LO QUE LE OCURRIO A PEPE DESPUES DE MUERTO
de Jardiel Poncela
Personajes
Leticia
Gracia
Cristina
Pepe
Paco Yepes
Díaz
Elía...
ELIAS = Sí, señora. (va a salir)
GRACIA = Pero si se llevan los instrumentos, cómo van a tocar los músicos ?
LETICIA = Tie...
PEPE = Sí, sí ; ya te oí. Qué se le va a hacer ! Me la voy a afeitar... Lo que pasa es que la tengo
desde hace veinte años...
DIAZ = Sí, sí...
GRACIA = (mostrándole a Díaz el tocado de cabeza del traje de Leticia) Esto dónde tiene que
ponérselo ?
D...
CRISTI = Seguro que cayendo por delante ?
LETICIA = Qué cayendo por delante ni cayendo por delante! Cayendo por detrás ! (...
LETICIA = Huy!!
GRACIA = Cuando Pepe se muera, seguro que va a ir al cielo
LETICIA = (desolada) Dios mío! Entonces, me lo ...
SIGERICO = Qué pasa tía Leticia ? Tenés el día gris?
LETICIA = Qué día no es gris para mí? Hoy me parece que tengo el día ...
LETICIA = (a Sigerico) Seguí...
SIGERICO = Los demás no pueden entendernos, tía.
LETICIA = No, los demás no pueden entende...
9
9
LETICIA : (olvidándose del llanto e incorporándose) Has leído mi “Diario”?
FEDERICO : Sí. La otra noche, cuando hiciste qu...
FEDERICO : Ahí va !!
PACO : Qué pasa ? Soy un Capitán o no soy un Capitán ? (fijándose en Leticia con admiración)
Pero Cle...
PACO : Por cierto, al mismo tiempo que yo, entraba Luciano Salvatierra vestido de César Borgia.
GRACIA : Y qué tal resulta...
PACO : He visto el programa de la radio, y a las once en punto tocan hoy la marcha de “Aída”.
Colosal!. Ni hecha de encarg...
LETICIA : No puedo levantarme, me tiemblan las piernas.
PACO : Bueno. Me sentaré yo. Míreme.
LETICIA : No me atrevo.
PACO ...
PACO : Pepe!!
PEPE : habrás leído el “Diario”de Leticia, verdad?
PACO : Cómo?!
PEPE : Te lo habrás encontrado arriba de al...
PACO : Bueno, claro... Como Federico es tan sensible y se la pasa diciendo que va a llegar a ser
un gran artista, Leticia ...
PEPE : Es que estoy seguro de que, tras esta vida, nos espera una vida mejor, y a mí en
particular, acostumbrado a la vida...
PACO : Pepe, yo soy un amigo de luto riguroso!.
PEPE : Si. Pero : Leticia es de alivio. Al principio se reunirán para habl...
PACO : No hay confusión posible porque viene vestido de diablo.
DIAZ : Si, señor. (se va, al quedar solo con Pepe, Paco se...
CRISTINA : Tío Pepe...
LETICIA : Qué es eso? Cómo te encuentras? Estás mejor?... Verdad que estás mejor? Dime que
estás me...
PEPE : (al verle) Ja, ja. Qué facha!.
ANSUREZ : (desconcertado) Eh?.
PEPE : Bueno, Ansúrez: siempre he dicho que era usted...
lámpara se prendiera de nuevo. Convencido de que no se enciende, sigue tarareando y
se va. En cuanto Elías desaparece, la ...
CRISTINA : Palidísimo.
LETICIA : Y yo juraría que iba temblando...
CRISTINA : Ya lo creo yo que iba temblando. Si casi no ...
PACO : (se sentó en el sillón, pensativo, preocupado) Pues no lo sé ; pero...
LETICIA : Pero, qué?.
PACO : (no queriendo h...
PACO : Tienes razón, porque, después de todo, ni viniendo ella hemos llegado a tiempo...
LETICIA : Es culpa mía el que en ...
LETICIA : Yo si lo creo. Como creo que con un poquito de amoníaco volvería a funcionar
inmediatamente...
ELIAS : Por Dios,...
ELIAS : Lo menos seis veces en las últimas cuarenta y ocho horas he tenido que colocar en la
biblioteca el tomo de “Soneto...
PACO : (suena un golpe en la biblioteca, Paco agarra de un brazo a Elías y quedan así un
instante, escuchando) Calla!. Ahí...
PACO : (con cara de víctima) Soy Elías conde de Montecristo de la época moderna, Elías .
Porque... tu no sabes lo que es e...
30
30
31
31
of 31

Poncela, jardiel lo que le pasó a pepe después de muerto

Published on: Mar 4, 2016
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Poncela, jardiel lo que le pasó a pepe después de muerto

  • 1. LO QUE LE OCURRIO A PEPE DESPUES DE MUERTO de Jardiel Poncela Personajes Leticia Gracia Cristina Pepe Paco Yepes Díaz Elías Sigerico Casa de Leticia y Pepe. Es de noche, cerca de las once. Dan una fiesta de disfraces. En escena están Leticia vestida de Cleopatra, Gracia (amiga de Leticia ), vestida de china, Elías ( el mayordomo ) que ayuda con el disfraz a Leticia y Díaz que supervisa el vestuario. Está encendida la radio, es un aparato empotrado en la pared. DIAZ = Los pliegues deben ir transversales... ( Marca unos pliegues en el traje de Leticia) LETICIA = (Que no logra oírle con el ruido) Cómo? DIAZ = Transversales ! E inclinados de izquierda a derecha. LETICIA = No le entiendo ni una palabra. ( a Elías señalando la radio) Elías ! Apague esa radio, por lo que más quiera ! ELIAS = Sí, señora. (va hacia el foro, quitándose el zapato) DIAZ = ¡Realmente, no hay quien la aguante! GRACIA = Es irresistible. (Elías pega con el zapato un par de golpes en el parlante y la música cesa. Gracia a Leticia) Qué buen método para apagar la radio!... (Sale porque siente que lo llaman) LETICIA = No funciona bien, y como está dentro de la pared, hasta que no la arreglen, no hay ma más remedio que el zapatazo. Y a veces, también falla. (a Díaz) Qué es lo que me decía usted Díaz ? DIAZ = (marcándole pliegues en el traje) Que los pliegues, en los trajes egipcios van transversales e inclinados de izquierda a derecha... Así. LETICIA = No, por Dios! Los pliegues en los trajes egipcios van rectos y verticales... Así... (se los arregla) ELIAS = (desde la puerta a Leticia) Señora, llegaron los músicos y un camión con los instrumentos. LETICIA = Qué barbaridad ! Un camión con instrumentos !... Y dónde metemos nosotros un camión con instrumentos ? Eso no puede ser... Que se queden los músicos, pero que se lleven el camión con los instrumentos. 1 1
  • 2. ELIAS = Sí, señora. (va a salir) GRACIA = Pero si se llevan los instrumentos, cómo van a tocar los músicos ? LETICIA = Tienes razón! . (a Elías) Entonces que dejen los instrumentos y se vayan los músicos. ELIAS = Sí, señora. GRACIA = Pero, Leticia, si se van los músicos no podrán tocar los instrumentos... LETICIA = Es verdad ! DIAZ = Yo sugiero que se queden los músicos y los instrumentos y que se vaya el camión. LETICIA = Eso es ! (a Elías) Que se vayan los músicos y los instrumentos y que se quede el camión. Bueno, al revés ! En fin, ya sabe lo que quiero decir, Elías. ELIAS = Sí, señora. (se va ) LETICIA = Dios mío!. Es que hoy no sé dónde tengo la cabeza... (a Gracia) Me creés si te digo que llevo un tiempo ya sin saber dónde tengo la cabeza? GRACIA = Todo el que te conozca estará dispuesto a creerlo. Pero no te preocupes, porque aunque no sepas dónde tenés la cabeza, apenas se te nota... LETICIA = Eh ? (entra Pepe vestido de torero) PEPE = Escuchame Leticia , te parece que es absolutamente imprescindible que...? LETICIA = Claro que sí me parece imprescindible? Pero, todavía estás así ?! ; a las once menos veinte, cuando ya llegaron los músicos y de un momento a otro va a empezar a llegar la gente? PEPE = Pero si ya estoy listo!. No me falta más que ponerme el ... LETICIA = No, todavía no estás listo! Te dije diez veces que te afeites la barba y no te la afeitaste... Y te aseguro, Pepe, que te la afeitás, o esta noche tenemos el disgusto del año ! PEPE = No: disgutos no, Leticia, ya sabés que cada vez estoy peor del corazón, y... LETICIA = El corazón! Ahora empezamos con el truco del corazón... Claro....para no quitarte la barba serías capaz de traerme un certificado médico. Pero decime, dónde viste un torero con barba ? PEPE = No. No vi ningún torero con barba ; pero tampoco veo por qué razón tengo que disfrazarme de torero, sacrificando la barba , cuando hay tantos otros disfraces que le permiten a uno conservar la barba entera. Por ejemplo, yo pensaba disfrazarme de viejo lobo de mar, y... LETICIA = No digas más tonterías, Pepe ! Desde las nueve y media que estás de aquí para allá, para ver si te salís con la tuya. Pero , por última vez y muy seriamente te digo que te afeites! Me oiste? 2 2
