaba, los colonos de Jamestown empezaron a quedarse sin víveres, y el líder designado por el consejo al mando de la colonia, Edward Marie Wingfield, perdía tiempo con su indecisión. Quien salvó la situación fue el capitán John Smith, cuyos textos proporcionan una de nuestras principales fuentes de información sobre el desarrollo inicial de la colonia. Smith era un personaje fuera de lo común. Nacido en Inglaterra, en el Lincolnshire rural, ignoró el deseo de su padre de dedicarse al comercio y se convirtió en un soldado de fortuna. Primero luchó con el ejército inglés en los Países Bajos, posteriormente se unió a las fuerzas austriacas que servían en Hungría luchando
  • 19. contra los ejércitos del Imperio otomano, y fue capturado en Rumanía y vendido como esclavo para trabajar en el campo. Un día consiguió superar a su amo y, tras robarle la ropa y el caballo, escapó de vuelta a territorio austriaco. Pero Smith se había metido en problemas en el viaje a Virginia y fue encarcelado en el Susan Constant por motín tras desafiar las órdenes de Wingfield. Cuando los barcos alcanzaron el Nuevo Mundo tenían previsto llevarlo a juicio. Sin embargo, para inmenso horror de Wingfield, Newport y otros colonos de la élite, tras abrir sus órdenes selladas, descubrieron que la Virginia Company había designado a Smith como uno de los miembros del consejo que iba a gobernar Jamestown. Mientras Newport navegaba de vuelta a Inglaterra en busca de provisiones y más colonos, y Wingfield no estaba seguro de qué hacer, fue Smith quien salvó la colonia. Inició una serie de misiones comerciales que garantizaban las provisiones de víveres. En una de ellas, fue capturado por Opechancanough, uno de los hermanos pequeños de Wahunsunacock, y fue llevado ante el rey en Werowocomoco. Fue el primer inglés que conoció a Wahunsunacock y en esa reunión inicial, según se cuenta, Smith se salvó de la muerte gracias a la intervención de la hija menor de Wahunsunacock, Pocahontas. El 2 de enero de 1608, Smith fue liberado y volvió a Jamestown, que aún carecía peligrosamente de comida, hasta el oportuno regreso de Newport desde Inglaterra más tarde el mismo día. No obstante, los colonos de Jamestown aprendieron poco de esta experiencia inicial. A medida que avanzaba el año 1608, continuaban su búsqueda de oro y metales preciosos. Todavía no parecían haber entendido que, para sobrevivir, no podían confiar en que los lugareños los alimentaran a través de la coacción ni del comercio. Fue Smith el primero que se dio cuenta de que el modelo de colonización que había funcionado tan bien para Cortés y Pizarro no funcionaría en Norteamérica. Las circunstancias subyacentes eran demasiado distintas. Smith observó que, a diferencia de aztecas e incas, los pueblos de Virginia no tenían oro. Así lo anotó en su diario: «Debéis saber que los víveres son toda su riqueza». Anas Todkill, uno de los primeros colonos que dejó un amplio diario, expresaba bien las frustraciones de Smith y de los otros que cayeron en la cuenta de este hecho: «No había conversación, esperanza, ni trabajo, sino busca oro, refina oro, carga oro». Cuando Newport partió hacia Inglaterra en abril de 1608, llevaba un cargamento de pirita, conocida como «el oro de los tontos». Volvió a finales de setiembre con órdenes de la Virginia Company de controlar con más firmeza a los lugareños. El plan que habían elaborado era coronar a Wahunsunacock con la esperanza de que así quedara sometido al rey inglés Jacobo I. Lo invitaron a Jamestown, pero Wahunsunacock, que todavía desconfiaba profundamente de los colonos, no tenía intención de arriesgarse a que lo capturaran. John Smith anotó la respuesta de Wahunsunacock: «Si tu rey me ha enviado regalos, yo también soy rey, y ésta es mi tierra... Tu padre debe venir a mí, no yo a él, ni a tu fuerte, no morderé ese anzuelo». Si Wahunsunacock no iba a «morder ese anzuelo», Newport y Smith tendrían que ir a Werowocomoco a representar la coronación. Aparentemente, todo el asunto fue un fiasco absoluto, y lo único que consiguieron fue que Wahunsunacock decidiera que había llegado el momento de quitarse de encima la colonia. Impuso un embargo que impedía que
  • 20. Jamestown pudiera comerciar con víveres. Wahunsunacock haría que se murieran de hambre. Newport, que partió de nuevo hacia Inglaterra en diciembre de 1608, esta vez llevaba consigo una carta escrita por Smith en la que insistía a los directores de la Virginia Company para que cambiaran su forma de pensar en la colonia. No había ninguna posibilidad de establecer una explotación para «hacerse rico rápidamente» en Virginia del estilo de las de México y Perú. No había oro ni metales preciosos y no se podía obligar a los indígenas a que trabajaran para ellos ni a que les proporcionaran comida. Smith se dio cuenta de que, para que la colonia fuera viable, serían los propios colonos quienes tendrían que trabajar. Por eso, instó a los directores para que enviaran el tipo adecuado de personas: «Cuando vuelvan a enviar personas, les rogaría que enviaran a unos treinta