guía de práctica clínica
para la prevención y el
tratamiento de las
úlceras por presión
guías de práctica clínica
1 >
guía de práctica clínica
para la prevención y el
tratamiento de las
úlceras por presión
1 >
Edita: Servicio Andaluz de Salud. Consejería de Salud. Junta de Andalucía
© Servicio Andaluz de Salud. Consejería de Salu...
coordinación, autoría y acreditación 1
coordinación, autoría y acreditación
Coordinación
Sergio Romeo López Alonso.
Ro...
1 > guías de práctica clínica
2 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
introducción 3
índice_1
> Coordinación, autoría y acreditación 1
> Presentación 7
> Resumen de las recomendaciones 9
...
1 > guías de práctica clínica
4 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
Índice 5
índice_2
8. Cuidados de las úlceras por presión (NIC 3520) 39
8.1. Aspectos Generales del Manejo Local de la L...
1 > guías de práctica clínica
6 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
presentación 7
presentación
Con la publicación de esta Guía de Práctica Clínica para la Prevención y el Tratamiento
de ...
1 > guías de práctica clínica
8 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
resumen de las recomendaciones 9
resumen de las recomendaciones
> VALORACIÓN DEL RIESGO
Valore el riesgo de presentar u...
1 > guías de práctica clínica
> MANEJO DE LA PRESIÓN
Elabore un plan de cuidados que fomente y mejore la movilidad y act...
resumen de las recomendaciones 11
> PREVENIR LESIONES Y ATROGÉNICAS
No utilizar rodetes ni flotadores como superficie de...
1 > guías de práctica clínica
> DESBRIDAMIENTO
La limpieza y el desbridamiento minimizan la contaminación y mejoran la c...
La prevención de la infección mediante el uso de antibióticos sistémicos con
carácter profiláctico no parece una medida r...
1 > guías de práctica clínica
14 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
introducción 15
1. introducción
La elaboración de cualquier guía de práctica clínica tiene como finalidad la estandariza...
1 > guías de práctica clínica
Esto ha propiciado que en los últimos años se produzcan continuos y variados cam-bios
dent...
Las fuerzas mecánicas provocan las upp como consecuencia directa del aplastamiento
tisular entre dos planos: uno corporal...
1 > guías de práctica clínica
Actualmente se está produciendo una implantación progresiva debido principalmente
a la dim...
objetivos y población diana 19
2. objetivos
Objetivo general:
> Mejorar los cuidados de las úlceras por presión.
Objet...
1 > guías de práctica clínica
20 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
elaboración de la guía 21
4. elaboración de la guía
Esta guía ha sido elaborada por enfermeros y enfermeras de diferente...
1 > guías de práctica clínica
El sistema GRADE16,17 clasifica las evidencias partiendo del diseño del estudio, pero
aume...
5. estrategias de difusión, diseminación e implatación
estrategias de difusión, diseminación e implatación 23
5.1. Difus...
1 > guías de práctica clínica
24 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
valoración general y diagnóstico 25
6. valoración general y diagnóstico
La valoración de la presencia o riesgo de aparic...
1 > guías de práctica clínica
• 1101 Integridad tisular: Piel y membranas mucosas: Este criterio sería aplicable
no sólo...
NO NO
NO SÍ
valoración general y diagnóstico 27
6.1. Algoritmo Diagnóstico.
Ingreso
Valoración del paciente y
Valora...
7. prevención de las úlceras por presión (nic 3540)
Esta intervención permite un abordaje completo del problema. Las acti...
1 > guías de práctica clínica
7.2. Cuidados de la piel.
Valore el estado de la piel diariamente para identificar precozm...
Aplique ácidos grasos hiperoxigenados (AGHO) en piel sana sometida a pre-sión.
prevención de las úlceras por presión (nic...
1 > guías de práctica clínica
Cambios posturales
Haga cambios posturales, o cuando sea posible enseñe a la persona a rep...
La posición de sedestación disminuye la superficie de apoyo aumentando la presión
resultante y multiplicando el riesgo de...
1 > guías de práctica clínica
En cuanto a los dos tipos de superficies dinámicas, dos ensayos comparan ambas58,59,
no en...
No utilizar rodetes ni flotadores como superficie de asiento24,65,66 EVIDENCIA
MODERADA
En vez de repartir la presión qu...
1 > guías de práctica clínica
nutricionales, pudiéndose considerar intervenciones más agresivas como la nutrición enteral...
prevención de las úlceras por presión (nic 3540) 37
7.6. Seguimiento del paciente de riesgo.
Como instrumento de valorac...
8. cuidados de las úlceras por presión (nic 3520)
8.1. Aspectos generales del manejo local de la lesión.
Realizar la val...
1 > guías de práctica clínica
2.3. Estadio III: Pérdida total del grosor de la
piel que implica lesión o necrosis del te...
El uso de analgésicos tradicionales previos a la cura suele ser poco eficaz y los últimos
estudios abogan por la nula uti...
1 > guías de práctica clínica
8.3. Desbridamiento.
La limpieza y el desbridamiento efectivos minimizan la contaminación ...
estéril y extremando las medidas de asepsia, dado que es una fase de especial prolife-ración
bacteriana pudiéndose valora...
1 > guías de práctica clínica
8.4. Manejo de la carga bacteriana.
Utilizar guantes nuevos para cada persona. En el caso ...
y 12% de los otros grupos) y han cicatrizado el doble de heridas que en los otros dos
grupos. Esta efectividad se corrobo...
1 > guías de práctica clínica
La prevención de la infección mediante el uso de antibióticos sistémicos con
carácter prof...
8.6. Cura en ambiente húmedo: manejo del exudado, elección de apósito y
cuidados de las úlceras por presión (nic 3520) 47...
1 > guías de práctica clínica
Las lesiones en estadio profundas, tunelizadas o cavitadas deben ser rellena-das
para que ...
cuidados de las úlceras por presión (nic 3520) 49
8.7. Algoritmo de cura en ambiente húmedo.
SÍ
NO
NO
SÍ
Tipo de tej...
1 > guías de práctica clínica
Si los cambios hay que hacerlos con frecuencia inferior a los 2-3 días se recomienda
modif...
Longitud x anchura: Medir la longitud mayor y la anchura mayor utilizando una regla en centímetros. Multiplicar las
dos m...
1 > guías de práctica clínica
Material necesario:
> Gasas estériles
> Povidona yodada al 10 %
> Jeringa estéril
> Agu...
cuidados de las úlceras por presión (nic 3520) 53
Material necesario:
> Suero Fisiológico.
> Jeringa y aguja estéril.
...
9. material mínimo a disponer para la prevención y
el tratamiento de las úlceras por presión
PRODUCTO INDICACIONES
mate...
10. indicadores epidemiológicos y de calidad
indicadores epidemiológicos y de calidad 57
Límite de entrada:
> Personas ...
1 > guías de práctica clínica
NORMAS DE
CALIDAD
CRITERIOS DE INCLUSIÓN Y
EXCLUSIÓN DE PACIENTES
RELACIÓN DE
VARIABLE...
indicadores epidemiológicos y de calidad 59
NORMAS DE
CALIDAD
CRITERIOS DE INCLUSIÓN Y
EXCLUSIÓN DE PACIENTES
RELACIÓ...
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion
of 78

Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion

Published on: Mar 4, 2016
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Prevencion y el tratamiento de las ulceras por presion

  • 1. guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión guías de práctica clínica 1 >
  • 2. guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión 1 >
  • 3. Edita: Servicio Andaluz de Salud. Consejería de Salud. Junta de Andalucía © Servicio Andaluz de Salud. Consejería de Salud. Junta de Andalucía Producción editorial: Artefacto Impresión: Escandón Impresores I.S.B.N.: 978-84-690-9460-0 D.L.: SE-5964-07
  • 4. coordinación, autoría y acreditación 1 coordinación, autoría y acreditación Coordinación Sergio Romeo López Alonso. Rocío Ascensión García Aguilar. Manuela Lacida Baro. Rosa María Pérez Hernández. Autoría Francisco Pedro García Fernández. Manuel Montalvo Cabrerizo (Coordinador de autores). Alfonso García Guerrero. Pedro Luis Pancorbo Hidalgo. Francisco García Pavón. Francisco González Jiménez. Oscar Briones Izquierdo. Josefa Arboledas Bellón. María Rosa Iglesias Parra. Autoría de fotos Francisco Pedro García Fernández José Carlos Bellido Vallejo Teresa Segovia López María del Carmen Rodríguez Torres Francisco Javier Ruiz Amaya Pedro Luis Pancorbo Hidalgo Autoría de dibujos María Rosa García Iglesias Financiación: Dirección Regional de Desarrollo e Innovación en Cuidados. Dirección General de Asis-tencia Sanitaria. Servicio Andaluz de Salud. Conflicto de Intereses: Los autores de la guía han declarado la ausencia de conflictos de intereses. Documento acreditado por: - GNEAUPP. Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas. - ULCESUR. Asociación Andaluza para el Estudio e Investigación de Heridas, Ulceras y Quemaduras.
