OTRAS TEXTURAS:
SOBRE EL EXILIO
EL EXTRANJERO
Y EL OTRO
INSTIGACIÓN
AL DISENSO
POSMODERNIDAD:
¿EXISTE?
COLUMNAS FILOSÓFICA...
SUMARIO
EDITORIAL 4
ARTÍCULOS ORIGINALES
EL COLOR: DE LO CUALITATIVO A LO CUANTITATIVO 5
Yolanda Cadenas
CRÍTICA A LA NOCI...
COLUMNAS
PSICOLOGÍA Y FILOSOFÍA
LOS DERECHOS HUMANOS,
ALTERIDAD Y AJENIDAD, LAS DIFERENCIAS 72
Enrique Echegoyen
ARTE, CIE...
EDITORIAL
¿VAMOS BIEN?
La Revista de Filosofía Ariel se publica una vez más. A pesar de que es toda una aventura
editarla ...
5
Epistemología
EL COLOR: DE LO CUALITATIVO A LO
CUANTITATIVO
Yolanda Cadenas
yolcadenas@hotmail.com
Este artículo se prop...
6
transición de la naturaleza del color, esto es, de
ser un fenómeno cualitativo a conformase en
uno cuantitativo.
Tampoco...
7
semejantes, las cuales cualquiera que sea la
realidad que equivocadamente les atribuimos,
no son nada en verdad en los o...
8
conformaba por el diferente tamaño de dichas
partículas aunque no especificó nada más4
; ésta
es su teoría de la emisión...
9
infrarrojos. El fragmento de luz visible, que
comprende desde el violeta hasta el rojo, está
ubicado en una zona del esp...
10
Por consiguiente, el color es el resultado
de la interacción de la radiación o luz con la
materia y es una vibración o ...
11
“aleteo”; esto es, algo que comenzó a vibrar, a
oscilar, con una determinada frecuencia y que
no ha dejado nunca de hac...
12
Epistemología.
Filosofía de la ciencia.
Metafísica
CRÍTICA A LA NOCIÓN DE UNIDAD
PRESENTE EN EL ARTÍCULO ¿QUÉ ES REAL?
...
13
gran éxito, permitiendo usar valiosas fuentes de
energía barata para vivir, o para matar mucha
gente, con ingeniosos ap...
14
hiper-diferenciados: en-sí /// en-relación. No
podríamos pensar claramente si así no fuese.
Pero no encontraremos jamás...
15
de afectar y ser afectado), alcanza con atender
sus cuantías en tan sólo un par de cualidades.
Pero debemos reconocer q...
16
esforzarnos en concebir la consistencia de tan
micro mundo.- ¡Están diciendo que aprendamos
a manejar el coche y nos ol...
17
Que el conjunto es más que la suma de
las partes, se comprueba por todos lados. Todo
es inclusivo. Es posible que mucho...
18
con propiedades se referiría a ciertos conjuntos
de cualidades y cuantías.
“En nuestra opinión, tal vez
convendría cons...
19
concretas tengan aspectos y escalas, los aspectos
y escalas serían lo verdaderamente real y
tendrían cosas cuando se ex...
20
realidades en lo más micro de lo micro. Lo
contrario sería suponer que no existe allí más
que nada, pero la nada no tie...
21
Metafísica.
Existencialismo.
http://desdeelcorazonradio.blogspot.com/2010/08/amor-y-esperanza.html
LA INTERSUBJETIVIDAD...
22
lugar en el cual poder ser feliz o pleno. “...Por
una paradoja, sorprendente sólo para un
pensamiento muy superficial, ...
23
indivisiblemente...”33
. Esto implica que
cualquier contacto con objetos exteriores se
vincula con el yo desde la integ...
24
una segunda reflexión es sobre todo porque
puedo participar de esta experiencia de ser, de
sentirme parte-de, de compro...
25
la contemplación. Lejos de ser la actitud del
hombre espectador, que no se involucra a pesar
de su gran curiosidad, el ...
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
¿Por qué la gente se suicida? La otra versión
of 84

¿Por qué la gente se suicida? La otra versión

revista ariel n 15,pp. 47-51
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - ¿Por qué la gente se suicida? La otra versión

  • 1. OTRAS TEXTURAS: SOBRE EL EXILIO EL EXTRANJERO Y EL OTRO INSTIGACIÓN AL DISENSO POSMODERNIDAD: ¿EXISTE? COLUMNAS FILOSÓFICAS: LOS DERECHOS HUMANOS, ALTERIDAD Y AJENIDAD, LAS DIFERENCIAS ¿CÓMO SIMPLIFICAMOS LA IMAGEN DE LO REAL, CUANDO LO REAL MISMO ES COMPLEJO/SIMPLE? MIRADA VAZFERREIRIANA A LA CIENCIA IMPACTO I EL FILÓSOFO Y EL PERIODISTA EL COLOR: DE LO CUALITATIVO A LO CUANTITATIVO CRÍTICA A LA NOCIÓN DE UNIDAD EN EL ARTÍCULO ¿QUÉ ES REAL? INTERSUBJETIVIDAD: UNA METAFÍSICA DE LA ESPERANZA A ORIGEM POÉTICA DA REFLEXÃO FILOSÓFICA EL SER DE DIOS Y LA NADA ENTRAMADOS DE PRODUCCIÓN SOCIAL Y REGULACIÓN DEL PODER RAZÓN ARTÍSTICA ¿POR QUÉ LA GENTE SE SUICIDA? LA OTRA VERSIÓN LA VIDA EXAMINADA: UNA RELECTURA DE LA APOLOGÍA www.arielenlinea.wordpress.com
  • 2. SUMARIO EDITORIAL 4 ARTÍCULOS ORIGINALES EL COLOR: DE LO CUALITATIVO A LO CUANTITATIVO 5 Yolanda Cadenas CRÍTICA A LA NOCIÓN DE UNIDAD PRESENTE EN EL ARTÍCULO ¿QUÉ ES REAL? 12 Dardo Bardier INTERSUBJETIVIDAD: POSIBILIDAD DE UNA METAFÍSICA DE LA ESPERANZA, PARTE II. 21 Diego Pereira A ORIGEM POÉTICA DA REFLEXÃO FILOSÓFICA A PARTIR DE PAUL RICOEUR 27 Gilberto Guimarães EL SER DE DIOS Y LA NADA 31 Héctor Sevilla Godínez ENTRAMADOS DE PRODUCCIÓN SOCIAL Y REGULACIÓN DEL PODER 37 Marcelo Gambini RAZÓN ARTÍSTICA 42 Roberto Marcelo Falcón ¿POR QUÉ LA GENTE SE SUICIDA? LA OTRA VERSIÓN 47 Jairo Cardona LA VIDA EXAMINADA, UNA RELECTURA DE LA APOLOGÍA 52 Andrea Díaz OTRAS TEXTURAS DE ORIGINALES SOBRE EL EXILIO, EL EXTRANJERO Y EL OTRO 59 Jhon Alexander Herrera. INSTIGACIÓN AL DISENSO 63 Jaime Araujo Frias . POSMODERNIDAD: ¿EXISTE? 65 Jorge Isauro Rionda Ramírez
  • 3. COLUMNAS PSICOLOGÍA Y FILOSOFÍA LOS DERECHOS HUMANOS, ALTERIDAD Y AJENIDAD, LAS DIFERENCIAS 72 Enrique Echegoyen ARTE, CIENCIA Y FILOSOFÍA ¿CÓMO SIMPLIFICAMOS LA IMAGEN DE LO REAL, CUANDO LO REAL MISMO ES COMPLEJO/SIMPLE? 74 Dardo Bardier CIENCIA Y FILOSOFÍA UNA MIRADA VAZFERREIRIANA A LA CIENCIA 76 Luis Mazas IMPACTOS IMPACTO I 78 Mauricio Langón INFORMACIÓN RESEÑAS DE LIBROS EL FILÓSOFO Y EL PERIODISTA 80 Rafael Capurro CARTAS DE LOS LECTORES 81 REVISTAS Y SITIOS DE FILOSOFÍA 82 EVENTOS DE FILOSOFÍA 84 Revista arbitrada semestral de originales de filosofía ARIEL. Nº 15, noviembre 2014. http://arielenlinea.wordpress.com http://issuu.com/revistadefilosofiaariel/docs/ariel_12; http://issuu.com/revistadefilosofiaariel Integrante de la Red Filosófica. Montevideo. Uruguay. http//filosofiauruguaya.spruz.com Registros del ISSN 1688-6658 (electrónico) e ISSN 2301-119X (impreso) en Biblioteca Nacional, MEC. La responsabilidad de los artículos, gráficos, fotos, notas, textos y reportajes publicados en Ariel recaen, de manera exclusiva, en sus autores, y sus contenidos no necesariamente reflejan el criterio de la Redacción Responsable. Arbitraje calificado por LATINDEX. La revista es electrónica. Preparada para ser impresa. Edición papel artesanal para donar a bibliotecas principales. Director: Dardo Bardier, dbardier@gmail.com Editor: Luis Mazas Secretario de Redacción: Enrique Echegoyen Redactor Responsable: Dardo Bardier. Consejo Editorial: Lía Berisso, Rafael Capurro, Andrea Díaz, Enrique Echegoyen, Roberto Marcelo Falcón, Juan Iglesias, Mauricio Langon, Luis Mazas, Ricardo Viscardi, Bernardo Borkestain, y Dardo Bardier. Cuerpo de árbitros: Bernardo Borkenstain, Yamandú Acosta, Lía Berisso, Rafael Capurro, Andrea Díaz, Enrique Echegoyen, Roberto Marcelo Falcón, Clara Alicia Jalif, Juan Carlos Iglesias, Mauricio Langon, Luis Mazas, Pablo Romero y Ricardo Viscardi. Comité Académico. Celina Lértora, Sirio López, Juan Carlos Pereda Failache, Apolline Torregrosa Laborie, Gabriel Vargas Lozano, Patrice Vermeren. Diagramado y compaginado de la revista: Dardo Bardier. Fundador: Fernando Gutiérrez. Grupo fundador: Bernardo Borkenztain, Lía Berisso, Horacio Bernardo, Rafael Capurro, Antonio Caro, Agustín Courtoisie, Tammy Cyjon, Andrea Díaz, Enrique Echegoyen, Roberto Marcelo Falcón, Luciana Gaffrée, Mauricio Langon, María Lapoujade, Sirio López, Luis Mazas, Andrés Núñez, Alicia Poderti, Pablo Romero, Haroldo Stenger, Gabriel Trucillo, Leandro Vieira, Ricardo Viscardi y Dardo Bardier. Obra portada: "Ventana a la libertad" de Rocío Vázquez Romero. 2012. Ex-convento franciscano de Santa Ana en Tzintzuntzan, Michoacán, México. Próximo cierre de recepción de materiales para ARIEL Nº 16: 25 de abril 2015.- Si desea una copia papel, escribir al Director: dbardier@gmail.com Condiciones de Recepción de artículos, solicitar a: dbardier@gmail.com
  • 4. EDITORIAL ¿VAMOS BIEN? La Revista de Filosofía Ariel se publica una vez más. A pesar de que es toda una aventura editarla sin recursos económicos, hemos podido mantener su entrega semestral. Lo hemos hecho sin renunciar a los niveles de calidad necesarios para cumplir su misión fermental, de apoyo dinámico y abierto al pensamiento filosófico. Siendo siempre muy exigentes en el delicado equilibrio entre la imprescindible valoración de los contenidos a publicar y la libertad de expresión. Impulsando una dinámica interdisciplinar, atenta, dispuesta y prudente al integrar las líneas de investigación filosófica ya existentes con otras líneas de investigación novedosas. Y especialmente abierta a las novedades-por-surgir en el área de la investigación científica y la cultura general. Tenemos noticias sobre resultados obtenidos, que nos gustaría comentarles, pues vuestro apoyo, como lectores y autores, nos es esencial para seguir trabajando por la comunidad. Ya estaríamos pasando las 150.000 visitas a la revista (en sus tres sitios actuales y el sitio anterior), con fuerte incremento en los últimos números. Algunas revistas y sitios de filosofía nos comentan y publican dirección web. Incluso envían copias por correo. De modo que las cifras quizá serían mayores. No sólo se ha disparado la cantidad de lectores, sino también la de autores que nos remiten sus interesantes investigaciones y pensamientos, desde diversos lugares del mundo. Al grado de que ahora disponemos de artículos aprobados que se publicarán en la siguiente edición. Estos índices cuantitativos y cualitativos, quizá indiquen que en el ámbito internacional Ariel ya ocupa un espacio reconocido. Por nuestro lado, hemos intentado introducir varias mejoras a la revista. Nos hemos vinculado con Latindex, organismo calificador y de revistas arbitradas, que nos asesora para establecer normas de calidad en lo publicado. Esto nos abre puertas en organismos tales como el Anii. También estamos participando en la fundación de la asociación de editores de revistas científicas uruguayas. Pronto dispondrá de personería jurídica y ello permitirá realizar apoyos concretos a la profesionalización de las ediciones y lograr mayor proyección internacional. Dentro de los nuevos lineamientos, que siempre los resolvemos en equipo, pues los objetivos y métodos de una revista de filosofía no tienen necesidad de ser los mismos que los de las revistas científicas comunes, estamos introduciendo diversas mejoras: *Actualmente el proceso de arbitrado doble-ciego está en funcionamiento fluido. Hemos logrado que sea riguroso, ágil y efectivo. Todo el material es arbitrado. En Otras Texturas rige el sistema anterior (Lector Previo), pero lo hemos convertido en un arbitrado tan formal como el de los artículos de perfil académico, aunque con diferentes pautas, más flexibles en cuanto a presentación. *Se está fundando el Comité Académico, compuesto de personalidades de la filosofía internacional, con el fin de contar con mayor nivel de respaldo y de apelación en lo concerniente al contenido de los artículos, siempre con las máximas garantías para todas las propuestas, pero riguroso en el modo de presentación y exigencia del nivel de calidad de los trabajos publicados. *Se inició la página dedicada a Cartas de los Lectores, empezando el trabajoso camino de incentivar que los autores dialoguen con sus lectores y con los otros autores. *Se dividió el sector Secciones en dos partes: las Columnas, dedicadas a casos concretos inspiradores para la filosofía de los grandes temas, y la Información de eventos y noticias de la filosofía. Si bien las Columnas y las Informaciones no son investigaciones temáticas originales, forman un amable clima envolvente donde el lector podrá leer temas relacionados con la filosofía. Como “ser” cambiante y adaptativo que es la revista, seguiremos introduciendo mejoras para el autor y para el lector. Filosofar es un camino fértil para el entendimiento humano, que habilita el pensar, el decir y el hacer en comun.- Dardo Bardier