carpinteros, labradores, jardineros, pescadores, herreros y albañiles, así como excavadores de árboles y raíces, bien provistos, y, después, mil personas como las que ya tenemos». John Smith no quería más orfebres inútiles. Una vez más, Jamestown sobrevivió solamente gracias a su capacidad de improvisación. Smith consiguió persuadir e intimidar a varios grupos indígenas del lugar para que comerciaran con él, y cuando se negaban, él cogía lo que podía. De vuelta al asentamiento, Smith tomó el mando absoluto e impuso la siguiente regla: «Quien no trabaja no come». Jamestown sobrevivió un segundo invierno. La Virginia Company era una empresa con ánimo de lucro pero, tras dos años desastrosos, no había el mínimo atisbo de beneficios. Los directores de la empresa decidieron que necesitaban un nuevo modelo de gobierno que sustituyera el consejo gobernante por un gobernador único. El primer hombre que ocupó este cargo fue sir Thomas Gates. Teniendo en consideración algunos aspectos del aviso de John Smith, los responsables de la Virginia Company se dieron cuenta de que tenían que intentar algo nuevo. Esta toma de conciencia se hizo más evidente durante los acontecimientos del invierno de 1609-1610, en el «período de la hambruna». El nuevo modelo de gobierno no dejaba espacio para Smith, quien, disgustado, volvió a Inglaterra en el otoño de 1609. Sin su capacidad de improvisación, y con Wahunsunacock estrangulando el suministro de alimentos, los colonos de Jamestown perecían. De los quinientos que empezaron el invierno, solamente quedaban sesenta vivos en marzo. La situación era tan desesperada que recurrieron al canibalismo. La «novedad» impuesta en la colonia por Gates y su ayudante, sir Thomas Dale, fue un régimen de trabajo de una severidad draconiana para los colonos ingleses (aunque, evidentemente, no para la élite que dirigía la colonia). Fue Dale quien difundió las «leyes divinas, morales y marciales», que incluían las cláusulas: Ningún hombre o mujer escapará de la colonia para ir con los indios, bajo pena de muerte. Todo aquel que robe en un huerto, público o privado, o en un viñedo, o que robe mazorcas de maíz será castigado con la muerte. Ningún miembro de la colonia venderá ni dará ningún producto de este país a ningún capitán, patrón o marinero para que lo transporte fuera de la colonia, para su uso privado, bajo pena de muerte. Si los pueblos indígenas no podían ser explotados, razonó la Virginia Company, quizá los colonos sí. El nuevo modelo de desarrollo colonial implicaba que la Virginia Company era propietaria de la tierra. Los hombres fueron albergados en barracones y recibían
  • 21. raciones determinadas por la compañía. Se eligieron grupos de trabajo, cada uno supervisado por un agente de la compañía. Era muy parecido a la ley marcial, y la ejecución era el castigo al que se recurría primero. Como parte de las nuevas instituciones para la colonia, la primera cláusula que se acaba de dar es significativa. La compañía amenazaba con la muerte a los que huyeran. Teniendo en cuenta el nuevo régimen de trabajo, escaparse y vivir con los lugareños se convirtió en una opción cada vez más atractiva para los colonos que debían someterse al trabajo. Asimismo, la baja densidad de las poblaciones indígenas de Virginia en aquel momento también abría la posibilidad de escapar uno solo a la frontera que quedaba fuera del control de la Virginia Company. El poder de la compañía frente a aquellas opciones era limitado. No podía coaccionar a los colonos para que hicieran un trabajo muy duro con raciones de comida de mera subsistencia. En el mapa 2 se muestra una estimación de la densidad de población de distintas regiones del continente americano en el momento de la conquista española. La densidad de población de Estados Unidos, excepto en un número limitado de núcleos, era, como máximo, de tres cuartas partes de persona por cada 2,59 kilómetros cuadrados. En el centro de México o en el Perú andino, la densidad de población era muy elevada, cuatrocientas personas por 2,59 kilómetros cuadrados, más de quinientas veces superior. Lo que era posible en México o Perú no era factible en Virginia.
  • 22. La Virginia Company tardó tiempo en reconocer que aquel modelo inicial de colonización no funcionaba en Virginia, y también pasó tiempo hasta que comprendió el fracaso de las «leyes divinas, morales y marciales». A partir de 1618, se adoptó una estrategia radicalmente nueva. Como no era posible coaccionar ni a los lugareños ni a los colonos, la única alternativa que quedaba era dar incentivos a los colonos. En 1618 empezó el «sistema de reparto de tierras por cabeza», que daba a cada colono adulto hombre cincuenta acres de tierra y cincuenta acres más por cada miembro de su familia y por casa sirviente que pudiera llevar a Virginia. Los colonos recibieron sus casas y fueron liberados de sus contratos y, en 1619, se introdujo una Asamblea General que daba voz efectiva a todos los hombres adultos en las leyes y las instituciones que gobernaban la colonia. Era el inicio de la democracia en Estados Unidos.
