ADRIAN J. MOGGRÉ ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? 1SUFRIR 1 ...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? 2SUFRIR 2 18/07/2001, 23:16
ADRIAN J. MOGGRÉ ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Un estudio bíblico a propósito del doming...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Adrian J. Moggré Primera edición: 1988 Segun...
ADRIAN J. MOGGRÉ índice Introducción .................................
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? No temáis lo que ellos temen ....................................... 82...
ADRIAN J. MOGGRÉ Introducción Cantaré al SEÑOR, porque se ha magnificado grandemente; ha e...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? 8SUFRIR 8 18/07/2001, 23:16
ADRIAN J. MOGGRÉ Preguntas difíciles. Desde tiempos muy antiguos los hombres se atormentan con pre...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Ur era tan grande y su problema les afectó tánto que durante aquel tiempo no pudier...
ADRIAN J. MOGGRÉ su pueblo, y de esta forma se sintieron desasistidos y se atormentaron con la pregunta de...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Pensando teológicamente, es natural que uno se pre- ocupe mas de la abstracto qu...
ADRIAN J. MOGGRÉ Nuevas, pero viejas ficciones Hoy día hay muchos que se detienen ante preguntas como ...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Heidelberg es de otra naturaleza y, por tanto, no es bí- blica. No son pocos los qu...
ADRIAN J. MOGGRÉ lenguas las grandes obras de Dios. Ahora bien, Marción no quería saber nada del Antiguo T...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? vela “Im Westen nichts neues” (“Sin novedad en el frente”) estremeció las concienci...
ADRIAN J. MOGGRÉ El diluvio Desde las primeras páginas de la Palabra de Dios pode- mos conocer al ...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? cerrado aquella salida. Noé no pudo dejar entrar a na- die más. El SEÑOR había cerr...
ADRIAN J. MOGGRÉ dolor sobre aquella humanidad! ¡El SEÑOR es un Dios justo, un Dios que no permite que se ...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Otras explosiones de ira divina. Después de Génesis 6 al 8, no hay que pasar muchas...
ADRIAN J. MOGGRÉ Casi página a página, las Sagradas Escrituras, espe- cialmente en sus partes histórica...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? y azufre sobre las ciudades de Sodoma y Gomorra. ¿Quién las arrasó? ¿A quién hay qu...
ADRIAN J. MOGGRÉ segundo después de Gn. 12, tanto Pedro como el Señor, los ponen uno junto al otro, para r...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? A través del Mar Rojo El primer libro de la Biblia declara de forma impresio- ...
ADRIAN J. MOGGRÉ de Israel, y los reconoció Dios” (Ex. 2:23-25). Entonces se levantó el SEÑOR, y entró en ...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? a medianoche Jehová hirió a todo primogénito en la tie- rra de Egipto, desde el pri...
ADRIAN J. MOGGRÉ Hacia el Sinaí y en el Sinaí La historia del pueblo de Israel está llena de interven- ...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? de cosas en el mundo. Es menester ser corto de vista, que para ver la verdad de hec...
ADRIAN J. MOGGRÉ tos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos” (Neh. 9:6,11,13) ¡TÚ...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Después del Sinaí El Dios de Israel, Padre de nuestro Señor Jesucristo, no ...
ADRIAN J. MOGGRÉ su Iglesia en el desierto hizo o dejó de hacer. Él obser- vó atentamente lo que hicieron,...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Josué y Caleb, los dos espías que informaron con fe, todos los demás varones de vei...
ADRIAN J. MOGGRÉ ¿Quién es éste? Con esta pregunta los discípulos de Jesús expresaron su admiració...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? gre; y por Él nos despertamos con salud esta mañana. Por Él brilla el sol, la lluvi...
ADRIAN J. MOGGRÉ paración serán estimadas en menos que nada, y que lo que no es” (Is.40:17). Nu...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? conas arengas que jamás se haya oído pronunciar o leer. Esto quiere decir mucho, pu...
ADRIAN J. MOGGRÉ “Por mí reinan los reyes” Al escribir sobre los acontecimientos de la última gue- ...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? su poder mismo, están en la mano del SEÑOR, y no pueden volverse contra su voluntad...
ADRIAN J. MOGGRÉ polvo y te puse por príncipe sobre mi pueblo Israel...” ¿Qué, pues? ¿Acaso este suceso...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hi- jos para siempre...” (Dt. 2...
ADRIAN J. MOGGRÉ Como la gota y el polvo Todo lo que existe, vive y se mueve por la mano de Dios y...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? desterrados se preguntarán si alguna vez se verán libres de la asfixiante acometida...
ADRIAN J. MOGGRÉ historia, los revistió con el poder de una gran vocación para cumplimiento de su misión p...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? este mensaje, por lo menos se les agrandarían sus ojos, y se habrán preguntado con ...
ADRIAN J. MOGGRÉ Testificar con audacia Al leer la Palabra de Dios frecuentemente me llama la aten...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? te, los lectores de la Biblia aún pueden leer y compren- der lo que allí se dice, y...
ADRIAN J. MOGGRÉ en la prosperidad y en la adversidad. Es evidente que para estos piadosos, era un asunto ...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Esta manera de hablar se encuentra muchas veces en la Biblia, y se puede calific...
ADRIAN J. MOGGRÉ El lenguaje de la fe Como he dicho, este lenguaje se encuentra muchas ve- ces en ...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? cían imposible la vida a Isaac y a sus hombres. Pero entonces llegó el momento en q...
ADRIAN J. MOGGRÉ suplican su ayuda en los días difíciles y angustiosos. Así pues, ¿nos deberíamos pregunta...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? En el amor y en el dolor la iglesia tiene que vérselas con el SEÑOR, de tal mane...
ADRIAN J. MOGGRÉ El testimonio de José Citando un ejemplo más, encontramos en José, hijo de Jacob,...
¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? le llamó Efraín ¿Cómo acertó a escoger aquellos nom- bres? ¿Lo sacó de un viejo reg...
ADRIAN J. MOGGRÉ Tu hálito vital -hablando con propiedad- está en la mano de Dios, y Él dispone todos t...
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
Por que tanto sufrir adrián moggre
of 91

Por que tanto sufrir adrián moggre

Libros Cristianos En Linea, Iglesia de Cristo del Evangelio Completo, San Pedro Sula, Honduras
Published on: Mar 4, 2016
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por que tanto sufrir adrián moggre

  • 1. ADRIAN J. MOGGRÉ ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? 1SUFRIR 1 18/07/2001, 23:16
  • 2. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? 2SUFRIR 2 18/07/2001, 23:16
  • 3. ADRIAN J. MOGGRÉ ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Un estudio bíblico a propósito del domingo 10 del Catecismo de Heidelberg ADRIAN J. MOGGRÉ FELiRE 3SUFRIR 3 18/07/2001, 23:16
  • 4. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Adrian J. Moggré Primera edición: 1988 Segunda edición: 2001 Traductor: Rev. Juan T. Sanz ISBN: 906311059-6 Depósito Legal: Edita y distribuye: FUNDACIÓN EDITORIAL DE LITERATURA REFORMADA (FELiRe) Apartado 1053 - 2280 CB Rijswijk - Países Bajos Distribuye: FUNDACIÓN EDITORIAL DE LITERATURA REFORMADA FELiRe, Apartado 96.018, 08080-BARCELONA, ESPAÑA Diseño cubierta y composición textos: M. C. Ministerios Creativos Apdo. 23022 - 08080 Barcelona Impreso por Romanyà/Valls, S.A. Verdaguer, 1 - 08786 Capellades (Barcelona) Printed in Spain 4SUFRIR 4 18/07/2001, 23:16
  • 5. ADRIAN J. MOGGRÉ índice Introducción ..................................................................... 7 Preguntas difíciles ........................................................... 9 Nuevas, pero viejas ficciones ....................................... 13 El diluvio ........................................................................... 17 Otras explosiones de la ira divina ............................... 20 A través del Mar Rojo .................................................... 24 Hacia el Sinaí y en el Sinaí .......................................... 27 Después del Sinaí ............................................................ 30 ¿Quién es éste? ................................................................. 33 “Por Mí reinan los reyes” .............................................. 37 Como gota y polvo .......................................................... 41 Testificar con audacia .................................................... 45 El lenguaje de la fe ......................................................... 49 El testimonio de José ..................................................... 53 Libertad y responsabilidad humana ........................... 56 El papel que desempeña Satanás ................................ 59 La aportación del hombre ............................................. 62 En días de dicha y prosperidad ................................... 65 En días de contrariedad y desdicha ........................... 68 Testimonio doblemente verdadero .............................. 71 Sigue su fe ......................................................................... 75 El temor del Señor .......................................................... 78 5SUFRIR 5 18/07/2001, 23:16
  • 6. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? No temáis lo que ellos temen ....................................... 82 Entender los tiempos ...................................................... 86 Conclusión ......................................................................... 90 6SUFRIR 6 18/07/2001, 23:16
  • 7. ADRIAN J. MOGGRÉ Introducción Cantaré al SEÑOR, porque se ha magnificado grandemente; ha echado en el mar al caballo, y ha sido mi salvación. El SEÑOR es varón de guerra; SEÑOR es su nombre. Echó en el mar los carros de Faraón y su ejército; y sus capitanes escogidos fueron hundidos en el Mar Rojo. Los abismos los cubrieron; descendieron a las profundidades como piedras. Tu diestra, oh SEÑOR, ha quebrantado al enemigo; y con la diestra de tu poder has derribado a los que se levantan contra ti. Enviaste tu ira, y los consumió como hojarasca . ¿Quién como Tú, oh SEÑOR, entre los dioses? ¿Quién como Tú, magnífico en santidad, terrible en maravillosas hazañas, hacedor de prodigios? Extendiste tu diestra; la tierra los tragó. El SEÑOR reina eternamente y para siempre. (Éxodo 15:1-18). 7SUFRIR 7 18/07/2001, 23:16
