Diferentes estudios coinciden al señalar que el término vicio provoca reacciones afectivas queobstaculizan el uso de los s...
No importa a estas alturas, si la orientación es de izquierda o de derecha, lo que importa, endefinitiva,es diferenciar en...
of 2

Populismo, vicio o enfermedad

Necesitamos recuperar la Republica perdida, mas institucionalismo y nunca mas populismo
Published on: Mar 4, 2016
Published in: News & Politics      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Populismo, vicio o enfermedad

  • 1. Diferentes estudios coinciden al señalar que el término vicio provoca reacciones afectivas queobstaculizan el uso de los servicios. En cambio, visualizarlo como enfermedad parece proponeruna intervención para solucionarlo.El "populismo" es un término político usado para designar corrientes heterogéneas perocaracterizadas por su aversión discursiva o real a las corporaciones económicas eintelectuales, su rechazo de los partidos tradicionales, su denuncia de la corrupción políticapor parte de las clases privilegiadas, de la que el populismo tampoco escapa, y su constanteapelación al "pueblo" como fuente del poder.Habitualmente, cuando se habla de populismo se hace referencia a un tipo de gobiernoasistencialista, demagógico, que gasta más de lo que tiene y que pasa por sobre lasinstituciones y la ley amparado en la fuerza que le da el apoyo de esa entidad llamada pueblo.El pueblo, puedoagregar, no siempre ha pasado a la historia. Y, como todo sujeto político, nopuede ser pensado sino también a partir de contradicciones, aciertos y grandes fracasos. Por lotanto, tenemos que reconocer que el pueblo no expresa de por sí, de modo evidente, unaverdad.Este sistema entroniza un estilo propio de liderazgo que subordina la ley a su voluntad ypresenta el debate político como una disyuntiva tajante entre la vieja y la nueva política,entre los amigos y enemigos (antes generalmente externos, ahora domésticos). Los líderesson ungidos por el voto popular y pretenden generalmente tener una constitución a la medidade sus deseos. Ocurrió con Perón, Chávez, Evo Morales y Cristina va por lo mismo de ganarlas legislativas de octubre.Sus propósitos pueden ser amplios y ambiciosos, pero generalmente se nutren de doscorrientes históricas de larga data. La primera reza alcanzar mayores niveles de igualdadsocial, y la segunda apela al nacionalismo. No siempre los nacionalistas son populistas, nitampoco lo son las políticas inspiradas en mayor equidad social.La particularidad del populismo consiste en apropiarse de estas dos banderas vaciándolas enel molde de un personalismo hegemónico que desprecia las restricciones institucionales.Los populismos pueden generar procesos de inserción social, como sucedió con el primergobierno de Perón o anteponer reivindicaciones nacionalistas frente a presuntos demoniosimperialistas, Chávez. Tanto uno como el otro, con movimientos hegemónicos de captaciónde apoyos masivos, que arrinconan a la oposición haciendo de ellos rehenes del sistema. Poresta lógica, el populismo, lejos de considerarse un partido, una parte del pueblo, buscaencarnar a toda la Nación.Este fenómeno no tendría sentido si el líder no dispondría de recursos económicos. No esentendible la aparición de Chávez sin petróleo, Morales sin gas y los Kirchner sin soja. Más alláde los triunfos electorales no parece que en Venezuela haya tenido éxito visible en el combatecontra la pobreza, Morales está por verse y Cristina con una economía que hace agua portodos lados y con recursos que empiezan a faltarle.
  • 2. No importa a estas alturas, si la orientación es de izquierda o de derecha, lo que importa, endefinitiva,es diferenciar entre políticas que se ajustan al Estado de Derecho y las que rechazanesta restricción. O queremos una Repúblicademocrática, representativa en la que se respetenlas leyes y la alternancia en el poder, o nos rendimos a entregar la republica a iluminados conrasgos propios de un principado.Esta es una disyuntiva medular. La Argentina debe ubicarse claramente del lado de lasRepúblicas caracterizadas por su solidez institucional, si el unicato populista de la Presidente,es una amenaza, plantea una severa advertencia porque las ilusiones populistas son productode la incapacidad reformista de la democracia.vascoviejo

Related Documents