Prevención de los traumatismos
relacionados con el alcohol en las
Américas: de los datos probatorios
a la acción política
...
Prevención de
traumatismos relacionados
con el alcohol en las
Américas: de la evidencia
a la acción política
Dirigido por
...
Design: Miki Fernández, ULTRAdesigns, Inc.
Cover photos: ©Thinkstock.com
/ iii
Tabla de Contenido
Prefacio............................................................................................
iv / Prevención de traumatismos relacionados con el alcohol en las Américas: de la evidencia a la acción política
Capítulo...
/ v
L
os países y los territorios que conforman la parte continental y las múltiples islas de la Re-
gión de las Américas ...
vi / Prevención de traumatismos relacionados con el alcohol en las Américas: de la evidencia a la acción política
matismo ...
/ vii
desconocían en su mayor parte.”5
Por lo tanto, la ejecución y la exigencia del cumplimiento de las
leyes y la reglam...
viii /
Prólogo
E
l consumo de alcohol se ha asociado con los traumatismos en una amplia diversidad de entor-
nos y con cau...
/ ix
Agradecimientos
E
l financiamiento de la presente publicación provino de la Organización Panamericana de la Sa-
lud (...
x /
Afiliación De Los Autores
Gabriel Andreuccetti
Departamento de Medicina Preventiva, Escuela de
Medicina, Universidad d...
/ xi
Presentación
Cheryl J. Cherpitel y Maristela Monteiro
E
sta publicación sobre el alcohol y los traumatismos presenta ...
xii / Prevención de traumatismos relacionados con el alcohol en las Américas: de la evidencia a la acción política
de cont...
Sección I
El consumo de alcohol en las
Américas y el papel de los
traumatismos en la carga de
morbilidad relacionada con e...
/ 3/ 3
L
a sección I ofrece una visión de conjunto del grado de consumo de alcohol en las Américas, su
repercusión, y el p...
/ 5
Resumen
En las Américas, el volumen de consumo de alcohol
y la manera en que se consume plantean importan-
tes proble...
6 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada ...
CAPÍTULO 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas / 7
CUADRO 1. Consumo total per cápita de bebidas alco...
8 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada ...
CAPÍTULO 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas / 9
unidad de bebida estándar. La prevalencia de esta
...
10 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada...
CAPÍTULO 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas / 11
dicar cuánto se ingiere y en qué grado estos hábi...
12 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada...
CAPÍTULO 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas / 13
co intenso de bebidas alcohólicas se registró en ...
14 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada...
CAPÍTULO 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas / 15
volumen de alcohol consumido y los hábitos de con...
16 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada...
CAPÍTULO 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas / 17
16. Shield KD, Rehm J. Difficulties with telepho...
/ 19
Resumen
El estudio de la Carga Mundial de Morbilidad (CMM)
midió el número de traumatismos en 1990 y el 2010;
el corr...
20 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada...
Capítulo 2: Carga de traumatismos atribuibles al alcohol en las Américas / 21
FIGURA 1. Muertes por 100 000 habitantes cau...
22 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada...
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas
of 216

Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas

Published on: Mar 4, 2016
Published in: Health & Medicine      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Prevencion traumatismos relacionados con el alcohol en las américas

  • 1. Prevención de los traumatismos relacionados con el alcohol en las Américas: de los datos probatorios a la acción política Cheryl J. Cherpitel, Guilherme Borges, Norman Giesbrecht, Maristela Monteiro y Tim Stockwell, editores
  • 2. Prevención de traumatismos relacionados con el alcohol en las Américas: de la evidencia a la acción política Dirigido por Cheryl J. Cherpitel, Guilherme Borges, Norman Giesbrecht, Maristela Monteiro, and Tim Stockwell BORRADOR DICIEMBRE 2013 Washington DC, 2013
  • 3. Design: Miki Fernández, ULTRAdesigns, Inc. Cover photos: ©Thinkstock.com
  • 4. / iii Tabla de Contenido Prefacio................................................................................................................................................................................... v Prólogo.................................................................................................................................................................................... viii Agradecimientos.................................................................................................................................................................. ix Afiliación de los autores.................................................................................................................................................... x Presentación Cheryl J. Cherpitel y Maristela Monteiro................................................................................................................................................... xi Sección I El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada con el alcohol................................................................................................. 1 Introducción .................................................................................................................................................................................................. 3 Capítulo 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas Kevin D. Shield, Jürgen Rehm y Maristela Monteiro................................................................................................ 5 Capítulo 2: Carga de traumatismos atribuibles al alcoholen las Américas Kevin D. Shield, Jürgen Rehm y Maristela Monteiro................................................................................................ 19 Capítulo 3: Papel causal del alcohol en la violencia interpersonal y los traumatismos por accidentes de tránsito en las Américas Gabriel Andreuccetti, Vilma Gawryszewski, Alessandra Diehl, Maristela Monteiro, Cheryl J. Cherpitel................................................................................................................................................................... 29 Sección II Datos probatorios de las Américas sobre el alcohol y los traumatismos a partir de los estudios de los servicios de urgencias ....................................................................... 39 Introducción .................................................................................................................................................................................................. 41 Capítulo 4: Una perspectiva histórica sobre el alcohol y las lesiones traumáticas, con base en estudios sobre los servicios de urgencias realizados en las Américas........................................................................ 43 Capítulo 5: Estudios sobre servicios de urgencias realizados en las Américas: métodos y contexto Guilherme Borges y Cheryl J. Cherpitel.......................................................................................................................... 53 Capítulo 5.1: Estudio en colaboración sobre el alcohol y los traumatismos en Guyana Marcia Paltoo........................................................................................................................................... 57
  • 5. iv / Prevención de traumatismos relacionados con el alcohol en las Américas: de la evidencia a la acción política Capítulo 6: Traumatismos relacionados con el consumo de alcohol en las Américas: variaciones en función de la causa y el país Yu Ye, Cheryl J. Cherpitel y Scott Macdonald............................................................................................................... 65 Capítulo &: El riesgo relativo de sufrir traumatismos por el alcohol: hallazgos del análisis de casos cruzados Guilherme Borges, Ricardo Orozco y Scott Macdonald.......................................................................................... 75 Capítulo 8: Comparación de las fracciones atribuibles al alcohol en 10 países de las Américas Jason Bond y Guilherme Borges ...................................................................................................................................... 87 Capítulo 9: Comparación del contexto del consumo de alcohol en el acontecimiento y el traumatismo de los pacientes del servicio de urgencias en 10 países Ricardo Orozco y Gabriel Andreuccetti ........................................................................................................................ 101 Capítulo 10: Comparación de las características demográficas como factores predictivos del consumo de alcohol y de traumatismos por nivel de ingresos del país Korcha A. Rachael y Mariana Cremonte....................................................................................................................... 109 Capítulo 11: Los hábitos de consumo como factores predictivos de traumatismos relacionados con el alcohol en 10 países de las Américas Cheryl J. Cherpitel, Yu Ye y Jason Bond.......................................................................................................................... 119 Sección III Disminución de los traumatismos relacionados con el alcohol: el reconocimiento, la intervención y las políticas....................................................................................................................... 131 Introducción .................................................................................................................................................................................................. 133 Capítulo 12: Sistemas de vigilancia y atención de traumatismos: ¿Qué se puede hacer en el departamento de urgencias? Kate Vallance y Tim Stockwell.......................................................................................................................................... 135 Capítulo 13: La evaluación clínica versus la lectura del alcoholímetro en los servicios de urgencias en nueve países: concordancia de los resultados con base en los códigos Y90 y Y91 de la CIE-10 Jane Witbrodt y Jason Bond............................................................................................................................................... 149 Capítulo 14: Estrategias para prevenir traumatismos relacionados con el alcohol dirigidas a productos, entornos y poblaciones de alto riesgo Tim Stockwell y Norman Giesbrecht.............................................................................................................................. 165 Capítulo 15: Intervenciones encaminadas a disminuir los traumatismos relacionados con el alcohol en el servicio de urgencias: el tamizaje, la intervención breve y el seguimiento Mariana Cremonte, Maristela Monteiro y Cheryl J. Cherpitel............................................................................. 177 Capítulo 16: Políticas para reducir los traumatismos relacionados con el alcohol Maristela Monteiro, Norman Giesbrecht, Ashley Wettlaufer, Alessandra Diehl ......................................... 189
  • 6. / v L os países y los territorios que conforman la parte continental y las múltiples islas de la Re- gión de las Américas engloban una diversidad extraordinaria. Los ambientes geográficos varían desde los entornos bajo el nivel del mar a las grandes alturas y se extienden desde cerca de la Antártica, hasta el Ártico, tras cruzar el Ecuador. Las sociedades comprendidas en los territorios va- rían desde los grupos tribales aislados (en la Amazonia) y algunas de las poblaciones más pobres del mundo, hasta algunas de las personas más ricas del mundo en las metrópolis cosmopolitas de São Paulo, Ciudad de México y Nueva York. Existe, no obstante, un denominador común importante que se aborda en el presente libro. En todas las naciones de las Américas se consumen bebidas alcohóli- cas. En promedio, como se describe en el primer capítulo, el porcentaje de personas que consumen alcohol en la población de las Américas es más alto que en el mundo en general, mientras que el grado de consumo en la región suele superar al promedio mundial. En consecuencia, el alcohol representa un considerable problema sanitario y social en toda América. El libro se refiere esencialmente a un aspecto de los problemas derivados del consumo de alcohol, a saber: el alcohol como causa de traumatismos. La carga de morbilidad por lesiones traumáticas re- lacionadas con el alcohol comprende los traumatismos no intencionales (como los ocasionados por la falta de coordinación física y mental que ocurre después haber bebido) y también los traumatismos intencionales (como los causados por el comportamiento violento provocado por los efectos del al- cohol sobre el juicio y el estado de ánimo). Un tema constante en la presente obra es el hecho de que, aunque el alcohol favorece una mayor frecuencia de traumatismos intencionales y traumatismos no intencionales, en la primera categoría se observa una mayor proporción de daños relacionados con el alcohol. Como se demuestra en los primeros capítulos, la función que cumple el alcohol en la aparición de traumatismos representa una parte considerable de los efectos nocivos que provoca su consumo sobre la salud. En este marco, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) patrocinó la elabo- ración del libro, como parte del trabajo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) encaminado a documentar los daños provocados por el alcohol y a disminuir la carga de morbilidad que genera. En todas las sociedades a partir de las cuales se recogieron y analizaron datos en el presente tra- bajo, las personas traumatizadas suelen llevarse a los servicios o a los departamentos de urgencias en busca de atención médica. Por lo tanto, cuando se intenta estudiar el papel del alcohol en las lesiones traumáticas, los servicios y los departamentos de urgencias constituyen un buen punto de partida. Con base en este razonamiento, se emprendió la investigación contenida en el presente libro, donde con frecuencia se incluyen estudios que se llevaron a cabo durante varios decenios1 , representando así la culminación de varios programas y el trabajo de muchas personas en diversos lugares. Como se demuestra en esta obra, el panorama que revela la investigación sobre la influencia del alcohol en el flujo de casos de traumatismos a los servicios de urgencias es multifacético. Las tasas de participación del alcohol en las lesiones traumáticas varían en función de la demografía, pues las personas que refieren un consumo de alcohol durante el acontecimiento que dio lugar al traumatis- mo son con mayor frecuencia hombres que mujeres; y las tasas dependen también del tipo de trau- 1 Véase también: Cherpitel CJ, Borges G, Giesbrecht N, Hungerford D, Peden M, Poznyak V, et al., Editores, Alcohol and injuries: emergency department studies in an international perspective. Ginebra: Organización Mundial de la Salud; 2009. Prefacio
