:
n al Castellano: Secretaría de la Mujer de CGT Andalucía
Marzo de 2015
Texto: Secretaria de Gènere de CGT Catalunya
Ma...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
1
 
Por qué hablar de
LOS ORÍGENES D...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
2
 
¿QUÉ ES LA HERSTORY?
La Herstory...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
3
 
Decíamos que hablar sobre el Día...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
4
 
¿QUÉ PASÓ EN LA FÁBRICA INCENDIA...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
5
 
Pero esto no es del todo cierto,...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
6
 
eléctrica. El sábado 25 de marzo...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
7
 
El juicio a los propietarios, en...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
8
 
están en huelga contra las intol...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
9
 
EL MOVIMIENTO DE MUJERES DEL SOC...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
10
 
Ya desde el siglo XIX, las muje...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
11
 
burgués porque el sufragio no e...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
12
 
NORTEAMÉRICA, EL SUFRAGISMO Y L...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
13
 
Así, las socialistas y un secto...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
14
 
celebraba en varias ciudades y ...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
15
 
¿POR QUÉ EL DÍA OCHO?
Tenemos q...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
16
 
LAS MUJERES DE LA REVOLUCIÓN RU...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
17
 
A ellas les pasó el mismo que a...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
18
 
cargas policiales, se sucediero...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
19
 
El cierto es que los orígenes d...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
20
 
EL VACIADO
Ya establecida la fe...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
21
 
REGRESO AL POR QUÉ
La celebraci...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
22
 
Nuevamente, las huelgas de muje...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
23
 
... LOS DEBATES DE SIEMPRE
¿Qué...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
24
 
mismo contexto que, por ejemplo...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
25
 
Kyralina, Lola Iturbe, Teresa M...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
26
 
de cómo hacían debates entre fe...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
27
 
los ramos. Todas las oradoras e...
 
Por
 qué
 hablar
 de
 los
 orígenes
 del
 8
 de
 Marzo
 
 
28
 
BIBLIOGRAFÍA:
Álvarez González,...
of 29

Por qué hablar del origen del 8 de marzo. Editat des de Dones Llibertàries i Sec.Gènero CGT Catalunya.Traducción al castellano Sec. Mujer CGT Andalucia

Por qué hablar del origen del 8 de marzo. Editat des de Dones Llibertàries i Sec.Gènero CGT Catalunya.Traducción al castellano Sec. Mujer CGT Andalucia
Published on: Mar 4, 2016
Published in: News & Politics      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por qué hablar del origen del 8 de marzo. Editat des de Dones Llibertàries i Sec.Gènero CGT Catalunya.Traducción al castellano Sec. Mujer CGT Andalucia