  • 5. 5 Epistemología EL COLOR: DE LO CUALITATIVO A LO CUANTITATIVO Yolanda Cadenas yolcadenas@hotmail.com Este artículo se propone responder desde el ámbito filosófico y físico a la pregunta acerca de qué es el color y, para ello, se ha de abordar, en parte, desde una perspectiva histórica, pues el conocimiento que se tenía de la naturaleza del color varió en un momento decisivo de la física cuando ésta también sufrió un drástico cambio de una teoría a otra completamente diferente: de la física clásica a la física cuántica. En un parte aguas entre estas dos teorías físicas se sitúa el cambio en el estatus del color, dejando de ser una cualidad secundaria, sensible y subjetiva para revelarse como todo lo contrario: una cualidad primaria, cuantitativa y objetiva, la cual en términos físicos será un concepto definido por medio de cierta ‘magnitud’ con precisos valores numéricos. Esta transición de lo cualitativo a lo cuantitativo es también un salto de lo subjetivo a lo objetivo y el presente artículo seguirá el rastro de este espectacular recorrido. Palabras clave: epistemología, teoría del conocimiento, teoría del color, filosofía de la ciencia. This article intends to answer philosophical and physical level to the question about what is the color, and therefore must be addressed, in part, from a historical perspective, because the knowledge that was the nature of the color varied at a crucial moment of physics when this also suffered a drastic change from one theory to another completely different: classical physics to quantum physics. A partly waters between these two physical theories is change in the status of color, ceasing to be a secondary, sensitive and subjective quality to reveal himself as the opposite: a quality primary, quantitative and objective, which in physical terms is a concept defined by certain 'magnitude' with precise numerical values. This transition from qualitative to quantitative is also a jump from the subjective to the objective and this article will follow the trail of this spectacular journey. Key words: epistemology, theory of knowledge, theory of color, philosophy of science. Introducción Nuestra andadura por el color podría comenzar desde los orígenes del pensamiento humano hasta finales del siglo XIX y, sobre todo, de comienzos del siglo XX. Sin embargo, no es mi intención seguir un itinerario histórico completo a través del concepto de color, en primer lugar porque ya no se trataría de un breve artículo sino de todo un tratado acerca de éste y, en segundo lugar, porque la idea que se ha tenido del color no se modificó sustancialmente hasta los recientes siglos, antes mencionados. Únicamente, contextualizaré los momentos históricos en los cuales se dieron los factores que jugaron un rol determinante en la
  • 6. 6 transición de la naturaleza del color, esto es, de ser un fenómeno cualitativo a conformase en uno cuantitativo. Tampoco hablaré del color en otros contextos que no sean el de la teoría del conocimiento en filosofía ni el de las teorías físicas. Sé que esto deja fuera muchas de las caracterizaciones y significaciones de aquél como es su simbolismo en el arte gráfico, en el ámbito de la antropología como construcciones alegóricas de las distintas culturas humanas tanto históricas como geográficas o en la mitología de estas diversas culturas, entre otras expresiones del color. Así como tampoco es mi intención realizar un estudio pormenorizado de éste ni realizar aportaciones novedosas1 , sino divulgar esta específica situación por la que transitó el color desde la perspectiva física y filosófica – pero sólo en su condición de teoría del conocimiento y filosofía de la ciencia–. Esta travesía de cambio de estatus de propiedad subjetiva a objetiva, por la que pasó el color, nos revela que nada se puede adelantar acerca de aquello que es posible conocer con claridad y cierta objetividad de lo que no: los límites del conocimiento se van ensanchando a medida que la investigación humana va evolucionando. En un principio el color se consideró una cualidad subjetiva –o propiedad secundaria– que no podía ser medida, calculada ni ser reconocida como objetiva. En el presente estudio se indaga en la evolución del color en tanto cualidad subjetiva hasta revelarse como una propiedad o cualidad primaria –por usar una expresión de la teoría del conocimiento clásico– o bien, desde nuestro lenguaje actual, como una magnitud física, objetiva, cuantificable, medible y calculable. Tales caracterizaciones opuestas del color se debe a que ni en la Antigüedad ni en la conocida como Época Moderna2 existían las condiciones 1 Sólo al final, en la conclusión, menciono aquello que he denominado ‘dinamicismo cuántico’, el cual sí es una idea propia que propongo para abordar un marco ontológico apropiado para la física cuántica: la teoría que, en última instancia, nos explica la naturaleza del color y la posibilidad de cuantificarlo; esto es, de asignar a cada tipo de color un determinado valor numérico en función de su carácter oscilatorio o vibratorio regulado por la frecuencia o longitud de onda que le corresponde en cierta zona del espectro electromagnético. 2 Se considera que la Modernidad es una etapa que abarca desde el siglo XVI hasta el XVIII. físicas, tanto teóricas como experimentales, para determinar cuantitativamente el atributo que define si algo es de un color u otro. El color como cualidad subjetiva Cuando los “filósofos modernos” que estudiaban la naturaleza del conocimiento se proponían mencionar una típica cualidad subjetiva o propiedad secundaria casi siempre hablaban del color. Por ejemplo, tanto los filósofos empiristas como Hume, Locke o Berkeley, como los racionalistas como Platón o Descartes, distinguían entre cualidades primarias u objetivas, que pertenecen al objeto en sí mismo, esto es, son reales –algo más tarde se denominaron ‘cantidades’– y cualidades secundarias o subjetivas, que no le pertenecían al objeto en sí mismo, sino a nuestro modo interno de percibir la realidad externa; éstas mantuvieron el calificativo simple de ‘cualidades´ cuando se cambió el nombre de las anteriores. Sirva de ejemplo, esta cita del filósofo Locke cuando realiza tal distinción en donde, a veces, denomina ´cualidades reales’ u ‘originarias’ a las cualidades primarias y ‘cualidades sensibles’ a las cualidades secundarias como el color: § 9. Cualidades primarias. Así consideradas, las cualidades en los cuerpos son, primero, aquellas enteramente inseparables del cuerpo, cualquiera que sea el estado en que se encuentre, y tales que las conserva constantemente en todas las alteraciones y cambios que dicho cuerpo pueda sufrir a causa de la mayor fuerza que pueda ejercerse sobre él. …. A estas cualidades llamo cualidades originales o primarias de un cuerpo, las cuales, creo, podemos advertir que producen en nosotros las ideas simples de la solidez, la extensión, la forma, el movimiento, el reposo y el número. § 10. Pero, en segundo lugar, hay cualidades tales que en verdad no son nada en los objetos mismos, sino potencias para producir en nosotros diversas sensaciones por medio de sus cualidades primarias … como son los colores, sonidos, gustos, etc. A éstas llamo cualidades secundarias. § 14. Cuanto he dicho tocante a los colores y olores, puede entenderse también respecto a gustos, sonidos y demás cualidades sensibles
  • 7. 7 semejantes, las cuales cualquiera que sea la realidad que equivocadamente les atribuimos, no son nada en verdad en los objetos mismos, sino potencias para producir en nosotros diversas sensaciones, y dependen de aquellas cualidades primarias. (Locke, 1982: 113 y 115). En cuanto al ámbito científico la distinción es semejante pero no exactamente igual. Pues, si bien, los filósofos hablan del número, volumen, movimiento, etc. como cualidades primarias, no especifican que tales cualidades han de poder expresarse en forma matemática, es decir, cuando a todas ellas se les puede atribuir una cantidad numérica. Por lo general, se considera a Galileo Galilei (1564- 1642) uno de los primeros pilares de la ciencia clásica3 por su desarrollo de la cinemática (o descripción matemática del movimiento de los cuerpos en términos geométricos), de la teoría acerca de la resistencia de los materiales y por ser el precursor del conocido como método experimental de la ciencia, que no sólo consiste en utilizar experimentos, tanto ideales como reales, para la investigación científica, sino también en matematizar los conceptos físicos con los que explicar la realidad. Así, aquellos conceptos –esto es, cualidades primarias en la filosofía de la Época Moderna– se entienden como magnitudes físicas tales como el metro, el segundo, la velocidad… y, más tarde, con la aportación dinámica de Newton, se unirán otras magnitudes como la masa, el peso, la fuerza, el volumen, la densidad, la energía, etc. En la ciencia clásica todas estas magnitudes, o conceptos físicos matematizados, se consideraron objetivos y reales en tanto que pertenecen al objeto físico real con total independencia del sujeto que lo observa o lo mide. Pero entre ellas no estaba el color, al igual que otras cualidades aún consideradas secundarias, porque no se le podía atribuir ninguna cantidad numérica: el color era una cualidad, a la cual no hacía falta denominar 3 En la conocida como ´física preclásica´ era la teoría física de Aristóteles la que estaba vigente; sin embargo, esta física aristotélica, pese a su longevidad de dos mil años y a que explicaba el movimiento de los cuerpos atendiendo a sus causas –tal y como también es precepto en la física clásica–, era cualitativa, pues Aristóteles concedía al número un valor intermedio, casi nulo –a diferencia de su maestro Platón– y no matematizó ninguno de sus conceptos físicos. ´secundaria´ porque ya no había cualidades primarias, sino cantidades o magnitudes. En consecuencia, toda cualidad –incluido el color, insisto– era considerada subjetiva por el hecho de no pertenecer a nada en la realidad, sino sólo a la sensibilidad o manera de percibir del ser humano o sujeto, lo cual debía quedar fuera