  • 3. PEPE = Sí, sí ; ya te oí. Qué se le va a hacer ! Me la voy a afeitar... Lo que pasa es que la tengo desde hace veinte años, y le tengo tanto cariño que..... LETICIA = Pepe, ni una palabra más! Ni una, porque hoy no estoy dispuesta a permitir que me torees. PEPE = (mirándose el traje) Yo creo que hoy es el día más indicado... LETICIA = (tajante y pulverizándolo con la mirada) Pepe !! (al grito, Pepe cohibido, se va por donde vino. Leticia , a Gracia , nerviosa) Ah! Me pone tan nerviosa!! GRACIA = Es que vos sos un poco cabeza dura. DIAZ = Y... él no quiere afeitarse (acariciándose el bigote) porque al pelo se le toma cariño, no hay duda. GRACIA = (a Leticia) Te advierto que está muy bien con el traje de torero y la barba ; parece un torero húngaro. ELIAS = (Entra) Señora el encargado del restaurante quiere ver a la señora.(consulta un cuaderno) No viene a cobrar. LETICIA = Lo recibiré luego. ELIAS = También quiere ver a la señora el que instaló las luces del jardín. (consulta el cuaderno) Tampoco viene a cobrar. LETICIA = Lo recibiré también, a todos los que quieran verme y no vengan a cobrar, ya sabe que... ELIAS = Estoy al tanto, señora. Ya sé que todos los que quieren ver a la señora y no vengan a cobrar los recibe siempre la señora ; por la razón de que (consulta el cuaderno) no viniendo a cobrar, no les vamos a quitar el placer de contemplar a la señora. LETICIA = Eso es Elías. ELIAS = Señora...(se inclina y se va ) DIAZ = (amable, a Leticia) A lo mejor, esos hombres no vienen a cobrar, porque sólo con verla a usted se consideran pagados... LETICIA = Seguramente. GRACIA = Qué pensamiento tan tonto!! DIAZ = ...porque usted está realmente preciosa. LETICIA = (mirándose, satisfecha, en el espejo) Sí, estoy estupenda.. DIAZ = Va usted a ser una Cleopatra espectacular... LETICIA = Imponente. Realmente imponente. Gracias Díaz. Se ve que usted es un hombre de buen gusto. GRACIA = Ya terminó, señor Díaz ? 3 3
  • 4. DIAZ = Sí, sí... GRACIA = (mostrándole a Díaz el tocado de cabeza del traje de Leticia) Esto dónde tiene que ponérselo ? DIAZ = Eso es para el pecho. LETICIA = Qué disparate !! Cómo para el pecho ? Esto es para llevarlo en la cabeza. (se lo coloca en la cabeza ) GRACIA = (dándole el cíngulo a Díaz) Y esto otro ? DIAZ = Esto es para la garganta. LETICIA = No, por Dios !! Esto es para la cintura. GRACIA = Y esto ? (por el collar) DIAZ = Esto también es para llevarlo en la cintura. LETICIA = (quitándoselo a Díaz) No, Díaz !! Esto es para llevarlo en la garganta. DIAZ = Y estas pulseras son para las muñecas... LETICIA = No. Son para los tobillos. DIAZ = Pero si las de los tobillos son esas otras... LETICIA : Cómo ésas ? Esas son las de las muñecas!. DIAZ = (tomando el brochecito de plumas que tiene Gracia )Y este abaniquito se lleva en la mano... LETICIA = Esto es un “sprit” y se pone en la frente... (se lo quita y se lo pone en el tocado de la cabeza) GRACIA = (agarrando un flabelo, también de plumas) Y esto dónde se pone ? LETICIA = Esto es un abanico, y se lleva en mano. (dentro se oye la voz de Sigerico) SIGERICO = (dentro) Gracia, Gracia!! (Gracia va y queda hablando con alguien que está dentro, al mismo tiempo entra Cristina, vestida de Dama antigua, y con una mantilla en la mano) CRISTINA = Señor Díaz... Me puede decir dónde me pongo esto? DIAZ = Sí, Cristinita, con mucho gusto. Esto se lleva aquí en la cintura... (intenta ponérselo donde dice) CRISTI = En la cintura, tía Leticia ? LETICIA = Cómo en la cintura? Esto se lleva colgado de los hombros... (lo pone donde dice) DIAZ = (acomodando) ...cayendo por delante. 4 4
  • 5. CRISTI = Seguro que cayendo por delante ? LETICIA = Qué cayendo por delante ni cayendo por delante! Cayendo por detrás ! (lo arregla) GRACIA = Señor Díaz... Federico dice que vaya a ver cómo le queda el traje de trovador, porque dice que lo que usted le dijo que eran los pantalones, resulta que son las mangas, y lo que usted dijo que son las mangas , a él le parece que son los pantalones. DIAZ = A ver, a ver... (sale) CRISTI = Tía, estás segura que es un especialista en trajes antiguos? LETICIA = (exageradamente) Siii !! CRISTI = Y vino solo para ayudarte con los trajes? LETICIA = No , vino a ver si Pepe le consigue trabajo en la Compañía de Seguros CRISTI = Ah! , vive de los seguros ? LETICIA = Noo, vive de los trajes antiguos. CRISTI = Es que, me parece, que no sabe nada de trajes antiguos. LETICIA = Ah! , por eso querrá un trabajo en la compañía de seguros. GRACIA = (desde adentro) Cristina!! ( Entra, pasándose una mano por la frente) Uf! Entre Díaz y Sigerico me volvieron loca! Dónde hay una aspirina ? LETICIA = En la mesita Pepe siempre tiene dos o tres cajas. Según él, cada vez que conversa conmigo termina tomádose una. GRACIA = No lo dudo. ( buscando) Aquí no hay dos o tres cajas : hay doce o trece... LETICIA = Son de otros remedios. No ves que Pepe está empecinado en que está muy mal de salud ? GRACIA = Y cuáles son las cajas de aspirina ? LETICIA = Las vacías. GRACIA = Entonces, para qué me dijiste que había aspirinas ? LETICIA = Por si alguna de las vacías estaba llena... GRACIA = Pero , cómo iban a estar llenas si están vacías ? LETICIA = Ay, Gracia ! Preguntás demasiado... Te parecés a Pepe. GRACIA = Pepe ! Lo que no me explico es cómo Pepe te aguanta... LETICIA = Eh ? GRACIA = Y cómo, estando enfermo del corazón, no le dió ya un infarto. 5 5
