¿Por qué negociar con el ELN?
El Espectador 24 noviembre 2014
Así se titula el libro que acaba de publicar la Universida...
El libro reitera en múltiples formas que la actual es la hora de la paz y que el ELN no puede dejarla pasar. Ello ocurre a...
of 2

¿Por qué negociar con el ELN?

Así se titula el libro que acaba de publicar la Universidad Javeriana, Facultad de Ciencias Políticas, bajo la orientación y coordinación editorial del Profesor Víctor de Currea-Lugo.
Published on: Mar 4, 2016
Published in: News & Politics      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - ¿Por qué negociar con el ELN?

  • 1. ¿Por qué negociar con el ELN? El Espectador 24 noviembre 2014 Así se titula el libro que acaba de publicar la Universidad Javeriana, Facultad de Ciencias Políticas, bajo la orientación y coordinación editorial del Profesor Víctor de Currea-Lugo. Por: Luis I. Sandoval M El libro resulta de los diálogos semanales que hace meses se realizan en la UJ, del Diplomado Aprendizajes para el Posconflicto, febrero a junio, realizado en la Cárcel de Bellavista, Medellín, con detenidos políticos del ELN, del Foro La Paz con el ELN Vista desde las Regiones, efectuado el 11 de septiembre de 2014. Este libro – originado en el interés no solo de profesores de la UJ sino de un destacado conglomerado de personas vinculadas a muy diversas actividades sociales y políticas - propicia condiciones favorables para que acceda al escenario de la salida política la que falta de las insurgencias mayores. Todos demandan el ingreso formal del ELN al proceso de solución política con una mesa de diálogo propia. Obstáculo enorme para la paz política sería el hecho de que gobierno y voceros de los elenos no llegaran a un oportuno acuerdo general para conversaciones análogas a las que desde hace dos años se adelantan con las FARC.
  • 2. El libro reitera en múltiples formas que la actual es la hora de la paz y que el ELN no puede dejarla pasar. Ello ocurre a través de 24 textos de académicos, dirigentes sociales y del Grupo de Bellavista. Unos hacen la reconstrucción y caracterización históricas del ELN; otros analizan condiciones, temas, perspectivas que se sabe interesan a esta insurgencia; otros describen dinámicas sociopolíticas y posturas de las comunidades sobre la salida política haciendo alusión a situaciones específicas en que han estado involucradas las poblaciones locales y señalando los impactos del conflicto en la vida de comunidades regionales: Catatumbo, Sur de Bolívar, Nariño, Arauca, Cauca; otros, finalmente, se atreven a esbozar propuestas de distinto tipo y calado referidas al necesario paso del ELN de las armas a la política, ofreciendo elementos que podrían contribuir a concretar su agenda, dando pistas sobre el quehacer político una vez dejadas las armas y planteando la reconciliación necesaria. Varios autores rescatan elementos identitarios del ELN y aquellos que marcan una clara diferenciación con las Farc-Ep. Casi todos coinciden en que el ELN es una guerrilla más preocupada por lo social y la política que por el combate. La ampliación de la democracia con justicia social, vida digna, soberanía nacional, aparece como la ganancia de todo el país con la finalización negociada del conflicto político armado. José Aristizabal, coautor, observa: “La realidad es que cincuenta años de accionar político desde las armas, incluidas en él las voladuras de oleoductos y torres de energía, no han conseguido cambiar la política minero-energética a favor de los territorios y de la soberanía nacional, mientras cantidades de comunidades y sectores sociales se están levantando a la resistencia civil por la defensa de los recursos naturales y para lograr ese cambio. Una alianza del ELN con la sociedad, propiciada por sus negociaciones de paz, podría avanzar este tema, en principio, a la altura de una mayor conciencia ambiental entre la población colombiana. También podría posicionarse como una organización vocera o referente nacional en estas problemáticas”. Aristizabal parecería estar haciendo eco a certeras palabras de García Linera, Vicepresidente de Bolivia, pronunciadas en 2013: “Hace años, la izquierda esperaba grandes insurrecciones armadas que llevaran el pueblo al socialismo, pero lo que tenemos ahora son grandes sublevaciones que reconquistan la democracia, el voto y el Estado para consagrar derechos populares, desmontar la composición oligárquica de los Estados latinoamericanos y frenar los proyectos conservadores neoliberales”.

Related Documents