LA NARRATIVA Y EL TEATRO
DEL SIGLO XV
ROMANCERO
ROMANCERO
VIEJO
ROMANCERO
NUEVO
ROMANCERO
ORAL
MODERNO• Romances que se
cantaban a finales de la
Edad Media.
• A...
ORIGEN DE LOS ROMANCES
Descomposición
de cantares de gesta
Descomposición
de cantares de gesta
Invención
de algún poeta
In...
En santa Águeda de Burgos do juran los hijosdalgo
Le toman jura a Alfonso por la muerte de su hermano
Tomábasela el buen C...
En santa Águeda de Burgos
do juran los hijosdalgo
Le toman jura a Alfonso
por la muerte de su hermano
Tomábasela el buen C...
CARACTERÍSTICAS DE LOS ROMANCES
DUCTILIDAD DEL
ROMANCE: LAS
VARIANTES
Favorece la recreación, la transmisión activa y crea...
TEMAS DE LOS ROMANCES
ÉPICO-CASTELLANO El rey don Rodrigo, Fernán González, el Cid…
FRONTERIZOS y
MORISCOS
Narran escaramu...
Fonte frida, Fonte frida
Fonte frida y con amor,
do todas las avecicas
van tomar consolación,
si no es la tortolica,
que e...
Que por mayo era por mayo
cuando hace la calor,
cuando los trigos encañan
y están los campos en flor,
cuando canta la cala...
¡Quién hubiese tal ventura
sobre las aguas del mar
como hubo el conde Arnaldos
la mañana de San Juan!
Con un falcón en la ...
— ¡Afuera, afuera, Rodrigo,
el soberbio castellano!
Acordársete debía
de aquel buen tiempo pasado
que te armaron caballero...
LA PROSA DEL SIGLO XV
• Durante este siglo el desarrollo de la prosa en castellano es muy notable.
• Son numerosos los libros escritos en prosa ...
PROSA SATÍRICA: Corbacho
Alfonso Martínez de Toledo, arcipreste de
Talavera.
Corbacho o Reprobación del amor
mundano (1438...
El Corbacho se divide en cuatro partes :
su finalidad es alabar el amor de Dios y reprobar el
mundano. Intenta desenmascar...
NOVELAS SENTIMENTALES
RASGOS
•Personajes en conflicto con su
entorno.
•Análisis de la intimidad.
•Cierta evolución psicoló...
ARGUMENTO
•Un caballero se enamora de una doncella, ésta
acepta sus ofrecimientos epistolares, pero no
quiere (o no puede)...
La más interesante es la Cárcel
de amor (1492) de Diego de San
Pedro.
En esta novela, el narrador se convierte
en personaj...
LIBROS DE CABALLERÍAS
Libro del caballero Zifar Tirant lo Blanch Amadís de Gaula
Es la primera muestra
peninsular del géne...
• El libro de caballerías más célebre es el Amadís
de Gaula.
• La novela circulaba ya a mediados del siglo XIV.
• Narra la...
CARACTERÍSTICAS
• Los libros de caballerías son libros de aventuras protagonizadas
por caballeros cuya misión es proteger ...
• Se debían de conocer y leer en la
península durante los últimos siglos
medievales.
• Se hicieron traducciones y adaptaci...
TEATRO DEL SIGLO XV
Es posible que fuera dramatizada la anónima Danza general de la
Muerte, de fines del siglo XIV o principios del XV. Formab...
TEATRO RELIGIOSO
• Se conocen diversas manifestaciones dramáticas desde
mediados del siglo XV. Estas obras, llamadas AUTOS...
TEATRO PROFANO
• A fines de siglo, tenemos ya también notables muestras de teatro
profano.
• En su aparición es fundamenta...
Fernando de Rojas
LA CELESTINA
COMEDIA DE CALISTO Y MELIBEACOMEDIA DE CALISTO Y MELIBEA
• La primera edición, posiblemente de
Salamanca, de 1499, está de...
TRAGICOMEDIA DE CALISTO Y
MELIBEA
(1502)
TRAGICOMEDIA DE CALISTO Y
MELIBEA
(1502) CAMBIOS
• Se añaden cinco actos más: la ...
E l silencio escuda y suele encubrir
L a falta de ingenio y torpeza de lenguas;
B lasón, que es contrario, publica sus men...
PROSIGUE
D onde ésta gozar pensaua bolando
O yo de screuir cobrar más honor
D el vno y del otro nasció disfauor:
E lla es ...
COMPARACIÓN
C omo el doliente que píldora amarga
O la recela, o no puede tragar,
M étela dentro de dulce manjar,
E ngáñase...
PROSIGUE DANDO RAZONES PORQUE
SE MOUIÓ A ACABAR ESTA OBRA
Y o vi en Salamanca la obra presente:
M ouíme acabarla por estas...
N o hizo Dédalo cierto a mi ver
A lguna más prima entretalladura,
S i fin diera en esta su propia escriptura
C ota o Mena ...
AMONESTA A LOS QUE AMAN QUE SIRUAN A
DIOS Y DEXEN LAS MALAS COGITACIONES Y
VICIOS DE AMOR.
U os, los que amays, tomad este...
PROSIGUE DANDO RAZONES
PORQUE SE MOUIÓ A ACABAR
ESTA OBRA
Y o vi en Salamanca la obra presente:
M ouíme acabarla por estas...
• Fernando de Rojas nació en La Puebla de Montalbán
(Toledo) hacia 1475 en el seno de una familia de
judíos conversos (su ...
Calisto, joven acomodado, se
enamora apasionadamente de
Melibea en un encuentro fortuito
cuando perseguía a un halcón
que ...
Ante el rechazo de Melibea y,
aconsejado por su criado
Sempronio, acude a Celestina,
maestra en componer amores.
Ésta elab...
Calisto, encantado con las artes de la vieja Celestina, le
regala una cadena de oro. Los criados de Calisto,
Sempronio y P...
A pesar de lo ocurrido, Calisto no
renuncia al encuentro con su
amada, al que acude acompañado
de otros sirvientes. El jov...
Una noche, sin embargo, la fatalidad
alcanza a los amantes. Elicia y
Areúsa, dos jóvenes prostitutas
protegidas de Celesti...
Mientras está con Melibea en el jardín, Calisto oye el alboroto que
forman los hombres enviados por Centurio y decide soco...
2 –GÉNERO Y ESTILO
• La Celestina es una obra dialogada de considerable extensión. Existen dos
opiniones fundamentales sob...
GÉNERO DE LA CELESTINA
Enteramente dialogada
Dividida en actos
Técnicas dramáticas:
Monólogos
apartes
Pensada para
la lect...
COMEDIA
La obra se llamó
Comedia de Calisto y
Melibea
Empieza mal y termina bien
Personajes de baja extracción
social
Leng...
AMOR
MUERTE
Acto XII
Acto I
ENCUENTRO
DE CALISTO Y
MELIBEA
DESCENSO
HACIA LA MUERTE
Acto XXI
ESTRUCTURA
PERSONAJES
Personajes de La CelestinaPersonajes de La Celestina
Personajes de
elevada clase social
Personajes de clases
populares
Cal...
11/11/15
Personajes de elevada clase
social
Personajes de elevada clase
social
Es el galán. Un joven caballero rico, ocioso, posee
...
Personajes de elevada clase
social
Personajes de elevada clase
social
Es una joven, rica y de buena familia
Se comporta de...
Personajes de elevada clase
social
Personajes de elevada clase
social
Padres de Melibea, son personajes de poco relieve,
e...
Personajes de clases popularesPersonajes de clases populares
• Alcahueta, maga y hechicera, con gran
conocimiento de la vi...
SEMPRONIOSEMPRONIO PÁRMENOPÁRMENO ELICIA y AREÚSAELICIA y AREÚSA
Representa al falso
sirviente de la comedia
romana.
Sólo ...
CONTENIDO E INTENCIÓN DEL AUTORCONTENIDO E INTENCIÓN DEL AUTOR
Temas
AMORAMOR
MUERTEMUERTE
AMBICIÓNAMBICIÓN
EGOÍSMOEGOÍSMO...
PRÓLOGO
Todas las cosas ser criadas a manera de contienda o batalla, dice aquel gran sabio
Heráclito […] En verdad así es,...
voluntad. Unos decían que era prolija, otros breve, otros agradable, otros escura; de
manera que cortarla a medida de tant...
CALISTO : En esto veo, Melibea, la grandeza de Dios.
MELIBEA : ¿En qué, Calisto?
CALISTO : En dar poder a natura que de ta...
.
MELIBEA : Pues aún más igual galardón te daré yo si perseveras.
CALISTO : ¡Oh bienaventuradas orejas mías, que indigname...
SEMPRONIO: Destemplado está ese laúd.
CALISTO: ¿Cómo templará el destemplado? ¿Cómo sentirá el armonía aquel que
consigo e...
CALISTO: Mayor es mi fuego, y menor la piedad de quien yo agora digo.
SEMPRONIO: (Aparte.) No me engaño yo, que loco está ...
CALISTO : ¿Por qué?
SEMPRONIO : Porque lo que dices contradice la cristiana religión.