de la explicación y descripción de la realidad exterior al sujeto: una realidad física y objetiva. Con las siguientes palabras John D. Bernal describe esta situación: Galileo señaló con más claridad que todos sus antecesores que las propiedades necesarias e intrínsecas de la materia –las únicas de hecho que pueden tratarse matemáticamente y por tanto con alguna seguridad– son la extensión, la posición y la densidad. Todas las demás, «sabores, olores, colores, no son más que meros nombres en relación con el objeto en el que parecen residir. Existen únicamente en el cuerpo [o sujeto] sensible…» Los abogados de la nueva ciencia no entendieron esto como una limitación, sino como un programa de reducción de todos los experimentos a las cualidades primarias de «dimensión, forma, cantidad y movimiento»... Con Galileo, extensión y movimiento eran las únicas realidades físicas que Descartes admitía como «primarias»; otros aspectos de la existencia, como los colores, los sabores y los olores, se consideraban cualidades «secundarias» ... La ciencia, según Descartes, se ocupa principalmente del primer conjunto, el de los mensurables, base de la física, y en menor grado del segundo. (Bernal, 2007: 204 y 221). Más tarde, Isaac Newton (1642-1727) estudió la luz interponiendo un prisma de cristal entre una pantalla y una fuente de luz y contempló cómo la luz “blanca” se descompone en los diferentes colores del espectro de luz visible al ojo humano y que, además, no es un color sino la suma de todos los colores; del mismo modo que el color “negro” no es, de hecho, un color sino la ausencia de éste o de luz. Éste es el bien conocido fenómeno de dispersión de la luz. Sin embargo, pese a este gran descubrimiento, el color seguía siendo una cualidad de la luz pero no una magnitud a la cual se le pudiera asignar una cantidad o número. Una circunstancia curiosa es que el propio Newton definió la luz en tanto compuesta de partículas y el color se
  • 8. 8 conformaba por el diferente tamaño de dichas partículas aunque no especificó nada más4 ; ésta es su teoría de la emisión y, más adelante, veremos por qué la he caracterizado como “curiosa circunstancia”. Es bien conocido que esta teoría se abandonó cuando un entonces desconocido holandés Cristiaan Huygens, basándose en experimentos como el de la doble rendija de Young, entre otros, propuso que la luz era un fenómeno ondulatorio conformado y producido por trenes de ondas. Tal teoría o modelo ondulatorio daba razón de todos los fenómenos luminosos que definía la teoría de la emisión de Newton, además de otros que no podían ser explicados por ésta como la difracción de la luz, la refracción, reflexión y el fenómeno de interferencias. Por lo tanto, quedó firmemente establecido que la luz estaba compuesta por ondas y no por partículas y que a cada tipo de luz le corresponde su propio tipo de onda, o tren de ondas; tales ondas poseen ciertas propiedades que la caracterizan como son, además de otras, la longitud de onda (simbolizada por la letra griega lambda, ) y la frecuencia (simbolizada por la letra griega nu, ). La primera, la longitud de onda (), es la distancia espacial que existe entre dos valles o dos crestas de una onda y la siguiente; en tanto que la frecuencia () es una magnitud temporal por estar vinculada al periodo de la onda, es decir, al tiempo que tarda un cierto tipo de onda en pasar por un detector en una determinada unidad de tiempo y, por esto, se trata de una propiedad inversamente proporcional a la longitud de onda pues, a mayor longitud de onda, menor es la frecuencia con la que pasa por dicho detector un tren compuesto por este tipo de ondas durante la misma unidad de tiempo. Estas propiedades de las ondas son decisivas para explicar el fenómeno de los colores. El color como magnitud física cuantitativa Gracias a las aportaciones mencionadas anteriormente, en el siglo XIX se desarrolló una nueva disciplina conocida como espectroscopia. Ésta estudia la descomposición 4 En esta teoría de la emisión de la luz, Newton no pudo estipular cuál era el tamaño del corpúsculo correspondiente a cada tipo de luz en términos de una magnitud física, con un valor numérico exacto. de la luz o, con más exactitud, de la radiación – pues la luz ya era considerada como un fenómeno de radiación electromagnética– en todo su espectro electromagnético y no sólo en la pequeñísima parte que corresponde a nuestra luz visible, con sus respectivos colores; así, también se incluye aquella radiación que no es directamente perceptible al ojo humano y tenemos que usar dispositivos de observación para determinarlos, como son los rayos gamma y las ondas de radio. En este espectro se pasa de un tipo de radiación a otro de manera continua y la zona de la luz visible comprende longitudes de onda con valores entre 4,000 y 7,000 Ångstroms5 (Å) que van del color rojo al violeta, respectivamente; mientras que el espectro total de la radiación abarca desde los rayos  (= 0.1 Å) hasta las ondas de radio ( = 1cm), pasando por el infrarrojo ( 10 Å m), el ultravioleta ( = 1000 Å) y los rayos X ( = 10 Å), entre otros. Aún más, los espectrocopistas descubrieron que si interponían un gas entre el haz de luz o energía y la pantalla que reflejaba el fenómeno de dispersión aparecían unas líneas oscuras en el espectro que eran características del tipo de gas que se estaba utilizando, volviendo discontinuo a dicho espectro. Esto nos permite, por ejemplo, conocer la composición química de cualquier cuerpo, incluidas las estrellas6 , analizando el espectro electromagnético de la luz o radiación que emiten, pues a cada elemento químico le corresponde sus exclusivas, distintivas y específicas líneas oscuras –o términos espectrales– en cada parte del espectro electromagnético que lo representa; es como si cada elemento del Universo nos proporcionara su propio “código de barras”. Como dije más atrás, todo el espectro electromagnético se extiende desde los rayos gamma (), que es la radiación con la menor longitud de onda () y la mayor frecuencia (), hasta las ondas de radio, que son las de mayor longitud de onda y de menor frecuencia, pasando, por ejemplo, por la radiación de microondas, los rayos ultravioletas y los 5 Teniendo en cuenta que 10,000 Å = 1m (micrómetro) y 10,000 m = 1 cm (centímetro). 6 Cuando al filósofo positivista Auguste Comte se le ocurrió mencionar un ejemplo de aquello que nunca podríamos conocer fue, desafortunadamente, esto mismo; es decir, la composición química de las estrellas.
  • 9. 9 infrarrojos. El fragmento de luz visible, que comprende desde el violeta hasta el rojo, está ubicado en una zona del espectro electromagnético entre el ultravioleta y el infrarrojo y, si bien es diminuto comparado con la totalidad del espectro, nos enseña que los cuerpos pueden absorber luz en todas las longitudes de onda pero emiten únicamente la radiación que corresponde a cierta longitud de onda, la cual determina el color que vemos en cierto cuerpo. Por ejemplo, el color rojo tiene una longitud de onda cuyo valor es de 4,000 Å y el valor de la longitud de onda correspondiente al color violeta es de 7,000 Å. Para no extenderme mucho, diré que ya en el siglo XX quedó establecido que cada color posee una determinada frecuencia y longitud de onda, las cuales vienen determinadas por la frecuencia según la ecuación fundamental de la mecánica cuántica: =h, siendo  el conocido como ‘cuanto de energía’, h es la constante de Planck o cuanto de acción y  la frecuencia. Una de las muchas implicaciones de esta ecuación es que la acción deja de ser una magnitud variable –tal y como era en la física clásica– y se erige en una magnitud constante, cuyo valor numérico de 6.62 x 10-34 julio-segundo es inalterable: podemos obtener valores que sean múltiplos enteros de h pero nada más. Es decir, es posible multiplicar el valor entero o completo de la constante por el mismo valor entero y, si ha sido así multiplicado, entonces dividirlo de la misma manera. Pero es un postulado de la Naturaleza que, una vez que tengamos el valor de h sin múltiplos enteros, no es posible dividirlo más: es un valor que posee un límite absoluto por debajo del cual no podemos dar ningún otro valor; esto lo convierte en algo indivisible7 . Así, la luz visible y, en general, todo tipo de radiación tiene una naturaleza discontinua: no es posible aumentar ni disminuir su valor de manera continua, sino a saltos o por pequeños compartimentos cuyo valor fundamental, elemental o mínimo es inalterable y, por ello, bien se puede entender como paquetes, átomos o corpúsculos de energía: Si  representa la energía de una vibración y  su frecuencia, existe cierta 7 Tal y como en los siglos anteriores lo fue el átomo, que en griego significa precisamente ‘indivisible’. constante h de suerte que /es siempre h o dos veces h o tres veces h o algún otro múltiplo entero de h. No se produce vibración en otras cantidades de energía. Esta es una hipótesis propiamente revolucionaria pues por primera vez se introduce la idea de discontinuidad en el dominio de la irradiación, es decir, de las ondas. En lugar de considerar que los intercambios de energía entre el objeto calentado y la irradiación que éste emite se realizan de manera continua, como un líquido que se vertiera de un recipiente a otro, Max Planck imagina que dichos intercambios se realizan de manera discontinua, por saltos, por trozos, como si en lugar de líquido el recipiente vertiera bolillas. Por lo demás, esas bolillas no son del mismo tamaño: a medida que se eleva la frecuencia (del infrarrojo al ultravioleta), dichas bolillas son cada vez mayores. Planck formula el principio de que los intercambios de energía entre materia e irradiación se realizan por paquetes, por cantidades definidas (de ahí el nombre quantum atribuido a cada uno de esos paquetes elementales y el plural quanta). Además cada cuanto contiene una energía proporcional a la frecuencia de la irradiación …. Es algo así como afirmar que un hombre sólo puede andar a zancadas de por lo menos veinte centímetros, que es incapaz de dar pasos más pequeños y que si da pasos mayores éstos son siempre un múltiplo de la zancada mínima (40 cm., 60 cm., 80 cm., etc.,). (Ortoli y Pharabod, 2006: 28-29). Otra de dichas implicaciones fue estipulada por Einstein al afirmar que existen cuantos de luz, denominados ‘fotones’, que son un tipo de cuanto de energía distribuida de manera discontinua como si conformasen “paquetes o átomos de energía” y que, además, los colores vienen determinados por las grandes o pequeñas frecuencias que determinan el “tamaño” de los cuantos o partículas de luz, tal y como Newton propuso en su teoría de la emisión. Pero la mecánica cuántica también nos dice que la luz, además de ser corpuscular, es ondulatoria puesto que hace uso de propiedades ondulatorias como la longitud de onda y la frecuencia que son características de una onda. Hoy en día, la polémica entre Newton y Huygens ha quedado en “tablas” y es lo que se conoce, desde el siglo XX, como la dualidad onda-corpúsculo.