  • 6. LETICIA = Huy!! GRACIA = Cuando Pepe se muera, seguro que va a ir al cielo LETICIA = (desolada) Dios mío! Entonces, me lo voy a encontrar también allá? GRACIA = No, porque vos no vas a ir allá! LETICIA = Ah! El sí, y yo no! Y Pepe por qué va a ir ?... Por sus virtudes ? GRACIA = No. Por tus defectos (se va) LETICIA = (estupefacta) Por mis defectos!! ( a Cristina) Dijo por mis defectos? CRISTI = Sí , dijo, por tus defectos. (suena el timbre ) LETICIA = (para sí) Por mis defectos! (paseándose por la habitación) No, si en el fondo una está sola! ( se deja caer en un sillón) Completamente sola...( queda desolada, mirando el suelo. Aparece Sigerico) SIGERICO = Este Díaz es un tonto, no tiene ni idea de cómo se vestían los elegantes en el siglo trece. Si no fuera porque uno sabe de todo... (intenta mirarse en el espejo pero no puede porque se lo tapa Leticia) LETICIA = Te molesto? SIGERICO = Sí. (Leticia se levanta y se derrumba de nuevo en otro sillón con aspecto mucho más dramático que antes. Sigerico se mira al espejo de frente , de lado, de espaldas, se arregla el pelo, contemplándose) Bueno!! Estoy colosal! (mira a Leticia) Vos también estás muy bien , tía Leticia. LETICIA = (resucitando) Verdad? (se levanta como impulsada por un resorte y se pone junto a Sigerico mirándose al espejo) SIGERICO = Formidable!! Lo que pasa es que somos los más lindos de toda la familia. LETICIA = Los únicos lindos!. SIGERICO = Eso es : los únicos! Y además talentosos! Yo pienso llegar muy lejos en mi arte, aunque el tío Pepe diga que soy un tonto . LETICIA = ( suspirando ) Pepe nunca entendió de cosas artísticas. Ayer, por ejemplo, tomé de la biblioteca el tomo de “Sonetos” de Shakespeare, y me preguntó cómo podía aguantar esas cosas. Pero, a pesar de su opinión, vos vas a llegar a ser un gran escritor... SIGERICO = Cómo escritor? Escritor es lo que pensaba ser hace dos meses. Desde el lunes decidí ser músico. LETICIA = Llegarás a ser un gran músico, y encontrarás la felicidad... Pero yo... Yo ya !... (se deja caer de nuevo desolada) 6 6
  • 7. SIGERICO = Qué pasa tía Leticia ? Tenés el día gris? LETICIA = Qué día no es gris para mí? Hoy me parece que tengo el día negro. SIGERICO = A pesar de la fiesta? A pesar del baile de disfraces? LETICIA = (irónica) La fiesta! El baile de disfraces! SIGERICO = (adoptando el mismo aire que ella) Decís bien. La fiesta! El baile de disfraces! Qué razón tenés! LETICIA = Y la vida! La muerte! La dicha! La desgracia! SIGERICO : Es verdad! La vida! La muerte! La dicha! La desgracia! (suspirando profundamente) También en eso tenés razón. LETICIA = Sólo vos me comprendes. SIGERICO = Claro! Como vos sola me comprendés a mí. LETICIA = Por algo nos parecemos . SIGERICO = Somos dos almas gemelas. LETICIA = Justamente. (aparece Díaz llevando en la mano el gorro del traje de Sigerico con una pluma delante, y con un laúd. Deja las cosas sobre una silla. Leticia y Sigerico ni lo miran) SIGERICO = Dos corazones de artista, que laten al unínoso. LETICIA = Unísono. SIGERICO = Unínoso. LETICIA = Unísono, Sigerico, no seas imbécil! SIGERICO = Somos dos corazones de artista que laten al unísono... ( entra Pepe ) LETICIA = (que ve a Pepe, furiosa) Pero, otra vez? SIGERICO = Ahora lo dije bien!. LETICIA = A vos no!!! (a Pepe) Otra vez acá, sin afeitarte, Pepe? PEPE = Venía a buscar las gotas ( busca en la mesita , toma un frasquito) LETICIA = Las gotas!! Ahora es el pretexto de las gotas... Díaz! DIAZ = (solícito) Señora... LETICIA = Por favor vigile a Pepe, para que se afeite ahora mismo. DIAZ = Sí, señora. Es una misión penosa para el que sabe el cariño que se le toma al pelo ; pero ahí voy. (se reúne con Pepe. Leticia vuelve al diván con una postura melancólica) 7 7
  • 8. LETICIA = (a Sigerico) Seguí... SIGERICO = Los demás no pueden entendernos, tía. LETICIA = No, los demás no pueden entendernos. SIGERICO = Porque vos y yo, tía Leticia, llevamos dentro un no sé qué... LETICIA = Precisamente. Un no sé qué!... Qué bien lo expresás! SIGERICO = Un no sé qué que nos hace sentir... qué sé yo qué cosa, no es cierto? LETICIA = Es cierto. SIGERICO = Y que por momentos nos pone quién sabe cómo, eh? LETICIA = Eso, eso... SIGERICO = ...haciéndonos pensar en vaya a saber qué, no?... LETICIA = Sí. SIGERICO = ...sin que podamos decir lo que sentimos ni lo que pensamos, verdad? LETICIA = Precisamente! Eso es lo que nos pasa precisamente. SIGERICO = Te casaste con un hombre vulgar. LETICIA = (incorporándose , muy seria) Sigerico! Pepe es tu tío! SIGERICO = Sí, y , a pesar de eso, es un hombre vulgar. Porque un hombre que opina que los “Sonetos” de Shakespeare son...cosas! LETICIA = (echándose de nuevo en el sillón) Me es muy doloroso escucharte, pero te escucho porque aún no son las once. SIGERICO = Te casaste con un hombre vulgar y no te sentís feliz, tía Leticia. LETICIA = (suspirando) La felicidad... Sabemos siquiera lo que es la felicidad? SIGERICO = Tenés razón. No sabemos nada. 8 8
  • 9. 9 9
  • 10. LETICIA : (olvidándose del llanto e incorporándose) Has leído mi “Diario”? FEDERICO : Sí. La otra noche, cuando hiciste que te lo dejabas olvidado en la mesita para que lo leyera el tío Pepe. LETICIA : Y Pepe no lo leyó? FEDERICO : No. El tío lo tomó, lo hojeó y volvió a dejarlo donde estaba, diciendo...: Esta acaba en LETICIA : (saltando) Dijo eso? FEDERICO : Sí. LETICIA : (dejándose caer nuevamente en el diván friamente) Tienes razón. Es un hombre vulgar. FEDERICO : Ya sabía yo que te lo parecería a tí también. Como sé que, en cambio, te parece un hombre extraordinario Paco Yepes. LETICIA : (levantándose) Calla! Calla! (avanza solemnemente y da unos pasos por la habitación en una actitud de heroína trágica) Me he traicionado a mí misma. Sería posible? ( encarándose con Federico) Cómo has podido averiguar eso? Quién te ha dicho eso? FEDERICO : Pero tía Leticia, si lo tienes escrito en cuatro o cinco páginas de tu “Diario”, con letras así de gordas... LETICIA : (abrumada) Es verdad! FEDERICO : Seguro que eso lo leyó también el tío. LETICIA : El! (como antes) Dios mío ! Leería él el nombre de Paco Yepes ? (vuelve a aparecer Pepe, como antes) PEPE : Oye ; y Paco Yepes? LETICIA : Ay! (retrocede un paso, nerviosísima) PEPE : Ha llegado Paco Yepes? (asombrado) Pero, qué es eso? Qué te pasa? LETICIA : (balbucea) No sé... Me has asustado. No esperaba que salieras tan pronto . Pensaba que estabas afeitándote... PEPE : En este momento acaba Díaz de afilar la navaja ; supongo que eso te alegrará. Bueno, oye que no dejes de avisarme en cuanto llegue Paco Yepes. LETICIA : Sí, sí...(Pepe se va por donde vino) Qué casualidad! Qué telepatía! Salir de pronto hablando de Paco Yepes... ( aparece Amelia) AMELIA : Señora, el señorito Paco Yepes. LETICIA : Oh! ( entra Paco Yepes, disfrazado de Capitán del Ejercito Napoleónico) PACO : (a Leticia) España y yo somos así, señora. (Leticia y Federico quedan parados de la admiración) LETICIA : Yepes !! (Amelia vuelve a irse) 10 10