  • 5. 1 > guías de práctica clínica 2 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
  • 6. introducción 3 índice_1 > Coordinación, autoría y acreditación 1 > Presentación 7 > Resumen de las recomendaciones 9 1. Introducción 15 1.1. Definición 16 1.2. Etiopatogenia 16 1.3. Epidemiología: Indicadores y Costes 17 2. Objetivos 19 3. Población diana para el uso de la Guía 19 4. Elaboración de la Guía 21 5. Estrategias de difusión, diseminación e implatación 23 5.1. Difusión 23 5.2. Diseminación 23 5.3. Implantación 23 6. Valoración general y diagnóstico 25 6.1. Algoritmo Diagnóstico de las Úlceras por Presión 27 7. Prevención de las úlceras por presión (NIC 3540) 29 7.1. Valoración del riesgo 29 7.2. Cuidados de la piel 30 7.3. Manejo de la Presión 31 7.4. Nutrición 35 7.5. Algoritmo de Prevención 36 7.6. Seguimiento de los pacientes de riesgo 37
  • 7. 1 > guías de práctica clínica 4 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
  • 8. Índice 5 índice_2 8. Cuidados de las úlceras por presión (NIC 3520) 39 8.1. Aspectos Generales del Manejo Local de la Lesión 39 8.2. Limpieza 41 8.3. Desbridamiento 42 8.3.1. Desbridamiento Quirúrgico 42 8.3.2. Desbridamiento Cortante 42 8.3.3. Desbridamiento Enzimático 43 8.3.4. Desbridamiento Autolítico 43 8.4. Manejo de la Carga Bacteriana 44 8.5. Algoritmo de decisión en el manejo de la carga bacteriana 46 8.6. Cura en Ambiente Húmedo: manejo del exudado, elección de apósito y cuidados de la piel perilesional 47 8.7. Algoritmo de decisión en la elección del tratamiento como Cura en Ambiente Húmedo 49 8.8. Seguimiento de los pacientes con úlceras por presión 49 8.9. Toma de muestras (Documento Técnico nº 4 del GNEAUPP) 51 8.9.1. Aspiración Percutánea 51 8.9.2. Frotis de la lesión mediante hisopo 52 8.9.3. Biopsia Tisular 53 9. Material mínimo para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión 55 10. Indicadores epidemiológicos y de calidad 57 11. Continuidad de cuidados: circuitos de coordinación y estándares de registro 61 11.1. Circuito de coordinación AE-AP para la atención sanitaria de pacientes con úlceras por presión 62 11.2. Circuito de coordinación AP-AE para la atención sanitaria de pacientes con úlceras por presión 63 11.3. Estándares de registro de los cuidados locales en pacientes con úlceras por presión 64 11.4. Estándares de registro en la continuidad de cuidados para el tratamiento local de las úlceras por presión 65 12. Bibliografía 67
  • 9. 1 > guías de práctica clínica 6 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
  • 10. presentación 7 presentación Con la publicación de esta Guía de Práctica Clínica para la Prevención y el Tratamiento de las Úlceras por Presión, el Servicio Andaluz de Salud pone a disposición de sus profesionales un instrumento que permita el mejor abordaje de este problema de salud. La prevalencia de las úlceras por presión puede tomar tal magnitud que en algunos contextos ha sido denominado como “epidemia bajo las sábanas”. La relevancia de este problema ha estado muy presente en las enfermeras del Servicio Andaluz de Salud, quienes han elaborado y actualizado diversas guías de actuación para dar respuesta a este problema en su ámbito de trabajo. Éstas, han servido de base para la elaboración de la presente Guía de Práctica Clínica, cuya metodología de trabajo ha sabido aprovechar el conocimiento existente, tanto de las guías como de sus autores y autoras. De esta forma, el grupo de trabajo ha contado con personas que participaron en la elaboración de las guías anteriormente menciona-das, de todas las provincias andaluzas, haciendo suyo el refrán popular “Nadie sabe más que todos juntos”. A su vez, se ha introducido una metodología de elaboración que se encuentra a la van-guardia de las Guías de Práctica Clínica existentes hasta ahora. Póngase como ejemplo la utilización de clasificación de niveles de evidencias “GRADE” o las Normas de Calidad de los Procesos Asistenciales Integrados, la taxonomía enfermera, además de servirse del uso del “AGREE” como instrumento de evaluación de su calidad metodológica. De este modo, esta Guía de Práctica Clínica se propone como referencia para la Pre-vención y el Tratamiento de las Úlceras por Presión, y ofrecer el mejor cuidado posible según el mejor conocimiento disponible a la población andaluza. Para ello, el Servicio Andaluz de Salud facilitará la puesta en práctica de esta guía con estrategias múltiples de difusión, diseminación e implantación con las que beneficiar a toda la población andaluza mediante el uso efectivo por los profesionales. Juan Carlos Castro Álvarez Director Gerente Servicio Andaluz de Salud
  • 11. 1 > guías de práctica clínica 8 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
  • 12. resumen de las recomendaciones 9 resumen de las recomendaciones > VALORACIÓN DEL RIESGO Valore el riesgo de presentar upp en todas las personas,23-25 EVIDENCIA MODERADA Para la valoración del riesgo, utilice de forma sistemática, una escala de valo-ración del riesgo de upp (EVRUPP) validada (Braden, EMINA)25 EVIDENCIA ALTA Clasifique a las personas, tras la valoración, en las categorías de bajo, medio o alto riesgo y aplique medidas en función de este riesgo23,25 EVIDENCIA MODERADA Registre en la historia clínica la valoración del riesgo realizada19,24 EVIDENCIA MUY BAJA > CUIDADOS LOCALES DE LA PIEL Valore el estado de la piel diariamente para identificar precozmente los signos de lesión causados por la presión coincidiendo con el aseo e informando del procedimiento a la persona 19,29,30 EVIDENCIA MUY BAJA La valoración de pacientes con piel oscura ó morena es especialmente difícil18 EVIDENCIA MUY BAJA Para la higiene diaria: Utilice jabones o sustancias limpiadoras con potencial irritativo bajo sobre el pH de la piel19,29,32-33 EVIDENCIA MODERADA Está contraindicado el uso sobre la piel de cualquier producto que contenga ALCOHOL (de romero, tanino…). No usar COLONIAS, pues su compuesto fun-damental es el alcohol19,31 EVIDENCIA MUY BAJA No efectuar masajes sobre las prominencias óseas, pues se pueden ocasionar daños adicionales y no previenen la aparición de lesiones31,34-35 EVIDENCIA MODERADA Aplique ácidos grasos hiperoxigenados (AGHO) en piel sometida a presión. Extiéndalos con suavidad en zonas de riesgo31,36-37 EVIDENCIA ALTA Valore y trate los diferentes procesos que puedan originar un exceso de hu-medad en la piel de la persona: incontinencia, sudoración profusa, drenajes y exudado de heridas29,38-42 EVIDENCIA BAJA La incontinencia ha demostrado que aumenta considerablemente el riesgo de aparición de UPP31,44 EVIDENCIA MODERADA
  • 13. 1 > guías de práctica clínica > MANEJO DE LA PRESIÓN Elabore un plan de cuidados que fomente y mejore la movilidad y actividad de la persona18,45 10 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión EVIDENCIA MODERADA Haga cambios posturales, o cuando sea posible enseñe a la persona a re-posicionarse a intervalos frecuentes que permitan redistribuir el peso y la presión18,31,46-52 EVIDENCIA MODERADA Movilizar a la persona, evitando la fricción y los movimientos de cizalla18-19,31,53 EVIDENCIA BAJA Eleve la cabecera de la cama lo mínimo posible (máximo 30º) y durante el mínimo tiempo19,29,53 EVIDENCIA BAJA Para las posiciones de decúbito lateral no sobrepase los 30º de inclinación. Se evitará apoyar el peso sobre los trocánteres19,29 EVIDENCIA BAJA > SUPERFICIES ESPECIALES PARA EL MANEJO DE LA PRESIÓN Las personas de riesgo deben ser situadas sobre superficies especiales para el manejo de la presión en función del riesgo25,30,54-56 EVIDENCIA ALTA En todos las instituciones de salud y niveles asistenciales, las personas que se consideran con riesgo de desarrollar úlceras por presión deben tener un plan de cuidados escrito y personalizado de prevención que debe incluir la utiliza-ción de superficies especiales para la redistribución de la presión18,19,24,25 EVIDENCIA ALTA Considere siempre a las superficies especiales como un material com-plementario que no sustituye al resto de cuidados (movilización y cambios posturales)19,60 EVIDENCIA MODERADA > PROTECCIÓN LOCAL ANTE LA PRESIÓN Utilizar apósitos de espuma de poliuretano en prominencias óseas para pre-venir la aparición de UPP31,61-64 EVIDENCIA ALTA Debe realizarse una protección especial de los talones. Los apósitos especia-les de espuma de poliuretano han demostrado mayor eficacia y ser más costo efectivo que el uso de vendajes almohadillados61 EVIDENCIA ALTA
  • 14. resumen de las recomendaciones 11 > PREVENIR LESIONES Y ATROGÉNICAS No utilizar rodetes ni flotadores como superficie de asiento24,65-66 EVIDENCIA MODERADA > NUTRICIÓN Asegure una adecuada ingesta dietética para prevenir la malnutrición de acuerdo con los deseos individuales de la persona o su condición de salud18,67-69 EVIDENCIA MODERADA Proporcione soporte nutricional a las personas en las que se identifique alguna deficiencia30,67-69 EVIDENCIA MODERADA > ASPECTOS GENERALES DEL MANEJO LOCAL DE LA LESIÓN Realizar la valoración de la úlcera de manera periódica al menos una vez a la semana, o siempre que existan cambios que así lo sugieran70 EVIDENCIA BAJA Para manejar el dolor local valore el uso de geles de opioides como analgésicos tópicos (Ej. Hidrogel de Clorhidrato de Morfina)71-74 EVIDENCIA MODERADA Utilice medidas coadyuvantes para el manejo del dolor (como la cura en ambiente húmedo, el horario reglado, o humedecer los apósitos antes de retirarlos)74-76 EVIDENCIA Muy Baja > LIMPIEZA Como norma general limpiar las heridas con suero fisiológico, agua destilada o agua del grifo potable77-78 EVIDENCIA ALTA Aplique una presión de lavado que garantice el arrastre de detritus bacterias y restos de curas sin lesionar tejido sano (1-4 kg/cm²) (Jeringa de 20 a 35 cc y una aguja o catéter de 19 mm de diámetro)77,80 EVIDENCIA Moderada Los antisépticos no deben de utilizarse de manera rutinaria en la limpieza de lesiones crónicas19-23 EVIDENCIA Moderada
  • 15. 1 > guías de práctica clínica > DESBRIDAMIENTO La limpieza y el desbridamiento minimizan la contaminación y mejoran la curación ya que eliminan los niveles altos de bacterias en heridas que contienen tejidos necróticos18,80,85-88 12 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión EVIDENCIA ALTA Seleccione un método de desbridamiento en base a criterios clínicos. Actualmente, no existen evidencias que demuestren una mayor eficacia de un sistema de des-bridamiento frente a otro91-94 EVIDENCIA BAJA En el caso de placas necróticas situadas en talón, que no presenten edema, eritema, fluctuación o drenaje, puede no ser necesario su desbridamiento inmediato; precisando el seguimiento diario de la lesión y controlando la apa-rición de dichos signos80,96 EVIDENCIA MUY BAJA > MANEJO DE LA CARGA BACTERIANA Utilizar guantes nuevos para cada persona. Cuando existan úlceras múltiples, las curas comenzarán por las menos contaminadas para terminar por las más contaminadas18,80 EVIDENCIA MUY BAJA Proteger las lesiones de fuentes externas de contaminación, heces, orina, etc18,80 EVIDENCIA MUY BAJA La limpieza y desbridamiento, son efectivos para el manejo de la carga bacte-riana de lesiones contaminadas y/o infectadas. La asociación con apósitos de plata la hace aún más eficaz100 EVIDENCIA ALTA Las lesiones sin signos aparentes de infección, pero que presenten otros sig-nos como retraso del crecimiento, aumento del exudado, del dolor, decolora-ción, etc. son sugerentes de colonización crítica y deberían ser tratadas como infectadas111-112 EVIDENCIA BAJA Una vez resuelta la colonización crítica o la infección cambiar a productos específicos para la fase de granulación113 EVIDENCIA BAJA Considerar el inicio de un tratamiento antibiótico local (p.e. sulfadiazina ar-géntica) en úlceras limpias que no curan o continúan produciendo exudado después de 2 a 4 semanas de cuidados óptimos80,114-115 EVIDENCIA ALTA Sólo se recomienda el uso de antibióticos sistémicos cuando existe disemina-ción de la infección (celulitis, sepsis, etc)117 EVIDENCIA ALTA
  • 16. La prevención de la infección mediante el uso de antibióticos sistémicos con carácter profiláctico no parece una medida recomendada y tenemos buenas evidencias de que su uso no tiene una utilidad manifiesta, al menos usados de manera sistemática.117 EVIDENCIA ALTA Realizar cultivos bacterianos de tejidos blandos cuando la úlcera no responda a la terapia antibiótica local después de otras dos semanas de tratamiento70,80 EVIDENCIA MUY BAJA > CURA EN AMBIENTE HÚMEDO: MANEJO DEL EXUDADO, ELECCIÓN DE APÓSITO Y CUIDADOS DE LA PIEL PERILESIONAL La cura en ambiente húmedo ha demostrado mayor efectividad clínica y ren-tabilidad resumen de las recomendaciones 13 que la cura tradicional118 EVIDENCIA ALTA No hay diferencias en la efectividad clínica (cicatrización) de un tipo de pro-ducto de tratamiento en ambiente húmedo sobre los otros, por tanto para su selección considere otros elementos como: el tipo de tejido, el exudado, la localización, la piel perilesional y el tiempo del cuidador118 EVIDENCIA ALTA Las lesiones en estadio profundas, tunelizadas o cavitadas deben ser rellena-das para que no cierren en falso o se abscesifiquen70,80 EVIDENCIA MUY BAJA Utilice la mínima fuerza mecánica para la limpieza de la herida y secado de toda el área perilesional70,80 EVIDENCIA MUY BAJA
  • 17. 1 > guías de práctica clínica 14 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
  • 18. introducción 15 1. introducción La elaboración de cualquier guía de práctica clínica tiene como finalidad la estandarización de las actuaciones de los profesionales ante determinados problemas de salud. Este pro-ceso requiere un esfuerzo y unos recursos importantes, por lo que no es posible hacerlo con todas las situaciones de salud, luego la selección de las mismas debe de realizarse en base a unos criterios. Generalmente es aceptado que estos criterios deben ser1: > Pertinencia: Es decir, que sea una necesidad de salud prioritaria. > Magnitud: Entendida como la frecuencia y gravedad con que se presenta el problema en el medio en que se realiza el trabajo diario. > Trascendencia: Repercusión que tienen dichos problemas en la población. > Factibilidad: Eficacia de los procedimientos de actuación de los que se puede disponer para hacer frente a dicho problema y capacidad de solucionar el problema en el contexto en que se encuentre. Las úlceras por presión, cumplen claramente todos estos requisitos. Es una complica-ción frecuente en cualquier nivel asistencial, especialmente en pacientes con problemas de movilidad y edad avanzada. Se calcula que aproximadamente unas 80.000 personas son atendidas diariamente en España en los diferentes niveles asistenciales por presen-tar una úlcera por presión2. Además, tienen un impacto negativo directo para su salud. Hoy conocemos que las úlceras por presión tienen una mortalidad directa atribuible de más de 600 pacientes anuales3. No se han encontrado datos epidemiológicos referidos a la población andaluza, pero teniendo en cuenta que el 18% de la población española es andaluza, puede supo-nerse que casi 15.000 ciudadanos y ciudadanas están siendo asistidos por el Sistema Sanitario Público Andaluz (SSPA) por estar afectados por las úlceras por presión, de los cuales, unos 110 morirán al año por esta causa, aproximadamente 2 personas a la semana. Pero además, las úlceras por presión provocan una prolongación de la estancia hospita-laria y un aumento de los costes sanitarios difícil de asumir sin cuestionar qué ha pasado, teniendo en cuenta que “un 95% son evitables” con los cuidados adecuados, mejorando notablemente la calidad de vida de las personas y familiares que las cuidan4. Aún en el caso de que este proceso se desarrolle, los cuidados adecuados, acortan notablemente el tiempo de duración de las mismas, sus recidivas y sus costes, y estos cuidados, pueden ser realizados independientemente del lugar donde se encuentre la persona, hospital, domicilio o residencia geriátrica.