  • 7. vi / Prevención de traumatismos relacionados con el alcohol en las Américas: de la evidencia a la acción política matismo y su contexto, incluidas las circunstancias en torno al consumo y si las personas lesionadas se sentían afectadas por el alcohol que habían consumido. Estas tasas variaron también en los dife- rentes países y territorios de la región y según las características de los mismos. Por ejemplo, como se puede ver en la figura 3 del capítulo 9, las personas que acuden con traumatismos a los servicios de urgencias de América Central habían consumido en promedio la mayor cantidad de bebidas en las seis horas previas a la lesión, y la probabilidad de que refirieran sentirse ebrias en el momento del he- cho que provocó el traumatismo también fue más alta en estos países. Como se expone en el capítulo 1, esta región de las Américas, en conjunto con la “América Latina Tropical” (principalmente Brasil), presenta el consumo de alcohol más alto por persona en el continente. La última parte del libro, a partir de las evidencias encontradas, se centra en las futuras direc- ciones que se recomiendan con relación a las políticas y las respuestas de la sociedad. Una parte de la respuesta que se examina en el capítulo 15 se refiere a lo que se puede hacer propiamente en los servicios de urgencias con la detección y la intervención breve. En varios países, dado que el inter- minable flujo de víctimas conexas al consumo de alcohol agobia al personal médico y de enfermería, se han emprendido considerables medidas en esta dirección. No obstante, la institucionalización de estos procedimientos como parte corriente de la práctica cotidiana en el servicio de urgencias no es una tarea sencilla.2 Frente a las urgencias recurrentes y la saturación con el número de casos que se reciben en los servicios de urgencias en toda la región, es posible que estas actividades adicionales exijan un financiamiento específico y personal de salud suplementario en lugar de, sin más, sumarlas a las tareas propias del personal existente, casi siempre con sobrecarga de trabajo. Una segunda parte de la respuesta consiste en dar una mirada más allá del umbral del servicio de urgencias, y considerar las medidas preventivas que pueden adoptar los gobiernos con el fin de reducir el aflujo de alcohol a la sociedad y canalizar el consumo hacia formas de menor riesgo y en contextos menos peligrosos. Como se describe en los capítulos 14 y 16, existen varios pasos funda- mentales que pueden emprender los gobiernos con miras a aminorar los efectos adversos del alcohol en la salud y el bienestar de sus poblaciones. La introducción de este tipo de medidas de control es importante no solo con respecto a los traumatismos, sino porque el alcohol constituye un riesgo ma- yor de aparición de muchas enfermedades crónicas y de afecciones que se han convertido en un cen- tro de interés mundial, como son los cánceres, las cardiopatías, la hipertensión arterial y la cirrosis.3 No obstante, a fin de poder adoptar estas medidas y ejecutarlas de manera eficaz es preciso con- tar con un sólido compromiso político y el respaldo popular, principalmente por la abundancia de intereses económicos que se oponen. Las medidas preventivas adoptadas por los gobiernos consti- tuyen un aspecto importante de la Estrategia Mundial de la OMS encaminada a disminuir el consumo nocivo de alcohol.4 Estas medidas deben ir más allá de la mera impresión de leyes en el papel. Hace algunos años, un ministro de salud examinó la legislación vigente relacionada con el alcohol en los países de América Central, e informó luego acerca de la existencia de una “legislación abundante”, pero que muchas de estas leyes ‘no se aplicaban”, y que a menudo “las autoridades sanitarias las 2 Roche AM, Freeman T. Brief interventions: good in theory but weak in practice. Drug Alcohol Rev. 2004;23(1):11–8. 3 Organización Mundial de la Salud. Proyecto del marco mundial de vigilancia integral y metas para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles. Informe de la Directora General. Ginebra: OMS; 2013. Consultable en: http://apps.who.int/gb/ebwha/pdf_files/WHA66/A66_8-sp.pdf  4 Organización Mundial de la Salud. Estrategia mundial para reducir el uso nocivo del alcohol. Ginebra: OMS; 2010. Consultable en: http://www.who.int/substance_abuse/activities/msbalcstrategyes.pdf
  • 8. / vii desconocían en su mayor parte.”5 Por lo tanto, la ejecución y la exigencia del cumplimiento de las leyes y la reglamentación que controlan el consumo de alcohol representan una prolongación nece- saria a su instauración. Responder a los problemas derivados del alcohol y disminuir la frecuencia con que se presentan no es una responsabilidad exclusiva de los gobiernos nacionales. En realidad, la regulación de la ven- ta y el servicio de alcohol, de manera que disminuya los daños, suele depender primordialmente de medidas adoptadas a escalas más locales. En muchas partes de las Américas, se pueden encontrar ejemplos de experiencias positivas en materia de disminución de los traumatismos relacionados con el alcohol por conducto de una acción local. Por ejemplo, el consejo municipal de Diadema en Brasil, redujo 44% la alta tasa de homicidios prevalente, al adelantar la hora de cierre de los expendios de venta de alcohol a las 11 p.m.6 Sobre todo en las comunidades indígenas, las medidas preventivas suelen emanar de los niveles inferiores. Como ejemplo, en San Pedro Chenalhó, en el altiplano de Chiapas de México, después de que las mujeres hablaron en los foros públicos sobre los problemas que el alcohol ocasiona en la comunidad y como parte de los movimientos locales hacia la autonomía, hacia el final de la década de 1990 cerca de la mitad de la población se comprometió a abstenerse de consumir alcohol.7 Las mujeres también ejercieron una función importante en la desintoxicación de la comunidad, al formar parte de los oradores Quichua en Otavalo, Ecuador, al final de los años ochenta, cuando la comunidad interpretó un terremoto como un signo de Dios y comenzó a escuchar las advertencias de los predicadores protestantes y católicos y los funcionarios públicos reformistas, con respecto a los efectos nocivos del alcohol.8 Los estudios sobre los efectos del alcohol en el número de casos atendidos en los servicios de ur- gencias, lo cual constituye el centro de la temática del presente libro, han aportado abundantes datos probatorios y documentación sobre la alta carga de morbilidad por traumatismos relacionados con el alcohol en todas las regiones de las Américas. Disminuir la cuota de víctimas representa un objetivo importante de salud pública en todos los países y los territorios de la región. El recurrir a la expe- riencia internacional ha aportado amplias pruebas sobre las políticas y las estrategias más eficaces en el cumplimiento de esta meta. Los gobiernos y las comunidades de la región deben aprovechar la oportunidad de avanzar mediante la introducción de estas medidas. Robin Room Director del Centro para la Investigación en Políticas sobre el Alcohol, Centro Turning Point Alcohol and Drugs. Profesor, Escuela de Salud Poblacional, Universidad de Melbourne, y Centro para la Investigación Social sobre el Alcohol y las Drogas, Universidad de Estocolmo. 5 Arroyo Sucre J. Study on alcohol-related legislation in Central America and Panama. In: Legislative approaches to prevention of alcohol-related problems: an inter-American workshop. Washington: Institute of Medicine; 1982. Pp. 256- 64. Consultable en: http://www.books.google.com 6 Dualibi S, Ponicki W, Grube J, Pinsky I, Laranjeira R, Raw M. The effect of restricting opening hours on alcohol-related violence. Am J Public Health. 2007;97(12):2276-80. Consultable en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/ PMC2089093/ 7 Eber C. “Take my water”: liberation through prohibition in San Pedro Chenalhó, Chiapas, México. Soc Sci Med. 2001;53:251-62. 8 Butler BY. Holy intoxication to drunken dissipation: alcohol among the Quichua speakers in Otavalo, Ecuador. Albuquerque, NM: University of New Mexico Press; 2006.
  • 9. viii / Prólogo E l consumo de alcohol se ha asociado con los traumatismos en una amplia diversidad de entor- nos y con causas múltiples, entre ellas las lesiones causadas por el tránsito, la caídas, los incen- dios, las lesiones deportivas, los accidentes laborales y los traumatismos que son consecuencia de la violencia interpersonal, además de las lesiones traumáticas autoinfligidas. En las Américas, la violencia interpersonal (incluida la violencia infligida por el compañero íntimo) y los traumatismos causados por el tránsito son motivos de gran preocupación para los gobiernos y la población general. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha prestado una atención creciente a los trau- matismos relacionados con el alcohol durante el último decenio, inicialmente con un estudio mul- ticéntrico sobre el alcohol, el género, la cultura y los daños derivados del alcohol en el 2004, que condujo a la publicación de un libro1 , en el cual se presentan datos comparables de 10 países de la región. Del 2008 al 2011, un convenio de cooperación con el Gobierno de Valencia, España, promovió la investigación en los servicios de urgencias de seis países (Guatemala, Guyana, Honduras, Nicara- gua, Panamá y República Dominicana) sobre el alcohol y los traumatismos, incluida la violencia do- méstica. Durante el 51.o Consejo Directivo de la OPS, en septiembre del 2011, los Estados Miembros aprobaron el Plan de Acción para Reducir el Consumo Nocivo de Alcohol. Este plan destaca las esferas prioritarias de acción contra el consumo nocivo de alcohol, entre ellas, la promoción de la investiga- ción encaminada a documentar la aplicación de las políticas. Ante esta realidad, hacen falta información y evidencias de escala nacional que contribuyan a sensibilizar acerca del problema y promover políticas enfocadas hacia la salud pública. Por consi- guiente, es para mí motivo de orgullo presentar este libro, que explora la relación entre el consumo de alcohol y los traumatismos que ocasiona en la región de las Américas, y revela datos científicos sobre la influencia del alcohol en los traumatismos no mortales en diversos países. La obra repre- senta un esfuerzo sin precedentes por reunir y analizar información sobre las personas que acuden a los servicios de urgencias, de una manera que se pueda comparar en todos países. Los resultados exponen claramente la repercusión considerable del consumo de alcohol sobre la violencia y la carga que impone a los sistemas de salud y a la sociedad en su totalidad. El libro describe asimismo diversas maneras de reducir los traumatismos derivados del consumo de alcohol, como la aplicación de políticas que han demostrado su eficacia en la reducción de su con- sumo nocivo, a escala de la población y también a escala individual, por conducto de intervenciones en el sistema de salud. Las políticas basadas en la población son además eficaces en la disminución de la carga de morbilidad por enfermedades no transmisibles y su ejecución no es costosa. En vista de que estas estrategias han resultado eficaces y factibles, es preciso garantizar ahora la voluntad política de ponerlas en práctica. Mi esperanza es que el contenido del presente libro desencadenará una acción concertada entre los gobiernos de las Américas, con el propósito de hacer nuestras comu- nidades más seguras y más saludables para las generaciones presentes y futuras. Carissa F. Etienne Directora 1 Graham K, Bernards S, Munné M, Wilsnack S, Editoras. El brindis infeliz: el consumo de alcohol y la agresión entre parejas en las Américas. Washington: Organización Panamericana de la Salud; 2009. (OPS Publicación Científica y Técnica Num. 631).
  • 10. / ix Agradecimientos E l financiamiento de la presente publicación provino de la Organización Panamericana de la Sa- lud (OPS) y la Generalitat Valenciana de España, con el apoyo de una subvención del Instituto Nacional del Abuso del Alcohol y el Alcoholismo de los Estados Unidos (R01 2 AA013750). El libro se basa en los datos recogidos en los estudios de los servicios de urgencias realizados en el marco de la colaboración de la OPS y Valencia, por el siguiente grupo científico: V. Aparicio (Pa- namá), G. Borges (México), C.J. Cherpitel (Estados Unidos de América), M. Cremonte (Argentina), V. López (Guatemala), M. Monteiro (OPS, Washington), M. Paltoo (Guyana), E. Pérez (República Domini- cana) y D. Weil (Nicaragua). El contenido se fundamenta asimismo en datos recogidos en el marco del Proyecto Colaborativo de Análisis sobre el Alcohol en los Servicios de Urgencias (ERCAAP, por sus siglas en inglés) realizado por G. Borges (México), C.J. Cherpitel (Estados Unidos), M. Cremonte (Argentina), N. Giesbrecht (Ca- nadá) y T. Stockwell (Canadá) y en los datos del Estudio de Colaboración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el Alcohol y las Lesiones, patrocinado por la OMS y puesto en práctica por el Grupo de Estudio Colaborativo de la OMS sobre el Alcohol y las Lesiones, compuesto por G. Borges (México), C.J. Cherpitel (Canadá y los Estados Unidos), M. Cremonte (Argentina), N. Figlie (Brasil), N. Giesbrecht (Canadá), R. Laranjeira (Brasil), S. Macdonald (Canadá), M. Peden (OMS, Ginebra), V. Poz- nyak (OMS, Ginebra) y otros colaboradores cuyos nombres se pueden consultar en el informe final del estudio.