  • 1.   : n al Castellano: Secretaría de la Mujer de CGT Andalucía Marzo de 2015 Texto: Secretaria de Gènere de CGT Catalunya Marzo de 2015 Traducción al Castellano: Secretaría de la Mujer de CGT Andalucía Por qué hablar de LOS ORÍGENES DEL 8 DE MARZO
  • 2.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     1   Por qué hablar de LOS ORÍGENES DEL 8 DE MARZO Es una muy buena excusa para hablar de la historia de los movimientos de mujeres, en concreto, de los movimientos de mujeres de clase trabajadora, que desde hace años se movilizan para deshacerse de la precariedad, del machismo y de la violencia diaria y cotidiana. Por eso, el dossier que tenéis en las manos, va más allá del día 8, se expande explicando varios movimientos de mujeres. Hablar del ocho de marzo es hablar de las mujeres de clase trabajadora, de las huelgas y las revueltas protagonizadas, organizadas e iniciadas por las mujeres. Y, es importante hablar, por qué se le ha perdido el sentido del ocho de marzo, se ha reducido esta fecha a una lucha de un solo día o a una simple conmemoración. Y esto tiene consecuencias negativas. Investigando de donde proviene la celebración de esta fecha, encontramos mucho más de lo que parece, porque nos permite romper con la imagen de las mujeres como víctimas o como excluidas, nos permite dotar el feminismo anticapitalista de un hilo conductor que no aparecía a los libros de historia, y explicar las vivencias de las mujeres obreras dentro de sus organizaciones (y vidas). No se trata sólo de hacer un relato de unos hechos que sucedieron hace mucho tiempo, se trata de tomar como referencia otros textos que no sean los de siempre, los de los grandes y los poderosos, y adentrarnos un poco en los caminos de la HERstory.
  • 3.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     2   ¿QUÉ ES LA HERSTORY? La Herstory se basa en el principio de que la historia la hacemos entre todas y que es imposible que las mujeres se hayan limitado a ver pasar los hechos por la ventana. Es el conjunto de investigaciones (y herramientas de investigación) feministas que, desde hace años, realiza una tarea encomiable, recuperando figuras femeninas de la historia, relatos históricos (tanto de los grandes hechos y revueltas como de las cotidianidades) explicados y escritos por las mujeres del momento. A la vez, nos muestra una manera diferente a la tradicional de enfocar la historia. No sólo nos ofrece una mirada completamente diferente a la que hemos tenido siempre, sino que permite cargarse de razones con documentos históricos. Incluso, muy a menudo, como es el caso de los hechos del 8 de marzo, se descubre en los documentos aceptados como verdaderos, que lo que nos han explicado no es del todo cierto, que se han dejado datos importantes por el camino que cambian completamente la panorámica. Y si cambian la panorámica, se desmontan los tópicos. La Herstory es importante porque permite ir uniendo los eslabones de una cadena y desmontar la tesis que dice que el feminismo o, mejor dicho, la lucha de las mujeres para ser tratadas como personas, no tiene una continuidad en el tiempo. Por lo tanto, nos permite no partir de cero. Dejamos de ser unas extraterrestres o de no tener abuelas de las cuales aprender, tanto en la teoría como en la práctica. Desde las manifestaciones de las mujeres contra las políticas bélicas y de natalidad de Alejandro Magno, pasando por las ocupaciones que las mujeres romanas hacían de los foros, a las herejías únicamente femeninas, las mujeres que rompían la tierra y eran jefas de asambleas vecinales, las redes de sanadoras y arbitradoras medievales, las revueltas de las remensas y las esclavas, los debates iniciados en el siglos XIV y XV sobre el establecimiento de normas y contenidos académicos misóginos con la Querella de las Damas, ... Todos estos relatos, ahora todavía aparentemente nuevos, no sólo nos dan más nombres femeninos, nos proporcionan otro sentido colectivo, otra línea histórica, otras cotidianidades. Así cambiamos el chip.
  • 4.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     3   Decíamos que hablar sobre el Día Internacional de la Mujer Trabajadora tiene mucho contenido, pero, ¿cuáles son los ejes sobre los que reflexionar antes de zambullirnos de pleno en los hechos? 1.- El relato que ha quedado impreso en nuestra corta memoria social, el de las mujeres que murieron quemadas en la fábrica, no sólo no es el origen, sino que nos presenta unas trabajadoras obedientes, sumisas y victimizadas. 2.- El papel de las mujeres en la historia y, en el supuesto que nos ocupa, de las mujeres obreras, sindicadas y revolucionarias, ha sido poco analizado o dejado en un lugar secundario. 3.- Se obvia quién empezaba las huelgas y las revueltas, qué redes de solidaridad social construían o qué conexiones internacionales establecían. 4.- Y, así, los relatores tanto de la historia burguesa cómo de la historia obrera han dibujado un mundo muy masculinizado, en el cual todavía no se supera la valoración de “ser importante”. Entonces, no sólo falta una parte de la historia, sino que falta analizar porqué todavía predomina una idea equivocada sobre las mujeres o sobre la cuestión de género. 5.- Por último, hace falta que recordemos que el hecho de que un colectivo no tenga acceso a su propia historia es una herramienta poderosa para impedir su organización, la elaboración de un discurso y de una conciencia propias y la permanente (y paralizante) sensación de impotencia o individualización. Pero descansamos un poco de la teoría y vamos un rato a la historia... “Mantengo que las versiones del 8 de marzo de 1857 y 1908 son falsas (...) que nunca hubo una huelga que conmemorar en marzo de 1908, que la instauración, el 1910, del Día Internacional de la Mujer tenía un objetivo completamente diferente y que la verdad del 8 de marzo se inscribe en un pasado feminista enterrado, o bien falsificado y ocultado con pasión por la leyenda”. Reneé Côté. La Journée Internationale de Femmes (1984).