  • 8. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? 8SUFRIR 8 18/07/2001, 23:16
  • 9. ADRIAN J. MOGGRÉ Preguntas difíciles. Desde tiempos muy antiguos los hombres se atormentan con preguntas acerca del sufrimiento. ¿De dónde procede y por qué hay que sufrir tánto dolor?. ¿Por qué unos lo pasan peor que otros? ¿Dónde se halla la razón de que éste nazca con una tara, y aquél pase por la vida sano y fuerte? ¿Por qué todo ese sufrimien- to en las guerras, esa pobreza y esa hambre?. En todas la épocas, estos interrogantes estuvieron a la orden del día y atormentaron al espíritu humano. Sencillamente, no es posible separarlos de la vida. Na- die puede pasarlos de largo, porque todo el mundo, en sí mismo o a su alrededor, tiene que ver o experimentar tanto dolor. Preguntas tales como las mencionadas sur- gen como la cosa mas natural y nos preocupan. Además, es preciso añadir que, frecuentemente, nos vemos impo- tentes porque no podemos echar una mano para cam- biar las dificultades. Entonces se nos hace un nudo la garganta y se nos hace insoportable que no haya reme- dio contra ello. ¿Qué hacer si, por ejemplo, un recién nacido da señales evidentes de ser un disminuido psíquico? Destrozados y mudos estuvieron los amigos de Job durante siete días junto a él, con los vestidos rasgados y la cabeza cubiertas de cenizas, hechos un espectáculo de miseria. Su compasión por el gran atormentado de 9SUFRIR 9 18/07/2001, 23:16
  • 10. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Ur era tan grande y su problema les afectó tánto que durante aquel tiempo no pudieron pronunciar ni una palabra. Pero, ¿acaso no se interrogaron por qué su amigo debía sufrir tan desmedidamente?. En cualquier caso, poco después comenzaron a discutir al respecto. ¿Cuál era la explicación de este inescrutable curso de los aconteci- mientos? ¿Era Dios el que gobernaba? ¿Tenía el Altísi- mo algo que ver con estas miserias? El gobierno divino de todas las cosas nos sitúa con frecuencia ante preguntas difíciles. Abraham experimentó este problema. En un momento dado, tuvo dificultades con la actuación de su Dios. El nacimiento del hijo pro- metido por el SEÑOR se retrasaba y, con el paso de los años, él y su mujer perdieron la esperanza. El camino de Dios se les volvió un enigma y Abram suspiro: “SE- ÑOR Jehová, ¿qué me darás siendo así que ando sin hijo, y el mayordomo de mi casa es ese damasceno Eliezer?” (cf. Gn. 15:2-3). Interrogantes y problemas como éstos no les faltaron a los escritores de la Biblia. La Palabra de Dios no oculta la verdad de que el gobierno de Dios a veces nos pone ante lo incompresible. ¿No pregunta el autor del Salmo 42: “¿Por qué te has olvidado de mí? ¿Por qué andaré yo enlutado...?” Más tarde, también los deportados a Babilonia se hallaron con los mismos problemas. No les pasaron des- apercibidos a pesar de su propia ceguera; pero, sin em- bargo, no entendieron los propósitos de Dios con su pueblo; se preguntaron si algún día le iría bien a Israel, y lle- nos de dudas se lamentaron: “¿...Mi camino está escon- dido de Jehová y de mi Dios pasó mi juicio?” (Is. 40:27). En su opinión, el SEÑOR ya no se preocupaba más de 10SUFRIR 10 18/07/2001, 23:16
  • 11. ADRIAN J. MOGGRÉ su pueblo, y de esta forma se sintieron desasistidos y se atormentaron con la pregunta de cómo era aquello po- sible. ¡Todo un cúmulo de difíciles interrogantes! El poeta del Salmo 22 también se halla en esas cir- cunstancias, y ¿quién no conoce su emocionante lamento, posteriormente repetido por Jesús en la cruz: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Mt. 27:46). David tuvo que sufrir el desprecio y la violencia de ene- migos que amenazaban su vida, pues de todas las for- mas posibles intentaban destruirle. De esto se queja en el Salmo 22, y con un lenguaje muy imaginativo hace mención de lo que le hacían. Era tan insoportable que por ello se consumía de tristeza y veía su vida en peligro. ¿No se lamentaba de que sus huesos estuvieran dislocados, de que su corazón des- falleciera en su interior, de que sus fuerzas flaquearan y de que su lengua se le pegara en el paladar? Pero, concretamente, temía lo mas grave, y por eso se queja- ba: “Me has puesto en el polvo de la muerte”. Pensaba que Dios le abandonaba a su suerte, y esto representaba un enigma atormentador. ¿Qué pretendía el SEÑOR con todo esto? De ahí ese terrorífico “¿Por qué?” en este Salmo. Preguntas como las que acabamos de mencionar han estado a la orden del día en todos los tiempo y siglos. Se repitieron constantemente y recibieron muchas res- puestas. Hay que escucharlas con atención y gran dis- creción, pues aun cuando dos personas dicen lo mismo, no siempre quieren decir lo mismo. El uno pone el acento en algo diferente al otro, y no es raro que las mismas preguntas se hagan y se contesten carentes de fe. De uno llegan como un lamento salido de lo profundo, y de otro como una expresión de amarga rebeldía. 11SUFRIR 11 18/07/2001, 23:16
  • 12. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Pensando teológicamente, es natural que uno se pre- ocupe mas de la abstracto que de lo existencial. Muchos se acercan a esta problemática con dudas e incredulidad. Por el contrario, el salmista en su lucha espiritual nun- ca dudaba que el SEÑOR, su Dios, se ocupaba de la vida aquí en la tierra, y que su mano estaba presente en su dolor. Esto es incuestionable para él y para todos los escritores de la Biblia. Según ellos, Dios mismo es el primero y el último en todos los sucesos y acontecimientos en esta tierra. Tampoco lo pusieron jamás en duda hombres como Abraham, Job, David y los profetas. Abiertamente reconocieron a Dios como el origen motivado de todo lo que ocurre, sea próspero o adverso, sea el amor o el dolor. Así hablo el SEÑOR por boca del profeta Isaías: “...yo Jehová, y ninguno más hay… que formó la luz y creó las tinieblas, que hago la paz y creo la adversidad. Yo Jehová soy el que hago todo esto” (Is. 45:5-7). El pensamiento teológico moderno ya no puede recon- ciliarse con este mensaje de la Palabra de Dios, porque, cegado por la incredulidad, parte de otros presupuestos y opina que vivimos en un mundo cerrado donde no actúan influencias del exterior. Por eso la teología moderna no pregunta el cómo del gobierno de Dios; ha liquidado en gran parte la noción de ese gobierno y niega que el SE- ÑOR aún haga algo, ya sea en días de ventura o de des- gracia. Otros incluso van mas lejos. Pero sí que dudan de que el Todopoderoso traiga desdicha al mundo. ¿Acaso –dicen– Él no es bueno? 12SUFRIR 12 18/07/2001, 23:16
  • 13. ADRIAN J. MOGGRÉ Nuevas, pero viejas ficciones Hoy día hay muchos que se detienen ante preguntas como las que hemos mencionado más arriba, pues no están ahí como llovidas del cielo. Por tal motivo, no es extraño ni casual que las enseñanzas del domingo 10 del Catecis- mo de Heidelberg se hallen en el centro de muchas dis- cusiones. Se sufre tanto y tan masivamente en nuestros días, y los medios de comunicación lo traen con tanta frecuencia y de manera tan acuciante a los lectores, oyentes o televidentes en sus casas, que a nadie le extrañará que por el momento estos interrogantes llamen la atención en todas partes. ¿Gobierna el SEÑOR con su propia mano todas las cosas de tal manera que “la lluvia y la sequía, la fertili- dad y la esterilidad, la comida y la bebida, la salud y la enfermedad, las riquezas y la pobreza y, en fin, todas las cosas, no acontecen sin razón alguna, como por azar, sino por su consejo y por su voluntad paternal”? (cf. Catecismo de Heidelberg., preg. y respuesta 27). Esta respuesta del Catecismo está muy mal vista hoy en día; y esto no por el hecho de que se aporten ponderadas y lógicas obje- ciones bíblicas. Pues si ése fuera el caso, ¡ya no hay más que hablar! Las Confesiones de Fe siempre apelan a las Sagradas Escrituras. Pero una gran parte de la oposición contemporánea contra el domingo 10 del Catecismo de 13SUFRIR 13 18/07/2001, 23:16
  • 14. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Heidelberg es de otra naturaleza y, por tanto, no es bí- blica. No son pocos los que opinan que la verdad cam- bia con el tiempo. Lo que antaño era verdad, divinamente verdad, ya no precisa serlo en nuestro tiempo. Según opinan y aseguran ¡hemos progresado tanto, sabemos tantas cosas y los tiempos han cambiado tanto que ya no podemos conformarnos con las palabras de una Confesión de Fe y con las palabras de las Escrituras, procedentes de tiempos que han pasado de moda! Pero la Iglesia de Jesucristo hará bien si no presta atención a estas voces. La Pala- bra de Dios sigue siendo la verdad hasta el retorno de Jesús, y es la única regla de fe y vida. Dejemos que la Iglesia siga repitiendo a su SEÑOR: “Tu palabra es (la) verdad” (Jn. 17:17). La verdad de la Palabra de Dios no depende de tiempos viejos o nuevos, de estos o aquellos patrones de cultura, ni del hoy o del mañana. Pues, “toda carne es como hierba, y toda la gloria del hombre como la flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae; mas la Palabra del SEÑOR permanece para siempre” (1 Pe. 1:24- 25). Por otra parte, la actual oposición a la doctrina de la Divina Providencia y su intervención en el sufrimiento, no es cosa nueva. La repulsa a esa doctrina es tan vieja como el mismo dolor. Recuerdo un conocido hombre de los principios de la Iglesia, Marción. Éste nació sobre el año 85 d. C., en Sínope, en la costa sur del Mar Ne- gro, provincia del Ponto, y era hijo de un obispo. Si su familia hubiera sido descendiente de judíos, entonces el abuelo de Marción podría haber estado presente en la venida del Espíritu Santo durante la fiesta del Pentecostés judío en Jerusalén; pues allí también se encontraban judíos del Ponto, que oyeron a Pedro anunciar en sus propios 14SUFRIR 14 18/07/2001, 23:16
