Por un Paraguay Honesto,
Solidario y Fraterno
Carta Pastoral
Nuestro país vive un período de hondas preocupaciones, inquie...
Nuestra reflexión comienza con la cita de la carta de San Pablo a los
Tesalonicenses: Preocuren que nadie devuelva mal por...
lo cual es necesaria la conversión de la mente y del corazón. Desde
esa experiencia toda persona humana debe replantear to...
acontecimientos que la prensa escrita, oral y televisiva, puedan brindar.
e- Con los trabajadores. El trabajo humano digni...
b) La cultura de lo bajo y vil de la mentira, de la violencia y la
corrupción, de la compra de conciencias y de la impunid...
año jubilar y el período cuaresmal que estamos viviendo. El
compromiso peremne de la Iglesia es anunciar el Reino de Dios,...
of 6

Por un Paraguay honesto, solidario y fraterno. 26 de marzo de 2000

Paraguay
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Spiritual      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por un Paraguay honesto, solidario y fraterno. 26 de marzo de 2000

  • 1. Por un Paraguay Honesto, Solidario y Fraterno Carta Pastoral Nuestro país vive un período de hondas preocupaciones, inquietudes y tensiones que afectan a nuestra sociedad en el orden político, económico, social y humano; factores que aconsejan y exigen una palabra nuestra, como pastores de la Iglesia, a los fieles y a las personas de buena voluntad. 1. Los acontecimientos de marzo 1999 El pueblo en general, entendiendo por ello a los intelectuales, obreros, campesinos, a la Iglesia Católica y otras confesiones cristianas y religiosas y en particular a los jóvenes de nuestro país, salió a defender y a rescatar la dignidad personal y ciudadana seriamente amenazada. Ese pueblo heroico puso de resalto una vez más los anhelos nobles y los ideales de participación en la vida democratica de nuestra patria. Los acontecimientos de marzo de 1999 suscitaron un profundo dolor y repudio por la violenta agresión fratricida que ha costado la vida del entonces Vicepresidente de la República y por las vidas jóvenes brutalmente segadas. La sangre derramada, sin embargo, ha despertado en la conciencia ciudadana su sentido de dignidad tan largamente conculcada. En aquella ocasión, el país sufrió una real y seria amanaza a las instituciones democráticas y a la misma institucionalidad, donde la libertad, el derecho, la justicia y la Constitución Nacional fueron permanentemente quebrantados. Las esperanzas suscitadas a partir de esos hechos llevó al pueblo a confiar nuevamente en su propia capacidad de colaborar en la gestión de un nuevo gobierno. Hoy, sin embargo, después de un año de varios frustrados intentos de recuperación en el campo socio-político, económico y cultural, esas esperanzas han desembocado en la pérdida de confianza en las instituciones del gobierno, en la administración de la justicia, en la legislatura, en los partidos políticos, y hasta en las directivas de muchas organizaciones sociales y sindicales. Las periódicas marchas y las variadas formas de protesta de los campesinos y los grupos sociales urbanos nos hablan de un malestar que reclama urgentes soluciones. 2. El propósito de la Iglesia
  • 2. Nuestra reflexión comienza con la cita de la carta de San Pablo a los Tesalonicenses: Preocuren que nadie devuelva mal por mal. Por el contrario, esfuércense por hacer siempre el bien entre ustedes y con todo el mundo(1 Te 5,15). A partir de esta exhortación, los Obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles católicos, nos colocamos en el espíritu del Gran Jubileo de la Encarnación de Hijo de Dios para experimentar la conversión y la reconciliación que nos lleve a vivir plenamente esta recomendación que nos hace San Pablo. Por eso, expresamos nuestro arrepentimiento y pedimos perdón por una historia que muchas veces reclamó nuestra coherencia de vida y nuestro testimonio evangélico, los cuales en muchas ocasiones fueron omitidos y tantas otras veces mal practicados, que no han contribuido para que fuéramos mejores hijos de Dios y servidores de nuestros hermanos. Pedimos humildemente perdón para testimoniar, de esa manera, nuestra fe en la misericordia de Dios sobre todos nosotros. Que ella sea el punto de partida para la transformación de nuestra vida personal y social. Hoy, como en varias ocasiones, llamamos a la conciencia de los cristianos, los políticos y la ciudadanía en general a respetar y a defender la institucionalidad y el estado de derecho de nuestro pueblo. Queremos mantener nuestra confianza en el proceso de institucionalización del país iniciando con la apertura democrática en 1989. Por eso, consideramos necesario crear un nuevo orden social, un modelo de sociedad, lo cual supone que todos percibamos claramente las raíces del mal, no simplemente en leyes de tipo económico, sino en las mismas actitudes humanas, como el afán de ganancia y ansia de poder. Esto requiere de todos nosotros una incansable labor para promover la honestidad. La honestidad es una virtud moral y cívica. En cualquier país cuyos hombres públicos son deshonestos, se tiene que pagar un tributo oneroso a la deshonestidad insaciable de sus líderes. El ciudadano honesto, en cambio, es aquel que no miente, que respeta la palabra dada, y que es incapaz de cualquier apropiación indebida en sus negocios y en el ejercicio de sus resposabilidades públicas y privadas. El pueblo hoy exige honestidad y transparencia en todos los quehaceres cotidianos. 3. Llamado a la Solidaridad El cambio profundo que proponemos empieza por una urgente transformación de la persona y de todas sus relaciones sociales, para