  • 11. FEDERICO : Ahí va !! PACO : Qué pasa ? Soy un Capitán o no soy un Capitán ? (fijándose en Leticia con admiración) Pero Cleopatra me ha dejado chico. Vaya un traje precioso ! Y qué bien le queda a usted!! (fijándose en Federico) Oye: también tú estás bárbaro de trovador! , a ver ? Ponte el gorro. (se lo pone y lo contempla) Bárbaro!! Sabes tocar el laúd ? Es muy fácil, yo lo estudié dos o tres años y no conseguí tocar, pero es muy fácil. Lo que ocurre es que yo, en cuestiones artísticas, soy un ingeniero químico. Dónde está Pepe? Ahí, vistiéndose, no ? (va a la puerta y se pone a hacer que toca el laúd, como si entonase una serenata, hablando hacia adentro) “Pepe, sal a la ventana Pepe, si te da la gana ! Pepe, que ha llegado Paco ! Pepe, sales o te saco !” (deja el laúd. Mirando hacia adentro) Ahí va ! Pero si está vestido de “Machaquito”! (ríe) Y se va a afeitar ! (volviéndose hacia Leticia y Federico) Esto es cosa de Leticia (señalándola con el dedo) Que ha conseguido se quite la barba, por fin. (mirando y hablando hacia adentro) Pero, hombre, Pepe! Quitarte la barba hoy, que vengo yo barbuti! (hace mutis acariciándose la barba) LETICIA : (hablándo para sí misma con admiración y sorpresa) Pués a él le sienta muy bien la barba! FEDERICO : Qué dices tía? ( Entran Gracia y Cristina muy risueñas) CRISTINA : Y Paco Yepes ? GRACIA : Dónde está Paco Yepes ? FEDERICO : Ha entrado a ver al tío. CRISTINA : Y cómo viene? GRACIA : De qué viene? De qué viene? (vuelve a aparecer Paco) PACO : (cantando) Vengo de bohemio!... (hablándo) Total, nada... Fíjense, fíjense... (da una vuelta contoneándose) GRACIA : Yepes!! CRISTINA : Huy!! Yepes, qué elegante!! PACO : Tipo. Línea. Percha, a ver quién dice que soy subdirector de una compañía de seguros agrícolas... Claro que, viendo a Pepe vestido de torero, tampoco hay quien diga que él es el subdirector de una compañía de seguros de vida. (fijándose en Gracia) a Gracia le sienta colosal el traje oriental. (fijándose en Cristina) Y tú, de qué vas vestida? CRISTINA : De Catalina de Médicis PACO : Me lo estaba temiendo. CRISTINA : Cómo? 11 11
  • 12. PACO : Por cierto, al mismo tiempo que yo, entraba Luciano Salvatierra vestido de César Borgia. GRACIA : Y qué tal resulta? PACO : Venenosos. FEDERICO : Pero, ha llegado ya gente? PACO : Sí. En el jardín hay unos cuantos insensatos: Vigil, que viene de Napoleón, y que, como tiene ese aire tan derrotado, se han juntado todos para hacerle preguntas sobre Waterloo. Su mujer lleva un traje confuso, hecho con unas telas blancas y unas bridas negras, que nadie sabe lo que es, y ya han empezado a decir algunos que viene de caballo de su marido. Ansúrez, el médico, viene de diablo y se ha apretado el rabo con la puerta al bajar del coche ; el chófer ha echado a andar sin darse cuenta, y le ha dado tres vueltas a la manzana sentado en el suelo. También ha venido Etelvina. CRISTINA : Etelvina? FEDERICO : Etelvina, disfrazada, a sus años, y...? GRACIA : Pero, si está impedida y no se puede mover de su silla!... PACO : Pero ha buscado un disfraz apropiado. Viene vestida de “Maja” de Goya, echada en el sillón, y la han traído con sillón y todo... FEDERICO : Esa Etelvina es única!! (Gracia, Cristina y Federico se ríen. Leticia permanece todo el tiempo mirando a Paco, sin despegar los labios) PACO : Ah! Bueno! Ahora que me acuerdo, Leticia: hay que ensayar la aparición de usted en los salones. LETICIA : (como si volviera en sí) Eh? CRISTINA : Cómo? GRACIA : Qué dice? LETICIA : Qué dice usted, Yepes? PACO : Pues eso! Que además de ser la dueña de la casa, y una mujer encantadora, y otras cosas más, es usted Cleopatra, y tiene usted que hacer una buena aparición en los salones, bajando la escalera de un modo majestuoso, a los acordes de alguna música triunfal. Por eso hay que ensayarlo. Vamos a hacerlo ahora. LETICIA : Ahora? PACO : Ahora, claro; aprovechando que la gente no puede vernos porque están todos aún en el jardín. (llama hacia adentro) Elías!. Elías!. (vuelve a proscenio) Qué música podríamos elegir que viniera bien para que bajase las escaleras de un modo solemne Cleopatra? Calla!. Ya está!. Qué hora es? Las once? FEDERICO : Sí. 12 12
  • 13. PACO : He visto el programa de la radio, y a las once en punto tocan hoy la marcha de “Aída”. Colosal!. Ni hecha de encargo. (señalando al aparato de radio) Aquello sigue descompuesto, verdad? (buscando algo a su alrededor) Algo para pegar fuerte...Algo para darle un trastazo al aparato... (Leticia sin dejar de mirar a Paco saca un libro de detrás de un almohadón del sillón y se lo da ) Muy bien!. Esto mismo... (va y pega unos golpes con el libro en la radio. Suena en el acto la Marcha de Aída) Olé! No lo dije? (tarareando) Tan, tan, tarán...! (aparece Elías) ELIAS : Llamaba el señor? PACO : Sí, ven aquí, Elías. Vamos a ensayar la aparición de la señora en los salones. (lo toma por un brazo y lo coloca en el centro de la escena ; a Gracia, Federico y Cristina) Vosotras, Gracia, Cristina y tú, abajo; a ver el efecto. Y luego me decís lo que os parezca. (se van los tres riendo ) Tú Elías, detrás de la señora llevando esto. (toma el flavelo y se lo pone en la mano a Elías.) Leticia saldrá de aquí de la mano de Pepe... (coloca a Leticia entre Elías y la puerta) Eso es! Vamos a probar... Andando! (tararea la marcha) Tan,tan tarán...! (Leticia camina en la posición que le ha marcado Paco, seguida de Elías que lleva el flavelo. Se van. La música cesa de pronto, Paco hace un gesto de contrariedad) Vaya, hombre!. Ahora se ha parado esto... (va a la radio y pega un par de golpes con el libro que le dió Leticia y que ha conservado todo el tiempo bajo el brazo. Al dar uno de los golpes se fija en la portada y se detiene, extrañado, a mirarlo. Leyendo ) “Diario de Leticia Miñán. Cosas de mi vida”. (interesado lo abre y lee la primera página) “Tengo 27 años ligeros como plumas y un corazón que me pesa como el plomo” (asombrado, sonriendo) Caramba!! (leyendo más abajo) “Ayer vino de visita Paco Yepes, y, como siempre, en cuanto le he visto...”(estupefacto y dejando de sonreir) Qué? (empieza a leer para sí, y avanza abismado en la lectura hasta sentarse en uno de los brazos del sillón. Hay una pausa. En la radio empieza a sonar un “blus”. Paco lee absorto unos instantes aún. De pronto deja de leer, asombrado, maravillado y asustado) Pero... qué dice esta mujer?. Qué dice esta mujer?. Y por qué me ha dado el libro ella misma?. (volviendo al libro) Pero, cómo es posible? (entra Leticia. Se oyen risas. Leticia viene en una actitud de espiar a Paco. El lee, ella lo espía. Leticia vulelve a entrar ruidosamente, riendo y pisando fuerte) LETICIA : (riendo) Bueno!. Qué hay, maestro de ceremonias ?. Qué tal lo he hecho ?. PACO : Eh...? LETICIA : Qué es eso , Paco ?. Qué le ocurre ?. PACO : Hasta ahora no la conocía a usted por dentro... Ahora acabo de hojear este libro, y... LETICIA : (indignada, arrebatándole el libro) Eh ?. Cómo ha llegado a sus manos este libro ?. De dónde ha tomado usted ese libro ?. PACO : Me lo ha dado usted misma antes, cuando yo buscaba algo con que pegar en... LETICIA : (con desesperación exagerada) Dios mío!. .. Yo misma!. Qué burlas tiene el destino!! Qué vergüenza!! (se deja caer en el sillón, tapándose el rostro con las manos. Paco se inclina sobre ella) PACO : Escúcheme, Leticia. LETICIA : Déjeme, Paco, por lo que más quiera. PACO : Levántese, escuche... 13 13