  • 11. x / Afiliación De Los Autores Gabriel Andreuccetti Departamento de Medicina Preventiva, Escuela de Medicina, Universidad de São Paulo, São Paulo, Brasil Jason Bond Grupo de Investigación sobre el Alcohol, Emeryville, California, Estados Unidos de América Guilherme Borges Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente”, Ciudad de México, México Cheryl J. Cherpitel Grupo de Investigación sobre el Alcohol, Emeryville, California, Estados Unidos de América Mariana Cremonte Facultad de Psicología, Universidad Nacional de Mar del Plata Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, CONICET, Argentina Alessandra Diehl Unidad de Investigación sobre el Alcohol y las Drogas, Universidad Federal de São Paulo, São Paulo, Brasil Vilma Gawryszewski Información y Análisis de Salud, Organización Panamericana de la Salud Norman Giesbrecht Centro de Adicciones y Salud Mental, Toronto, Canadá Rachael A. Korcha Grupo de Investigación sobre el Alcohol, Emeryville, California, Estados Unidos de América Scott Macdonald Centro de Investigación sobre Adicciones de Columbia Británica y Escuela de Ciencias de Información de la Salud, Universidad de Victoria, Victoria, Columbia Británica, Canadá Maristela Monteiro Desarrollo Sostenible y Salud Ambiental, Organización Panamericana de la Salud, Washington, Distrito de Columbia, Estados Unidos de América Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias, Organización Mundial de la Salud, Ginebra, Suiza Ricardo Orozco Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, Ciudad de México, México Marcia Paltoo Centro de Adicciones y Salud Mental, Toronto, Canadá Jürgen Rehm Departamento de Investigación Social y Epidemiológica, Centro de Adicciones y Salud Mental, Toronto, Canadá Instituto de Ciencias Médicas, Universidad de Toronto, Toronto, Canadá Escuela de Salud Pública Dalla Lana, Universidad de Toronto, Toronto, Canadá Instituto de Psicología Clínica y Psicoterapia, Universidad Técnica de Dresde, Dresde, Alemania Centro Colaborador de la OMS para las Adicciones y la Salud Mental, Centro para Adicción y Salud Mental, Toronto, Canadá Robin Room Director del Centro para la Investigación en Políticas sobre el Alcohol, Centro Turning Point Alcohol and Drugs Profesor de la Escuela de Salud Poblacional, Universidad de Melbourne Centro de Investigaciones Sociales sobre el Alcohol y las Drogas, Universidad de Estocolmo Kevin Shield Departamento de Investigación Social y Epidemiológica, Centro de Adicciones y Salud Mental, Toronto, Canadá Instituto de Ciencias Médicas, Universidad de Toronto, Toronto, Canadá Centro Colaborador de la OMS para las Adicciones y la Salud Mental, Centro de Adicciones y Salud Mental, Toronto, Canadá Tim Stockwell Centro de Investigación sobre Adicciones de Columbia Británica, Universidad de Victoria, Columbia Británica, Canadá Kate Vallance Centro de Investigación sobre Adicciones de Columbia Británica, Universidad de Victoria, Columbia Británica, Canadá Ashley Wettlaufer Departamento de Investigación Social y Epidemiológica, Centro de Adicciones y Salud Mental, Toronto, Canadá Jane Witbrodt Grupo de Investigación sobre el Alcohol, Emeryville, California, Estados Unidos de América Yu Ye Grupo de Investigación sobre el Alcohol, Emeryville, California, Estados Unidos de América
  • 12. / xi Presentación Cheryl J. Cherpitel y Maristela Monteiro E sta publicación sobre el alcohol y los traumatismos presenta una visión de conjunto acerca de la carga del alcohol en las lesiones traumáticas que tienen lugar en las Américas, además de la perspectiva, desde el punto de vista de la investigación y la política, del estado actual del co- nocimiento sobre la asociación del alcohol con los traumatismos, a partir de los estudios que se han llevado a cabo en las salas de urgencias de la región. Entre ellos se encuentran los estudios realizados en Argentina, Brasil, Canadá, Estados Unidos, Guatemala, Guyana, México, Nicaragua, Panamá y Repú- blica Dominicana, a lo largo de varios años, en los que se usó la misma metodología y el mismo proto- colo (incluido el muestreo aleatorio de los pacientes lesionados). Así pues, las muestras obtenidas de salas de urgencias individuales pueden considerarse representativas de cada sala, respectivamente. Aunque se conoce la importante asociación que existe entre el alcohol y las lesiones traumáticas, los estudios realizados en las Américas son relativamente escasos, y no se han analizado ni la magnitud ni la diversidad de tal asociación en todos contextos de los países. Esta obra se centra en evidencias epidemiológicas obtenidas en estudios que se han llevado a cabo en salas de urgencias de la región, incluidos los patrocinados recientemente por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en cinco países, y aborda temas relacionados con las estrategias de vigilancia, intervención, prevención y política en curso destinadas a reducir los traumatismos relacionados con el alcohol. Este libro es el primero dedicado al alcohol y las lesiones traumáticas en las Américas, y en él han participado múltiples investigadores de la región con una experiencia amplia y prolongada en este campo de estudio. Los términos “sala de urgencias” y “departamento de urgencias” se usan indistin- tamente en todo el texto para referirse a instalaciones que tratan lesiones traumáticas de todo tipo de gravedad, a diferencia de los “centros traumatológicos”, ubicados en departamentos de los servicios de urgencia en los Estados Unidos, y que solo tratan los traumatismos más graves. En la primera sección del libro se brinda un panorama sobre el consumo de alcohol en la región, y también sobre el papel de las lesiones traumáticas mortales y no mortales en la carga de morbilidad relacionada con el alcohol. Se aborda la cuestión del consumo de alcohol y los tipos de consumo que dan lugar a desenlaces nocivos, incluidos los traumatismos, así como los cálculos más recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) acerca de la carga de traumatismos atribuibles al alcohol, a partir de la Evaluación de Riesgos Comparativa del año 2010, en comparación con los cálculos de 1990, por sexo. Se destaca asimismo el papel del alcohol en las lesiones traumáticas relacionadas con la violencia y las debidas a accidentes de tránsito, que en conjunto son las causas más frecuentes de morbilidad y mortalidad en la región. La segunda sección se centra en los datos epidemiológicos indicativos de la asociación del alcohol con los traumatismos en la región, según los estudios realizados en los servicios de urgencias. Tras el examen de la bibliografía sobre los estudios realizados en los servicios de urgencias en las Américas, se describe la metodología utilizada en dichos estudios, y se destaca un trabajo reciente como ejem- plo de los diversos contextos políticos y de servicios sanitarios de estos estudios. En todos los países se informa sobre la prevalencia de lesiones –y sus causas-- relacionadas con el alcohol, junto con las diferencias en las lesiones traumáticas relacionadas con el alcohol por variables contextuales en el nivel de los países, como los ingresos, los hábitos de consumo de alcohol en la sociedad y las políticas
  • 13. xii / Prevención de traumatismos relacionados con el alcohol en las Américas: de la evidencia a la acción política de control del alcohol. El riesgo relativo de sufrir traumatismos se calcula por causa del traumatismo y por cantidad de alcohol consumido antes del evento traumático; se calcula la fracción atribuible al alcohol (FAA), teniendo en cuenta los hábitos de consumo de alcohol en el nivel de los países y las políticas de control del alcohol. Se examinan las diferencias en el contexto del consumo de alcohol y los traumatismos entre los países, en relación con el número y el tipo de bebidas alcohólicas consu- midas, y se analizan los factores demográficos predictivos de las lesiones traumáticas asociadas con el alcohol por nivel de ingresos de los países. También se examinan los hábitos de consumo como factor predictivo de los traumatismos relacionados con el alcohol, teniendo en cuenta el volumen de consumo habitual, el volumen global promedio, los hábitos de consumo y las medidas de política relacionadas con el alcohol. La tercera sección del libro se centra en la identificación de los traumatismos relacionados con el alcohol en el servicio de urgencias y en las estrategias de intervención y de política. Se trata la cues- tión de la vigilancia de las lesiones traumáticas relacionadas con el alcohol, junto con la evaluación de la intoxicación etílica basada en la concentración de alcohol en la sangre (CAS), empleando los códigos Y90 de la CIE-10,1 en comparación con la evaluación clínica, utilizando los códigos Y91 de la CIE-10. Se abordan asimismo las estrategias para prevenir los traumatismos relacionados con el alco- hol que se dirigen a los productos, los entornos y las poblaciones de alto riesgo, junto con la ejecución del tamizaje y de la intervención breve (IB) en el servicio de urgencias. El volumen concluye con una exposición sobre la ejecución y el cumplimiento de diversas políticas de control del alcohol encami- nadas a reducir la repercusión en la salud pública de los traumatismos relacionados con el alcohol en las Américas, incluidos su prevención y tratamiento, en concordancia con la estrategia mundial de la OMS para reducir el consumo nocivo de alcohol. 1 Clasificación Internacional de Enfermedades, 10.ª revisión, Organización Mundial de la Salud.