  • 19. 1 > guías de práctica clínica Esto ha propiciado que en los últimos años se produzcan continuos y variados cam-bios dentro de la organización sanitaria, con objeto de mejorar la calidad asistencial en pacientes con úlceras por presión. Así, la estrategia nº 8 del Plan Nacional de calidad para el SNS (Marzo 2006), propone: ”mejorar la seguridad de los pacientes atendidos en los centros sanitarios del SNS” y dentro del objetivo 8.3 se plantea “Implantar a tra-vés de convenios con las Comunidades Autónomas proyectos que impulsen y evalúen prácticas seguras en 8 áreas específicas”. Una de ellas es la de “prevenir las UPP en pacientes en riesgo”5. Como se puede apreciar existen notables razones que justifican la elaboración de esta Guía, ya que cumple sobradamente los criterios de pertinencia, magnitud, trascenden-cia y factibilidad. Pero existe además otro argumento fundamental que justificaría por si solo la realización de la misma: la variabilidad de la práctica clínica. La gran aliada de las Heridas Crónicas en general y de las úlceras por presión en particular es la variabilidad de la práctica clínica, que se apoya en dos pilares fundamentales6: > La incertidumbre profesional, relacionada con la discrecionalidad de las deci-siones clínicas individuales o los diferentes estilos de práctica. > El crecimiento desmedido de la información, lo que se ha dado en llamar la explosión de la información. Esta Guía de Práctica Clínica pretende, por tanto, ser un instrumento de ayuda pro-fesional para reducir el grado de incertidumbre y disminuir la heterogeneidad de las decisiones clínicas. 1.1. Definición. Existen múltiples definiciones de las UPP; se propone como más acertada la definición de MJ. Almendariz7: “Lesión de origen isquémico, localizada en la piel y tejidos subya-centes con pérdida de sustancia cutánea, producida por presión prolongada o fricción entre dos planos duros, uno perteneciente al paciente y otro externo a él”. Esta definición tiene la virtud de considerar la etiología y localización de las lesiones, además de valorar las fuerzas de fricción como posible causa de las upp. 1.2. Etiopatogenia. En la primera mitad del S.XX diferentes autores empezaron a destacar, científicamente el papel de la presión en la etiopatogenia de las upp8,9. En los años 80, empezaron a aparecer trabajos que demostraban el efecto de las fuerzas mecánicas y la resistencia de los tejidos a éstas. 16 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
  • 20. Las fuerzas mecánicas provocan las upp como consecuencia directa del aplastamiento tisular entre dos planos: uno corporal y otro externo a él. Dos procesos se conjugan en el desarrollo de estas lesiones: la oclusión vascular por la presión externa y el daño endotelial a nivel de las arteriolas y de microcirculación, debidos principalmente a la aplicación de fuerzas tangenciales (cizalla) y de fricción. Así, por tanto, en la formación de las upp se identifican 3 tipos de fuerzas: presión, fricción y cizalla. La disminución de la resistencia de los tejidos a estas fuerzas puede verse alterada por varias causas. En la siguiente tabla se presentan los principales factores de riesgo que disminuyen la tolerancia de los tejidos a las fuerzas mecánicas. Se puede establecer 2 grandes grupos de factores predisponentes para las upp, los factores intrínsecos y extrísecos10: FACTORES INTRÍNSECOS FACTORES EXTRÍNSECOS introducción 17 Condición física: Inmovilidad Humedad Alteraciones respiratorias/circulatorias Perfumes, agentes de limpieza… Diabetes Estancia Insuficiencia vasomotora TA baja Insuficiencia cardiaca Superficie de apoyo Vasoconstricción Periférica Alteraciones endoteliales Anemia Septicemia Técnicas manuales sobre la piel Medicación Sondaje: vesical, nasogástrico. Edad Fijaciones, férulas Malnutrición/deshidratación Factores psicológicos Como puede verse la etiología de las upp debe considerarse siempre multifactorial, con dos elementos clave: • las fuerzas de presión, fricción o cizalla. • la disminución de la tolerancia de los tejidos a estas fuerzas propiciada por factores extrínsecos, intrínsecos o combinación de ambos. 1.3. Epidemiología: indicadores y costes. Los indicadores epidemiológicos son un instrumento de gran utilidad para medir el alcance y la evolución temporal del problema de las úlceras por presión, sin embargo y por diversas causas, tradicionalmente la información epidemiológica relacionada con las upp ha tenido un escaso desarrollo.
  • 21. 1 > guías de práctica clínica Actualmente se está produciendo una implantación progresiva debido principalmente a la dimensión del problema, a las aportaciones de asociaciones científicas interesadas en el tema y a la nueva gestión de los cargos de responsabilidad sanitaria que están creando, especialmente desde el desarrollo de planes de calidad, las bases para la re-cogida de datos epidemiológicos en nuestro entorno. Otro de los graves problemas para la obtención de indicadores epidemiológicos con-frontables han sido los diferentes enfoques metodológicos existentes que dificultan su comparación10. Los estudios más importantes realizados en España han sido: • Estudio epidemiológico, realizado en 1999, en la comunidad de La Rioja11. En él, la prevalencia de upp en atención primaria fue del 0,26% de los mayores de 65 años; 12,26% en hospitales de agudos y 12,84% en instituciones sociosanitarias. • Primer Estudio nacional de Prevalencia de UPP12, realizado en el año 2001. La prevalencia de upp en atención primaria fue del 8,34% de los pacientes que reci-bían atención domiciliaria; del 8,81% de los pacientes ingresados en hospitales y del 7,6% de los pacientes atendidos en centros sociosanitarios. • Segundo Estudio Nacional de prevalencia13. Con datos referidos al año 2005, la prevalencia de upp en atención primaria fue del 9,11% de la población incluida en programa de atención domiciliaria; un 8,91 % en hospitales y un 10,9 % en centros sociosanitarios. Conjuntamente con este estudio y con la información procedente de cuestionarios ad-ministrados a un panel de expertos del 2º Encuentro Nacional de Comisiones de Úl-ceras por Presión, se ha estimado que el coste anual del tratamiento de las UPP en España es de 435 millones de euros; debiéndose destacar que estas cifras provienen de un estudio, con un posible sesgo a la baja14. 18 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
  • 22. objetivos y población diana 19 2. objetivos Objetivo general: > Mejorar los cuidados de las úlceras por presión. Objetivos específicos: 1. Mejorar la calidad de vida de las personas que presentan úlceras por presión y de las personas que las cuidan. 2. Disminuir la variabilidad de la práctica clínica y la incertidumbre en la toma de decisiones mediante prácticas basadas en la evidencia científica. 3. Promover la adecuada utilización de las tecnologías sanitarias y guiar en la priorización de la distribución de recursos. 3. población diana para el uso de la guía El cuidado de las UPP se realiza principalmente desde la disciplina enfermera con un abordaje multidisciplinar por lo que esta guía está dirigida tanto a enfermeras, como a cualquier otro grupo profesional que trabaje con pacientes que presenten UPP.
  • 23. 1 > guías de práctica clínica 20 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
  • 24. elaboración de la guía 21 4. elaboración de la guía Esta guía ha sido elaborada por enfermeros y enfermeras de diferentes niveles asis-tenciales con amplia experiencia clínica, docente e investigadora en el manejo de las UPP y en la elaboración de protocolos y documento relacionados con el manejo de las mismas. En la fase previa a la elaboración de esta guía se realizó un análisis estratégico de la situación sobre la atención a las heridas crónicas en Andalucía mediante una TECNICA GRUPAL en la que se realizó un análisis DAFO identificando las principales Debilidades, Fortalezas, Amenazas y Oportunidades de dicha atención. A partir de este análisis, se constituyeron diferentes grupo de trabajo para establecer los contenidos a incluir en las distintas guías a desarrollar, entre ellas la de úlceras por presión, cuyo guión fue establecido por el grupo de trabajo con la coordinación de la Dirección Regional de Desarrollo e Innovación en los Cuidados. Se consensuaron también los métodos sistemáticos para la búsqueda de la evidencia, definiéndose: > Estrategia de búsqueda (bases de datos a consultar, periodo de búsqueda, términos de búsqueda y sistema de búsqueda inversa). > Posibilidades de acceso al documento tanto electrónico como manual a través de los recursos disponibles por el Sistema Sanitario Público Andaluz. Así se ha realizado en una búsqueda en las bases de datos más importantes (Cuiden, Medline, PubMed, Cinahl, Cochrane Library, DARE). Se han utilizado los descriptores MeSH y Cuiden, relacionados con las úlceras por presión. El periodo de búsqueda in-cluido ha sido el de cada base de datos hasta septiembre de 2006. Como resultado de la misma se han incorporado recomendaciones procedentes de todo tipo de estudios de investigación y publicaciones que aporten algún nivel de evi-dencia a las distintas recomendaciones. Se excluyeron de la guía aquellos artículos que no cumplieran los requisitos de calidad. Para la clasificación de la calidad y fuerza de las recomendaciones se utilizó el sistema del GRADE Working Group. En los casos dónde se encontraron diferencias a la hora de determinar el nivel de evidencia de la recomendación se ha utilizado el consenso formal (Método RAND / UCLA) no encontrando áreas específicas de desacuerdo15.
  • 25. 1 > guías de práctica clínica El sistema GRADE16,17 clasifica las evidencias partiendo del diseño del estudio, pero aumenta o disminuye el nivel de la misma considerando otros elementos, fundamental-mente la calidad del estudio, la consistencia del mismo y el tipo de evidencia generada (directa o indirecta) para dejar la recomendación en cuatro niveles: ALTA Es muy poco probable que nuevos estudios cambien la confianza que tenemos en el resultado estimado. MODERADA Es probable que nuevos estudios tengan un impacto en la confianza que tenemos y puedan modificar el resultado. BAJA Es muy probable que nuevos estudios tengan un impacto importante en la confianza que tenemos y puedan modificar el resultado. MUY BAJA El resultado no ha sido demostrado Es preciso, destacar que la presencia de un nivel de evidencia Bajo o Muy Bajo, en muchas ocasiones no es sinónimo de mala evidencia, sino que simplemente refleja la falta de estudios que confirmen o desmientan el resultado o son estudio cualitativos, consenso de expertos, etc. Está Guía será revisada cada cinco años o en plazo menor si aparecen nuevas eviden-cias relevantes. 22 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
  • 26. 5. estrategias de difusión, diseminación e implatación estrategias de difusión, diseminación e implatación 23 5.1. Difusión. • Envío de la Guía a las Direcciones de Enfermería de Hospitales, Distritos de Aten-ción Primaria e Instituciones Socio-Sanitarias, para su reparto entre los el personal responsables de las distintas Unidades de Hospitalización y Centros de Salud. • Difusión electrónica a través de la Web del Servicio Andaluz de Salud y otras Web del Sistema Sanitario Público de Andalucía. 5.2. Diseminación. • Presentación a las diferentes Direcciones de Enfermería de Hospitales y Distritos de Atención Primaria e Instituciones Socio-Sanitarias de la Guía. • Establecimiento de estrategias locales de diseminación de las Guías que deben constar de: - Talleres formativos para las personas que lo implanten, con el compromiso de la diseminación en sus distintas Unidades o Centros de Salud. - Talleres formativos para los profesionales de los centros para diseminar la información. - Elaboración de póster, con la información más relevante que incluya los algoritmos de actuación y las recomendaciones. 5.3. Implantación. • Nombramiento de una persona responsable o implantadora por Unidad o Centro de Salud, que se encargará junto con los cargos intermedios de Enfermería de favorecer la implementación de la guía en la práctica. • Auditorias. • Análisis e informe de implantación mediante encuestas al personal encargado de ello y profesionales, que sirva de retroalimentación.