  • 23. La Virginia Company tardó doce años en aprender su primera lección, es decir, que lo que había funcionado para los españoles en México, Centroamérica y Sudamérica no funcionaría en el norte del continente americano. El resto del siglo XVII fue testigo de una larga serie de luchas por la segunda lección: la única opción para lograr una colonia viable económicamente era crear instituciones que dieran incentivos a los colonos para invertir y trabajar duro. A medida que Norteamérica se desarrollaba, las élites inglesas intentaban una y otra vez establecer instituciones que restringieran fuertemente los derechos económicos y políticos para todos los habitantes de la colonia, excepto para una minoría privilegiada, igual que habían hecho los españoles. Sin embargo, una y otra vez fracasó el modelo, como había sucedido en Virginia. Uno de los intentos más ambiciosos empezó poco después del cambio de estrategia de la Virginia Company. En 1632, diez millones de acres de tierra de la parte alta de la bahía de Chesapeake fueron concedidos por el rey inglés Carlos I a Cecilius Calvert, lord Baltimore. La Carta de Maryland daba a lord Baltimore libertad absoluta para crear un gobierno siguiendo sus deseos, y la cláusula VII establecía que Baltimore tenía «por el buen y feliz gobierno de dicha provincia, la libre, total y absoluta potestad, de acuerdo con las presentes cláusulas, para ordenar, hacer y decretar leyes de cualquier tipo». Lord Baltimore elaboró un plan detallado para crear una sociedad señorial, la variante norteamericana de una versión idealizada de la Inglaterra rural del siglo XVII. Esto implicaba dividir la tierra en parcelas de miles de acres que serían dirigidas por lores, quienes contratarían a arrendatarios que trabajarían la tierra y pagarían alquileres a la élite privilegiada que controlaba la tierra. Otro intento similar se hizo posteriormente, en 1663, con la fundación de Carolina por ocho propietarios, entre los que se incluía sir Anthony Ashley-Cooper, quien, junto con su secretario, el gran filósofo inglés John Locke, redactó las Constituciones Fundamentales de Carolina. Este documento, al igual que la Carta de Maryland elaborada anteriormente, proporcionaba un esquema para una sociedad elitista y jerárquica basada en el control por parte de una élite terrateniente. En el preámbulo, se observaba que «el gobierno de esta provincia puede ser de lo más agradable para la monarquía en la que vivimos y de la que esta provincia forma parte y podemos evitar establecer una democracia numerosa». Los artículos de las Constituciones Fundamentales fijaban una rígida estructura social. En la parte inferior estaban los leet-men. El artículo 23 apuntaba: «Todos los hijos de leet- men serán leet-men y así todas las generaciones». Por encima de los leet-men, que no tenían poder político, estaban los landgraves y los caciques, que formarían la aristocracia. Se asignaría 48.000 acres de tierra a cada landgrave y 24.000 acres a cada cacique. Habría un parlamento, en el que estarían representados landgraves y caciques, pero sólo se permitiría debatir las medidas que hubieran aprobado los ocho propietarios previamente. Igual que el intento de imponer un gobierno draconiano en Virginia, también fracasaron los planes para establecer el mismo tipo de instituciones en Maryland y Carolina. Y por razones similares. En todos los casos, fue imposible imponer a los colonos una rígida sociedad jerárquica porque sencillamente tenían demasiadas opciones en el Nuevo Mundo. Lo que se debía hacer era darles incentivos para que quisieran trabajar. Y pronto exigieron mayor libertad económica y más derechos políticos. En Maryland, los colonos también insistieron en conseguir más libertad y derechos, y obligaron a lord Baltimore a crear una
  • 24. asamblea. En 1691, la asamblea hizo que el rey declarara a Maryland colonia de la Corona, por lo que se eliminaban los privilegios políticos de lord Baltimore y sus grandes lores. En las dos Carolinas se produjo una larga lucha en la que volvieron a perder los propietarios. Carolina del Sur se convirtió en colonia real en 1729. A partir de 1720, las trece colonias de lo que llegaría a ser Estados Unidos tendrían estructuras de gobierno similares. En todos los casos había un gobernador y una asamblea basada en el derecho a voto de los propietarios masculinos. No eran democracias, puesto que las mujeres, los esclavos y las personas sin propiedad no podían votar. Sin embargo, los derechos políticos eran muy amplios comparados con los de las sociedades contemporáneas de otros lugares. Fueron aquellas asambleas y sus líderes los que se unieron para formar el Primer Congreso Continental en 1774, el preludio de la independencia de Estados Unidos. Las asambleas creían que tenían el derecho de determinar quiénes serían sus miembros y el derecho a cobrar impuestos. Como sabemos, esto creó problemas para el gobierno colonial inglés. Historia de dos constituciones Llegados a este punto, debería ser evidente que no es casualidad que fuera en Estados Unidos, y no en México, donde se adoptó y entró en vigor una constitución que incluía principios democráticos, creaba límites al uso del poder político y repartía dicho poder ampliamente entre la sociedad. El documento que los delegados se sentaron a redactar en Filadelfia en mayo de 1787 fue el resultado de un largo proceso iniciado por la formación de la Asamblea General de Jamestown en 1619. El contraste entre el proceso constitucional que tuvo lugar en la época de la independencia de Estados Unidos y el que sucedió poco después en México es evidente. En febrero de 1808, el ejército francés de Napoleón Bonaparte invadió España. En mayo tomó la capital, Madrid, y en setiembre, el rey español, Fernando VII, fue capturado y abdicó. Una junta nacional, la Junta Central, ocupó su lugar, tomando el testigo en la lucha contra los franceses. La Junta se reunió por primera vez en Aranjuez, pero se retiró al sur para hacer frente al ejército francés. Finalmente, llegó al puerto de Cádiz, que, a pesar de estar sitiado por fuerzas