  • 14. Sección I El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada con el alcohol Photo:©Thinkstock.com
  • 15. / 3/ 3 L a sección I ofrece una visión de conjunto del grado de consumo de alcohol en las Américas, su repercusión, y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada con el alcohol. El consumo de alcohol es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad y discapa- cidad en todo el mundo, y en las Américas se relaciona con más de 200 trastornos y enfermedades de la CIE-10.1 El volumen global de exposición al alcohol y los hábitos de consumo se relacionan causalmente con los desenlaces de las enfermedades (generalmente existe una relación entre la dosis y la respuesta), con variaciones por sexo y edad. Puede calcularse la proporción o fracción de una determinada enfermedad o lesión traumática atribuible al alcohol —junto con los años de vida perdidos (AVP), el número de fallecimientos y los años de vida ajustados por discapacidad (AVAD)— para indicar la repercusión relativa del alcohol en comparación con otros factores de riesgo en la carga total de traumatismos en las Américas, tanto en el nivel subregional como en el nivel de los países, donde se han llevado a cabo tales estimaciones. Así pues, la información sobre la cantidad de alcohol que bebe la población y la manera en que se consume es muy importante. En las Américas, se dispone de bastante información, recopilada a lo largo de varios años y procedente de estudios en jóvenes y en la población general adulta. Estos datos se presentan en el capítulo 1. En las Américas, el volumen del consumo de alcohol y la manera en que se consume plantean im- portantes problemas de salud pública. El consumo per cápita de bebidas alcohólicas en las Américas es superior al promedio mundial. La prevalencia de ingestión circunstancial de cantidades excesivas de alcohol en la región también es alta en comparación con otras regiones y países del mundo, al igual que la prevalencia del consumo de alcohol entre los estudiantes. Desde hace tiempo se reconoce que existe una relación entre los traumatismos y el consumo de alcohol; el alcohol es un factor que con- tribuye en gran medida a la carga de traumatismos, tal como se describe en el capítulo 2. En el 2010, la carga de lesiones traumáticas atribuibles al alcohol en las Américas fue elevada, especialmente en los varones y en las personas de 15 a 34 años de edad. En comparación con el año 1990, la carga atribuible al alcohol en la región en el 2010 había aumentado tanto en cifras absolutas como en tasas por 100 000 habitantes. Entre todas las causas de traumatismos, los producidos a causa de la violencia interpersonal y los accidentes de tránsito son los que se asocian con mayor frecuencia al consumo de alcohol. El análisis de los datos probatorios que se presentan en el capítulo 3 demuestra claramente que las poblaciones más vulnerables —como los jóvenes y las mujeres— se ven afectadas de forma desproporcionada, y que los países de ingresos bajos y medianos tienen un gran reto por delante en lo que respecta a la ejecución de políticas eficaces de salud pública que aborden el consumo nocivo de alcohol. 1 Clasificación Internacional de Enfermedades, 10.ª revisión, Organización Mundial de la Salud. Introducción
  • 16. / 5 Resumen En las Américas, el volumen de consumo de alcohol y la manera en que se consume plantean importan- tes problemas de salud pública. En el 2005, el consu- mo per cápita de bebidas alcohólicas de los adultos en esta región fue de 8,71 l por año, valor superior al promedio mundial de 6,1 l. Más preocupante to- davía es el hecho de que la prevalencia del consumo de alcohol en los estudiantes de la región sea mucho mayor que en otras regiones. Asimismo, el consumo excesivo de alcohol a largo plazo en las Américas es muy superior al promedio mundial. Por región de la carga mundial de morbilidad (CMM) de la Organiza- ción Mundial de la Salud (OMS),1 los peores hábitos de consumo de alcohol en las Américas —incluidos el bajo consumo de alcohol con las comidas y la ele- vada prevalencia de consumo en fiestas y celebracio- nes— corresponden a las regiones central y tropical de América Latina. Para reducir en las Américas la carga de morbilidad, las pérdidas económicas y los problemas sociales debidos al consumo de alcohol y a los hábitos nocivos de consumo, las instancias normativas procurarán reducir tanto el consumo per cápita de bebidas alcohólicas como la prevalen- cia de los hábitos nocivos de consumo de alcohol. Este capítulo describe el consumo total per cápita de bebidas alcohólicas de los adultos; los hábitos de consumo de alcohol, incluidas las puntuaciones de los países,2 y la prevalencia de bebedores actuales, 1 Clasificación regional de los Estados Miembros de la OMS, basada en criterios epidemiológicos. 2 Sistema de puntuación de los hábitos de consumo de alcohol por nivel de riesgo de la carga de morbilidad atribuible al alcohol, creado por Rehm et al. (2001 y 2003). antiguos bebedores, abstemios (durante toda la vida y en los 30 últimos días), bebedores con un consumo intenso crónico y bebedores con un consumo episó- dico intenso, discriminados por sexo y edad, en la región de las Américas. Introducción En varias ocasiones se ha intentado obtener da- tos sobre el volumen de consumo de alcohol en las Américas a nivel de países y territorios; los intentos más recientes los han llevado a cabo la OMS, en su informe sobre la situación mundial respecto al alco- hol y la salud (1), así como el Instituto de Sanimetría y Evaluación Sanitaria, en su estudio sobre la carga mundial de morbilidad del 2010 (2). A menudo, los únicos datos disponibles sobre el consumo de alco- hol en los países son medidas del consumo per cápi- ta anual (litros de alcohol puro consumidos por año por personas de 15 años de edad y mayores) que se basan en estadísticas nacionales del consumo de al- cohol registrado y no registrado.3 Aunque se consi- dera que son las medidas más exactas del consumo de alcohol, estos datos agrupados no alcanzan para calcular la repercusión en la salud de los bebedores, dado que el riesgo de padecer muchas enfermeda- des, afecciones y lesiones traumáticas relacionadas con el alcohol se calcula basándose en el consumo 3 Se entiende por no registrado al alcohol que se produce, distribuye y vende fuera de los canales oficiales y que, por lo tanto, no está gravado con impuestos. Incluye el consumo de alcohol (legal o ilegal) casero o producido ilegalmente, alcohol de contrabando, alcohol para usos industriales o médicos, alcohol obtenido mediante compra transfronteriza y el consumo de alcohol por parte de los turistas (Informe sobre la situación mundial respecto al alcohol y la salud, OMS, 2011). Capítulo 1 Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas Kevin D. Shield, Jürgen Rehm y Maristela Monteiro
  • 17. 6 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada con el alcohol medio diario y los hábitos de consumo de alcohol de los bebedores actuales (3). Si se utilizan los da- tos totales sobre el consumo per cápita en análisis de riesgos detallados, para obtener resultados sig- nificativos es preciso triangularlos con datos de en- cuestas de población que incluyan variables como el sexo, la edad, el estado respecto al consumo de alcohol (bebedor actual, antiguo bebedor o abste- mio) y el consumo diario. Los datos de encuestas son particularmente relevantes para determinar la prevalencia de abstemios en un país y para describir la distribución del consumo medio diario de alcohol desglosado por sexo y edad. Los datos de encuestas pueden utilizarse también para estimar el consumo no registrado (4). Se ha demostrado que el volumen de alcohol con- sumido y la manera en que se consume varían sus- tancialmente entre los diversos países y territorios de las Américas, por sexo, y entre diferentes culturas y grupos de edad, lo que da lugar a la amplia diferen- cia en la carga mundial de morbilidad atribuible al alcohol que se observa en las diferentes regiones de la CMM (5). Es preciso contar con estadísticas y da- tos sanitarios fiables sobre la exposición al alcohol a fin de formular políticas y estrategias destinadas a reducir la carga de morbilidad atribuible al alco- hol, así como para evaluar y hacer el seguimiento de dicha carga. La necesidad de contar con estadísticas exactas sobre la exposición al alcohol fue reconocida por los Estados Miembros de la OMS, que acordaron adoptar una estrategia mundial para reducir el con- sumo nocivo de alcohol en la 63.a Asamblea Mundial de la Salud (6). Este capítulo describe las estimaciones de la exposición al alcohol en lo que respecta 1) al con- sumo total per cápita de bebidas alcohólicas por parte de los adultos; 2) los hábitos de consumo y las puntuaciones de los países4 , y 3) la prevalencia de bebedores actuales, antiguos bebedores, abstemios (durante toda la vida y en los 30 últimos días), be- bedores con un consumo intenso crónico de alcohol y bebedores con un consumo episódico intenso, por 4 Sistema para clasificar los hábitos de consumo por nivel de riesgo de carga de morbilidad atribuible al alcohol, desarrollado por Rehm et al. (2001 y 2003). sexo y edad, en las Américas en el 2005, según datos poblacionales obtenidos de diversas fuentes (1, 7, 8). consumo de alcohol per cápita El consumo total de alcohol per cápita de los adultos es la cantidad de alcohol que ingiere cada persona adulta (de 15 y más años de edad), expresada en li- tros de alcohol puro, en una población dada. Se con- sidera que esta medida es el indicador más exacto del consumo de alcohol en un país o territorio (9). En comparación con los datos sobre el consumo total per cápita, el cálculo del consumo de alcohol basado en encuestas de población con frecuencia subesti- ma el consumo real (10, 11). El consumo total per cápita de los adultos en la mayoría de los países de las Américas es superior al promedio mundial. En lo que se refiere a la región en conjunto, se calculó que el consumo total de alcohol per cápita de los adultos fue de 8,7 l en el 2005, 30% superior al promedio mundial (6,1 l), si bien las mediciones del consumo varían enormemente de unos países a otros. La fi- gura 1 y el cuadro 1 muestran, respectivamente, el consumo total per cápita de bebidas alcohólicas por país y región de la CMM. De todas las regiones de la CMM de las Américas (véase el recuadro 1), el ma- yor consumo per cápita correspondió a la región de América del Norte de ingresos altos (9,5 l), seguida por la región meridional y la región tropical de Amé- rica Latina, donde el consumo medio calculado fue de 9,4 l y 9,1 l, respectivamente; el Caribe fue la re- gión con el menor consumo per cápita, con un pro- medio de 6,0 l. Del 2000 al 2005, el consumo per cápita se mantuvo estable en la mayoría de los países de las Américas, aunque aumentó en Belice, Bolivia, Cuba, Perú, San Vicente y las Granadinas, Suriname y Tri- nidad y Tabago. Durante ese período, 5,3% de los habitantes de la región residían en un país donde estaba aumentando el consumo de alcohol per cápi- ta, mientras que el 94,7% de los habitantes residían en países donde dicho consumo se mantuvo estable. El porcentaje de la población de las Américas resi- dente en países con una tendencia descendente del consumo per cápita fue insignificante. Los datos dis- ponibles más recientes de esta medida se remonta al
  • 18. CAPÍTULO 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas / 7 CUADRO 1. Consumo total per cápita de bebidas alcohólicas en todos los adultos a y consumo diario medio de bebidas alcohólicas en bebedores adultos, por región y sexo, en todo el mundo y por región de la Carga Mundial de Morbilidad (CMM) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 2005 b Región Consumo total per cápita (total de litros de alcohol puro vendidos o distribuidos por año, según las estadísticas nacionales, divididos por la población adulta total) Población adulta (en 100 000 habitantes) Consumo diario medio por bebedor (litros de alcohol puro consumidos diariamente por bebedor, según datos de encuestas de población) Consumo registrado Consumo no registrado Consumo de los turistas Consumo per cápitad Mujeres Hombres Caribe 5,2 0,9 0,0 6,0 25 771 12,2 13 014 7,8 12 757 14,4 América Latina Andina 3,2 4,1 0,0 7,3 33 488 15,2 16 861 10,0 16 627 18,6 Central 4,8 2,5 0,0 7,3 145 398 19,3 74 512 12,4 70 886 22,7 Meridional 7,4 2,0 0,0 9,4 42 908 12,5 22 169 8,1 20 739 16,2 Tropical 6,2 3,0 0,0 9,1 138 603 18,3 71 023 10,6 67 580 24,1 América del Norte de ingresos altosc 8,4 1,1 0,0 9,5 262 060 14,3 134 181 8,3 127 879 19,8 Todo el mundo 4,3 1,7 0,0 6,1 4 656 421 17,1 2 331 120 9,5 2 325 301 20,5 a 15 y más años de edad. b Clasificación según criterios epidemiológicos c Canadá, San Pedro y Miquelón y los Estados Unidos. d Consumo total registrado más consumo total no registrado menos el consumo total turístico en personas de 15 y más años de edad, dividido por la población (en litros de alcohol puro). FIGURA 1. Consumo total per cápita de bebidas alcohólicas en los adultos,a región de las Américas, 2005b Consumo per cápita (litros) n < 2,50 n 2,50 - 4,99 n 5,00 - 7,49 n 7,50 - 9,99 n 10,00 - 12,49 n ≥ 12,50 n Sin datos disponibles n No procede a Consumo total registrado más consumo total no registrado menos el consumo total turístico en personas de 15 años y más años de edad, dividido por la población (en litros de alcohol puro). b Versión modificada de la figura de la referencia (1). CMM, 2010: países por región5 Nombre de la región Nombre del país Región andina de América Latina Bolivia, Ecuador, Perú Región del Caribe Antigua and Barbuda, Bahamas, Barbados, Belize, Cuba, Dominica, Dominican Republic, Grenada, Guyana, Haiti, Jamaica, Saint Lucia, Saint Vincent and the Grenadines, Suriname, Trinidad and Tobago Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Cuba, Dominica, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, República Dominicana, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Suriname, Trinidad y Tabago Región central de América Latina Canada, United States Colombia, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Venezuela Región de América del Norte de ingresos altos Brazil, Paraguay 5 Instituto de Sanimetría y Evaluación Sanitaria. Regiones de la CMM, 2010. http://www.healthmetricsandevaluation.org/ sites/default/files/publication_summary/GBD2010_Regions_ countries.pdf. Última consulta: 3 de octubre de 2013.
