NADA DE TUCANES
Autores: 3° grado
Ilustradores: 3° grado
Presentación
Los chicos de 3er grado del Colegio Las
Cumbres realizaron con mucho entusiasmo la
reescritura del fantástico...
A mis pequeños escritores:
“Todo aquel que lee, deja en un cajón de sus
recuerdos una anécdota más para su existir.”
Anóni...
CAPITULO 1
Ilustrado por: Nano, Nina, Juanma y Luisa
Puerto Iguazú
Esta historia transcurre en
Puerto Iguazú, en una provincia
que se llama Misiones. Hay
muchas cataratas y animales
salvaje...
CAPITULO 2
Había un chico que se llamaba Tilo
que vivía en Misiones. Vivía con
sus papás cerca de las cataratas. Le
gustab...
CAPITULO 3
Una vez Tilo estaba caminando
por la selva misionera y se
encontró con un tucán
lastimado. Había caído desde un...
CAPITULO 4 Tilo llevó al tucán a su casa.
Cuando entró y lo vio la mamá le
dijo “Nada de tucanes”. Tilo dijo:
“Sólo hasta ...
quedarse con el tucán.
Finalmente Don Fermín le dijo que
si.
CAPITULO 5
Boneco
Ilustrado por: Mora, Becky, Juana T y Cata ...
Al día siguiente Tilo le preparó
un apetitoso desayuno de
naranja al tucán. Después, entró
a su cuarto y le dijo: “Te baut...
Cuando Tilo fue al colegio le
preguntó a la maestra si podía
llevar a Boneco. La maestra
respondió: “No, porque sino todos...
Tilo estaba feliz jugando con su
tucán y de repente vino la mamá
y le dijo: “Hay una carta para
vos” y Tilo le respondió
s...
CAPITULO 8
Después, el papá le dijo que si
podía ir. Tilo le preguntó a la
mamá si podía llevar al tucán
a Buenos Aires. E...
CAPITULO 9
Don Romero, el vecino de la
mamá de Tilo cuando era
chiquita, tenia un viaje de
trabajo a Misiones y podía
pasa...
CAPITULO 10
Cuando llegaron a Buenos Aires,
Tilo se impresionó con todos los
autos que había. Don Romero se
quedó dormido ...
CAPITULO 11
Cuando Tilo llegó asomó la
cabeza por la ventana. La tía
Celina saludaba. A su lado
estaban el tío Eduardo y N...
CAPITULO 12 Cuando bajaron del autobús
fueron a la casa de la tía.
Mientras ella cocinaba, los
chicos miraban la tele y co...
CAPITULO 13
Al día siguiente la tía Celina,
Nacho y Tilo se fueron al shopping.
Cuando vieron una juguetería
entraron y Ti...
dijo: “Ay, y este nunca vio las
cataratas”. Tilo apoyó la jaula con
Boneco en el primer escalón de
la escalera. Como era m...
Un día después, se fueron Nacho
y la tía Celina al club. Tilo dijo
que se quería quedar
viendo tele. Dejó la jaula en el
b...
Tilo se desesperó por Boneco. Lo
llamó pero no volvía. Después, fue a
la casa y empezó a buscarlo. La tía
volvió y le preg...
CAPITULO 16 Tilo quiso escribir su primera carta
para su mamá porque la extrañaba
mucho. La carta decía que visitó
muchos ...
También la carta decía que el tío
Eduardo se iba a tomar unos días
de licencia en su trabajo para
llevarlos de regreso. De...
CAPITULO 17 El tío Eduardo y la tía Celina los
llevaron a Puerto Iguazú. Tilo y
Boneco se sentían muy contentos
porque hab...
Finalmente, entendió a Tilo y cómo
se sentía y se dio cuenta que
burlarlo no sirvió de nada porque
las cataratas son mejor...
of 25

Nada de tucanes f

Published on: Mar 3, 2016
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Nada de tucanes f

  • 1. NADA DE TUCANES Autores: 3° grado Ilustradores: 3° grado
  • 2. Presentación Los chicos de 3er grado del Colegio Las Cumbres realizaron con mucho entusiasmo la reescritura del fantástico cuento “Nada de tucanes” de Elsa Bornemann. También estuvieron a cargo de la ilustración de cada uno de los capítulos y de los audios. Espero que al leerlo disfruten tanto como lo hicieron ellos y lleguen a imaginar en cada página las maravillosas Cataratas del Iguazú. A los lectores:
  • 3. A mis pequeños escritores: “Todo aquel que lee, deja en un cajón de sus recuerdos una anécdota más para su existir.” Anónimo Los invito a reflexionar sobre esta frase y a pensar en todo el camino que recorrieron antes de publicar este libro: la lectura, la comprensión, la puesta en común, el resumen, las ilustraciones, la reescritura y sus respectivas correcciones…Y por otro lado, todas las puertas que se abrieron a partir de la historia de Tilo y Boneco: las Cataratas del Iguazú, los climas de nuestro país, los animales y su hábitat… Hicieron un excelente trabajo, los felicito. Pusieron mucho esfuerzo y dedicación y, sobretodo, entusiasmo. Sigan trabajando siempre de esta forma y disfruten la lectura. Ele
  • 4. CAPITULO 1 Ilustrado por: Nano, Nina, Juanma y Luisa Puerto Iguazú
  • 5. Esta historia transcurre en Puerto Iguazú, en una provincia que se llama Misiones. Hay muchas cataratas y animales salvajes, como yaguaretés, tucanes y coatíes. El salto más importante es llamado “La Garganta del diablo”. Misiones está cubierta de verde porque es una selva. La tierra es roja. Hay unas flores que son amarillas y cuando el agua pasa por encima de ellas toma el color amarillo. Cuando el sol se refleja en el agua se forma un arcoíris. El agua se puede tomar porque es dulce. Es un lugar húmedo porque hay mucha agua. Se pueden hacer paseos en bote por el río y pasar por atrás de las cataratas chiquitas.