  • 15. ADRIAN J. MOGGRÉ lenguas las grandes obras de Dios. Ahora bien, Marción no quería saber nada del Antiguo Testamento. Lo encon- traba demasiado crudo y sanguinario como para ser un libro de nuestro Padre celestial; y construyó una antíte- sis entre el Dios del Antiguo Testamento y el del Nuevo Testamento, –según los calificó. Del primero no quería saber nada; le era demasiado cruel y ebrio de sangre. ¿Acaso ese “Dios de los judíos” no arrojó a su Pueblo en la mi- seria , y lo visitó con azotes y plagas? Marción no que- ría ni oír hablar de esto. No quería reconocer que el SEÑOR Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, tuviera algo que ver con las miserias humanas. Por eso creó la men- cionada antítesis, para escoger por lo que él llamaba “el Dios del Nuevo Testamento”. Éste, según él, era el buen Dios que no se enfadaba ni castigaba ni juzgaba ni ma- taba. Marción atribuía el dolor y las miserias al hom- bre mismo y al diablo. Como es natural, esto le llevó a un conflicto con la Biblia, de tal manera que dejó a un lado el Antiguo Testamento, y sólo se quedó con gran parte de las cartas de Pablo. Después de Marción, el interrogante acerca de la pro- cedencia del sufrimiento permaneció a la orden del día, es decir, el interrogante de si Dios mismo actuaba de alguna manera en el dolor. Se preocuparon constantemente de este tema no sólo los sencillos sino también los doctos. Esto ocurría, por ejemplo y para no ir tan lejos en la historia, después de la Primera Guerra Mundial. Tam- bién entonces se desataron muchas discusiones en tor- no al problema de la providencia divina. Aún recuerdo las disputas que aproximadamente hace 40 años surgie- ron con motivo de la aparición de los sensacionales li- bros del escritor alemán Erich María Remarque. Su no- 15SUFRIR 15 18/07/2001, 23:16
  • 16. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? vela “Im Westen nichts neues” (“Sin novedad en el frente”) estremeció las conciencias. En este libro, que fue traducido a 25 idiomas y alcanzó una tirada de más de ocho mi- llones de ejemplares, el autor describía los terribles de- sastres de la guerra de 1914-1918 en Bélgica y norte de Francia. Día a día, aquella lucha costó muchas vidas de jóvenes, mientras la influencia demoníaca y los deterioros psíquicos eran incalculables. Remarque escribió con mucha crudeza esos macabros acontecimientos. Los lectores se enteraron, asombrados, de aquellos horrores, y temblando se preguntaban: ¿Cómo pudo ocurrir esto? Con desen- gaño y amargura se escarnecía la Confesión de la Igle- sia respecto a la dirección divina de todas las cosas. ¿El Dios de los cristianos permitía aquellos horrores de la guerra? Ahora, después de la Segunda Guerra Mundial, des- pués de Auschwitz, Biafra, Vietnam y las purgas de Stalin y Amín, vuelven a surgir las mismas preguntas ¿Es el SEÑOR el primero y el último en todos esos abomina- bles acontecimientos? ¿Es Él el primer origen genera- dor de los mismos? Esta es la pregunta que nos ocupa y que yo, en las siguientes paginas, quiero hacerle a la Biblia, la propia Palabra de Dios. Ella es nuestra brújula, la lámpara para nuestros pies y la luz en nuestro camino. Eso es lo importante en este aspecto en la actual dispensación de la salvación, y no lo que los hombres piensan, opinan, ven, sienten o juzgan, sean doctos o sencillos. La Sagrada Escritura es nuestra sabiduría, y nuestro Señor el mas grande profeta y maestro de su Iglesia. Por eso nos disponemos a consultarle a Él, y consecuen- temente vamos a abrir las Escrituras. 16SUFRIR 16 18/07/2001, 23:16
  • 17. ADRIAN J. MOGGRÉ El diluvio Desde las primeras páginas de la Palabra de Dios pode- mos conocer al SEÑOR como aquel Dios que vive y dic- ta sentencia en esta tierra. Me refiero al terrible acon- tecimiento del diluvio con el cual el SEÑOR castigó al primer mundo por su culpable impiedad. Este relato del justo castigo de Dios se lee en Génesis 6 a 8. Allí se describe detalladamente ese desastre y se menciona claramente que Dios mismo fue el primero y el último que intervi- no. No fue simplemente un desastre natural. La voz del juicio de Dios intervino, y fue terrible. El sufrimiento fue grande y muchos hombres, mujeres y niños perecieron en el mismo. Todos fueron cubiertos por el agua y no hubo para ellos refugio alguno. Ni árbol, ni tejado o monte sirvió de refugio, pues el agua los rebasó, de tal manera que todo y todos fueron arrancados y arrasados. La an- gustia y la desesperación de aquellas gentes debieron ser desgarradoras. El agua ascendía desde el suelo y caía desde el cielo. No hubo lugar donde no llegara ni vida que no fuera arrasada. Hombres y animales perecieron. Solo los animales recogidos en el arca, Noé con su mujer y sus tres hijos, junto con sus mujeres, escaparon del desas- tre. No más de ocho personas en total, pues ninguno de los restantes pudo ponerse a salvo; ni siquiera dentro del espacio seguro del arca, pues el SEÑOR mismo había 17SUFRIR 17 18/07/2001, 23:16
  • 18. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? cerrado aquella salida. Noé no pudo dejar entrar a na- die más. El SEÑOR había cerrado la puerta “con Sus propias manos”, cuando comenzaron a caer las lluvias y “fueron rotas todas las fuentes del abismo”. La Biblia nos dice acerca de este desastre lo siguien- te: “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mu- cha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. Y se arrepintió Jehová de haber hecho al hombre en la tie- rra, y le dolió en su corazón. Y dijo Jehová: Raeré de so- bre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho. Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (Gn. 6:5-8). En este texto bíblico, el Espíritu Santo no difumina la verdad de que la mano de Dios, y solo ella, fue el ori- gen motor del acontecimiento del diluvio. El SEÑOR mismo decidió, recapacitándolo y, por así decirlo en sentencia judicial, castigar a aquel primer mundo con todo lo que en él había y le pertenecía. Nadie necesita conjeturar acerca de los fundamentos de esta sentencia y el porqué de aquel desastre. La Palabra de Dios nos dice claramente que este desastre total fue un juicio del Creador mismo, su cas- tigo sobre la maldad de aquella generación humana. En este diluvio era evidente que Dios mismo había sido el primero y el último en intervenir con su propia mano. Él lo hizo. El SEÑOR únicamente salvó la vida de ocho perso- nas. Así que el número de los supervivientes fue más bien pequeño; y aunque en cifras absolutas fue menos que las vidas perdidas en la guerra de Vietnam, por ejemplo, porcentualmente este desastre costó más vidas. ¡Qué gran 18SUFRIR 18 18/07/2001, 23:16
  • 19. ADRIAN J. MOGGRÉ dolor sobre aquella humanidad! ¡El SEÑOR es un Dios justo, un Dios que no permite que se rían de Él! Sin embargo, castigó no sin que primeramente diera a Noé la oportunidad de amonestar a sus coetáneos durante 120 años. Pero, ¿quién creyó su predicación? Los hombres no tuvieron en consideración su amonestación y, ¡cuántos se burlarían cuando veían a Noé ocupado en la construcción del arca! Y, al contrario que los posteriores moradores de Nínive, no se convirtieron. Continuaron viviendo como si nada grave flotara en el ambiente, y el arrepentimiento les llegó cuando ya era demasiado tarde. Siglos después, el apóstol Pedro recordó este aconte- cimiento a los lectores de su segunda carta. Por la for- ma en que lo hace, es evidente que Pedro entendió “li- teralmente” el relato del diluvio y de la salvación de Noé y los suyos. Esto también era de esperar de este hom- bre que no quiso saber nada de “fábulas artificiosas” (cf. 2 Pe. 1:16). Literalmente escribe: “Porque si Dios... no perdonó al mundo antiguo, sino que guardo a Noé, pre- gonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos;...” (2 Pe. 2:4-5). ¿La mano de Dios en el derrumbamiento del primer mundo? Esto era cierto para el apóstol Pedro, aunque leyera el relato del diluvio en todo el contexto de Génesis 1 al 11 –el libro de los mitos, como lo considera la teología moderna. Pero ojalá que todo aquel que lo lea lo tenga muy en cuenta; pues, tal como ocurrió en los días de Noé, así acontecerá cuando retorne el Señor (cf. Lucas 17:26-27). 19SUFRIR 19 18/07/2001, 23:16
  • 20. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Otras explosiones de ira divina. Después de Génesis 6 al 8, no hay que pasar muchas páginas en la Biblia para encontrar nuevamente un acon- tecimiento crucial de gran significado histórico. Una o dos páginas más adelante leemos, en el origen de los hijos de Noé (Gen. 10), que las nuevas generaciones posteriores al diluvio se concentraron en la llanura de Sinar, pues tomaron la decisión de permanecer donde estaban, cons- truir una ciudad con una torre tan alta como el cielo y hacerse un nombre (11:4). Posiblemente, sin decirlo en alta voz, pensaron: “¿Quién nos podrá hacer algo entonces? ¡La unidad hace la fuerza!.” Pusieron manos a la obra y la construcción progresó sin cesar. Muy pronto tuvieron a punto el comienzo de una gran ciudad y también se podía ver una gran torre. Aquellas gentes hablaban en serio. ¿Y entonces? Entonces “descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres, y dijo Jehová:...ahora, pues, descendamos y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra...” (Gén. 11:5,7-9). De forma sorprendente y definitiva el Todopode- roso intervino en la vida de estos hombres. No era posible echar marcha atrás. ¿Quién podía dar la vuelta a la situación? 20SUFRIR 20 18/07/2001, 23:16
  • 21. ADRIAN J. MOGGRÉ Casi página a página, las Sagradas Escrituras, espe- cialmente en sus partes históricas, testifican de la pre- sencia y actuación real de Dios en la vida de los hom- bres y en la marcha de los asuntos de aquí abajo. Estas narraciones no se encuentran en los relatos épicos. Sin embargo, el poder de Dios actuó con poder absoluto en la confusión de lenguas y otros casos. Desde el relato de la construcción de la torre de Babel hasta la siguiente manifestación de la intervención directa de Dios, no hay más que un instante. A comienzos del capitulo siguien- te (Cap. 12), leemos que el SEÑOR sacó a Abraham de su propio entorno, y marchó con Sarai y su sobrino Lot hacía el país de Canaán; pero, una vez más, enseguida tuvo que partir de allí. Una época de hambre les obligó a tomar el camino del sur hacía Egipto. Esta marcha la recordarían por mucho tiempo pues casi le costó a Abraham perder a su mujer. El malvado plan del Rey no siguió adelante. Quería llevar a Sarai a su harén. Así hacían los reyes en aquel tiempo. Pero su plan no prosperó. El SEÑOR aún esta- ba allí, y lo impidió, para evitar males mayores. Esto se nos comunica con un par de palabras cuando leemos: “Mas Jehová hirió a Faraón y a su casa con grandes plagas, por causa de Sarai mujer de Abram” (Gn.12:17). ¿Estaba la mano de Dios en la desgracia de este rey y de su casa? La palabra de Dios enseña claramente que el Todopoderoso rige, fuerza y conduce con poderosa superioridad todos los sucesos, grandes y pequeños en toda la tierra. Pági- na tras página, da testimonio de ello. Por citar un ejemplo más, en el cap. 18, volvemos a encontrar una prueba incontestable de este gobierno divino en la marcha de los asuntos de la tierra. Me refiero a la lluvia de fuego 21SUFRIR 21 18/07/2001, 23:16