  • 19. 8 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada con el alcohol año 2005, por lo que es probable que no reflejen la situación actual. Consumo de alcohol no registrado El consumo de alcohol no registrado es motivo de inquietud en las regiones de la CMM de América La- tina; se calcula que en todas ellas es superior a 2,0 l. El alcohol no registrado plantea algunos riesgos para la salud que no plantea el registrado, dado que puede contener metanol o concentraciones nocivas de otros ingredientes, como el acetaldehído (12), el carbamato de etilo (13) o la cumarina (14). El consu- mo de estos ingredientes puede causar intoxicación o asociarse a otros peligros; no obstante, el número de investigaciones sistemáticas y a gran escala sobre la calidad del alcohol en diferentes partes del mun- do es insuficiente para que se pueda afirmar defini- tivamente que la calidad del alcohol no registrado ha tenido una repercusión sanitaria importante en las Américas. Otro problema relacionado con el alcohol no registrado es que tiende a aumentar tras la ejecu- ción de ciertas políticas de salud pública diseñadas para reducir la carga del consumo de alcohol regis- trado (por ejemplo, los impuestos con que se gravan productos alcohólicos) (15). Consumo turístico En la mayoría de los países, la cantidad de alcohol consumido por los turistas extranjeros es aproxi- madamente igual a la consumida por los habitantes de los países cuando se desplazan al extranjero. En estos casos, no debe hacerse ningún ajuste del con- sumo total per cápita para tener en cuenta el con- sumo de los turistas. Sin embargo, en los países con poblaciones pequeñas y un gran volumen de turis- mo (por ejemplo, los países del Caribe), el consumo turístico repercute notablemente en el consumo per cápita y, por consiguiente, si no se tiene en cuenta distorsionará los cálculos de la carga de morbilidad y de traumatismos atribuibles al alcohol. En lo que respecta a la región del Caribe de la CMM en general, el consumo turístico de bebidas alcohólicas fue bajo, de solo 0,05 l per cápita. No obstante, los resulta- dos de este método de medición variaron mucho de unos países a otros. La proporción del consumo de alcohol atribuible a los turistas fue elevada en Anti- gua y Barbuda, Bahamas y Santa Lucía (2,0 l, 2,6 l y 1,0 l per cápita, respectivamente). Alcohol por tipo La bebida alcohólica más consumida en la mayoría de los países de las Américas es la cerveza, aunque en Argentina, Chile y Uruguay es el vino, y en mu- chos países del Caribe y centroamericanos son los li- cores. En la mayoría de los países donde el vino o los licores son las bebidas alcohólicas más consumidas, la cerveza también constituye una gran proporción del consumo per cápita de los adultos (con la excep- ción de Dominica, Guyana y Haití, donde el consumo de cerveza representa una proporción muy pequeña del consumo total per cápita). Estado DEL consumo de alcohol por tipo de población: bebedores Actuales y abstemios en el último año En el 2005 en las Américas, 41,7% de los adultos (49,8% de las mujeres y 33% de los hombres) ha- bían sido abstemios durante los últimos 12 meses (se los definió como las personas que no habían consumido ninguna unidad de bebida estándar du- rante los últimos 12 meses). De ellos, el 48,4% de los adultos (45% de las mujeres y 54% de los hom- bres) eran antiguos bebedores (definidos como las personas que habían consumido al menos una uni- dad de bebida estándar en su vida, pero que no ha- bían consumido nada en el último año). A efectos de comparación, en todo el mundo, en el 2005, 58,2% de los adultos (67,5% de las mujeres y 48,7% de los hombres) habían sido abstemios en el último año y 22,6% de ellos (18,5% de las mujeres y 28,4% de los hombres) eran antiguos bebedores. El cuadro 2 muestra la prevalencia de bebedores actuales, an- tiguos bebedores y abstemios durante toda la vida, por regiones de la CMM de las Américas, en el 2005. La prevalencia de abstemios durante toda la vida en la región central de América Latina fue alta: 47,6% de todas las mujeres adultas y 26,3% de todos los hombres adultos nunca habían consumido ni una
  • 20. CAPÍTULO 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas / 9 unidad de bebida estándar. La prevalencia de esta característica fue particularmente alta en Guatemala (donde 84,7% de las mujeres y 49,4% de los hom- bres habían sido abstemios durante toda la vida) y en México (donde 64,3% de las mujeres y 37,5% de los hombres habían sido abstemios durante toda la vida). Se ha demostrado que tanto el consumo per cápita de bebidas alcohólicas como la prevalencia de bebedores actuales se correlacionan notablemente con el producto interno bruto ajustado en función de la paridad del poder adquisitivo (PIB-PPP), de modo que la prevalencia de bebedores actuales en países con una alta prevalencia de abstemios durante toda la vida puede aumentar a medida que lo hacen el PIB-PPP y la asequibilidad del alcohol (16). Consumo diario medio de los bebedores actuales En el cuadro 1 se presenta el consumo diario medio de los bebedores de ambos sexos, por regiones de la CMM. En las regiones central y tropical de América Latina, el consumo total de alcohol per cápita por be- bedor adulto fue superior al promedio mundial (17,1 l). Contrariamente, en la región del Caribe, la región andina y la región meridional de América Latina, así como en la región de América del Norte de ingresos altos, el consumo total per cápita por adulto fue infe- rior al promedio mundial. Los valores más elevados de consumo per cápita de los adultos en las Américas correspondieron a Ecuador, Saint Kitts y Nevis y Mé- xico (30,1 l, 28,5 l y 27,3 l, respectivamente). Con objeto de calcular la distribución del consu- mo de alcohol en los bebedores actuales, se usó un método propuesto por Rehm et al. (17, 18). Este mé- todo triangula los datos del consumo per cápita de los adultos con la prevalencia calculada de bebedo- res actuales para estimar la distribución del consu- mo de alcohol por grupos de edad específicos y por sexo (18). La prevalencia calculada de bebedores ac- tuales se discriminó por categorías de consumo dia- rio medio de alcohol, por regiones de la CMM, para el 2005, tal como se muestra en el cuadro 2. Para cuantificar el consumo nocivo del alcohol en las Américas, se aplican indicadores del riesgo a largo plazo según el consumo diario medio de etanol cuando existe un consumo crónico intenso de alco- hol (definido como un consumo medio superior a 40 g de alcohol al día en las mujeres, lo que equivale aproximadamente a 3,33 unidades de bebida están- dar, y de más de 60 g de alcohol al día en los hom- bres, lo que equivale a 5 o más unidades de bebida estándar) (19). Las personas que consumen crónica- mente grandes cantidades de alcohol tienen un ries- go mucho mayor de sufrir enfermedades, afecciones y lesiones traumáticas relacionadas con el alcohol (3, 6). En las regiones central y meridional de Amé- rica Latina, 10,6% y 13,2%, respectivamente, de las bebedoras actuales consumen crónicamente gran- des cantidades de alcohol. Estas tasas de prevalencia son superiores al promedio mundial en las mujeres (9,2%). En los hombres actualmente bebedores de las regiones central y meridional de América La- tina de la CMM, así como de la región de América del Norte de ingresos altos, 18,9%, 23,6% y 18,1%, respectivamente, consumían crónicamente grandes cantidades de alcohol; todas estas tasas de prevalen- cia eran superiores al promedio mundial (17%). En la región andina, la región central y la región meridional de América Latina y en la región del Cari- be de la CMM, la prevalencia de bebedores crónicos de grandes cantidades de alcohol fue superior en los hombres de 35 a 64 años que en los de 15 a 34 años. Por el contrario, en la región tropical de América La- tina y en la región de América del Norte de ingresos altos, la prevalencia de bebedores crónicos de grandes cantidades de alcohol fue mayor en el grupo de edad de 15 a 34 años que en el grupo de 35 a 64 años. En lo que respecta a las mujeres de las regiones central y andina de América Latina, el Caribe y la región de América del Norte de ingresos altos, la prevalencia de consumido- res crónicos de grandes cantidades de alcohol fue ma- yor en las mujeres de 15 a 34 años que en las de 35 a 64 años. En la región meridional y la región tropical de América Latina, la prevalencia de bebedoras crónicas de grandes cantidades de alcohol fue mayor en las mu- jeres de 15 a 34 años que en las de 35 a 64 años. Hábitos de consumo de alcohol Los hábitos de consumo de alcohol indican de qué manera se consume esta sustancia, en lugar de in-
  • 21. 10 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada con el alcohol CUADRO2.Puntuacionesdelhábitodeconsumodealcoholyestimacionesdelestadoenrelaciónconelconsumodealcohol(porsexoygrupodeedad),en todoelmundoyporregionesdelaCargaMundialdeMorbilidad(CMM),OrganizaciónMundialdelaSalud,2005a Región Grupode edad(años) Puntuación delhábitode beberb Estimacionesdelestadorespectoalconsumodealcohol(%) MujeresHombres Abstemias durante todala vida Antiguas bebedoras Bebedorasactuales (porconsumomediodiario) Abstemios durante todalavida Antiguos bebedores Bebedoresactuales (porconsumomediodiario) >0-<20g20-<40g40-<60g≥60g>0-<40g40-<60g60-<100g≥100g Caribe15-34-34,917,833,98,13,12,215,814,657,26,44,51,5 35-64-49,522,923,53,20,70,212,620,051,67,15,92,7 ≥65-81,59,88,10,50,10,039,524,928,23,62,71,1 Total2,346,619,126,45,11,71,116,818,051,86,44,92,0 AméricaLatina Regiónandina15-34-30,221,436,77,62,61,523,49,153,06,95,42,2 35-64-18,132,041,56,31,60,63,119,554,99,08,45,1 ≥65-51,321,122,93,50,90,350,926,919,41,60,90,2 Total3,327,325,537,46,72,01,017,614,551,27,36,33,2 Regióncentral15-34-48,315,225,36,52,72,233,313,437,66,25,93,7 35-64-45,620,025,95,51,91,116,617,644,87,87,85,4 ≥65-53,619,824,32,00,30,130,224,332,15,35,03,1 Total3,647,617,525,55,72,11,626,315,940,16,86,64,3 Regiónmeridional15-34-3,419,164,39,82,50,96,32,070,69,77,93,5 35-64-14,124,242,810,94,43,65,29,464,09,38,04,0 ≥65-19,029,342,86,51,70,617,413,055,07,05,42,2 Total2,310,422,951,79,83,22,07,16,566,09,27,73,6 Regióntropical15-34-19,530,336,58,53,12,112,418,844,88,38,76,9 35-64-24,539,022,96,93,23,514,333,332,36,47,16,5 ≥65-33,147,816,62,00,40,127,046,021,72,62,00,7 Total3,022,935,628,87,22,92,514,327,037,77,17,56,3 RegióndeAmérica delNortede ingresosaltosc 15-34-19,49,751,811,94,42,913,08,950,89,59,97,9 35-64-17,218,449,110,13,41,99,416,953,58,37,64,2 ≥65-38,928,927,63,60,80,214,131,444,05,33,91,4 Total2,021,717,346,29,63,22,011,415,951,28,37,95,2 Todoelmundo15-34-60,411,023,03,41,21,042,412,835,13,93,42,4 35-64-51,513,525,25,82,21,830,214,337,36,56,65,1 ≥65-52,919,523,23,20,80,431,519,437,45,14,32,2 Total2,655,613,124,04,41,61,336,014,136,35,24,93,6 a Clasificaciónsegúncriteriosepidemiológicos. b Basadoenunapuntuaciónde1(menosarriesgado)a5(másarriesgado),usandoelsistemadesarrolladoporRehmetal.(2001y2003).Seutilizaunguión(-)para indicarlosdatosfaltantes.