CALISTO : ¿Qué, a mí?
SEMPRONIO : ¿T...
PÁRMENO : Si, entre cien mujeres, va y alguno dice: “¡Puta vieja!”, sin ningún empacho
luego vuelve la cabeza y responde c...
CELESTINA: […] Por tanto, mi hijo, dexa los ímpetus de la juventud y tórnate con la
doctrina de tus mayores a la razón. Re...
CALISTO.- Hermanos mío, cien monedas di a la mi madre. ¿Hice bien?
SEMPRONIO.- ¡Ay sí, ficiste bien! Allende remediar tu v...
PÁRMENO.- ¡Allá irás con el diablo! A estos locos decildes lo que les cumple; no os
podrán ver. ¡Por mi ánima, que si agor...
SEMPRONIO.- ¿Pues cree que podrás alcançar algo de Melibea? […]
CELESTINA.- No hay çirujano que a la primera cura juzgue l...
CELESTINA : A la mi fe, la vejez ni es sino mesón de enfermedades, posada de
pensamientos, amiga de rencillas, congoja con...
CELESTINA.- Bien ternás, señora, noticia en esta cibdad de un caballero
mancebo, gentilhombre de clara sangre, que llaman ...
MELIBEA.- ¡Oh lastimada de mí! ¡Oh mal proveída doncella! Y ¿no me fuera
mejor conceder su petición y demanda ayer a Celes...
SEMPRONIO : Déjate conmigo de razones. A perro viejo, no cuz cuz. Danos las
dos partes por cuenta de cuanto de Calisto has...
CELESTINA : (Llamando.) ¡Elicia, Elicia, levántate de esa cama, dame mi manto
presto, que, por los santos de Dios, para la...
SEMPRONIO : Da voces o gritos, que tú cumplirás lo que prometiste, o cumplirás
hoy tus días.
ELICIA: Mete, por Dios, la es...
CALISTO : Vencido me tiene el dulzor de tu suave canto; no puedo más sufrir tu penado
esperar. ¡Oh mi señora y mi bien tod...
MELIBEA : ¿Qué quieres que cante, amor mío? ¿Cómo cantaré, que tu deseo era
el que regía mi son y hacía sonar mi canto? Pu...
MELIBEA : ¿Señor mío, quieres que mande a Lucrecia a traer alguna colación?
CALISTO : No hay otra colación para mí sino te...
CALISTO : ¡Oh, válgame Santa María! ¡Muerto soy! ¡Confesión!
TRISTÁN : Llégate pronto, Sosia, que el triste de nuestro amo...
PLANTO DE PLEBERIO
PLEBERIO : ¡Oh mi hija y mi bien todo, crueldad sería que yo viva sobre ti! Más
dignos eran mis sesenta...
¿Cómo me soltaste para darme la paga de la huida en mi vejez? Bien pensé que de
tus lazos me había librado cuando a los cu...
Te ponen un arco en la mano con que tires a tiento; más ciegos son tus ministros
que jamás siente ni ven el desabrido gala...
of 81

Narrativayteatrodelxv

Narrativa y teatro en castellano del siglo XV
Published on: Mar 3, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Narrativayteatrodelxv

  • 1. LA NARRATIVA Y EL TEATRO DEL SIGLO XV
  • 2. ROMANCERO ROMANCERO VIEJO ROMANCERO NUEVO ROMANCERO ORAL MODERNO• Romances que se cantaban a finales de la Edad Media. • Algunos se han conservado escritos a partir del siglo XV y XVI. • Se recopilan en cancioneros, colecciones de romances o pliegos sueltos. • Género oral sometido a determinaciones de los textos escritos. • Romances escritos por autores cultos de los siglos XVI y XVII, llevador por su interés por lo popular. • Romances recogidos desde el siglo XIX hasta hoy en la Península, en Canarias, en Hispanoamérica o procedentes de la tradición sefardí.
  • 3. ORIGEN DE LOS ROMANCES Descomposición de cantares de gesta Descomposición de cantares de gesta Invención de algún poeta Invención de algún poeta Los versos largos del cantar de gesta se dividirían por la cesura, de modo que cada hemistiquio diera lugar a un verso. Esto explica que los romances solo rimen en asonante los pares. Esta teoría explica solo los romances de tema épico.
  • 4. En santa Águeda de Burgos do juran los hijosdalgo Le toman jura a Alfonso por la muerte de su hermano Tomábasela el buen Cid, ese buen Cid castellano, Sobre un cerrojo de hierro y una ballesta de palo Y con unos evangelios y un crucifijo en la mano
  • 5. En santa Águeda de Burgos do juran los hijosdalgo Le toman jura a Alfonso por la muerte de su hermano Tomábasela el buen Cid, ese buen Cid castellano, sobre un cerrojo de hierro y una ballesta de palo y con unos evangelios y un crucifijo en la mano
  • 6. CARACTERÍSTICAS DE LOS ROMANCES DUCTILIDAD DEL ROMANCE: LAS VARIANTES Favorece la recreación, la transmisión activa y creadora de textos que da a nuevas creaciones adaptadas a cada receptor. Importancia de la reiteración de los motivos (formales y temáticos) Estilo tradicional. RECURSOS LITERARIOS Abundan las repeticiones, las enumeraciones y las antítesis, ausencia de metáforas complejas TRANSMISIÓN ORAL Fórmulas y epítetos épicos Llamadas al oyente Sencillez sintáctica Diálogos: numerosas preguntas y respuestas. PODER EXPRESIVO Concentración Brevedad y comprensión estilística Sugerencia emocional ORDEN DE LA NARRACIÓN Es frecuente el orden cronológico. Fragmentarismo: Abundan los romances in medias res. También finales abruptos y abiertos. NARRADOR 3ª personal, omnisicente u objetivo. FINALIDAD Ausencia de didactismo y referencias religiosas 11/11/15
  • 7. TEMAS DE LOS ROMANCES ÉPICO-CASTELLANO El rey don Rodrigo, Fernán González, el Cid… FRONTERIZOS y MORISCOS Narran escaramuzas guerreras entre moros y cristianos en tierras de frontera, o bien la caballerosidad y el refinamiento de los moros. ÉPICO-FRANCÉS (CAROLINGIOS) Carlomagno, Roldán, la batalla de Roncesvalles… NOVELESCOS y LÍRICOS Temas mitológicos, históricos o inventados…
  • 8. Fonte frida, Fonte frida Fonte frida y con amor, do todas las avecicas van tomar consolación, si no es la tortolica, que está viuda y con dolor. Por ahí fuera a pasar el traidor del ruiseñor; las palabras que le dice llenas son de traición: «Si tú quisieses, señora, yo sería tu servidor.» «Vete de ahí, enemigo, malo, falso, engañador, que ni poso en ramo verde ni en ramo que tenga flor, que si el agua hallo clara turbia la bebiera yo; que no quiero haber marido porque hijos no haya, no; no quiero placer con ellos ni menos consolación. ¡Déjame triste, enemigo, malo, falso, mal traidor; que no quiero ser tu amiga ni casar contigo, no!»
  • 9. Que por mayo era por mayo cuando hace la calor, cuando los trigos encañan y están los campos en flor, cuando canta la calandria y responde el ruiseñor, cuando los enamorados van a servir al amor, sino yo, triste, cuitado, que vivo en esta prisión, que ni sé cuándo es de día ni cuándo las noches son, sino por una avecilla que me cantaba al albor Matómela un ballestero ; ¡déle Dios mal galardón
  • 10. ¡Quién hubiese tal ventura sobre las aguas del mar como hubo el conde Arnaldos la mañana de San Juan! Con un falcón en la mano la caza iba cazar, vio venir una galera que a tierra quiere llegar. Las velas traía de seda, la exercia de un cendal, marinero que la manda diciendo viene un cantar que la mar facía en calma, los vientos hace amainar, los peces que andan n'el hondo, arriba los hace andar, las aves que andan volando n'el mástil las faz posar. Allí fabló el conde Arnaldos, bien oiréis lo que dirá: -”Por Dios te ruego,marinero, dígasme ora ese cantar.-- Respondióle el marinero, tal respuesta le fue a dar: --Yo no digo esta canción sino a quien conmigo va.
  • 11. — ¡Afuera, afuera, Rodrigo, el soberbio castellano! Acordársete debía de aquel buen tiempo pasado que te armaron caballero en el altar de Santiago, cuando el rey fue tu padrino, tú, Rodrigo, el ahijado mi padre te dio las armas, mi madre te dio el caballo, yo te calcé espuela de oro porque fueses más horado; pensando casar contigo, ¡no lo quiso mi pecado!, casástete con Jimena, hija del conde Lozano; con ella hubiste dineros, conmigo hubieras estados; dejaste hija del rey por tomar la de un vasallo. En oír esto Rodrigo volviose mal angustiado: —¡Afuera, afuera, los míos, los de pie y los de a caballo, pues de aquella torre mocha una vira me han tirado!, no traía el asta hierro, el corazón me ha pasado, ¡ya ningún remedio siento, sino vivir más penado!