  • 14. LETICIA : No puedo levantarme, me tiemblan las piernas. PACO : Bueno. Me sentaré yo. Míreme. LETICIA : No me atrevo. PACO : Pues no me mire, es igual. (pasa su brazo por detrás de la espalda de Leticia) Leticia, por qué le da vergüenza decirme de palabra lo que ya me ha dicho por escrito?. (en ese momento, cuando ella ha reclinado su cabeza sobre el hombro de él, entra Pepe. Queda inmóvil mirándolos fijamente. Leticia lo ve por encima del hombro de Paco y lanza un grito ahogado, levantándoes de un salto.) LETICIA : Pepe!!. (duda, no sabe que hacer,echa a correr y se va. Paco muy pálido retrocede; Pepe empuña el laúd y avanza. Paco, que al entrar Pepe se ha levantado también, muy pálido retrocede. Pepe dirige su vista a la radio y empuñando el laúd le da un tremendo golpe y la música se detiene inmediatamente. Pausa. Por el foro se ve venir Elías) ELIAS : Han llamado los señores ?. PEPE : No. (Elías se va. Pausa. Paco mira furtivamente a Pepe. De pronto, sin poder contenerse, avanza en línea recta hacia Pepe.) PACO : Pepe, déjame que yo te explique... PEPE : No tienes nada que explicarme. PACO : Aunque hallamos vivido largas temporadas separados, me conoces desde hace 20 años, y... PEPE : Si ; a tí te conozco desde hace 20 años, y a Leticia desde hace 11 y medio. PACO : Soy un idiota!!. Reconozco que soy un idiota!!... Y no me contradigas!! PEPE : No iba a contradecirte. PACO : Además debo decirte que... PEPE : No me digas nada, Paco ; no me digas nada... (pausa. Paco se levanta desalentado y de pésimo humor contra sí mismo ; pasea por la habitación y de pronto se da un par de bofetadas) PACO : Maldita sea!!. PEPE : Paco!! PACO : Maldición!! PEPE : No te pegues, Paco, que cualquiera que nos escuche pensará que te estoy pegando yo. PACO : Eh? PEPE : Además tú no tienes la culpa. 14 14
  • 15. PACO : Pepe!! PEPE : habrás leído el “Diario”de Leticia, verdad? PACO : Cómo?! PEPE : Te lo habrás encontrado arriba de algún mueble, así como olvidado al azar... PACO : No. Me lo ha dado ella misma. PEPE : Eso es nuevo. PACO : Qué dices?. Pero... es que el diario de Leticia anda de un lado para otro y... ? PEPE : El Diario de Leticia danza más que Julio Bocca. PACO : Pero... Un libro en el que ella refleja su vida interior !. PEPE : Paco, Leticia no tiene ninguna vida interior. Si yo no la quisiese como la quiero, te diría que es una estúpida ; a veces, aún queriéndola, lo digo. Pero como la quiero todo lo que hay que querer, te diré que Leticia es una menor de edad. Al llegar a los 6 años se plantó y sigue teniendo 6, aunque el martes pasado cumplió los 25. PACO : En su diario dice 27... PEPE : Si, se pone años. Conoces tú una mujer que se ponga años ? En cambió los niños se aumentan la edad para presumir de mayores. PACO : Eso es cierto. PEPE : Leticia es infantil, incongruente, vanidosa, presumida, y tiene un concepto falso de todas las cosas. Desde hace un tiempo se le ha dado por decir que yo no la comprendo y coquetea con todo el que se le pone a tiro, pero yo no la pierdo de vista ni a sol ni a sombra, de donde deducirás que la comprendo perfectamente... PACO : Claro... Tú eres un águila, por algo has inventado el “seguro familiar-vitalicio-retroactivo- indirecto” que pica todo el mundo y no hay quien lo cobre!. PEPE : Bueno, para Leticia soy un hombre vulgar. PACO : Vulgar!. PEPE : Y para Federico también. PACO : Pero Federico... es un niño gótico... PEPE : Sin embargo, Leticia lo considera como su alma gemela. PACO : No me digas!. PEPE : Eso te dará idea de cual es la vida interior de Leticia. 15 15
  • 16. PACO : Bueno, claro... Como Federico es tan sensible y se la pasa diciendo que va a llegar a ser un gran artista, Leticia lo encuentra simpático. Y es que hay que desengañarse, Pepe: para una mujer un poco soñadora, un hombre que se dedica como tú a los seguros... PEPE : Tienes razón. Por eso ella se ha fijado en tí... PACO : (rápidamente) Eso es!!. Por eso ella se ha fijado en mi... PEPE : Y tú a que te dedicas? PACO : a los seguros. (pausa) Bueno, cualquiera entiende a las mujeres !. PEPE : a una mujer como Leticia no hay que aspirar a entenderla, Paco. PACO : Y entonces que se hace con una mujer así. PEPE : Si las cosas ya no tienen remedio y se la quiere, hay que aguantarla. Y si no se la quiere y las cosas tienen todavia remedio, hay que escaparse. (aparece Díaz provisto de un equipo de peluquería casero) DIAZ : Esto ya está listo. Podemos empezar el afeitado cuando usted guste, don José. PACO : (a Pepe) Pero... en serio vas a quitarte la barba por un simple capricho de Leticia? PEPE : Creo que ya no podré darle muchos caprichos y además te he dicho que la quiero. De que también te quiero a tí te he dado pruebas hace un momento... Y voy a seguir dándotelas ahora. PACO : Qué quieres decir, a qué viene todo esto? PEPE : (Díaz le ha colocado ya el babero para afeitarlo) Paco, el médico me ha dicho que no llegaré al verano. PACO : Qué!? DIAZ : Don José... PACO : Qué tontería!. PEPE : No, no es ninguna tontería. El corazón me marcha cada vez peor. Y yo noto que el médico tiene razón cuando dice que estoy en camino directo a un colapso en el que me quedaré cuando se produzca. Una impresión fuerte puede acabar conmigo de un golpe. Hace un instante, al entrar en esta habitación, pudo ocurrirme... PACO : Hubiera sido terrible!. Y yo no me lo hubiera perdonado nunca. PEPE : Yo sí (pausa) Te extraña? PACO : No, no me extraña. El perdón es el sello de las almas grandes. PEPE : Muy bonito, Paco. PACO : Pero estoy asombrado, te oigo hablar de morir como si la muerte fuera una “kermese” 16 16
  • 17. PEPE : Es que estoy seguro de que, tras esta vida, nos espera una vida mejor, y a mí en particular, acostumbrado a la vida que me da Leticia, la otra me va a parecer imponente. PACO : Claro... PEPE : Y existen otras causas. Delante de Díaz se puede hablar de todo ; es hombre leal y de confianza. (a Díaz) Por cierto que mañana mismo voy a dar orden de que le faciliten el empleo ese que solicita usted en la compañía. DIAZ : (emocionado) Don José de mi alma!. PEPE : a ver si se le acaba esa racha de mala suerte. DIAZ : Cuarenta y nueve años de racha en contra llevo ya, don José. Que tengo la negra! Ahora mismo me da no se qué empezar a afeitarle ; porque donde yo pongo la mano... PEPE : Empiece usted de una vez... DIAZ : En fin...Si tendré mala suerte señor Yepes, que una vez me caí de espaldas (pausa) Y me rompí la naríz... PACO : Si , conozco la historia. (Díaz empieza a afeitar a Pepe) PEPE : Pero además, Paco, ya me encuentro en el límite de la resistencia económica. PACO : Es posible?. Con el dineral que ganas? PEPE : Leticia es capaz de agotar las minas del Rey Salomón. En la casa se gasta tanto, que estoy citado con la ruina para dentro de unos meses. Pero si me muero no acudiré a la cita ; y Leticia quedará libre de cuidados por una temporada, porque le he hecho un seguro. PACO : Un seguro familiar-vitalicio-retoactivo-indirecto de esos que tú has inventado? PEPE : No... Si le hubiera hecho un seguro de los mios estaría lista. Le he hecho un seguro en serio, para que cobre de verdad y en cantidad. Pero de todo esto ya te enterarás cuando se abra mi testamento, pues te he nombrado albacea. Lo que quería decirte es más serio. PACO : Más serio aún? PEPE : Si, porque afecta tu felicidad. (pausa) Paco, cuando yo me muera, no te cases con Leticia. PACO : (asombrado) Eh?. Qué? (también Díaz) PEPE : Que cuando yo me muera no te cases con Leticia. PACO : (sincero) Pero, Pepe! como puedes suponer que yo...? Cómo puedes pensar que yo, muerto tú...? PEPE : Porque lo pienso. Porque cuando alguien se muere después del luto riguroso viene el medio luto, y luego el alivio. Y porque existen amigos de medio luto. 17 17
