Tareas para la construcción de un modelo de juego en fútbol
1
Antonio Cruz Cárdenes
Entrenador Nacional de Fútbol
Much...
desarrolladas (en algunos casos automatizadas) mediante entrenamientos
específicos”. Este distanciamiento teórico, de un ...
Partiendo de que la dirección de un equipo, durante el proceso de elaboración
del trabajo, contextualizado para la compet...
que no se debe coartar la libertad del futbolista, como si fijar un modo de operar
cuando un equipo posee el balón, fuese...
colectivo que define, de forma diferente al resto, los conceptos de organización
del juego es el fútbol, desviándose, por...
que en el fútbol se da en llamar pequeñas sociedades que se unen y se
combinan por unas pautas de comportamiento que tran...
La activación de un sistema, su funcionamiento, se desarrolla a través de la
relación colaboracional de los diferentes su...
no es lo mismo ayer que hoy, es diferente el minuto 10 que el 80, no tiene nada
que ver ir ganando que perdiendo, ni se p...
3.- MODELO DE JUEGO
Entendemos por modelo de juego al sistema de relaciones de las unidades
de resolución táctica que co...
pues todos los reajustes se referencian en esta unidad. Estamos
haciendo referencia a las líneas de un equipo, que puede ...
conductual que determinaría cómo se debe actuar en ese momento y en
ese espacio.
• UNIDAD DE RESOLUCIÓN TÁCTICA COMPLEJA...
• UNIDAD DE RESOLUCIÓN TÁCTICA TOTAL:
Agrupamiento que comprende a la totalidad de jugadores que estén
en el campo, juga...
asiste a los partidos. En realidad, el seguidor de este deporte es como una
cámara de televisión, ya que observa lo que p...
la mente – visión de todos y poder contrarrestarlo (= contrapressing) también
es una realidad que está al alcance de todo...
bien sería realizar lo que se debe en cada momento de un partido, en cada
espacio, en referencia a los compañeros, advers...
16
RED SISTÉMICA
ESTRATEGIA
INTENCIONES
ESTRATÉGICAS
OFENSIVAS
INTENCIONES
ESTRATÉGICAS
DEFENSIVAS
Funcionalidade...
La idea de juego (cómo ataco y cómo defiendo) es la parte importante de la
planificación de un partido de fútbol puede co...
de la tarea, a la velocidad del juego, etc.). Sin embargo, nosotros pensamos
que lo principal es atender al espacio, pero...
desarrollo del trabajo con las vertientes cualitativas y cuantitativas de la carga,
dependiendo de la tendencia física de...
colectiva sino que se entrenará el espacio y nuestro ajuste de los
principios a las características sectoriales al mismo....
Cuadrado Pino, Jesús (2004). Entrevista de táctica, preparación física y
planificación, realizada por Juan Salvadores Can...
of 21

Pon4b

futbol
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Sports      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Pon4b

  • 1. Tareas para la construcción de un modelo de juego en fútbol 1 Antonio Cruz Cárdenes Entrenador Nacional de Fútbol Muchas personas vinculadas al deporte del fútbol, trabajan aquello que no se han preocupado nunca en conocer. De hecho, no saben definir qué es un partido de fútbol; no conocen por qué se colocan más jugadores a lo ancho que a lo largo, en un terreno donde las líneas de metas están en los lados más pequeños del rectángulo de juego; entienden la norma del fuera de juego como uno de los medios a utilizar para defender y no la norma que sustenta el juego, en ataque y en defensa, etc. Preferimos comenzar aclarando y resumiendo conceptos, objetivos y características en el rendimiento de este deporte de oposición – cooperación, dejando al margen la contribución y el análisis de planos como los biomecánicos (que se relaciona más con la técnica) y bioenergéticos (que se relaciona más con la capacidad física) y que, evidentemente, ambos favorecen la optimización del rendimiento. Pero en realidad, lo que nos interesa abordar es una ponencia desde la perspectiva y dimensión del juego. De ahí que a continuación vayamos a desarrollar unos pequeños apuntes que van a ayudar a entender la ponencia “Tareas para la construcción de un modelo de juego en fútbol”, ya que lo que presencialmente vamos a exponer lo haremos utilizando gráficos animados que describirán ejemplos de tareas, así como alguna imágenes de video de equipos desarrollándolas. 1. ESTRATEGIA Y TÁCTICA Lo primero que habría que aclarar, antes de definir lo que entendemos por modelo de juego, son los cimientos conceptuales que lo conforman, ya que precisamente es el fútbol el deporte que terminológicamente ha borrado las líneas fronterizas entre los diferentes conceptos, de tal manera que todo se confunde. Sin ir más lejos, los textos que de alguna manera tutelan y dirigen el conocimiento de nuestros técnicos en fútbol hablan de táctica como algo general y de estrategia como lo particular. Como deporte de cooperación – oposición, la táctica y la estrategia son dos conceptos fundamentales en el desarrollo del juego, aunque es en el fútbol donde, su especial reconocimiento conceptual, dificulta el entendimiento con investigadores, técnicos y deportistas de otras especialidades deportivas. De hecho, casi todas las definiciones procedentes del estudio de los distintos deportes, aluden a la táctica como situación variable y cambiante sometida al desarrollo del juego y dependiente de la estrategia. Con lo cual, la utilización global del concepto estrategia como determinante de la táctica y que se produce antes del juego, genera controversia con la acotación terminológica que proyecta el mundo del fútbol, al entender, como estrategia, la situación especial de acciones a balón parado, esto es, las ejecuciones de saques o de lanzamientos. Así la Escuela de Nacional de Entrenadores de Fútbol (2003) define la estrategia como “aquellas acciones que se pueden desarrollar en un partido tratando de aprovechar o neutralizar toda clase de lanzamientos a balón parado, y todas estas situaciones son objetos de maniobras elaboradas y
  • 2. desarrolladas (en algunos casos automatizadas) mediante entrenamientos específicos”. Este distanciamiento teórico, de un deporte como el fútbol, de su propia práctica y de las definiciones de la táctica y la estrategia del resto de disciplinas deportivas, que se distinguen también por su formación biorrelacional, contribuye a que existan diferentes perspectivas en las personas que convivimos y nos relacionamos en el fútbol. Por ello, lo que ya se entiende -por casi todos- como un error conceptual de inicio y que pervive en el tiempo, hace que se posibilite aún la utilización de conceptos como estilo de juego, organización, táctica, estrategia, dibujo, etc., para expresar cosas parecidas de una actividad convertida en la Babilonia de los deportes. Con el fin de reafirmar esta perspectiva conceptual, vamos a apoyarnos en un esquema que aparece a continuación, que ya le permitió a Antón (2003) de breve aclaración terminológica y que “representa una modificación de la perspectiva lineal y dicotómica entre la estrategia y la táctica, propuesta inicialmente por Garganta (1996), a la que por nuestra parte hemos añadido nuevos aspectos diferenciadores”. Diferencias ESTRATEGIA TACTICA Entrenador Jugador Aspectos exteriores al juego y lo genérico 2 Implica sobre todo al Se produce Antes del juego Durante el juego Trata de resolver Se realiza a través de Pensamiento Aspectos del juego propiamente dicho Acción Se caracteriza por La inteligencia, la planificación Se ajusta a la Exige una intervención Regulación de la competición Genérica y estable, aunque deben prever modificaciones Patrones de movimientos entrenados, transformaciones repentización, ajustes y de movimientos Conducción de la confrontación del juego Variable y cambiante, sometida a las normativas genéricas plantadas antes. Jerárquicamente es Determinante de la táctica Dependientes de la estrategia