  • 12. LA PROSA DEL SIGLO XV
  • 13. • Durante este siglo el desarrollo de la prosa en castellano es muy notable. • Son numerosos los libros escritos en prosa y muy variados los temas de que tratan. • La lengua romance gana en complejidad y se va convirtiendo, pues, en una lengua de cultura válida para la expresión de todo tipo de saber. Prosa didáctica Enrique de Villena: Los doce trabajos de Hércules. Alfonso Martínez de Toledo, arcipreste de Talavera: El Corbacho. ( Prosa satírica) Antonio de Nebrija: Gramática castellana. (Prosa filológica) Enrique de Villena: Los doce trabajos de Hércules. Alfonso Martínez de Toledo, arcipreste de Talavera: El Corbacho. ( Prosa satírica) Antonio de Nebrija: Gramática castellana. (Prosa filológica) Prosa de ficción Novelas sentimentalesNovelas sentimentales Libros de caballeríasLibros de caballerías Cárcel de amor de Diego de San Pedro Libro del caballero Zifar Tirant lo Blanch Amadís de Gaula
  • 14. PROSA SATÍRICA: Corbacho Alfonso Martínez de Toledo, arcipreste de Talavera. Corbacho o Reprobación del amor mundano (1438), un tratado didáctico- moralizador contra el pecado de la lujuria. Se propuso escribir un tratado de moral no al estilo de los sermonarios pedantes y sosos, sino lleno de vida. Su éxito estriba en haber sabido dosificar la enseñanza moral con el cuadro de costumbres.
  • 15. El Corbacho se divide en cuatro partes : su finalidad es alabar el amor de Dios y reprobar el mundano. Intenta desenmascarar el amor cortés y se ridiculiza el amor carnal entre ancianos o entre una persona vieja y una joven. Reprobación del loco amor Condición y costumbres de las ‘viciosas mujeres’ ‘Complexione s de los hombres’ Reprobación de la creencia exagerado en los hados y en la astrología. -Fuentes: deriva de Boccaccio la disputa alegórica entre Pobreza y Fortuna, toma ejemplos y sentencias de San Agustín, el Arcipreste de Hita, el Pseudo-Catón, etc. -Estilo: habla popular con refranes, modismos, elipsis o reproducciones fonéticas propios de diferentes tipos de habla, dando la sensación de diálogos auténticos; el “exemplo”, el lenguaje escolástico y también la forma culta con latinismos o el uso del hipérbaton típico del XV.
  • 16. NOVELAS SENTIMENTALES RASGOS •Personajes en conflicto con su entorno. •Análisis de la intimidad. •Cierta evolución psicológica de los personajes. •Protagonistas angustiados, etc. •El amor es el tema de todas estas obras.
  • 17. ARGUMENTO •Un caballero se enamora de una doncella, ésta acepta sus ofrecimientos epistolares, pero no quiere (o no puede) corresponderle por razones de honor. •Suele aparecer un aliado del caballero, un “autor-testigo” y adversarios del protagonistas encarnados en rivales amorosos. •La historia concluye con el amante encerrado en soledad o quitándose la vida. •El relato se estructura por medio de cartas.
  • 18. La más interesante es la Cárcel de amor (1492) de Diego de San Pedro. En esta novela, el narrador se convierte en personaje e interviene en los amores de Leriano y Laureola, sintiendo los efectos negativos del trágico desenlace. Fue un libro muy popular en su tiempo. Se reeditó sin cesar a lo largo del siglo XVI.
  • 19. LIBROS DE CABALLERÍAS Libro del caballero Zifar Tirant lo Blanch Amadís de Gaula Es la primera muestra peninsular del género. Se escribió hacia 1300. De finales del siglo XV, en lengua catalana, traducido al castellano. El más importante. Circulaban diversas versiones desde el siglo XIV. Se conserva la de Garci Rodríguez de Montalvo, de 1508.
  • 20. • El libro de caballerías más célebre es el Amadís de Gaula. • La novela circulaba ya a mediados del siglo XIV. • Narra las aventuras de Amadís y los obstáculos con los que se enfrenta para casarse con su amada Oriana, la doncella más leal, hermosa y enamorado. • En la novela se alternan lugares reales (España, Irlanda) con otros exóticos o maravillosos. Alternan también los espacios abiertos y los cortesanos o palaciegos. • El Amadís emplea la técnica del entrelazamiento: interrumpe las aventuras y se reanudan más tarde. • El libro de caballerías más célebre es el Amadís de Gaula. • La novela circulaba ya a mediados del siglo XIV. • Narra las aventuras de Amadís y los obstáculos con los que se enfrenta para casarse con su amada Oriana, la doncella más leal, hermosa y enamorado. • En la novela se alternan lugares reales (España, Irlanda) con otros exóticos o maravillosos. Alternan también los espacios abiertos y los cortesanos o palaciegos. • El Amadís emplea la técnica del entrelazamiento: interrumpe las aventuras y se reanudan más tarde.
  • 21. CARACTERÍSTICAS • Los libros de caballerías son libros de aventuras protagonizadas por caballeros cuya misión es proteger a los indefensos. • Reafirman la necesidad del estamento nobiliario en una época en la que la función guerrera de la nobleza, con la aparición del soldado profesional, está puesta en entredicho. • Este hecho explica la adscripción del protagonista desde el principio de la obra a un linaje escogido, genealogía ilustre que quedará justificada por las acciones gloriosas. • Los valores del caballero son los típicos del caballero feudal: valor, honor, lealtad y religiosidad. • Los héroes y su imagen del mundo están muy idealizados y sujetos convenciones formales cortesanas. • Literariamente, los personajes de los libros de caballerías son meros tipos, sin evolución ni desarrollo psicológico. El amor es el tema central de la obra y lo que determina el comportamiento de los personajes divididos en buenos y malos. Los escenarios son imaginarios y, a menudo, fantásticos.
  • 22. • Se debían de conocer y leer en la península durante los últimos siglos medievales. • Se hicieron traducciones y adaptaciones desde muy pronto. • Los temas: • Carlomagno (ciclo carolingio) • El rey Arturo (ciclo bretón o artúrico). • La Antigüedad clásica. • Los nuevos héroes ficticios
  • 23. TEATRO DEL SIGLO XV
  • 24. Es posible que fuera dramatizada la anónima Danza general de la Muerte, de fines del siglo XIV o principios del XV. Formaba parte de un grupo de poemas, las danzas macabras o Danzas de la muerte, abundantes en la literatura europea de finales de la Edad Media, en los que la muerte invita a un siniestro baile a todos los hombres, desde los más humildes a los más poderosos. Se insiste en el poder igualatorio de la muerte.
  • 25. TEATRO RELIGIOSO • Se conocen diversas manifestaciones dramáticas desde mediados del siglo XV. Estas obras, llamadas AUTOS, se representaban en carros en la festividad del Corpus y que son el antecedente de los autos sacramentales del XVII. • Conservamos algunos dramas religiosos, como dos obras de los ciclos de Navidad y de la Pasión de Gómez Manrique, o un Auto de la Pasión atribuido a Alonso del Campo. • Característico del teatro navideño es un personaje que será muy importante en todo el teatro posterior: el pastor bobo. Presentado como descreído a causa de su ignorancia, es el personaje central de la representación, que concluye con su conversión final. Posee un valor alegórico, más allá de su diseño cómico primario.
  • 26. TEATRO PROFANO • A fines de siglo, tenemos ya también notables muestras de teatro profano. • En su aparición es fundamental el refinamiento en los gustos de la nobleza, que comienza a dar acogida en los palacios a las representaciones dramáticas. Juan del Encina comenzará su andadura a finales del XV y será destacado dramaturgos del XVI. Juan del Encina comenzará su andadura a finales del XV y será destacado dramaturgos del XVI.
  • 27. Fernando de Rojas LA CELESTINA
  • 28. COMEDIA DE CALISTO Y MELIBEACOMEDIA DE CALISTO Y MELIBEA • La primera edición, posiblemente de Salamanca, de 1499, está desaparecida. • Las primeras ediciones conservadas son de 1500 y se editaron en Burgos, Toledo y Sevilla. • La obra tiene 16 actos. • Aparecen unos Preliminares: • Carta del autor: donde explica que se encontró el primer acto y continuó la obra hasta el final. • Versos acrósticos que incluyen, oculto, el nombre del autor: Fernando de Rojas. • Argumento de la obra. 1- TEXTO Y AUTOR
  • 29. TRAGICOMEDIA DE CALISTO Y MELIBEA (1502) TRAGICOMEDIA DE CALISTO Y MELIBEA (1502) CAMBIOS • Se añaden cinco actos más: la obra pasa a tener 21 actos. • Aparecen interpolaciones, modificaciones y supresiones con respecto al texto anterior. • La obra pasa de llamarse Comedia a llamarse Tragicomedia para justificar su fin trágico. • Aparece un prólogo del autor donde justifica los cambios. • Esta es la versión que conservamos con el título de La Celestina.