  • 10. 10 Por consiguiente, el color es el resultado de la interacción de la radiación o luz con la materia y es una vibración o una oscilación relacionada con una frecuencia determinada o longitud de onda8 , lo cual nos permite definir el color como una cierta cantidad de energía, estipulada por la frecuencia –y, por supuesto por la constante de Planck, h– que puede ser medida, calculada y cuantificada. Su caracterización como cualidad subjetiva desaparece para dar lugar a una magnitud física perfectamente determinable y cuantificable. De tal manera que un cuerpo absorbe luz en todas sus frecuencias (o longitudes de onda) y emite luz en una cierta frecuencia, que se nos manifiesta en un determinado color y es característico del elemento químico que esté presente en el cuerpo material que ha absorbido y emitido radiación. Por ejemplo, un objeto de color rojo está compuesto de litio, un elemento químico que absorbe la luz en todas sus frecuencias o longitudes de onda pero sólo emite la que se corresponde con el color rojo; así como el potasio irradia luz violeta. Además explica que los mal denominados “color” blanco o “color” negro son, en el primer caso, el resultado de la absorción y emisión de luz por parte de un objeto que está compuesto de elementos químicos que irradian luz visible puesto que emite en todas las longitudes de onda correspondientes a dicha luz visible del espectro electromagnético –de ahí que la luz “blanca” pueda descomponerse en todos los colores– y, en el segundo caso, se trata de un objeto compuesto de cualquier elemento químico que puede absorber la luz en todas las frecuencias pero que no emite ninguna de las que componen la luz visible9 ; este fenómeno se trata de la propia oscuridad por ser ausencia de luz. En suma, el color es un fenómeno que resulta de la interacción entre la materia (los diferentes elementos químicos) y la energía en forma de radiación luminosa por medio de un proceso de emisión-absorción que viene 8 Podemos utilizar ambas magnitudes para caracterizar propiedades como el color porque son magnitudes que definen su naturaleza ondulatoria sólo que con valores inversamente proporcionales: =1/. 9 Si bien este cuerpo negro no emite radiación en forma de luz visible (colores), puede emitir radiación de cualquier otro tipo cuya la longitud de onda o la frecuencia no forme parte de la franja del espectro electromagnético correspondiente a la luz visible. estipulado por la frecuencia que el cuanto de energía hace corresponder a cada elemento químico. El hecho de estar el color regulado por una determinada frecuencia, nos permite asignarle un valor numérico –lo cual lo convierte en un fenómeno cuantitativo y objetivo por poder asignarle una cantidad precisa y medible–, al mismo tiempo que nos revela que el color es un fenómeno de naturaleza dinámica, pues se trata de un determinado movimiento vibratorio de oscilación, fluctuación o pulsación electromagnética. Conclusión: la frecuencia y el “dinamicismo cuántico” Si bien, la explicación de los colores se da en función de su frecuencia correspondiente –que también podemos interpretar como oscilaciones de un campo electromagnético e incluso vibraciones–, éste no es el único fenómeno que incluye a la frecuencia, vibraciones u oscilaciones. Por ejemplo, la explicación del efecto fotoeléctrico que Albert Einstein aportó en 1905 relaciona la frecuencia con dicho fenómeno, el cual consiste en que un metal emite electrones cuando se le ilumina con luz, pero es el color (frecuencia) de la luz incidente –y no la intensidad, como suponía la física clásica– el que determina si se extraen o no electrones del metal: la luz de color azul o violeta extrae electrones del metal por tener una frecuencia mayor y la luz de color rojo no lo hace por tener una frecuencia menor; pues, según la ecuación de Planck, a mayor frecuencia, mayor energía y ésta es la que se necesita para extraer electrones del metal. Más tarde, el físico danés Niels Bohr en 1913 explicó la estabilidad del átomo y, en consecuencia, de la materia cuantizando las órbitas de los electrones en torno al núcleo del átomo cuando empleó las fórmulas de Planck y de Einstein donde la frecuencia adquiere un papel fundamental: el electrón no emite ni absorbe radiación mientras está en su órbita sino cuando cambia de una a otra y esto lo hace teniendo en cuenta al cuanto de energía y, por consiguiente, a la frecuencia que está ligada a aquél. Incluso la noción astrofísica del Big Bang no se refiere, en realidad, a una gran explosión –tal popular expresión no es muy afortunada– sino, más bien, a un pequeño
  • 11. 11 “aleteo”; esto es, algo que comenzó a vibrar, a oscilar, con una determinada frecuencia y que no ha dejado nunca de hacerlo. De esta misma manera se entienden todos los fenómenos – como, por ejemplo, los púlsares y los cuásares– y las explicaciones de la física cuántica –hoy conocida como ‘Modelo estándar de física de partículas´–, incluidas las formulaciones más contemporáneas como los campos de Swinger que son oscilaciones –vinculadas a la frecuencia– de campos cuánticos. Por ello, he acuñado el vocablo dinamicismo cuántico para dar un marco conceptual a la física cuántica o modelo estándar de física de partículas, dado que el término dinámica como el de mecánica son ambos propios de la física clásica y ya no pueden aplicarse sin ambigüedad a la nueva física. En tanto que la frecuencia se determina por medio del periodo de la onda y éste es una magnitud temporal, pienso que el Universo está conformado por un dinamicismo donde el tiempo ya no está espacializado –como ocurría en la mecánica clásica–, sino que adquiere su valor temporal en pleno sentido como algo que está en perpetuo movimiento oscilatorio. Parece como si el Universo se moviera constantemente siguiendo unas determinadas frecuencias o pulsaciones, cuya imagen simbólica podría vincularse a los movimientos oscilatorios de la cuna de un bebé, de una mecedora o de un péndulo. Por ello, si bien el marco conceptual en la física cualitativa de Aristóteles era el finalismo y su imagen simbólica era la de un organismo o ser vivo y el marco conceptual de la física clásica era el mecanicismo y su símbolo era la de un mecanismo, por ejemplo, de relojería, pienso que el dinamicismo de la física actual implica un universo-cuna, el cual fluctúa meciendo a todos los elementos que lo integran, incluidos los seres humanos. En este sentido, concluiré con una lírica frase de Einstein, que, si bien él la fraguó refiriéndose al determinismo, pienso que intuyó algo parecido a lo que aquí está expuesto: «Desde las hormigas hasta las estrellas, todos bailamos una extraña melodía entonada en la distancia por un flautista invisible».- Para seguir leyendo del tema: Kuhn, T. S. (1980). La teoría del cuerpo negro y la discontinuidad cuántica, 1894-1912. Madrid: Editorial Alianza. Oerter, R. (2008). La Teoría de Casi Todo: el modelo estándar, triunfo no reconocido de la física moderna. México: Fondo de Cultura Económica. Penrose, R. (2008). El camino a la realidad: una guía completa de las leyes del universo. México: Debate. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS Bernal, J. D. (2007). La ciencia en la historia. Tomo II. México: Editorial de la Universidad Juárez del Estado de Durango. Locke, J. (1982). Ensayo sobre el entendimiento humano. México: Fondo de Cultura Económica. Ortoli, S. y Pharabod, J-P. (2006). El cántico de la cuántica: ¿existe el mundo? Barcelona: Gedisa. Doctora en filosofía por la Universidad Complutense de Madrid (España), cuya especialidad es el estudio de los fundamentos epistemológicos y ontológicos de la física cuántica. Actualmente es investigadora y docente de la Universidad Autónoma de Nayarit (México). Publicaciones: Más Allá de la Complementariedad: una interpretación realista de la física cuántica; Epistemología, Ontología y Complementariedad en Niels Bohr; El Mundo Cuántico: un Panorama General de Nuestra Física. Junto con otras obras colectivas como Física Cuántica y Realidad; Pensando la Naturaleza desde las Universidades Europeas; El Taller de las Ideas: diez Lecciones de Historia de la Ciencia; La Ciencia en su Historia: Cuestiones Cardinales. Además de artículos y conferencias relacionadas con el mismo tema.- Recibido 25/06/2014. Arbitraje aprobado 26/09/2014.-
  • 12. 12 Epistemología. Filosofía de la ciencia. Metafísica CRÍTICA A LA NOCIÓN DE UNIDAD PRESENTE EN EL ARTÍCULO ¿QUÉ ES REAL? DE M. KUHLMANN Dardo Bardier dbardier@gmail.com Al leer artículos y libros científicos actuales se percibe fácilmente que, en las investigaciones de punta, suelen aparecer novedosas nociones de cómo sería(n) la(s) unidad(es) de la(s) realidad(es) en las escalas más extremas del universo, sobre todo en lo más micro. Y también se constata que esa actitud removedora sucede en contradicción con la redacción de esos mismos artículos, donde suele dominar una noción de unidad tradicional, ingenua, dependiente de lo que nuestro evolucionado organismo es y hace. Nadie podría hacer, así le dedicase su vida, un estudio texto por texto para presentar pruebas exhaustivas de lo dicho. Por ello, he seleccionado un sólo artículo, publicado recientemente en una prestigiosa revista de ciencia, para intentar criticar su crítica de la situación. Palabras claves: Unidad inclusiva, unidad exclusiva, unidad entera, unidad sistémica, unidad parcial, unidad escasa. When reading articles and current scientific books is easily perceived that, in cutting-edge research, innovative notions of what would be the unit(s) of the reality within the most extreme scales of the universe, especially within the micro scales. And we also find that stripping attitude contradicts the wording of those articles, where usually dominates the notion of traditional unit, naive, dependent on what our evolved body is and does. No one could do, so he devoted his life, a study text to text to provide comprehensive evidence of what was said. Therefore, I have selected one article recently published in the prestigious journal Science, to try to criticize his criticism of the situation. Keyworks: Unit inclusive, exclusive unit, whole unit, systemic unity, part-unit, low unit. Me referiré, pues, a mi interpretación de una traducción, de un artículo,10 entre muchos otros de muchas revistas científicas que, por lo que he visto, padecen de similares problemas. Respetando el orden de su discurso. “Los físicos hablan del mundo como si estuviese compuesto de partículas y campos de fuerza. Sin embargo, no parece quedar claro qué representan esos conceptos.” (Página: 26) 10 Artículo ¿Qué es real?, de Meinard Khulmann, (Titulado en Física y Titulado en Filosofía, docente en Oxford, Chicago, Pittsburg y actualmente Bielefeld), publicado en páginas 24 y ss., del Nº 445, de octubre 2013, de la revista Investigación y Ciencia. El autor, al decir “no parece quedar claro”, es muy concescendiente con los físicos: Muchos reconocen no tener ni idea de en qué consiste11 internamente una partícula tan mencionada como un electrón, o un fotón. Y de los campos de fuerzas, menos se sabe qué son, en qué consisten. Aunque es cierto que ya se pueden calcular las salidas y entradas a esas misteriosas cajitas negras. Y esto se hace con 11 Conocer la consistencia de algo no es otra cosa que conocer sus escalas menores, en ciertos aspectos atinentes, de su cambiante estructura a ese nivel y de sus sub-unidades componentes, en acción en un ambiente.