  • 27. 1 > guías de práctica clínica 24 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
  • 28. valoración general y diagnóstico 25 6. valoración general y diagnóstico La valoración de la presencia o riesgo de aparición de UPP debe hacerse de manera integral, para ello es necesario realizar una valoración que incluya: 18,19. 1. Historia clínica, con examen físico completo, prestando especial atención a factores de riesgo y a las causas que influyen en el proceso de cicatrización. 2. Valoración nutricional con un instrumento validado, por ejemplo Mini Nutri-cional Assessment (MNA test), de manera periódica, asegurando una ingesta de nutrientes adecuada, con suplementos si es preciso, compatible con las características del paciente (dentición, deglución, etc.) y con sus deseos. 3. Valoración sobre los aspectos psico-sociales, identificando a la persona cui-dadora principal y que incluya actitudes, habilidades, conocimientos, medios materiales y apoyo social. Con toda esta información el profesional estará capacitado para establecer los diag-nósticos que puede presentar el paciente, que siguiendo la taxonomía de la NANDA20, pueden ser fundamentalmente: • 00047 Riesgo de deterioro de la integridad cutánea. • 00046 Deterioro de la integridad cutánea, para pacientes con lesiones en estadio I o II. • 00044 Deterioro de la integridad tisular, para pacientes con lesiones de estadio III o IV. Para trabajar estos diagnósticos se utilizarán dos intervenciones según taxonomía del Nursing Intervention Classification21 (NIC): • 3540 Prevención de las úlceras por presión (Esta intervención incluye vigilancia de la piel, manejo de presiones, etc.). • 3520 Cuidados de las Úlceras por presión. Hace referencia a los cuidados locales y generales de las upp. La evolución de los cuidados pueden ser realizada mediante dos criterios de resultado, según taxonomía de la Nursing Outcomes Classification22 (NOC):
  • 29. 1 > guías de práctica clínica • 1101 Integridad tisular: Piel y membranas mucosas: Este criterio sería aplicable no sólo a las personas con riesgo sino también para todas las personas que presen-ten úlceras para evitar que aparezcan nuevas lesiones. • 1103 Curación de la herida por segunda intención: Aplicable a los dos diagnósti-cos reales de deterioro de la integridad. DIAGNÓSTICOS NANDA INTERVENCIONES (NIC) CRITERIOS DE RESULTADO (NOC) 26 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión ESCALA / INDICADORES (47) Riesgo de dete-rioro de la integridad cutánea R/C factores mecánicos (fuerzas de presión, fricción y/o cizallamiento (46) Deterioro de la integridad cutánea R/C factores me-cánicos (fuerzas de presión, fricción y/o cizallamiento y M/P la presencia de úlceras por presión en estadio I o II (44) Deterioro de la integridad tisular R/C factores mecánicos (fuerzas de presión, fricción y/o ciza-llamiento) y M/P la presencia de úlceras por presión en estadio III o IV 3540 Prevención de las úlceras por pre-sión (en pacientes de riesgo y con lesiones) 3520 Cuidados de las úlceras por presión 1101 Integridad tisular: piel y membranas mucosas 110101 Temperatura de la piel 110111 Perfusión tisular 110113 Piel Intacta (1103) Curación de la herida por segunda intención 110301 Granulación 110321 Disminución del tamaño de la herida 110303 Secreción purulenta 110307 Eritema cutáneo circundante 110308 Edema perilesional 110312 Necrosis 110314 Fistulización (1): Gravemente comprometido (2): Sustancialmente compro-metido (3): Moderadamente compro-metido (4): Escasamente comprometido (5): No comprometido (1): Ninguno (2): Escaso (3): Moderado (4): Sustancial (5): Extenso (1): Extenso (2): Sustancial (3): Moderado (4): Escaso (5): Ninguno
  • 30. NO NO NO SÍ valoración general y diagnóstico 27 6.1. Algoritmo Diagnóstico. Ingreso Valoración del paciente y Valoración del riesgo Reevalué periódicamente ¿Tiene riesgo? Braden o EMINA Riesgo de deterioro de la integridad cutánea ¿Tiene úlceras? Deterioro de la integridad tisular Deterioro de la integridad cutánea NO SÍ SÍ SÍ NIC 3540 Prevención de las UPP (Ver algoritmo de prevención) ¿Presenta tejido Desvitalizado? NIC 3520 Cuidados de las UPP (Ver algoritmo de tratamiento) NIC 3520 Cuidados de las UPP (Ver algoritmo de manejo de la Carga bacteriana) ¿Estadio I o ll? Prevenir nuevas Lesiones y tratar las presentes
  • 31. 7. prevención de las úlceras por presión (nic 3540) Esta intervención permite un abordaje completo del problema. Las actividades de cui-dados que comprende se pueden clasificar en diferentes áreas: prevención de las úlceras por presión (nic 3540) 29 7.1. Valoración del riesgo. Valore el riesgo de presentar upp en todas las personas19,23-25 EVIDENCIA MODERADA Inicialmente todas las personas deben ser consideradas “en riesgo”, hasta ser valo-radas adecuadamente. Es necesaria una valoración detenida de su estado antes de considerar que no presenta riesgo de aparición de UPP y por tanto excluirlo de la apli-cación de medidas preventivas. Los cambios en el estado clínico (intervención quirúr-gica, modificación de alguno de los factores de riesgo conocidos, cambio del cuidador habitual) requieren una nueva valoración del riesgo. Para la valoración del riesgo, utilice de forma sistemática, una escala de valo-ración del riesgo de upp (EVRUPP) validada (Braden, EMINA)25 EVIDENCIA ALTA La revisión sistemática de los estudio de validación de EVRUPP ha encontrado que la escala de Braden tiene una capacidad predictiva superior al juicio clínico de las enfer-meras. Esto es especialmente importante en el caso de enfermeras con poca expe-riencia26. La escala EMINA ofrece buenos resultados y puede ser una alternativa, en el contexto cultural español, ya que presenta un alto valor predictivo27,28. Clasifique a las personas, tras la valoración, en las categorías de bajo, medio o alto riesgo y aplique medidas en función de este riesgo23,25 EVIDENCIA MODERADA La clasificación de las personas en función del riesgo de aparición de UPP es importante para iniciar el plan de prevención, ya que permite adaptar las medidas preventivas al nivel de riesgo. Registre en la historia clínica de la persona la valoración del riesgo realizada 19,24 EVIDENCIA MUY BAJA La documentación de la valoración del riesgo en la historia clínica debe ser completa y exacta, identificando la escala utilizada y la puntuación obtenida, tanto en el total como en cada parámetro. Esta documentación permite el inicio de los cuidados y favorece la continuidad de los mismos.
  • 32. 1 > guías de práctica clínica 7.2. Cuidados de la piel. Valore el estado de la piel diariamente para identificar precozmente los signos de lesión causados por la presión, coincidiendo con el aseo e informando del procedimiento a la persona29-30 30 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión EVIDENCIA BAJA La presión ejercida por la fuerza de la gravedad del cuerpo en una persona encamada o sentada no es uniforme sobre toda la piel, sino que se concentra y es mayor en aquellas zonas de apoyo donde hay prominencias óseas subyacentes. La inspección de la piel debe estar enfocada hacia dichas prominencias. Nunca ignorar un enrojecimiento sobre una prominencia ósea (talones, sacro...)31. En niños y niñas, debido a sus características antropomórficas, se localizan con mayor frecuencia en: cabeza (sobre todo en occipucio), oreja, pecho y sacro. Especial consideración merecen las úlceras en el occipucio, tan frecuentes en Cuidados Intensivos Pediátricos y de adultos. Es frecuente que las lesiones en esta localización se detecten por el olor, en estadios que dejaran una alopecia irreversible debido a la escasa visibilidad por el pelo, por lo que la protección y la inspección debe extremarse. La valoración de personas con piel oscura ó morena es especialmente difícil18 EVIDENCIA MUY BAJA En pieles oscuras se pueden presentar tonos rojos, azules o morados. Se debe valorar el calor de la piel, por palpación y con el dorso de la mano, comparando la temperatura con el sitio adyacente u opuesto del cuerpo, verificando su aumento. Para la higiene diaria utilice jabones o sustancias limpiadoras con potencial irritativo bajo sobre el pH de la piel19,29,32-33 EVIDENCIA MODERADA Mantenga la piel de la persona en todo momento limpia y seca. Aplique cremas hidratan-tes, confirmando su completa absorción32-33. Está contraindicado el uso sobre la piel de cualquier producto que contenga ALCOHOL (de romero, tanino…). No usar COLONIAS, pues su compuesto fundamental es el alcohol19,31 EVIDENCIA MUY BAJA No efectuar masajes sobre las prominencias óseas, pues se pueden ocasionar daños adicionales y no previenen la aparición de lesiones31,34-35 EVIDENCIA MODERADA El masaje sobre prominencias óseas ha demostrado que no es eficaz en la prevención, y que ocasiona lesiones capilares que inducen la aparición de UPP31,34-35.
  • 33. Aplique ácidos grasos hiperoxigenados (AGHO) en piel sana sometida a pre-sión. prevención de las úlceras por presión (nic 3540) 31 Extiéndalos con suavidad en zonas de riesgo31,36-37 EVIDENCIA ALTA Los AGHO posibilitan una óptima hidratación de la piel, favoreciendo el aumento de la circulación capilar, lo cual mejora las condiciones locales de la piel expuesta a isque-mias prolongadas, siendo de gran utilidad en la prevención de las úlceras. Además algunos estudios encuentran efectividad en el tratamiento de UPP de estadio I. Valore y trate los diferentes procesos que puedan originar un exceso de hu-medad en la piel de la persona: incontinencia, sudoración profusa, drenajes y exudado de heridas 29,38-42 EVIDENCIA BAJA En las zonas de piel expuestas a humedad excesiva, se deben utilizar productos barrera que no contengan alcohol y que protejan contra exudados y adhesivos (películas cutáneas de barrera no irritantes). Al ser transparentes permiten seguir la evolución de la lesión. Las pomadas de zinc pueden ser igual de eficaces, pero no permiten visualizar la piel y sólo se pueden retirar con productos oleosos. Su eliminación con agua o suero nunca es eficaz sino es con frotamientos intensos, que dañarán la piel43. La incontinencia ha demostrado que aumenta considerablemente el riesgo de aparición de UPP31,44 EVIDENCIA MODERADA La incontinencia urinaria afecta del 15 al 30% de las personas mayores de 60 años44. 7.3. Manejo de la presión. Para minimizar el efecto de la presión como causa de UPP, el GNEAUPP recomienda considerar cuatro elementos: movilización, cambios posturales, utilización de superficies especiales de manejo de la presión y protección local ante la presión. Movilización Elabore un plan de cuidados que fomente y mejore la movilidad y actividad de la persona,45 EVIDENCIA MODERADA Un objetivo apropiado para la mayoría de las personas, es el mantenimiento del nivel de actividad y de deambulación, así como un importante abanico de posibles movimientos. Si existe potencial para mejorar la movilidad física, inicie la rehabilitación (amplitud de movimientos, deambulación). Considere la derivación a fisioterapia.