  • 5.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     4   ¿QUÉ PASÓ EN LA FÁBRICA INCENDIADA? “Algunas chicas estaban llamando, otras, golpeando la puerta con los puños, otros trataban de reventarla (...) No se puede describir como me sentía mientras estaba allá, en la calle, mirando. Podía ver las figuras, pero no las caras. Esperábamos que las redes pudieran salvar a alguien, pero no eran suficientemente buenas para alguien que saltaba desde tanta altura”. The independient, 20 de abril de 1911, p. 840-41. Citado en John F. McClymer, The Triangle Strike and Fire (Florida: Harcourt Brace College Publishes, 1998), 89-90. Sí que es cierto que se incendió una fábrica. Bien, y lo cierto es que más de un taller se incendió, pero el incendio que pasó a la historia y que se ha relacionado, tradicionalmente, con la celebración del 8 de marzo, sí que existe. ¿Qué dice la versión tradicional? Pues que el día ocho de marzo de 1908 se incendió una fábrica en Nueva York y que este incendio, en las versiones más atrevidas, fue provocado por el propietario, pues las trabajadoras se habían declarado en huelga y se habían encerrado dentro del edificio.
  • 6.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     5   Pero esto no es del todo cierto, el 8 de marzo de 1908 no se registró ningún incendio ni tampoco ninguna huelga (de hecho era domingo). Así que, explorando este mito, encontraremos los verdaderos orígenes de la celebración, que son mucho más significativos. Hay un hecho que es muy destacable y es que en la historiografía europea, normalmente, se vincula el ocho de marzo con el incendio, pero en la americana el mito gira alrededor de una manifestación de las obreras del sector textil que fue duramente reprimida. Esta manifestación se sitúa en dos fechas diferentes, dependiendo de las versiones: ocho de marzo del 1857 u ocho de marzo de 1908. Esta diferencia de fuentes y fechas nos tendría que hacer pensar: ¿donde situamos el incendio. Si nos remitimos el relato del incendio, lo primero que tenemos que decir es que, en aquella época, este tipo de incendios eran demasiado habituales, aunque el que se relaciona con la conmemoración de la fecha, se produjo el día 25 de marzo de 1911. Estuvo en la fábrica llamada Triangle Shirtwaist Company, que estaba ubicada al Lower East Side de Nueva York, en los últimos tres pisos de un edificio de diez plantas que se conocía como Asch Building y que estaba erigido en la esquina de Green Street con Washington Place. La mayoría de personas que trabajaban eran chicas inmigrantes que tenían entre 16 y 24 años. El edificio Asch Building no era peor que los otros de la zona: tenía 41 metros de altura, tenía estructura de madera, sólo tenía dos escaleras de acceso y sólo una de ellas llegaba a la azotea, las puertas se abrían para adentro y los pasillos y escaleras eran estrechos, y además no tenía dispositivos antiincendios y las bocas de incendio de la calle sólo permitían regar eficientemente un máximo de siete pisos de altura. En este contexto, apuntaremos que el 99% de los talleres de la ciudad fueron declarados inseguros. Las personas que trabajaban en la Triangle, la mayoría mujeres, estaban encajonadas en tres pisos, con una de las dos únicas puertas de acceso a la calle cerrada con llave, 200 máquinas de coser en cada piso, ordenadas en filas, y con una mujer para cada una de ellas, y una deteriorada instalación
  • 7.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     6   eléctrica. El sábado 25 de marzo del 1911, a las 16:46 h, empezó un incendio en el octavo piso que acabaría con la vida de 146 personas, la mayoría chicas. Los testigos presenciales hablan de un grande fragor, vidrios rotos y chicas saltando por las ventanas. Los testimonios de las supervivientes hablan de chicas aplastándose detrás la puerta cerrada, intentando salir, y de la poca efectividad de las lonas de los bomberos, pues no estaban hechas para salvar a alguien que saltara desde aquella altura. Las trabajadoras no tenían suficiente formación en lengua inglesa y no conocían el edificio, porque no les estaba permitido que se movieran. No entendían los pocos carteles o mapas que indicaban la salida y entraron en estado de pánico enseguida. El incendio fue uno de los más terribles que se recuerda por las cifras de víctimas. La Women´s Trade Union League y la International Ladies Garement Workers Union, los sindicatos textiles más significativos, organizaron actos de protesta después de estos hechos. También algunos grupos sufragistas se sumaron.
  • 8.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     7   El juicio a los propietarios, en el que no juzgaron las condiciones de trabajo de las chicas, ni las del edificio, fue una farsa. La defensa declaró que no había pruebas de que la puerta de acceso a la calle la habían dejado cerrada los propietarios (a pesar de que se sabía que lo hacían para evitar que las chicas escaparan o robaran). El jurado, formado por hombres porque las mujeres no podían ser jurado, declaró inocentes los propietarios. El factor que hizo que se recordara fue que las víctimas eran muy conocidas en la zona: eran las protagonistas de la Uprising of the Twenty Thousand o The Uprising of the Thirty Thousand, una huelga general que llevará trece semanas, la más importante que, hasta el momento, implicaba exclusivamente a mujeres. Esta huelga también fue una respuesta a los que pensaban que las mujeres no se podían organizar ni llevar a cabo una lucha larga y dura. Los motivos de la huelga fueron diversos. Las personas que vivían y trabajaban en el Lower East Side eran mayoritariamente inmigrantes, vistos por los empresarios como fácilmente explotables. Las mujeres eran mayoría en el sector textil. Trabajaban un mínimo de 56 horas semanales, que podían ser 70 sumando las extras, sin protección ni derechos. A pesar de la existencia de la sucursal 25 de la ILGWU, pocas mujeres se afiliaban. Para cada mujer, los motivos de no afiliarse serían diferentes, muchas se regían por una estricta moral católica y/o esperaban a casarse para dejar el trabajo, sobre todo en el caso de las chicas que tenían orígenes italianos, latinos o rusos; en el caso de las “autóctonas”, creían que su ventaja “racial” y cultural no hacía necesario afiliarse. La huelga, se inició el septiembre del 1909, precisamente en la Triangle Shirtwaist Company. Y se unirían 40.000 trabajadoras en Nueva York, Chicago, Rochester, Cleveland y Filadelfia. Paralizarían el sector textil de todo el país. Pedían mejores salarios y condiciones, acortar la jornada laboral y las horas extras, y el reconocimiento de los derechos sindicales. El día 22 de noviembre se organizó un mitin en el Lower East Side donde se empezaría oficialmente la huelga general, gracias, por cierto, a la intervención espontánea de Clara Lemlich (arrestada siete veces por la policía). Se abrió entre el gentío que escuchaba el mitin, y dijo “soy una obrera, una de estas que