napoleónicas, resistía. Allí, la Junta formó un parlamento, denominado las Cortes. En 1812, las Cortes elaboraron lo que se llegó a conocer como la Constitución de Cádiz, que exigía la introducción de una monarquía constitucional basada en ideas de soberanía popular, así como el fin de los privilegios especiales y la introducción de la igualdad de las personas ante la ley. Todas estas demandas resultaban abominables para las élites de Sudamérica, que todavía gobernaban en un entorno institucional formado por la encomienda, el trabajo forzoso, el Estado colonial y el poder absoluto que se les otorgaba. El hundimiento del Estado español con la invasión napoleónica creó una crisis constitucional en toda la América Latina colonial. Había mucha controversia sobre si reconocer la autoridad de la Junta Central y, en respuesta, muchos latinoamericanos empezaron a formar sus propias juntas. Era solamente cuestión de tiempo que empezaran a considerar la posibilidad de llegar a ser realmente independientes de España. La primera declaración de independencia tuvo lugar en La Paz (Bolivia), en 1809, aunque fue rápidamente aplastada por las tropas españolas enviadas desde Perú. En México, las
  • 25. actitudes políticas de la élite habían sido perfiladas por la Revuelta de Hidalgo de 1810, dirigida por el sacerdote fray Miguel Hidalgo. Cuando el ejército de Hidalgo saqueó Guanajuato el 23 de setiembre, mataron al intendente, el oficial colonial superior y, después, asesinaron a gente blanca indiscriminadamente. Era más una guerra étnica o de clases que un movimiento de independencia y unía a todas las élites de la oposición. Si la independencia permitía la participación popular en política, las élites locales, no solamente los españoles, estaban en contra de ésta. En consecuencia, las élites mexicanas vieron la Constitución de Cádiz, que abría la puerta a la participación popular, con un gran escepticismo; nunca reconocerían su legitimidad. En 1815, mientras se hundía el Imperio europeo de Napoleón, el rey Fernando VII volvió al poder y la Constitución de Cádiz fue derogada. Cuando la Corona española empezó a intentar reclamar sus colonias americanas, no tuvo problemas con el leal México. Sin embargo, en 1820, el ejército español que se había reunido en Cádiz para zarpar hacia América para ayudar a restaurar la autoridad española se amotinó contra Fernando VII. Pronto se les unieron unidades del ejército de todo el país, y Fernando VII fue obligado a restaurar la Constitución de Cádiz y convocar a las Cortes. Aquellas Cortes eran mucho más radicales que las que habían redactado la Constitución de Cádiz y propusieron abolir todas las formas de coacción al trabajo. También atacaban los privilegios especiales, por ejemplo, el derecho de los militares a ser juzgados por delitos en sus propios tribunales. Finalmente, las élites de México, ante la imposición de este documento en el país, decidieron que era mejor ir por su cuenta y declarar la independencia. Este movimiento independentista fue dirigido por Agustín de Iturbide, que había sido oficial del ejército español. El 24 de febrero de 1821 publicó el Plan de Iguala, su visión de un México independiente, que presentaba una monarquía constitucional con un emperador mexicano y eliminaba las disposiciones de la Constitución de Cádiz que las élites mexicanas consideraban tan amenazadoras para su estatus y privilegios. Recibió un apoyo instantáneo y España rápidamente se dio cuenta de que no podía detener lo inevitable. No obstante, Iturbide no organizó solamente la secesión mexicana. Reconoció el vacío de poder, y rápidamente se aprovechó de su respaldo militar para ser declarado emperador, el puesto que el gran líder de la independencia sudamericana, Simón Bolívar, describió como «emperador por la gracia de Dios y de las bayonetas». Iturbide no estaba limitado por las mismas instituciones políticas que limitaban a los presidentes de Estados Unidos; se convirtió rápidamente en dictador y, en octubre de 1822, había anulado el congreso aprobado constitucionalmente y lo había sustituido con una junta de su elección. Iturbide no duró mucho tiempo, pero este modelo que se desarrollaba siguiendo unas mismas pautas se repetiría una y otra vez en el México del siglo XIX. La Constitución de Estados Unidos no creó una democracia de acuerdo con criterios modernos. Cada estado determinaba quién podía votar en las elecciones. Mientras los estados del norte rápidamente concedieron el voto a todos los hombres blancos independientemente de sus ingresos o sus propiedades, los estados del Sur lo concedieron solamente de forma gradual. Ningún estado concedió el derecho de voto a las mujeres ni a los esclavos y, como se eliminaron las restricciones de propiedad y riqueza para los hombres blancos, se introdujeron sufragios raciales que privaron de voto explícitamente a los hombres negros. Evidentemente, la esclavitud se consideraba constitucional cuando se redactó la Constitución de Estados Unidos en Filadelfia y la negociación más sórdida era la
  • 26. división de los escaños en la Cámara de Representantes entre los estados. Éstos fueron asignados en función de la población de un estado, sin embargo, los representantes en el Congreso de los estados del Sur exigieron que se contara a los esclavos. Los representantes del norte objetaron. El acuerdo fue que, al asignar escaños a la Cámara de Representantes, un esclavo contara como tres quintas partes de una persona libre. Los conflictos entre el norte y el sur de Estados Unidos fueron reprimidos durante el proceso constitucional mientras se elaboraba la regla de las tres quintas partes y otros acuerdos. Con el tiempo, se añadieron nuevos pactos, por ejemplo, el Acuerdo de Misuri, por el que un estado proesclavista y uno antiesclavista siempre se añadían a la unión juntos, para mantener el equilibrio en el Senado entre los que estaban a favor y en contra de la esclavitud. Como se eludieron ciertas cuestiones, lograron mantener las instituciones políticas de Estados Unidos en un funcionamiento pacífico hasta que la guerra civil