  • 13. 13 gran éxito, permitiendo usar valiosas fuentes de energía barata para vivir, o para matar mucha gente, con ingeniosos aprovechamientos de lo que sí se sabe. O sea, para operar eficazmente algo, no es imprescindible saber cómo es ese algo en todas sus escalas de todos sus aspectos. Eso sería una entelequia. Compras un coche y ves cómo lo hechas andar, sin preocuparte de saber de sus piezas. Pero la investigación científica no debería ser saber sólo lo práctico. La gran diferencia entre las expectativas usuales de la población (de que la ciencia irá explicándolo todo), y las frustrantes carencias de explicaciones de fondo (aunque las cuentas den muy bien… probablemente), estaría obligando a multiplicar las teorías (más o menos posibles de probar), las conjeturas, las suposiciones y las intuiciones cultas. Se están construyendo mares de literatura científica, dando por seguro lo que alguien imaginó, y de lo cual no hay prueba directa ni coherencia suficiente que lo certifique. Sólo fé en que habrá. Cuando hay gran potencial imaginativo y económico12 , pero pocos asideros para resolver cómo interpretar a fondo la realidad, no es raro que se “patee el tablero”. Algo que deberíamos saber, no lo sabemos, y entonces se considera que es hora de acusar de falsa a alguna base venerada hasta hoy por la ciencia. La situación se está volviendo muy creativa13 y ello quizá sea fructífero. “En su lugar [de las partículas y campos], el universo podría consistir en colecciones de propiedades, como la forma y el color.” Hace tiempo que se cuestiona el sentido de buscar unidades concretas (como partículas y campos) en la realidad. Veamos cómo. “La teoría cuántica asigna un campo a cada tipo de partícula… Dichos campos se hallan cuantizados.” (Pág: 26) Las partículas son con sus campos, y éstos no adoptan cualquier valor. Dado que siempre van juntos partículas y campos, se desdibuja un tanto su individualidad: no habría partículas y campos por separado, sino partículas/campos. Si esto lo llevamos a nuestro mundo 12 “Esta evolución de la sociedad hacia un modelo mercantil ha hecho que también nosotros [los físicos] <<vendamos>> cosas… promesas de descubrimientos… De ese modo nos resultaría más fácil hablar con quienes nos financian.” A. Rújula, Invest. y Ciencia 455: 56. 13 Aún al presentar ideas poco fundadas se cosecha ya algo (por ser nuevas), con la esperanza que cosechar más si algún día alguien las prueba. Peor es nada. cotidiano, sugeriría que no hay sillas, sino, mucho mejor, moléculas/sillas/ambientes. Y es sencillo probar que toda unidad es inclusiva. “¿Trata la teoría sobre campos o sobre partículas?... Si las imágenes mentales que conjuran los términos partículas y campos no se dejan reconciliar con la teoría, tal vez los físicos y los filósofos deberíamos pensar cómo sustituirlas.” No cabe duda que, nociones tales como partícula y campo (que algo de realismo deben tener puesto que facilitan calcular y operar en el mundo real), deben ser reconsideradas, pues están llenas de prejuicios provenientes de nuestras capacidades e incapacidades bioló- gicas/evolutivas/culturales para conocer lo real. El problema es qué tanto debemos cambiar nuestras nociones. Debemos cuidarnos de no contradecir sin matices encares de lo real más que probados en nuestro mundo cotidiano. Y por más que se nos den pruebas del mundo micro, tenemos muchísimas más del mundo meso, y de algún modo deberán ser compatibles. “Sugieren que los constituyentes básicos del mundo material serían entidades intangibles, como relaciones o propiedades.” (:26) Creo que, al decir esto, el autor está dejando pasar, al menos, tres confusiones: -1- La noción de en-relación es el complemento realista que necesitamos toda vez que empecemos por usar la noción de cosa en- sí. Pero ambas son nociones cosificadas, provenientes del más orgánico y animal concebir, y son incorrectas por separado. La realidad concreta siempre es en-sí y en-relación a la vez, aunque en un caso predomine un extremo, o el otro, o haya cierto equilibrio. Lo real es: en-sí/en-relación (muy unitario y/o independiente); o es en sí/en-relación (muy dependiente y/o poco unido); o es en-sí-en relación (proporcionadamente inclusivo).14 Los casos atendidos en que realmente predomina el en-sí nos inducen a abstraer concientemente, y sobre todo no concientemente, la noción del en- sí, como si fuese una cosa, un ente. De los casos atendidos en que predomina el en-relación abstraemos, sobre todo orgánicamente, la noción de relación, como si la conexión o el lazo fuese otra cosa que la cosa. Cada una de estas abstracciones es realista solamente si no se desprecia la otra. En las ideas necesitamos tener, 14 Escalas de la realidad: 79, etc. Escalas Cooperantes: 180, y otras. Categorías inclusivas: en plurales pasajes.
  • 14. 14 hiper-diferenciados: en-sí /// en-relación. No podríamos pensar claramente si así no fuese. Pero no encontraremos jamás algo que sea sólo en-sí, o sólo en-relación. Porque: a- La imagen de límite perfectamente neto entre el en-si y el en-relación es directo producto de nuestras incapacidades orgánicas, evolutivas y colectivas para notar el real espesor, difusión o profundidad de todo límite real. Su in- terminación.15 Los bordes nítidos, sin espesor, son una ficción orgánica, y apenas se pone la lupa siempre resultan más o menos profundos y difusos. b- No hay en-si puro por el solo hecho de que toda realidad está dentro de otra realidad, y necesariamente es inclusiva, tiene relaciones. Y el en-relación no puede existir sin qué relacionar. c- De modo que, por luchar contra los en-sí exagerados, exclusivistas, individualistas, si entramos a defender los en- relación exagerados, exclusivistas, estamos pasando de un monismo a otro monismo contrario, y así, nos perdemos de comprender mejor la realidad concreta: en-si/en-relación. -2- La noción de propiedad es una bolsa de cuello demasiado grueso, donde entran cualidades, cuantías y concreciones (compo- nentes, agregados, cargas, con sus esferas de cualidades y cuantías). O dicho de modo más riguroso: Los aspectos (cualidades), las escalas (cuantías) y las unidades concretas (las cosas- relacionadas) entrarían entreveradas como propiedades, más o menos realistas. La escasa discusión filosófica de los científicos sobre: Qué es una cualidad (aspecto o variable), sobre qué es una cuantía (escala o valor), y sobre qué es una concreción (unidad real o cosa), permite que entren al ruedo nociones muy floridas de las mismas, incoherentes, o sencillamente absurdas para quienes sepan el abc de un lenguaje un poco más riguroso. Sin embargo, ello sería fermento de nuevas nociones, quizá más ajustadas a los hechos. Y en, verdad, es muy necesario criticar y des-construir las más veneradas nociones, llenas de prejuicios colectivos y de la especie. El problema es que se suele proponer graves cambios a las nociones aceptadas sin siquiera estudiarlas y criticarlas mínimamente. -3- ¿Qué serían tales entidades intangibles? Suponemos que el autor no se está refiriendo a realidades que no se pueden tocar, 15 Escalas Cooperantes, Cap. V: In-terminaciones. sino que es una metáfora para indicar que algo es, pero que, a la vez, no lo es en el modo en que solemos entender los es. En el modo de pensar tradicional, si algo es, es, y no puede no serlo a la vez. Quizá debió decir: realidades des-cosificadas, que no serían cosas como las que creemos que pueblan nuestro mundo. Lo que el autor propondría, al decir “intangibles”, es que habría realidades que, si queremos ser realistas, no se deben concebir como las comunes células, mesas o planetas. Y ello es muy cierto, también son unidades reales: las burbujas, los pozos de aire, las sub- presiones, los remolinos de polvo, las perturbaciones, las ondas, las oscilaciones, etc. La pobre noción de la cosa es directo producto de nuestras capacidades e incapacidades cogni- tivas, obviamente adaptadas a operar para vivir en el mundo que ya pasó, aunque todavía sigue siendo útil en la vida cotidiana.16 Los niveles inferiores de procesamiento orgánico de la información elevan, a los niveles superiores, a la conciencia y a otros destinos, duras cosificaciones de la realidad,17 donde, para empezar, se ha ninguneado lo demasiado micro para ser percibido (la silla es también átomos, electrones, etc.) y lo demasiado macro para ser notado (la silla sólo es real junto con ámbito). La bola de billar, cosa tan adorablemente fácil de concebir, suele ser pésimo modelo de lo real. Nada es así de simple, ni siquiera ellas mismas son tan simples como nos parece. “Las entidades fundamentales de la teoría cuántica no guardan ninguna relación con las bolas de billar.” (:26) Carece de sentido pensar que las partículas localizadas constituyan entidades básicas.” (:27) Tendemos a concebir las micropartículas como bolas de billar porque, en nuestra vida cotidiana, éstas nos parecen las unidades más sencillas. Pero no son tan de sencillas. Sin embargo, ello no niega que hay algo allí, y si lo hay, necesariamente tiene su cierto grado de unidad/dependencia, tiene su en-si/en-relación. Lo real siempre tiene ciertas cuantías en cada una de sus cualidades reales (variables, aspectos, o categorías). Lo real es integral. Sin embargo, en muchos casos, para definir su diferencia de comportamiento real (su capacidad 16 Escalas cooperantes, capítulo 2: Pocas personas conocen realidades en escalas lejanas. 17 Las ricas realidades atendidas son convertidas, por nuestros sentidos, en pobres cosas representadas.