  • 22. CAPÍTULO 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas / 11 dicar cuánto se ingiere y en qué grado estos hábitos se asocian con la carga de morbilidad atribuible al alcohol de un país. Los diferentes hábitos de consu- mo de alcohol dan lugar a resultados sanitarios muy diferentes en grupos de población con el mismo gra- do de consumo, y afectan en gran medida al riesgo de traumatismos intencionales y accidentales. En el sistema de calificación desarrollado por Rehm et al. (20, 21), los hábitos de consumo de alcohol se califi- can en una escala de 1 (el hábito de consumo menos peligroso, con menor carga de morbilidad) a 5 (el hábito de consumo más peligroso, con mayor carga de morbilidad). La puntuación del hábito de consu- mo de alcohol de un país se basa en seis criterios: 1) la cantidad de alcohol que suele consumirse por ocasión, 2) la prevalencia de consumo de alcohol en fiestas y celebraciones, 3) la proporción de sucesos relacionados con el alcohol cuando los bebedores se emborrachan, 4) la proporción de bebedores que consumen alcohol a diario o casi a diario, 5) la pro- porción de ocasiones de consumo de alcohol durante las comidas y 6) la proporción de ocasiones de con- sumo de alcohol en lugares públicos. Cada medida se pondera de modo diferente para dar lugar a una FIGURA 2. Puntuaciones de los hábitos de consumo de alcohola de los países y territorios, región de las Américas, 2005b FIGURA 3. Prevalencia de consumo episódico intenso de alcohola en hombres bebedores en el año anterior (A) y en mujeres bebedoras en el año anterior (B), región de las Américas, 2005b Hábitos de consumo de alcohol n Hábito de consumo de mayor riesgo n n n n Hábito de consumo de menor riesgo n Sin datos disponibles n No se aplica Porcentaje (%) n < 5,0 n 5,0 - 9,9 n 10,0 - 19,9 n 20,0 - 29,9 n ≥ 30 n Sin datos disponibles n No se aplica a Basado en el sistema desarrollado por Rehm et al. (20, 21) para clasificar los hábitos de consumo de alcohol por nivel de riesgo de carga de morbilidad atribuible al alcohol (1 = bajo riesgo; 5 = alto riesgo). b Versión modificada de la figura de la referencia (1). a Definido por la OMS como el consumo de ≥60 g de alcohol (equivalente a ≥5 unidades de bebida estandarizadas internacionales) en una ocasión. b Versión modificada de la figura de la referencia (1). (A) (B)
  • 23. 12 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada con el alcohol escala de puntuación del hábito de consumo del 1 al 5. La figura 2 muestra las puntuaciones de los hábi- tos de consumo de alcohol de los países y territorios de las Américas en el 2005. En el cuadro 2 se pueden ver las puntuaciones de los hábitos de consumo du- rante el mismo período en todo el mundo y en cada región de la CMM. Las puntuaciones más elevadas de los hábitos de consumo de alcohol en las Américas correspondieron a las regiones central (3,6), andina (3,3) y tropical de América Latina (3). Estas puntua- ciones (≥3) indican que existe una alta prevalencia de consumo de alcohol en fiestas y celebraciones, así como de consumo de bebidas alcohólicas aparte de las comidas. Consumo episódico intenso El consumo episódico intenso en las Américas difie- re enormemente entre algunas regiones y países. En el 2005, el 12% de los bebedores adultos de la re- gión (4,5% de las mujeres y 17,9% de los hombres) tuvieron un episodio de consumo episódico intenso, definido, tanto en los hombres como en las mujeres, como el consumo de más de 60 g (equivalente a 5 unidades o más de bebida estándar internacionales) en una ocasión (19, 22). Estos resultados son simi- lares al promedio mundial de 11,5% de bebedores adultos (4,2% de mujeres y 16,1% de hombres) con un episodio semanal de consumo intenso de bebidas alcohólicas. En las mujeres, el consumo episódico in- tenso semanal fue más prevalente en Brasil (10,1% de todas las mujeres bebedoras), Costa Rica (12,5%), Nicaragua (11%) y República Dominicana (10%). En los hombres, el consumo episódico intenso semanal fue sumamente prevalente en Brasil (32,4% de to- dos los hombres bebedores), Nicaragua (32,7%) y Paraguay (37,7%). La figura 3A muestra la prevalen- cia de consumo episódico intenso semanal por país de los hombres adultos y la figura 3B presenta la misma información para las mujeres adultas. En cada región de la CMM, se hicieron estimacio- nes de las personas con consumo episódico intenso como un promedio ponderado de las estimaciones de la prevalencia de consumo episódico intenso a partir de encuestas de buena calidad del consumo de alcohol de la población de los países más gran- des de una región determinada de la CMM. El cua- dro 3 describe la prevalencia de consumo episódico intenso, por región de la CMM, discriminada por sexo y por grupo de edad. En las mujeres, la mayor prevalencia de consumo episódico intenso en bebe- doras actuales correspondió a la región del Caribe (5,1% de todas las bebedoras) y a la región tropical de América Latina (5,4%). En lo que respecta a los hombres, la mayor prevalencia de consumo episódi- CUADRO 3. Prevalencia de bebedores con consumo intenso de alcohol entre los bebedores actuales, por sexo y edad, en todo el mundo y por regiones de la Carga Mundial de Morbilidad (CMM), Organización Mundial de la Saluda Las Américas, 2005 Región Mujeres (%) Hombres (%) 15-34 años 35-64 años ≥65 años Total 15-34 años 35-64 años ≥65 años Total Caribe 7,4 4,1 0,0 5,1 22,5 20,6 7,6 20,2 América Latina Región andina 4,3 3,7 1,8 3,8 19,5 18,9 9,0 18,5 Región central 2,1 1,1 0,5 1,6 22,8 23,6 14,9 22,5 Región meridional 0,0 0,4 0,0 0,2 23,3 12,7 6,4 16,8 Región tropical 7,0 4,7 0,0 5,4 27,3 16,8 4,5 21,1 Región de América del Norte de ingresos altos b 7,5 1,8 0,0 3,4 24,5 8,6 3,8 13,7 Todo el mundo 3,6 7,4 2,7 5,2 23,6 27,2 11,3 24,0 a Clasificación según criterios epidemiológicos. b Canadá, San Pedro y Miquelón y Estados Unidos.
  • 24. CAPÍTULO 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas / 13 co intenso de bebidas alcohólicas se registró en el Caribe (20,2% de todos los hombres bebedores), la región central de América Latina (22,5%) y la región tropical de América Latina (21,1%). El consumo episódico intenso de alcohol en las Américas fue un problema particular, tanto en los hombres como en las mujeres de 15 a 64 años de edad. Por otra parte, el consumo episódico intenso de bebidas alcohólicas fue a menudo más prevalente en los bebedores de 15 a 34 años que en los bebedores de 35 a 64 años (con la excepción de los varones de la región central de América Latina). Consumo de alcohol de los adolescentes El consumo de bebidas alcohólicas es un problema particular entre los estudiantes de los países de las Américas. El cuadro 4 presenta los datos obtenidos a partir de la Encuesta Mundial de Salud a Escolares de la OMS (22, 23). La prevalencia de consumo de alcohol en los 30 últimos días en los países de las Américas fue elevada en los estudiantes de ambos sexos; la mayor prevalencia de consumo de alcohol en las estudiantes respecto a los estudiantes se re- CUADRO 4. Resultados de la Encuesta Mundial de Salud a Escolares de la Organización Mundial de la Salud (OMS), región de las Américas, 2003-2010 Estado Miembro de la OMS (año de la encuesta) % de estudiantes de 13-15 años que tomaron al menos una bebida alcohólica en uno o más de los 30 últimos días % de estudiantes de 13-15 años que consumieron tantas bebidas alcohólicas que se emborracharon una o más veces en su vidaa % de estudiantes de 13-15 años que habían consumido por primera vez una bebida alcohólica cuando tenían menos de 14 años Niñas Niños Niñas Niños Niñas Niños Anguila (2009) 48,0 43,3 28,7 25,3 87,7 94,0 Antigua y Barbuda (2009) 54,7 45,1 19,5 26,1 88,2 85,9 Argentina (2007) 49,0 55,4 18,4 20,7 27,1 30,9 Barbados (2008) 45,8 46,9 19,0 29,0 88,6 88,7 Colombia (2007) 59,7 56,8 15,6 15,8 76,7 82,9 Costa Rica (2007) 23,6 23,4 22,2 23,9 43,3 47,2 Dominica (2009) 54,0 54,9 28,8 37,6 87,9 88,8 Ecuador (2007) 29,8 28,6 16,7 20,3 23,6 25,0 Granada (2008) 43,0 49,1 13,1 19,2 22,1 33,9 Guatemala (2009) 14,2 18,1 8,8 13,1 69,2 74,4 Guyana (2010) 25,9 46,9 24,5 34,7 77,1 80,5 Islas Caimán (2007) 36,9 41,4 18,9 21,2 27,9 27,7 Islas Vírgenes Británicas (2009) 35,5 30,5 20,7 17,7 84,2 89,1 Jamaica (2010) 47,1 57,8 27,0 43,5 74,3 84,6 Montserrat (2008) 31,5 35,6 13,3 12,5 22,2 34,0 Perú (2010) 26,0 28,4 10,2 16,8 62,0 70,2 Saint Kitts y Nevis (2010) 2,3 4,7 12,1 16,6 32,5 32,6 San Vicente y las Granadinas (2007) 53,5 52,6 14,6 18,1 30,0 40,6 Santa Lucía (2007) 52,2 59,2 31,0 15,4 30,0 41,5 Suriname (2009) 30,0 35,6 9,0 21,0 74,2 73,7 Trinidad y Tabago (2007) 42,0 39,6 22,3 25,3 86,7 86,3 Uruguay (2006) 57,7 62,0 24,7 24,5 69,1 46,9 Venezuela (2003) 32,4 34,9 8,1 14,0 15,0 25,5 a Se definió la borrachera como “marcha tambaleante, dificultad para hablar o vómitos”.
  • 25. 14 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada con el alcohol gistró en Anguila, Antigua y Barbuda, Islas Vírgenes Británicas, Costa Rica, Colombia, Ecuador, San Vi- cente y las Granadinas y Trinidad y Tabago. La pre- valencia entre estudiantes mujeres que bebieron lo suficiente para emborracharse una o más veces a lo largo de su vida fue mayor que la de estudiantes va- rones en Anguila, Islas Vírgenes Británicas, Montse- rrat, Santa Lucía y Uruguay. Además, la prevalencia de primer consumo de bebidas alcohólicas antes de los 14 años fue superior en las estudiantes que en los estudiantes de Antigua y Barbuda, Islas Caimán, Suriname, Trinidad y Tabago y Uruguay. La preva- lencia de consumo de alcohol entre estudiantes de ambos sexos fue superior a 50% en Argentina, Co- lombia, Dominica, Jamaica, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas. Esta alta prevalencia de bebedores actuales en los adolescentes es una importante in- quietud de salud pública, dado su mayor riesgo de consumo episódico intenso de alcohol, trastornos debidos a su consumo, problemas de rendimiento escolar, traumatismos y violencia. En el Brasil, entre los adolescentes (14 a 18 años de edad), la prevalencia de consumo episódico in- tenso (4 o más bebidas en una ocasión en las muje- res y 5 o más bebidas en una ocasión en los varones) aumentó de 36% en el 2006 a 42% en el 2012 en todos los adolescentes (28% a 39% en las mujeres y 42% a 46% en los varones) (24). Esto representa un aumento de 17% de la prevalencia de consumo epi- sódico intenso del 2006 al 2012 (39% en las muje- res y 10% en los varones). No se sabe actualmente si otros países de las Américas están experimentando un aumento similar del consumo episódico intenso entre los adolescentes. LIMITACIONES DE LOS DATOS Las estimaciones de los indicadores del consumo de alcohol en las Américas descritas en este capítulo tie- nen ciertas limitaciones. Los cálculos de la prevalen- cia de bebedores actuales, abstemios durante toda la vida, antiguos bebedores, así como de bebedores crónicos y bebedores episódicos de grandes canti- dades de alcohol, a menudo se subestiman en las en- cuestas de población generales. Esta subestimación se debe a múltiples sesgos (sesgos de respuesta, ses- gos no relacionados con la respuesta, poblaciones excluidas y errores de determinación) que pueden afectar a las encuestas (7, 25, 26). Además, dado que el error sistemático al hacer estas estimaciones de prevalencia no es igual en todos los países o todas las encuestas, se debe tener precaución al comparar las estimaciones de la prevalencia entre los países, sobre todo cuando difieren los diseños de las en- cuestas. Por otra parte, las estimaciones de los há- bitos de consumo de alcohol son transversales y no indican las tendencias de los hábitos de consumo, y adicionalmente faltan datos sobre el consumo de al- cohol y los hábitos de consumo de un gran número de países. Las estimaciones regionales de prevalencia de bebedores con un consumo episódico intenso se basaron en datos de los países más grandes de las Américas. Este enfoque puede conllevar sesgos de las estimaciones de la prevalencia de bebedores con consumo intenso entre los bebedores actuales en lo que respecta a las mujeres del sur de América Latina (0,2% de todas las mujeres bebedoras). Dada la pre- valencia de consumo episódico intenso de alcohol en los varones de la región meridional de América Latina, las estimaciones de la prevalencia de consu- mo episódico intenso de las mujeres de esta región parecen ser inverosímilmente bajas. Sin embargo, es probable que estas estimaciones se basen solo en datos de Argentina, donde se calculó que el consu- mo episódico intenso semanal en las mujeres era de 0,3% en el 2005. Las estimaciones futuras de preva- lencia de consumo intenso en la región meridional de América Latina de la CMM deben incorporar las estimaciones de otros países de esta región, como Uruguay, donde se calcula que 4,6% de todas las mujeres bebedoras tuvieron un consumo episódico intenso semanal en el 2005. Como ya se ha mencionado, las estimaciones de este informe son transversales y no indican las ten- dencias en las pautas de consumo. Los datos sobre las tendencias del consumo total per cápita de bebi- das alcohólicas pueden consultarse en otras fuentes (1). Todavía no se han obtenido datos sobre las ten- dencias mundiales de la prevalencia de los diversos estados respecto al consumo de alcohol. Dado que el