  • 3. Partiendo de que la dirección de un equipo, durante el proceso de elaboración del trabajo, contextualizado para la competición, y de desarrollo de los partidos, recae en el cuerpo técnico de un club, podríamos afirmar que los estrategas son aquellos encargados de elaborar la estrategia. Y al hablar de elaboración, nos estamos refiriendo a algo reflexivo, no espontáneo. En realidad, a lo que se traza como modo de actuar. En esta línea, Benito Floro (2004) define la estrategia como “la elaboración de un plan de actuación, una vez que se ha fijado el fin (que es ganar), que se han determinado los objetivos (que no es otro que hacer gol y no recibirlo), que se han analizado los impedimentos (que se centran en los sistemas del rival y las reglas) y que se han analizado los medios que se tienen para solventarlos (en este caso serían los sistemas propios de juego y también las reglas); la elaboración global de la temporada y de cada partido es la estrategia”. Es lógico entender, como lo hace la Real Academia Española, la estrategia como un arte, ya que evaluar, previamente, las posibilidades de un equipo frente a otro y, una vez en competición, activar otras acciones o mantener las decisiones según las variables que se den, exige capacidad y decisión. De ahí, que la estrategia en el fútbol diseñe unas intenciones estratégicas ofensivas y otras defensivas, que determinan el análisis de las funcionalidades, capacidades y características de los unos y los otros. Por lo tanto, el conocimiento y la expresión de todo ello se describe con la puesta en escena de un sistema de juego, entendido no solamente como ubicación de partida, sino como el modelo colectivo escogido para competir con los futbolistas determinados y ensamblados según características y funciones. Esto, unido a los principios a utilizar y a la idea de juego ofensiva y defensiva, conformaría el modelo de juego de un equipo. La evidencia de que la estrategia marca el comportamiento del equipo y que este guión previo viene determinado por el estudio y el análisis de los técnicos, hace que en trabajos como los de Jiménez Bonilla (2004) se defina la estrategia operativa como “la adaptación de los sistemas de juego a la especificidad de cada encuentro, la cual surge de la observación y el análisis de las actuaciones de dicho equipo en sus partidos previos, de tal forma que nos permita establecer cuáles son sus puntos fuertes y débiles para poder reducir y neutralizar el potencial de unos e intentar aprovecharnos de otros”. Claro que, después de conocer la definición de lo que es un partido de fútbol, necesitamos conocer que sucede cuando se pone en acción la estrategia, esto es, cuando un equipo empieza a intentar describir su propuesta previa. Se comienza a afrontar el campo de lo táctico, ya que el desarrollo de esas intenciones estratégicas ante otro equipo en un terreno de juego es lo que definimos como táctica. De la misma forma que en la planificación militar, la estrategia significaría la forma de afrontar una guerra, mientras que la táctica expresaría cómo actuar en cada batalla. Esa lucha por imponer la estrategia previa sobre el otro, ese enfrentamiento de modos y medios técnico – tácticos, debe describir la forma de competir escogida por cada equipo y deben recoger tanto las pautas ofensivas, como el método defensivo. Sin embargo, desde la Escuela Nacional de Entrenadores de Fútbol (2003) se afirma que “generalmente los ataques se improvisan y las acciones defensivas se organizan”, razón por la cual los técnicos transmitimos erróneamente un mensaje de improvisación en ataque, favorecido por el erróneo tópico creado 3
  • 4. que no se debe coartar la libertad del futbolista, como si fijar un modo de operar cuando un equipo posee el balón, fuese un chaleco lastrado para cada futbolista de ese conjunto. 2.- SISTEMA DE JUEGO Los sistemas de juego aparecen descritos en el fútbol como algo estático y como una mera distribución determinante para el comportamiento de los equipos. Sin embargo, analizando los enfrentamientos de unos contra otros vemos que los modelos de organización competitiva no son tan estereotipados, ni se pueden resumir en cuatro o cinco números (1-4-2-3-1, por ejemplo), ya que reflejan como característica principal la flexibilidad. Actualmente, el fútbol lo rige la cultura de la sorpresa, basada en otros conceptos del juego como “no matar los espacios”, “ir a”, “aparecer en”, “llegar a” precisamente por la necesidad, no solamente de romper las barreras montadas por el mayor número de jugadores que ahora hay detrás del balón, sino porque parte de ellos son los que tienen que asumir el otro rol una vez se recupere el balón. Entendemos, entonces, que estamos ante un fútbol, como juego, mucho más complejo y que empieza a requerir una metodología formativa y una secuencia diferente en el trabajo diario con los futbolistas. Jean-Francis Gréhaigne (2001), siguiendo esta línea, empezó a considerar la poca utilidad del concepto sistema de juego para el comportamiento camaleónico que comienzan a tener los equipos durante un encuentro de fútbol. De hecho, afirma que “se puede pensar que se ha pasado de la noción de sistema de juego a la de trama de juego, que puede definirse como el conjunto de los principios tácticos que organizan un equipo. En el fútbol moderno de alta competición no existe, en teoría, un sistema estricto y rígido. A partir de una trama de juego común, en función de la importancia del partido, de la evolución del marcador y del transcurso del tiempo, los jugadores pueden cambiar o hacer evolucionar su modo de juego adoptando un tipo de comportamiento u otro”. En un deporte de equipo, en un juego como el fútbol, hay que coordinar las tareas de conjunto cuando un equipo posee el balón (cuando ataca) y sincronizar la actividad de oponerse al equipo que lo posee. Por ello, resulta básico clarificar las leyes que dirigen el comportamiento colectivo e individual de un equipo que ataca y la normativa que caracteriza la conducta del equipo que se opone y se resiste. La “Torre de Babel” conceptual que da sombra al Fútbol ofrece un contraste experimental desde la definición de sistema ofrecida, desde siempre, por la Escuela Nacional de Entrenadores (1985) entendida como “posición de un equipo, dentro del terreno de juego, antes del movimiento de jugadores”. Esta definición demuestra como se vienen repitiendo conceptualizaciones erróneas desde los inicios teóricos. Y es que, por un lado, se nos describe el sistema de juego como algo estático, cuando es una cuestión claramente dinámica, y, por otro lado, es una conclusión que tampoco se ajusta a la realidad desde el momento en que visionamos el enfrentamiento de dos equipos, ya que nadie se posiciona así, ni siquiera antes de comenzar un partido. Las posiciones en las que se distribuyen los futbolistas de un equipo, antes de ponerse en movimiento, obedecen únicamente al aprovechamiento o neutralización de un saque de meta, saque de centro, faltas, etc. Es curioso como el único deporte 4
  • 5. colectivo que define, de forma diferente al resto, los conceptos de organización del juego es el fútbol, desviándose, por tanto, de la línea definitoria que realizan, al respecto, los estudios actuales de las condiciones, los modos de funcionamiento y de los resultados de su puesta en acción. No vamos a entrar en la recopilación del proceso evolutivo que ha tenido el concepto sistema en las últimas décadas. Sin embargo, para un mejor tratamiento del término, si debemos partir de una definición que respete el camino guiado por la observación y el análisis del comportamiento de los equipos. Por eso, nosotros optamos por definir un sistema de juego como las referencias pautadas que sirven de unión imaginaria y funcional entre los miembros de un equipo para dinamizar las resoluciones individuales y colectivas de los requerimientos y exigencias del doble juego del fútbol, dicho de otra manera, es la forma que se escoge para jugar colectivamente frente a otro equipo, desarrollando el modo en el que se ataca y la manera en que se defiende y con quiénes se realiza ambas dinámicas. Si entendemos, por tanto, que el concepto sistema describe un conjunto de reglas o principios que se enlazan, que se ordenan o se relacionan entre sí, en el ámbito del deporte del fútbol lo conceptualizamos desde la base, por un lado, en que la acción de un jugador es una pieza del puzzle que representa el funcionamiento del equipo y, por otro lado, en que el juego es en realidad un sistema de relaciones que se producen en las situaciones motrices de colaboración y oposición. De ahí que el concepto sistema tenga una definición totalmente diferente en el resto de deportes de cooperación y oposición, ya que, al tener menor número de jugadores y menor espacio sociomotriz, es mucho más sencillo realzar el lógico valor que poseen los movimientos y las acciones frente a la ejecución de la jugada que esa relación posibilita. Quizás en el fútbol, por ese número mayor de jugadores y de espacio de comunicación, habría que definir todas esas relaciones con un concepto más flexible, integrador de unas infinitas posibilidades, por lo ilimitadas que son sus interacciones. Y es que desde el momento que comenzamos