  • 34. 1 > guías de práctica clínica Cambios posturales Haga cambios posturales, o cuando sea posible enseñe a la persona a reposi-cionarse por si misma a intervalos frecuentes que permitan redistribuir el peso y la presión18,31,46-52 32 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión EVIDENCIA MODERADA En una población cada vez más creciente de personas en domicilio con dependencia se-vera o total, institucionalizados y de cuidados intensivos, los cambios posturales son tan necesarios como insuficientes, estando condicionada su efectividad entre otros por: • La dificultad para su realización periódica. • La utilización de posiciones posiblemente iatrogénicas. • La imposibilidad de efectuarlos en muchos pacientes de cuidados intensivos. Entre las patologías que dificultan o imposibilitan la realización de los cambios posturales se encuentran: • Personas sometidas a Cirugía Cardiaca (sin duda los más prevalentes en Cuidados Intensivos de Hospitales de 3er nivel). • Personas con inestabilidad Hemodinámica. • Personas con obesidad mórbida. • Personas con compromiso respiratorio que sufren un descenso en la saturación de oxígeno durante los cambios posturales. • Personas politraumatizados o con intervencio-nes neuroquirúrgicas. En la realización de los cambios posturales hay que tener presente los siguientes puntos: > Seguir las recomendaciones de salud laboral sobre manejo de pesos y cargas. > Mantener el alineamiento corporal, la distribución del peso y el equilibrio de la persona. > Evitar el contacto directo de las prominencias óseas entre sí. Movilizar a la persona, evitando la fricción y los movimientos de cizalla18,19,31,53 EVIDENCIA BAJA Para ello utilice una entremetida o sábana travesera. Eleve la cabecera de la cama lo mínimo posible (máximo 30º) y durante el mínimo tiempo19,29,53 EVIDENCIA BAJA Para las posiciones de decúbito lateral no sobrepase los 30º de inclinación. Se evitará apoyar el peso sobre los trocánteres19,29 EVIDENCIA BAJA © F. J. Ruiz Amaya
  • 35. La posición de sedestación disminuye la superficie de apoyo aumentando la presión resultante y multiplicando el riesgo de aparición de UPP. Todo paciente en riesgo que necesite una SEMP (Superficies Especiales de Manejo de la Presión) en decúbito, tam-bién prevención de las úlceras por presión (nic 3540) 33 y “sobre todo” la necesita para estar sentado. Superficies especiales de manejo de la presión Se considera como Superficie Especial de Manejo de la Presión (SEMP) a toda super-ficie que presenta propiedades de reducción o alivio de la presión sobre la que puede apoyarse una persona totalmente, ya sea en decúbito supino, prono o en sedestación. Algunas superficies tienen propiedades que reducen el efecto de la fricción y del cizalla-miento, así como del calor y de la humedad. Se pueden clasificar como: > Estáticas: Actúan aumentando el área de contacto con la persona. Cuanto mayor sea la superficie de contacto menor será la presión que tenga que soportar. Entre los materia-les utilizados en la fabricación de SEMP estáticas se encuentran espumas de poliuretano especiales, fibras siliconizadas, silicona en gel, viscoelásticas, etc. > Dinámicas: Permiten variar de manera continuada los niveles de presión de las zo-nas de contacto del paciente con la superficie de apoyo. Las persona de riesgo deben ser situados sobre superficies especiales para el manejo de la presión en función del riesgo25,30,54-56 EVIDENCIA ALTA Utilice, preferentemente en todos los niveles asistenciales, una superficie de apoyo adecuada según el riesgo detectado de desarrollar UPP y la situación clínica de la per-sona. Los de riesgo medio y alto deberán utilizar un cojín con capacidad de reducción de la presión mientras estén en sedestación. En la actualidad hay evidencia de que las SEMP del tipo flotación en aire son más efi-caces para el tratamiento de pacientes con UPP que otras superficies. El estudio de Andersen en 1982 es el único que compara superficies dinámicas frente a estáticas55, encontrando ventaja de las primeras frente a las segundas, no obstante, al no poder cegar el mismo, algunos autores y autoras de revisiones sistemáticas no le dan validez suficiente y concluyen que no se puede establecer mayor efectividad de las superficies de aire alternante frente a las superficies estáticas (de baja presión continua) hasta que no se realicen más investigaciones56. No obstante, la asignación de la superficie debe hacerse en función del riesgo que pre-sente la persona de desarrollar úlceras por presión25,57, de tal manera que: • En personas de riesgo bajo, se recomienda utilizar superficies estáticas. • En personas de riesgo medio o alto, se recomienda utilizar superficies dinámicas o de presión alternante.
  • 36. 1 > guías de práctica clínica En cuanto a los dos tipos de superficies dinámicas, dos ensayos comparan ambas58,59, no encontrando diferencias entre colchones de presión alternante y sobrecolchones de presión alternante en cuanto a eficacia para prevenir el desarrollo de UPP. El análisis de coste-beneficio está a favor del uso de colchones, siendo además mejor aceptados por las personas, por lo que se aconseja la adquisición de SEMP de presión alternante tipo colchón debido al ahorro de costes, aunque el uso de SEMP de presión alternante tipo sobrecolchón es adecuado, especialmente en el entorno domiciliario. Considere siempre a las superficies especiales como un material complementario que no sustituye al resto de cuidados (movilización y cambios posturales)19,60 34 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión EVIDENCIA ALTA En todos las instituciones de salud y niveles asistenciales, las personas que se consideran con riesgo de desarrollar úlceras por presión deben tener un plan de cuidados escrito y personalizado de prevención que debe incluir la utiliza-ción de superficies especiales para la redistribución de la presión18,19,24,25 EVIDENCIA MUY BAJA Protección local ante la presión Utilizar apósitos de espuma de poliuretano en prominencias óseas para pre-venir la aparición de UPP31,61-64 EVIDENCIA ALTA Debe realizarse una protección especial de los talones. Los apósitos especia-les de espuma de poliuretano ha demostrado mayor eficacia y ser más costo efectivo que el uso de vendajes almohadillados61 EVIDENCIA ALTA Cuando dejemos el talón libre de presión, debemos evitar la caída del pie (pie equino), para ello mantener el pie en ángulo recto con la pierna. Una almohada en la que se apoya el pie o un dispositivo adecuado ayudarán a evitar este problema. Contemple cualquier situación en la que los dispositivos utilizados en la persona pue-dan provocar problemas relacionados con la presión y rozamiento sobre una zona de prominencia o piel y mucosas (sondas, tiras de mascarillas, tubos orotraqueales, gafas nasales, máscaras de presión positiva, catéteres, yesos, férulas, sistemas de tracción, dispositivos de inmovilización y sujeción). En estos casos, los AGHO y los apósitos con capacidad de manejo de la presión pueden ser de gran utilidad. Intervenciones iatrogenicas En estas intervenciones existe un componente histórico tradicional a su práctica, “siem-pre se ha hecho así”, que entraña una notable dificultad para su erradicación. Quizás la más utilizada sea el uso del flotador-rodete. Hoy podemos recomendar:
  • 37. No utilizar rodetes ni flotadores como superficie de asiento24,65,66 EVIDENCIA MODERADA En vez de repartir la presión que ejerce el peso del cuerpo, la concentra sobre la zona corporal que está en contacto con el rodete, provocando edema y congestión venosa y facilitando la aparición de UPP65,66. Otras intervenciones iatrogénicas ya han sido enunciadas en el texto, pero se recuerdan de nuevo para reforzar su prevención. Por tanto, se recomienda: • No masajear las prominencias óseas. • No dar friegas de alcohol-colonia sobre la piel. • No usar apósitos adhesivos en toda su superficie como prevención de lesiones en sacro o talones que “no se retiran por estar bien pegados”. • No sentar a pacientes sin capacidad de reposicionarse y sin SEMP. • No incorporar el cabecero de cama y los decúbitos laterales de la persona más de prevención de las úlceras por presión (nic 3540) 35 30º de inclinación. • No arrastrar a la persona sobre la cama al levantarlo sin incorporar el cuerpo. 7.4. Nutrición. Asegure una adecuada ingesta dietética para prevenir la malnutrición de acuerdo con los deseos individuales de la persona y su condición de salud.18,67-69 EVIDENCIA MODERADA Nutrición e hidratación son elementos clave para la prevención-cicatrización de las UPP. Un buen soporte nutricional no sólo favorece la cicatrización de las úlceras por presión sino que también puede evitar la aparición de éstas, al igual que complicaciones locales como la infección. El aporte hídrico es imprescindible para la prevención, ya que la piel hidratada tiene menos riesgo de romperse. De acuerdo con la literatura, existe una relación directa entre la malnutrición y la apari-ción de UPP ya que la pérdida de grasas y tejido muscular disminuye la protección que ejercen sobre las prominencias óseas. Proporcione soporte nutricional a las personas en las que se identifique alguna deficiencia.30,67-69 EVIDENCIA MODERADA La valoración del estado nutricional debe efectuarse al ingreso en una institución de sa-lud o programa de atención domiciliaria y revalorarse de manera periódica, identificando factores de consumo comprometidos, hábitos y estado emocional. Si las necesidades individuales lo requieren, se debe ofrecer apoyo en la alimentación y solicitar valoración de las Unidades de Dietética y Nutrición para proporcionar suplementos
  • 38. 1 > guías de práctica clínica nutricionales, pudiéndose considerar intervenciones más agresivas como la nutrición enteral o parenteral. El soporte nutricional debe basarse en: la valoración nutricional, el estado de salud ge-neral, las preferencias de la persona y la consulta con especialista clínico en dietética, en su caso. 7.5. Algoritmo de Prevención de las úlceras por presión. ¿Tiene riesgo? 36 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión ¿Cambios en el Estado del paciente? ¿Cambios en la situación del cuidador? NO SÍ NO Reevalúe SÍ SÍ NO Manejo de la presión (Uso SEMP adecuada, reposicionamiento, cambios postulares, prevención Fricción, etc.) Cuidados Generales (Plan de cuidados, Valoración nutricional, etc.) Cuidados Locales (Uso AGHO, soluciones Limpiadoras, evitar Alcohol, etc.) Manejo de la Humedad (Manejo de la incontinencia, Exudado, resequedad, etc.) Ingreso Valoración del riesgo Riesgo Bajo Riesgo Moderado Riesgo Alto
  • 39. prevención de las úlceras por presión (nic 3540) 37 7.6. Seguimiento del paciente de riesgo. Como instrumento de valoración del riesgo de la aparición de la UPP se utilizará una escala validada, preferiblemente la escala de Braden, aunque como ya se ha comentado la escala EMINA es una alternativa igualmente válida. La periodicidad de las revaloraciones fuera del hospital, debe ser acordada por el equipo sanitario conjuntamente con la persona cuidadora familiar en domicilio, con el personal auxiliar del servicio de ayuda a domicilio o el personal de centros residenciales. A continuación se establecen unos criterios a seguir para determinar la frecuencia de va-loración en función de la preparación del cuidador o cuidadora familiar (medida mediante el Criterio de Resultado) y el riesgo medido por una escala validada (Braden o EMINA). PERIOCIDAD (Decidir a los 7 días o segunda visita) PREPARACIÓN DEL CUIDADOR FAMILIAR NOC - 2202 VALOR DE LA ESCALA DE RIESGO FRECUENCIA A >= 3 Sin riesgo o riesgo bajo Valoración mensual B <3 Riesgo medio o alto Valoración C/14 Días DOMICILIO: Es fundamental la formación del familiar que cuida, o el personal auxiliar de ayuda a domicilio, en la prevención y la valoración de la piel. Tras el primer contacto visitar a los 7 días y aquí acordar PERIOCIDAD A o B. REEVALUAR ante cualquier cambio en el estado de salud importante sufrido por la persona. PERSONAS INSTITUCIONALIZADAS EN RESIDENCIAS: Trabajar en coordinación el equipo asistencial y participar en la formación continuada del personal auxiliar de las residencias. Acordar con la enfermera durante el primer mes, reevaluación semanal y pasar a valoración trimestral. HOSPITAL: Valoración al ingreso. Si la persona presenta riesgo se deben iniciar de manera inmediata las medidas de prevención. Si no, se procederá a reevaluar periódi-camente, generalmente una vez en semana o al igual que lo expuesto anteriormente siempre que se produzcan cambios en el estado de salud de la persona o en la situa-ción de las personas que cuidan.