  • 30. E l silencio escuda y suele encubrir L a falta de ingenio y torpeza de lenguas; B lasón, que es contrario, publica sus menguas A quien mucho habla sin mucho sentir. C omo hormiga que dexa de yr, H olgando por tierra, con la prouisión: J actóse con alas de su perdición: LL euáronla en alto, no sabe dónde yr. PROSIGUE E l ayre gozando ageno y extraño, R apina es ya hecha de aues que buelan F uertes más que ella, por ceuo la lleuan: E n las nueuas alas estaua su daño. R azón es que aplique a mi pluma este engaño, N o despreciando a los que me arguyen A ssí, que a mí mismo mis alas destruyen, N ublosas y flacas, nascidas de ogaño. EL BACHILLER FERNAN…
  • 31. PROSIGUE D onde ésta gozar pensaua bolando O yo de screuir cobrar más honor D el vno y del otro nasció disfauor: E lla es comida y a mí están cortando R eproches, reuistas y tachas. Callando O bstara, y los daños de inuidia y murmuros I nsisto remando, y los puertos seguros A trás quedan todos ya quanto más ando. PROSIGUE S i bien quereys ver mi limpio motiuo, A quál me endereça de aquestos estremos, C on quál participa, quién rige sus remos, A pollo, Diana o Cupido altiuo, B uscad bien el fin de aquesto que escriuo, O del principio leed su argumento: L eeldo, vereys que, avnque dulce cuento, A mantes, que os muestra salir de catiuo. EL BACHILLER FERNAN… ..DO DE ROJAS ACABÓ LA… 11/11/15
  • 32. COMPARACIÓN C omo el doliente que píldora amarga O la recela, o no puede tragar, M étela dentro de dulce manjar, E ngáñase el gusto, la salud se alarga: D esta manera mi pluma se embarga, I mponiendo dichos lasciuos, rientes, A trae los oydos de penadas gentes; D e grado escarmientan y arrojan su carga. VUELUE A SU PROPÓSITO E stando cercado de dubdas y antojos, C ompuse tal fin que el principio desata: A cordé dorar con oro de lata L o más fino tibar que vi con mis ojos Y encima de rosas sembrar mill abrojos. S uplico, pues, suplan discretos mi falta. T eman grosseros y en obra tan alta O vean y callen o no den enojos. EL BACHILLER FERNAN… ..DO DE ROJAS ACABÓ LA… COMEDIA DE CALYSTO…
  • 33. PROSIGUE DANDO RAZONES PORQUE SE MOUIÓ A ACABAR ESTA OBRA Y o vi en Salamanca la obra presente: M ouíme acabarla por estas razones: E s la primera, que estó envacaciones, L a otra imitar la persona prudente; Y es la final, ver ya la más gente B uelta y mezclada en vicios de amor. E stos amantes les pornán temor A fiar de alcahueta ni falso siruiente. Y assí que esta obra en el proceder F ue tanto breue, quanto muy sotil, V i que portaua sentencias dos mill E n forro de gracias, labor de plazer. EL BACHILLER FERNAN… ..DO DE ROJAS ACABÓ LA… COMEDIA DE CALYSTO… Y MELYBEA Y FUE…
  • 34. N o hizo Dédalo cierto a mi ver A lguna más prima entretalladura, S i fin diera en esta su propia escriptura C ota o Mena con su gran saber. J amás yo no vide en lengua romana, D espués que me acuerdo, ni nadie la vido, O bra de estilo tan alto y sobido E n tusca, ni griega, ni en castellana. N o trae sentencia, de donde no mana L oable a su auctor y eterna memoria, A l qual Jesucristo resciba en su gloria P or su passión santa, que a todos nos sana. EL BACHILLER FERNAN… ..DO DE ROJAS ACABÓ LA… COMEDIA DE CALYSTO… Y MELYBEA Y FUE… NASCIDO EN LA P…
  • 35. AMONESTA A LOS QUE AMAN QUE SIRUAN A DIOS Y DEXEN LAS MALAS COGITACIONES Y VICIOS DE AMOR. U os, los que amays, tomad este exemplo E ste fino arnés con que os defendays: B olued ya las riendas, porque no os perdays; L oad siempre a Dios visitando su templo. A ndad sobre auiso; no seays de exemplo D e muertos y biuos y propios culpados: E stando en el mundo yazeys sepultados. M uy gran dolor siento quando esto contemplo. FIN O damas, matronas, mancebos, casados, N otad bien la vida que aquéstos hizieron, T ened por espejo su fin qual ouieron: A otro que amores dad vuestros cuydados. L impiad ya los ojos, los ciegos errados, V irtudes sembrando con casto biuir, A todo correr deueys de huyr, N o os lance Cupido sus tiros dorados. …UEBLA DE MONTALVÁN EL BACHILLER FERNAN… ..DO DE ROJAS ACABÓ LA… COMEDIA DE CALYSTO… Y MELYBEA Y FUE… NASCIDO EN LA P…
  • 36. PROSIGUE DANDO RAZONES PORQUE SE MOUIÓ A ACABAR ESTA OBRA Y o vi en Salamanca la obra presente: M ouíme acabarla por estas razones: E s la primera, que estó envacaciones, L a otra imitar la persona prudente; Y es la final, ver ya la más gente B uelta y mezclada en vicios de amor. E stos amantes les pornán temor A fiar de alcahueta ni falso siruiente. Y assí que esta obra en el proceder F ue tanto breue, quanto muy sotil, V i que portaua sentencias dos mill E n forro de gracias, labor de plazer. EL AUTOR
  • 37. • Fernando de Rojas nació en La Puebla de Montalbán (Toledo) hacia 1475 en el seno de una familia de judíos conversos (su padre fue condenado por la Inquisición en 1488 por judaizar). • Estudió Leyes en Salamanca y en esa época debió de escribir La Celestina. • Se estableció en Talavera de la Reina en 1507, donde llegó a ser alcalde de la ciudad. • Se casó con una mujer de familia conversa y vivió durante toda su vida en un ambiente hostil a esa minoría, como prueba el hecho de que cuando su suegro fue procesado en 1525, al ser propuesto Rojas como defensor, fuera él mismo considerado sospechoso. • Murió en 1541.
  • 38. Calisto, joven acomodado, se enamora apasionadamente de Melibea en un encuentro fortuito cuando perseguía a un halcón que había entrado en el huerto de la joven. 11/11/15 2- ARGUMENTO DE LA OBRA
  • 39. Ante el rechazo de Melibea y, aconsejado por su criado Sempronio, acude a Celestina, maestra en componer amores. Ésta elabora un conjuro, una philo captio, y tras dos entrevistas con Melibea, consigue convencerla de que acceda a entrevistarse con Calisto. Philocaptio (captación del amor) hechizo que suscita en su víctima una violenta pasión amorosa hacia una persona determinada sin que ésta se diese cuenta de que algo anormal había ocurrido.
  • 40. Calisto, encantado con las artes de la vieja Celestina, le regala una cadena de oro. Los criados de Calisto, Sempronio y Pármeno, que se habían puesto de acuerdo con Celestina para sacar partido a la pasión amorosa de su amo, quieren que Celestina reparta con ellos el botín, pero la vieja se niega y Pármeno la apuñala. Apresados por la justicia, los criados son degollados.
  • 41. A pesar de lo ocurrido, Calisto no renuncia al encuentro con su amada, al que acude acompañado de otros sirvientes. El joven accede al jardín de Melibea escalando el alto muro con ayuda de una escalera. Se inicia así un mes de encuentros clandestinos y fogosos amores.
  • 42. Una noche, sin embargo, la fatalidad alcanza a los amantes. Elicia y Areúsa, dos jóvenes prostitutas protegidas de Celestina y amantes de Sempronio y Pármeno, planean vengarse de Calisto y Melibea, a quienes consideran culpables de su desgracia. Con tal fin, contratan a un matón, Centurio, para que mate a Calisto.
  • 43. Mientras está con Melibea en el jardín, Calisto oye el alboroto que forman los hombres enviados por Centurio y decide socorrer a sus criados que esperan en la calle. Al saltar el muro, resbala y se rompe la cabeza contra el suelo. Melibea, loca de desesperación, sube a la torre de su casa y se arroja desde ella, no sin antes contarle a su padre, el anciano Pleberio, todo lo que ha sucedido. La obra concluye con el planto de Pleberio.
  • 44. 2 –GÉNERO Y ESTILO • La Celestina es una obra dialogada de considerable extensión. Existen dos opiniones fundamentales sobre el género de la obra:
  • 45. GÉNERO DE LA CELESTINA Enteramente dialogada Dividida en actos Técnicas dramáticas: Monólogos apartes Pensada para la lectura pública COMEDIA HUMANÍSTICA Los personajes y el ambiente son un elemento central El amor es la base esencial de la reflexión: Erotismo y deseo son los motores de la actuación de los personajes.
