POR FAVOR LLAMEN AL PASTOR... QUIERO BAUTIZARME
Arecibo. Puerto Rico. Un distinguido caballero que asistía a la iglesia
Ad...
Nunca el señor castiga nuestras rebeldías. Disciplina con amor por
nuestro propio bienestar.
La historia no termina aquí p...
of 2

Por favor llamen al pastor quiero bautizame

Testimonio desde la iglesia Adventista del 7mo Dia de Arecibo
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Spiritual      Travel      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por favor llamen al pastor quiero bautizame

  • 1. POR FAVOR LLAMEN AL PASTOR... QUIERO BAUTIZARME Arecibo. Puerto Rico. Un distinguido caballero que asistía a la iglesia Adventista de Arecibo, recibió todos los estudios de la Biblia pero aún no quería bautizarse. La razón, según él, no estaba todavía preparado para el santo bautismo. El pastor Rubén Padilla seguía insistiendo porque consideraba muy en serio su responsabilidad como pastor y la urgencia de aceptar la salvación ya que nadie sabe la hora de la muerte y morir sin el perdón, rechazando constantemente la gracia y la misericordia de Dios, es el pecado que el cielo no perdona. Cuán importante es pensar en la salvación, como dice la Escritura: “Con temor y con temblor” Debido a los frecuentes llamados que el pastor hacia en su iglesia, él pensaba que esos llamados eran directamente para él y consideró alejarse de la iglesia y hasta llegó a pensar que le estaban imponiendo el ser bautizado. Es entonces, cuando el señor actúa. Como una voz de alarma y a la vez de despertador, permitió que pasara por una experiencia inquietante y desanimadora, con un diagnóstico médico preocupante. Fue hospitalizado y allí en su lecho de dolor pensando en lo que pasaría con esa trágica enfermedad, Hizo allí la más importante de todas sus decisiones.... Llamar a su familia inmediata para decirles: “Llamen al pastor... porque quiero bautizarme.
  • 2. Nunca el señor castiga nuestras rebeldías. Disciplina con amor por nuestro propio bienestar. La historia no termina aquí porque el hermano Fernando Rivera de la iglesia central de Arecibo, después de su bautismo llegó a ser un apasionado por Jesús para su testificación. Como él, digámosle al mundo lo que el Señor ha hecho con nosotros que en los momentos de crisis o enfermedad, nos sana y nos salva. Testifiquemos de su amor redentor. Permitamos que El dirija nuestras vidas y las vidas de aquellos que amamos y que posiblente en la enfermedad, sea el único momento para aceptar el llamado de Dios. Pr. Germán Cortés (Director Asociado Ministerio de la Salud de la Unión Puertorriqueña).

Related Documents