  • 40. 8. cuidados de las úlceras por presión (nic 3520) 8.1. Aspectos generales del manejo local de la lesión. Realizar la valoración de la lesión de manera periódica al menos una vez a la semana, y siempre que existan cambios que así lo sugieran70 EVIDENCIA BAJA cuidados de las úlceras por presión (nic 3520) 39 Al realizar la valoración determine: 1. Ubicación de la lesión. 2. Estadio. Según el sistema de clasificación-estadiaje de las úlceras por presion del GNEAUPP70: 2.1. Estadio I: Alteración observable en la piel integra, relacionada con la presión, que se manifiesta por un eritema cutáneo que no palidece al presionar; en pieles oscu-ras, puede presentar tonos rojos, azules o morados. En comparación con un área (adyacente u opuesta) del cuerpo no so-metida a presión, puede incluir cambios en uno o más de los siguientes aspectos: • Temperatura de la piel (caliente o fría). • Consistencia del tejido (edema, induración). • Y/o sensaciones (dolor, escozor). 2.2. Estadio II: Pérdida parcial del grosor de la piel que afecta a la epidermis, dermis o am-bas. Úlcera superficial que tiene aspecto de abrasión, ampolla o cráter superficial. © FC García Fernández © MC Rodríguez Torres - FC García Fernández - PL Pancorbo Hidalgo
  • 41. 1 > guías de práctica clínica 2.3. Estadio III: Pérdida total del grosor de la piel que implica lesión o necrosis del tejido subcutáneo, que puede extenderse hacia abajo pero no por la fascia subyacente. 2.4. Estadio IV: Pérdida total del grosor de la piel con destrucción extensa, necrosis del tejido o lesión en músculo, hueso o estruc-turas de sostén (tendón, cápsula articular, etc.). En este estadio como en el III, pue-den presentarse lesiones con cavernas, tunelizaciones o trayectos sinuosos. © JC Bellido Vallejo - FP García Fernández © T Segovia López - FC García Fernández En todos los casos que proceda, deberá retirarse el tejido necrótico antes de determinar el estadio de la úlcera. 3. Dimensiones de la úlcera (se expresará en centímetros la longitud y la anchura). 4. Tipo de tejido existente en el lecho: granulación, esfacelado y/o necrótico seco (duro) o necrótico húmedo (blando). 5. Existencia de tunelizaciones, excavaciones o fístulas, así como el grado de exudación de la misma. 6. Presencia de signos clínicos de infección, tales como exudado purulento, mal olor, bordes inflamados, fiebre, etc. 7. Presencia / ausencia de dolor, identificando si el paciente relaciona el dolor con la lesión, los cambios de la cura, etc. 8. La antigüedad de la lesión. 9. Estado de la piel perilesional, reflejando si está íntegra, lacerada, macerada, reseca, etc., actuando en su caso conforme al procedimiento. Para manejar el dolor local valore el uso de geles de opiáceos como analgési-cos tópicos (Ej. Hidrogel de Clorhidrato de Morfina)71-74 40 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión EVIDENCIA MODERADA
  • 42. El uso de analgésicos tradicionales previos a la cura suele ser poco eficaz y los últimos estudios abogan por la nula utilidad de esta intervención, posiblemente porque alcan-zan sus picos analgésicos de forma lenta (ya sean usados por vía oral o parenteral) no consiguiendo concentraciones plasmáticas inmediatas para el procedimiento, por lo que si se usan deben de darse con la suficiente antelación. A nivel local la aplicación de geles de opiáceos como el hidrogel de Clorhidrato de Morfina (en concentraciones de 1mg mórfico para 2gr de Hidrogel) ha demostrado eficacia71-74. Utilice medidas coadyuvantes para el manejo del dolor (como la cura en ambien-te húmedo, el horario reglado, o humedecer los apósitos antes de retirarlos)74-76 EVIDENCIA Muy Baja Realizar curas en ambiente húmedo reduce el número de cambios de apósitos y el dolor. La protección de la piel perilesional es efectiva como técnica analgésica, disminuyendo por tanto el grado de maceración de la piel circundante. Establecer un horario reglado para realizar las curas para que el manejo de la medica-ción oral sea lo más efectiva posible, así como otras medidas como humedecer la zona antes de la retirada del apósito para disminuir el dolor, el sangrado y no dañar la zona perilesional. cuidados de las úlceras por presión (nic 3520) 41 8.2. Limpieza. Como norma general limpiar las heridas con suero fisiológico, agua destilada o agua del grifo potable77-78 EVIDENCIA ALTA El agua hervida y enfriada es una alternativa viable como solución limpiadora a falta de solución salina normal o agua potable de grifo. Aplique una presión de lavado que garantice el arrastre de detritus bacterias y restos de curas sin lesionar tejido sano (1-4 kg/cm²) (Jeringa de 20 a 35 cc y una aguja o catéter de 19 mm de diámetro79-80. EVIDENCIA Moderada Los antisépticos no deben de utilizarse de manera rutinaria en la limpieza de lesiones crónicas80-84 EVIDENCIA Moderada Los antisépticos son productos citotóxicos que lesionan el tejido sano, y retrasan la cicatrización. Además se han descrito en su uso reiterado problemas sistémicos por su absorción.80-84 Considerar la utilización de antisépticos exclusivamente en aquellos casos en los que se requiera controlar la carga bacteriana, como por ejemplo en la toma de muestras para cultivo.81
  • 43. 1 > guías de práctica clínica 8.3. Desbridamiento. La limpieza y el desbridamiento efectivos minimizan la contaminación y mejoran la curación ya que eliminan los niveles altos de bacterias en heridas que contienen tejidos necróticos18,80,85-88 42 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión EVIDENCIA ALTA Las bacterias y el exudado procedentes de las heridas pueden provocar una cicatri-zación tórpida y consecuentemente molestias para la persona. Parece demostrado la relación entre el elevado número de bacterias y la imposibilidad de curar85-88. Incluso se han descrito casos de bacteriemia persistente a pesar de un tratamiento antibiótico adecuado que no se han resuelto hasta haber desbridado la úlcera.89,90 Seleccione un método de desbridamiento en base a criterios clínicos. Actual-mente, no existen evidencias que demuestren una mayor eficacia de un sistema de desbridamiento frente a otro91-94 EVIDENCIA BAJA Para decidir la técnica a utilizar, deberemos valorar la situación general de la persona, posibilidades de curación del proceso, expectativas de vida, problemas y beneficios para ella. Es necesario prestar una consideración especial en personas en situación terminal de su enfermedad. Del mismo modo, valoraremos las características de la lesión (tipo de tejido, profundi-dad, localización, presencia de dolor y signos de infección). Los métodos de desbridamiento son compatibles entre sí, recomendándose la combi-nación de varios de ellos para hacer más eficaz y rápido el proceso.95-96 En el caso de placas necróticas situadas en talón, que no presenten edema, eritema, fluctuación o drenaje, puede no ser necesario su desbridamiento in-mediato; precisando el seguimiento diario de la lesión y controlando la apari-ción de dichos signos80,96 EVIDENCIA MUY BAJA 8.3.1. Desbridamiento Quirúrgico. Consiste en la retirada completa de tejido necrótico realizada en una sola sesión, en quirófano o sala quirúrgica bajo anestesia. Está indicado ante escaras gruesas, muy adherentes, tejido desvitalizado de lesiones extensas, profundas, de localizaciones es-peciales y con signos de celulitis o sepsis, siendo este último caso considerado de necesidad urgente de desbridamiento. (EPUAP). 8.3.2. Desbridamiento Cortante. Definido como el realizado a pie de cama, retirando de forma selectiva el tejido desvitali-zado, en diferentes sesiones y hasta el nivel de tejido viable. Se realiza con instrumental
  • 44. estéril y extremando las medidas de asepsia, dado que es una fase de especial prolife-ración bacteriana pudiéndose valorar la utilización de antisépticos. Tener especial precaución en personas con coagulopatías o tratadas con anticoagulan-tes. En caso de hemorragia deberemos controlarla mediante compresión directa o apó-sitos hemostáticos. Vigilar los signos de sangrado significativo durante las primeras 24 horas, valorando la conveniencia de mantener los apósitos mencionados anteriormente. Este método de desbridamiento está contraindicado en úlceras no cicatrizables por insuficiente aporte vascular en la zona97. Dada la posible aparición de dolor en esta técnica, es conveniente la aplicación de me-didas cuidados de las úlceras por presión (nic 3520) 43 de control del dolor, generales y locales98. 8.3.3. Desbridamiento Enzimático. Este método está basado en la aplicación local de enzimas exógenas (colagenasa, estreptoquinasa, papaina-urea, etc.), que funcionan de forma sinérgica con las enzimas endógenas, degradando la fibrina, el colágeno desnaturalizado y la elastina. Es un método selectivo99, siendo combinable con otros métodos. Se recomienda au-mentar el nivel de humedad en la herida para potenciar su acción y proteger la piel periulceral con películas de poliuretano o pomadas de óxido de zinc, por el riesgo de maceración. Su acción puede ser neutralizada en contacto con algunas soluciones jabonosas, me-tales pesados y algunos antisépticos (povidona yodada)92. 8.3.4. Desbridamiento Autolítico. El desbridamiento autolítico se favorece con la aplicación de cualquiera de los apósitos concebidos en el principio de cura en ambiente húmedo. Las escaras secas pueden ser eliminadas mediante apósitos que proporcionen un ambiente húmedo que facilite la autolisis. Entre ellos podemos destacar los hidrocoloides y los hidrogeles. Es un método de elección cuando no pueden ser utilizadas otras fórmulas y muy favo-recedor en combinación con desbridamiento cortante y enzimático. Es el método más selectivo, atraumático y no doloroso. Generalmente es bien aceptado por la persona. No requiriere habilidades clínicas especiales. Presenta una acción más lenta en el tiempo. Su uso inadecuado puede provocar ma-ceración de la piel perilesional.
  • 45. 1 > guías de práctica clínica 8.4. Manejo de la carga bacteriana. Utilizar guantes nuevos para cada persona. En el caso de la mismas persona cuando presenta úlceras múltiples, las curas comenzarán por las menos con-taminadas para terminar por las más contaminadas18,80 44 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión EVIDENCIA MUY BAJA Actualmente no existen investigaciones que apoyen la necesidad de cambiar los guan-tes cuando se cuidan varias lesiones de una misma persona. Debe lavarse las manos y cambiarse los guantes entre pacientes80. Proteger las lesiones de fuentes externas de contaminación, heces, orina, etc.18,80 EVIDENCIA MUY BAJA La exposición a agentes contaminantes externos aumenta la colonización bacteriana y retrasa la curación de las úlceras por presión80. La limpieza y desbridamiento, son efectivos para el manejo de la carga bacte-riana de lesiones contaminadas y/o infectadas. La asociación con apósitos de plata la hace aún más eficaz100 EVIDENCIA ALTA La plata presenta una eficacia antimicrobiana ante un gran espectro de gérmenes, in-cluidos multiresistentes101-104. También existen consenso en cuanto a que la plata crea muy pocas resistencias bacterianas90, aunque pueden ocurrir105. Parece que la toxicidad e hipersensibilidad de la plata en humanos, es muy baja106-107. Esta toxicidad estaría en directa relación a la larga exposición a sales de plata (en traba-jadores de la industria fotográfica) o bien a productos prácticamente en desuso como el nitrato de plata. Actualmente los trabajos publicados no aportan evidencias suficientes que demues-tren in vivo qué apósito de plata es más eficaz108. In vitro si hay diferentes estudios que muestran como la cantidad total de plata presente en un apósito influencia la actividad antimicrobiana108,110. Aunque hay que ser cauteloso al extrapolar los resultados de las pruebas de laboratorio a la situación clínica, estos datos son corroborados por un ensayo clínico que se en-cuentra pendiente de publicar. Los datos de este proyecto de investigación titulado “Efectividad de tres grupos de apó-sitos que liberan plata en heridas crónicas infectadas” del que son investigadores Gago M, García RF, Gaztelu V, Verdú J, López P y Nolasco A, muestran como el apósito que tiene mayor contenido en plata es más efectivo que los otros, puesto que los signos de infección han remitido en la mayoría de las lesiones a las 2 semanas (60% frente al 8%
  • 46. y 12% de los otros grupos) y han cicatrizado el doble de heridas que en los otros dos grupos. Esta efectividad se corrobora también mediante modelo de riesgos proporcio-nales cuidados de las úlceras por presión (nic 3520) 45 de regresión de Cox. Las lesiones sin signos aparentes de infección, pero que presenten otros signos como retraso del crecimiento, aumento del exudado, del dolor, decoloración, etc. son sugerentes de colonización crítica y deberían ser tratadas como infectadas111,112 EVIDENCIA BAJA Todas las úlceras por presión se pueden considerar contaminadas (presencia sin proli-feración) o colonizadas (gérmenes que proliferan en el lecho) por bacterias, lo que no es indicativo de infección (los gérmenes invaden los tejidos). No obstante es muy frecuente en estas lesiones encontrar una elevada carga bacteriana, sin presentar los signos tí-picos de la infección (dolor, eritema, calor, etc.). Sin embargo, provocan un retraso de la cicatrización, junto con otros signos secundarios: aumento del exudado, del dolor, decoloración del lecho de la herida, etc.112 Por tanto, las lesiones en esta fase de “co-lonización crítica” deben tratarse como si estuvieran infectadas, utilizando como primer eslabón la plata por las razones que se han expuesto en el punto anterior. Una vez resuelta la colonización crítica o la infección cambiar a productos específicos para la fase de granulación113 EVIDENCIA BAJA No existe ningún producto que sirva para todas las fases de la herida. Una vez prepa-rado el lecho ulceral el proceso de cicatrización se ve favorecido por la utilización de un apósito específico para la fase de granulación (sin plata). Normalmente se considera como tiempo necesario para descontaminar una herida ente 1 y 2 semanas de tratamiento con el producto de manejo de la carga bacteriana. Considerar el inicio de un tratamiento antibiótico local (p.e. sulfadiazina ar-géntica) en úlceras limpias que no curan o continúan produciendo exudado después de 2 a 4 semanas de cuidados óptimos.80,114-115 EVIDENCIA ALTA Cuando se precise el uso de antibióticos locales el producto de elección es la sulfadia-zina argéntica114-115. Ésta, tiene un gran espectro, siendo eficaz frente a Gram-positivos, Gram-negativos y algunas variedades de hongos y tiene muy pocas repercusiones sis-témicas. Los antibióticos sistémicos utilizados tópicamente pueden producir resistencias cruza-das, por lo que su uso local está contraindicado116. Sólo se recomienda el uso de antibióticos sistémicos cuando existe disemina-ción de la infección (celulitis, sepsis, etc.)117 EVIDENCIA ALTA