  • 26. CAPÍTULO 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas / 15 volumen de alcohol consumido y los hábitos de con- sumo no son estáticos, los datos sobre las tenden- cias podrían usarse para formular políticas públicas eficaces dirigidas a reducir al mínimo cualquier au- mento de los daños relacionados con el alcohol. Las investigaciones futuras deben centrarse en recopilar datos longitudinales de las Américas sobre el consu- mo per cápita de bebidas alcohólicas de los adultos, el modelo de las puntuaciones de consumo de alco- hol, y la prevalencia de bebedores actuales, antiguos bebedores, abstemios durante toda la vida, bebedo- res con consumo crónico intenso y bebedores con consumo episódico intenso, diferenciados por sexo y grupos de edad. En las Américas, faltan datos sobre el consumo total per cápita de bebidas alcohólicas, la prevalen- cia de bebedores actuales y los hábitos de consumo de alcohol de un gran número de países (en particu- lar de los más pequeños). Por ejemplo, se cuenta con datos sobre el consumo total per cápita de 51,6% de los países y territorios de la región del Caribe, 100% de los países de la región andina de América Latina, 75% de los países de la región meridional de Amé- rica Latina y 66,7% de los países y territorios de la región de América del Norte de ingresos altos, mien- tras que, en el nivel mundial, se dispone de datos so- bre el consumo total per cápita de 78,4% de todos los países y territorios. Los datos que faltan son todavía más problemá- ticos cuando se intenta medir la prevalencia de be- bedores actuales, antiguos bebedores y abstemios durante toda la vida. Se disponía de datos sobre la prevalencia de los estados respecto al consumo de alcohol de 29% de los países y territorios del Caribe, 100% de los países de la región andina y la región tropical de América Latina, 55,6% de los países de la región central de América Latina, 75% de los países de la región meridional de América Latina y 66,7% de los países y territorios de la región de América del Norte de ingresos altos. Se cuenta con datos sobre las ocasiones de con- sumo intenso semanal de 15 de los 52 países y terri- torios (28,8%) de las Américas. Se dispone de datos sobre el número de personas que en alguna ocasión tuvieron un consumo intenso semanal de 12,9% de los países y territorios del Caribe, 66,7% de los paí- ses de la región andina de América Latina, 33,3% de los países de la región central de América Latina, 50% de los países de la región meridional de Amé- rica Latina, 100% de los países de la región tropical de América Latina y 66,7% de los países de nor- teamericanos de ingresos altos. Actualmente, no hay ningún sistema mundial para recopilar datos sobre 1) la cantidad de alcohol consumido en ocasiones de ingesta excesiva o 2) el número de ocasiones de consumo intenso de alcohol. Estos tipos de datos a menudo se recopilan en las encuestas nacionales so- bre el consumo de alcohol y son esenciales para cal- cular la carga mundial de traumatismos atribuibles al alcohol (véase el capítulo 2). Por consiguiente, es necesario hacer una recopilación sistemática de in- formación sobre estas variables a escala mundial. Dada la necesidad de hacer estimaciones sobre consumo total per cápita, la prevalencia de los dife- rentes tipos de estado en relación con el alcohol y las puntuaciones de los hábitos de consumo de países que actualmente no cuentan con estos datos —y la necesidad de validar los datos disponibles—, es pre- ciso contar con un modelo matemático que propor- cione estimaciones exactas a lo largo de múltiples años, al igual que el modelo matemático que se ha utilizado con los datos de la presión arterial sistóli- ca (27). Este tipo de modelo requiere grandes can- tidades de datos y no debe usarse para sustituir las encuestas de población sobre el consumo y el abuso de alcohol. ConclusionES La mayoría de las representaciones del consumo de alcohol de los países y regiones están ensombreci- das por mitos y suposiciones falsas. La presentación estadística y el mapeo de los niveles y los hábitos de consumo de alcohol en el nivel regional y de los paí- ses entre personas de 15 y más años de edad brinda una base sólida para analizar los problemas relacio- nados con el consumo de alcohol en las Américas. Sin embargo, se precisan datos y estadísticas de salud sólidos sobre la exposición al alcohol para formular políticas y estrategias sanitarias encaminadas a re- ducir la carga de morbilidad atribuible al alcohol, y
  • 27. 16 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada con el alcohol REFERENCIAS 1. World Health Organization. Global status report on alcohol and health 2011. Ginebra: OMS; 2011. 2. Institute for Health Metrics and Evaluation. The Global Burden of Diseases, Injuries, and Risk Factors Study: operations manual. Seattle: IHME; 2010. Se puede consultar en: http://www.healthmetricsandevaluation. org/gbd/publications/policy-report/global-burden- disease-generating-evidence-guiding-policy. 3. Rehm J, Baliunas D, Borges GL, Graham K, Irving H, Kehoe T, et al. The relation between different dimensions of alcohol consumption and burden of disease: an overview. Addiction. 2010;105(5):817-43. 4. Kühlhorn E, Hibell B, Larsson S, Ramstedt M, Zetterberg HL. [Consumo de alcohol en Suecia en la década de 1990]. Estocolmo: OAS Social Department; 1999. 5. World Health Organization. Global health risks: mortality and burden of disease attributable to selected major risks. Ginebra: OMS; 2009. Se puede consultar en: http:// www.who.int/healthinfo/global_burden_disease/ GlobalHealthRisks_report_full.pdf. 6. World Health Organization. Estrategia mundial para reducir el uso nocivo del alcohol. Ginebra: OMS; 2010. Se puede consultar en: http://www.who.int/substance_ abuse/activities/msbalcstrategyes.pdf. 7. Shield KD, Rylett M, Gmel G, Gmel G, Kehoe-Chan TA, Rehm J. Global alcohol exposure estimates by country, territory and region for 2005—a contribution to the Comparative Risk Assessment for the 2010 Global Burden of Disease Study. Addiction. 2013;108(5): 912-22. 8. World Health Organization. Global Information System on Alcohol and Health [Internet]. Ginebra: OMS; 2012. Se puede consultar en: http://apps.who.int/gho/data/view. main?showonly=GISAH. 9. Gmel G, Rehm J . Measuring alcohol consumption. Contemp Drug Probl. 2004;31(3):467-540. 10. Midanik l. The validity of self-reported alcohol consumption and alcohol problems: a literature review. Br J Addict. 1982;77(4):357-82. 11. Rehm J, Klotsche J, Patra J. Comparative quantification of alcohol exposure as risk factor for global burden of disease. Int J Methods Psychiatr. 2007;16(2):66-76. 12. Kanteres F, Lachenmeier DW, Rehm J. Alcohol in Mayan Guatemala: consumption, distribution, production, and composition of cuxa. Addiction. 2009;104(5):752-9. 13. Lachenmeier DW, Kuballa T, Lima MCP, Nóbrega ICC, Kerr-Corrêa F, Kanteres F, et al. Ethyl carbamate analysis in German fruit spirits and Brazilian sugarcane spirits (cachaça): improved sample cleanup with automated parallel evaporation. Deutsche Lebensmittel-Rundschau. 2009;105(8):507-12. 14. Lachenmeier DW, Rehm J. Unrecorded alcohol: a threat to public health? Addiction. 2009;104(6):875-7. 15. Babor T, Caetano R, Casswell S, Edwards G, Giesbrecht N, Graham K, et al. Alcohol: no ordinary commodity— research and public policy. 2.ª ed. Oxford: Oxford University Press; 2010. para evaluar y hacer el seguimiento de dicha carga. Por lo tanto, se torna perentorio medir el volumen y los hábitos de consumo de alcohol en los países que actualmente no disponen de estos datos. En el futuro, las encuestas de población y los esfuerzos de obtención de datos deben centrarse en estimaciones de la prevalencia del consumo de alcohol por gru- pos etarios específicos, para medir la prevalencia de bebedores actuales en poblaciones jóvenes en el nivel mundial. Además, las estadísticas del consumo de alcohol no siempre son estáticas, y muchos paí- ses registran cambios en el consumo de alcohol total y en los hábitos de consumo con el transcurso del tiempo. Las encuestas futuras deben aprovechar los indicadores del consumo de alcohol que actualmen- te están sometidos a seguimiento, con la finalidad de brindar un panorama cada vez más claro del nivel de esfuerzo y la eficacia de las respuestas nacionales a los muchos retos sanitarios y sociales que plantea el consumo nocivo de alcohol. En las Américas, el volumen de consumo de alco- hol y la manera en que se consume plantean impor- tantes problemas de salud pública, especialmente en las regiones central y tropical de América Lati- na. Las instancias normativas procurarán reducir el consumo total per cápita de bebidas alcohólicas y la prevalencia de consumo nocivo de alcohol para que disminuyan la carga de morbilidad, las pérdidas económicas y los problemas sociales resultantes del consumo de alcohol en la región.
  • 28. CAPÍTULO 1: Consumo de alcohol y hábitos de consumo en las Américas / 17 16. Shield KD, Rehm J. Difficulties with telephone-based surveys on alcohol in high-income countries: the Canadian example. Int J Methods Psychiatr. 2012;21(1):17-28. 17. Rehm J, Kehoe T, Gmel G, Stinson F, Grant B, Gmel G. Statistical modeling of volume of alcohol exposure for epidemiological studies of population health: the US example. Popul Health Metr. 2010;8:3. 18. Kehoe T, Gmel G, Shield KD, Gmel G, Rehm J. Determining the best population-level alcohol consumption model and its impact on estimates of alcohol-attributable harms. Popul Health Metr. 2012;10:6. 19. World Health Organization. International guide for monitoring alcohol consumption and related harm. Ginebra: OMS; 2000. Se puede consultar en: http://www. who.int/substance_abuse/publications/alcohol/en/ 20. Rehm J, Monteiro M, Room R, Gmel G, Jernigan D, Frick U, et al. Steps towards constructing a global comparative risk analysis for alcohol consumption: determining indicators and empirical weights for patterns of drinking, deciding about theoretical minimum, and dealing with different consequences. Eur Addict Res. 2001;7(3):138-47. 21. Rehm J, Rehn N, Room R, Monteiro M, Gmel G, Jernigan D, et al. The global distribution of average volume of alcohol consumption and patterns of drinking. Eur Addict Res. 2003;9(4):147-56. 22. Centers for Disease Control and Prevention (US). Global school-based student health survey (GSHS) [Internet]. Atlanta: CDC; 2013. Se puede consultar en: http://www. cdc.gov/gshs/. Última consulta: 24 octubre 2013. 23. World Health Organization. Encuesta mundial de salud a escolares (GSHS) [Internet]. Ginebra, OMS; 2004. Se puede consultar en: http://www.who.int/chp/gshs/es/index. html. Última consulta: 24 octubre 2013. 24. Instituto Nacional de Políticas Públicas do Álcool e Drogas; Unidade de Pesquisas em Álcool e Drogas (BR). II LENAD—Levantamento nacional de álcool e drogas [Internet]. São Paulo: INPAD; 2013. Se puede consultar en: http://inpad.org.br/?option=com_content&view=frontpag e&Itemid=1. Última consulta: 24 octubre 2013. 25. Rehm J. Measuring alcohol consumption: how about adopting usual epidemiological standards? Addiction. 1998;93:970-2. 26. Groves RM. Survey errors and survey costs. Chichester, UK: John Wiley & Sons; 2004. 27. Danaei G, Finucane MM, Lin JK, Singh GM, Paciorek CJ, Cowan MJ, et al. National, regional, and global trends in systolic blood pressure since 1980: systematic analysis of health examination surveys and epidemiological studies with 786 country-years and 5.4 million participants. Lancet. 2011;377(9765):568-77.
