“Elegía a Ramón Sijé”
Miguel Hernández nace en 1910 (Orihuela) y muere en 1942 mientras se
encuentra encarcelado. En 1936 ...
of 1

Nathaly duran carus

Published on: Mar 3, 2016
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Nathaly duran carus

  • 1. “Elegía a Ramón Sijé” Miguel Hernández nace en 1910 (Orihuela) y muere en 1942 mientras se encuentra encarcelado. En 1936 publica un poemario titulado “El rayo que no cesa”, donde ahí se encuentra incluido el poema que dedicó a su gran amigo, Ramón Sijé, Fue él quien lo introdujo en la literatura. Miguel Hernández ha sido incluido dentro de la Generación del 27, a pesar de no haber convivido con sus miembros: los propios escritores de esta generación le llamarón el genial epígono del 27. Otro poema que destaca de este autor sería “Nanas de cebolla”, dirigido a su hijo. El tema de este poema es una elegía, y en él se recuerda a alguien que está muerto, en este caso se refiere a su amigo Ramón Sijé, que fallece a una edad muy temprana. El texto está dividido en dos partes: - En la primera parte el autor expresa su dolor o desesperación mediante metáforas No hay mas exaltación más grande que mi herida, Mi dolor sin instrumento... También podemos observar que utiliza metáforas referidas a la muerte como por ejemplo “un manotazo duro”, “un golpe helado”, “un empujón brutal”. Incluso podemos destacar que utiliza hipérboles con las que expresa su tremenda desolación por la pérdida de su amigo (“No hay mas existencia más grande que mi herida”). El mismo fin persiguen las anáforas (estrofas 7 y 8). - En la segunda parte se ve un cambio en el léxico, debido a que el autor se expresa de una forma más alegre y optimista al pensar en un regreso de Ramón a la vida, en esta parte se ve claramente que volvemos a utilizar metáforas, pero con imágenes más alegres, entre las que destacan las que se refieren a elementos de la naturaleza: “volverá a mi huerto y a mi higuera”, “almendras espumosas”, encontramos epítetos como “enamorados labradores”. Por último, señalaremos un emotivo vocativo con el que Hernández se dirige a su amigo al comienzo y al final del poema, “compañero del alma” El texto tiene una lengua muy cuidada y elaborada, con abundantes recursos literarios. Métricamente, el poema está formado por 16 estrofas. Las quince primeras son tercetos encadenados, ya que el segundo verso coincide en su rima con los verso 1 y 2 de la siguiente. La última estrofa es un serventesio.

Related Documents