  • 22. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? y azufre sobre las ciudades de Sodoma y Gomorra. ¿Quién las arrasó? ¿A quién hay que agradecer que el justo Lot salvara la vida? Las Escrituras nos dicen: “Entonces Je- hová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos; y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los morado- res de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra” (Gn. 19:24- 25). Además, casi de forma dramática se describe en Gn. 19 cómo unos ángeles sacaron a empujones de la ciu- dad a Lot y a los suyos, cómo su mujer su convirtió en estatua de sal y cómo las ciudades de Sodoma y Gomorra fueron arrasadas con fuego y azufre. Abraham lo vio suceder ante sus propios ojos: “...y he aquí que el humo subía de la tierra como el humo de un horno” (Gn.19:28). Todos los habitantes perecieron. De forma impresionante, también en este desastre estaba presente en la tierra el poder destructor de Dios, y también su mano poderosa actuó de manera terrible en la vida de los hombres. Fue algo horroroso. Durante la Segunda Guerra Mundial muchos europeos perdieron la vida, pero porcentualmente encontraron la muerte muchos más en Sodoma y Gomorra que durante esta última guerra, pues solo se salvaron tres: Lot y sus dos hijas. “Nuestro Dios es fuego consumidor” (He 12:29). Hace justicia, derecho y domina en todas partes. Siglos después de la destrucción de Sodoma y Gomorra, el apóstol Pedro también señaló la desaparición de es- tas dos ciudades. Lo hace en el mismo contexto que cuando recuerda el diluvio. Al propio tiempo, menciona la sal- vación de Noé y la liberación del justo Lot. Esto es im- portante, porque de ello se evidencia claramente que el apóstol Pedro describe estos terribles acontecimiento como hechos históricos reales. El primero de Gn. 7-11, y el 22SUFRIR 22 18/07/2001, 23:16
  • 23. ADRIAN J. MOGGRÉ segundo después de Gn. 12, tanto Pedro como el Señor, los ponen uno junto al otro, para reconocerlos íntimamente unidos, y presentarlos como acontecimientos claros e his- tóricos de la presencia de Dios, santa y justa, en los acon- tecimientos terrenales (cf. 2 Pe. 2:5-9 y Lc. 17:24-29). 23SUFRIR 23 18/07/2001, 23:16
  • 24. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? A través del Mar Rojo El primer libro de la Biblia declara de forma impresio- nante que la mano de Dios bendice o castiga en la his- toria. La lectura imparcial de lo que nos comunica no permite otra conclusión. Esa acción de Dios en la his- toria está escrita en una prosa sobria, y no deja nada que desear en cuanto a claridad. Sin embargo, por motivo de la importancia del tema, deseo sacar a relucir todo aquello que, de manera incuestionable, la intervención de Dios en esta vida pone de manifiesto en cuanto a gracia y juicio. Por eso hay que leer en el siguiente libro de Moisés, en el Éxodo. Ya lo dice su nombre: es el libro de la sali- da de la descendencia de Jacob de Egipto. Con él, apa- rece ante nosotros un hecho grandioso al que merece la pena dedicar nuestra atención. El Dios de Israel se levanta para salvar a su pueblo. Sabe cómo sufre en Egipto, cómo es amenazado, etc., y esto no le deja impasible. ¿No eran ellos los hijos de su amigo Abraham? ¿No se interesaría por ellos cuando se hallaran en necesidad? Oyó sus gritos de socorro, y esto le conmovió y le hizo actuar dando un giro favorable en el curso de su historia. En Exodo 2 leemos al respecto: “...Y los hijos de Israel gemían a causa de la servidum- bre. Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pac- to con Abraham, Isaac y Jacob. Y miró Dios a los hijos 24SUFRIR 24 18/07/2001, 23:16
  • 25. ADRIAN J. MOGGRÉ de Israel, y los reconoció Dios” (Ex. 2:23-25). Entonces se levantó el SEÑOR, y entró en acción. Se apareció a Moisés en una zarza ardiente, y seguidamente lo envió junto con su hermano Aarón a Egipto a interceder ante el Faraón por el pueblo, y a rogar por su liberación. Resumiendo: el SEÑOR toma del brazo, por así decirlo, a su pueblo de Israel, lo saca del país del Nilo, atravie- sa con las tribus israelitas el Mar Rojo y los conduce por el desierto hacia el monte Sinaí. Antes de cruzar el Mar Rojo, la situación fue crítica. El Faraón perseguía a las tribus; su suerte parecía estar echada. Ante ellos estaba el mar, a izquierda y derecha los montes, y por detrás les acosaban los poderosos ejércitos de Faraón. ¿Qué hacer entonces? Moisés se dirigió al pueblo, y dijo gritando: “No temáis... Jehová peleará por nosotros, y vosotros es- taréis tranquilos” (Ex. 14: (13)-14). Así ocurrió, y el SE- ÑOR abrió un camino en medio del agua, de manera que los israelitas se salvaron por la intervención de Dios. Llegados junto al Sinaí, Dios ordenó a Moisés que dijera a las tribus “Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé sobre alas de águilas, y os he traído a Mí” (Ex.19:4). Efectivamente, los hombres, mujeres y jóve- nes israelitas habían visto actuar la mano poderosa de Dios. Había sido más que impresionante. Con gran de- mostración de poder, el SEÑOR había derribado ante sus ojos a los egipcios, y al Faraón lo había humillado. La última plaga, en particular, había roto las hostilidades. Todo Egipto lamentaba la muerte de sus primogénitos. ¿ De dónde provenía aquella muerte repentina de los primogénitos en los hogares egipcios? ¿Quién les quitó la vida y cubrió de luto a aquel pueblo? El Espíritu Santo responde a estas preguntas como sigue: “Y aconteció que 25SUFRIR 25 18/07/2001, 23:16
  • 26. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? a medianoche Jehová hirió a todo primogénito en la tie- rra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que se sen- taba sobre su trono hasta el primogénito del cautivo que estaba en la cárcel...” (Ex. 12:29). No había casa alguna sin un muerto. ¿Quién lo hizo? ¡El SEÑOR! Con un mar de miserias cubrió a los egipcios; actuó duramente para conseguir un camino abierto a Moisés y al pueblo. Con mano poderosa abrió una senda en el mar. Fue algo grandioso y nunca visto. ¿Actúa el SEÑOR alguna vez? Este éxodo a través del mar con todo lo que a este respecto había acontecido causó una profunda impresión en aquellos días hasta en los pueblos circundantes. Causó terror y temblor en las naciones limítrofes, de tal ma- nera que el temor del SEÑOR se adueñó de aquellos pueblos, y se echaban a temblar cuando oían que los israelitas se acercaban (cf. Ex. 23:27; Josué 2:9 y II Cro. 20:29). ¿Está la mano de Dios en la historia? Con fuerte superioridad el Todopoderoso hizo que el Faraón y su ejército perecieran en el mar, y que su pue- blo Israel lo cruzara a pie, en seco. Así vieron estos is- raelitas la mano de Dios en la vida, dando salvación para unos, y para otros justo castigo. Moisés mismo quedó tan impresionado por lo acontecido que inspirado por el Espíritu de Dios cantó: “Jehová es varón de guerra;... Echó en el mar los carros de Faraón y su ejército... Tu diestra oh Jehová, ha quebrantado al enemigo” (Exodo 15:3.4.6) 26SUFRIR 26 18/07/2001, 23:16
  • 27. ADRIAN J. MOGGRÉ Hacia el Sinaí y en el Sinaí La historia del pueblo de Israel está llena de interven- ciones divinas. Cruzado el Mar Rojo, el SEÑOR acom- pañó a las tribus con una columna de fuego durante la noche, y con una nube de día. En Mara hizo dulces las aguas amargas, y en el desierto de Sin les dio codorni- ces y maná. De esta manera, aquellas tribus llegaron a saber que el SEÑOR era Dios (cf. Ex. 16:2). Con razón, pues, Moisés les hizo notar, junto al monte Sinaí, que habían podido ver con sus propios ojos lo que el SEÑOR había inferido a los egipcios, y cómo había llevado a Israel hasta allí protegiéndolos como un águila. ¿Lo habían visto con sus propios ojos? Así lo dijo Moisés; pero, ¿era verdad y cierto? ¿Ha- bían visto los israelitas con la retina de sus ojos cómo había actuado Dios? Es lógico que Moisés no quería decir eso. Por medio de la retina de sus ojos sólo habían vis- to codornices y maná en el desierto de Sin y no vislum- braron la mano de Dios que estaba en aquellos aconte- cimientos. Esas cosas no se ven con los ojos de la cara. Pero la Iglesia de Dios tiene una manera propia de ver y hablar sin menoscabar la realidad. Con los ojos de la fe se tiene incluso una visión mejor del acontecer coti- diano, que por medio de las propias pupilas; pues con los ojos de la fe se ve mucho mejor la marcha y estado 27SUFRIR 27 18/07/2001, 23:16
  • 28. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? de cosas en el mundo. Es menester ser corto de vista, que para ver la verdad de hechos y acontecimientos his- tóricos tengamos que depender de la cuestión de si esos hechos y acontecimientos son verificables o no median- te nuestro pensamiento y percepción. Porque sólo por el oído y el ojo de la fe se percibe la divina información de lo que está detrás de los hechos y acontecimientos; por esa razón, para el conocimiento de la verdad, es preciso estar entre los hijos de Dios. Ellos entienden por la fe “que el universo ha sido constituido por la Palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía” (Heb. 11:3). Por la fe hombres y mujeres sencillos tienen una mejor visión del origen del cielo y de la tierra y de todas las cosas, que todos los doctos evolucionistas juntos. Por la fe los israelitas contemporáneos de Moisés vieron que el SEÑOR los había llevado como sobre alas de águilas, y los había conducido hasta Él junto al monte Sinaí. ¿Está la mano de Dios en la marcha de los asuntos de aquí abajo? Esto era incuestionable para aquellos israelitas. Había sido para ellos algo tan concreto, cla- ro e imponente, y de tan decisivo significado para la historia de la supervivencia de Israel, que el recuerdo de la sali- da de Egipto y la entrada en Canaán, y de todas las co- sas que entre tanto habían ocurrido en el desierto, per- maneció en la memoria de Israel de generación en ge- neración. El salmista lo recoge, y Nehemías, aún siglos después exclama gozoso: “Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos... Dividiste el mar delante de ellos... y a sus per- seguidores echaste en las profundidades como una piedra en profundas aguas... y sobre el monte Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rec- 28SUFRIR 28 18/07/2001, 23:16