un análisis partiendo de la utilización del concepto “modelo de juego”, por muy fragmentario y disperso que se pretenda ser en el enfoque a ofrecer, se está confiriendo un carácter de global, totalizando los elementos que integran el conjunto y la dinámica de sus ilimitadas interacciones y sintetizando la organización y las combinaciones de las acciones. Entendemos, entonces, el modelo de juego como el constructo general, significándose el dibujo sistémico como constructo particular. Se puede afirmar que los modelos de juego en el fútbol son más que un sistema de distribución de jugadores, pues su dinámica posee un grado de complejidad alto, ya que persigue la organización de los futbolistas que interaccionan a través de reglas de acción intrínsecas al mismo. El modelo de juego considera la organización desde su totalidad, objetivizando el complejo ensamblaje de tendencias, funcionalidades y características que se produce entre todas las posiciones ocupadas por futbolistas en un equipo. Walliser (1977)) define un sistema como cuasidivisible “si puede descomponerse en subsistemas casi aislados, relacionados entre ellos y con el entorno”.Y es que la relación entre los integrantes más próximos de un equipo, con respecto a los distantes, deduce la existencias de subsistemas que interaccionan, esto es, lo 5
  • 6. que en el fútbol se da en llamar pequeñas sociedades que se unen y se combinan por unas pautas de comportamiento que transmiten coherencia en lo que describen en el terreno de juego. Cuando analizamos uno de los parámetros fundamentales para la comprensión de este juego, el espacio, en el desarrollo del esquema que denominamos como geografía del juego, destacamos territorios delimitados por líneas y calles imaginarias que se definían por el comportamiento táctico de los futbolistas en referencia a otros y al balón. Clasificamos así la zona próxima al balón y la diferenciamos de otras dos como la intermedia y la distante. Realmente, estas diferencias y dependencias que se crean entre los elementos que integran un equipo, suponen el lazo regulador de los subsistemas que se unen en el tapiz verde del terreno de juego en forma de bordado, más o menos simétrico dependiendo de la mejor reorganización de las características y tendencias de los elementos jerárquicos y complementarios. Las calles, las líneas, la extensión del juego, las posiciones, se convierten así en las coordenadas del dibujo sistémico y, la mayor o menor consideración productiva de estos ejes espaciales, encasillarán y describirán las características de un sistema, que unida a los principios de juego e idea ofensiva y defensiva conformaría el modelo de juego utilizado. Aunque un modelo de juego posee invariantes que lo definen, si la estructura de una parte del mismo, el sistema de juego viene definida por el conjunto de características y la combinación de la totalidad de las sociedades, toda modificación o variante al sistema se produce desde su funcionamiento y, como consecuencia de esa evolución en la dinámica del juego, emerge su efecto en la estructura. Entendemos, entonces, que si el funcionamiento de un sistema de juego lo marca la conexión entre sociedades, sus potencialidades y las características y tendencias de cada una de ellas y de sus elementos entre sí, la evolución de los sistemas de juego es determinada por la coexistencia de invariantes espacio-temporales y cualitativas con variantes en cuanto a la interrelación entre elementos de los subsistemas y la comunicación con el resto de la totalidad. Al mismo tiempo, es muy frecuente encontrar equipos con sistema de juego, pero sin funcionamiento del mismo, con un dibujo sistémico que no se activa, bien por la poca relación entre sociedades, por una alimentación entre las redes de comunicación imprevisible por su improvisación y la falta de conexión entre líneas, a causa de buscar el mismo objetivo por caminos diferentes o no preestablecidos. Dicho de otro modo, la existencia o no de un sistema de juego en un equipo no viene determinada por la posición que adopten los jugadores en el terreno de juego, sino que de esa distribución emerja la forma de jugar colectivamente frente a un rival, cuando se tenga el balón y cuando no se tenga. El sostén de un equipo es el mismo que el de una persona: el esqueleto. De ahí que podamos definir la estructura del sistema de juego como las propiedades invariables que posee el mismo, que garantizan la permanencia de sus características y la existencia de un dibujo sistémico continuo. Por lo tanto, variar elementos de su estructura, significaría un cambio del entramado comunicativo y, consecuentemente, evolucionar el propio sistema de juego. 6
  • 7. La activación de un sistema, su funcionamiento, se desarrolla a través de la relación colaboracional de los diferentes subsistemas o microsociedades que se transforman en la lucha espacial y temporal con los subsistemas adversarios. Este entorno de enfrentamientos provoca unas transformaciones controladas por los elementos estructurales del sistema que se convierten, con sus características y funciones, en los generadores de la red comunicativa del cuerpo sistémico. Por ello, la evolución de un sistema de juego resulta de las modificaciones organizativas de las microsociedades o de las variaciones de los elementos estructurales o de la relación de éstos con los subsistemas y con los efectos del enfrentamiento. Esto se puede ver, por ejemplo, en un cambio de la forma de competir, que, por necesidades del guión, del marcador, etc., se pasa a jugar de forma directa, con lo cual, el sistema sigue siendo el mismo, pero el modelo de juego no, ya que la relación de los elementos estructurales, con el resto es a través de otro tipo de alimentación (con unos principios que se anulan frente a otros que se activan), de una comunicación menos combinativa. Todo esto nos hace no estar muy de acuerdo con la eterna evidencia que existe en el fútbol de que los equipos se construyen desde atrás hacia delante. Particularmente, creemos que procede de una mala interpretación de los números finales de las competiciones, que siempre señalan a los que menos goles reciben, como los mejores. Máxime cuando las primeras líneas de presión son las de arriba. Pensamos, entonces, que el ensamblaje y el rompecabezas de los equipos parten de los elementos jerárquicos. A través de la inclusión de los elementos jerárquicos, a corto plazo, en el guión de un partido y, si es en el momento de la construcción inicial de la plantilla, en las posibilidades y objetivos del club en la competición, se debería comenzar el puzzle complementando esas características, esas posiciones y esas funcionalidades. Por ejemplo, si lo mejor que tuviese un equipo fuese tres jugadores atacantes, se entiende que se debería partir prioritariamente de su utilización, compensando su participación con las cualidades del resto. En realidad, se puede estar habituado a colocar tres futbolistas, no defensas, que ofrecen muchísima estabilidad defensiva y una gran solidez en el comportamiento sin balón cuando el equipo ataca, pero si se va a dirigir a un equipo con cuatro jugadores ofensivos muy buenos, habría que describir un dibujo sistémico a partir de la inclusión de estos cuatro futbolistas. Jean – Francis Gréhaigne (2001), especialista en la didáctica de los deportes de equipo, sigue esta línea de conocimiento de la estructura de las actividades a través del análisis sistémico, llegar así al “conjunto de las relaciones jerárquicas y funcionales entre los jugadores que actúan de un partido estableciendo las atribuciones de cada uno y sus interacciones”. Si a través del modelo de juego hemos definido al equipo como una realidad dinámica, marcada por la continua variabilidad de un juego que continuamente reproduce situaciones desiguales en sus condiciones, en sus decisiones o en sus resultados, podríamos afirmar que una de las propiedades de los sistemas de juego, como parte de la estructura del modelo de juego de un equipo, es poseer una dinámica obligatoria de reajuste de la gestión del desorden que genera el comportamiento con y sin balón del conjunto frente al adversario. La competición está cargada de incertidumbre y describe la dinámica como no fija: 7