  • 18. PACO : Pepe, yo soy un amigo de luto riguroso!. PEPE : Si. Pero : Leticia es de alivio. Al principio se reunirán para hablar de mí ; luego se reunirían para hablar de ustedes ; por fin picarías y te casarías con Leticia. Ojo! Si no quieres ser desgraciado, no te cases con ella. Agotado el capital del seguro que voy a dejarle, Leticia te obligaría a trabajar como un negro para mantener sus gastos enormes ; y luego se quejaría de que estabas todo el día trabajando y no le hacías ningún caso. Te volvería loco con caprichos absurdos y con incoherencias constantes. Tendrías que leerte los primeros actos de todas las comedias para contárselas pues ella jamás llega al teatro a tiempo de oír ningún primer acto. Cada conversación con Leticia te dejaría atontado, jadeante y con tal dolor de cabeza, que pronto te convertirías, como yo, en un virtuoso de la aspirina. De pronto , un buen día ella caería en la cuenta de que no la comprendías: ese sería el momento en que tú empezarías a padecer del corazón. Y por último, al cabo de 8 ó 10 años, una noche cualquiera en que pensaras en la muerte más que de costumbre, puede que le dijeses esto mismo a un amigo de tu afecto para evitarle desdichas parecidas. PACO : Todo eso está muy bien, y te doy mi palabra de honor de seguir tu consejo si llegase el caso. Pero, por fortuna, son ganas de hablar por hablar, Pepe. Estás perfectamente de salud, y lo que tienes es aprensión. PEPE : Bueno ; pero reflexiona despacio cuanto te he dicho y mírate en mi espejo... PACO : Tú eres el que debes mirarte en tu espejo, para que vayas viendo como estás sin barba. PEPE : Es verdad ! ; a ver qué efecto me hace... (Pepe, a quien Díaz a terminado de afeitar, se levanta y se mira en el espejo. Se ve, da un grito y se lleva una mano al corazón) Aaaay!! (vacila, da una vuelta sobre sí mismo y cae desmayado en los brazos de Paco y de Díaz) PACO : Pepe!!! DIAZ : Dios mío!!! PACO : El colapso, Díaz... El colapso!!! Esto es el colapso!! DIAZ : Pero, de qué le ha dado? PACO : De verse sin barba. DIAZ : De verse sin barba... Claro! Si se la he afeitado yo!. Si tengo la negra!. PACO : Ayúdeme... Vamos a acostarle. DIAZ : Si, señor ; si, señor. (entre los dos cargan con Pepe y lo llevan al sillón , donde lo acuestan) PACO : Y vaya usted a avisar a los demás. Dígaselo a la señora con precaución... y traiga inmediatamente al doctor Ansúrez, que está entre los invitados. DIAZ : Si, señor. PACO : Lo conoce usted? DIAZ : No, señor. 18 18
  • 19. PACO : No hay confusión posible porque viene vestido de diablo. DIAZ : Si, señor. (se va, al quedar solo con Pepe, Paco se inclina sobre él, le echa agua en la cara y le habla) PACO : Pepe!. Pepe! Pero... será posible que esta criatura?... Pero, es que se va a morir de veras esta criatura? Pepe!. Pepe, no te mueras, no seas malo. Parece que ya abre los ojos... Pepe!. PEPE : (abriendo los ojos) Hola Paco. Qué hay? PACO : Eso te digo yo a ti. Qué hay? PEPE : Hola y adiós. PACO : Adiós? PEPE : Si, me voy, Paco. PACO : Que te vas? PEPE : Me voy a ir de un momento a otro. PACO : Pero, qué te vas a ir, Pepe?. Adónde te vas a ir vestido de torero ? PEPE : El traje es lo de menos. Y además, como al fin y al cabo me voy contento... PACO : Qué te vas contento? PEPE : Me voy encantado, Paco. Confesé y comulgué esta mañana. PACO : Eso está bien. PEPE : Y tú me has dado palabra de honor de no casarte con Leticia. PACO : Desde luego. Pero no pienses en eso. Esto es una descompostura sin importancia, que ya ha pasado... PEPE : Verás que a medianoche estarás rezándome un responso ; y mañana en el cementerio. PACO : No digas cosas raras. Ahora sube a verte el doctor Ansúrez y... PEPE : Ansúrez es un besugo que no sabe una jota de Medicina. Verás como dice que lo que tengo es reuma... La sorpresa que le voy a dar dentro de un rato, cuando muera!. Te vas a reir... PACO : Pero, cómo que nos vamos a reír? (entra rápidamente Leticia, seguida de Federico, Cristina y Gracia) LETICIA : Dios mío !. Virgen Santísima !. Pepe !. Pepe !. FEDERICO : Tío... 19 19
  • 20. CRISTINA : Tío Pepe... LETICIA : Qué es eso? Cómo te encuentras? Estás mejor?... Verdad que estás mejor? Dime que estás mejor!! PEPE : Dentro de un rato estaré bien del todo, Leticia. Qué? Qué te parezco sin barba? LETICIA : Guapísimo... Pepe! Pepe mío!! (quedan abrazados) GRACIA : (aparte a Paco, que se ha separado de Pepe al entrar Leticia) Qué pasa? PACO : Que se muere. GRACIA : No es posible!. PACO : Por desgracia, estoy convencido de que si, y él también. Ha dictado testamento ; le ha hecho un seguro a Leticia... GRACIA : Jesús! (Paco vuelve con Pepe) GRACIA : Pero, qué ha sido, Yepes? Qué es lo que le ha pasado? PACO : Que le ha dado un colapso al verse sin barba. LETICIA : (levantando vivamente la cabeza) Ah!. Pero , por lo que le ha dado el colapso ha sido por la barba? PACO : Aquí viene el médico, Pepe. PEPE : Que no entre el médico PACO : Eh? PEPE : Que no entre el médico, que quiero morirme de muerte natural. PACO : (sonriendo) Pero Pepe !. CRISTINA : Qué célebre!. GRACIA : Tiene gracia...(rien) FEDERICO : Dice que no entre el médico, que quiere morir de muerte natural. ANSUREZ : Que no entre más gente!. AMELIA : Descuide el señor ; estoy yo aquí impidiéndolo, pero viene doña Etelvina. ANSUREZ : Doña Etelvina?. Pero, sube us ETELVINA : He visto morir a toda la familia, y si Pepe se va a morir, usted comprenderá que no voy a hacer una excepción con Pepe... a ver!. (a Díaz y a Elías) Ponedme en un sitio donde lo vea bien. ANSUREZ : (avanzando) Bueno, vamos allá... , vamos allá... (a Pepe) Qué es eso? 20 20
  • 21. PEPE : (al verle) Ja, ja. Qué facha!. ANSUREZ : (desconcertado) Eh?. PEPE : Bueno, Ansúrez: siempre he dicho que era usted el demonio... (todos rien ruidosamente) ANSUREZ : Vaya... Más vale que tenga usted esos ánimos ; a ver esa lengua. Y ese pulso. (en ese momento la radio rompe a tocar música de jazz, que sonó en el principio del acto) CRISTINA : La radio... LETICIA : Paren la radio!! PACO : Denle un buen trastazo... (Federico y Cristina pegan con diversos objetos a la radio sin resultado) CRISTINA : No se para. FEDERICO : Ahora no quiere parar... ANSUREZ : (acabando el reconocimiento) No importa. Pueden ustedes dejarla tocar tranquilamente. La lengua está bien y el pulso normal. Nada!. No tiene importancia. PEPE : Qué no tiene importancia!... Oyes?. Cuando yo te he dicho que te ibas a reir! ANSUREZ : (a Leticia) No se queda usted viuda por ahora, señora... Esto es reuma. PEPE : (riendo alborozadamente) Reuma!!. Has oído?. Ja, ja, ja!! Reuma!!. (Paco se deja caer, abrumado, en el sillón) PACO : Va a ser la muerte más alegre del mundo... (Pepe sigue riendo cada vez más, y todos rien con él. La radio toca más fuerte. ) TELON ELIAS : Lararirorala, lorariloraro... (al ver la lámpara encendida hace un gesto de contrariedad) Esta dichosa lámpara!. ( deja la bata en el sillón y las chinelas en el suelo, luego apaga la lámpara y se va con el libro , tarareando) Larilorariro, lorarorari... (Elías desaparece, la lámpara vuelve a encenderse sola. Pausa. Aparece Elías nuevamente tarareando y sin el libro) Lorarirorala, lorarorariro... (al ver la lámpara, hace un gesto de mayor contrariedad que antes) Qué poco me gusta lo que ocurre con ésta lámpara!. ( vuelve a apagarla, se va yendo; se detiene y mira la lámpara. Así está un rato, inmóvil, como si esperase que la 21 21