  • 29. ADRIAN J. MOGGRÉ tos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos” (Neh. 9:6,11,13) ¡TÚ! El SEÑOR lo hizo. Junto al Mar Rojo, durante el ca- mino y en el monte, Dios mismo había venido a propó- sito. Él dio maná, agua de la roca y codornices. Él hizo dulce el agua amarga; y respecto a aquellas leyes y es- tatutos, no vinieron de Moisés ni fueron ideados por él. La ley del Sinaí, en el sentido propio de la palabra, no es una ley mosaica. Aquellas leyes eran leyes de Dios. Les llegaron directamente de su corazón paternal. Por eso el autor del Salmo 119 alaba las leyes y decretos del Sinaí como tu palabra, tus mandatos, tus estatutos y mandatos. Todo el Salmo 119 es un solo y continuo himno de alabanza a la Palabra de Dios. En Horeb, –allí sí que Dios mismo hablo con Moisés y, por conducto suyo, al pueblo. Esto no fue un proble- ma para Nehemías. Allí sí que la voz de Dios fue per- ceptible para el oído humano. Fue algo realmente muy especial y portentoso; pero no por eso dejó de ser una realidad plenamente histórica. Siglos después, Nehemías pudo alabar al SEÑOR por ello. 29SUFRIR 29 18/07/2001, 23:16
  • 30. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Después del Sinaí El Dios de Israel, Padre de nuestro Señor Jesucristo, no fue ni es la divinidad quieta e inamovible de tanta teo- logía escolástica, ni el dios muerto o moribundo del cual apenas se percibe casi nada. No es un dios al que ya no se encuentra en la vida diaria. ¡No! ¡Él vive! Él vivió antaño con Israel y después con la Iglesia. Él la guía en la prosperidad y en la desdicha. De vez en cuando, incluso, habló a los suyos con voz perceptible. En el Sinaí, tan real y concretamente como en el bau- tismo de Cristo en el Jordán o en su transfiguración en el monte. El relato que encontramos en la Biblia de es- tos hechos no es una invención ingeniosa y ficticia de almas religiosas, sino una referencia fiable de lo que allí ocurrió de forma perceptible por los sentidos. ¿No es- cribe el apóstol Pedro: “... y nosotros oímos esta voz en- viada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo”? (2Pe. 1:17-18). Dios se ocupa de los suyos en la concre- ta y cotidiana realidad de su existencia. Su dicha y su desgracia están en su mano. Él condujo las tribus de Israel hacía el Sinaí, allí habló con ellas sobre la nueva vida que les esperaba, y a continuación marchó con ellos como nuevo y gran Rey de Israel hacía la tierra prometida. En este último tramo del viaje volvió a evidenciarse claramente que al SEÑOR no le era indiferente lo que 30SUFRIR 30 18/07/2001, 23:16
  • 31. ADRIAN J. MOGGRÉ su Iglesia en el desierto hizo o dejó de hacer. Él obser- vó atentamente lo que hicieron, y conoció lo que había en sus corazones. De Él podía decirse lo que después se lee de nuestro glorioso SEÑOR Jesús en Sus cartas a las siete “iglesias del desierto” de Asía Menor: “Yo conozco tus obras” (Ap. 2 y 3). El SEÑOR también puso un cui- dado especial sobre los israelitas en el desierto. Sí la fe decaía o la obediencia funcionaba poco o nada, enton- ces el SEÑOR se airaba y traía desdicha sobre Israel. Un claro ejemplo de esto fue la terrible suerte que co- rrieron los hijos de Aarón cuando quisieron entrar en el lugar santo con fuego extraño. Esto estaba en contra del orden divino, y les costó caro. El SEÑOR los castigó. A este respecto, leemos en Levítico: “Y salió fuego de de- lante de Jehová y los quemó, y murieron delante de Jeho- vá” (10:2). Así se mostró el SEÑOR como el Santo que no deja que se mofen de Él, sino que debe ser temido y honrado. Esto, pues, también tiene validez para su propio pueblo. Ciertamente Él intervino no sólo cuando fuera de las fronteras de Israel la situación se hizo insoportable; allí también, pues Él es el Dios de toda la tierra. Los egip- cios, los filisteos y los cananeos lo experimentaron. Pero Él, en su justo juicio, también intervino violentamente en la vida de su propio pueblo, y provocó gran dolor sobre Israel. ¡Cómo castigó la falta de fe de los diez espías, y a la masa del pueblo en Cades! ¿No pronunció allí estas terribles palabras? Escuchemos: “...Vuestros cuerpos caerán en el desierto. Y vuestros hijos andarán pastoreando en el desierto cuarenta años, y ellos llevarán vuestras rebel- días, hasta que vuestros cuerpos sean consumidos en el desierto... Yo Jehová he hablado” (Núm. 14:32-35). Excepto 31SUFRIR 31 18/07/2001, 23:16
  • 32. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Josué y Caleb, los dos espías que informaron con fe, todos los demás varones de veinte años para arriba morirían; y la joven guardia por debajo de los veinte años hubo de peregrinar durante cuarenta años en el desierto an- tes de que les fuera permitido entrar en la tierra prometida, y la pudieran tomar en posesión. Estos fueron los años calamitosos. Moisés aguantó en pie junto a los sepulcros de tanto muerto, de tal manera que, no sin razón, se lamentaba: “Porque con tu furor somos consumidos, y con tu ira somos turbados. Pusiste nuestras maldades delante de ti, nuestros yerros a la luz de tú rostro. Porque todos nuestros días declinan a causa de tu ira; acabamos nuestros años como un pensamiento” (Salmo 90:7-9) La mano de Dios apretó muy fuertemente en aquellos años a las tribus de Israel. Amarga fue su suerte por disposición de la ira de Dios. ¿Está la mano de Dios en la historia y en el sufrimiento? Según esta pregunta, también puedo traer a la memoria aquel lamento de Jeremías tan conocido. Así suspiraba el profeta: “Jehová ha hecho lo que tenía determinado; ha cumplido su palabra... Destruyó y no perdonó; y ha hecho que el enemigo se alegre sobre ti...· (Lam. 2:17) 32SUFRIR 32 18/07/2001, 23:16
  • 33. ADRIAN J. MOGGRÉ ¿Quién es éste? Con esta pregunta los discípulos de Jesús expresaron su admiración por el incomprensible poder y grandeza de su Señor. ¿No conocía límites aquel poder? Así parecía ser, pues con una sola palabra calmó el mar y apaciguó la tormenta. Esto se puede leer en Mr. 4:41; y literalmente, el asombro de los discípulos suena así : “¿Quién es éste, que aún el viento y el mar le obedecen?” Podemos imagi- narnos que los discípulos estaban turbados y admirados cuando vieron lo que ocurrió ¿Qué hay que pensar de algo semejante? No sabían lo que estaban viendo ni com- prendían nada de lo ocurrido. Tampoco había explica- ción al respecto, a no ser ésta: que el Maestro tenía un poder divino. Un poder que es tan incomprensiblemen- te grande que supera toda capacidad de comprensión humana. ¿Quién de los humanos es capaz de sosegar el mar embravecido con una sola palabra? ¡Ningún mor- tal! Pero, para el Señor, eso es una pequeñez; una sola palabra de su boca es suficiente. Así gobierna nuestro Padre celestial también aquello que acostumbramos a llamar Naturaleza. Las Sagradas Escrituras no nos per- miten dudar de que también las fuerzas de la Naturale- za están bajo el dominio de la mano de Dios. Día a día sostiene y empuja toda la vida natural del hombre, ani- males y plantas. Por Él late el corazón y circula la san- 33SUFRIR 33 18/07/2001, 23:16
  • 34. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? gre; y por Él nos despertamos con salud esta mañana. Por Él brilla el sol, la lluvia cae y corre el viento. Las Sagradas Escrituras nos señalan constantemente este gobierno divino sobre todo lo que vive. Con esto consoló Jesús a sus discípulos, e hizo que nos fijáramos en los pájaros y en las flores para que nos diéramos cuenta del cuidado de Dios sobre ellos. “Mirad”, dijo, “las aves del cielo... Considerad lo lirios del campo...” esas aves ni siegan... y , sin embargo, nuestro Padre celestial las ali- menta. Luego les señaló los lirios del campo, y les hizo ver que ni trabajan ni hilan, pero Dios los viste con her- mosura sin igual (cf. Mt 6:26-30). De la mano de Dios, Creador de cielo y tierra vive todo lo que existe. “Él hace producir el heno para las bestias, y la hierba para servi- cio del hombre, sacando el pan de la tierra y el vino que alegra el corazón del hombre ...” Salmo 104:14-15. La Palabra de Dios indica constantemente esta acti- vidad de Dios en la naturaleza. Esto confirma induda- blemente que su mano está en todo lo que crece, vive y muere; y el Espíritu Santo no cree necesario indicar una y otra vez la necesidad del esfuerzo y mediación del hombre para que el grano de trigo se convierta en pan que ali- mente. Como es natural, eso lo sabe muy bien el Espíri- tu de Dios, y evidentemente no precisa convencer de ello al hombre que suda y se esfuerza. Él no cree que la criatura sea digna de tal honor; y los teólogos que hoy día no son capaces de escribir acerca del gobierno de Dios sin in- dicar el factor humano, harían muy bien en aceptar esta lección de las Sagradas Escrituras. Pues, si llega el caso, el hombre apenas puede mover ni una pluma fuera de la autoridad de Dios. En efecto, así dice el profeta: “Como nada son todas las naciones delante de Él; y en su com- 34SUFRIR 34 18/07/2001, 23:16