  • 8. no es lo mismo ayer que hoy, es diferente el minuto 10 que el 80, no tiene nada que ver ir ganando que perdiendo, ni se produce lo mismo con angustia clasificatoria que sin ella. Por lo tanto, la dinámica no es lineal en la ida, esto es, en el desarrollo de cada unidad de competición (definido por el momento en que un equipo recupera el balón hasta que lo pierde, si es una unidad de competición ofensiva, y el desarrollo de un equipo mientras trata de recuperar el balón hasta que lo consigue, si se habla de una unidad de competición defensiva), ya que se produce un desorden -intencionado o no- que hay que corregir. Todo sistema de juego se presenta con una contradinámica que representa al conjunto de reajustes del desorden que produce la gestión de la forma de competir ideada por un equipo durante el juego. Esta propiedad es la que ha confundido a muchas personas vinculadas al fútbol a definir el sistema de juego como una plataforma de partida, cuando es tan solo una característica que corrige la deformidad postural del grupo en referencia al balón, a los futbolistas, al espacio y al reglamento. La dependencia de factores mayoritariamente no sistemáticos genera la necesidad de unos factores de reajuste codificados por el grupo en forma de combinación de roles, de cuerpo de pautas tácticas y redes de comunicación. En realidad, el entrenador debe idear para el grupo determinadas microestrategias para paliar el desorden que ha generado la forma de defender para comenzar a atacar y para corregir la dimensión ofensiva, ya finalizada, para la acción de defender y recuperar la posesión del balón. Todo esto es parte del modelo de juego. De ahí que se identifiquen para gestionar las pautas de orden y de reajustes tres tipos de referencias espaciales que, de su relación, ayuden a estructurar el juego de un equipo: A) La zona próxima al balón, viene a ser, cuando se defiende, un espacio de acoso al poseedor o, si se ataca, de discriminación; en definitiva, viene a ser, tanto en uno como en otro rol, la unidad del volumen espacial que centra a uno con el resto de referencias. B) La zona intermedia se convierte, para el equipo que no posee el balón, en un espacio de marcaje y ayuda para reducir las trayectorias de pase y de progresión; mientras que para los futbolistas del equipo que poseen el balón es un espacio de apoyo para mantener la posesión o para facilitar la progresión y la ruptura. C) La zona distante, al igual que la anterior, al no estar el balón, es para el equipo que defiende un espacio de marcaje y de vigilancia, aunque en futbolistas con funcionalidad ofensiva puede ser de primera salida para una transición rápida. En ataque, los futbolistas más alejados ofrecen amplitud y posibilidad de agrande al juego ofensivo. En resumen, un sistema de juego englobaría la formación o dibujo sistémico, entendido como la distribución de los futbolistas en el terreno de juego, unida a la alineación, ya que las características y tendencias de los jugadores variaría la funcionalidad del mismo y el ensamblaje con los próximos frente a los adversarios y la idea de juego como forma de jugar tanto en ataque como en defensa. 8
  • 9. 3.- MODELO DE JUEGO Entendemos por modelo de juego al sistema de relaciones de las unidades de resolución táctica que conforma un equipo de fútbol, definidas a través de los principios y de la idea de juego. En este tercer apartado vamos a desarrollar el conocimiento de lo que nosotros denominamos esqueleto del modelo de juego y que deben estar presentes en el diseño de tareas: 3.1. UNIDAD DE RESOLUCIÓN TÁCTICA 3.2. PRINCIPIO 3.3. IDEA DE JUEGO Si un equipo se quitara su equipación en un partido de fútbol, sus colores y su escudo sería su forma de competir. De alguna manera, a nosotros, como técnicos, nos gustaría que si un aficionado pasase por un partido donde esté jugando el equipo que dirigimos sin uniformidad, esa persona dijera: “¡ahí está jugando tal equipo!”. Afirmar que el fútbol pertenece al conjunto de juegos en los que dos equipos se oponen el uno al otro para lo cual se requiere de la colaboración de los futbolistas de cada equipo entre sí y que el juego se desarrolla en un espacio estandarizado, común para los dos conjuntos y con participación simultánea de los intervinientes no es descubrir nada especial. Sin embargo, a partir de su conocimiento y desarrollo, descubrimos la red estratégica de comunicación motriz que hipercodifica el entramado de interacciones y relaciones ilimitadas que, posteriormente, describe la acción del juego. En realidad, el espacio en fútbol va describiendo diferentes dimensiones y características dependiendo de su utilización. De ahí que a esa “otra dimensión” la vamos a denominar unidad de resolución táctica, clasificación básica para el desarrollo metodológico de construir un modelo de juego de un equipo. 3.1.- UNIDADES DE RESOLUCIÓN TÁCTICA: Cada acción del juego determina una serie de requerimientos en el que confluyen las concepciones horizontales y verticales que genera las relaciones de los futbolistas en los diferentes espacios. Esta relación entre espacio, tiempo y jugadores, que aparece en las ilimitadas interrelaciones que existen en el fútbol, es denominada por Juan Manuel Lillo (2003) como “resolución táctica”. Por eso, la relación entra las calles y las líneas que utiliza un equipo frente a las que produce el otro, esa lucha entre la interpretación vertical y horizontal que le da cada equipo a través de su modelo de competir en un partido, nos lleva a espacios diferentes en los que se demandan determinadas funciones y decisiones. • UNIDAD DE RESOLUCIÓN TÁCTICA SIMPLE: Es el agrupamiento horizontal que surge como respuesta a la norma del fuera de juego, ya que funcionalmente condiciona la estructura formal del juego en el plano vertical, por lo que obliga a los equipos a ordenarse en mayor número en el plano horizontal. Se convierte así en el principal referente del desarrollo del modelo de juego de un equipo, 9
  • 10. pues todos los reajustes se referencian en esta unidad. Estamos haciendo referencia a las líneas de un equipo, que puede estar formada por uno, dos, tres, cuatro y hasta cinco futbolistas; sin embargo, solamente la consideramos simple a partir de tres. Por ejemplo, si un equipo juega con un punta o con dos, ese o esos formarían una unidad de resolución táctica; no obstante, para que sea una unidad de resolución táctica simple deben haber 3 futbolistas, ya que tanto si tienen el balón como si no, se dan las tres posibilidades de discriminación (poseedor del balón o defensor del poseedor del balón, ayuda próxima al poseedor del balón o ayuda próxima al defensor del poseedor del balón y jugadores en zona más distante). Hablamos, por lo tanto, de las líneas de un equipo, que las conforman los jugadores que se agrupan por funcionalidades, características, etc., en el plano horizontal y que se relacionan entre ellos e interactúan con el resto de líneas en el plano vertical. Proponen la existencia de conceptos como el del juego entre líneas, juego con el espacio delante y detrás del adversario y todos ellos con multitud de principios a respetar o a alterar para la construcción de los modelos de juego (salir de la línea, orientación de la línea, amplitud de la línea, regresos a la línea, etc.). Las líneas y no las zonas marcan la parte del campo que se dedica a la destrucción o iniciación; a la creación o deceleración; y finalización, que varían tanto por el método, como por el doble rol (defensa – ataque) que existe en cada parte del terreno de juego. Mucho se ha hablado y escrito de diferentes zonas de acción; sin embargo, atendiendo al análisis del comportamiento de los equipos en la competición, aseguramos que es la conducta de las líneas las que marcan la dualidad de roles existentes en cada franja horizontal del terreno de juego y, dependiendo de la propuesta de cada equipo, describe unas delimitaciones fronterizas diferentes. La agrupación de futbolistas de un equipo en el plano horizontal, que se relacionan e interactúan, determina una línea, y marca, de forma imaginaria y variable, lo que muchos han definido como zonas de acción. Hasta ahora, una de las evidencias teóricas de este juego era la existencia de las tres zonas que determinaban el comportamiento correcto de los futbolistas que se relacionaban en ellas. Sin embargo, está claro que lo establecido no se sustenta ni desde la teoría, ni desde la práctica. Y es que si atendemos al conocimiento teórico, no hay ninguna norma que limite, de forma real y visible, unas zonas diferenciales de comportamiento táctico. Lo que sí se describe, atendiendo a las conclusiones a las que se llega a través de la observación de un enfrentamiento de dos equipos de fútbol, es que el posicionamiento de las líneas indican la parte del campo que, en cada momento requiere un desarrollo táctico diferente. Por lo tanto, podemos afirmar que la existencia invisible de múltiples y variadas demandas estratégicas son producto del posicionamiento de las líneas de un equipo frente al otro. De ahí que, si el dibujo sistémico, la formación elegida para competir, determina el posicionamiento de las líneas de cada equipo frente a las del adversario, y esas delimitaciones simulan la cal que pintan esas marcas, variables y visibles, al mismo tiempo se está configurando así el eje 10