  • 47. 1 > guías de práctica clínica La prevención de la infección mediante el uso de antibióticos sistémicos con carácter profiláctico no parece una medida recomendada y tenemos buenas evidencias de que su uso no tiene una utilidad manifiesta, al menos usados de manera sistemática.117 NO SÍ Signos de infección o colonización crítica 46 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión EVIDENCIA ALTA Realizar cultivos bacterianos cuantitativos de tejidos blandos cuando la úlcera no responda a la terapia antibiótica local después de otras dos semanas de tratamiento70,80 EVIDENCIA MUY BAJA La biopsia tisular es la herramienta más adecuada para el cultivo de heridas. En caso de no ser posible se recomienda la punción-aspiración frente al frotis en la toma de muestras de las lesiones crónicas.80 Los cultivos de superficie con hisopo es una técnica que permite detectar la presencia de microorganismos en superficie sin que podamos tener información cuantitativa y sin que se pueda detectar la flora anaerobia. 8.5. Algoritmo de manejo de la carga bacteriana. Tipo de tejido Tejido Desvitelizado sin signos de infección o colonización crítica Limpieza y desbridamiento Signos de Sepsis, Celulitis u osteomielitis Derivación para tto. Antibiótico sistémico Cortante (seguido de cura seca o alginato 24h si sangrado) Enzimático (Colagenasa) (Valore asociar a autolítico) Aumentar la limpieza y desbridamiento cortante y/o autolítico Autolítico + apósito de plata (Hidrogel + hidrocelular o hidrocoloide) ¿Mejoría antes de 2 semanas? CURA EN AMBIENTE HÚMEDO ¿Mejoría antes de 2 semanas? Cultivo y antibiograma ¿Mejoría antes de 2 semanas? SÍ NO Antibiótico local (Sulfadiaziana Argéntica) SÍ NO
  • 48. 8.6. Cura en ambiente húmedo: manejo del exudado, elección de apósito y cuidados de las úlceras por presión (nic 3520) 47 cuidados de la piel perilesional. La cura en ambiente húmedo ha demostrado mayor efectividad clínica y ren-tabilidad que la cura tradicional118 EVIDENCIA ALTA Los productos para el tratamiento de upp basados en cura en ambiente húmedo tienen mayor efectividad clínica (cicatrización) que el tratamiento tradicional con gasa (ambien-te seco)118. El coste del tratamiento de upp con productos basados en ambiente húmedo (hidroco-loides y espumas de poliuretano) es menor que el del tratamiento tradicional con gasa (ambiente seco) 118. No hay diferencias en la efectividad clínica (cicatrización) de un tipo de pro-ductos de tratamiento en ambiente húmedo sobre los otros, por tanto para su selección considere otros elementos como: el tipo de tejido, el exudado, la localización, la piel perilesional y el tiempo del cuidador 118 EVIDENCIA ALTA Si la lesión tiene tejido desvitalizado (esfacelos o necrosis) valore la utilización de distin-tos sistemas de desbridamiento. Los apósitos basados en la cura húmeda favorecen el desbridamiento autolítico, pero éste es más lento que otros, aunque éstos no son excluyentes entre si 97. El exudado, también debe ser tenido en cuenta en la elección del producto. Los algi-natos y las hidrofibras son productos con alta capacidad de absorción para ser intro-ducidos en el interior de la lesión sin que tengamos evidencias de que uno sea mejor que otro. Para cubrirla, los apósitos de espuma de poliuretano (también denominados hidrocelulares o hidropoliméricos) han demostrado una mayor capacidad de absorción del exudado que los apósitos hidrocoloides118. Valore si tiene necesidad de controlar la humedad asociada sin secar el lecho de la úlcera, porque la humedad y/o la irritación química que el sudor, la orina o las heces provoca vuelve vulnerable la piel, alterando la barrera protectora, haciéndola más frágil y aumentando la probabilidad de que se rompa. La localización de la lesión es otro elemento a considerar. Si la lesión está en zonas sometidas a altas presiones valore las espumas de poliuretano que han demostrado su eficacia en la reducción de la misma tanto in Vitro como in Vivo 58-61. El tiempo de cuidados suele ser el elemento más elevado en el coste de tratamiento de las lesiones. Además el minimizar los cambios supone mejorar la calidad de vida del paciente, de los cuidadores y de la lesión ya que se disminuye el trauma originado por dichos cambios.
  • 49. 1 > guías de práctica clínica Las lesiones en estadio profundas, tunelizadas o cavitadas deben ser rellena-das para que no cierren en falso o se abscesifiquen70,80 48 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión EVIDENCIA MUY BAJA Si no rellenamos las lesiones profundas corremos el riesgo de que estas cierren en fal-so o se abcesifiquen, pero no debemos olvidar que la sobrecarga de producto sobre la herida puede aumentar la presión sobre el lecho de la misma provocando lesiones tisulares sobreañadidas, por ello deberemos rellenarlos en su justa medida. Utilice la mínima fuerza mecánica para la limpieza de la herida y secado de toda el área perilesional70,80 EVIDENCIA MUY BAJA Evitaremos así lesionar la piel circundante y la aparición de maceración, que es el pro-blema más frecuente, garantizando la correcta sujeción de apósitos adhesivos. Para proteger la piel perilesional del exudado y otras agresiones se pueden utilizar peli-culas barrera no irritantes. La piel perilesional también debe ser considerada en la selección del producto. Un ad-hesivo demasiado fuerte provocaría lesiones en el cambio / retirada. La retirada de los apósitos hidrocelulares es más fácil que los hidrocoloides118. Otros productos como la colagenasa también pueden lesionar la zona perilesional, además de la ya mencionada falta de control del exudado123. Valore la utilización de películas de poliuretano transparentes o pomadas de base de óxido de zinc para protegerla, pero recuerde que estas últimas son liposolubles y no hidrosolubles por lo que su retirada debe hacerse mediante sustancias oleosas y no con agua43,124.
  • 50. cuidados de las úlceras por presión (nic 3520) 49 8.7. Algoritmo de cura en ambiente húmedo. SÍ NO NO SÍ Tipo de tejido Lesión con piel íntegra (Estadio I) Lesión superficial con tejido de granulación Lesión profunda tunelizada o cavitada con tejido de granulación Lesión con tejido desvitalizado Ácidos Grasos + Hidrocoloide (para fricción) o Hidrocelular (para presión y fricción) Hidrocoloide (para exudado escaso/nulo) o Hidrocelular (para exudado moderado o abundante y/o reducir la presión) Rellenar la cavidad con Hidrogel (para exudado excaso/nulo) o Alginato o Hidrofibra (para exudado moderado o abundante) + Hidrocoloide o Hidrocelular según exudado y/o necesidad de reducir presión Ver manejo carga bacteriana ¿Aumento del exudado, dolor o decoloración? ¿Mejoría o curación? Colágeno sólo o asociado a proteasas PREVENCIÓN DE NUEVAS LESIONES 8.8. Seguimiento de los pacientes con úlceras por presión. El seguimiento de las lesiones y la frecuencia de cura de las mismas estará condiciona-da por la situación de la persona y sus objetivos terapéuticos, de la lesión y del producto seleccionado para el tratamiento. La situación clínica de la persona y los objetivos terapéuticos es el primer elemento a considerar. Deberemos buscar siempre el mayor confort, para ella y los familiares, seleccionando el producto que permita espaciar al máximo la cura, respetando las con-diciones óptimas de la lesión. En lesiones con tejido de granulación, el exudado será el que condicione la frecuencia de cambios. Así, y como norma general, podemos recomendar que cuando el exuda-do de la lesión esté en torno a 1-2 cm del borde del apósito es el momento adecuado para su cambio.
  • 51. 1 > guías de práctica clínica Si los cambios hay que hacerlos con frecuencia inferior a los 2-3 días se recomienda modificar el producto de tratamiento por otro de mayor absorbencia y si no lo controla y se asocia a otros signos: retraso en la cicatrización, dolor, decoloración, etc., valorar la posibilidad de que se encuentre en situación de colonización crítica y tratar como si estuviera infectada. Si la lesión tiene una elevada carga bacteriana o signos claros de infección, la limpieza y desbridamiento debe hacerse a diario. Si se asocia a productos para el manejo de la carga bacteriana, como apósitos de plata, la revisión de la lesión debería hacerse como máximo cada 48-72 h. En el caso de aumentar el escalón terapéutico y optar por antibióticos tópicos, el cam-bio deberá realizarse en función de la vida media del mismo. Así, como ejemplo, la sul-fadiazina argéntica tiene una vida de 12 h. por lo que los cambios habrá que realizarlos con esa periodicidad. Al monitorizar la evolución de las úlceras por presión tenga en cuenta que estas no revierten el estadio. Las úlceras por presión cicatrizan hacia una menor profundidad, pero no se produce una sustitución del músculo, tejido celular subcutáneo, o dermis destruidos hasta que no tiene lugar la reepitelización. Mientras tanto, el lecho ulceral es rellenado por tejido de granulación (cicatriz) compuesto principalmente por células endoteliales, fibroblastos, colágeno y matriz extracelular. Una úlcera de estadio IV no puede pasar a ser de estadio III, estadio II y/o consecuentemente estadio I. Cuando una úlcera de estadio IV ha cicatrizado debería ser clasificada como una úlcera de estadio IV cicatrizada y no como una úlcera de estadio 0. Para determinar la evolución de la lesión el mejor sistema es el desarrollado y validado por el Comité Consultivo Nacional (Norteamericano) de Úlceras por Presión (Nacional Pressure Ulcer Advisory Panel) que han desarrollado una Escala de Curación de las Úlceras por presión, conocida por su acrónimo inglés PUSH (Pressure Ulcer Scale for Healing)27. 50 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión Dia: Longitud x anchura 0 0 cm2 6 3,1-4,0 cm2 1 < 0,3 cm2 7 4,1-8,0 cm2 2 0.3 - 0,6 cm2 8 8,1-12,0 cm2 3 0,7 - 1 cm2 9 12,1-24 cm2 4 1,1 - 2,0 cm2 10 >24 cm2 5 2,1 - 3,0 cm2 Subtotal: Valor: Cantidad de exudado 0 ninguno 1 ligero 2 moderado 3 abundante Subtotal: Tipo de tejido 0 Cerrado 1 Tejido epitelial 2 Tejido de granulación 3 Esfacelos 4 Tejido necrótico Subtotal: Puntuación total
  • 52. Longitud x anchura: Medir la longitud mayor y la anchura mayor utilizando una regla en centímetros. Multiplicar las dos medidas para obtener la superficie aproximada en centímetros cuadrados. Heridas cavitadas: ¡ no preocuparse ¡. Utilizar una regla en centímetros y siempre utilizar el mismo sistema para medir la superficie (largo x ancho). Cantidad de exudado: Estimar la cantidad de exudado (drenaje) presente después de retirar el apósito y antes de aplicar cualquier agente tópico a la úlcera. Estimar el exudado como ninguno, ligero, moderado o abundante. Tipo de tejido: Se refiere a los tipos de tejidos que están presentes en el lecho de la úlcera. Valorar como 4 si hay algún tipo de tejido necrótico presente. Valorar como 3 si hay algún tipo de esfacelo presente y no hay tejido necrótico. Valorar como 2 si la herida está limpia y contiene tejido de granulación. Una herida superficial que se esté reepitelizando se valorará como 1. Cuando la herida esté cerrada valorarla como 0. 4. Tejido necrótico (Escara seca / húmeda): Tejido oscuro, negro o marrón que se adhiere firmemente al lecho o a los bordes de la herida que puede ser más fuerte o débil que la piel perilesional. 3. Esfacelos: tejido amarillo o blanco que se adhiere al lecho de la úlcera en bandas de aspecto fibroso, bloques o en cuidados de las úlceras por presión (nic 3520) 51 forma de tejido blando muciforme adherido. 2. Tejido de granulación: Tejido rojo o rosáceo con una apariencia granular húmeda y brillante. 1. Tejido epitelial: En úlceras superficiales nuevo tejido (o piel) rosado o brillante que crece de los bordes de la herida o en islotes en la superficie de la misma. 0. Cicatrizado/reepitelizado: la herida está completamente cubierta de epitelio (nueva piel). 8.9. Tomas de muestras (Documento Técnico nº 4 del GNEAUPP). El diagnóstico de la infección asociada a úlcera por presión debe ser fundamentalmente clínico. La mayor parte de las lesiones con signos de infección local no complicada se resolve-rán a través de limpieza y desbridamiento de la herida, no siendo necesario de forma sistemática realizar cultivo de ese exudado. Si esta situación progresara en el tiempo, persistiendo los signos bacteriológicos con exudado purulento, ante el riesgo o eviden-cia de celulitis, osteomielitis o bacteriemia, será preciso y urgente filiar el organismo res-ponsable de este proceso infectivo, discriminando otros presentes como colonizadores y contaminantes. Toda la información diagnóstica que el laboratorio de microbiología puede proporcionar, depende de la calidad de la muestra recibida. Los Centros para la Prevención y el Control de la Enfermedad de Estados Unidos (CDC) recomiendan obtener líquido mediante la aspiración con aguja u obtener fragmentos de tejido mediante biopsia de la úlcera. 8.9.1. Aspiración Percutánea. Es el mejor método por su sencillez y facilidad para obtener muestras de úlceras, abs-cesos y heridas superficiales, especialmente de bacterias anaerobias.