  • 6. CAPITULO 2 Había un chico que se llamaba Tilo que vivía en Misiones. Vivía con sus papás cerca de las cataratas. Le gustaba mirarlas y los animales. No se sentía solo porque estaba con la naturaleza. Le gustaba perseguir a las lagartijas hasta que se escondían abajo de las piedras. Tilo quería ir a Buenos Aires para visitar a sus tíos y a su primo. Tilo Ilustrado por: Juanma, Nina, Luisa y Nano
  • 7. CAPITULO 3 Una vez Tilo estaba caminando por la selva misionera y se encontró con un tucán lastimado. Había caído desde un árbol y se lastimó el ala. Tilo lo quiso curar. Al principio, el tucán estaba un poco miedoso pero al final confió en la voz y en las manos del chico. Un domingo diferente Ilustrado por: Cochi, Cata P, Juanqui y Bauti
  • 8. CAPITULO 4 Tilo llevó al tucán a su casa. Cuando entró y lo vio la mamá le dijo “Nada de tucanes”. Tilo dijo: “Sólo hasta que se cure, después lo voy a dejar libre”. Luego, trató de curarlo y mientras se curaba lo llevaba en su hombro paseando por la selva. Doña Rosario, la mamá de Tilo, le dijo que necesitaba el permiso de Don Fermín (el papá) para Nada de tucanes Ilustrado por: Cochi, Cata P, Juanqui y Bauti
  • 9. quedarse con el tucán. Finalmente Don Fermín le dijo que si. CAPITULO 5 Boneco Ilustrado por: Mora, Becky, Juana T y Cata R.
  • 10. Al día siguiente Tilo le preparó un apetitoso desayuno de naranja al tucán. Después, entró a su cuarto y le dijo: “Te bautizo, tu nombre va a ser Boneco” y para que entienda lo nombró “Bo – ne -co”.Tilo iba inventando excusas para no dejarlo a Boneco, como por ejemplo: “No, todavía le falta fuerzas para volar.” CAPITULO 6 Tilo preocupado Ilustrado por: Mora, Becky, Juana T y Cata R.
  • 11. Cuando Tilo fue al colegio le preguntó a la maestra si podía llevar a Boneco. La maestra respondió: “No, porque sino todos van a querer traer a sus mascotas”. Entonces, Tilo se puso muy triste y preocupado porque no quería dejarlo solo. Tilo pensó en su cabeza: “Boneco no es un tucán cualquiera, es un tucán especial”. CAPITULO 7 El verano trae dos cosas Ilustrado por: Juani F, Pedro, Sebas y Alu
  • 12. Tilo estaba feliz jugando con su tucán y de repente vino la mamá y le dijo: “Hay una carta para vos” y Tilo le respondió sorprendido “¿Para mi?” porque siempre les traen cartas para los papás y nunca para él (y era su primera vez). Se puso muy contento y comenzó a leer su carta que era de su tía Celina. En una parte de la carta decía que sus tíos lo invitaban a Buenos Aires para las vacaciones. Tilo le contó a su mamá que la tía lo había invitado y la mamá le dio permiso pero faltaba el permiso de su papá.
