El Hambre Agnès Tostón Natália Rodríguez Ramon Rodríguez.
<ul><li>Tened presente el hambre:recordad su pasado turbio de capataces que pagaban en plomo. Aquel jornal al precio de l...
<ul><li>El hambre paseaba sus vacas exprimidas, sus mujeres resecas, sus devoradas ubres, sus ávidas quijadas, sus miserab...
<ul><li>Los años de abundancia, la saciedad, la hartura eran sólo de aquellos que se llamaban amos. Para que venga el pan ...
<ul><li>Nosotros no podemos ser ellos, los de enfrente, los que entienden la vida por un botín sangriento: como los tiburo...
<ul><li>Años del hambre han sido para el pobre sus años. Sumaban para el otro su cantidad los panes. Y el hambre alobadaba...
<ul><li>Hambrientamente lucho yo, con todas mis brechas, cicatrices y heridas, señales y recuerdos del hambre, contra tant...
<ul><li>Por haber engordado tan baja y brutalmente, más abajo de donde los cerdos se solazan, seréis atravesados por esta ...
<ul><li>No habéis querido oír con orejas abiertas el llanto de millones de niños jornaleros. Ladrábais cuando el hambre ll...
<ul><li>En cada casa, un odio como una higuera fosca, como un tremante toro con los cuernos tremantes, rompe por los tejad...
of 10

Natalia, agnès i ramon

Published on: Mar 3, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Natalia, agnès i ramon

  • 1. El Hambre Agnès Tostón Natália Rodríguez Ramon Rodríguez.
  • 2. <ul><li>Tened presente el hambre:recordad su pasado turbio de capataces que pagaban en plomo. Aquel jornal al precio de la sangre cobrado, con yugos en el alma, con golpes en el lomo. </li></ul>
  • 3. <ul><li>El hambre paseaba sus vacas exprimidas, sus mujeres resecas, sus devoradas ubres, sus ávidas quijadas, sus miserables vidas frente a los comedores y los cuerpos salubres. </li></ul>
  • 4. <ul><li>Los años de abundancia, la saciedad, la hartura eran sólo de aquellos que se llamaban amos. Para que venga el pan justo a la dentadura del hambre de los pobres aquí estoy, aquí estamos. </li></ul>
  • 5. <ul><li>Nosotros no podemos ser ellos, los de enfrente, los que entienden la vida por un botín sangriento: como los tiburones, voracidad y diente, panteras deseosas de un mundo siempre hambriento. </li></ul>
  • 6. <ul><li>Años del hambre han sido para el pobre sus años. Sumaban para el otro su cantidad los panes. Y el hambre alobadaba sus rapaces rebaños de cuervos, de tenazas, de lobos, de alacranes. </li></ul>
  • 7. <ul><li>Hambrientamente lucho yo, con todas mis brechas, cicatrices y heridas, señales y recuerdos del hambre, contra tantas barrigas satisfechas: cerdos con un origen peor que el de los cerdos. </li></ul>
  • 8. <ul><li>Por haber engordado tan baja y brutalmente, más abajo de donde los cerdos se solazan, seréis atravesados por esta gran corriente de espigas que llamean, de puños que amenazan. </li></ul>
  • 9. <ul><li>No habéis querido oír con orejas abiertas el llanto de millones de niños jornaleros. Ladrábais cuando el hambre llegaba a vuestras puertas a pedir con la boca de los mismos luceros. </li></ul>
  • 10. <ul><li>En cada casa, un odio como una higuera fosca, como un tremante toro con los cuernos tremantes, rompe por los tejados, os cerca y os embosca, y os destruye a cornadas, perros agonizantes. </li></ul>