  • 11. conductual que determinaría cómo se debe actuar en ese momento y en ese espacio. • UNIDAD DE RESOLUCIÓN TÁCTICA COMPLEJA: Se desarrolla cuando se relacionan jugadores de una línea con otra, esto es, cuando al menos interactúan futbolistas de dos líneas, y al igual que en la definición anterior, en esta unidad de resolución táctica para ser compleja, al menos tendrían que intervenir tres jugadores de una línea y uno de otra. Aparece en este tipo de unidad diferentes espacios colectivos, imaginarios e invisibles, como son las calles y las líneas que utiliza un equipo frente a las que produce el otro; una lucha entre la interpretación vertical y horizontal que demandarán diferentes funciones y resoluciones atendiendo a los principios e idea de juego a desarrollar. Unimos aquí el concepto longitudinal de relación entre futbolistas, es decir, el de las calles, al anterior que ya describimos de las líneas de un equipo. Definimos así el espacio que imaginario, en forma de pasillos, por los que se desplaza cada futbolista durante su comportamiento con y sin balón los denominamos calles. Ya Javier Azcargorta (2000) en un trabajo sobre el espacio y el tiempo en el fútbol hizo mención de estos límites no visibles y buscó más allá de la óptica horizontal desde donde “casi siempre hemos mirado el terreno de juego y definido los sistemas de juego”. De hecho en la exploración de los equipos y en la observación y seguimiento de los futbolistas se les empieza a definir por su recorrido. Se empezó por definir la existencia de tres calles, para así describir la funcionalidad y el ensamblaje de características de los diferentes jugadores en el plano vertical. Más tarde se optó por definir cuatro pasillos, opción que tomó fuerza a partir de la aparición de la línea de cuatro defensas, del doble pivote o de los dos delanteros centros. Sin embargo, nosotros creemos más en la posibilidad de ofrecer cinco calles, antes que tres o cuatro, ya que permite una mejor y más exacta identificación de cualquier jugador en los diferentes modelos y disposiciones de juego. Si tomamos la formación 1-5-3-1-1 con centro del campo en rombo, comprobaremos la dificultad que se encuentra para poder encajar e identificar en cuatro pasillos a los futbolistas que no comparten funciones con otro compañero, como el hombre libre en defensa, el mediocentro o pivote único, el segundo punta y el delantero, distinguidos con el color azul. En esta línea de reflexión se posiciona Cuadrado Pino (2004) y llega a afirmar que con cinco pasillos se establecen mejor “las relaciones entre los jugadores que juegan en líneas longitudinales, paralelas a las líneas de banda. Con la interacción de las tres zonas paralelas a las líneas de meta y los cinco pasillos longitudinales paralelos a las líneas de banda, se pueden derivar las relaciones en diagonal entre los jugadores”. Este posicionamiento teórico tiene reflejo práctico y así Mikel Etxarri e Íñigo Domínguez (2004) en un trabajo de líneas de pase y líneas de interceptación, exponen una situación simuladora “con el objetivo de afectar prioritariamente a la estructura cognitiva” en el que el enfrentamiento entre dos equipos se desarrolla en cinco pasillos, habiendo un pasillo frontal, dos semifrontales y dos laterales. 11
  • 12. • UNIDAD DE RESOLUCIÓN TÁCTICA TOTAL: Agrupamiento que comprende a la totalidad de jugadores que estén en el campo, jugando un partido o en una tarea de resolución total (11x11 o trabajando en algún tipo de superioriodad o inferioridad (11x10, 10x10). El grupo de objetivos que se plantean a modo de principios pretende pautar la participación simultánea de todos los integrantes del conjunto. El conjunto se despliega espacialmente a modo de líneas, que ostentan cierta autonomía en lo que se refiere a su comportamiento y dependencia de los principios y de la idea de juego ofensiva y defensiva del grupo. La relación de todo el equipo en los espacios que delimitan las relaciones entre los futbolistas, esto es, en las calles y líneas, entre el sentido vertical y horizontal, nos lleva a una extensión o zona donde se demandan decisiones y se realizan los esfuerzos. Definimos así a la parte del terreno que colectivamente utiliza cada equipo durante el comportamiento con y sin balón. Derivamos de este apartado conceptos relacionados como el de espacio efectivo (=la relación y unión imaginaria de todos los futbolistas de periferia de un equipo, a excepción del portero, determina esta superficie tan reveladora) y espacio compartido espacio (= lo constituye la superficie que dibuja el equipo no poseedor del balón desde su primera posición de presión hasta la posición más cercana a la meta de adversaria del equipo que posee el balón). Por ello, esta unidad de resolución táctica supone estar en la competición o transferirla desde las propias tareas, ya que define la conducta colectiva de un equipo durante la competición. Precisamente, Cuadrado Pino (2004), al considerar el fútbol como un proceso dinámico y al entender las líneas y las calles como zonas estáticas, propone que el análisis del juego y su desarrollo se realice mediante zonas dinámicas “establecidas en función de las posiciones que vayan ocupando el balón y los jugadores de los dos equipos”. Determina y define cuatro zonas dinámicas a las que denomina como “zona activa de juego, zona total de juego, zona de vigilancia defensiva y zona de aprovechamiento defensivo”. En definitiva, zonas sobre las que planificar y diseñar los movimientos colectivos del equipo; zonas que caracterizan al fútbol como deporte donde prevalecen las habilidades abiertas en la zona próxima al balón, aunque posee habilidades cerradas lejos de ese espacio (por ejemplo, los jugadores de línea de defensas cuando su equipo ataca, o los futbolistas más adelantados cuando su equipo está defendiendo). 12 3.2 PRINCIPIOS / ERRORES Muchos han definido el deporte del fútbol, y continúan haciéndolo, como un juego de errores. Es evidente que si atendemos a los factores que, la mayoría de las ocasiones, determinan los resultados de los encuentros cada fin de semana, nos damos cuenta que las pérdidas de balones en zonas de riesgo, fallos de marcaje en acciones a balón parado, ineficacias de ejecución, etc., se convierten en errores de fácil detección por parte del aficionado común que
  • 13. asiste a los partidos. En realidad, el seguidor de este deporte es como una cámara de televisión, ya que observa lo que pasa en la zona activa del juego. Hughes (1973) responde a la pregunta de por qué se marcan los goles con una sola palabra: “mistakes” (= errores) y reduce a “cinco razones fundamentales por las que los goles son marcados: falta de presión al hombre que posee el balón; falta de ayuda en los jugadores que defienden; fracaso en el marcaje a los adversarios; jugar siempre el balón; y en las acciones a balón parado”. Sin embargo, limitar los errores a la causa de los goles, es reducir el juego no solo a la zona de finalización, sino al resultado. Este juego, al no ser una actividad individual, cuesta verlo, sobre todo por la dificultad que supone, en una extensión de terreno de juego tan grande, ordenar el comportamiento colectivo que coexiste con los criterios estéticos del rol individual que asume el futbolista que está en la zona próxima del balón. Por ello, no se parte -tampoco aquí- de lo establecido, sino que a través del estudio directo del efecto final, que en el juego tiene el comportamiento y la conducta de los futbolistas en el terreno de juego, se va a buscar el camino causal que describa, fundamente y concluya lo que definimos intuitivamente como error en el fútbol. No pretendemos inventar errores, o lo que es lo mismo el no cumplimiento de principios, ni que aparezcan fallos nuevos; realmente, los errores y los principios van a tener la caligrafía del propio juego, una verdad disecada hasta ahora. Somos conscientes ya de la existencia de una