  • 46. COMEDIA La obra se llamó Comedia de Calisto y Melibea Empieza mal y termina bien Personajes de baja extracción social Lenguaje popular TRAGEDIA Empieza bien y termina mal Personajes: héroes Lenguaje elevado TRAGICOMEDIA Empieza bien y termina mal Personajes de diferente extracción social Lenguaje popular Lenguaje elevado
  • 47. AMOR MUERTE Acto XII Acto I ENCUENTRO DE CALISTO Y MELIBEA DESCENSO HACIA LA MUERTE Acto XXI ESTRUCTURA
  • 48. PERSONAJES
  • 49. Personajes de La CelestinaPersonajes de La Celestina Personajes de elevada clase social Personajes de clases populares Calisto Melibea Pleberio y Alisa Celestina Pármeno Sempronio Tristán y Sosia Areúsa Elicia
  • 50. 11/11/15
  • 51. Personajes de elevada clase social Personajes de elevada clase social Es el galán. Un joven caballero rico, ocioso, posee rentas y criados. Se comporta como un enamorado cegado por la pasión. Para conseguir su objetivo, la conquista de Melibea, carece de escrúpulos y utiliza todas las artimañas imaginables. Representa la parodia del “amor cortés” y de la locura amorosa. Es insensato y egoísta, pero a veces tiene momentos lúcidos. Habla con un lenguaje retórico propio de la literatura cortesana. Es un “mal enamorado”: - No aguarda el periodo de espera antes de hablar con su amada. - No guarda el secreto de su amor. - Busca una alcahueta para que le ayude
  • 52. Personajes de elevada clase social Personajes de elevada clase social Es una joven, rica y de buena familia Se comporta de una manera muy activa en la obra. No oculta su pasión y muere finalmente por ella. Otros consideran que es un personaje de carácter rebelde, honesto y sincero, cuya pureza de sentimientos contrasta con los de su amante. Algunos críticos la ven, igual que a Calisto, como un ejemplo de persona trastornada por la pasión y, por tanto, también paródica.
  • 53. Personajes de elevada clase social Personajes de elevada clase social Padres de Melibea, son personajes de poco relieve, excepto al final de la obra, cuando se comportan como padres que desconocen los verdaderos sentimientos de su hija y se muestran sorprendidos por los acontecimientos del final del drama. ALISAALISA Aporta originalidad a la obra en cuanto hay una casi total ausencia de la madre en nuestro teatro posterior. Es autoritaria, pagada de su posición social e ignorante de todo lo que se refiere a su hija. PLEBERIO Desconoce la verdadera naturaleza y los sentimientos de su hija. Su discurso final dará testimonio de la enseñanza de la obra: dejarse llevar ciegamente por la pasión conduce a la muerte.
  • 54. Personajes de clases popularesPersonajes de clases populares • Alcahueta, maga y hechicera, con gran conocimiento de la vida y del corazón humano. • Pese a su sabiduría, está cegada por la ambición, lo que la conducirá a la muerte. • Es una maestra en el uso de la palabra: domina la retórica. • Ama su oficio y lo ejerce con el orgullo de los buenos profesionales. • El tipo de alcahueta tenía una larga tradición literaria (comedia latina, la Trotaconventos del Libro de Buen Amor) y era un personaje conocido en la literatura popular medieval. • La maestría de Fernando de Rojas consiste en fundir todos esos modelos y superarlos, convirtiendo el estereotipo literario en un personaje dotado de individualidad, intimidad personal e intensa vida propia.
  • 55. SEMPRONIOSEMPRONIO PÁRMENOPÁRMENO ELICIA y AREÚSAELICIA y AREÚSA Representa al falso sirviente de la comedia romana. Sólo está interesado en su propio beneficio. Inicialmente siente aprecio por su amo. Le advierte de la trampa que le van a tender Sempronio y Celestina. La actitud de Calisto y las promesas de Celestina lo convierten en cómplice de Sempronio y Celestina. Son las prostitutas que trabajan para Celestina. Representan el lado realista y crudo del amor. 11/11/15 LOS CRIADOS Y LAS PROSTITUTASLOS CRIADOS Y LAS PROSTITUTAS Representan el dominio de los sentidos, del interés egoísta y de la codicia. Todos ellos son conscientes de su clase y, salvo Tristán y Sosia, odian a sus amos.
  • 56. CONTENIDO E INTENCIÓN DEL AUTORCONTENIDO E INTENCIÓN DEL AUTOR Temas AMORAMOR MUERTEMUERTE AMBICIÓNAMBICIÓN EGOÍSMOEGOÍSMO CODICIACODICIA LUCHA DE CLASES LUCHA DE CLASES Amor entre los protagonistas y entre las personas de baja clase social. Muerte de gran parte de los personajes. Ambición extrema en los criados y en Celestina, pero también en Pleberio, que ha dedicado su vida a almacenar bienes. Todos los personajes muestran su enorme egoísmo, al no preocuparse más que por ellos mismos. Es el vicio que supone la muerte de Celestina. Los criados también codician los bienes de Calisto. Desde la primera a la última página se percibe el mundo como una lucha de todos contra todos. Una “morada de fieras” como dirá Pleberio.
  • 57. PRÓLOGO Todas las cosas ser criadas a manera de contienda o batalla, dice aquel gran sabio Heráclito […] En verdad así es, y así todas las cosas de esto dan testimonio: las estrellas se encuentran en el arrebatado firmamento del cielo; los adversos elementos unos con otros rompen pelea, tremen las tierras, ondean los mares, el aire se sacude, suenan las llamas, los vientos entre si traen perpetua guerra, los tiempos con los tiempos contienden e litigan entre sí, uno a uno y todos contra nosotros. El verano vemos que nos aquexa con calor demasiado; el invierno con frío y aspereza: así que esto nos paresce revolución temporal, esto con que nos sostenemos, esto con que nos criamos y vivimos, si comiença a ensoberbecerse más de lo acostumbrado, no es sino guerra. […] Pues entre los animales ningún género carece de guerra: pesces, fieras, aves, serpientes, de lo cual todo, una especie a otra persigue. El león al lobo, el lobo la cabra, el perro la liebre […] ¿Pues qué diremos entre los hombres a quien todo lo sobredicho es subjeto? ¿Quién explanará sus guerras, sus enemistades, sus envidias, sus aceleramientos y movimientos y descontentamientos? ¿Aquel mudar de trajes, aquel derribar e renovar edificios, y otros muchos afectos diversos y variedades que de esta nuestra flaca humanidad nos prouienen? Y pues es antigua querella y visitada de largos tiempos, no quiero maravillarme si esta presente obra ha sido instrumento de lid o contienda a sus lectores para ponerlos en diferencias, dando cada uno sentencia sobre ella a sabor de su 11/11/15
  • 58. voluntad. Unos decían que era prolija, otros breve, otros agradable, otros escura; de manera que cortarla a medida de tantas y tan diferentes condiciones a solo Dios pertenesce. Mayormente, pues ella, con todas las otras cosas que al mundo son, van debaxo de la bandera de esta notable sentencia: «Que aun la mesma vida de los hombres, si bien lo miramos, desde la primera edad hasta que blanquean las canas, es batalla.» Assí que cuando diez personas se juntaren a oír esta comedia, en quien quepa esta diferencia de condiciones, como suele acaescer, ¿quién negará que haya contienda en cosa que de tantas maneras se entienda? 11/11/15
  • 59. CALISTO : En esto veo, Melibea, la grandeza de Dios. MELIBEA : ¿En qué, Calisto? CALISTO : En dar poder a natura que de tan perfecta hermosura te dotase, y facer a mi inmérito tanta merced que verte alcanzase, y en tan conveniente lugar, que mi secreto dolor manifestarte pudiese. Sin duda, incomparablemente es mayor tal galardón que el servicio, sacrificio, devoción y obras pías que por este lugar alcançar yo tengo a Dios ofrescido. ¿Quién vido en esta vida cuerpo glorificado de ningún hombre como agora el mío? Por cierto, los gloriosos sanctos que se deleitan en la visión divina, no gozan más que yo ahora en el acatamiento tuyo. Mas, ¡oh triste, que en esto deferimos: que ellos puramente se glorifican sin temor de caer de tal bienaventurança, y yo mixto, me alegro con recelo del esquivo tormento que tu ausencia me ha de causar. MELIBEA : ¿Por gran premio tienes este, Calisto? CALISTO : Téngolo por tanto, en verdad, que si Dios me diese en el cielo la silla sobre sus santos, no lo tendría por tanta felicidad ENCUENTRO DE CALISTO Y MELIBEA
  • 60. . MELIBEA : Pues aún más igual galardón te daré yo si perseveras. CALISTO : ¡Oh bienaventuradas orejas mías, que indignamente tan gran palabra habéis oído! MELIBEA : Más desventuradas de que me acabes de oír. Porque la paga será tan fiera cual me parece tu loco atrevimiento. Y el intento de tus palabras ha sido, como de ingenio de tal hombre como tú, haber de salir para se perder en la virtud de tal mujer como yo. ¡Vete, vete de ahí, torpe!! Que no puede mi paciencia tolerar que haya subido en corazón humano, conmigo el ilícito amor comunicar su deleite. CALISTO : Iré como aquel contra quien solamente la adversa fortuna pone su estudio con odio cruel.