  • 29. / 19 Resumen El estudio de la Carga Mundial de Morbilidad (CMM) midió el número de traumatismos en 1990 y el 2010; el correspondiente estudio de evaluación comparati- va de los riesgos calculó cuántos de tales traumatis- mos no habrían ocurrido si nadie hubiera consumido alcohol. Este capítulo describe los resultados. En las Américas, en el 2010, las lesiones traumáticas fue- ron responsables de 762 600 defunciones (12,1% de todos los fallecimientos) y de 39 989 000 años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) perdidos (16,6% de todos los AVAD perdidos) en personas de 1 año y más de edad. Estas proporciones son supe- riores a los promedios mundiales: 10,3% de todas las defunciones y 13% de todos los AVAD perdidos a causa del consumo de alcohol. En 2010 la carga de le- siones traumáticas atribuibles al alcohol en las Amé- ricas fue elevada, con 115 300 defunciones (1,8% de todos los fallecimientos) y 5 957 000 AVAD perdidos (2,5% de todos los AVAD perdidos; 12,5 defuncio- nes y 656 AVAD perdidos por 100 000 habitantes) a causa del consumo de alcohol. Durante el mismo pe- ríodo, los grupos con mayor número de defunciones y de AVAD perdidos debido a traumatismos atribui- bles al consumo de alcohol en las Américas fueron los hombres y las personas de 15 a 49 años de edad. En comparación con 1990, la carga de traumatismos atribuibles al alcohol en el 2010 en las Américas au- mentó tanto en cifras absolutas como en tasas por 100 000 habitantes en las regiones andina y tropical de América Latina de la CMM. Considerando estos datos, la carga de lesiones traumáticas atribuibles al alcohol en las Américas es un problema de salud crítico, y deben tomarse de inmediato medidas de política pública, incluidas políticas eficaces de salud pública, como el descenso del nivel de alcohol en la sangre permitido legalmente en los conductores, la reducción de la disponibilidad de alcohol y la suba de los precios del alcohol mediante impuestos. INTRODUCCIÓN Hacer estimaciones precisas del número de defun- ciones causadas por enfermedades y por afecciones de salud en todo el mundo es crucial para evaluar la carga mundial de morbilidad y de traumatismos. La información sobre las tasas de mortalidad en el nivel de los países por sexo y edad (en especial la morta- lidad prematura, medida en años de vida perdidos [AVP]) es fundamental para formular y promover acciones eficaces de política de salud pública, sobre todo cuando las causas de muerte prematura pue- den determinarse de manera fiable (1, 2). Lo ideal es que los indicadores descriptivos de la salud de la población señalen la pérdida de salud debida a la muerte prematura y la pérdida de salud por des- enlaces no mortales. El estudio de la Carga Mundial de Morbilidad (CMM) del 2010 midió la cantidad de discapacidad causada por enfermedades y trauma- tismos usando como método de medición estadís- tico los “años vividos con discapacidad” (AVD). Los AVD se calculan considerando el grado de discapa- cidad que provoca una afección y durante cuánto tiempo se prevé que dure dicha discapacidad (3). Para medir tanto los AVP debidos a defunción como los AVP por discapacidad, el estudio de la CMM exa- mina la pérdida por años de vida ajustados por dis- capacidad (AVAD), que se calculan sumando los AVP y los años vividos con discapacidad (AVD) (4). La Capítulo 2 Carga de traumatismos atribuibles al alcohol en las Américas Kevin D. Shield, Jürgen Rehm y Maristela Monteiro
  • 30. 20 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada con el alcohol información sobre los AVAD perdidos, más la corres- pondiente a los costos, la eficacia de las intervencio- nes y las implicaciones en cuanto a la equidad de las intervenciones sanitarias y las opciones de política, proporcionan una base para determinar las acciones de política sanitaria y las prioridades en materia de investigación que se basan en los mejores datos pro- batorios disponibles. El objetivo de la CMM del 2010 era medir las defunciones y los AVAD perdidos de- bido a diferentes causas en el nivel de los países por edad y sexo (2, 4, 5). Es tan importante la medición de las enferme- dades como evaluar la contribución de factores de riesgo de diferentes tipos de lesiones traumáticas potencialmente modificables. La atribución de la carga de morbilidad al consumo de bebidas alcohóli- cas y otros factores de riesgo expone los principales motores de los modelos y las tendencias de los trau- matismos a escala mundial. Por lo tanto, es esencial calcular el número de defunciones y los AVAD perdi- dos a causa de los traumatismos atribuibles al con- sumo de alcohol. Como parte de la CMM del 2010, la evaluación comparativa de riesgos (ECR) estimó el número de defunciones y los AVAD perdidos que no habrían ocurrido si no se hubiera consumido alcohol en 1990 y el 2010, basándose en la proporción atri- buible poblacional (6). Este capítulo describe los resultados de la CMM y la evaluación comparativa de riesgos del 2010, y hace hincapié en 1) la mortalidad debida a trauma- tismos, diferenciada por tipo de traumatismo, por regiones de la CMM de las Américas (el Caribe; las regiones andina, central, meridional y tropical de América Latina, y la región de América del Norte de ingresos altos), para 1990 y el 2010, y 2) el número de estos traumatismos que no se habrían producido si nadie hubiera consumido alcohol (es decir, el nú- mero de lesiones traumáticas atribuibles al consu- mo de alcohol) en personas de 1 año y más de edad. carga de TRAUMATISMOS en 1990 y EL 2010 En el 2010, los traumatismos fueron una de las prin- cipales causas de mortalidad: causaron 4 921 200 defunciones en todo el mundo (1 548 700 en las mu- jeres y 3 372 500 en los hombres), lo que represen- ta 10,3% de todas las defunciones (7,2% de todas las defunciones en las mujeres y 12,9% de todas las defunciones en los hombres), así como 267 779 000 AVAD perdidos en el nivel mundial (81 740 000 en las mujeres y 186 039 000 en los hombres), lo cual equivale a 13,0% de todos los AVAD perdidos (8,8% de todos los AVAD perdidos en las mujeres y 16,5% de todos los AVAD perdidos en los hombres). En el 2010, los traumatismos en las Américas causaron 762 600 defunciones (206 300 en las mujeres y 556 300 en los hombres), lo que representa 12,1% de to- das las muertes (6,9% de todas las defunciones en las mujeres y 16,7% de todas las defunciones en los hombres), así como 39 989 000 AVAD perdidos (10 168 000 en las mujeres y 29 821 000 en los hom- bres), lo que equivale a 16,6% de todos los AVAD perdidos (9,4% de todos los AVAD perdidos en las mujeres y 22,6% de todos los AVAD perdidos en los hombres). En el nivel mundial, las lesiones trau- máticas fueron la causa de 72,8 defunciones por 100 000 habitantes (45,4 por 100 000 mujeres y 97,1 por 100 000 hombres) y 3 963,0 AVAD perdidos por 100 000 habitantes (2 393,8 en las mujeres y 5 356,0 en los hombres). En comparación, en las Amé- ricas, tras el ajuste en función de la estructura de la población (que se basó en la población mundial), los traumatismos fueron la causa de 80,6 defunciones por 100 000 habitantes (41,2 por 100 000 mujeres y 117,8 por 100 000 hombres) y de 4 372,2 AVAD perdidos por 100 000 habitantes (2 138,3 en las mu- jeres y 6 485,6 en los hombres). La carga de traumatismos varió mucho en el 2010 entre las diversas regiones del estudio de la CMM en las Américas: la mayor carga correspon- dió al Caribe (434,7 defunciones y 26 531,8 AVAD perdidos por 100 000 habitantes) y la más baja a la región de América del Norte de ingresos altos (49,0 fallecimientos y 2 442,1 AVAD perdidos por 100 000 habitantes). La carga excepcionalmente grande de lesiones en el Caribe puede explicarse por el devastador terremoto de Haití, que causó aproxi- madamente 230 000 muertes (7). Las figuras 1 y 2 muestran, respectivamente, el número de muertes debidas a traumatismos y de AVAD perdidos por
  • 31. Capítulo 2: Carga de traumatismos atribuibles al alcohol en las Américas / 21 FIGURA 1. Muertes por 100 000 habitantes causadas por traumatismos, por sexo, en todo el mundo y por regiones de la Carga Mundial de Morbilidada en las Américas, 2010 FIGURA 2. Años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD) perdidos por 100 000 habitantes causados por traumatismos, por sexo, en todo el mundo y por regiones de la Carga Mundial de Morbilidada de las Américas, 2010 El Caribe Región andina de América Latina Región central de América Latina Región meridional de América Latina Región tropical de América Latina Región de América del Norte de ingresos altos Las Américas Todo el mundo n Mujeres 287.5 31.9 27.5 26.8 28.2 30.7 41.2 45.4 n Hombres 567.8 78.3 125.9 78.3 125.0 65.4 117.8 97.1 n Total 434.7 56.2 77.2 53.0 77.1 49.0 80.6 72.8 El Caribe Región andina de América Latina Región central de América Latina Región meridional de América Latina Región tropical de América Latina Región de América del Norte de ingresos altos Las Américas Todo el mundo n Women 17,002.2 1,714.0 1,367.6 1,361.4 1,360.8 1,387.8 2,138.3 2,398.8 n Men 35,226.8 4,389.3 6,468.6 4,238.3 6,570.3 3,400.1 6,485.6 5,356.0 n Total 26,531.8 3,107.7 3,937.0 2,832.8 3,992.3 2,442.1 4,372.2 3,963.0 600.0 500.0 400.0 300.0 200.0 100.0 – 40,000.0 35,000.0 30,000.0 25,000.0 20,000.0 15,000.0 10,000.0 5,000.0 – Muertespor100000habitantesAVADperdidospor100000habitantes a Clasificación del Instituto de Sanimetría y Evaluación Sanitaria basada en la semejanza epidemiológica y en la cercanía geográfica. a Clasificación de la Organización Mundial de la Salud, basada en criterios epidemiológicos.
  • 32. 22 / Sección I: El consumo de alcohol en las Américas y el papel de los traumatismos en la carga de morbilidad relacionada con el alcohol 100 000 habitantes por sexo, en todo el mundo, y por región de la CMM. En 1990, en las Américas se atribuyeron a los traumatismos 499 300 defunciones (117 300 en las mujeres y 382 000 en los hombres) y 27 200 000 AVAD perdidos (6 235 000 en las mujeres y 20 965 000 en los hombres). Esta carga representa 72,9 fallecimientos por 100 000 habitantes (32,6 por 100 000 mujeres y 111,7 por 100 000 hombres) y 3 921,8 AVAD perdidos por 100 000 habitantes (1 720,4 por 100 000 mujeres y 6 036,6 por 100 000 hombres). Una comparación de las estimaciones de la carga de traumatismos en las Américas entre 1990 y el 2010 revela un aumento de la tasa y la magnitud absoluta de fallecimientos y de AVAD perdidos por 100 000 habitantes. Como ya se ha mencionado, el aumento del número de defunciones y de AVAD per- didos en el 2010, en comparación con 1990, se debe en parte al terremoto de Haití. Así pues, no resulta sorprendente que al examinar el número de defun- ciones y de AVAD perdidos debido a traumatismos por 100 000 habitantes por región se observe una disminución en todas las regiones de las Américas salvo el Caribe. TRAUMATISMOS atribuibles aL alcohol Desde hace mucho tiempo se ha reconocido el pa- pel causal del consumo de alcohol en el aumento del riesgo de padecer traumatismos; existen multi- tud de artículos especializados, basados en estudios transversales (8), de alternancia de casos (9), de ca- sos y testigos (10), así como revisiones sistemáticas (11-13), que revelan una relación dosis-respuesta constante entre el consumo agudo de alcohol y el riesgo de lesiones traumáticas intencionales y ac- cidentales. El consumo de alcohol se ha vinculado causalmente a las defunciones y discapacidades pro- CUADRO 1. Función causal del alcohol (“Sí” frente a “No concluyente”) respecto a diferentes tipos de traumatismos, agrupados según las categorías del estudio de la Carga Mundial de Morbilidad, 2010 Tipo de traumatismos Código CIE-10a Causados al menos en parte por el consumo de alcohol No intencionales Lesiones por accidentes de tránsito V01-V04, V06, V09-V80, V87, V89, V99, Y85.0 Sí Intoxicaciones X40-X49 Sí Caídas W00-W19 Sí Lesiones traumáticas por fuego, calor y sustancias calientes X00-X19 Sí Ahogamiento W65-W74 Sí Accidentes causados por maquinaria W28-W31 Sí Lesiones traumáticas por desastres naturales X34-X39 No concluyente Efectos adversos del tratamiento médico Y40-Y84, Y88, Y95 No concluyente Lesiones traumáticas por mordeduras o picaduras de animales o por contacto con animales marinos W53-W59 No concluyente Otros V05, V80-V86, V88, V90-V98, W20-W27, W32-W52, W60-W99, X20-X33, X50-X58 Sí Intencionales Lesiones autoinfligidas X60-X84, Y87.0 Sí Violencia interpersonal X85-Y09, Y87.1 Sí Violencia colectiva Y36, Y89.1 No concluyente Muertes sancionadas legalmente Y35, Y89.0 No concluyente a Clasificación Internacional de Enfermedades, 10.a revisión, Organización Mundial de la Salud.

Related Documents