doble dinámica dentro del juego: a la colaboración de un equipo, se opone el otro; mientras unos atacan, los otros defienden. Esto tiene como consecuencia principal, que la realización de cualquier tarea ofensiva, sea individual o colectiva, tiene una respuesta individual o colectiva en el que equipo que se opone. Por ejemplo, al intento de crear una superioridad de 2 contra 1 en banda, el otro equipo le responde con la salida del 2º defensor al poseedor del balón, estando el 1º en ayuda a éste, mientras limita las posibilidades de maniobra al rival que se proyecta por fuera. Al contrario también se da, ya que el fútbol es una continua respuesta, en forma de diálogo: cada acción tiene una reacción. Veamos: el equipo que posee el balón hace llegar el balón a una banda y obtiene como respuesta del adversario un movimiento sincronizado de basculación de la línea de defensas, formada por cuatro hombres, que actúan realizando un marcaje zonal y que se redistribuyen ahora el ancho, aumentando el espacio existente detrás del último defensor, situado en el lado contrario al balón. La reacción la asume ahora el equipo atacante y, por ello, los futbolistas más adelantados del equipo que posee el balón, al menos uno, debe realizar el movimiento contrario al que realiza los defensas, es decir, debe perderse de la visión que ahora tienen los defensas al balón. Significa entonces que la existencia de un veneno defensivo llamado basculación, justifica el antídoto ofensivo de la contrabasculación. Y es que si en un deporte colectivo de ataque y defensa, de colaboración y oposición, una dinámica justifica la existencia de la otra, la conducta que rige una parte del juego, la clarifica su contrajuego. Vázquez Folgueira (1988) ya sugirió la existencia del contrafuego a través de variantes planteadas para disminuir el desarrollo del juego del adversario durante un enfrentamiento. Así afirmó que “el pressing – acosar actual está en 13
  • 14. la mente – visión de todos y poder contrarrestarlo (= contrapressing) también es una realidad que está al alcance de todos”. De siempre ha existido también la tendencia de hacer cosas para no perder y aprovechar lo que haga el otro para vencer en otros deportes, tanto colectivos como individuales. En hockey sobre patines es preferible, a veces, realizar un campo atrás a perder la bola y que te monten un contraataque. Pero éste a diferencia del fútbol tiene unas normas espaciales y temporales que te obligan a atacar. En el tenis, muchas veces se insiste en que hay que meter la pelota dentro de la pista para que sea el otro el que tenga que jugar y cometa errores y si se puede devolver la pelota con bote alto para dificultar la acostumbrada mecánica de golpeo de su adversario mejor. Pero se debe recordar que es un deporte, como muchos, en los que hay que ganarle al otro haciendo puntos hasta el final, en el que no puedes mantener el resultado cosechado al principio, sino que tienes que seguir haciendo cosas para sumar más puntos. El reglamento te obliga a ganar y, sin embargo, en el fútbol te ofrece un punto antes de comenzar un partido que le puede valer a uno de los equipos e incluso a los dos (y algunos pretenden que enfrentándose dos equipos que necesitan un solo punto, compitan para conseguir tres). Pero, realmente, ¿dónde están los límites del error en el fútbol? Yo no creo que sea beneficioso analizar las acciones desde sus efectos, o lo que es lo mismo, el análisis debe partir del respeto o no de principios intrínsecos al juego. Por ejemplo, un defensa no debe regatear en zona próxima a su área y menos si no tienen apoyo de algún compañero que sirva de seguridad si hay pérdida del balón. Si lo hace y continúa con el balón es un error, de igual manera que si hubiese perdido la posesión del balón por un adversario y debe ser analizada de la misma forma aunque el rival consiga gol. El error es error por violar un principio reglado por el equipo en su idea de juego ofensivo o defensivo, independientemente del efecto y del resultado. Ahora bien, no solamente la acción puede ser catalogada como acertada o errónea, ya que la omisión de acción también lo es. Y me explico: no acompañar la línea detrás de los delanteros al desplazamiento largo de un defensa para pelear la 2ª jugada es un error por omisión, así como facilitar a un compañero de delantera un 1x1 y no jugársela es un error de la misma naturaleza. No creemos que defienda bien aquel equipo que, habiendo llegado el equipo adversario muchas veces de forma clara, su portero se haya convertido en héroe y ganasen por uno a cero en la única vez que llegó a puerta. Incluso este tipo de resultado, conseguido de esta manera que describo, hace que se califique ese juego como práctico. Sin embargo, se pierde la practicidad y el buen quehacer si, habiendo reducido las posibilidades de aproximación del rival a las mínimas por realizar un juego ordenado desde el ataque, el rival te hace un gol. Pues la verdad es que defendemos la idea de que los números de un resultado no puede variar el análisis del juego de un partido, mientras que hay otra serie de datos que te ofrecen una tendencia y un perfil muy aproximado al rendimiento pero no al resultado. Particularmente, creemos que jugar bien está por encima de criterios estéticos, ya que el juego reivindica determinados comportamientos, exigencias y fundamentos requeridos en todos los modelos y estilos de competir. Por lo tanto, jugar 14
  • 15. bien sería realizar lo que se debe en cada momento de un partido, en cada espacio, en referencia a los compañeros, adversarios y el balón, en las dos dinámicas del juego y en el comportamiento con balón y sin balón. En la exposición de la ponencia desarrollaremos algunos principios del juego intrínsecos al juego que hay que respetar, otros que se pueden alterar en beneficio0 del propio equipo y atendiendo a sus peculiaridades. Evidentemente, no vamos a tratar de ofrecer una receta en el que se enumeren unos errores que no dejan de ser particulares a la idea de cada uno. Y es que los hay universales, pero también los hay dependientes de lo que une busque en su propuesta. Universal es que hay que posicionarse perfilado al balón y al adversario, pero hacerlo hacia la banda o hacia dentro dependerá de si se persigue orientar el ataque del adversario hacia donde más compañeros tenemos (hacia dentro) o si, por el contrario, se pretende guiarlo hacia la línea de banda que es un aliado de 100 metros y que de rebasarla el rival, recuperamos el balón. Si preferimos aclarar que no vamos a atender a los errores de ejecución con balón, ya que la intención de lo ejecutado y la decisión tomada es lo que se debe evaluar. La ejecución no es un error, sino un problema de habilidad, por lo que una ejecución ineficaz tiene relación con la acción y no con el juego. Incluso un pase mal ejecutado llega a su destino, o una conducción y un regate, que no aleje el balón de la entrada del adversario, puede hacer que se mantenga la posesión. Elegir bien y hacer lo correcto, no tiene que ver con realizar las acciones a través de una ejecución eficaz. En cambio, lo que sí debe ser correcta es la decisión, algo que la modernidad ha obviado ofreciéndole valor al error como factor que provoca evolución y mejora. Al hilo de esto, Juan Salvadores (2005) afirma que “cuando se habla de toma de decisiones, indefectiblemente, siempre echo de menos en falta una última palabra: … correctas. Porque eso es lo que queremos decir; de hecho, hasta no tomar decisión es tomar una decisión”. 15 3.3. IDEA DE JUEGO El siguiente esquema, el que describe la red sistémica, propone que se relacione y se diferencie la distribución de los futbolistas por el terreno de juego, con la variedad que ofrece el estudio individualizado de cada equipo, de su modelo de juego. Y es que la distribución de los jugadores viene marcada por el sello de distinción de sus intervenciones táctico – estratégicas defensivas y ofensivas. De igual modo, la organización que describe su propio ensamblaje, el respeto a los principios marcados para desarrollar las diferentes fases, la idea de juego en ataque y en defensa, nace desde las funciones que deben desarrollar cada futbolista, a través de sus características y capacidades que expresan con los modos y medios técnico – tácticos. La suma de todas estas combinaciones nos llevaría a conocer la forma y modelo de juego que propone un equipo de fútbol. Gráfico. Red Sistémica de relación y distribución de los futbolistas en el terreno de juego.