  • 9.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     8   están en huelga contra las intolerables condiciones de trabajo. Estoy cansada de escuchar oradores, por lo que estamos aquí es para decidir si iremos o no a la huelga. Presento una resolución a favor de declarar la huelga general ya”. Al día siguiente 15.000 mujeres ya estaban en huelga y la maquinaria de la WTUL se ponía en marcha: piquetes, multas, fianzas, pasquines… Fueron trece semanas duras que combinaban el hambre y el frío con la represión y los insultos. El 15 de febrero de 1910, la ILGWU declaró el final. Algunas fábricas pactaron y otras, como la Triangle, no llegaron a ningún acuerdo. Estas eran las mujeres del Lower y las protagonistas de un desafortunado incendio que pasó a la historia. No encontramos ninguna conmemoración posterior, por lo tanto este incendio no es el origen del ocho de marzo. Pero, ¿no os parece fantástico esto de la huelga general de las mujeres del sector textil y la intervención de Clara Leimlich? Son sólo pequeñas pruebas de lo que se debería de cocer en aquellos momentos. Para averiguar cuál es el origen del 8 de marzo, tenemos que visitar varios lugares y explorar: los socialismos alemán y americano, el sufragismo y la revolución rusa.
  • 10.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     9   EL MOVIMIENTO DE MUJERES DEL SOCIALISMO ALEMÁN “No podía ningún movimiento de mujeres, como el liderado por Zetkin, mantener con éxito su orientación radical feminista una vez que fue integrado dentro de la estructura organizada del SPD, más grande, reformista y, además, dominado por hombres” Honeycutt, Clara Zetkin: A Socialist Approach 141.
  • 11.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     10   Ya desde el siglo XIX, las mujeres iban entrando tanto en los sindicatos como en los partidos. Si, por ejemplo, a las Baleares el goteo de mujeres era hacia la AIT, en el caso del estado alemán, el partido socialista de Liebknecht y Luxemburg, acogió muchas mujeres en su seno, motivadas, sobre todo, por la lectura de Bebel, y, en menor medida, de Marx y Engels. Alrededor de este movimiento político se formó un movimiento de mujeres obreras que tratarían con mucho interés las especificidades de la sociedad patriarcal y las consecuencias que tenía para las mujeres el sistema capitalista. Lily Braun, Ottilie Baader o Marie Juchacz fueron figuras destacadas en el impulso del feminismo de clase trabajadora, pero la mujer que encabezaría la promoción de la celebración a escala internacional de un día de reivindicación para las mujeres fue Clara Zetkin. Fue una de las destacadas integrantes del movimiento alemán de mujeres socialistas, bajo los auspicios del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), muy destacado en la II Internacional Socialista. El SPD era el orgullo de la II Internacional porque era el que tenía más afiliados, más disciplina y más discurso de clase. Era uno de los más avanzados en el discurso sobre los derechos de las mujeres. Así, en 1914 contaba con 175.000 afiliadas y propició la creación de un poderoso movimiento de mujeres socialistas, el Frauenbewegung. Estas mujeres veían una esperanza en el socialismo y tenían muy claro que no se querían aliar con las burguesas para conseguir sus derechos. Además, las principales líderes del movimiento de mujeres tenían una fuerte conciencia feminista. Aparte del discurso de clase hablaban de divorcio, aborto, coeducación, iguales salarios, la socialización de los trabajos domésticos… Pero sus compañeros no las veían con buenos ojos. Zetkin impulsó también el diario Die Gleichheit para instruir las mujeres en cuestiones de clase. Además, batalló por el derecho al voto de las mujeres en la I Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas de 1907, que coincidía con la II Internacional y, dejando claro que no trabajarían con el feminismo
  • 12.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     11   burgués porque el sufragio no era la finalidad, sino una herramienta, se creó el International Women´s Bureau. A partir de este momento, Zetkin empezó a discrepar del SPD, que absorbió y disolvió las organizaciones de mujeres dentro del propio partido, dejándolas sin autonomía. Las discrepancias de Zetkin con el partido iban más allá de las cuestiones de las mujeres, de hecho, cada vez más posicionada en la corriente más a la izquierda del SPD, decidió no apoyar a la guerra, cayendo así, junto con muchas compañeras, en desgracia. Se clausuró Die Gleichheit y se convirtió en una revista interna del partido dedicada a la moda y a la familia ,y Zetkin acabó afiliándose al Partido Comunista Alemán y viajando a la Unión Soviética. Pero la otra propuesta destacable de Zetkin, que es la que nos interesa, la presentó a la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas del 1910, y fue la creación del día internacional de la mujer, pero no fue una propuesta original del movimiento de mujeres socialistas alemanas, provenía del Woman´s Day que las socialistas americanas venían celebrando desde el 1908 para pedir el voto femenino.