finalmente resolvió los conflictos a favor del norte. La guerra civil fue sangrienta y destructiva. Sin embargo, antes y después de ésta, hubo muchas oportunidades económicas para gran parte de la población, sobre todo en Estados Unidos del norte y el oeste. En México, la situación era muy distinta. Si Estados Unidos experimentó cinco años de inestabilidad política entre 1860 y 1865, México experimentó una inestabilidad prácticamente constante durante sus primeros cincuenta años de independencia. El mejor ejemplo de esta situación fue la carrera profesional de Antonio López de Santa Ana. Antonio López de Santa Ana, hijo de un oficial colonial de Veracruz, destacó como soldado luchando para los españoles en las guerras de independencia. En 1821, cambió de bando con Iturbide y nunca miró atrás. Se convirtió en presidente de México por primera vez en mayo de 1833, aunque ejerció el poder durante menos de un mes, y prefirió dejar que Valentín Gómez Farías hiciera de presidente. La presidencia de Gómez Farías duró quince días y, después, Santa Ana retomó el poder. Sin embargo, fue tan breve como su primer período y a principios de julio lo sustituyó de nuevo Gómez Farías. Santa Ana y Gómez Farías continuaron este baile hasta mediados de 1835, cuando Santa Ana fue reemplazado por Miguel Barragán. Pero Santa Ana no se rendía fácilmente. Volvió a ser presidente en 1839, 1841, 1844, 1847 y, por último, entre 1853 y 1855. En total, fue presidente once veces, durante las cuales presidió la pérdida de El Álamo y Texas, y la desastrosa guerra méxico-estadounidense, que condujo a la pérdida de lo que se llegaría a conocer como Nuevo México y Arizona. Entre 1824 y 1867, hubo 52 presidentes en México, pocos de los cuales asumieron el poder de acuerdo con algún procedimiento aprobado constitucionalmente. Las consecuencias de esta inestabilidad política sin precedentes para los incentivos y las instituciones económicas deberían ser evidentes. Aquella inestabilidad condujo a derechos de propiedad muy inseguros. Asimismo, produjo un debilitamiento grave del Estado mexicano, que pasó a tener poca autoridad y capacidad para aumentar los impuestos o proporcionar servicios públicos. De hecho, aunque Santa Ana fue presidente de México, grandes zonas del país no estaban bajo su control, lo que permitió la anexión de Texas por parte de Estados Unidos. Además, como acabamos de ver, la motivación para la declaración de independencia de México fue proteger el conjunto de instituciones económicas desarrolladas durante el período colonial, que había hecho de México, en palabras del gran explorador y geógrafo alemán de Latinoamérica, Alexander von Humbolt, «el país de la
  • 27. desigualdad». Aquellas instituciones, que basaban la sociedad en la explotación de los pueblos indígenas y la creación de monopolios, bloquearon los incentivos y las iniciativas de la gran masa de la población. Mientras Estados Unidos empezaba a experimentar la revolución industrial en la primera mitad del siglo XIX, México se hacía cada vez más pobre. Tener una idea, crear una empresa y conseguir un préstamo La revolución industrial empezó en Inglaterra. Su primer éxito fue revolucionar la producción de tejido de algodón utilizando nuevas máquinas accionadas por ruedas de agua y, posteriormente, por motores de vapor. La mecanización de la producción de algodón aumentó extraordinariamente la productividad de los trabajadores, primero en el sector textil y más adelante en otros sectores. El motor de los avances tecnológicos en la economía era la innovación, encabezada por nuevos emprendedores y hombres de negocios dispuestos a aplicar sus nuevas ideas. Este florecimiento inicial pronto se extendió a través del Atlántico Norte a Estados Unidos. La gente vio las grandes oportunidades económicas que aparecían al adoptar las nuevas tecnologías desarrolladas en Inglaterra. Y los inspiró para desarrollar sus propias invenciones. Podemos intentar comprender la naturaleza de estas invenciones observando a quiénes les concedieron patentes. El sistema de patentes, que protege los derechos de propiedad de las ideas, se sistematizó en el Estatuto de los Monopolios legislado por el Parlamento inglés en 1623, en parte como intento de impedir que el rey continuara concediendo arbitrariamente «cartas de patente» a quien quisiera, con lo que concedía derechos exclusivos para llevar a cabo actividades o negocios concretos. Las pruebas que existen sobre las patentes concedidas en Estados Unidos resultan sorprendentes porque las personas a las que se les concedían procedían de todo tipo de orígenes y profesiones, no eran solamente personas ricas y de la élite. Muchos amasaron fortunas gracias a sus patentes, como por ejemplo Thomas Edison, inventor del fonógrafo y la bombilla, y fundador de General Electric, que todavía es una de las empresas más grandes del mundo. Era el menor de siete hermanos. Su padre, Samuel Edison, tuvo muchos trabajos, de cortador de tejas para cubiertas a sastre o tabernero. Thomas cursó pocos estudios formales, pero su madre le hacía seguir lecciones en casa. Entre 1820 y 1845, solamente el 19 por ciento de los titulares de patentes de Estados Unidos tenían padres que fueran profesionales o de grandes familias terratenientes conocidas. Durante el mismo período, el 40 por ciento de los que poseían patentes solamente habían cursado estudios primarios o menos, igual que Edison. Además, a menudo explotaban su patente creando una empresa, también como Edison. Estados Unidos, en el siglo XIX, era un país más democrático en el ámbito político que prácticamente cualquier otro en aquel momento, y también lo era en lo relativo a la innovación. Este hecho fue fundamental para que se convirtiera en el país más innovador del mundo en el terreno económico. Si uno era pobre y tenía una buena idea, podía conseguir una patente, lo que, al fin y al cabo, no era demasiado caro. No obstante, muy distinto era utilizar aquella patente para ganar dinero. Evidentemente, una forma de conseguirlo era vendérsela a alguien. Eso es lo