  • 16. 16 RED SISTÉMICA ESTRATEGIA INTENCIONES ESTRATÉGICAS OFENSIVAS INTENCIONES ESTRATÉGICAS DEFENSIVAS Funcionalidades, capacidades y características Funcionalidades, SISTEMA DE capacidades y JUEGO FORMA DE Medios y modos COMPETIR técnico – tácticos Medios y modos técnico – tácticos defensivos PAUTAS Y PRINCIPIOS OFENSIVOS MÉTODO Y PRINCIPIOS DEFENSIVOS TÁCTICA FASE DE JUEGO FASE DE JUEGO
  • 17. La idea de juego (cómo ataco y cómo defiendo) es la parte importante de la planificación de un partido de fútbol puede considerarse como un proceso que, respetando tendencias y potencialidades propias, pretende, en primer lugar, precisar aquellos mecanismos que limiten parcial o globalmente el comportamiento ofensivo del rival (ajuste) y, en segundo término, determinar los medios apropiados para desequilibrar el método defensivo del adversario (desajustes). No obstante, también se puede actuar y ordenar el trabajo en un partido regulando únicamente sobre la base propia (plan único). Lo que sí se precisa aclarar, para una lógica planificación, es que la búsqueda de un ajuste, la provocación de desajustes o la elaboración y desarrollo de un plan único, no puede llevar consigo ningún tipo de variación en las prioridades propias. Debe evitarse, entonces, cualquier mecanismo que provoque una disfunción de integrantes del equipo que sean prioritarios y jerárquicos. Y es que el entrenador tiene que conocer y respetar, para una óptima extracción de rendimiento deportivo, a los futbolistas básicos de su equipo, evitando así variar sus referencias y sus funcionalidades de las que depende el resto de los jugadores del equipo. La elección y dinamización de la forma de competir no tiene límites, salvo la línea que marca la frontera de lo que distorsiona y disminuye el potencial propio. En el fútbol hay muchas formas de trabajar y variadas son también las maneras de competir. Por eso, lo importante es tener una idea y saber aplicarla. Este juego condena a los equipos que sus futbolistas defienden ideas diferentes: por ejemplo, no pueden salir unos a defender ahí donde se pierde el balón, mientras otros prefieren primero replegarse. No se puede hacer las dos cosas al mismo tiempo. Este problema aparece cuando un equipo se adelanta en el marcador y cuando se llega a la parte final del partido, con un resultado de ventaja mínima, es fácil encontrarse con situaciones como éstas que dispersan las líneas de los equipos. 4.- TAREAS PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UN MODELO DE JUEGO La competición lleva consigo un continuo reporte, que obliga a un proceso de retroalimentación continuada en la dirección de un equipo durante un partido. Cuando desarrollemos la exposición de esta ponencia, basada en el visionado de tareas que trasladan esta pequeña introducción teórica, ya se indicará que el trabajo debe respetar el contexto de la competición, o lo que es lo mismo, en el diseño y desarrollo de las sesiones y contenidos de los ejercicios se perseguirá dirigir a los futbolistas a los requerimientos estratégico - táctico del partido. No entendemos que lo táctico se circunscriba al partido. Por lo tanto, afirmamos que dentro de lo que es la dirección de un equipo, una vez elaborada la estrategia, el trabajo diario que se contextualiza con la demanda a la que se somete a los futbolistas de nuestro equipo para buscar la victoria sobre el siguiente rival, es un proceso de táctica pre-competitiva, como simulación aplicativa de lo que entendemos como una preparación del desarrollo del plan de actuación, que no es más que nuestro modelo de juego. Muchas veces hemos escuchado o leído sobre los criterios de dificultad a la hora de variar las tareas y las consecuencias que tienen cada uno de ellos (atendiendo a la extensión del espacio, al número de jugadores a la duración 17
  • 18. de la tarea, a la velocidad del juego, etc.). Sin embargo, nosotros pensamos que lo principal es atender al espacio, pero no a uno establecido de antemano, sino al espacio en función del desarrollo del juego, ya que necesariamente hay que atender a la diferencia de funcionalidades de cada uno de los futbolistas, con la combinación de las tendencias de todos los miembros de un equipo, algo que incide directamente en las preocupaciones de los técnicos en llevar a la práctica su planificación, en cuantificar las cargas de trabajo. Y es que si basamos el entrenamiento en lo que hoy se entiende y se trabaja como entrenamiento integrado, dependemos de la acción motriz para determinar, por ejemplo, la cantidad de repeticiones de un ejercicio. Pasamos así a uno de los territorios delimitados para la discusión futbolística: si se basa el trabajo en la propia acción del juego, cómo es que planificamos nuestros ejercicios fundamentándolos en la variación del parámetro reglamento (a 2-3 contactos por jugador; 2 minutos en vez de 45; 30 x 30 metros en lugar de 102 x 66 de espacio real y visible...). Por ello, para el especialista en preparación física, para todos los técnicos de campo, es muy importante el análisis de este tipo de espacio, del espacio en función del desarrollo del juego y la conversión, que desarrolla el propio juego, de la estructura formal en funcional, de lo variable de lo real y visible, en variable de lo imaginario e invisible. Esta es la manera de poder planificar el fútbol, adecuando el trabajo al jugador, a su perfil, evitando entonces la adaptación inversa del jugador a la carga de trabajo. Los ejercicios son interactivos, ya que sufren transformaciones continuas solicitadas por la exigencia que traslada la observación instantánea del trabajo con las demandas que requiere la transferencia competitiva próxima o formativa programada. Y es que el espacio donde se trabaja, sus dimensiones, varía en función de la utilización que haga cada jugador, cada grupo de trabajo, según sus características y tendencias, además de los diferentes ensamblajes que provocan la variedad de cohesiones que se realizan en cada zona, dependiendo de los futbolistas que intervengan. El espacio puede ser el mismo, pero los requerimientos diferentes por la especificidad de los compañeros más próximos, rivales, etc. Por lo tanto, los límites no los marcan los elementos que hayamos utilizado para ello, sino los imaginarios censores que unen las líneas de conexión entre los futbolistas que trabajan en la tarea diseñada o en la competición. Es lógico pensar que el lateral derecho realizará un trabajo diferente dependiendo del espacio colectivo e individual al que sea sometido por sus adversarios en colaboración con sus compañeros o que un delantero se mueva en zona de finalización a centros de un jugador de banda a pie cambiado o que evolucione en su banda natural. De igual modo, no será lo mismo superar la resistencia y oposición de un futbolista que se anticipe constantemente o que no encime, ya que la anticipación supone el recorte del tiempo de respuesta del adversario al reducir el espacio y disminuir el tiempo de su maniobra. A todo esto preferimos llamarlo trabajo de aplicación a la exigencia competitiva o formativa: por un lado, porque el contenido de la carga marca un nivel de especificidad máxima, además de por la similitud que se describe con la manifestación propia del movimiento durante la competición, siempre y cuando el potencial de entrenamiento se modifique con el tiempo, tras la adaptación del sujeto a las primeras propuestas; y, por otro lado, este tipo de trabajo requiere que se modifique el volumen y organización de la carga con magnitudes, intensidades y duración, es decir, que se juegue en el 18