  • 15. 15 de afectar y ser afectado), alcanza con atender sus cuantías en tan sólo un par de cualidades. Pero debemos reconocer que las demás cualidades,18 no pueden faltar en sus interacciones, a menos que caigamos en monismos, visiones parciales, o concepciones exclusivistas. Aunque sea cierto que muchas cualidades pueden estar en proporciones despreciables en el caso concreto, o pueden haber confluido en cualidades más esenciales, más propias de tal interacción concreta.19 Es más, si bien la noción de localización-exacta no es realista jamás (pues es una abstracción provocada por nuestras incapacidades perceptivas en nuestro entorno causal), no es difícil identificar útiles proto- localizaciones, in-terminaciones, ubicaciones difusas, dentro de entornos mayores. En cierto lapso, es cierto que “por ahí está la cosa”. “En el entrelazamiento cuántico, varias partículas acaban formando un sistema mayor, en el que las propiedades que permitían distinguirlas se desvanecen.”… ¿Realmente podemos decir que tenemos dos partículas? (28) En una interacción concreta en que participe, de un lado una díada, es más importante la unidad de sus dos componentes que cada uno por separado, pero ello no anula la existencia de cada uno, que en otras interacciones pueden pasar a ser lo más efectivo. No es raro ver dos realidades que se comportan sincronizadas (positiva o negativamente), a pesar de que no están en contacto directo, con tal que reconozcamos que están en un en-relación en común, en un ámbito o campo que les interactúa y que les intercomunica. Una llama quema la mano antes que la veamos tocarla. No es se trata de una comunicación misteriosa. El rayo hace retumbar las paredes. Hay un medio que, aunque no lo percibamos, transmitió efectos. No son raros los casos en que la espuma concausal escapa a las escalas y aspectos perceptibles y/o detectables, sumergida en otros no conocidos. ¿Qué detecta un detector de partículas, sino partículas? Las partículas no son más que una inferencia. Un detector sólo registra un gran número de excitaciones dispersas a lo largo de un sensor.” (:28) Parecería que entramos en contradic- ciones, pues reconoce que se usa un detector. Es 18 Categorías Inclusivas: 341. 19 Categorías Inclusivas: 54 y otras. una unidad real cuyos aspectos más destacados no son ser masivo, ni ser muy pesado, ni ser muy oxidable, etc., sino que lo usamos porque es sensible a pequeñas variaciones en aquellas variables que consideramos más indicativas. Lo cual no quita que él sea algo real, concreto, completo, integral en todos los aspectos de su nivel. Del mismo modo que un reloj de manecillas nos ayuda a abstraer la variable tiempo, aunque el reloj realmente es en todas las variables. El propio detector no escapa a la más tradicional concepción de unidad. Cuando se detectan cuanti-cualidades,20 se asume que lo son de realidades más o menos unitarias. Pero no es necesario que sean cuerpos sólidos cristalinos, al estilo de las bolas de billar, como tendemos a imaginar. Entonces, para escapar a tal concepción ingenua, obvia, visualista, animal, orgánica de partícula, se da rienda suelta a la imaginación: “Para algunos, estas dificultades deberían interpretarse únicamente en términos de campos.” (:28) Es decir, para salir de un desconocido (no se sabe qué es internamente una partícula/onda) nos metemos en otro desconocido (¿qué es internamente un campo?). “Sostiene que las partículas constituyen pequeñas ondulaciones de campos que impregnan el espacio, como un fluido invisible.” ¿No era que se había descartado la noción de éter? Si se quiere mantener la idea de fluido invisible, no podrá ser como una materia idealmente homogénea, indiferenciada, lechosa, sin componentes. Necesariamente es una realidad compuesta de realidades a muy micro escala. Habría que librarse de los prejuicios físicos de la época en la que el éter se descartó de la ciencia. Sería un campo muy diferente a lo que se creía. Pero, ¿cómo? Un camino para averiguarlo es investigar mejor la noción de escala (cuantía inclusiva), y extrapolar cómo sería la realidad interna del campo, a muy pequeña escala, como algo compuesto de realidades tan extremadamente micro que las micropartículas conocidas ambulasen en él como enormes mastodontes. Otro camino sería el de quienes dicen: - Bueno, el cálculo matemático, con arreglos para el caso (renormalización), nos da buenas soluciones, ergo, no necesitamos más que las matemáticas y podemos olvidarnos de 20 Cuantías en determinadas cualidades, no meras cifras.
  • 16. 16 esforzarnos en concebir la consistencia de tan micro mundo.- ¡Están diciendo que aprendamos a manejar el coche y nos olvidemos saber algo de su motor! Esto es útil y castrante a la vez. Entramos a depender de las matemáticas, que fueron creadas simplemente confundiendo lo igual-ideal con lo casi-igual-real.21 “Las cantidades físicas se reemplazan por operadores, objetos matemáticos que representan operaciones como la diferenciación o la raíz cuadrada.” (29) “Los operadores añaden una capa de abstracción entre la teoría y la realidad.” Pero así nos metemos en otro problema, pues tales objetos matemáticos son ideales. Se apoyan en abstracciones hace mucho tiempo logradas en lo cotidiano, mediante nuestras incapacidades perceptivas. “La mecánica cuántica no trabaja con valores exactos, sino con probabilidades.” O sea, no pretende atender casos concretos a su escala (no busca saber qué es lo que pasa en un electrón individual), sino solamente casos concretos a mayores escalas, donde lo que está en menores escalas no afecta más que por sus probabilidades de afectar allí. Este es un modo de conocimiento indirecto, de lejanías escalares,22 pero muy útil. “Cada vez son más los que creen que lo importante no son las cosas en sí, sino las relaciones entre ellas.” Volvemos al monismo de lo en- relación, excluyente de lo en-sí. Observemos que ahora habla desde el punto de vista de los microfísicos, a quienes lo que les importa es qué utilidades para ellos pueden extraer de escalas menores, no lo que realmente sucede allí internamente. Pero esta suposición es insostenible en otras escalas, por ejemplo en las comunitarias, donde significaría un desprecio sistémico, centralista, sobre las personas. Sería como hacer que el país funcione, sin importar si tritura gente. Llevaría a hablar sólo de estadísticas y no de seres humanos de a pié. Tan extremista como el individualismo salvaje. “Conocido como realismo estructural, llegó bajo la forma bastante moderada, denominada realismo estructural epistémico… Afirma que jamás llegaremos a conocer la naturaleza real de las cosas, sino solamente sus relaciones mutuas.” 21 Escalas cooperantes: Capítulo VIII. Unidades reales y unidades de cálculo. 22 Escalas Cooperantes: 153 y otras. ¿Es que alguien puede imaginar estructuras sin estructurados? ¿Relaciones sin relacionados? Es cierto que, al poner la lupa sobre una estructura, se encuentra que está compuesta de estructuritas. Pero eso es una parte de la misa. Lo real tiene estructuras… de algo. Y al poner la lupa, también será estructura-de-algo. Pero suponer que la realidad es sólo estructuras, es un monismo muy duro. Por ese camino unilateral podríamos llegar a decir (y en diversos momentos ha habido quienes dijeron) que la realidad sólo son cosas, o que la realidad sólo son movimientos, o sólo formas, etc. Es dar la parte por el todo, escamoteando la integración de los diversos aspectos, cada uno de los cuales resguarda un lado de lo real que los otros no pueden resguardar. Por algo hay plurales categorías, aspectos, cualidades, variables. No alcanza una. “En la vida nos encontramos con múltiples situaciones en que cuentan las relaciones entre los objetos y que detenerse a describirlos sería un lastre.”(:30) Es claro que si me tiran una piedra no voy a detenerme a analizar el color, la temperatura, los vacíos que la piedra lleva, etc. Los indicadores adecuados para el caso sólo son tamaño, velocidad y trayectoria, todos relativos a mí. Y con eso me alcanza para esquivarla. Pero las cualidades efectivas son diferentes en cada interacción; a veces son unas, a veces son otras; a veces son las sustancias, a veces sus estructuras. A veces, en la interacción es clave el en-relación, y a veces es clave el en-si. Suponer que lo útil y realista-adaptativo es siempre la estructura del hecho, es posible que sea adecuado en algunos problemas de la micro- física, pero es claramente absurdo en lo meso, en lo micro cercano y en lo macro. Hace tiempo que se sabe que ningún aspecto puede ser sinónimo de lo concreto. Si así fuese, realidad = estructura, ¡serían lo mismo! Y hasta sus proponentes no se animan a usarlos como sinónimos, evitando tan rara confusión. Que una estructura esté a escala visible y sus componentes no, es sólo un problema de incapacidades perceptivas, no de lo real atendido. Aunque, es cierto que, en ciertos casos reales, la estructura del conjunto es más importante que sus componentes. “El entrelazamiento constituye un efecto holístico… el conjunto es más que la suma de las partes.”
  • 17. 17 Que el conjunto es más que la suma de las partes, se comprueba por todos lados. Todo es inclusivo. Es posible que muchos filósofos concuerden con esto. Pero la palabra holístico, en este caso debe referirse a algo amplio, pero finito, de lo contrario en un entrelazamiento cualquiera estaría actuando algo del otro lado del universo a velocidad infinita. No es posible. El universo ya habría tenido tiempo para ser perfectamente homogéneo. Y no lo es. “Los objetos no poseerían propiedades intrínsecas, sino sólo aquellas que provienen de su relación con otros objetos.” La separación perfecta entre intrínseco y extrínseco se apoya directamente en suponer que hay un borde neto entre interior y exterior. Esto es un paralogismo de falsa precisión. Los bordes o límites de cualquier realidad necesariamente tienen profundidad, no existen netos como nuestros serviciales sentidos- cerebro se esfuerzan en hiper-definir. Nunca hay una separación entre intrínseco y extrínseco tan neta como idealmente imaginamos. De hecho, ninguna relación extrínseca podría existir apoyándose sólo en la cáscara superficial, idealmente sin espesor, de la unidad concreta relacionada. Y menos se podría apoyar en una final masa indiferenciada y sin organización interna/externa. ¿Qué cosa fuera? ¿Un amasijo? dice la canción.23 En las relaciones extrínsecas siempre intervienen realidades intrínsecas, al menos las casi superficiales, con sus estructuras sinérgicas y componentes, en muchas escalas interiores. Y viceversa. Suponer que el contenido de una realidad, en alguna imposible micro escala, es finalmente sin estructura ni componentes (una especie de lechosa e ingenua masa indiferenciada) es directo resultado de nuestras incapacidades perceptivas y aún científicas. Esto no impide de que, a nuestros efectos, o de lo que estemos atendiendo, dada sus demasiadas diferencias de escala (cuasi-tele-escalar) algo funcione tal cual si no tuviese detalles.24 Pero en interacciones no tan desproporcionadas, necesariamente tiene detalles. –¿Bien, o te cuento?- De modo que pretender que algo es, solamente por su ser extrínseco, es insostenible. Se estarían despreciando todas las escalas de sus relaciones 23 Silvio Rodríguez. 24 La leche nos parece lechosa porque no somos capaces de ver sus moléculas y detalles. Y a los efectos de envasarla no importan. Pero al digerirlas, sí importan. internas, propias de su ser intrínseco. Pero es cierto que a nosotros, en nuestras meso escalas cotidianas, y en nuestros experimentos, en sus escalas propias, siempre hay cuantías suficientemente chicas como para despreciarlas, porque en los hechos mismos no están actuando por sí (aunque tengan mucha energía latente, sin desatar), sino solamente como plurales componentes sinérgicos de escalas mayores. Atender exclusivamente los aspectos y escalas que más nos afectan, los más indicativos, es muy adaptativo para vivir, pero esa no es toda la realidad allí. Y atender solamente las escalas y aspectos que más se expresan en una interacción es coherente con atender dicha interacción, pero está muy lejos de atender todo su ser. Incluso cuando todos los cálculos cierran, pueden estarse omitiendo que lo real también existe bullendo en otras escalas. Y que no se expresa mientras no llega a la masa crítica adecuada. Mientras no llega a la escala adecuada para desatarse. La química funciona muy bien mientras la radiación no predomine.25 “A pesar de que las interpretaciones basadas en campos y partículas son muy distintas, ambas tienen algo en común. Las dos asumen que los objetos fundamentales del mundo material son entidades individuales a las que podemos adscribir propiedades.” Esto es lo que clásicamente se cree que sucede en lo real. Obsérvese que usa sin discutir nociones derivadas de la unidad cosificada: dos, distinto, en común, entidad individual. Pero: “Numerosos filósofos, sin embargo, consideramos que semejante división entre objetos y propiedades podría ser la causa de todas las dificultades.” Ya hemos visto que las nociones de objeto y de propiedad son muy poco rigurosas.26 Y dichas sin ninguna aclaración producen confusiones. Son objeto de nuestra atención no solamente las unidades concretas (mesa, partícula, planeta, burbuja, onda, etc.), sino también los aspectos (o cualidades, o variables, pues podemos abstraer cambios de tiempo, o de espacio, o de espacio-tiempo, etc.), o de escalas (o de valores, o de medidas). Para seguir su discurso, supongamos que se esta refiriendo a objetos-partículas y objetos- campos, dos rangos de escalas de lo real; y que 25 Escalas Cooperantes: 419. 26 Escalas de la Realidad: 57. De la Visión al Conocimiento: capítulos 2 y 18.