  • 28. que hizo Edison al principio, para conseguir un poco de capital, cuando vendió su telégrafo cuádruple a Western Union por 10.000 dólares. Sin embargo, vender patentes era buena idea solamente para alguien como Edison, que tenía ideas mucho más rápido de lo que las podía poner en práctica. (Consiguió un récord mundial, 1.093 patentes registradas a su nombre en Estados Unidos y 1.500 en todo el mundo.) La verdadera forma de ganar dinero gracias a una patente era crear un negocio, pero requería capital, y bancos que se lo prestaran a uno. Los inventores de Estados Unidos tenían suerte. Durante el siglo XIX, hubo una rápida expansión de la banca y la intermediación financiera, que fueron decisivas para facilitar la industrialización y el rápido crecimiento que experimentó la economía. Mientras que en 1818 había 338 bancos en funcionamiento en Estados Unidos, con activos totales por valor de 160 millones de dólares, en 1914 ya había 27.864 bancos, con activos totales valorados en 27.300 millones de dólares. Los inventores en potencia tenían fácil acceso al capital para crear sus empresas. Además, la intensa competencia entre bancos e instituciones financieras provocaba que el capital estuviera disponible a tipos de interés bastante bajos. El caso de México era muy distinto. De hecho, en 1910, cuando empezó la revolución mexicana, solamente había 42 bancos en México y dos de ellos controlaban el 60 por ciento de todos los activos bancarios. A diferencia de Estados Unidos, donde la competencia era feroz, prácticamente no había competencia entre los bancos mexicanos. Esta falta de competencia significaba que los bancos podían cobrar a sus clientes tipos de interés muy elevados y, normalmente, limitaban los préstamos a los privilegiados y a los que ya eran ricos, que utilizaban su acceso al crédito para aumentar su control en los distintos sectores de la economía. La forma que adoptó el sector bancario mexicano en los siglos XIX y XX fue el resultado directo de las instituciones políticas posteriores a la independencia del país. Tras el caos de la era de Antonio López de Santa Ana, hubo un intento fallido del gobierno francés del emperador Napoleón II de crear un régimen colonial en México bajo el emperador Maximiliano entre 1864 y 1867. Los franceses fueron expulsados y se redactó una nueva Constitución. Sin embargo, el gobierno formado, primero, por Benito Juárez y, tras su muerte, por Sebastián Lerdo de Tejada, pronto fue cuestionado por un joven militar llamado Porfirio Díaz. Éste había sido un general victorioso en la guerra contra los franceses que desarrolló aspiraciones de poder. Formó un ejército rebelde y, en noviembre de 1876, derrotó al ejército del gobierno en la batalla de Tecoac. En mayo del año siguiente se autoproclamó presidente. Más adelante, gobernó México de una forma más o menos ininterrumpida y cada vez más autoritaria hasta su derrocamiento durante el estallido de la revolución, treinta y cuatro años más tarde. Como Iturbide y Santa Ana antes que él, Díaz inició su carrera como comandante militar. No cabe duda de que aquel itinerario profesional hasta llegar a la política era conocido en Estados Unidos. El primer presidente estadounidense, George Washington, también fue un general de éxito en la guerra de Independencia. Ulysses S. Grant, uno de los generales de la Unión que ganaron la guerra civil, se convirtió en presidente en 1869, y Dwight D. Eisenhower, el comandante supremo de las fuerzas aliadas en Europa durante la segunda guerra mundial, fue presidente de Estados Unidos entre 1953 y 1961. Sin embargo, a diferencia de Iturbide, Santa Ana y Díaz, ninguno de aquellos militares utilizó la fuerza para llegar al poder. Tampoco la emplearon para evitar tener que renunciar al poder. Ellos
  • 29. acataban la Constitución. Y a pesar de que México tuviera constituciones en el siglo XIX, éstas imponían pocos límites a lo que podían hacer Iturbide, Santa Ana y Díaz. Aquellos hombres sólo podían ser apartados del poder de la misma forma en la que lo habían logrado: mediante el uso de la fuerza. Díaz violaba los derechos de propiedad de la población, facilitando la expropiación de enormes extensiones de tierra, y concedía monopolios y favores a sus seguidores en todo tipo de negocios, incluida la banca. Aquel comportamiento no era nuevo, sino que reproducía exactamente lo que habían hecho los conquistadores españoles y también Santa Ana siguiendo su ejemplo. La razón de que Estados Unidos tuviera un sector bancario radicalmente mejor para la prosperidad económica del país no tenía nada que ver con las diferencias en la motivación de aquellos que poseían los bancos. De hecho, el ánimo de lucro que sostenía la naturaleza monopolística del sector bancario en México también estaba presente en Estados Unidos. Sin embargo, se canalizó de formas distintas debido a que las instituciones estadounidenses eran radicalmente distintas. Los banqueros se enfrentaban a instituciones económicas diferentes que los sometían a una competencia mucho mayor. Y aquello se debía, en gran parte, a que los políticos que elaboraron las reglas para los banqueros se enfrentaban a incentivos muy distintos personalmente, forjados por diferentes instituciones políticas. De hecho, a finales del siglo XVIII, poco después de que la Constitución de Estados Unidos entrara en vigor, empezó a aparecer un sistema bancario de aspecto similar al que posteriormente dominaría México. Los políticos intentaron establecer monopolios bancarios estatales que podían dar a sus amigos y socios a cambio de parte de los beneficios del monopolio. Los bancos pronto iniciaron el negocio de prestar dinero a los políticos que los regulaban, igual que en México. No obstante, esta situación no era sostenible en Estados Unidos, porque los políticos que intentaban crear aquellos monopolios bancarios, a diferencia de sus homólogos mexicanos, estaban sujetos a elección y reelección. Crear monopolios bancarios y dar préstamos a los políticos es un buen negocio para los políticos, si nadie se lo impide. Sin embargo, no es especialmente bueno para los