Historia del Mundo Contemporáneo  "Efectos de la invasión...
    Historia del Mundo Contemporáneo Hoy, perdida su independencia (...
    Historia del Mundo Contemporáneo  La  material  inmigración  d...
of 3

Nacionalismo y racismo en el pensamiento de Sabino Arana

Extracto de una artículo de Sabino Arana en el que se puede analizar las posibles conexiones entre ciertos nacionalismo y el racismo.
Published on: Mar 3, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Nacionalismo y racismo en el pensamiento de Sabino Arana

  • 1.     Historia del Mundo Contemporáneo  "Efectos de la invasión", artículo escrito por Sabino Arana, y publicado en "Bizkaitarra", el 5 de septiembre de 1895  "Entre el cúmulo de terribles desgracias que afligen hoy a nuestra amada Patria, ninguna tan terrible  y  aflictiva,  juzgada  en  sí  misma  cada  una  de  ellas,  como  el  roce  de  sus  hijos  con  los hijos de la nación española. Ni  la  extinción  de  su  lengua,  ni  el  olvido  de  su  historia,  ni  la  pérdida  de  sus  propias  y  santas instituciones  e  imposición  de  otras  extrañas  y  liberales,  ni  la  misma  esclavitud  política  que hace más de once lustros padece, la equiparan en gravedad y trascendencia. ¿Qué  es  el  idioma  patrio,  en  sí  mismo  considerado,  más  que  un  simple  signo  con  que  los miembros  de  una  nación  se  comunican  entre  sí  sus  ideas  y  sus  afectos?  Suprimido  él  y reemplazado por otro, puede en absoluto esa nación encaminarse a su fin. ¿Qué es la historia patria, en sí misma apreciada, sino un cuadro en el cual a un pueblo se le muestra su pasada vida y se le enseña la manera de evitar el mal y obtener el bien en su esfera interna y en sus relaciones con los otros pueblos, y un testimonio de los derechos que ya ha disfrutado? Olvidada por completo, puede muy bien ese pueblo conocer por otros medios la norma de su felicidad y los derechos que le asisten para obtenerla... Familias  hay  aún,  afortunadamente,  en  Euskeria  que,  a  pesar  del  gobierno  y  legislación liberales a que, por su esclavitud política están sujetas desde hace más de medio siglo, todavía no han sentido sus efectos y conservan la prístina pureza en su carácter y sus costumbres. De la  misma  manera  el  pueblo  español,  no  obstante  los  largos  siglos  en  que  ha  gozado  de gobierno  y  legislación  católicos,  siempre  se  ha  resistido  a  su  benéfica  influencia,  siempre  ha permanecido irreligioso e inmoral, de suerte que este su actual carácter no puede atribuirse en manera alguna al gobierno y legislación liberales que al presente le rigen, sino que éstos así le encontraron.  Cierto es que así como los pueblos virtuosos pueden, y aun deben muchas veces, adoptar las formas más democráticas y libres en su constitución; así también hay naciones que pueden, y aun deben en muchos casos, mantener o alcanzar su independencia para ordenarse a su fin. Pero no es menos cierto que así como hay pueblos que, exentos de virtudes suficientes, deben someterse a un poder tanto más absoluto cuanto mayor sea su ineptitud para regirse... Nada importa, pues, la extinción de nuestra lengua; nada, el olvido de nuestra historia; nada, la pérdida de nuestras propias y santas instituciones y la imposición de las extrañas y liberales; nada,  esta  misma  esclavitud  política  de  nuestra  Patria;  nada,  absolutamente  nada,  importa todo  eso,  en  sí  considerado,  al  lado  del  roce  de  nuestro  pueblo  con  el  español,  que  causa inmediata y necesariamente en nuestra raza ignorancia y extravío de inteligencia, debilidad y corrupción de corazón, apartamiento total, en una palabra, del fin de toda humana sociedad.
  • 2.     Historia del Mundo Contemporáneo Hoy, perdida su independencia (de Euskeria), y con ella sus leyes y gobierno propios, borradas han quedado las fronteras que la apartaban de la familia española, rota y deshecha la barrera que  a  una  de  otra  separaba  y  establecida  la  íntima  comunicación  de  ambos hogares;  y  en  el solar de la familia euskeriana penetra la española a título de amiga, y de amiga pasa luego a pariente, y con la confianza que la amistad y el parentesco inspiran se hablan sin recelos sus inteligencias,  se  comunican  sus  corazones,  se  compenetran  sus  espíritus;  y  el  criterio extraviado vence y ahoga al buen sentido moral la malicia a la bondad, a la verdad el error, la corrupción a la pureza la vileza a la dignidad, el vicio a la virtud, el mal al bien; y el mal sienta sus  reales  en  nuestras  poblaciones  y  desde  ellas  extiende  sin  tropiezos  sus  conquistas,  y transpone los ríos y se extiende por los valles y penetra en los barrancos y trepa las laderas, y ya  la  familia euskeriana,  acosada  y  estrechada  por  la  impetuosa  invasión,  