  • 35. ADRIAN J. MOGGRÉ paración serán estimadas en menos que nada, y que lo que no es” (Is.40:17). Nuestro Padre celestial es el Dios que ha creado el mundo; que es SEÑOR de cielo y tierra, y que a todos da la vida, el aliento y todo lo demás. ¿Qué, pues, quie- re el hombre? El SEÑOR según el apóstol Pablo, ha he- cho de un solo hombre a todo el género humano para que viva sobre la faz de la tierra, y le ha determinado los tiempos y los límites de su morada (cf. Hch. 17:22 y ss.); o como canta el salmista: “Grande es el SEÑOR nuestro... Él es quien cubre de nubes los cielos, el que hace a los montes producir hierba. Él da a la bestia su mantenimiento, y a los hijos de los cuervos que claman... Da nieve como lana. Y derrama la escarcha como ceniza. Echa hielo como pedazos...” (Salmo 147) Al leer estas últimas palabras, me veo obligado a re- cordar una noche de noviembre de 1941. La ciudad de Smolensko había sido arrebatada a los rusos por las tropas alemanas, y Hitler se había presentado allí. ¡Ya estaba expedito el camino hacía Moscú! Unos impresionantes ejércitos alemanes, compuestos de tres millones de hombres, cuatro mil aviones y tres mil tanques estaban preparados para poner a Rusia y a Moscú, su capital, a sus pies. Borracho de alegría y atre- vimiento, el Führer de todos los alemanes llegó al fren- te de batalla situado en Smolensko; y entonces, en aquella famosa noche de noviembre, hizo una de las más bravu- 35SUFRIR 35 18/07/2001, 23:16
  • 36. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? conas arengas que jamás se haya oído pronunciar o leer. Esto quiere decir mucho, pues se explayó cuanto quiso. Así sucedió en aquella noche de Smolensko. La marcha victoriosa de sus ejércitos sobre los caminos y estepas rusos podía comenzar entonces, y ya nadie dudaba del final victorioso de su Führer. Con gran atrevimiento, el Führer anunció a gritos el triunfo de las legiones alemanas. Ya se veía sentado en un trono de oro en el Kremlin, rodeado por sus grandes. Sin embargo, muchos cristia- nos fieles a la Biblia recordaron las palabras del libro de Proverbios: “Antes del quebrantamiento es la soberbia...” (16:18); y allí estaban Moscú y Leningrado a lo largo de todo el frente de batalla, y Polonia ya conquistada. Pero muy pronto y con gran virulencia, a veces con tempera- turas de 40 grados bajo cero, hizo acto de presencia el invierno ruso en el campo de batalla y sorprendió a todo el mundo; y aquellas nevadas y olas de frío resultaron catastróficas para los ejércitos alemanes. Las tropas no estaban suficientemente preparadas para aquello, de manera que tuvieron que sufrir muchísimo bajo aque- llas oleadas de frío. Parecía como si el SEÑOR arrojara el hielo a peda- zos, de tal manera que nadie podía resistir aquel frío. Los ejércitos alemanes no estaban preparados para aguantar tal prueba; y es indudable que aquel invierno ruso quebrantó el poderío alemán cerca de Moscú y Leningrado, y ayudó de tal manera a la resistencia rusa que tanto Moscú como Leningrado permanecieron en manos rusas durante toda la guerra. ¡El SEÑOR rige y gobierna! 36SUFRIR 36 18/07/2001, 23:16
  • 37. ADRIAN J. MOGGRÉ “Por mí reinan los reyes” Al escribir sobre los acontecimientos de la última gue- rra mundial y sobre la violencia que entonces desataron los dirigentes de los pueblos, me viene a la memoria lo que la Palabra de Dios nos enseña en torno a los reyes y poderosos de la tierra. La mano del SEÑOR conduce y empuja la marcha de los pueblos, y decide sobre la guerra y la paz. En Babilonia, el profeta Daniel, guiado por el Espíritu Santo, lo expresó con estas palabras: “Él muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos” (Dan. 2:21). Quien se da cuenta del poder y responsabilidad de rusos y americanos, siente vértigo. Con una sola pala- bra o indicación están en disposición de sembrar muer- te y perdición sobre todo el mundo. En efecto, tan deci- siva palabra de poder nadie la pone en tela de juicio. Será preciso sopesar y calcular muchas cosas antes de que eso llegue a suceder. Pero, ¿no disponen esos poderosos de un poder verdaderamente sobrecogedor? ¿No pueden cambiar el curso de la historia, y hacer lo que les venga en gana? Y, sin embargo, ... “Como los repartimientos de las aguas, así está el co- razón del rey en la mano de Jehová; a todo lo que quiere lo inclina” (Pro. 21:1). También esos poderosos, e incluso 37SUFRIR 37 18/07/2001, 23:16
  • 38. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? su poder mismo, están en la mano del SEÑOR, y no pueden volverse contra su voluntad. A pesar de todas sus bravuconadas y atrevidas manifestaciones, están, con todo lo que pueden o hacen, bajo el gobierno del Todopode- roso. Él reprende a los soberbios, leemos en el Salmo 119:21; y el rey Herodes sufrió la verdad de esta aseve- ración en su propio cuerpo; pues, cuando la masa del pueblo se disponía a aclamar sus palabras, diciendo: “¡Voz de Dios, y no de hombres!”, cayó herido de muerte. El SEÑOR intervino; y luego leemos acerca de aquel engreído: “Al momento un ángel del SEÑOR le hirió, por cuanto no dio gloria a Dios y expiró comido de gusanos” (Hch. 12:22- 23). ¿La mano de Dios en el sufrimiento y en el dolor? Por Dios nuestro SEÑOR reinan los poderosos, y no pueden hacer otra cosa que servir a sus planes. Esto se desprende de las palabras de Dios al profeta Jehú, hijo de Hanani, para que las pronunciara ante el rey Baasa sobre el reino de las 10 tribus. De este Baasa cuenta la Biblia cómo había llegado al trono. Ocurrió de forma ilegal. Según el relato de 1 Re. 15, su subida al trono se pro- dujo como sigue: Baasa tramó una conjura contra el monarca reinante, Nadab, y lo mató. Así alcanzó el tro- no. Con violencia se adueñó del poder, y una vez que obtuvo el gobierno sobre las 10 tribus, hizo lo malo a los ojos del SEÑOR. ¿Qué se debe pensar del curso de estos acontecimiento? ¿Debían los israelitas reconocer a este traidor terroris- ta como su rey legal, y obedecerle? ¿Estaba la mano de Dios en estos acontecimientos? La respuesta a estas pre- guntas se obtiene poniendo atención a lo que el profeta Jehú, en nombre del SEÑOR, tuvo que decir contra Baasa, según leemos en 1 Re. 16:2: “Por cuanto Yo te levanté del 38SUFRIR 38 18/07/2001, 23:16
  • 39. ADRIAN J. MOGGRÉ polvo y te puse por príncipe sobre mi pueblo Israel...” ¿Qué, pues? ¿Acaso este suceso no nos sonroja y en- furece? ¿Lo soporta nuestra sangre? ¿Estaba el SEÑOR detrás de la subida al trono de aquel terrorista? Los adeptos no sabían muy bien si Baasa subía al trono por una ac- ción abominable. Pero, ¡cuán distinta y sorprendente luz arroja la información contextual del profeta Jehú acer- ca de este hecho histórico, nada de lo acontecido esta- ba fuera de la disposición del SEÑOR, Dios de Israel! El profeta Jehú ¿no debió decir en nombre del SEÑOR: “Yo... te puse por príncipe...”? ¡También en este asesino traidor obtuvieron y tenían las 10 tribus un ungido del SEÑOR! ¿No es ello compatible? Pero eso no cambia en nada la clara y fiable Palabra de Dios del profeta, aunque nos conduzca a un enigma, pues muchos enigmas se mantienen al considerar el go- bierno de Dios; y acerca de esto aún tenemos que tratar más adelante. Pero, ya ahora. quiero señalar que profe- sar algo es muy distinto de comprenderlo. Esos enigmas no son, por definición, antítesis; pero el profesar una verdad no siempre coincide con su comprensión; y, en ningún caso, nuestra profesión de fe brota de esta comprensión o descansa en ella. Confesamos el nacimiento virginal de Cristo; pero, ¿quién de nosotros lo comprende? Es imposible comprenderlo; mas eso no da derecho a na- die para negarlo o interpretarlo contrariamente a la in- tención de los evangelistas. Todo aquel que se hace cul- pable de esto, aunque fuera un ángel del cielo, cae bajo el anatema, es decir, bajo “condenación” de la cual ha- bla el apóstol Pablo en Gálatas 1:8-9. Moisés ya sabía esto: “Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; 39SUFRIR 39 18/07/2001, 23:16
  • 40. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hi- jos para siempre...” (Dt. 29:29) 40SUFRIR 40 18/07/2001, 23:16
  • 41. ADRIAN J. MOGGRÉ Como la gota y el polvo Todo lo que existe, vive y se mueve por la mano de Dios y gracias a Él. Todo le está sujeto y subordinado. Lla- ma a quien quiere o a lo que quiere, y envía a lo que a Él le place. Así envió a su siervo Elías fuera del país, al arroyo de Querit, y prometió: “... y Yo he mandado a los cuervos que allí te den de comer” (1 Re. 17:4). También dirige el curso de las estrellas, y las guía como quiere. ¿Tuvo necesidad de una de ellas para indicar a los ma- gos dónde poder encontrar al Rey de los judíos que ha- bía nacido? Entonces busca una y la envía hacia Belén. Isaías conocía aquella grandeza y majestad del SEÑOR y su poder sobre las estrellas. Por eso invitó a sus can- sados y desengañados paisanos: “Levantad en alto vues- tros ojos, y mirad: ¿quién creó estas cosas? Él saca y cuenta su ejercito; a todas llama por su nombre; ninguna falta- rá; tal es la grandeza de su fuerza, y el poder de su domi- nio” (Is. 40:26). El capítulo 40 del Libro de Isaías es maravilloso y poderoso en contenido. También, en rela- ción con los interrogantes que nos ocupan en este escrito, me atrevo a aconsejar a todos los lectores que lean aten- tamente este impresionante pasaje bíblico, y que tomen una postura al respecto. El profeta ve como luego los israelitas suspiraran en Babilonia. Transportados allí después de la destrucción de la ciudad y del templo, los 41SUFRIR 41 18/07/2001, 23:16
  • 42. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? desterrados se preguntarán si alguna vez se verán libres de la asfixiante acometida del fuerte poder de Babilonia. ¿No es desesperada su situación? ¿Nadie tiene poder para enfrentarse a un poderío tan formidable? ¿Nadie? ¿Tampoco el Dios de Israel? El profeta conoce mejor las cosas, y entonces consuela al pueblo: “He aquí las naciones le son como la gota de agua que cae del cubo, y como menudo polvo en las balanzas le son estimadas; ...Él convierte en nada a los poderosos, y a los que gobiernan la tierra como cosa vana. Como si nunca hubieran sido plantados, como si nunca hubieran sido sem- brados, como si nunca su trono hubiera tenido raíz en la tierra; tan pronto como sopla en ellos se seca, y el torbelli- no los lleva como hojarasca” (Is. 40:15, 23-24). ¿Está la mano de Dios en la historia? En la porción anterior se habló del rey Baasa y de la información contextual profética de Jehú en relación con la forma en que aquél se apoderó del trono. Sin embargo, no solo los reyes de Israel o Judá deben su trono y corona al Dios de Israel, y no sólo esos reyes son los ungidos del SEÑOR. Esto es lo que la Palabra de Dios también testifi- ca de los poderosos paganos. Lo mismo puede decirse de todos los grandes de la tierra. En Isaías capítulo 40 se trata de tiranos paganos como Nabuco-donosor, rey de Babilonia. El gobierno del Todopoderoso también se refiere a esos grandes y poderosos, pues también ellos reciben del SE- ÑOR su lugar y tarea en la historia. Nabucodonosor reci- be en las Sagradas Escrituras el nombre de siervo de Dios; y a Ciro, rey de los persas, se le llama ungido de Dios (cf. Jer. 27:6; Is. 44:28 y 45:1). Esto no debe asombrarnos, pues a estos hombres los llamo Él a entrar en el teatro de la 42SUFRIR 42 18/07/2001, 23:16