  • 61. SEMPRONIO: Destemplado está ese laúd. CALISTO: ¿Cómo templará el destemplado? ¿Cómo sentirá el armonía aquel que consigo está tan discorde; aquel en quien la voluntad a la razón no obedece; quien tiene dentro del pecho aguijones, paz, guerra, tregua, amor, enemistad, injurias, pecados, sospechas, todo a una causa? Pero tañe, y canta la más triste canción que sepas. SEMPRONIO: Mira Nero de Tarpeia a Roma cómo se ardía: gritos dan niños y viejos y él de nada se dolía. CALISTO Y SU CRIADO SEMPRONIO Melibea, indignada por el atrevimiento de Calisto, le hace salir del huerto. Ya en su casa, este se lamenta ante su criado Sempronio de sus penas amorosas y le pide un laúd para cantar sus males.
  • 62. CALISTO: Mayor es mi fuego, y menor la piedad de quien yo agora digo. SEMPRONIO: (Aparte.) No me engaño yo, que loco está este mi amo). CALISTO: ¿Qué estás murmurando, Sempronio? SEMPRONIO: No digo nada. CALISTO : Di lo que dices, no temas. SEMPRONIO : Digo que ¿cómo puede ser mayor el fuego que atormenta un vivo, que el que quemó tal ciudad y tanta multitud de gente? CALISTO : ¿Cómo? Yo te lo diré. Mayor es la llama que dura ochenta años que la que en un día pasa, y mayor la que mata una ánima que la que quema cien mil cuerpos. Como de la apariencia a la existencia, como de lo vivo a lo pintado, como de la sombra a lo real, tanta diferencia hay del fuego aquel que dices al que me quema. Por cierto, si el del purgatorio es tal, más querría que mi espíritu fuese con los de los brutos animales, que por medio de aquél ir a la gloria de los sanctos. SEMPRONIO : (Aparte.) ¡Algo es lo que digo! ¡A más ha de ir este hecho! No basta loco, sino hereje. CALISTO : ¿No te digo que hables alto cuando hablares? ¿Qué dices? SEMPRONIO : Digo que nunca Dios quisiera ta, que es especie de herejía lo que agora dijiste.
  • 63. CALISTO : ¿Por qué? SEMPRONIO : Porque lo que dices contradice la cristiana religión. CALISTO : ¿Qué, a mí? SEMPRONIO : ¿Tú no eres cristiano? CALISTO : ¿Yo? Melibeo soy, y a Melibea adoro, y en Melibea creo, y a Melibea amo. SEMPRONIO : Tú te lo dirás. Como Melibea es grande, no cabe en el corazón de mi amo, que por la boca le sale a borbollones. No es más menester, bien sé de qué pie cojeas. Yo te sanaré […] CALISTO: ¿Qué me reprobas? SEMPRONIO: Que sometes la dignidad del hombre a la imperfección de la flaca mujer. CALISTO: ¡Mujer! ¡Oh, grosero! ¡Dios, Dios! SEMPRONIO: ¿Y así lo crees, o burlas? CALISTO: ¿Que burlo? Por Dios la creo, por Dios la confieso, y no creo que hay otro soberano en el cielo, aunque entre nosotros mora. SEMPRONIO: ¡Ha! ¡Ha! ¡Ha! ¿Oíste qué blasfemia? ¿Viste qué ceguedad? CALISTO: ¿De qué te ríes? SEMPRONIO: Ríome, que no pensaba que había peor invención de pecado que en Sodoma. CALISTO: ¿Cómo? SEMPRONIO: Porque aquellos procuraron abominable uso con los ángeles conoscidos, y tú con el que confiesas ser Dios.
  • 64. PÁRMENO : Si, entre cien mujeres, va y alguno dice: “¡Puta vieja!”, sin ningún empacho luego vuelve la cabeza y responde con alegre cara. En los convites, en las fiestas, en las bodas, en las cofradías, en los mortuorios, en todos los ayuntamientos de gente, con ella pasan tiempo. Si pasa por los perros, a aquello suena su ladrido; si está cerca de las aves, otra cosa no cantan; si cerca los ganados, balando la pregonan; si cerca la bestias, rebuznando dicen: “¡Puta vieja!”; las ranas de los charcos otra cosa no suelen mentar. Si va entre los herreros, aquello dicen sus martillos. carpinteros y armeros, herradores, caldereros, arcadores, todo oficio de instrumentos forma en el aire su nombre. Cántanla los carpinteros, péinanla los peinadores; téjenla los tejedores; labradores en las huertas, en las aradas, en las segadas, con ella pasan el afán cotidiano. Al perder en los tableros, luego suenan sus loores. Todas cosas que son hacen, a doquier que ella está, el tal nombre representan. ¡Oh, qué comedor de huevos asados era su marido! Qué quieres más, sino que, si una piedra topa con otra, luego suena: “¡Puta vieja!” LA VIEJA CELESTINA Sempronio propone a Calisto que contrate a la vieja Celestina como intermediaria o “tercera” ante Melibea. Pármeno, también criado de Calisto, intenta advertir a su señor del peligro que corre al ponerse en manos de Celestina:
  • 65. CELESTINA: […] Por tanto, mi hijo, dexa los ímpetus de la juventud y tórnate con la doctrina de tus mayores a la razón. Reposa en alguna parte. ¿Y dónde mejor que en mi voluntad, en mi ánimo, en mi consejo, a quien tus padres te remetieron? Y yo, así como verdadero madre tuya, te digo […] que por el presente sufras y sirvas a este tu amo que procuraste, hasta en ello haber otro consejo mío. Pero no con necia lealtad, proponiendo firmeza sobre lo movible, como son estos señores de este tiempo. Y tú, gana amigos, que es cosa durable. Ten con ellos constancia. No vivas en flores. Dexa los vanos prometimientos de los señores, los cuales desechan la substancia de sus sirvientes con huevos y vanos prometimientos. Como la sanguijuela sacan la sangre, desagradecen, injurian, olvidan servicios, niegan galardón. ¡Guay de quien en palacio envejece! […] Estos señores de este tiempo más aman a sí que a los suyos, y no yerran. Los suyos igualmente lo deben hazer. Perdidas son las mercedes, las magnificiencias, los actos nobles. Cada uno de estos cativos y mezquinamente procuran su interese con los suyos. Pues aquellos no deben menos hacer, como sean en facultades menores, sino vivir a su ley. LA VIEJA CELESTINA Celestina habla con Pármeno para intentar romper la fidelidad del joven criado hacia su amo:
  • 66. CALISTO.- Hermanos mío, cien monedas di a la mi madre. ¿Hice bien? SEMPRONIO.- ¡Ay sí, ficiste bien! Allende remediar tu vida, ganaste muy gran honra. ¿Y para qué es la fortuna favorable y próspera sino para servir a la honra, que es el mayor de los mundanos bienes? […] Y dicen algunos que la nobleza es una alabanza que proviene de los merecimientos y antigüedad de los padres; yo digo, que la ajena luz nunca te hará claro si la propia no tienes. Y por tanto, no te estimes en la claridad de tu padre, que tan magnífico fue, sino en la tuya. Y así se gana la honra, que es el mayor bien de los que son fuera del hombre. De lo cual, no el malo, mas el bueno, como tú, es digno que tenga perfecta virtud. LA VIEJA CELESTINA Celestina se ha marchado de casa de Calisto con instrucciones de interceder ante Melibea. Calisto consulta con sus criados si está actuando de manera adecuada:
  • 67. PÁRMENO.- ¡Allá irás con el diablo! A estos locos decildes lo que les cumple; no os podrán ver. ¡Por mi ánima, que si agora le diesen una lançada en el calcañar, que saliesen más sesos que de la cabeça! Pues anda, que a mi cargo, ¡que Celestina y Sempronio te espulguen! ¡Oh desdichado de mí! Por ser leal padezco mal; otros se ganan por malos; yo me pierdo por bueno. El mundo es tal. Quiero irme al hilo de la gente, pues a los traidores llaman discretos, a los fieles nescios. Si yo creyera a Celestina con sus seis docenas de años a cuestas, no me maltratara Calisto. Mas esto me porná escarmiento de aquí adelante con él. Que si dixere comamos, yo también; si quisiera derrocar la casa, aprobarlo; si quemar su hacienda, ir por fuego. Destruya, rompa, quiebre, dañe, dé a alcahuetas lo suyo, que mi parte me cabrá, pues dicen: a río vuelto, ganancia de pescadores. ¡Nunca más el perro al molino! PÁRMENO Pármeno, a pesar de su lealtad, es fuertemente reprendido por Calisto. Escarmentado, decide seguir los consejos de Celestina:
  • 68. SEMPRONIO.- ¿Pues cree que podrás alcançar algo de Melibea? […] CELESTINA.- No hay çirujano que a la primera cura juzgue la herida. Lo que yo al presente veo te diré. Melibea es hermosa, Calisto loco y franco; ni a él penará gastar ni a mí andar. ¡Bulla moneda y dure el pleito lo que durare! Todo lo que puede el dinero: las peñas quebranta, los ríos pasa en seco; no hay lugar tan alto que un asno cargado de oro no le suba. Su desatino y ardor basta para perder a sí y ganar a nosotros. Esto he sentido, esto he calado, esto sé de él y de ella; esto es lo que nos ha de aprovechar. A casa voy de Pleberio, quédate con Dios. Que aunque esté brava Melibea, no es esta, si a Dios ha placido, la primera a quien a quien yo he hecho perder el cacarear. Coxquillocicas son todas; mas después que una vez consienten la silla en el envés del lomo nunca querrían folgar. Por ellas queda el campo: muertas sí, cansadas no. Si de noche caminan, nunca querrían que amaneciese; maldicen los gallos porque anuncian el día y el relox porque da tan apriesa. […] Camino es, hijo, que nunca me harté de andar; nunca me vi cansada, y aun así, vieja como soy, sabe Dios mi buen deseo. ¡Cuánto más estas, que hierven sin fuego! Catívanse del primer abraço, ruegan a quien rogó, penan por el penado, hácense siervas de quien eran señoras, dexan el mando y son mandadas, rompen paredes, abren ventanas, fingen enfermedades, a los chirriadores quicios de las puertas hacen con aceites usar su oficio sin ruido. No te sabré decir lo mucho que obra en ellas aquel dulçor que les queda de los primeros besos de quien aman. CELESTINA ANALIZA LA CUESTIÓN En casa de Celestina, esta y Sempronio hablan antes de que la alcahueta se dirija por primera vez a casa de Melibea:
  • 69. CELESTINA : A la mi fe, la vejez ni es sino mesón de enfermedades, posada de pensamientos, amiga de rencillas, congoja continua, llaga incurable, mancilla de lo pasado, pena de lo presente, cuidado triste de los porvenir, vecina de la muerte, choza sin rama que se llueve por cada parte,, cayado de mimbre que con poca carga se doblega. MELIBEA : ¿Por qué dices, madre, tanto mal de lo que todo el mundo, con tanta eficacia, gozar y ver desea? CELESTINA : Desean harto mal para sí, desean harto trabajo. Desean llegar allá, porque llegando viven y el vivir es dulce, y viviendo envejecen. Así, que el niño desea ser mozo, y el mozo viejo, y el viejo más, aunque con dolor. Todo por vivir, porque, como dicen, “viva la gallina con su pepita”. Pero ¿quién te podría contar, señora, sus daños, sus inconvenientes, sus fatigas, sus cuidados, sus enfermedades, su frío, su calor, su descontentamiento, su rencilla, su pesadumbre; aquel arrugar de la cara, aquel mudar de cabellos su primera y fresca color, aquel poco oír, aquel debilitado ver, puestos los ojos a la sombra, aquel hundimiento de boca , aquel caer de dientes, aquel carecer de fuerza, aquel flaco andar, aquel espacioso comer? Pues ¡ay, ay, señora!, si lo dicho viene acompañado de pobreza, allí verás callar todos los otros trabajos cuando sobra la gana y falta la provisión, que jamás sentí peor ahíto que de hambre. CELESTINA HABLA CON MELIBEA
  • 70. CELESTINA.- Bien ternás, señora, noticia en esta cibdad de un caballero mancebo, gentilhombre de clara sangre, que llaman Calisto. MELIBEA.- ¡Ya, ya, ya! Buena vieja, no me digas más, no pases adelante. ¿Éste es el doliente por quien has fecho tantas premisas en tu demanda, por quien has venido a buscar la muerte para ti, por quien has dado tantos dañosos pasos, desvergonçada barbuda? ¿Qué siente ese perdido, que con tanta pasión vienes? De locura será su mal. ¿Qué te parece? Si me fallaras sin sospecha de ese loco, ¡con qué palabras me entrabas! No se dice en vano que el más empecible miembro del mal hombre o mujer es la lengua. ¡Quemada seas, alcahueta falsa, hechicera, enemiga de honestidad, causadora de secretos yerros! ¡Jesú, Jesú! ¡Quítamela, Lucrecia, de delante, que me fino, que no me ha dexado gota de sangre en el cuerpo! Bien se lo merece esto y más quien a estas tales da oídos. Por cierto, si no mirase a mi honestidad y por no publicar su osadía de ese atrevido, yo te ficiera, malvada, que tu razón y vida acabaran en un tiempo. CELESTINA HABLA CON MELIBEA
  • 71. MELIBEA.- ¡Oh lastimada de mí! ¡Oh mal proveída doncella! Y ¿no me fuera mejor conceder su petición y demanda ayer a Celestina, cuando de parte de aquel señor, cuya vista me cativó, me fue rogado, y contentarle a él y sanar a mí? […] ¡Oh mi fiel criada Lucrecia! ¿Qué dirás de lo que a ti jamás he querido descobrir? ¡Cómo te espantarás del rompimiento de mi honestidad y vergüença, que siempre como encerrada doncella acostumbré tener! […] No se desdore aquella hoja de castidad que tengo asentada sobre este amoroso deseo, publicando ser otro mi dolor que no el que me atormenta. Pero ¿cómo lo podré hacer, lastimándome tan cruelmente el ponçoñoso bocado que la vista de su presencia de aquel caballero me dio? ¡Oh género femíneo, encogido y frágile! ¿Por qué no fue también a las hembras concedido poder descobrir su congoxoso y ardiente amor, como a los varones? Que ni Calisto viviera quexoso ni yo penada. MELIBEA CAMBIA DE IDEA Tras la visita de Celestina, Melibea se muestra arrepentida de haber rechazado la proposición de Calisto y espera ansiosamente la vuelta de la alcahueta.
  • 72. SEMPRONIO : Déjate conmigo de razones. A perro viejo, no cuz cuz. Danos las dos partes por cuenta de cuanto de Calisto has recibido, no quieras que se descubra quién tú eres. ¡A los otros, a los otros esos halagos, vieja! CELESTINA : ¿Quién soy yo, Sempronio? ¿Me quitaste tú de la putería? Calla tu lengua, no amengües mis canas, que soy una vieja cual Dios me hizo, no peor que todas. Vivo de mi oficio, como cada cual oficial del suyo, muy limpiamente. A quien no me quiere, no lo busco. De mi casa me vienen a sacar, en mi casa ruegan. Si bien o mal vivo, Dios es el testigo de mi corazón. Y no pienses con tu ira maltratarme, que justicia hay para todos, y a todos es igual; tan bien yo seré oída, aunque mujer, como vosotros muy peinados. Déjame en mi casa con mi fortuna. Y tú, Pármeno, no pienses que soy tu cautivo, por saber mis secretos y mi vida pasada y los casos que nos acaecieron a mí y a la desdichada de tu madre. Y auna sí me trataba ella, cuando Dios quería PÁRMENO : ¡No me hinches las narices con esas memorias! ¡Si no te enviaré con nuevas a ella, donde mejor te puedas quejar! MUERTE DE CELESTINA Los hechos se han desarrollado con gran rapidez. Sempronio y Pármeno reclaman a Celestina su parte de los regalos que Calisto le ha dado en pago de sus servicio. La vieja se niega a darles nada:
  • 73. CELESTINA : (Llamando.) ¡Elicia, Elicia, levántate de esa cama, dame mi manto presto, que, por los santos de Dios, para la justicia me vaya bramando como una loca! ¿Qué es esto? ¿Qué quieren decir tales amenazas en mi casa? ¿Con una vieja mansa tenéis vosotros manos y braveza? ¿Con una gallina atada? ¿Con una vieja de sesenta años? ¡Allá, allá, con los hombres como vosotros! Contra los que ciñen espada mostrad vuestras iras, no contra m flaca rueca. Señal es de gran cobardía acometer a los menores y a los que poco pueden. Las sucias moscas nunca pican sino a los bueyes magros y flacos, los gozques labradores a los pobres peregrinos aquejan con mayor ímpetu (...) Como nos veis mujeres, habláis y pedís demasías, lo cual, si hombre sintieseis en la posada, no haríais; que, como dicen, el duro adversario entibia las iras y sañas. SEMPRONIO : ¡Oh vieja avarienta, garganta muerta de sed por dinero! ¿No serás contenta con la tercia parte de lo ganado? CELESTINA : ¡Qué tercia parte! Vete con Dios de mi casa tú y ese otro que no dé voces, no allegue la vecindad. No me hagáis salir de seso; no queráis que salgan a plaza las cosas de Calisto y vuestras. MUERTE DE CELESTINA
  • 74. SEMPRONIO : Da voces o gritos, que tú cumplirás lo que prometiste, o cumplirás hoy tus días. ELICIA: Mete, por Dios, la espada. Deténle, Pármeno, deténle; no la mate ese desvariado. CELESTINA : ¡Justicia, justicia, señores vecinos! ¡Justicia, que me matan en mi casa estos rufianes! SEMPRONIO :¿Rufianes o qué? Espera, doña hechicera, que yo te haré ir al infierno con cartas. CELESTINA : ¡Ay, que me ha muerto ! ¡Ay, ay! ¡Confesión, confesión! PÁRMENO : Dale, dale, acábala, pues comenzaste, que nos sentirán. ¡Muera, muera! De los enemigos, los menos. CELESTINA : ¡Confesión! MUERTE DE CELESTINA