  • 3. lo cual es necesaria la conversión de la mente y del corazón. Desde esa experiencia toda persona humana debe replantear todos sus vínculos, hasta reconocer y asumir que es necesaria una sana interdependencia entre todos los ciudadanos que habitan este suelo. Por eso hacemos un llamado a la solidaridad: a- Con los más pobres. Especialmente pensamos en nuestros campesinos y en aquellos que viven en la periferia de las ciudades y los pueblos, prestando la ayuda necesaria para remediar y aliviar sus necesidades básicas. El Papa Juan Pablo II decía: "Un principio peculiar de la doctrina cristiana es que los bienes de este mundo están originalmente destinados a todos"(Sollicitudo Rei Socialis, 42). b- Con la familia y la vida humana. La familia es la célula básica de la sociedad, es la Iglesia domética y santuario de vida. Toda vida humana es sagrada. Por ello, es un imperativo defender y promover la vida y los valores que contribuyen a la unidad de la familia, ante las graves agresiones agudizadas en los últimos decenios con sus latentes peligros, como los divorcios, las separaciones, la infidelidad conyugal, que atentan contra esta unidad. Del mismo modo, es incomprensible y contradictorio repudiar radicalmente la pena de muerte y aceptar insensiblemente el aborto cuando se habla del valor de la vida. c- Con la promoción de la dignidad de la persona humana. No podemos seguir ciegos y sordos ante la proliferación de niños de la calle, de mujeres y hombres que se prostituyen cada vez más, de madres desesperadas, forzadas a utilizar a sus hijos como mendigos para subsistir. Nuestro pueblo necesita, más bien, trabajo, salud, alimentación adecuada y suficiente, y educación para todos. Incluimos además a los presos sin el debido proceso judicial, los que son víctimas de torturas, los desempleados y subempleados que no tienen lo básico necesario para llevar una vida digna. d- Con la opinión pública. Reconocemos el papel importante de los medios de comunicación en la construcción de la vida democrática del país. Es de reconocer la valentía que protagonistas de algunos medios han demostrado para defender la verdad y denunciar los males que les han costado la reputación, el trabajo e inclusive la vida. Es responsabilidad de los medios de comunicación y de los empresarios de la comunicación abstenerse de tomar partidos politizando la información con intensiones de volcar la balanza de la opinión pública hacia sus propios intereses ideológicos o políticos, desembocando en una "guerra de los medios" que no hacen sino confundir a la opinión pública. Es deber de los medios informar y formar al pueblo ávido de un servicio veraz y objetivo de los
  • 4. acontecimientos que la prensa escrita, oral y televisiva, puedan brindar. e- Con los trabajadores. El trabajo humano dignifica a la persona y contribuye al desarrollo de la sociedad. "Un desarrollo solamente económico no es capaz de liberar al hombre, al contrario, lo puede esclavizar todavía más. El desarrollo y la liberación se concretan en el ejercicio de la solidaridad" (Sollicitudo Rei Socialis 46). Las autoridades y los empresarios deben esforzarse en lograr que los obreros aptos para el trabajo tengan la oportunidad de conseguir un empleo adecuado a sus aptitudes; que se pague a cada uno el salario que corresponda, según las leyes de la justicia y de la equidad. Que los trabajadores puedan sentirse resposables de la tarea realizada en las empresas; que se construyan organismos intermedios que hagan más fecunda y ágil la convivencia social; que finalmente todos por los procedimientos y grados oportunos puedan participar en los bienes de la cultura (Cf. Pacem In Terris 64). Por otro lado, las exigencias sindicales no pueden transformarse en una especie de "egoismo" de grupo o de clase, y conducir a actitudes "huelguistas", causando grandes pérdidas económicas y productivas al país, por más que puedan y deban tender también a corregir - con miras al bien común de toda la sociedad- incluso todo lo que es defectuoso en el sistema de propiedad de los medios de producción o en el modo de administrarlos o de disponer de ellos. La vida social y económico-social son ciertamente como un sistema de "vasos comunicantes", y a este sistema debe también adaptarse toda actividad social que tenga como finalidad salvaguardar los derechos de los grupos particulares (Cfr. Laborem Exersens, 20). f- Con los que sueñan y con los que ya trabajan por la grandeza del país. Existen hombres y mujeres que aspiran por un país mejor y que ya trabajan para que esas aspiraciones sean una realidad. De manera particular están los miles de jóvenes quienes, movidos por sus sanos ideales y libres aún de la corrupción imperante, luchan por hacer sus sueños realidad. Estas personas, antes de ser criticadas y sus emprendimientos tratados de ilusorios, deben contar con el apoyo y el estímulo de toda la sociedad. 4. El cambio que se nos exige a) Una vez más repetimos que la salvación del país y la mejor suerte de todos cuantos vivimos en tierra paraguaya depende de todos. "Todos somos responsables de todos, es decir, cada uno esta ligado por un imperativo moral universal a reconocer a los demás como beneficiarios de iguales derechos y dignos de un trato igual" (Juan Pablo II, Discurso al Cuerpo Diplomático, 01/09/90).