  • 18. 18 con propiedades se referiría a ciertos conjuntos de cualidades y cuantías. “En nuestra opinión, tal vez convendría considerar las propiedades como la única categoría fundamental.” Propiedades sin propietarios suena un tanto insólito. Podemos no conocer el propietario; podemos confundirnos de propietario; pueden ser propiedades del ambiente y no del objeto; pero siempre se necesita algo real de lo cual la propiedad es propia. De otra manera, resultarían sinónimos: real = propiedades, pudiéndose olvidar, entonces, las cosas. (¿No era que lo real = estructura? ¿O que lo real = relaciones?). Ahora las cosas serían como nudos donde las propiedades de un lechoso campo toman ciertos valores en ciertos aspectos, se concretizan, se hacen cosas. 27 “Podemos… otorgar a las propiedades una existencia propia.” Dar existencia propia a cualidades- cuantías es muy revolucionario.28 Va en contra de lo que decía Aristóteles: “Se llama universal a aquello que por su naturaleza puede darse en varios.”.29 Y el autor sigue: “Lo que normalmente denominamos <<objetos>> no serían más que una colección de propiedades: color, forma, consistencia, etc.” Es claro que cada objeto, allí, en lo real atendido, es como una colección sinérgica de cualidades y cuantías, aquí en mi cabeza, en lo real que le atiende, en el campo del conocimiento. Pero suponer que la cualidad color, o la forma tiene realidad concreta, no tiene modo de justificarse: No encontraremos jamás algo real que sea sólo forma, o sólo color. Es una idea abstraída, concientemente o no, extremada, útil para describir un tipo de variación de lo real. La forma es un aspecto en común en muchísimas realidades. La forma es realista, defiende un lado de lo real, pero indudablemente no es todo lo real: sin aquello de lo cual es forma, no es. Pero asoma una sospecha: quizá se refiere a que las propiedades no son de la silla, sino de un cierto campo pluri-cualitativo y pluri- cuantitativo, universal/local, que es tal que, en 27 Concrescencias. Arregui, C.: Principio de comunidad de los entes en la filosofía de A. Whitehead. 28 “Es necesario concebir cómo las cualidades simples, siempre inseparablemente unidas, pueden subsistir por ellas mismas” Locke, según Arregui: 47. 29 Metafísica: 127. cierto lugar y momento, sus propiedades se combinan de tal manera que nos parece que hay una cosa, la silla. Atención: Puedes jugar al solitario con cartas de cartulina. En tal caso mueves cosas. Pero también puedes jugar en tu monitor. En tal caso no mueves cosas, sino que haces cambiar las propiedades del campo llamado pantalla, convirtiendo un as en un rey. La idea es que en el mar de la universal y eterna realidad sólo cambiarían cuantías de cualidades, no cosas. La dificultad que tiene tal concepción “virtual” de realidad es que olvida que aún en la pantalla los fotones emitidos son diferentes porque los electrones cambian en cierta comunidad. Olvida que toda realidad es en diversas escalas, y aquello que parece una existencia homogénea, lechosa, de hecho está conformado de componentes estructurados, por pequeños que sean. Y si fuese como propone, seguiría faltando decir en qué consiste tan fantástico campo omni-cualitativo propuesto. Es decir, concebimos como unidad concreta el naipe de cartulina y también al naipe de pixeles, pero éste no lo es en el mismo sentido que el primero. Ambos son reales, pero en un caso predomina la unidad concreta sobre sus propiedades y en el otro parecerían predominar las propiedades sobre la unidad concreta. “Dado que considerar las propiedades como particulares (en lugar de cómo universales) diverge del punto de vista tradicional, los filósofos hemos acuñado un nuevo término para describirlas: tropos.” Al decir “los filósofos”, convendría que dijese cuales, y si se apoyó en alguna encuesta exhaustiva para saber si son una esplendida mayoría o una ínfima minoría. Y también sería bueno aclarar, un poco más, cuál es su interpretación de qué es lo que dice “el punto de vista tradicional”. El término “tropos” es, según el diccionario (DRAE): “Empleo de las palabras en sentido distinto al que les corresponde, pero que tiene con éste alguna conexión, correspondencia o semejanza.” Faltaría saber cuales son los tropos de “tropo”. “A la hora de conceptualizar el mundo, no solemos concebir las cosas como una mera colección de propiedades.” Es claro que siempre hay cualidades y cuantías, y concreciones que las sostienen. Quizá lo que el autor estaría intentando decir es que concebimos cosas, pero lo real son las propiedades. En vez de que las unidades
  • 19. 19 concretas tengan aspectos y escalas, los aspectos y escalas serían lo verdaderamente real y tendrían cosas cuando se expresan más o menos. Las cosas serían los cruces, nodos, o hitos de las propiedades del mar de lo real. Una silla sería un color universal que en ese lugar es marrón, más un material universal que en ese lugar sería madera, más una temperatura universal que en ese lugar sería de 20º, etc. Las realidad(es) son unidad(es) concreta(s). Pero no se comprueba que las propiedades tenga algún tipo de unidad real: ¿En qué se expresaría la unidad de la forma, que tan libremente cambia de una cosa a la otra? Comprobamos profusamente que hay relación causal entre unidades concretas. Pero no se comprueba que la causalidad siga cadenas mono-cualitativas: ¿Cómo sucedería una causalidad exclusivamente entre los tiempos? ¿O simplemente entre espacios sin contenido? ¿Las formas abstractas podrían ser causas unas de las otras? ¿Es que alguna causalidad podría suceder realmente sin la integración de todos los aspectos atinentes a algo concreto? Agreguemos otro problema: las cualidades empiezan a perder sentido, sufren, en sus cuantías extremas. Realmente la propuesta, que revaloriza la relación entre cualidades y cuantías, y entre ellas y las concreciones, tiene demasiados ejemplos en contra. Solemos creer que es mucho más real el naipe de cartulina que el naipe de lucecitas, aunque ambos sean unidades reales. Por algo, al de lucecitas, le llamamos realidad virtual. Pero, si a ésta la consideráramos lo real, entonces, a la silla, que vemos como algo obvio, la deberíamos llamar realidad orgánicamente percibida. Y sería correcto. Y al nodo de cualidades y cuantías que ella sería, le deberíamos llamar: encuentro o concrescencia de cuanti-cualidades reales. Quizá sea hora de que la realidad-obvia dé paso a la realidad-detectada. “Una concepción basada en tropos nos ayuda a dar sentido a la teoría” (31) Creo que aquí está el verdadero motivo de patear el tablero. Hay teorías para la micro- realidad que fracasan en la experiencia en lo común, no sólo en el conocimiento común. Es posible luchar contra los errores del conocimiento ingenuo, pero es peligroso hacerlo contra toda la experiencia de la humanidad. Si las unidades obvias siempre fuesen una ilusión, y si una imagen más realista fuese que ellas sólo son una colección de cualidades y cuantías reales, no dejarían de ser representaciones-útiles de unidades reales. En un campo más o menos homogéneo de atmósfera, alcanza con una depresión real para definir una unidad real capaz de golpear una aeronave. La variación de una sola cualidad del aire (la densidad) parece ser la causante del golpe. Pero nos estaríamos olvidando que el golpe no es sólo producido por la diferencia de densidad, sino por todo lo que el aire también es (masa, estructura, materia, volumen, cohesión, forma, etc.), y aunque casi en nada hayan cambiado esas otras cualidades, todas son solidarias por el simple hecho de que el aire es algo integral, concreto, más o menos unido. La causalidad va por realidades concretas, no por cualidades aisladas. La noción de cualidad aislada es insostenible a menos que forcemos la realidad, buscando o provocando que todas las demás cualidades estén en un soso existir o “controladas”. Pero, aunque no cambien notablemente, las otras cualidades de lo real participan del camino causal. Sin masas, ni organización, ni forma, ni volumen, ni espacio, ni tiempo, etc., la sola densidad no golpea. “Por ejemplo, esta [teoría] predice que las partículas elementales pueden surgir y desvanecerse de modo repentino.” Lo que sucede en un rango de escalas, por ejemplo en lo micro, se comunica, en cierto grado (no necesariamente intenso), con lo que sucede en otro rango, por ejemplo en lo meso. No son mundos separados. La cadena causal que sucedía en un nivel de hechos puede desaparecer de ese nivel, sumergiéndose en otro nivel de hechos, quedando allí latente. El río llega a la represa y no sigue. Deja de producir consecuencias más abajo. Pero la energía del agua sigue acumulándose en la represa. Y cuanto alcance cuantías adecuadas puede emerger de nuevo, desbordando y rompiendo la represa. No hay necesidad de creer en el milagro de que surgen y se desvanecen cosas como de la nada. Simplemente entran o salen de escalas que, por extremas, no interactúan con nosotros, y menos las percibimos. “El vacío, aun carente de partículas, posee ciertas propiedades.” Que el vacío casi carezca de partículas a escala detectable, no impide que bulla de otras realidades a mucha menor escala. La infinitud de las escalas micro no necesita detenerse en las partículas conocidas. Necesariamente hay