  • 75. CALISTO : Vencido me tiene el dulzor de tu suave canto; no puedo más sufrir tu penado esperar. ¡Oh mi señora y mi bien todo! ¿Cuál mujer podía haber nacida, que superase tu gran merecimiento? ¡Oh salteada melodía! ¡Oh gozoso rato! ¡Oh corazón mío! ¿Y cómo no pudiste más tiempo sufrir sin interrumpir tu gozo y cumplir el deseo de entrambos? MELIBEA : ¡Oh sabrosa traición, oh dulce sobresalto! ¿Es mi señor de mi alma? ¿Es él? No lo puedo creer. ¿Dónde estabas luciente sol? ¿Dónde me tenías tu claridad escondida? ¿Hacía rato que me escuchabas? ¿Por qué me dejabas echar palabras sin seso al aire, con mi ronca voz de cisne? Todo se goza en este huerto con tu venida. Mira la luna cuán clara se nos muestra, mira las nubes cómo huyen. Oye la corriente de agua de esta fuentecica, cuánto más suave murmullo lleva por entre las frescas hierbas. Escucha los altos cipreses, cómo se dan paz unos ramos con otros por intercesión de un templadico viento que los menea. Mira sus quietas sombras, cuán oscuras están y aparejadas para encubrir nuestro deleite. Lucrecia, ¿qué sientes, amiga? ¿Tórnaste loca de placer? Déjamelo, no me lo despedaces, no le trabajes los miembros con tus pesados abrazos. Déjame gozar lo que es mío, no me ocupes mi placer. CALISTO : Pues, señora y gloria mía, si mi vida quieres, no cese tu suave canto. No sea de peor condición mi presencia, con que te alegras, que mi ausencia, que te fatiga. ENCUENTRO DE CALISTO Y MELIBEA
  • 76. MELIBEA : ¿Qué quieres que cante, amor mío? ¿Cómo cantaré, que tu deseo era el que regía mi son y hacía sonar mi canto? Pues conseguida tu venida, desaparecióse el deseo, destemplóse el tono de mi voz. Y pues tú, señor, eres el dechado de cortesía y buena crianza, ¿cómo mandas a mi lengua hablar y no a tus manos que estén quedas? ¿Por qué no olvidas estas mañas? Mándalas estar sosegadas y dejar su enojoso uso y conversación insoportable. Cata, ángel mío, que así como me es agradable tu vista sosegada, me es enojoso tu riguroso trato: tus honestas burlas me dan placer, tus deshonestas manos me fatigan cuando pasan de la razón. Deja estar mis ropas en su lugar y, si quieres ver si el hábito de encima es de seda o de paño, ¿para qué me tocas en la camisa? Pues cierto es de lienzo. Holguemos y burlemos de otros mil modos que yo te mostraré; no me destroces ni maltrates como sueles. ¿Qué provecho te trae dañar mis vestiduras? CALISTO : Señora, el que quiere comer el ave, quita primero las plumas. LUCRECIA. (Mala landre me mate si más los escucho. ¿Vida es esta? ¡Que me esté yo deshaciendo de dentera y ella esquivándose porque la rueguen! Ya, ya apaciguado es el ruido; no hobieron menester despartidores. Pero también me lo haría yo si estos necios de sus criados no fablase entre día, pero esperan que los tengo de ir a buscar.)
  • 77. MELIBEA : ¿Señor mío, quieres que mande a Lucrecia a traer alguna colación? CALISTO : No hay otra colación para mí sino tener tu cuerpo y belleza en mi poder. Comer y beber, donde quiera se da por dinero, en cada tiempo se puede haber y cualquiera lo puede alcanzar; pero no lo vendible, lo que en toda la tierra no hay igual que en este huerto, ¿cómo mandas que se me pase ningún momento que no goce? LUCRECIA : (Ya me duele a mí la cabeza de escuchar y no a ellos de hablar ni los brazos de retozar ni las bocas de besar. ¡Andar! Ya callan; a tres me parece que va la vencida.) CALISTO : Jamás querría, señora, que amaneciese, según la gloria y descanso que mi sentido recibe de la noble conversación de tus delicados miembros. MELIBEA : Señor, yo soy la que gozo, yo la que gano; tú, señor, el que me haces con tu visitación incomparable merced.
  • 78. CALISTO : ¡Oh, válgame Santa María! ¡Muerto soy! ¡Confesión! TRISTÁN : Llégate pronto, Sosia, que el triste de nuestro amo es caído de una escala, y no habla ni se bulle. SOSIA : ¡Señor, señor! Tan muerto es como mi abuelo. ¡Oh gran desventura! LUCRECIA : (A Melibea) ¡Escucha, escucha! ¡Gran mal es este! MELIBEA : ¿Qué es esto? ¿Qué oigo? ¡Amarga de mí! TRISTÁN : ¡Oh, mi señor y mi bien muerto! ¡Oh, mi señor despeñado! ¡Oh triste muerte sin confesión! Coge esos sesos de esos cantos y júntalos con la cabeza del desdichado amo nuestro. ¡Oh día aciago! ¡Oh arrebatado fin! MELIBEA : ¡Oh desconsolada de mí! ¿Qué es esto? ¿Qué puede ser tan áspero acontecimiento como oigo? Ayúdame a subir, Lucrecia, por estas paredes veré mi dolor. Si no, hundiré con alaridos la casa de mi padre. ¡Mi bien todo es ido en humo! ¡Consumióse mi alegría! MUERTE DE CALISTO
  • 79. PLANTO DE PLEBERIO PLEBERIO : ¡Oh mi hija y mi bien todo, crueldad sería que yo viva sobre ti! Más dignos eran mis sesenta años de la sepultura que tus veinte. Turbóse la orden del morir con la tristeza que te aquejaba. ¡Oh mis canas, salidas para haber pesar, mejor de vosotras gozara la tierra que de aquellos rubios cabellos que presentes veo! […] ¡Oh duro corazón de padre! ¿Cómo no te quiebras de dolor, que ya quedas sin tu amada heredera? ¿Para quién edifiqué torres? ¿Para quién adquirí honras? ¿Para quién planté árboles? ¿Para quién fabriqué navíos? ¡Oh tierra dura! ¿Cómo me sostienes? ¿Adónde hallará abrigo mi desconsolada vejez? ¡Oh, Fortuna variable, ministra y mayordoma de los temporales bienes! ¿Por qué no ejecutaste tu cruel ira, tus mudables ondas, en aquello que a ti es sujeto? ¿Por qué no destruiste mi patrimonio? ¿Por qué no quemaste mi morada? ¿Por qué no asolaste mis grandes heredamientos? [...] ¡Oh amor, amor, que no pensé que tenías fuerza ni poder de matar a tus sujetos! Herida fue de ti mi juventud, por medio de tus brasas pasé.
  • 80. ¿Cómo me soltaste para darme la paga de la huida en mi vejez? Bien pensé que de tus lazos me había librado cuando a los cuarenta años toqué, cuando fui contento con mi conyugal compañera, cuando me vi con el fruto que me cortaste el día de hoy. No pensé que tomaras en los hijos la venganza de los padres, ni sé si hieres con hierro ni si quemas con fuego. Sana dejaste la ropa; lastimas el corazón. Haces que feo amen y hermoso les parezca. ¿Quién te dio tanto poder? ¿Quién te puso nombre que no te conviene? Si amor fueses, amarías a tus sirvientes. Si los amases, no les darías pena. Si alegres viviesen, no se matarían, como ahora mi amada hija. ¿En qué pararon tus sirvientes y ministros? La falsa alcahueta Celestina murió a manos de los más fieles compañeros que ella, para su servicio emponzoñado, jamás halló. Ellos murieron degollados, Calisto despeñado, mi triste hija quiso tomar la misma suerte por seguirle. Esto todo causas. Dulce nombre te dieron; amargos hechos haces. No das iguales galardones; inicua es la ley que a todos igual no es. Alegra tu sonido, entristece tu trato. Bienaventurados los que no conociste o de los que no te curaste. Cata que Dios mata los que crió, tú matas los que te siguen. Enemigo de toda razón, a los que menos te sirven das mayores dones, hasta tenerlos metidos en tu congojosa danza. Enemigo de amigos, amigo de enemigos, ¿por qué te riges sin orden ni concierto? Ciego te pintan, pobre y mozo.
  • 81. Te ponen un arco en la mano con que tires a tiento; más ciegos son tus ministros que jamás siente ni ven el desabrido galardón que se saca de tu servicio. Tu fuego es ardiente rayo que jamás hace señal donde llega. La leña que gasta tu llama son almas y vidas de humanas criaturas, las cuales son tantas que de quién comenzar pueda apenas se me ocurre, no sólo de cristianos, mas de gentiles y judíos, y todos en pago de buenos servicios. […] Del mundo me quejo, porque en sí me crió; porque no me dando vida no naciera Melibea; no nacida, no amara; no amando, cesara mi queja. ¡Oh mi compañera buena, y mi hija despedazada! ¿Por qué no impediste su muerte? ¿Por qué no hubiste lástima de tu querida y amada madre? ¿Por qué te mostraste tan cruel con tu viejo padre? ¿Por qué me dejaste, cuando yo te había de dejar? ¿Por qué me dejaste penado? ¿Por qué me dejaste triste y solo in hoc lacrymarum valle?