  • 13. CAPITULO 8 Después, el papá le dijo que si podía ir. Tilo le preguntó a la mamá si podía llevar al tucán a Buenos Aires. Ella le vio los ojos húmedos y le dijo que si. Alegría, pena y alegría Ilustrado por: Juani F, Pedro, Sebas y Alu
  • 14. CAPITULO 9 Don Romero, el vecino de la mamá de Tilo cuando era chiquita, tenia un viaje de trabajo a Misiones y podía pasar a buscar a Tilo para ir a Buenos Aires. Cuando llegó el día, Don Romero lo fue a buscar y fueron a la parada de autobús para empezar el viaje. La partida Ilustrado por: Santino, Santi y Mateo
  • 15. CAPITULO 10 Cuando llegaron a Buenos Aires, Tilo se impresionó con todos los autos que había. Don Romero se quedó dormido mientras Tilo miraba la ciudad por la ventana. “Don Romero, Don Romero, despertate, llegamos a Buenos Aires” gritaba Tilo. Rumbo a Buenos Aires Ilustrado por: Santino, Santi y Mateo
  • 16. CAPITULO 11 Cuando Tilo llegó asomó la cabeza por la ventana. La tía Celina saludaba. A su lado estaban el tío Eduardo y Nacho, su primo. Cuando bajaron la tía se sorprendió porque Tilo traía a un tucán (Boneco). Celina gritó “¡Ahhhh!” y Nacho quedó paralizado. Eduardo le dijo “Tranquila Celina, solamente es un tucán.” Hola bienvenidos Ilustrado por: Rochi, Topi, Mile y Jose
  • 17. CAPITULO 12 Cuando bajaron del autobús fueron a la casa de la tía. Mientras ella cocinaba, los chicos miraban la tele y comían helado. Tilo se sorprendió porque nunca había visto una tele en color. Boneco empezó a volar por toda la casa. En casa de tía Celina Ilustrado por: Rochi, Topi, Mile y Jose
  • 18. CAPITULO 13 Al día siguiente la tía Celina, Nacho y Tilo se fueron al shopping. Cuando vieron una juguetería entraron y Tilo se sorprendió por la cantidad de juguetes. Después, Tilo vio una escalera mecánica y se impresionó porque nunca había visto una escalera que camine sola. Nacho se burló diciendo que Tilo nunca había visto las escaleras mecánicas y Tilo para adentro Primer día en Buenos Aires Ilustrado por: Beltrán, Chloe, Nacho y Pili
  • 19. dijo: “Ay, y este nunca vio las cataratas”. Tilo apoyó la jaula con Boneco en el primer escalón de la escalera. Como era mecánica, la jaula se fue para arriba. Boneco se asustó y empezó a gritar por todo el shopping. Tilo se desesperó por Boneco. CAPITULO 14 Una idea desdichada Ilustrado por: Beltrán, Chloe, Nacho y Pili
  • 20. Un día después, se fueron Nacho y la tía Celina al club. Tilo dijo que se quería quedar viendo tele. Dejó la jaula en el balcón y se fue con Boneco al hombro a dar la vuelta a la manzana. Un auto tocó la bocina, Boneco se asustó y Salió volando. CAPITULO 15 Boneco en televisión Ilustrado por: Nina, Luisa, Nano y Juanma
  • 21. Tilo se desesperó por Boneco. Lo llamó pero no volvía. Después, fue a la casa y empezó a buscarlo. La tía volvió y le preguntó “¿Dónde está Boneco?” Tilo al principio no le dijo nada pero después le dijo la verdad. Prendieron la tele y vieron un aviso con una foto de Boneco que decía “Si este tucán es tuyo vení a buscarlo al canal Teleflash.” Todos saltaban de la alegría porque lo encontraron. El tucán estaba en un árbol del bosque de Palermo. Llamaron al número y fueron a buscarlo. Le ofrecieron a Tilo y a Boneco aparecer en un programa de televisión y Tilo dijo que no porque no le importaba la fama, le importaba cómo se sentía Boneco.
  • 22. CAPITULO 16 Tilo quiso escribir su primera carta para su mamá porque la extrañaba mucho. La carta decía que visitó muchos lugares lindos y que también había muchos edificios y no habían tantas casas como en Puerto Iguazú. Dijo que los tíos y Nacho eran muy cariñosos con él. Le contó que en Buenos Aires los tucanes parecían bichos raros porque solo estaban en los zoológicos o en televisión. Tilo escribe su primera carta Ilustrado por: Mora, Juani T, Becky y Cata R.
  • 23. También la carta decía que el tío Eduardo se iba a tomar unos días de licencia en su trabajo para llevarlos de regreso. Después, escribió que el tío sacó fotos de los lugares más lindos que fueron para hacer una copia para mandarle a los papas de Tilo. Nacho estaba muy ansioso con la idea de viajar a Iguazú. Finalmente, terminó la carta diciendo que él y Boneco extrañaban la naturaleza, a sus papás y a las cataratas. Para terminar, puso una pluma de Boneco y una foto de sus tíos y Nacho.
  • 24. CAPITULO 17 El tío Eduardo y la tía Celina los llevaron a Puerto Iguazú. Tilo y Boneco se sentían muy contentos porque habían vuelto a su hogar. Como Nacho no conocía el lugar, lo llevaron a conocerlo. Se divirtieron un montón. Nacho no se acordaba de la televisión porque estaba muy divertido en Puerto Iguazú. De nuevo, Puerto Iguazú Ilustrado por: Juana F, Sebas, Pedro y Alu
  • 25. Finalmente, entendió a Tilo y cómo se sentía y se dio cuenta que burlarlo no sirvió de nada porque las cataratas son mejores que ver una escalera mecánica. Boneco empezó a volar por arriba de los árboles y estaba muy contento de encontrar el aire libre. FIN

Related Documents