  • 19. desarrollo del trabajo con las vertientes cualitativas y cuantitativas de la carga, dependiendo de la tendencia física del ejercicio propuesto. A partir de ahí, podemos señalar la serie de aspectos que nosotros integramos en nuestro trabajo, en el diseño de cada tarea que tienen como objetivo la construcción de un modelo de juego: 1. Direccionalidad: los dos parámetros significativos que distinguen al fútbol de otra disciplina deportiva son las características del espacio y el manejo de la pelota. Ya mencionábamos con anterioridad que la disposición estructural del espacio en rectángulo es uno de los factores determinantes para la interpretación y cumplimiento de algunas de las normas básicas del reglamento en fútbol. A eso debemos añadir la disposición de las dos metas enfrentadas en los lados más pequeños del rectágulo y que hacen que en el desarrollo del juego tanto las disposiciones colectivas, las posturas corporales a nivel individual y el sentido en la evolución de la pelota sea especial y con direcciones y significados evidentes. a. Ejemplos: Pasar hacia la meta contraria se considera pasar hacia delante, pasar hacia un compañero que se encuentre hacia tu meta se interpreta como un pase atrás. Uno de los aspectos evitables en el entrenamiento son los pases horizontales, aspectos que sin direccionalidad en el ataque no se consideran o existen. Por tanto en una tarea en la que no existen direcciones fijas como puede ser una posesión en un espacio determinado y teniendo como única pauta la conservación de la pelota no nos permite trabajar este aspecto. 2. Agrupamientos: pensar en el modelo de juego como principio de cada propuesta de entrenamiento nos obliga a considerar las unidades de resolución táctica en la que vamos a disponer y hacer funcionar a nuestros jugadores. Así a la hora de considerar los agrupamientos para estructurar las tareas deben contener: a. Unidad de resolución táctica simple: líneas b. Unidad de resolución táctica compleja: más de una línea. c. Unidad de resolución táctica total: número de líneas en las que formamos con nuestro modelo de juego, aunque no tengan el número exacto de jugadores de cada una de ellas, pero sí contienen los principios de funcionamiento en cada una de ellas. 3. principios e idea de juego contextualizada a la competición: si jugamos el domingo a golpear el balón y acudir a segunda jugada como comportamiento más evidente de nuestra idea de juego, en las tareas deben de repetirse, corregir y automatizar las conductas oportunas para su desarrollo en competición. El espacio debe estar, por lo tanto contextiualizado a la competición, a las posiciones, etc. 4. situación espacial concreta: la extensión del terreno de juego nos hace diseccionar las acciones en relación a este parámetro ya que no sólo debemos entrenar las pautas de comportamiento individual y 19
  • 20. colectiva sino que se entrenará el espacio y nuestro ajuste de los principios a las características sectoriales al mismo. La proximidad o lejanía de la meta, de una banda deben ser consideradas. 5. guión temporal de las tareas: Muchos hablan del tiempo total del ejercicio, pero teniendo en cuenta que el fútbol más que un partido se ha convertido en una trama, con paradas y arrancadas continuas, nosotros creemos que en los ejercicios se deben pautar los intervalos, es decir, las secuencias deben estar guionadas. Realmente, el guión temporal de un encuentro de fútbol nos deja ver el partido a modo de episodios o unidades de competición cambiantes y diferentes. El inicio de cada uno de esos episodios así como el desarrollo de los mismos en relación a las variables de: duración, participación de más o menos jugadores, espacio utilizado, cambio de atacante a defensor, etc… nos hace considerar que a la hora de montar la tarea debemos considerar este aspecto teniendo en cuenta: a. inicio de la tarea b. pausas c. reinicios d. cambios de ataque a defensa e. participación de jugadores (mismo o cambio en el número de los mismos durante la tarea). 6. reglamento: cumplimiento o alteración del reglamento como aspecto modificador de las conductas en la tarea y su posible transferencia a la competición. 7. modelo de ejecución: uno de las variables que condicionan el comportamiento colectivo de manera significativa es el modelo de ejecución. Es por esto que este aspecto debe determinar el modelo de desarrollo de la tarea a nivel técnico como condición principal de un principio. Jugar a dos o tres contactos con la pelota puede ser una de las variables descriptivas de un principio. 20 5.- BIBLIOGRAFÍA Antón García, Juan (2003). Bases del entrenamiento de la táctica (estrategia motriz) en los deportes de cooperación-oposición enfocado a los talentos deportivos: aplicación al balonmano. Ponencia publicada en el libro “Talentos deportivos. Detección, entrenamiento y gestión”. Editada por la Dirección General de Deportes del Gobierno de Canarias, con motivo del I Congreso Internacional sobre Talentos Deportivos de Canarias. Azcargorta, Javier (2000). El espacio y el tiempo en el fútbol. Revista Técnica Profesional Training Fútbol nº 49. Marzo. Valladolid. Cruz Cárdenes, Antonio (1999). Fútbol: Análisis del juego. Terapia correctora. Editorial Gymnos. Madrid.
  • 21. Cuadrado Pino, Jesús (2004). Entrevista de táctica, preparación física y planificación, realizada por Juan Salvadores Canedo. Revista Técnica Profesional Training Fútbol nº102. Agosto. Valladolid. Escuela Nacional de Fútbol (1985). Apuntes de Táctica y Estrategia. 21 Editorial Gymnos, S.A. Madrid. Escuela Nacional de Entrenadores de Fútbol (2003). Táctica, Estrategia y Sistemas de Juego. Real Federación Española de Fútbol. Madrid Etxarri y Domínguez (2004). Líneas de pase y líneas de interceptación. Revista Técnica Proefsional Training Fútbol nº96. Febrero. Valladolid. Floro, Benito (2004). Recursos del entrenador para la dirección del equipo durante el desarrollo del partido. Ponencia desarrollada en el II Simposium Training Fútbol “Aspectos de incidencia directa en el rendimiento de competición en fútbol”, organizadas por la Revista Técnica Profesional Training Fútbol y en colaboración con el Comité Catalán de Entrenadores de Fútbol. Salou (Tarragona), 29 y 30 de mayo. Garganta, J., y Pinto, J., (1996). Estrategia e Táctica nos jogos deportivos colectivos. Universidad do Porto. Gréhaigne, Jean – Francis (2001). La organización del juego en el fútbol. INDE Publicaciones. Barcelona. Hughes, Charles (1973). Football tactics and teamwork. THE EP GROUP OF COMPANIES. Yorkshire. England. Jiménez Bonilla, Luis (2004). Construcción de la concepción o estilo de juego de un equipo de fútbol. Revista Técnica Profesional Training Fútbol nº104. Octubre. Valladolid. Lillo Díez, Juan Manuel (2003). Charla - coloquio desarrollada en las III Jornadas técnicas y de actualización de fútbol, organizadas por el Ayuntamiento de Barlovento, entre los días 12-15 julio de 2003. Salvadores Canedo, Juan (2005). Respuesta dada en el Foro de debate de Training Fútbol. ¿Qué tipos de ejercicios y tareas de entrenamiento son eficaces para desarrollar en el jugador de fútbol su capacidad para la toma de decisiones durante el juego? Revista Técnica Profesional Training Fútbol nº107. Enero. Valladolid. Vázquez Folgueira, Santiago (1988). Tareas significativas para contrarrestar el pressing. Revista del Entrenador Español. Comité Nacional de Entrenadores. 2ª época. Nº 37. Noviembre. Madrid. Walliser, B. (1977). Systèmes et modèles. Introduction critique à l ánalyse de systèmes. Le Seuil. París.

Related Documents