  • 13.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     12   NORTEAMÉRICA, EL SUFRAGISMO Y LAS OBRERAS “El sufragio femenino no había sido la cuestión de clase que los socialistas pretendían; era, más bien, un tema que obligaba a los activistas del partido a cumplir con los ideales igualitarios que ellos profesaban o sino se descubrirían como farsantes”, Buhle, Women and American, 240. El movimiento sufragista norteamericano aprendió de los métodos del británico. Con la convención abolicionista de Séneca Falls, el 1848, mujeres como Lucretia Mott o Elisabeth Cady Stanton, impulsaron la vindicación del voto de las mujeres, puesto que ni en los movimientos abolicionistas se podía debatir con igualdad. Sucesivamente, se produjeron varias escisiones dentro del sufragismo. Algunas mujeres adquirieron un discurso racista cuando se aprobó el voto masculino para todos los hombres, pero no para las mujeres; otras quedaron centradas en la misión civilizadora de las mujeres como ángeles del hogar y, por lo tanto, de la sociedad; y otras buscaron aliarse con las obreras. La cuestión es que las mujeres buscaban algo más que un apoyo sindical o una declaración de intenciones, o el apoyo de las mujeres de la clase media. Las mujeres trabajadoras americanas tenían la intención de unir la liberación de clase con la de las mujeres. Las mujeres fueron satelizándose alrededor de los sindicatos y del partido socialista. En las zonas rurales se organizaban en clubes femeninos y potenciaban redes de sororidad, en las zonas más industriales intentaban penetrar en el partido para forzar posicionamientos menos tibios y testimoniales y buscando apoyos. Mientras el Partido Socialista Americano no prestaba mucha atención a los derechos de las mujeres, y sólo se interesó por el movimiento de mujeres socialistas cuando había crecido mucho y estaba muy fortalecido. Las mujeres habían ido siguiendo su camino aparte, publicando revistas y manteniendo una autonomía organizativa y de movilización.
  • 14.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     13   Así, las socialistas y un sector de sufragistas tenían un cierto contacto, a pesar de no trabajar juntas, pues las mujeres socialistas decidieron no colaborar con la burguesía y veían el voto como una herramienta y no como un objetivo. Estaban en contacto con Zetkin y las europeas. El 1908, durante el congreso nacional del Partido Socialista Americano, propusieron la creación del Woman´s National Committe para coordinar a las mujeres y hacer campaña por el sufragio, relacionándolo con la lucha de clases. También se acordó que cada último domingo de febrero se celebraría el Woman´ s Day para hacer campaña por el sufragio y los derechos de las mujeres. El 1909 ya se
  • 15.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     14   celebraba en varias ciudades y coincidía con las huelgas del sector textil. El PSA hacía propaganda para aumentar afiliación y, sobre todo, para evitar que las mujeres fueran a parar a organizaciones burguesas. De hecho, en los Woman´s Day consiguieron dar voz a las huelguistas de la Uprising of the Twenty Thousand y unificar discurso de clase y derechos de las mujeres. Estos últimos domingos de febrero, convertidos en exitosos días de la mujer, fueron propuestos por las americanas a la II Conferencia y, auspiciada y defendida por Zetkin, la propuesta sería aceptada: el Día Internacional de la Mujer o de las Mujeres. El movimiento de mujeres socialistas corrió la misma suerte que el de Zetkin, fagocitado y clausurado por el mismo partido.
  • 16.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     15   ¿POR QUÉ EL DÍA OCHO? Tenemos que volver a la II Conferencia dónde, entre otras cosas, se quería potenciar el contacto entre mujeres socialistas a nivel internacional. Se concluye que se tiene que hacer una jornada internacional de la mujer, pero sin fecha exacta, que se diría Día Internacional de la Mujer, con un programa puramente político, de reivindicación de derechos políticos de las mujeres, con mucho contenido de clase y de empoderamiento de las obreras. La primera celebración europea fue el 19 de marzo 1911, en diferentes lugares (Austria, Alemania, Dinamarca, Suecia...) y con fechas variables, dependiendo de la disponibilidad de cada movimiento de mujeres, y tuvo mucho éxito. Así se fortalecieron los lazos realmente. No estaba fijada la fecha en el 8 de marzo, pero si que marzo era el mes más utilizado, ya sea por la referencia de finales de febrero americana o porque marzo tenía una carga revolucionaria, pues la Revolución de 1848 y la de la Comuna de París de 1871 tienen marzo como referencia. La primera vez que se elige el ocho de marzo es el año 1914 y se celebró en Alemania, Rusia y Suecia. Pero el estallido de la Segunda Guerra llevó a los movimientos de mujeres a destinar sus fuerzas a otros asuntos, así que no sabemos si la intención era dar continuidad al ocho de marzo como fecha oficial del Día Internacional de la Mujer.
  • 17.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     16   LAS MUJERES DE LA REVOLUCIÓN RUSA “Este es el día de nuestra solidaridad, el día en el que las mujeres trabajadoras, rompiendo con antiguos lazos de sumisión, esclavitud y humillación, orgullosamente se unen a las filas del proletariado internacional por la lucha contra el enemigo común -el capital-. ¡Mujeres trabajadoras! El gobierno ha enviado a nuestros hijos a la crucifixión para el capital. Por lo tanto, construir vuestras propias organizaciones, uníos al taller y la fábrica, la oficina y la tienda y reíros a la cara del insaciable capital: ¡Basta de sangre! ¡Basta de guerra! Llevad la autocracia criminal ante la justicia!”. Proclama bolchevique, citada en Stites, The Women´s Liberation Movement, 287. Ya a inicios del siglo XX, Nadezhda Krupskaya y la revista Iskra publican obras y artículos hablando de las mujeres. Pero fue Alexandra Kollontaj, la líder proletaria más destacable y que será más leída y escuchada en cuanto a la relación entre la lucha de las mujeres y la de clase en la Rusia del momento. Estando primero con los mencheviques, su primer contacto con la revolución fue durante el domingo sangriento que desencadenaría la revolución de 1905. Pero esta revuelta no mejoró mucho las condiciones de las mujeres. Kollontaj trabajó para evitar que las sufragistas burguesas monopolizaran el discurso sobre los derechos de las mujeres. El 1908, en el I Congreso de Todas las Mujeres Rusas, envió una delegación de obreras oponiéndose a un movimiento interclasista de mujeres y para consolidar las organizaciones de mujeres proletarias. Firme defensora de los derechos de las mujeres trabajadoras y de la necesidad de la independencia femenina, escribió artículos que no fueron bienvenidos entre sus camaradas. A través de Pravda y Rabotnitsa, Inessa Armand, Anna Elizarova, Krupskaya y Lilina Zinovieva, impulsaron la celebración del Día Internacional de la Mujer el 23 de febrero, que en el calendario europeo coincide con el 8 de marzo.