va viendo  perecer, arrollados  en  el  inmundo  torbellino,  a  todos  sus  hijos,  no  quedándole  ya  libre  del  general naufragio más que la cumbre de sus más altas montañas, cuna de nuestra raza... Si  hoy  con  la  invasión  española  coexistieran  éstos,  y  nuestra  lengua,  en  vez  de  desaparecer rechazada  por la extranjera, fuese adquirida y usada por el invasor, y no hubiese euskeriano que no conociera la historia de su Patria, y Euskeria gozase de sus instituciones tradicionales y estuviera  cristianamente  legislada,  y  no  padeciese  infamante  yugo  sino  disfrutase  de  la independencia política más absoluta, pero el hijo de España fuera cual hoy considerado como hijo de una misma sociedad y hermano, y como hermano y conciudadano fuese recibido en el hogar  de  Euskeria,  ¿qué  valor  tendría  todo  aquello  al  lado  del  carácter  social  naturalmente religioso  y  moral  del  euskeriano,  que,  a  pesar  de  todo,  habría  de  corromperse,  realizada  la simultaneidad que suponemos, al contagio del carácter social del español, naturalmente impío e inmoral? ¿Qué le importaría de todo ello a Euskeria, si a pesar de su lengua nacional, y del general conocimiento de su historia, y de sus propias instituciones, y de su libertad política, y aun del catolicismo de su gobierno y legislación, sucumbía en la  esfera social, viciándose sus costumbres y pervirtiéndose sus hijos? ¿De qué le aprovecharía su antigua y bella lengua, ni el recuerdo de su historia, ni sus sabias instituciones, ni su independencia política, ni su católica legislación siquiera, si ya, antes de sentirse los resultados de ésta, el roce íntimo y fraternal dé la sociedad española descarriaba las inteligencias de sus hijos, podría sus corazones y mataba sus almas? La  sociedad  euskeriana,  hermanada  y  confundida  con  el  pueblo  español,  que  malea  las inteligencias y los corazones de sus hijos y mata sus almas, está, pues, apartada de su fin, está perdiendo a sus hijos, está pecando contra Dios. No  insultamos  al  pueblo  español,  no  intentamos  ofender  a  nadie:  sólo  queremos  salvar  a nuestra  Patria.  Somos  hijos  de  una  raza  desgraciada,  somos  miembros  de  una  extraviada sociedad,  y  estamos  en  el  deber  de  encaminar  a  su  fin  a  la  sociedad  en  que  vivimos  y  de procurar  la  felicidad  de  la  raza  a  que  pertenecemos:  y  para  encaminar  a  su  fin  a  nuestro pueblo, hemos de enseñarle el único camino, y para que pueda conseguir su felicidad, hemos de  mostrarle  su  actual  desgracia  y  señalarle  la  causa.  Y  si  publicamos  la  degradación  del carácter  español,  es  porque  el  euskeriano  vea  en  su  roce  con  ese  pueblo  la  causa  de  su rebajamiento  moral,  y  si  afirmamos  la  independencia  de  nuestra  raza,  la  afirmamos  como necesaria e ineludible para evitar el mortal contagio y salvar a nuestros hermanos, a nuestra familia, a nuestra Patria.
  • 3.     Historia del Mundo Contemporáneo  La  material  inmigración  del  pueblo  español  en  Euskeria  ningún  daño  moral  o  muy  poco considerable  acarrearía,  en  efecto,  si  el  español  no  fuera  recibido  acá  como  conciudadano  y hermano sino como extranjero. Fuese independiente Euskeria, y, aparte de que el número de españoles que aquí inmigrasen sería muy contado, los que vinieran vendrían como extranjeros y, como extranjeros, estarían siempre aislados de los naturales en aquella clase de relaciones sociales  que  más  influyen  en  la  transmisión  del  carácter  moral,  cuales  son  el  culto,  las asociaciones, la enseñanza, las costumbres y la amistad y trato... Multitud  de  euskerianos...  pierden  sus  más  bellas  cualidades  y  se  pervierten  al  contacto  con los  invasores.  Los  españoles  que  acá  inmigraron  pocos  años  después  de  la  liberalización  del estado español, nos trajeron el mismo carácter y las mismas costumbres que los que inmigran ahora.  El  mal  no  es,  pues,  reciente.  El  liberalismo  teórico  o  doctrinal  se  aprende,  porque  es sistema moral y político; pero el práctico está en la misma naturaleza humana, empezó con el pecado original y está expreso en muchos, latente en todos: manifiesto está en el carácter y en las costumbres del español, y al contacto del hijo de España con el euskeriano, se enciende y manifiesta en éste y altera su carácter y sus costumbres... Y entendedlo bien: si en las montañas de Euskeria, antes morada de la libertad, hoy despojo del  extranjero,  ha  resonado  al  fin  en  estos  tiempos  de  esclavitud  el  grito  de  independencia, SOLO POR DIOS HA RESONADO... No preguntéis quién ha dado la voz. Es la voz de la razón y la justicia, y esto debe bastaros…”   Extracto del texto obtenido en: http://www.sabinetxea.org/libro/libro/libro.html