  • 53. 1 > guías de práctica clínica Material necesario: > Gasas estériles > Povidona yodada al 10 % > Jeringa estéril > Aguja IM (0.8 x 40) > Medio de transporte para bacterias aerobias-anaerobias Descripción de la técnica: > Desinfectar la piel perilesional con Povidona yodada al 10 %. > La punción se realiza a través de la piel integra de la piel periulceral, selec-cionando el lado de la lesión con mayor presencia de tejido de granulación o ausencia de esfacelos. Limpiar de forma concéntrica esa zona de punción con alcohol etílico o isopropílico al 70%. > Dejar secar al menos durante un minuto permitiendo que la povidona ejerza su acción antiséptica. > Realizar una punción-aspiración con la jeringa y aguja manteniendo una incli-nación aproximada de 45º y aproximándose al nivel de la pared de la lesión. El volumen óptimo de aspirado se establece entre 1 y 5 ml. > En procesos no supurados, preparar la jeringa con medio mililitro de suero fi-siológico o agua estéril y aspirar. Es importante anotar en la petición la cantidad de líquido añadido para facilitar el contaje posterior. > Desinfectar la superficie de goma del medio con povidona yodada al 10 % de-jando secar al menos un minuto. > Introducir el contenido en un vial con medio de transporte para muestras líqui-das de gérmenes aerobios y anaerobios. > Resguarde estos viales de la luz y manténgase a una temperatura entre 2 y 25º. 8.9.2. Frotis de la lesión mediante hisopo. Todas las úlceras por presión están colonizadas por bacterias. No deberán usarse para cultivo, muestras de líquido obtenido mediante frotis de la herida porque pueden detec-tar sólo los contaminantes de superficie y no reflejar el verdadero microorganismo que provoca la infección tisular, teniendo un dudoso valor diagnóstico. Permiten recoger una escasa cantidad de muestra que fácilmente se deseca por la deshi-dratación del medio. Las muestras así recogidas son de escasa rentabilidad y deben obte-nerse sólo cuando no se pueda recoger la muestra mediante los otros métodos expuestos. No obstante, y, dado lo habitual de esta práctica en los diferentes niveles asistenciales de nuestro entorno, recomendamos un escrupuloso respeto al procedimiento que se presen-ta, con el fin de mitigar al máximo esas aludidas falsas responsabilidades infectivas. 52 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión
  • 54. cuidados de las úlceras por presión (nic 3520) 53 Material necesario: > Suero Fisiológico. > Jeringa y aguja estéril. > Torundas con medio de transporte tipo Stuart-Amies. Descripción de la Técnica: > Retirar el apósito que recubre la lesión, si procede. > Si fuera preciso, proceda a realizar desbridamiento quirúrgico de la lesión. > Aclare de forma meticulosa la herida con suero fisiológico estéril antes de pro-ceder a la toma de la muestra. > Rechace el pus para el cultivo. > No frote la úlcera con fuerza. > Utilice un hisopo estéril. No utilice torundas de algodón. > Gire el hisopo sobre sus dedos realizando movimientos rotatorios de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. > Recorra con el hisopo los extremos de la herida en sentido descendente (agu-jas del reloj), abarcando diez puntos distintos en los bordes de la herida. > Coloque el hisopo dentro de un tubo con medio de transporte. > Existen en el mercado hisopos libres de oxígeno que facilitarían la detección de bacterias anaerobias. 8.9.3. Biopsia Tisular. Es un procedimiento de elección y alta efectividad diagnóstica, pero generalmente su uso está restringido a la atención especializada. Se tomarán muestras de tejidos por escisión quirúrgica de zonas que manifiesten sig-nos de infección. Las muestras líquidas se obtendrán por aspiración con jeringa y aguja. Finalmente, algunas normas básicas y comunes para la recogida y transporte de las distintas muestras bacteriológicas: > Cada muestra deberá ir acompañada de un volante de petición y estar perfec-tamente identificada. > Es conveniente la toma junto a la cama del enfermo. > Efectuar la toma en el sitio exacto de la lesión con las máximas condiciones de asepsia que eviten la contaminación de microbios exógenos. > Todas las muestras deberán ser enviadas lo más rápidamente al laboratorio.
  • 55. 9. material mínimo a disponer para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión PRODUCTO INDICACIONES material mínimo a disponer para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión 55 Ácidos Grasos Hiperoxigenados Para la prevención de las úlceras por presión. Hay sugerencias de efectividad también en el tratamiento de lesiones en estadio I. Apósito de plata Primer escalón en el tratamiento de las lesiones con signos de colonización crítica o infección. Apósito alginato cálcico Para lesiones exudativas, especialmente profundas o cavita-das. Por su carácter hemostático tras un desbridamiento cor-tante con sangrado. Apósito de Espuma de poliuretano (también denominados Hidrocelulares o Hidropoliméricos) Para la prevención sobre prominencias óseas o zonas someti-das a presión y/o fricción. Para lesiones superficiales o profundas (en este caso, asocia-do a otros productos que rellenen la cavidad, especialmente si existe exudado moderado-abundante) Apósito de hidrofibra Para lesiones exudativas, especialmente profundas o cavitadas. Apósito hidrocoloide Para lesiones superficiales o profundas (en este casos, aso-ciado a otros productos que rellenen la cavidad y sólo cuando el exudado sea escaso o nulo). Colagenasa Para el desbridamiento enzimático. Colágeno sólo o asociado a moduladores de las protea-sas Como segundo escalón de tratamiento en lesiones, sin signos de colonización crítica, que no mejora y que puede deberse a una cronificación de la fase inflamatoria. Hidrogel de estructura amorfa Para lesiones poco exudativas profundas o cavitadas. Para el desbridamiento autolítico y ayuda del enzimático si se asocia a colagenasa. Películas de Poliuretano Transparente o Pomadas de Óxido de Zinc Para la protección de la piel perilesional o zonas sometidas a humedad constante o frecuente. La ventaja de las Películas de Poliuretano estriba en permitir vez la lesión y ser de fácil retirada. Las pomadas de óxido de zinc deben ser retiradas completa-mente con productos de base oleosa, antes de aplicadas de nuevo. Superficies Especiales de Manejo de la Presión La superficie correcta debe ser seleccionada en función del riesgo y de la situación clínica del paciente. Sulfadiazina argéntica Como segundo escalón en el tratamiento de las lesiones con signos de colonización crítica o infección, si no ha mejorado con la limpieza, el desbridamiento y el uso de plata. Considerar como primer escalón de tratamiento para las que-maduras.
  • 56. 10. indicadores epidemiológicos y de calidad indicadores epidemiológicos y de calidad 57 Límite de entrada: > Personas identificadas con riesgo de desarrollar úlceras por presión. Se en-tiende como persona de riesgo aquella que tenga una puntuación menor o igual a 16 en la escala de Braden, o igual o superior a 4 en la Escala EMINA. La identificación puede ser realizada por los profesionales sanitarios en cualquier momento en que el paciente tenga contacto con el medio sanitario, indepen-dientemente del nivel asistencial que se trate. > Personas que presentan úlceras por presión. Se entiende por persona con úl-ceras por presión aquella que presenta al menos una lesión independientemen-te del estadio, localización y nivel de aparición. Límites marginales: > Aparición de nuevas lesiones distintas a las úlceras por presión. > Traslado del paciente a otra Comunidad o país. Límite final: Se considera finalizado el proceso cuando ocurre: > Reversión del proceso que lo hace ser calificado como de riesgo. > Cuando se produce una curación de las lesiones y la desaparición del riesgo. > Exitus.
  • 57. 1 > guías de práctica clínica NORMAS DE CALIDAD CRITERIOS DE INCLUSIÓN Y EXCLUSIÓN DE PACIENTES RELACIÓN DE VARIABLES PARA MEDIR LA NORMA INDICADORES FUENTES Y 58 guía de práctica clínica para la prevención y el tratamiento de las úlceras por presión VARIABLES PARA IDENTIFICAR Fuente para evaluar norma Identificar a las personas con riesgo de desarro-llar úlceras por presión INCLUSIÓN: Todas las personas ingresadas en los hospitales y en residen-cias geriátricas.Todas las personas en programa visita domiciliaría (ADO) EXCLUSIÓN: En Hospitales de agudos excluir pacientes pediátricos (excepto UCI pe-diátrica y de neonatos), pac de obstetricia y pacientes de unidades de psquiatría de agudos. Escala de Valoración va-lidada Braden o EMINA Nº pacientes en los que se ha valorado el riesgo de desarrollar upp/ Pacientes ingresados o en programa de visita domiciliaría x 100. Clasificar el riesgo de las personas en: sin riesgo, riesgo bajo, medio y alto. Hª C. Diraya. Proteger a las personas con riesgo INCLUSIÓN: Todas las per-sonas identificadas como de riesgo medio o alto Consta medidas de prevención del riesgo y son adecuadas. Nº Personas a las que se le aplican medidas preventivas adecuadas / Nº de pacientes identifi-cados con riesgo medio o alto x 100 Cambios posturales SEMP Ácidos Grasos Protección zonas de pre-sión / fricción Hª C. Diraya. Enseñanza de a preven-ción de UPP INCLUSIÓN: Todas las personas y/o cuidadores de pacientes identificados como de riesgo medio o alto Consta medidas de educación a pacientes y familiares Nº Pacientes o sus cuidadores a los que se le enseñan medidas preventivas / Nº de pacientes identificados con riesgo medio o alto x 100 Constancia en la HªCª de las actividades educativas realizadas. Hª C. Diraya.
  • 58. indicadores epidemiológicos y de calidad 59 NORMAS DE CALIDAD CRITERIOS DE INCLUSIÓN Y EXCLUSIÓN DE PACIENTES RELACIÓN DE VARIABLES PARA MEDIR LA NORMA INDICADORES FUENTES Y VARIABLES PARA IDENTIFICAR Fuente para evaluar norma Identificar a las personas con úlceras por presión INCLUSIÓN: Todos los pa-cientes con UPP de cualquier grado. Incidencia bruta Incidencia en función del riesgo Prevalencia Bruta Prevalencia en función del riesgo INCIDENCIA BRUTA: Nº pacientes que desarrollan upp durante la estancia / Total de pacientes ingresados o en programa de ADO x 100 INCIDENCIA EN FUN-CIÓN DEL RIESGO: Nº pacientes que desarrollan upp durante la estancia / Total de pacientes identificados como de riesgo medio o alto x 100 PREVALENCIA BRUTA: Nº pacientes con upp / Total de pacientes ingre-sados o en programa de ADO x 100 INCIDENCIA EN FUN-CIÓN DEL RIESGO: Nº pacientes con upp / Total de pacientes iden-tificados como de riesgo medio o alto x 100 Nº Pacientes ingresados en el periodo o en ADO Nº Pacientes identificados como de riesgo Nº Pacientes identificados como sin riesgo o de riesgo bajo. Hª C. Diraya. Clasificar las upp INCLUSIÓN: Todas las per-sonas con UPP de cualquier grado. Constancia del estadio y localización de la lesión Nº de pacientes en los que consta el estadio de la upp / Nº pacientes con upp x 100 Nº de pacientes en los que consta la locali-zación de la upp / Nº pacientes con upp x 100 Clasificación por estadios del GNEAUPP Localización exacta de la lesión Hª C. Diraya. Utilizar un tratamiento adecuado en las personas con UPP INCLUSIÓN: Todos los pa-cientes con UPP de cualquier grado. Adecuación del tratamien-to seleccio-nado Puntuación del PUSH al inicio del tratamiento – Puntuación del PUSH al análisis x 5,9 Disminución del PUSH Hª C. Diraya.

Related Documents