  • 18.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     17   A ellas les pasó el mismo que a Zetkin: cuando denunciaron la burocratización y el autoritarismo, fueron relegadas y las revistas clausuradas así como el Zenothdel (que vendría a ser el secretariado de mujeres). A pesar del esfuerzo de trabajar por la igualdad salarial y laboral, la coeducación, una buena educación sexual, el divorcio, el aborto, fueron apartadas. Sus tesis sobre la independencia de las mujeres, que ya no tenía que depender de ningún hombre, de las parejas de hecho y del amor entre compañeros, fueron muy mal recibidas por sus compañeros. El movimiento de mujeres se unió rápidamente al bolchevismo al posicionarse contra la guerra y siguió celebrando, en la misma fecha del ocho de marzo, el Día Internacional de la Mujer hasta el mismo 1917. A pesar de que Kollontaj estaba en el International Women´ s Bureau y que colaboraba con el Die Gleichheit, no se tiene noticia de un Día Internacional de la Mujer en Rusia hasta el 23 de febrero/8 de marzo del 1913. Se animó, a través de un artículo publicado al Pravda, a las mujeres obreras a hacer actos y manifestaciones durante aquel día para protestar por las lamentables condiciones de vida y de trabajo a las que eran sometidas. Los actos, y las
  • 19.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     18   cargas policiales, se sucedieron en San Petesburgo, Kiev, Samara y Tiflis. En el artículo que apareció en Pravda encontramos las claves que definirán el 8 de marzo: la celebración sólo por parte de mujeres trabajadoras para movilizarlas. Mientras una parte de los compañeros, una parte muy grande, consideraban que era una manera de dividir a la clase trabajadora, la otra parte, las mujeres, las que tenían que luchar de manera triple, lo veían una manera de unir una clase en la que las mujeres eran explotadas por el patrón y también por el marido, el padre, el hermano,... Y eso sí que crea desmovilización femenina y fractura. La cuestión es que, con o sin la aprobación del partido, la jornada de las mujeres trabajadoras tuvo mucho éxito. Las mujeres rusas fueran agentes activos e iniciadoras de la conocida como Revolución Rusa, pero, siguiendo con la intención de ser un movimiento autónomo de los órganos de partido, dado el trato superficial y condescendiente que recibían de los órganos y de los compañeros, no las encontraremos en los secretariados. Las encontraremos en las calles, actuando como agitadoras, insurgentes y protagonistas. El 22 de febrero los obreros de la fábrica Putilov se encontraron el taller cerrado. Las mujeres cansadas del hambre, la guerra y los precios, salieron a la calle, hecho que en los congresos de mujeres socialistas es saludado y se destaca constantemente. Las mujeres rusas salieron el día 23 de febrero 1917 a protestar contra la situación económica. Las obreras y amas de casa llegaron a acantonarse a los puentes del Nieva, donde eran más de 190.000 mujeres. El diez de marzo ya había huelga general, y el doce se constituyó el primer sóviet de Petrogrado. No está claro si fue una revuelta espontánea o planificada y, por lo tanto, no se sabe si la revolución, llena de mujeres, empezó porque se estaba celebrando el 8 de marzo ruso, a pesar de que esto es lo que asegura Kollontaj en un artículo en 1921. Y tampoco sabemos con seguridad si la institución de la fecha es un homenaje a las revolucionarias rusas o simplemente es una coincidencia, a pesar de que los textos de los congresos internacionales apuntan a esto, pues se ve la intención de homenajear a estas mujeres rusas.
  • 20.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     19   El cierto es que los orígenes del 8 de marzo son una clara concatenación de deseos emancipadores de las mujeres obreras, claramente encuadrados dentro de un contexto histórico y revolucionario mucho más amplio en que las mujeres, no sólo acompañaban los hombres, sino que seguían su propio camino, creaban su discurso y proclamaban sus propias huelgas generales y revoluciones. Todo el que las comunistas consiguieron, posteriormente se perdió con la creciente discrepancia entre las mujeres dirigentes del movimiento de mujeres y el partido bolchevique. Acabaron por suspenderse el derecho al aborto y al divorcio, y acabaron volviendo tanto atrás que la celebración del 8 de marzo, como fecha ya establecida a nivel internacional, se convirtió en el día de la madre.
  • 21.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     20   EL VACIADO Ya establecida la fecha fija del ocho de marzo, esta conmemoración de día internacional de la mujer se seguía celebrando durante la guerra. Pero el nuevo-viejo orden fagocitaría el contenido político, feminista y revolucionario del ocho de marzo: El año 1945, la señora Roosevelt aprovechó esta fecha para anunciar un nuevo orden mundial a través de la Asamblea General de las Naciones Unidas y destacó el papel que se suponía que las mujeres tenían que tener en este nuevo statu quo. Inauguró el vaciado de contenido político del ocho de marzo y el llamamiento, nada nuevo, a que las mujeres fueran guardianas de la paz, al precio que fuera. El ocho de marzo quedaba diluido e integrado en el marco amplio y difuso del “desarrollo” económico a escala mundial.