ciudadanos. A diferencia de México, en Estados Unidos los ciudadanos podían mantener a raya a los políticos y librarse de aquellos que utilizaran su cargo para enriquecerse o crear monopolios para sus secuaces. En consecuencia, los monopolios bancarios se desmoronaron. La amplia distribución de los derechos políticos en Estados Unidos, especialmente si se compara con México, aseguró un acceso igualitario a la financiación y los créditos, lo que, a su vez, garantizó que quienes tuvieran ideas e invenciones pudieran beneficiarse de ellos. El cambio que depende del camino Entre 1870 y 1890, el mundo estaba cambiando, y América Latina no era una excepción. Las instituciones que Porfirio Díaz estableció no eran idénticas a las de Santa Ana ni al estado colonial español. La economía mundial marchaba muy bien en la segunda mitad del siglo XIX, y las innovaciones en el transporte como el barco de vapor y el ferrocarril condujeron a una enorme expansión del comercio internacional. Aquella ola de globalización significó que países ricos en recursos como México (o, mejor dicho, las élites de esos países) se podían enriquecer exportando materias primas y recursos naturales a
  • 30. Norteamérica o Europa occidental que estaban en proceso de industrialización. Por lo tanto, Díaz y sus secuaces se encontraron en un mundo distinto que cambiaba rápidamente, y se dieron cuenta de que México también tenía que cambiar. Sin embargo, el cambio no significaba arrancar las instituciones coloniales y sustituirlas por unas similares a las de Estados Unidos. Su cambio dependía del camino, solamente conducía a la siguiente etapa de las instituciones que ya habían hecho que gran parte de América Latina fuera pobre y poco igualitaria. La globalización hizo que los grandes espacios abiertos de América, sus «fronteras abiertas», fueran valiosos. A menudo, aquellas fronteras solamente estaban abiertas de forma ficticia, ya que estaban habitadas por pueblos indígenas a los que se los desposeía de forma brutal. De todas formas, la lucha por este nuevo y valioso recurso fue uno de los procesos definitorios de América en la segunda mitad del siglo XIX. La apertura repentina de esta valiosa frontera no condujo a procesos paralelos en Estados Unidos y América Latina, sino a una mayor divergencia, perfilada por las diferencias institucionales existentes, especialmente las relacionadas con quién tenía acceso a la tierra. En Estados Unidos, una larga serie de leyes legislativas, desde la Ordenanza territorial de 1785 hasta la Ley de asentamientos rurales de 1862, dieron un amplio acceso a las tierras fronterizas. A pesar de que los pueblos indígenas habían sido marginados, aquello creó una frontera igualitaria y económicamente dinámica. En cambio, en la mayoría de los países latinoamericanos, las instituciones políticas condujeron a un resultado muy distinto. Las tierras fronterizas fueron asignadas a los que tenían poder político, riqueza y contactos, y aquello hizo que aquellas personas fueran todavía más poderosas. Porfirio Díaz también empezó a desmantelar muchos de los legados institucionales coloniales específicos que impedían el comercio internacional, e imaginaba que podría enriquecerse enormemente, él y sus seguidores. Su modelo continuaba sin ser el tipo de desarrollo económico que veía al norte de Río Grande. Era el modelo de Cortés, Pizarro y Toledo, en el que la élite amasaba fortunas enormes mientras que el resto de la población quedaba excluida. Cuando la élite invertía, la economía crecía un poco, pero aquel crecimiento económico siempre iba a ser decepcionante. También se produjo a costa de quienes no tenían derechos en aquel nuevo orden, como el pueblo yaqui de Sonora, en el hinterland de Nogales. Entre 1900 y 1910, unos treinta mil yaquis fueron deportados, esencialmente esclavizados y enviados a trabajar a las plantaciones de henequén del Yucatán. (Las fibras de esta planta eran una exportación valiosa porque se podían utilizar para hacer cuerda y cordel.) Un buen ejemplo de la persistencia hasta el siglo XX de un modelo institucional específico hostil para el crecimiento en México es el hecho de que, igual que en el siglo XIX, el modelo generó estancamiento económico e inestabilidad política, guerras civiles y golpes de Estado mientras los distintos grupos luchaban por los beneficios que acarreaba el poder. Finalmente, Díaz perdió el poder, que quedó en manos de los revolucionarios en 1910. La revolución mexicana fue seguida por otras en Bolivia en 1952, Cuba en 1959 y Nicaragua en 1979. Mientras tanto, las guerras civiles continuas y encarnizadas se prolongaban en Colombia, El Salvador, Guatemala y Perú. La expropiación o la amenaza de expropiación de activos continuaba a un ritmo acelerado, con las reformas agrarias masivas (o el intento de reformas) en Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Guatemala, Perú y Venezuela. Las revoluciones, las expropiaciones y la inestabilidad política llegaron
  • 31. acompañadas de gobiernos militares y varios tipos de dictadura. A pesar de que también había una deriva gradual hacia mayores derechos políticos, no ha sido hasta la década de los noventa cuando la mayoría de los países latinoamericanos se han convertido en democracias, e incluso así continúan sumidas en la inestabilidad. Esta inestabilidad vino acompañada por el asesinato y la represión en masa. El informe de 1991 de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación de Chile determinó que 2.279 personas habían sido asesinadas por motivos políticos durante la dictadura de Pinochet entre 1973 y 1990. Posiblemente 50.000 fueron encarceladas y torturadas y cientos de miles fueron despedidas de su trabajo. El informe de la Comisión para la Clarificación Histórica de Guatemala de 1999 señalaba un total de 42.275 víctimas identificadas, aunque otros han señalado que hasta 200.000 fueron asesinadas entre 1962 y 1996, 70.000 durante el régimen del general Efraín Ríos Montt, que fue capaz de cometer estos crímenes con tal impunidad que pudo presentarse a presidente en el año 2003; afortunadamente, no