Ricuras de Urabá
A principios de los años 90, se veía marcada en la región de Urabá una sobreproducción
en el eje bananero...
Ruby Rengifo, fundadora de la empresa, empieza desde el garaje de su casa, vendiendo
sus productos con familiares, amigos ...
of 2

Narrativa campamento 2

.
Published on: Mar 3, 2016
Published in: Small Business & Entrepreneurship      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Narrativa campamento 2

  • 1. Ricuras de Urabá A principios de los años 90, se veía marcada en la región de Urabá una sobreproducción en el eje bananero, era complemente normal transitar por los municipios y encontrar a las orillas de las carreteras, un sin número de montañas de banano, que con el pasar de los días se descomponía fácilmente creando así un alto grado de contaminación en el ambiente, era imposible transitar a pie, debido a el olor de los gases producidos e incómodo de mirar por su mal aspecto. Viendo la necesidad de crear una solución amigable con el medio ambiente que genere beneficios para los habitantes de la zona, nace Ricuras de Urabá, empresa que decide crear alternativas para que el banano pueda ser transformado con la visión de aumentar su longevidad en el tiempo, logrando así mediante el proceso de la deshidratación, aumentar su consumo hasta un año después de procesado, mejorando su sabor y sus beneficios, dando inicio al producto Banapasa. Hablar 25 años atrás de innovación no era tan fácil como lo es ahora, y menos en una zona donde con el pasar de los años, solo se utilizaba el banano para su exportación en estado natural, fue difícil darlo a conocer, mostrar los beneficios que tiene la fruta deshidratada con respecto a su mejor absorción de nutrientes, sabor y vida útil, fue determinante para posicionar la marca, pero el reto no terminaba ahí, ya que fue aún más difícil la introducción de Chocoban, banano deshidratado recubierto con chocolate, al ser un producto totalmente fuera de lo comúnmente conocido.
  • 2. Ruby Rengifo, fundadora de la empresa, empieza desde el garaje de su casa, vendiendo sus productos con familiares, amigos y conocidos, hasta empezar a posicionar y constituir la empresa en 1994. Ruby cuenta: “Fue difícil empezar un proceso industrializado en una zona netamente agropecuaria, ya que no se contaba con maquinaria especializada en el mercado, y toda fue diseñada a medida tras ensayo y error, agregando y modificando procesos hasta perfeccionar un producto de calidad reconocido por toda la región”. En el 2005 la Gobernación de Antioquia galardona a Ricuras de Urabá, como una de las 100 mejores microempresas de Antioquia, gestionando así uno de los vínculos más importantes para un microempresario, la entrada a Almacenes Éxito, la plataforma más grande de almacenes de cadena a nivel nacional, este nuevo reto fue mucho más arduo, ya que era darse a conocer en un entorno no tan familiarizado con el banano como lo es Urabá, pero con constancia y dedicación, los consumidores vieron el potencial de la marca, y con la acogida del mercado pudieron expandirse de los almacenes antioqueños, a los almacenes de todo el país. Aún queda mucho camino recorrer, ya que la empresa fue basada en un conocimiento dado por la experiencia de una forma empírica, y es ahí donde inicia la labor de hijo de Ruby, Josse Herrera, Ingeniero de Producción graduado en el 2013 en la Universidad Eafit de Medellín, que vuelve a la zona para tomar el liderazgo de la empresa familiar, quien se enfrenta actualmente con un mercado más agresivo, que impulsa al mejoramiento continuo del procesos, con el reto de generar nuevos productos y mejorar los ya existentes, con tecnología que aún debe perfeccionarse para los procesos industriales relacionados con el banano, ya que la morfología del banano vuelve bastante compleja la estandarización de su transformación. Actualmente con la experiencia de toda una vida, el conocimiento adquirido a través del sistema de educación superior, y en constante capacitación con oportunidades generadas en el sector, siguen trabajando para expandirse a nivel nacional, mejorar sus procesos y calidad, para en un futuro no muy lejano ser competitivos a nivel mundial, aprovechando el mar de oportunidades que están surgiendo en la zona, entorno a la infraestructura vial y portuaria, aportando así empleos dignos que permitan el crecimiento de una zona, que aún conserva vestigios de los flagelos ocasionados por la violencia. Urabá es un territorio mágico y emprendedor.

Related Documents