  • 22.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     21   REGRESO AL POR QUÉ La celebración del ocho de marzo no proviene de un hecho aislado, sino de un contexto social y político mucho más amplio que se ha ocultado y vaciado. Nuevamente, encontramos una continuidad histórica en la sombra que hay que recuperar para cambiar la perspectiva, ver las contradicciones, pero también ser conscientes de la falsa orfandad histórica y política que siempre rodea las mujeres y el feminismo. Podríamos buscar en todos los capítulos históricos y veríamos ahogada bajo el peso de la palabra de “los importantes”, toda una historia que no tendría que ser paralela, pero desgraciadamente todavía lo es. Pero siempre encontramos escritos en los márgenes para reconstruir. La creación de un falso mito para explicar la celebración del 8 de marzo, o la falta de iniciativa general para esclarecer de donde viene, dota a las historiadoras que han hecho la búsqueda de mucha más credibilidad. ¿Qué conclusiones podemos extraer de la historia de la conmemoración más allá de lamentar la falta de rigor a la hora de escribir los hechos históricos? 1.- La más valiosa y la que justifica del todo el trabajo de la Herstory es, sin duda, la ratificación del que todas nosotras ya sabíamos: las mujeres participamos de la historia desde los principios de los tiempos, creamos redes solidarias, nos organizamos, hacemos revueltas, creamos discurso, escribimos, nos coordinamos internacionalmente. No partimos de cero, no hacemos nada nuevo, estamos haciendo los que hacían nuestras abuelas, y esto anula la sensación de orfandad, aunque hayamos de desenterrar y desenterrar. 2.- La gran cantidad de mujeres que organizaron huelgas únicamente de mujeres trabajadoras, que hacían agitación a las calles y en los lugares de trabajo, que llenaban de afiliación los sindicatos, que hacían discursos, ellas solas, sin tutores, sobre acabar con el capitalismo, nos reafirma todavía más en la creencia de que hay que acabar con las ideas tópicas sobre las mujeres.
  • 23.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     22   Nuevamente, las huelgas de mujeres hace años y años que existen y se hacen. 3.- Que los movimientos de mujeres ya tenían el convencimiento de que trabajar de manera autónoma de las grandes estructuras les facilitaba la lucha contra el patriarcado y contra las violencias específicas que ejercía el capitalismo sobre ellas. Por lo tanto, la organización autónoma por parte de las mujeres no es, tampoco, nueva. 4.- Pero, los debates son los de siempre ...
  • 24.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     23   ... LOS DEBATES DE SIEMPRE ¿Qué rastro podemos seguir en nuestro caso sobre mujeres obreras que tuvieran una mirada desde el feminismo? ¿Podemos decir que en nuestro propio ámbito no hubo un seguimiento de este movimiento de mujeres proletarias tan potente? ¿Qué pasa con el feminismo, más concretamente, el feminismo de clase, de aquí durante aquellos tiempos? Tenemos que ser conscientes que para explicar todo esto nos haría falta un dossier aparte, pero podemos empezar haciendo unos apuntes en este espacio. Aquí no existió una corriente sufragista equiparable al británico o al americano. Sí que había mujeres como Concepción Arenal o Carme Karr y asociaciones femeninas, que defendían el inexistente derecho al voto de las mujeres, pero no encontramos mujeres encadenándose en las puertas del Parlamento o haciendo huelgas de hambre para vindicar los derechos civiles. La particularidad que encontramos aquí se explica por varios factores. Hay muchas diferencias entre zonas, tanto a nivel catalán como a nivel del estado español, o sea, no vivían las mismas circunstancias las mujeres de los latifundios andaluces, o las de las pequeñas comunidades agrarias gallegas o las de la industrial Cataluña o los pueblecitos pirenaicos. Pero lo que llama más la atención son las discontinuidades en las modernizaciones y evoluciones, pues se producen muchos pasos adelante y atrás en poco espacio de tiempo. A esto se sumó el hecho que las modificaciones legales de cara a la igualdad de las mujeres se hacían desde la perspectiva de la necesidad de hacer una revisión de las leyes vigentes, no porque se viera la necesidad de plantear la cuestión de la segregación de género en la educación, ni porque hubiera habido una revuelta o presión social y feminista al respecto. Así, se entiende que las mentalidades no cambiaran y que las mejoras legales todavía tuvieran cláusulas que insistieran, entre otras cosas, en la obediencia al marido o al padre. En un contexto de dictablandas y dictaduras, donde la Iglesia Católica tenía todavía mucho poder político, económico, legal y social, no se podía dar el
  • 25.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     24   mismo contexto que, por ejemplo, en el estado alemán. Pero ¿quiere decir esto que no había un fuerte movimiento de mujeres proletarias, anticapitalistas y feministas? Rotundamente no. Es cierto que, en los relatos históricos generales, lo primero con lo que nos topamos es con un feminismo de las mujeres de clases altas que procura explicar a las mujeres de las clases trabajadoras que salir a la calle a protagonizar revueltas no es adecuado por una chica. Provenían de las corrientes tanto regeneracionistas como católicas, que apostaban, eso sí, por acabar con el analfabetismo, sobre todo el femenino. Lo que pasa es que a veces no se sabía si se trataba de conseguir ser la perfecta esposa. Si bien había un rechazo en la educación de adorno que recibían las jóvenes de clase media y alta, y a la nula que recibían las mujeres de clase obrera, no se aceptaba en la mayoría de los círculos políticos que las mujeres pudieran ser agentes activos de los cambios y revueltas sociales. La fuerza que estaban logrando la AIT y los sindicatos fundados por mujeres anarquistas, sobre todo en Barcelona, y el goteo constante de mujeres afiliadas, provocó que las mujeres que representaban el feminismo ilustrado, como Dolors Monserdà o Francesca Bonnemaison, es decir, las mujeres de la Lliga Regionalista, apostaran por intentar adoctrinar las chicas en la caridad y en el ideal de mujer catalana y católica mediante escuelas femeninas, obras de caridad, artículos en la revista Feminal o fundando su propio sindicato conservador de la aguja. Por otro lado, las otras mujeres que protagonizaron una dura batalla por el voto femenino, las republicanas (Dolors Bargalló, Reyes Bertral, Libertad Picornell), estaban muy centradas en las mujeres de las clases medias y de estos círculos surgen iniciativas como el Club femenino y de Deportes de Barcelona. De las corrientes menos conservadoras provienen Pardo Bazán, Concepción Arenal, Maria Cambrils o Berta Wilhemi. Sabemos que la mayoría de los discursos e iniciativas se centraban en el voto y en la educación, pero en nuestra memoria de trabajadoras y feministas, tenemos pioneras, tenemos mujeres de fábrica, oradoras (Guillermina Rojas, Belén Sárraga, Teresa Claramunt, Suceso Portales, Lucía Sánchez Saornil