  • 43. ADRIAN J. MOGGRÉ historia, los revistió con el poder de una gran vocación para cumplimiento de su misión presentada por Dios, y después los hizo desaparecer de la escena. Su paso por la tierra fue voluntad del SEÑOR. Incluso se lee que el SEÑOR recompensó muy espe- cialmente a un príncipe impío como Nabucodonosor. Pro- bablemente, nadie esperaría que este cruel pagano ob- tuviera una paga rica y hermosa. La profecía de Ezequiel, en el cap. 29: 17-20, no deja lugar a dudas. ¿De qué caso se trata? Cuenta el profeta, que el SEÑOR tenía el plan de entregar Egipto a Nabucodonosor. Con ello quería pagar al príncipe Babilónico por la dura batalla que sus ejér- citos habían soportado en la conquista de Tiro. El Dios de toda la tierra había visto que la toma de aquella ciu- dad había sido una tarea especialmente dura para los sol- dados de Nabucodonosor. Sólo a costa de muchas y grandes privaciones les había sido posible conquistar Tiro para su rey. Leemos que las cabezas de los soldados habían sido rapadas y sus espaldas desolladas; y Dios lo había visto. ¿Qué hace entonces? Decide dejar incólume aquellos ejércitos de Nabucodonosor duramente probados, y darles una paga por su ímprobo esfuerzo en la conquista de Tiro. El profeta escribe literalmente: “...y habrá paga para su ejército. Por su trabajo con que (Nabucodonosor) sirvió contra ella (Tiro) le he dado la tierra de Egipto; porque trabajaron para mí...” ¿Paga divina para el tirano e impío rey de Babilonia? ¿Los soldados de este Nabucodonosor trabajaron para el SEÑOR en la conquista de Tiro? ¿Cómo les sonaría esta profecía a los judíos deporta- dos a Babel? ¿Una paga divina para su deportador? ¿Po- drían soportar oír tal cosa? Pienso que al enterarse de 43SUFRIR 43 18/07/2001, 23:16
  • 44. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? este mensaje, por lo menos se les agrandarían sus ojos, y se habrán preguntado con admiración cómo Ezequiel pudo decir semejante afirmación. Hasta cierto punto, podemos comprender un poco su extrañeza y preocupa- ción si nos paramos a pensar: ¿Qué nos parecería y cómo encajaríamos nosotros -pero especialmente la generación anterior a nosotros-, si un profeta de Dios nos viniera a decir, que el SEÑOR, Dios de la tierra entregó Polonia, Hungría y Alemania Oriental a Rusia como paga y pre- mio por la terrible resistencia de los soldados rusos en Stalingrado? ¿Lo aceptaríamos? Sin embargo, con un mensaje semejante llegó Ezequiel junto a los desterrados en Babilonia. El SEÑOR dio el reino de Egipto a Nabucodonosor como botín. Por eso pudo conquistarlo. ¡Él SEÑOR rige y gobierna! Él pone y quita reyes, y sometió a Europa del Este bajo el influ- jo de Stalin. La situación de los países y los pueblos está en su mano, y todo lo hace con gran facilidad. ¿Los pueblos no son para Él como una gota que rebosa del cubo, y como el polvo en la balanza? Esta es la realidad; así están las cosas en el mundo. Pero uno no puede barajar y com- paginar todo esto. Dios está en el cielo y nosotros –¡oh, hombres!– esta- mos en la tierra. Los personajes proféticos a veces pue- den ver y testificar algo de esto. Pero, tanto si uno pue- de percibir como si no una brizna de esto, una cosa es cierta e incontrovertible: En el torneo de los pueblos de esta tierra, los poderes obran y se agitan en el lugar que Dios les ha dado. La dirección del teatro de los tiempos descansa firme y segura en sus fuertes y divinas manos. Para sus hijos, ¡manos de Padre! 44SUFRIR 44 18/07/2001, 23:16
  • 45. ADRIAN J. MOGGRÉ Testificar con audacia Al leer la Palabra de Dios frecuentemente me llama la atención, y me conmueve, que los hombres y mujeres que allí encontramos se expresen valientemente acerca de la presencia de Dios en sus vidas. Esto ocurre espe- cialmente con los salmistas. Se acercan al SEÑOR con todo lo que experimentan y con todo lo que les ocupa, en oración y agradecimiento, y vuelcan su corazón ante Él, y también dan testimonio frente a los demás. Ante la presencia de Dios hablan y cantan de lo que el SE- ÑOR les hizo experimentar, y del camino que tuvo para con ellos. Recuerdo el Salmo 22. Aquí, rodeado de ene- migos que acosan su vida, el autor de este salmo no ve salida alguna. Su esperanza había sucumbido totalmente, y no sabía cómo cambiarían las cosas para bien. Por eso se quejaba de que el SEÑOR le había desamparado: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (v. 1). Algunos han pensado que aquí David se equivocó y se expresó con poca exactitud. Se habría sentido abando- nado por Dios, pero realmente no habría sido así. Da- vid, pues, guiado por el Espíritu de Dios, injustamente habría visto su sentimiento de abandono ante la amar- ga realidad del verdadero desamparo de Dios. Así pues, autoengañado, se habría quejado de que el SEÑOR le había desamparado, mientras que realmente no era así. Sobre esto no es preciso emplear muchas palabras. Felizmen- 45SUFRIR 45 18/07/2001, 23:16
  • 46. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? te, los lectores de la Biblia aún pueden leer y compren- der lo que allí se dice, y muchos de ellos no sufren el impedimento de unas gafas teológicamente empañadas al leer esto en la Palabra de Dios. Por supuesto que no se puede pensar en la proximidad benefactora de Dios cuando, como el autor de este salmo, se es una afrenta para los hombres, y uno se ve despreciado por el pue- blo, y cuando la muerte persigue sin que haya un ayudador. De ninguna manera se puede pensar que el SEÑOR Dios colma de bondad y bienestar cuando se está rodeado por toros, o uno de ve cercado por los búfalos de Basán, o se nos acerca un león voraz y rugiente, o se tienen los huesos dislocados, y el corazón se ha derretido como cera, la fuerza se ha secado como un tiesto, la lengua se ha pegado al paladar, y se pueden contar todas las costi- llas, etc., etc. David comprendió que el SEÑOR Dios le había abandonado, y entonces, en el odio y sed de san- gre de sus enemigos, tenía que vérselas con Dios mis- mo. ¿Por qué el SEÑOR apartó sus manos de él? Esta fue la terrible pregunta con la que tuvo que luchar. Este enfoque se encuentra regularmente en la vida de los justos, tanto en el antiguo como en el nuevo pacto. Continuamente mencionan la mano de Dios en su vida, y lo que el SEÑOR les hizo experimentar. Esto no sólo se encuentra en su trato con Dios, cuando estos hijos suyos derraman ante sus oídos su corazón en un canto de ala- banza o himno de lamentación; sino que también se encuentra en el trato de los justos con los demás y ha- cen mención, de forma natural, de la dirección del SE- ÑOR en sus vidas. Se cuentan entre ellos para alabanza de la gracia y justicia de Dios, lo que Él les hizo experi- mentar en su vida cotidiana, de Sus caminos con ellos 46SUFRIR 46 18/07/2001, 23:16
  • 47. ADRIAN J. MOGGRÉ en la prosperidad y en la adversidad. Es evidente que para estos piadosos, era un asunto de lo más natural comuni- carse entre ellos lo que tenían que agradecer a su Padre celestial, y lo que Él había permitido en sus vidas; y de esta manera honraban al SEÑOR en sus conversaciones, y ala- baban su Nombre, y acertaban a ver la dirección de Dios en sus vidas, y reconocían estar en sus charlas recíprocas. ¿Cómo pensarán y actuarán a este respecto aquellos que hoy día rechazan o no quieren saber nada de la providen- cia de Dios en su vida y en los acontecimientos del mun- do? La critica moderna a esta doctrina del domingo 10 del Catecismo de Heidelberg, significa sencillamente la muerte para una vida auténtica en el temor del SEÑOR, y para toda forma de experiencia espiritual bíblica. Sobre ese recono- cimiento de la mano de Dios en la propia vida, expresado en la conversación recíproca, es fácil indicar ejemplos bí- blicos. Son muchos y están al alcance de la mano. Se puede pensar en una conversación entre Abraham y Sara, su mujer. Cierto día, Sara aconsejó a su marido que tomara a Agar, su esclava, por mujer; pues ella no había podido tener hi- jos. Esto último fue el motivo de su consejo con relación a Agar. Pero entonces se debe tener muy en cuenta cómo expresa ella ese motivo, cómo lo manifiesta. Aquí tenemos un ejemplo de una mujer que en su vida, es decir en su esterilidad, tiene que vérselas con el SEÑOR, y dice a su marido Abraham: “Ya ves que Jehová me ha hecho estéril...” (Gn.16:2). ¡El SEÑOR me ha hecho...! Cuando Epafrodito se restablece de una enfermedad grave, el apóstol Pablo escribe a la iglesia de Filipo que Dios tuvo misericordia del enfermo (cf. Fil. 2:27). ¡Dios tuvo misericordia...! 47SUFRIR 47 18/07/2001, 23:16
  • 48. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? Esta manera de hablar se encuentra muchas veces en la Biblia, y se puede calificar, con todo derecho, del len- guaje propio de aquellos que temen a Dios. Ellos, con toda su vida, con todo lo que son y tienen se saben día a día totalmente dependientes del Todopoderoso, su Padre celestial. Se dan cuenta de que, paso a paso, viven de su mano, y que por Él son llevados por el camino que ha tomado con ellos en la prosperidad y en la desgra- cia. Le tienen un gran respeto, y no se atreven a entre- garse al mal (cf. Gn. 39:9). Por lo menos, siempre que les vaya bien; y, como debe ser, son plenamente cons- cientes de que el hombre reflexiona en sus caminos, pero también que el SEÑOR rige el curso de su vida. Con fran- queza reconocen la mano de Dios en todo lo que se re- fiere a la vida propia o a la de la iglesia. Miran mas allá de sus sentidos y saben algo más que de la ley causa/ efecto. En la marcha de los asuntos en el mundo ven la mano de su Padre celestial: la mano de ese Dios que soberanamente guía y empuja la historia. En este con- texto, merece la pena leer totalmente el capítulo 9 del libro de Daniel. ¡Cómo luchó aquel hombre en oración con su Dios! “Por tanto, Jehová veló sobre el mal, y lo trajo sobre nosotros; porque justo es Jehová... Oye SEÑOR; oh SEÑOR, perdona; presta oído, SEÑOR, y hazlo...” (Dn. 9:14.19). Un Dios que interviene en la historia actuan- do -así lo presenta la Sagrada Escritura, y así lo conoce también el apóstol Santiago: “Si el SEÑOR quiere, vivi- remos y haremos esto o aquello” (Sant. 4:13-14,15). Esta actitud de total dependencia ante el Todopode- roso, el Creador de cielo y tierra, es la que forma y de- termina la manera de hablar de los hombres y mujeres de la Biblia. Hablaban el lenguaje del Espíritu Santo. 48SUFRIR 48 18/07/2001, 23:16