  • 5. b) La cultura de lo bajo y vil de la mentira, de la violencia y la corrupción, de la compra de conciencias y de la impunidad, debe dar paso a la búsqueda del auténtico país que anida en el corazón de todos los habitantes de buena voluntad. Así será posible construir en el corazón de América un país grande y próspero, sobre los pilares fundamentales de la verdad, la justicia, la libertad y el amor ciudadano. c) Queremos un país honesto y solidario sustentado en una cultura que ayude a nuestros líderes a crecer en responsabilidad por el bien común y en la generosidad en su servicio al pueblo. Toda autoridad tiene, por tanto, la grave responsabilidad de servir al pueblo para resolver sus necesidades básicas. En este sentido debemos declarar con sinceridad que los partidos políticos, hasta ahora han demostrado su incapacidad de hacer crecer el país con dignidad; si queremos que cambien nuestras condiciones de vida, es vital que los partidos se transformen internamente en forma radical y profunda. d) Esperamos una revisión profunda de planes, acciones y recursos del Estado para reactivar la economía, para facilitar la oportunidad de vida, trabajo, el crecimiento y la dignificación de los agricultores, obreros, indígenas, ganaderos, industriales y la gran franja de desempleados del país. Esto exige la puesta en marcha del plan global nacional con honestidad y transparencia. e) No se puede postergar la manifestación de signos claros que expresen abiertamente la decisión gubernamental de establecer nuevas pautas de desarrollo, un nuevo modo de administrar la cosa pública y una lucha tenaz y perseverante contra la corrupción y la impunidad. Como pueblo tenemos que comprender la situación que vive nuestro país, nuestra economía y las instituciones al servicio del bien público. Esta comprensión debe llevarnos a todos a colaborar asiduamente en el proceso de desarrollo del país y seguir creciendo en conciencia ciudadana como pueblo para ejercer la tarea de controlar, estimular y corregir los posibles abusos cometidos en las gestiones de los funcionarios y autoridades en el desempeño de la misión que se les confía. 5. Un compromiso ineludible Reconocemos que el Evangelio de Jesús aún no ha entrado profundamente en el corazón de nuestro pueblo. Por eso queremos recordar e insistir en la enseñaza de Jesús, Maestro, en que debemos comenzar por la conversión personal. Jesús comenzó su vida pública al proclamar: "Conviértanse, porque el Reino de los Cielos está cerca"(Mt. 4, 17). Tal es la fuerza de esta proclamación, que puede generar un cambio de vida, de visión y de actitud de grupos y de personas responsables de la vida y acción de las instituciones al servicio del pueblo. Esta invitación se acentúa con el mensaje del
  • 6. año jubilar y el período cuaresmal que estamos viviendo. El compromiso peremne de la Iglesia es anunciar el Reino de Dios, y esta es su contribución sustancial para renovar todas las cosas. Una vez más, invitamos a todos los habitantes del país, sin excluir a nadie, para que participen del emprendimiento Paraguay Jaipotava. El nos ofrece una gran oportunidad para crear nuevos vínculos personales y sociales a fin de conseguir el cambio de mentalidad de una sociedad prebendaria a una sociedad participativa y con la capacidad de elaborar la visión positiva de futuro para nuestro país. Decimos una vez más con las palabras de Cristo: Necesitamos hombre nuevos, nueva levadura, cristianos que sean luz del mundo con su vida, su testimonio personal, sus criterios y su doctrina. Esta necesidad se refiere muy particularmente a los laicos que pertenecen a los diversos movimientos de la Iglesia. Hoy, el evangelio exige de ellos un compromiso claro y decidido de ser auténticamente hombres de Iglesia en el corazón del mundo y hombres del mundo en el corazón de la Iglesia. Ya no es posible vivir la santidad solamente al interior de la comunidad eclesial, ella debe traspasar todas las estructuras del mundo actual. Sin este paso fundamental y primero no vamos a llegar a la nueva sociedad, al nuevo Paraguay que todos queremos. En este año jubilar dedicado a la Santísima Trinidad, nos ponemos bajo su protección para que logremos una verdadera comunión entre todos los ciudadanos. Así, nuestra sociedad será el reflejo del amor solidario del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Que la Virgen de Caacupé y San Roque González nos acompañen en la construcción de un Paraguay más honesto, solidario y fraterno. Con sincero afecto, les bendecimos a todos. Asunción, 26 de marzo del Año Santo de 2000 Por los Obispos del Paraguay + Pastor Cuquejo Obispo Castrense - Secretario General de la CEP

Related Documents