  • 26.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     25   Kyralina, Lola Iturbe, Teresa Mañé, Amalia Domingo Soler, Ángeles López de Ayala, Amparo Poch... y todas las que olvidamos, todas las anónimas) que merecen un tratamiento aparte y más profundo, que ya lo haremos. Ellas, precursoras del feminismo de clase y fundadoras de sindicatos de mujeres y de Mujeres Libres, dotaron el movimiento obrero de un discurso y una práctica diferentes, pioneras y avanzadas a su tiempo. No sabemos si somos realmente conscientes del nivel discursivo y práctico de las dos Teresas, del que Teresa Mañé y Teresa Claramunt supusieron para las mujeres y para el anarquismo. Si nos pudiéramos alargar, podríamos hablar de todos los movimientos de mujeres antifascistas durante los años treinta, de todas las Lolas Dinamiteras, de como la lucha por el voto no supuso una preferencia porque eran mujeres libertarias y no creían en el sistema legal y civil nacido por y desde la burguesía, de cómo creían en la autonomía de las organizaciones de mujeres,
  • 27.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     26   de cómo hacían debates entre feminismo de la igualdad y de la diferencia, ... pero ya lo haremos, porque el espacio se nos come. Volviendo atrás, como en el caso de las mujeres que iniciaron las celebraciones del ocho de marzo, dibujan su línea de revueltas y huelgas protagonizadas e iniciadas por mujeres ya desde el siglo XIX y que han quedado borradas de la memoria; ahora recordamos y enumeramos sólo unas cuántas: -Los escuadrones de mujeres barcelonesas, armadas con picas, que el 1820 fueron a luchar contra el Absolutismo. -En 1835, centenares de mujeres de Barcelona quemaron conventos y asesinaron al representante de Madrid. Otras mujeres obreras quemaron la fábrica El Vapor. Aquel mismo año, las autoridades publicaron un bando diciendo que las mujeres que participaran en protestas públicas serían tildadas de mujeres públicas (putas). Pero ellas siguieron. -Durante el Bienio Progresista protagonizaron protestas pidiendo pan y libertad por todas partes. Los disturbios e incendios que tuvieron lugar en Castilla fueron por el paro, el aumento de los precios de los alimentos y la inflación. -En el año 1830, unas 3000 cigarreras de Madrid abandonaron su puesto de trabajo y atacaron la fábrica y a su director, pues sus condiciones de vida y de trabajo eran terribles. -Hacia el 1870, ya había 8000 mujeres al Sindicato de Manufacturas, 5000 eran de la Federación Regional Española, que ya hablaba de revolución social, anarquía y colectivismo. De la AIT ya había entonces dos sectores de mujeres destacables en Valencia y Palma y ya empezaba a tener presencia en Andalucía. -En 1891, las obreras de Barcelona ya se organizaban autónomamente y para el Primero de Mayo hacían asambleas masivas con representaciones de todos
  • 28.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     27   los ramos. Todas las oradoras eran mujeres: camiseras, encuadernadoras, zapateras, criadas, sastras, obreras textiles… En asambleas previas, durante el mes de abril, ya había representados 47 grupos diferentes de trabajadoras, se hablaba sobre anarquía y destacaba Teresa Claramunt como oradora conocida. Con un ejemplo de conciencia feminista, se organizaron expresamente sólo mujeres, para evitar la incomodidad de los abusos e imposiciones masculinas. -Siguiendo la influencia de Claramunt, una de las más brillantes anarquistas, entre 1905 y 1921, había más mujeres huelguistas que hombres. -En 1913, unas 13.000 obreras se declararon en huelga en Barcelona (huelga de la Constancia) para pedir la jornada de nueve horas, los turnos por la noche de ocho horas y aumento de sueldo. -Durante la Primera Gran Guerra traspasaron las demandas sindicales y obreras y abrieron nuevas formas de organización incluyendo a toda la comunidad: en Barcelona, Málaga, Córdoba, Vigo, Madrid y Alicante pasaron a la acción directa y asaltaron centros de distribución de alimentos, porque escaseaban y eran muy caros. Y organizaron la distribución a nivel local, al mismo tiempo que organizaban la lucha sindical. Y un largo etcétera. Escribir sobre el 8 de marzo es hacer memoria, mucha memoria, pero es ir más allá, para ser conscientes de que no estamos solas, que no somos las primeras y que los debates, los tópicos, los desconocimientos y las batallas son, todavía, los mismos y las mismas. Esperando poder compartir muchas más informaciones, relatos y reflexiones, nos gustará haceros llegar sólo un poco de bibliografía, que no es sólo lo que nos ha inspirado a escribir esto, es también poner en común la historia de las mujeres trabajadoras.
  • 29.   Por  qué  hablar  de  los  orígenes  del  8  de  Marzo     28   BIBLIOGRAFÍA: Álvarez González, Ana Isabel, Los orígenes y la celebración del Día Internacional de la Mujer, 1910-1945, Universidad de Oviedo 2000, Colección Alternativas, KRK ediciones, Oviedo, 1999. Fontanillas, Antonia y Torres, Sonya, Lola Iturbe. Vida e ideal de una luchadora anarquista, Virus editorial, Barcelona 2006. Nash, Mary, Rojas. Las mujeres republicanas en la Guerra Civil. Taurus, Historia, Alfaguara 2006 Trad. Irene Cifuentes. Peñarrubia, Isabel, Entre la ploma i la tribuna. Los orígenes del feminismo en Mallorca (1869-1890), Publicaciones la Abadía de Montserrat, Biblioteca Serra d´Or, Barcelona, 2006. Pradas Baena, María Amelia, prólogo de Teresa Abelló, Teresa Claramunt. La virgen roja barcelonesa. Biografía y escritos, Virus editorial, Barcelona, 2006. La irrupció de la dona en el catalanisme ( 1931-1936 ), introducción y selección de textos a cargo de Arnau González y Vilalta, Publicaciones de la Abadía de Montserrat, Biblioteca Serra d´Or, Barcelona, 2006. ... y sobre todo, la escuela de las abuelas de las tatarabuelas de nuestras abuelas ...

Related Documents