  • 49. ADRIAN J. MOGGRÉ El lenguaje de la fe Como he dicho, este lenguaje se encuentra muchas ve- ces en la Palabra de Dios; y deseo dar unos ejemplos más al respecto. Esa forma de hablar se encuentra ya en Abraham. Acerca de él se lee que envió a su siervo Elie- zer a Mesopotamia a buscar, entre sus parientes, una esposa para Isaac. Abraham le envió con estas palabras: “Jeho- vá, Dios de los cielos, que me tomó de la casa de mi pa- dre...” (Gn.24:7). Abraham no cayó por casualidad en algún lugar; sabía muy bien que Dios le había enviado a Ca- naán, y no se lo ocultaba a Eliezer, cuando le envió a aquel antiguo territorio a buscar esposa para Isaac. Al texto citado, Abraham aún añade esto: “Él enviará su ángel delante de ti, y tú traerás de allá mujer para mi hijo” Abra- ham, pues, no dudaba de que el SEÑOR lo haría con toda concreción, y dio claro testimonio de ello a fin de alen- tar a Eliezer. También su hijo, Isaac, conoció y habló el lenguaje de la fe. Uno de los pozos que hizo cavar para su gana- do lo llamó Rehobot. Este pozo no le fue disputado por los pastores de Gerar. Pero esto había ocurrido en al- gunas ocasiones. Cada vez que los hombres habían ca- vado un pozo para abrevar a sus ganados, llegaban los pastores de los filisteos, y decían: “Esta agua es nues- tra”. Así hicieron en más de una ocasión, y con ello ha- 49SUFRIR 49 18/07/2001, 23:16
  • 50. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? cían imposible la vida a Isaac y a sus hombres. Pero entonces llegó el momento en que los pastores de Gerar cesaron en sus hostilidades. Los pastores de Isaac cava- ron un nuevo pozo, pero los enemigos no les atacaron. De ahí el nombre Rehobot, dado a aquel pozo. “Porque” –así dice Isaac– “ahora Jehová nos ha prosperado, fructificaremos en la tierra” (Gn.26:22). Incluso un hombre como Abimelec, rey de los filisteos, tuvo en cuenta que Isaac era “bendito” (ungido) de Jehová, y así lo expresó (cf.26:29). Más tarde, Jacob parece estar hecho de la misma madera, e igualmente habla ese lenguaje de la fe. Com- prendió muy bien que el crecimiento de sus posesiones no lo debía a sí mismo, sino al SEÑOR, aunque él tam- bién lo había procurado y para ello se había esforzado trabajando. Pero la mano de Dios estaba allí. Cuando por orden de Dios hizo los preparativos para separarse de Labán y regresar al país prometido, dijo a sus mujeres, Lea y Raquel: “Vosotras sabéis..., pero Dios no le ha per- mitido” –a vuestro padre– “que me hiciese mal” (Gn.31 (6) 7). ¡Dios no (le) había permitido...! Después, a su regreso, encontró a su hermano Esaú, de cuyo odio mortal había huido antaño, y entonces le habló de “los niños que Dios ha dado a su siervo” (Gn.35:5); y un poco más tarde glorifica el Nombre de su Dios, el cual le ha respondido, y ha estado con él en el camino que ha dispuesto (cf.35:3). Así expresan estos hombres el lenguaje de la fe, y tes- tifican de manera valiente de la presencia de Dios en sus vidas. Por la fe saben contar lo que el SEÑOR les hizo experimentar. De esa forma viven con el SEÑOR, recuer- dan sus hechos, glorifican su bondad experimentada y 50SUFRIR 50 18/07/2001, 23:16
  • 51. ADRIAN J. MOGGRÉ suplican su ayuda en los días difíciles y angustiosos. Así pues, ¿nos deberíamos preguntar si la mano de Dios está en la historia, o si Él aún hace algo, o si nos está per- mitido y podemos hablar de esa intervención divina? El SEÑOR rige, mantiene y conserva constantemen- te todo lo creado, y así lo seguirá haciendo hasta el fin de la historia, y posteriormente. De Él es el futuro de los pueblos, conduce los pensamientos de los reyes y dirige el curso de cada persona. Esto lo sabe la iglesia de Dios, pues lo conoce por su Palabra, como Abraham, Moisés y Pablo lo conocieron desde su revelación. Por esa razón, la iglesia de hoy conoce a esos hombres, y ella misma también habla ese lenguaje de la fe. De ahí que confiese públicamente: “El soplo de Dios los ha dispersado”, y aún sigue profesando que el SEÑOR dispone de la salud y la enfermedad, de la di- cha y la desdicha, de la guerra y de la paz. Enseñada por el Espíritu de Dios, lo balbucea, con Job, en los días llenos de preocupaciones: “¿Aceptaremos de Dios el bien, y no el mal?”. Es indudable que esto no es fácil en días lle- nos de problemas, pues no es tan fácil repetir esas pa- labras de Job. La iglesia no debe inquietar al hermano o hermana que encuentra dificultades en comprender- lo. ¡Todo lo contrario! Elevará súplicas para que aquel que sufre y padece, supere el trance y aprenda a decir con Job: “Jehová dio, y Jehová quitó; sea el Nombre de Jehová bendito” (Job 1:21). Los hijos de Dios conocen y hablan este lenguaje del Espíritu Santo. Enseñados por Él, llaman y suplican en medio de las dificultades y de la necesidad con salmos y oraciones: “Jehová, no me reprendas en tu enojo, ni me castigues con tu ira” (Salmo 6:1). 51SUFRIR 51 18/07/2001, 23:16
  • 52. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? En el amor y en el dolor la iglesia tiene que vérselas con el SEÑOR, de tal manera que en días de prosperi- dad vive agradecida a Él, y en días de adversidad espe- ra pacientemente en Él. 52SUFRIR 52 18/07/2001, 23:16
  • 53. ADRIAN J. MOGGRÉ El testimonio de José Citando un ejemplo más, encontramos en José, hijo de Jacob, la misma disposición e idéntica vida de fe que en Abraham, Isaac y Jacob. El primogénito de Raquel glo- rifica sincera y valientemente la mano del SEÑOR en lo que a él le toca pasar. Tras los sueños de Faraón y la incomparecencia de los sabios de palacio, apareció José y dio a conocer al rey su sueño y la explicación del mis- mo. Los hombres y mujeres de la corte se extrañaron de ello, y evidentemente se preguntaron por la clase de poderes misteriosos y sobrenaturales que residían en aquel ex- tranjero. En cualquier caso, el hombre en cuestión sa- bía más, y reconoció humildemente ante Faraón: “Dios ha mostrado a Faraón lo que va a hacer” (Gn. 41:25). Una vez más: ¡Dios ha mostrado...! ¿No es verdad que este lenguaje resulta incompren- sible para los cristianos modernos, y tan teológico que no lo comprenden, o tan de otro mundo que con esta manera de hablar no saben qué camino tomar? En Egipto, José llegó a gozar de mucha consideración y gran respeto, y le fue muy favorablemente. El Faraón le hizo gobernador de todo el país y le mandó sentarse junto a su trono. José se casó con Asenat, hija de Potifera sacerdote de On, y del matrimonio le nacieron dos hi- jos. Al mayor le dio el nombre de Manasés y al menor 53SUFRIR 53 18/07/2001, 23:16
  • 54. ¿POR QUÉ TANTO SUFRIR? le llamó Efraín ¿Cómo acertó a escoger aquellos nom- bres? ¿Lo sacó de un viejo registro de familia, o el pa- triarca sencillamente pensó en un par de nombres bo- nitos para sus hijos según la moda de la época? José llamó al mayor Manasés, pues dijo: “Dios me hizo olvidar todo mi trabajo, y toda la casa de mi padre”; y al menor le dio el nombre de Efraín pues dijo: “Dios me hizo fructificar en la tierra de mi aflicción” (cf. Gn. 41:51-52). Para José los hechos no eran mudos, sino que e con el curso de los acontecimientos, y en medio de ellos, se supo inun- dado por la bondad de Dios. ¡Dios me hizo...! De esa manera habló el mismo lenguaje de sus ante- pasados, y testificó de su fe en el acta de nacimiento de sus hijos. Con aquella imposición de nombres dejó ex- presado que conocía al SEÑOR, y había experimentado la mano de Dios en la vida. También su propio encu- brimiento se había debido a la mano del Todopoderoso; y comprendió que a Él debía agradecer su milagroso camino en la vida. Esto se evidencia claramente por su conocida reacción emocional ante sus hermanos: “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo”. En la prisión había perdido toda esperanza, y los propósitos de Dios le debieron parecer un gran enigma. Pero al final de su vida acertó a ver el porqué de lo ocurrido, y dio testimonio de ello con gran valentía (cf. Gn. 50:20). El misterio de la vida de José reside en el SEÑOR, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, el Dios del Pacto. La presencia de Dios es la explicación de ello y el plan de Dios es el trasfondo de todo lo acontecido en su vida, pues el SEÑOR conducía el curso de lo que ocurrió. 54SUFRIR 54 18/07/2001, 23:16
  • 55. ADRIAN J. MOGGRÉ Tu hálito vital -hablando con propiedad- está en la mano de Dios, y Él dispone todos tus caminos. José compren- dió esto por la fe, y en un mismo espíritu con él, siglos mas tarde, el apóstol Pablo, en el Areópago, dio testi- monio de su Dios, el cual ha hecho el mundo y todo lo que hay en él: “Él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas... y les ha prefijado el orden de los tiem- pos, y los límites de su habitación..., en Él vivimos, y nos movemos, y somos” (Hch. 17:25-28). La religión de hombres como Abraham, Isaac y Jacob no estaba en el aire; ni tampoco la de José. Sirvieron a aquel Dios que les era propicio y estaba a su lado en las cosas y circunstancias del quehacer diario; que les ben- decía en su mesa y en su artesa; que fue de la mano con ellos en su vida y les avisó seriamente de no ir tras otros dioses. Ellos estaban seguros de su presencia en la rea- lidad de la vida terrena, en los acontecimientos próxi- mos y pasados, y contaban con ello. Los verdaderos cris- tianos no ven la fe de aquellos hombres como algo ex- traño, como algo propio de una vida prehistórica en la cual ellos mismos no se reconocen; pues aún sigue siendo válido el hecho de que el Creador de cielo y tierra, nuestro Padre celestial regala la comida y la bebida y el vestido a aquellos que primera y principalmente procuran el reino de Dios y su justicia. Aún tiene validez que nuestro Dios es un Dios que vive, juzga a la tierra, interviene en la marcha de los asuntos de aquí abajo y conduce los acon- tecimientos y los empuja según su voluntad. 55SUFRIR 55 18/07/2001, 23:16

Related Documents