ORACIÓN POR LA MAÑANA
Al despertar y levantarse.
Por la señal de la santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dio...
que nos la envía. ¡Bendito el Niño Jesús, bendita Santa María! Con Dios me acuesto,
con Dios me levanto, con la Virgen Mar...
iluminadme, guardadme, regidme y gobernarme durante esta noche. Amén.
Entrega de sí mismo.
Jesús, José y María, os doy el ...
of 3

Por la mañana y por la noche oracion

Published on: Mar 4, 2016
Published in: Spiritual      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por la mañana y por la noche oracion

  • 1. ORACIÓN POR LA MAÑANA Al despertar y levantarse. Por la señal de la santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. Invocación a Dios Padre Padre, Dios omnipotente, que nos habéis hecho llegar al principio de este día: salvadnos hoy por vuestro poder, para que en este día no caigamos en ningún pecado, sino que todas nuestras palabras, pensamientos y obras vayan dirigidos al cumplimiento de vuestra ley. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén. Ofrecimiento de las obras. Dignaos, Señor, Dios del cielo y de la tierra, dirigir, santificar, conducir y gobernar en este día nuestros corazones y nuestros cuerpos, nuestros sentidos, palabras y acciones según vuestra ley, por el camino de vuestros preceptos, para que aquí y en la eternidad, por vuestro favor, merezcamos ser salvos y libres, ¡oh Salvador del mundo!, que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Amén. ¡Oh Jesús!, para Ti vivo. ¡Oh Jesús!, para Ti muero, ¡oh Jesús!, tuyo soy en la vida y en la muerte. Amén. Consagración al Corazón de Jesús, ¡Oh Jesús mío! Por medio del Corazón Inmaculado de María Santísima, os ofrezco las oraciones, obras y trabajos del presente día, para reparar las ofensas que se os hacen, y por las demás intenciones de vuestro Sagrado Corazón. Os las ofrezco en particular por la intención de... Amén Consagración a la Santísima Virgen María. ¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me entrego del todo a Vos. Y, en prueba de mi filial afecto, os consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro, ¡oh Madre de piedad!, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. (Avemaría, Gloria.) Invocación a San José. ¡Oh Dios, que, con inefable providencia, os habéis dignado escoger a San José para esposo de vuestra santísima Madre!: os suplicamos que hagáis que así como nosotros le veneramos como protector en la tierra, así él sea nuestro intercesor en el cielo, Señor, que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Amén. Al Ángel de Dios Ángel de Dios, custodio mío, ya que la soberana piedad a vos me encomendó, iluminadme, guardadme, regidme y gobernarme durante este día. Amén. Al Ángel de la Guarda. Ángel de mi guarda, dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. Las horas que pasan, las horas del día, si tú estás conmigo serán de alegría. No me dejes solo, sé en todo mi guía; sin Ti soy chiquito y me perdería. Ven siempre a mi lado, tu mano en la mía. ¡Ángel de la guarda, dulce compañía! Bendita la luz del día y el Señor 1
  • 2. que nos la envía. ¡Bendito el Niño Jesús, bendita Santa María! Con Dios me acuesto, con Dios me levanto, con la Virgen María y el Espíritu Santo. Cuatro esquinitas tiene mi cama, cuatro angelitos guardan mi alma. Todos le llevan al niño, yo también le llevaré, una jarra de manteca y un tazón de dulce miel. Todos le llevan al niño, yo también le llevaré, las cosas que a mí me gustan para que goce Emmanuel. Me ha contado Jesusito: viene para que yo sea un angelito en el cielo y su amigo aquí en la tierra. Yo le he dicho a Jesusito que yo seré aquí en la tierra su amiguito para siempre y que en el cielo le vea. Jesusito de mi vida, eres niño como yo, mira cuanto que te quiero que te doy mi corazón. ¡Tómalo! ¡Tómalo! Tuyo es, y mío no. Actos de fe, esperanza y caridad. Dios mío, creo en Vos, Verdad infalible, que no podéis engañaros ni engañarme. Espero en Vos; y por vuestra fidelidad y misericordia infinitas espero conseguir la vida eterna. Dios mío, os amo sobre todas las cosas, por ser Vos quien sois, bondad infinita. Amén. ORACIÓN POR LA NOCHE Antes de acostarse, hecha la señal de la Cruz. Por la señal de la santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén. Jesucristo Dios mío, os adoro y os agradezco todas gracias que me habéis dispensado en este día. Os ofrezco mi sueño y todos los instantes de esta noche, y os pido me preservéis de todo pecado. A este fin, me pongo dentro de vuestro santísimo costado bajo el manto de María tu Madre. Que vuestros Ángeles me asistan y me guarden en paz, y vuestra santa bendición descienda sobre mí. Amén. Señor mío Jesucristo Señor mío Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, en quien creo, en quien espero y a quien amo sobre todas las cosas: me pesa de todo mi corazón de haberos ofendido, por ser Vos quien sois, bondad infinita; y también me pesa, porque me podéis castigar con las penas eternas del infierno. Propongo, firmemente nunca más pecar, apartarme de todas las ocasiones de ofenderos, confesarme y cumplir la penitencia que me fuere impuesta. Invocación a Dios. Os suplicamos, Señor, visitéis esta habitación y apartéis lejos de ella todas las asechanzas del enemigo; habiten en ella vuestros santos Ángeles, que nos guarden en paz, y vuestra bendición permanezca siempre con nosotros. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén. Consagración a la Virgen. ¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me entrego del todo a Vos. Y, en prueba de mi filial afecto, os consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro, ¡oh Madre de piedad!, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra. (Una vez el Avemaría, Gloria). Al Ángel de la Guarda. Ángel de Dios, custodio mío, ya que la soberana piedad a vos me encomendó, 2
  • 3. iluminadme, guardadme, regidme y gobernarme durante esta noche. Amén. Entrega de sí mismo. Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía. Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía. Jesús, José y María, con vosotros expire en paz el alma mía. Amén. Tomando agua bendita y santiguándose. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu. Amén 3

Related Documents