Política actual de desconcentración que
implementa el gobierno venezolano.
En la República Bolivariana de Venezuela siete ...
ciudad a través de la acción cotidiana de sus habitantes, bajo
el patrón de los denominados barrios de ranchos o
asentamie...
mecanismo de dinamización de la economía a nivel regional y
local, con la ayuda obviamente interesada de los distintos
act...
c) Profundización de la Democracia: las formas más directas
de democracia son posibles en localidades más pequeñas. A
medi...
of 4

política actual de desconcentración que implementa el gobierno venezolano

Published on: Mar 4, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - política actual de desconcentración que implementa el gobierno venezolano

  • 1. Política actual de desconcentración que implementa el gobierno venezolano. En la República Bolivariana de Venezuela siete (7) de cada diez (10) habitantes viven en las áreas urbanas. En los últimos cinco (5) años, período de gran crecimiento económico, las ciudades continuaron creciendo más rápido que las viviendas y los servicios, mientras que en materia laboral todavía existe un marcado desequilibrio entre la demanda y la oferta de trabajo, proliferando entonces el comercio informal y ambulante. La gestión de las ciudades sigue planteando un gran reto por la situación de los barrios marginales, donde la pobreza y los servicios esenciales como la recolección oportuna de la basura, seguridad, salud, agua potable y electricidad, no parece tener solución a corto y mediano plazo, a pesar de la decidida acción de las Misiones Socialistas en todos estos ámbitos. Desde hace mucho tiempo se ha buscado solucionar de diferentes maneras este problema, en la década de los 70 la solución que se planteaba era construir grandes edificaciones (super-bloques), para trasladar a la población de los barrios a estos edificios y convertir los barrios en áreas verdes, la realidad demostró que esta medida fue insuficiente ya que no resuelve el problema de manera estructural, persistiendo los problemas de seguridad, mantenimiento y oferta de trabajo. Los grandes protagonistas en el campo urbano como arquitectos, urbanistas, profesionales de diversas áreas no han podido enfrentar adecuadamente esta situación. La realidad es que en Venezuela nunca ha habido un plan nacional de urbanismo coherente, por lo que el desarrollo urbano se llevó a cabo divorciado de la producción real de
  • 2. ciudad a través de la acción cotidiana de sus habitantes, bajo el patrón de los denominados barrios de ranchos o asentamientos informales. De hecho, para el año 2000 aproximadamente la mitad de la población del país (13 millones de personas) habitaba en este tipo de asentamientos (CONAVI, 2000:1), porcentaje que no ha cambiado radicalmente en 2009 y, aunque el reconocimiento de los barrios marginales en un texto legal ocurre en Venezuela por primera vez en 1987, sin embargo los barrios siguieron multiplicándose como guetos, y esto a pesar de que se declara el derecho de los habitantes de los barrios y de su entorno físico a formar parte de la ciudad, a través de la legalización y realización de Planes Especiales, demostrándose así con los hechos no ser esta una solución ni estructural ni definitiva. La propuesta de la Revolución Bolivariana se encuentra plasmada en el Proyecto Nacional Simón Bolívar (2007- 2021), se trata del Desarrollo Territorial Desconcentrado el cual promueve entre otras cosas “la igualdad social, la justicia y la solidaridad a través de zonas de desconcentración de actividades económicas, de infraestructuras, vivienda, equipamientos y servicios..,,,” Desafortunadamente, todavía no se ha visto el inicio del desarrollo de este plan tan importante y que se traduce en una deuda colosal de la Revolución Bolivariana con el pueblo. La clave es la “desconcentración de actividades económicas” una medida que debe ser implantada de inmediato ya que constituye un paso fundamental para el logro del desarrollo regional y local. Para ello, el ejemplo debe comenzar por la desconcentración de las actividades del estado y del gobierno en particular, su implementación permitiría activar un
  • 3. mecanismo de dinamización de la economía a nivel regional y local, con la ayuda obviamente interesada de los distintos actores económicos públicos y privados, especialmente estos últimos quienes históricamente se han visto beneficiados por las contrataciones del Estado. FAO considera la descentralización como el proceso de "transferencia de una parte del poder y recursos del Estado Nacional a las instancias del nivel regional o local"[2] . Por su parte, Uphoff[3] plantea el tema de la descentralización en 2 dimensiones: localización de la decisión y responsabilidad (accountability) del decisor. Vale decir, dónde está localizado quien debe tomar la decisión y ante quien responde. Cuando quien debe tomar la decisión está localizado a nivel regional o local, pero sigue respondiendo por el resultado de sus decisiones ante el nivel central, se habla de desconcentración o delegación de funciones. Mientras que cuando las decisiones se toman a nivel regional o local y se responde ante estos mismos niveles, entonces se habla de devolución, que es la forma más avanzada de descentralización. Con la descentralización se buscan varios objetivos a la vez: a) Que el accionar público esté más cercano a los ciudadanos que requieren de este apoyo público y así responda mejor a las necesidades de estos actores sociales; b) Que mejore la eficiencia con que se diseñan e implementan los programas públicos, ya que al estar estas funciones más cerca de las condiciones y actores locales, los programas tendrán un diseño más ajustado a las reales condiciones de las localidades y serán implementadas con mayor rapidez y a menor costo.[4]
  • 4. c) Profundización de la Democracia: las formas más directas de democracia son posibles en localidades más pequeñas. A medida que estas crecen, se hace necesario el recurrir a la representación. Pero la forma representativa debe mantenerse responsable ante sus mandantes. Para ello, es necesario que las formas representativas sean reforzadas "por otras formas democráticas más directas y participativas"[5] . El proceso de descentralización implica el buscar crecientemente la separación de estas funciones, aplicando también en esto el principio de subsidiariedad, en el sentido que deberá asignarse cada función al nivel más bajo en que se pueda ejercer sin pérdida de efectividad. Así por ejemplo, nada hay que impida que el proceso de extensión agrícola se realice a nivel local. Sin embargo, sería de una gran pérdida de recursos escasos el realizar la investigación agrícola con un ámbito solamente local. La separación de poderes, es una medida que reduce los riesgos de autoritarismo o autocracia, mientras que la subsidiariedad garantiza el utilizar al máximo las capacidades existentes en los distintos niveles del país.