ganó. La Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas de Argentina cifra en 9.000 el número de personas asesinadas por los militares en aquel país entre 1976 y 1983, a pesar de que apunta que el número real podría ser superior. (Las organizaciones de derechos humanos calculan que fueron unos 30.000.) Ganar 1.000 o 2.000 millones Las implicaciones persistentes de la organización de la sociedad colonial y de los legados institucionales de estas sociedades perfilan las actuales diferencias entre Estados Unidos y México y, por lo tanto, entre las dos partes de Nogales. El contraste entre cómo Bill Gates y Carlos Slim se convirtieron en los hombres más ricos del mundo (Warren Buffett también es un aspirante) ilustra las fuerzas imperantes. El auge de Gates y Microsoft es muy conocido, pero el estatus de Gates como persona más rica del mundo y fundador de una de las empresas más innovadoras desde el punto de vista tecnológico no impidió que el Departamento de Justicia de Estados Unidos entablara demandas civiles contra Microsoft el 8 de mayo de 1998 y afirmara que esta empresa había abusado del poder del monopolio. Una cuestión crucial era la forma en la que Microsoft había vinculado su navegador web, Internet Explorer, a su sistema operativo Windows. El gobierno había estado vigilando a Bill Gates durante bastante tiempo y, ya en 1991, la Comisión Federal de Comercio había iniciado una investigación para estudiar si esta empresa estaba abusando de su monopolio en sistemas operativos para PC. En noviembre de 2001, Microsoft llegó a un trato con el Departamento de Justicia. Le cortaron las alas, aunque el castigo fuera menor de lo que se pedía. En México, Carlos Slim no ganó dinero mediante la innovación. Al principio, destacó en negocios bursátiles y en comprar y modernizar empresas que no eran rentables. Su golpe maestro fue la adquisición de Telmex, el monopolio de telecomunicaciones mexicano que fue privatizado por el presidente Carlos Salinas en 1990. El gobierno anunció su intención de vender el 51 por ciento de las acciones con derecho a voto (el 20,4 por ciento de las acciones totales) en la empresa en setiembre de 1989 y recibió ofertas en noviembre de 1990. A pesar de que Slim no hizo la oferta más elevada, un consorcio liderado por su Grupo Carso ganó la subasta. Y en lugar de pagar las acciones inmediatamente, Slim
  • 32. consiguió retrasar el pago, y utilizó los dividendos del mismo Telmex para pagar las acciones. Lo que una vez fue un monopolio público se había convertido en el monopolio de Slim, y era enormemente rentable. Las instituciones económicas que hicieron que Carlos Slim fuera quien es son muy distintas de las de Estados Unidos. Para un emprendedor mexicano, los obstáculos de entrada serán cruciales en todas las etapas de su carrera profesional. Estos obstáculos incluyen licencias caras que obtener, burocracia con la que lidiar, políticos y titulares de otros cargos que obstaculizan el camino y la dificultad de conseguir financiación en un sector financiero a menudo confabulado con los titulares de los cargos con los que el emprendedor está tratando de competir. Estos obstáculos pueden ser insuperables, y mantener al emprendedor fuera de las áreas lucrativas, o ser su mejor amigo, y mantener a distancia a la competencia. Evidentemente, la diferencia entre ambos casos radica en a quién conoce uno y en quién puede influir, y, sí, también a quién puede sobornar. Carlos Slim es un hombre ambicioso y con talento, de origen relativamente humilde, procedente de una familia de inmigrantes libaneses, que ha sido un maestro a la hora de obtener contratos exclusivos. Consiguió monopolizar el lucrativo mercado de las telecomunicaciones de México y, posteriormente, amplió su alcance al resto de América Latina. El monopolio Telmex de Slim ha topado con dificultades, pero las ha superado. En 1996, Avantel, un proveedor de telefonía a larga distancia, solicitó ante la Comisión Federal de la Competencia mexicana que comprobara si Telmex tenía una posición dominante en el mercado de las telecomunicaciones. En 1997, la Comisión declaró que Telmex tenía un poder de monopolio sustancial respecto a la telefonía local, las llamadas nacionales a larga distancia y las internacionales a larga distancia, entre otras cosas. Sin embargo, los intentos por parte de las autoridades reguladoras de México de limitar estos monopolios fueron en vano. Una razón es que Slim y Telmex pueden utilizar lo que se conoce como recurso de amparo. Un amparo, de hecho, es una petición para que una ley concreta no sea aplicable en el propio caso. La idea del amparo se remonta a la Constitución mexicana de 1857 y, originalmente, su intención era salvaguardar los derechos y las libertades individuales. No obstante, en manos de Telmex y otros monopolios mexicanos, se ha convertido en una herramienta formidable para consolidar el poder de monopolio. En lugar de proteger los derechos de las personas, el amparo proporciona una laguna legal que impide la igualdad ante la ley. Slim ha ganado este dinero en la economía mexicana en gran parte gracias a sus conexiones políticas. En los momentos en los que se ha aventurado a ir a Estados Unidos, no ha tenido éxito. En 1999, su Grupo Carso adquirió la empresa de distribución de productos informáticos CompUSA. En aquel momento, CompUSA había acordado una franquicia con una empresa llamada COC Services para vender sus productos en México. Slim inmediatamente rompió ese contrato con la intención de establecer su propia cadena de tiendas, evitando la competencia de COC. Sin embargo, COC demandó a CompUSA en un tribunal de Dallas. No hay amparos en Dallas, así que Slim perdió, y le impusieron una multa de 454 millones de dólares. El abogado de COC, Mark Werner, apuntó después que «el mensaje de este veredicto es que, en esta economía global, las empresas deben respetar las reglas de Estados Unidos si quieren venir aquí». Cuando Slim estuvo sometido a las instituciones de Estados Unidos, sus tácticas habituales para ganar dinero no funcionaron.

Related Documents