  • 22. lámpara se prendiera de nuevo. Convencido de que no se enciende, sigue tarareando y se va. En cuanto Elías desaparece, la lámpara se enciende de nuevo sola. Pausa. Afuera se oyen las voces de Leticia, Paco y Cristina. Suena el timbre dos o tres veces. Breve pausa. Aparece Elías ; pero unos instantes antes de que él entre se apaga sola la lámpara. Elías abre la puerta. Entran Paco, Leticia y Cristina, vestidos de noche. Elías inclinándose) Buenas noches tengan los señores. PACO : Hola, Elías. ELIAS : (asombrado al ver a Cristina que entra última) Eh?. Cómo?. PACO : Qué pasa?. ELIAS : Perdón señores... Pero... La señorita Cristina había ido al teatro con los señores?... PACO : Si. LETICIA : Si, claro. ELIAS : No es posible!. LETICIA : Cómo que no es posible?. CRISTINA : Qué no es posible?. PACO : Qué dice usted?. ELIAS : (balbuceando) Pero entonces... Pero entonces...!! PACOyLETI: (a un tiempo) Qué?. CRISTINA : Qué?. ELIAS : (lleno de confusión y balbuceando) Si la señorita Cristina ha ido al teatro con los señores, entonces... Con permiso de los señores!!. (echa a correr y se va dejando a Paco, Cristina y Leticia muy confundidos) PACO : Pero, qué es eso?. CRISTINA : Qué le pasa?. LETICIA : Este hombre no está bien de la cabeza. CRISTINA : Hace días que yo lo noto un poco raro. PACO : Y yo también. Yo hace días que lo noto algo raro. CRISTINA : Qué es lo que ha ido a hacer ahí arriba? LETICIA : Y por qué se ha puesto tan pálido?. Porque se ha puesto pálido... PACO : Si, verdad?. LETICIA : Muy pálido. 22 22
  • 23. CRISTINA : Palidísimo. LETICIA : Y yo juraría que iba temblando... CRISTINA : Ya lo creo yo que iba temblando. Si casi no acertaba a subir las escaleras... PACO : Bueno, aquí viene. Vamos a ver qué era eso. (Elías vuelve, viene hecho polvo) LETIyCRIS: Qué?. PACO : Qué, Elías? ELIAS : (muy nervioso) Nada, señora. Nada, señor. No era nada, no era nada. PACO : Pero, cómo no era nada? ELIAS : No, señor ; nada. Ciertas cosas que uno no se explica, y cuando uno no se explica ciertas cosas... Eso es!. Que no sabe uno qué pensar. Y eso es todo, señor, eso es todo!. Conque... Mandan algo los señores?. Quieren que encienda las luces, o prefieren que las deje encendidas?. LE,CRIyPA: Cómo?! ELIAS : Las encenderé... (apaga las luces) Digo, no!. Las dejaré apagadas... (las enciende) Así. Abro la puerta, verdad?. Muy bien. Abriré la puerta. (va a puerta y la cierra) Ya está!. LE,CRIyPA: Eh?. ELIAS : (a Paco) Ahora mismo le diré a la doncella que venga para que ayude a desnudar al señor. PACO : Qué?. ELIAS : (a Leticia) Y cuando la señora vaya a acostarse y me necesite, no tiene más que llamarme. LETICIA : Ooh!. ELIAS : Buenas noches tengan los señores... (tarareando la música de antes, en voz más alta de lo normal) Lararirolaro, lararilarola... (se va ante el asombro de Paco, Leticia y Cristina) PACO : Qué les parece? CRISTINA : Pobrecito!. Cómo está!. Hasta tararea mis ejercicios de piano... LETICIA : Me alegra que ocurra esto, a ver si te decides (a Paco) a dejar cerrado el bar de tu despacho cuando salimos de casa. PACO : (absorto por alguna idea interior) No creo que lo que le ocurre a Elías sea cosa del whisky... LETICIA : No. No es cosa del whisky, porque lo que le gusta a Elías es la ginebra ; pero tú verás de qué va a ser, si no... 23 23
  • 24. PACO : (se sentó en el sillón, pensativo, preocupado) Pues no lo sé ; pero... LETICIA : Pero, qué?. PACO : (no queriendo hablar más) Pero nada. LETICIA : (de un modo punzante) Es una respuesta llena de elocuencia y de sabiduría... CRISTINA : Por favor, no regañen. LETICIA : Regañar nosotros?. CRISTINA : En cuanto se quedan solos... LETICIA : Eh?. CRISTINA : Hace un tiempo que, en cuanto se quedan solos y empiezan a hablar, se ponen a discutir. LETICIA : Naturalmente!. No querrás discutir antes de haber empezado a hablar... CRISTINA : Pero, es que hace falta discutir para hablar? LETICIA : No. Pero hace falta hablar para discutir. CRISTINA : Bueno ; pues no hablemos más, y así no habrá que seguir discutiendo. Voy a preguntarle a Elías si ha llegado Federico. LETICIA : Vete con Dios. (Cristina sale) a esta muchacha, hasta que no se case, no va a haber manera de resistirla. (encarándose con Paco, que sigue pensativo, ausente y preocupado) Mira que decir que tú y yo regañamos en cuanto nos quedamos solos!. Qué te parece?. (pausa, irritada) Estoy hablando contigo, Paco... PACO : (volviendo en si)Eh?. Ah, perdona!. Estaba distraído. LETICIA : Distraído!. Hace ya tiempo que estás distraído a todas horas. Y es que te ha dado la moda de no contestarme cuando te hablo. Pero vas a hacer el favor de contestarme cuando te hablo o acabaremos peleando, Paco. PACO : Leticia, sabes de sobra que como acabaremos peleando es si te contesto. LETICIA : Naturalmente!. Como que está muy feo contestar. PACO : No ves?. LETICIA : Pero está mucho más feo no contestar. PACO : Basta!. Y entonces qué hago?. LETICIA : Qué haces? Lo primero que has debido hacer es no invitar a Cristina al teatro ; y menos invitarla diciéndole que viniera con nosotros, a ver si así conseguías que, por lo menos una vez, llegásemos a tiempo de oír el primer acto. 24 24
  • 25. PACO : Tienes razón, porque, después de todo, ni viniendo ella hemos llegado a tiempo... LETICIA : Es culpa mía el que en el momento justo de ir a vestirme desaparecieran las llaves de los armarios?. PACO : (volviendo a la preocupación de antes, y como si hablase consigo mismo) Es verdad!. Y ha sido una desaparición muy rara, porque a las once y media, cuando ya habías revuelto Roma buscándolas, las encontraste, de pronto, puestas en las mismas cerraduras. LETICIA : Que Amelia no sabe dónde tiene la cabeza. Pero, vas a echarme a mi la culpa de eso?. PACO : Yo no te echo la culpa de nada. Me limito a hacer constar que también hoy hemos llegado tarde al teatro, y que, como de costumbre, le he tenido que dar la propina al acomodador para que me explicase el primer acto de la obra. LETICIA : Y eso está mal?. No viven los acomodadores de las propinas? Lo que sí está mal es que, después de haberte contado a ti el primer acto el acomodador, no me lo hayas contado tú a mi todavía... PACO : No... Si acabaré contándotelo ; ya lo se... Bien me lo decía en vida el pobre Pepe... (las luces se apagan y enseguida se vuelven a encender) LETICIA : Ay!. PACO : Qué es eso?. LETICIA : Soy tonta ; un guiño que han hecho las luces, me ha asustado. (acercándose a Paco) De verdad me lo vas a contar...? Mandaré que nos sirvan café y tendremos un poquito de charla. Porque te pasas la vida trabajando y en todo el día no encuentras un rato para dedicarme... PACO : Hay que hacer frente a muchísimos gastos y... LETICIA : Si. Pero me tienes abandonada. No me haces caso. PACO : (pensativo) Que no te hago caso!... También él me anunció que te quejarías de eso... LETICIA : Quién?. PACO : Pepe. (las luces vuelven a apagarse, encendiéndose otra vez. Paco se levanta bruscamente, mirando las luces) Otra vez?. LETICIA : Ay, qué porquería de luces!. Mañana sin falta voy a hacer que vengan a arreglarlas. (aparece Amelia) AMELIA : Buenas noches tengan los señores. (a Leticia) Cuando la señora guste, estoy a su disposición de la señora. LETICIA : Voy allá. (Amelia se va. Entra Cristina seguida por Elías) CRISTINA : Nada!. Es inútil... Elías no funciona esta noche. (a Leticia y Paco) Quieren creer que no acierta a decirme si Federico ha vuelto ya o si no ha vuelto aún?. 25 25
  • 26. LETICIA : Yo si lo creo. Como creo que con un poquito de amoníaco volvería a funcionar inmediatamente... ELIAS : Por Dios, señora. Qué supone la señora?... LETICIA : (a Elías) Tráenos café para el señor y para mí, y tómate también tú una taza ; pero bien puro y sin azúcar, que tampoco eso te vendrá mal... (se va con Cristina) ELIAS : (ofendido) Señora!. (volviéndose a Paco con cara de víctima) Señor!. También el señor sospecha que...?. PACO : No, Elías ; yo no creo de ti lo que la señora. ELIAS : (dando un suspiro) Ah!. El señor es un hombre... PACO : Si. Y la señora es una mujer. ELIAS : Justamente señor. PACO : Y tú un criado que sabes tu oficio y que sólo te emborrachas los domingos. ELIAS : Eso es, señor ; los domingos. Y los sábados, desde media tarde: por la semana inglesa. PACO : Bueno. Y los sábados desde media tarde, por la semana inglesa. Pero esta noche tú no estás borracho, Elías. ELIAS : No, señor. Aunque preferiría estarlo. PACO : Lo supongo. ELIAS : Preferiría estarlo, señor ; porque... (misteriosamente) Hay cosas que...! PACO : (adpotando el mismo tono) Exactamente!. Porque hay cosas que... (levantándose del sillón, acercándose a Elías y tomándolo del brazo) Por ejemplo... Qué ocurre con las luces?. ELIAS : Eso mismo!. Eso mismo, señor! Qué ocurre con las luces?. Cualquiera sabe lo que ocurre con las luces!. (bajándo la voz y señalando la lámpara) Ve el señor esa lámpara?. Pues esta lámpara se ha encendido sola esta noche cuatro veces. PACO : Y... la bombita está bien apretada?. ELIAS : No puede aflojarse ; es de primera PACO : Y el enchufe?. ELIAS : El enchufe lo he puesto nuevo ayer, porque anteayer... PACO : Está bien ! (se acercan ambos a la lámpara y la examinan, cada uno por un lado. Cuando la están mirando, la lámpara se enciende y se vuelve a apagar. Paco lanza un silbido) ELIAS : Qué hay de eso? Y si fuera esto solo, señor!. PACO : Si. Si fuera esto solo, Elías!. 26 26
  • 27. ELIAS : Lo menos seis veces en las últimas cuarenta y ocho horas he tenido que colocar en la biblioteca el tomo de “Sonetos”de Shakespeare, que me he encontrado en diversas habitaciones de la casa, sin que nadie lo hubiera tomado de los estantes. La última vez hace diez minutos. PACO : Pues, y lo de antes, Elías?. Lo de las llaves de los armarios de la señora, eh?. ELIAS : Ya lo creo!. Y lo otro, que es aún más grave!. PACO : Qué es lo otro?. ELIAS : El señor se ha extrañado, al llegar, de la actitud mía, cuando me he dado cuenta de que la señorita Cristina había ido con los señores al teatro... PACO : Si. ELIAS : Y se ha quedado estupefacto cuando me ha visto echar a correr escaleras arriba... PACO : Si, claro. ELIAS : Ya sabe el señor que, cuando la señorita está en casa, se pasa horas y horas tocando el piano... PACO : Llamémosle tocar a lo que ella hace ; si. ELIAS : Yo le llamo tocar por el respeto que, como criado, le debo a la señorita. Pero, por lo demás, de sobra comprendo que loque la señorita hace con el piano es aporrearlo indecentemente ; estudiando casi siempre el mismo ejercicio. PACO : Exacto. ELIAS : Pues esta noche, señor, el piano ha estado tocando ese mismo ejercicio, igual de mal que lo toca la señorita, desde que los señores se fueron al teatro hasta un poco antes de llegar los señores. Y la señorita no estaba en casa, sino en el teatro con los señores... PACO : Qué dices, Elías?. ELIAS : Y por eso subí corriendo, asustado, cuando comprobé que la señorita no había estado en casa en todo el rato. PACO : Claro!! ELIAS : Y por eso bajé comobajé cuando bajé, porque arriba no había nadie, señor. PACO : Nadie?. ELIAS : Nadie. PACO : Pro eso es terrible, Elías. ELIAS : Muy terrible, señor. 27 27
  • 28. PACO : (suena un golpe en la biblioteca, Paco agarra de un brazo a Elías y quedan así un instante, escuchando) Calla!. Ahí en la biblioteca... Has oído?. ELIAS : Si, señor. PACO : (nervioso) Vamos a ver!. (se van) Pausa. Vuelven en silencio y pensativos. Paco se sienta) ELIAS : Otra vez el libro de los “Sonetos”de Shakespeare... PACO : (hablando sin mirar a Elías) Elías: estás completamente seguro de haber colocado antes Elías tomo en la librería?. ELIAS : Si, señor. PACO : Pues ya lo has visto, ahora estaba abierto y en Elías atril. ELIAS : Si, señor. PACO : (hablando consigo mismo) Pero por qué va a tener interés en leer precisamente esa lata de los sonetos de Shakespeare, cuando nunca hubiera leído sonetos de nadie?. Y lo de tocar Elías piano... ELIAS : Decía algo Elías señor?. PACO : No, nada, nada... ELIAS : (con acento dolido) Parece como si Elías señor desconfiara de mí... PACO : No!. Qué ocurrencia!. Cómo voy a descinfiar de ti ni de nadie? Si a mí, particularmente, me están ocurriendo cosas tan graves como éstas todos los días. ELIAS : Al señor?. Particularmente?. PACO : Particularmente, y siempre en momentos... en momentos especiales. Si yo te contara!... ELIAS : Abrame su corazón el señor. Ya sabe el señor que yo, para el señor soy, más que un criado, más que un amigo... PACO : Tú eres una leonita, Elías, ya lo sé. Pero hay asuntos tan estrictamente confidenciales... En fin!. Voy a descubrirte Elías secreto. Oyeme: hace tiempo que me suceden cosas como éstas y peores que éstas..., justo en los precisos instantes en que entre la señora y yo se establece una corriente de afecto. Elías (estupefacto) Señor!. PACO : Más!. Bueno, te lo cuento porque si no se lo contase a alguien creo que acabaría por estallar. Pues, más aún, Elías !. De tal modo surgen cosas raras a nuestro alrededor, interrumpiéndonos todos los instantes afectuosos, que hace ya meses, meses! que la señora y yo no nos podemos dar un beso. Elías (consternadísimo) Señor!. Qué desgraciado debe ser Elías señor!. 28 28
  • 29. PACO : (con cara de víctima) Soy Elías conde de Montecristo de la época moderna, Elías . Porque... tu no sabes lo que es estar meses enteros sin besar a la señora.ñora. 29 29
  • 30. 30 30
  • 31. 31 31

Related Documents