  • 20. 20 realidades en lo más micro de lo micro. Lo contrario sería suponer que no existe allí más que nada, pero la nada no tiene modo de ser parte de la realidad. Hay quienes imaginan que yendo hacia lo más micro terminaremos encontrando energía-pura en medio de vacío-nada. Pero tal situación no sería posible más que tiempo cero. No sucede. Y no podía faltar el argumento de autoridad. Es una “teoría con un éxito empírico tan rotundo.” (:31) Recordemos que las teorías pre-copernicanas también tenían éxito en explicar muchos hechos. Y antes de andar en coche se andaba a caballo, con total éxito. Y nos podemos rascar la oreja izquierda con al mano derecha, con éxito rotundo. Nadie quita el éxito de las teorías cuánticas, pero suponer que debemos despreciar toda la demás experiencia también exitosa de la humanidad, no es razonable. Si se propone algo novedoso, tendrá que ser viable, con adaptaciones, en todos los rangos de lo real. Los nuevos conocimientos y teorías traerán cambios de concepción, pero deberán respetar que lo micro no es la única fuente del saber de la humanidad. “Aunque la teoría [cuántica] nos dice lo que podemos medir, apenas nos susurra la naturaleza de las entidades que dan lugar a las observaciones… no nos aclara qué es un fotón o un campo cuántico.” (31) Está un tanto orientada a la práctica, no tanto a saber de qué se habla. Y, para no arriesgar ni pizca, el remate: “Y no tiene porqué hacerlo. Una teoría física puede revelarse muy válida sin ninguna necesidad de responder a tales cuestiones metafísicas.” Aquí, un filósofo se hace eco de un argumento corporativo de los físicos, admitiendo que el fardo del físico (decir de qué está hablando), se pase al filósofo ¡pero luego de que el físico hizo tales y cuales supuestos metafísicos! Luego, contradiciéndose, reconoce: “Al fin del cabo, ¿para qué hacer ciencia, si no para entender el mundo?... Para obtener una imagen coherente del mundo físico necesitamos combinar la física con la filosofía.” ¿Acaso pretende que el filósofo acate al físico y sumisamente arregle el enredo? “Los filósofos… sólo ahora estamos empezando a explorar la realidad que describe la teoría cuántica de los campos.” Es cierto que los filósofos están muy atrasados en hacer su trabajo. ¿No será porque los microfísicos se han vuelto crípticos para cualquier otro humano? En fin, el barco es algo real. Pero su desplazamiento de agua, con su ondulante estela, también es real. Y no es realista considerar sólo el barco, sin mar y atmósfera. Ni la estela del barco, sin el barco. En unos casos lo más importante será el barco, en otros la estela, y en otros la relación entre ambos. Pero la unidad real siempre es barco-desplazamiento. “Los nuevos puntos de vista que estamos desarrollando tal vez inspiren a los físicos en su camino a una teoría unificada.” El autor no aclara aquí a quienes se refiere al decir “estamos”. Tengamos en cuenta que, una teoría unificada física, es algo muy inferior a una teoría del todo, integral (de todas las cualidades), entera (de todas las cuantías) y total (de todas las unidades concretas). Una vez más, el reto está planteado.- Para seguir leyendo sobre el tema: Serie Crítica a la noción de unidad, en Revista de Filosofía Ariel Nº 9, 10, 11, 12, 13 y 14. Bibliografía (a pedido puedo enviar textos míos, vía electrónica): Arregui, C. 1963. Principio de Comunidad de los Entes… Montevideo. Fac. de Humanidades. Bardier, D. 2001. De la visión al conocimiento. Montevideo. Tradinco. Bardier, D. 2007. Escalas de la Realidad. Buenos Aires. Librosenred. Bardier, D. 2010. Escalas Cooperantes. Montevideo. Zonalibro. Bardier, D. 2013. Categorías Inclusivas de la realidad. Montevideo. Zonalibro. Bardier, D 2010. Revista Ariel Nº 4, El movimiento de lo quieto. Nº5 La quietud de lo móvil. Born, Max. 2000. La idea de realidad en la física. Montevideo. Relaciones Nº 199. Firestein, Stuart. 2012. Lo que la ciencia quiere saber. I y C. Nº 429:40. Mc Mahon, y otro. 1986. Tamaño y vida. Barcelona. Labor. Schrödinger, E., Recopilado por Arana J. 2001. La nueva mecánica ondulatoria... Md. B. Nueva. *Dardo Bardier: Arquitecto. Urbanista. Constructor. Diseñador. Cineasta. Organizador. Vecino. Ciudadano. Ambientalista. Escritor. Investigador de la percepción visual y cómo afecta nuestra concepción de lo real. Especialmente en el color. www.coloruruguay.bligoo.es Interesado por saber y meditar temas filosóficos fundamentales, relacionados con cómo es la realidad en general, en especial la humana, y nuestra relación con ella; con fines de cambiarla, sin perder el buen humor.- Recibido: 5/10/2014. Arbitraje aprobado: 20/10/2014.-
  • 21. 21 Metafísica. Existencialismo. http://desdeelcorazonradio.blogspot.com/2010/08/amor-y-esperanza.html LA INTERSUBJETIVIDAD COMO POSIBILIDAD DE UNA METAFÍSICA DE LA ESPERANZA EN GABRIEL MARCEL - II Diego Pereira pereiradiego@gmail.com “Digamos simplemente que si el pensamiento filosófico es el pensamiento libre, en primer lugar es porque no quiere dejarse influenciar por ningún prejuicio.” Gabriel Marcel (1889-1973) Para Gabriel Marcel juega un papel imprescindible ante el yo, el tú, como camino de acceso al ser. Esta posibilidad de encontrar en el otro, no alguien ajeno o lejano, obstaculizante o amenazador, sino todo lo contrario: un otro que se hace cercano, reconocible, familiar, necesario, es la clave de la intersubjetividad y el camino seguro por el cual se puede hacer experiencia del ser y llegar a conocerlo. Este camino con y por el otro -el tú concreto- nos abre a una experiencia de esperanza, de percibir algo más allá del sufrimiento humano, el propio o del otro. En esta segunda parte, conociendo otros conceptos claves de la filosofía marceliana, intentamos descubrir el camino de la intersubjetividad que lleva a reconocernos y reconocer al otro en su mismidad, para descubrir la participación de voluntades que nos abre a un camino de intercambio, de comunión, de contemplación. Todo ello en un clima de esperanza, de un porvenir mejor que nos salva de encerrarnos en nuestro egoísmo. Palabras Clave: intersubjetividad, ser, encarnación, participación, existencia, metafísica, esperanza. Para Gabriel Marcel desempenha um papel essencial para o eu, o tu, como a estrada de acesso ao ser. Essa possibilidade de encontrar no outro, não alguém de fora ou de longe, obstaculizante ou ameaçador, muito pelo contrário: um outro que é próximo, reconhecível, familiar, necessário, é a chave da intersubjetividade e caminho seguro pelo qual façer experiência do ser e aínda chegar a conhecer-ó. Esse caminho com y por u outro -o tu concreto- nos abre a uma experiência de esperança, de perceber algo além do sofrimento humano, o própio ou de outro. Nesta segunda parte, conhecendo outros conceitos claves da filosofia marceliana, intentamos descobrir o caminho da intesubjetividade que nos leva a nos reconhecer e reconhecer ao outro em sua mismidade, pra descobrir a participação das vontades que nos abrem o caminho de intercâmbio, de comuniâo, de contemplacâo. Todo isso num clima de esperança, de un porvenir melhor que nos salva do encerramento em nosso egoísmo. Palavras Clave: intersubjetividade, ser, encarnação, participação, existência, metafísica, esperanza. VI- La esperanza como necesidad ontológica. Marcel sostiene que atravesar la desesperación es condición necesaria de experimentar la esperanza. Esto hace necesario encontrar en la misma acción de la esperanza algo que sostenga la posibilidad en la misma naturaleza humana. Si todo hombre está constitutivamente capacitado o dotado de esta posibilidad es pues necesaria la existencia como un camino de errancia en búsqueda de un
  • 22. 22 lugar en el cual poder ser feliz o pleno. “...Por una paradoja, sorprendente sólo para un pensamiento muy superficial, cuanto menos sea experimentada la vida como cautiverio, tanto menos capaz será el alma de ver brillar esa luz velada, misteriosa, que lo sentimos antes de todo análisis, está en el hogar mismo de la esperanza...” (Marcel 1954, 36). Esto es el dato que necesitamos para creer que la esperanza se mete en lo más profundo del ser humano, y que experimenta como un reclamo al cual no puede dejar de acudir. Esta necesidad se traduce en términos de exigencia. Una exigencia que lleva al ser humano a percibir en las situaciones en las cuales, luego de luchar contra toda impotencia, se abandona al ser, pues se encuentra con él y, aunque no logre descifrarlo, lo experimenta como única salida a su situación. Pero no siempre es aceptado de esta manera: “...la exigencia ontológica, la exigencia de ser, puede negarse a sí misma. En otro nivel, el ser y la vida no coinciden; mi vida, y por refracción toda vida, puede parecer definitivamente inadecuada a algo que llevo en mí, que en rigor yo soy, pero que sin embargo la realidad rechaza o excluye...” (Marcel 1987, 49) No reconocer mis limitaciones me pueden llevar a no reconocer al ser y la necesidad impetuosa que está en mí y que se traduce en términos de sufrimiento o angustia. Es necesaria una distinción de aquello que no es la esperanza30 . No es resultado de un gran esfuerzo como consecuencia de una naturaleza fuertemente dotada. No tiene que ver con la vitalidad como capacidad de rechazar una mala situación a impulsos de fuertes ilusiones y sugerencias del propio yo. Tampoco debemos confundirla con el optimismo pues la persona optimista se basa en sus propios esfuerzos para afirmar que todo estará bien, pero no se involucra directamente en las situaciones; nada apenas en la superficie de los problemas y cerca de la orilla, sin arriesgarse a meterse en lo profundo. Tampoco debemos confundir la esperanza con el deseo pues, como lo explicamos antes, el deseo se acaba cuando se obtiene el objeto deseado y por ello, la persona queda siempre dentro del mundo del tener. Aún más: si a la esperanza le es necesaria 30 Cfr. O´Callaghan, P, La metafísica de la esperanza y el deseo en Gabriel Marcel, Servicio de publicaciones de la Universidad de Navarra, 2008, p. 61-63. su correlativo de la desesperación, estas características rechazadas también tendrá sus correlativos opuestos. Con ello no se puede confundir la desesperación con la languidez o hastío, el temor, ni el pesimismo. “...así como la desesperanza es más profunda -en cuanto que revela más la nulidad del hombre- que la languidez, el temor o el pesimismo, también la esperanza va más allá de la vitalidad, los deseos y el optimismo del hombre...”31 . Ninguna de estas experiencias son las experiencias fundantes de la existencia y por ello no pueden confundirse con la desesperanza y la esperanza. VII- La encarnación hace posible la intersubjetividad. Dentro de la metafísica que propone Marcel la encarnación juega un papel central. En oposición a Descartes y su dualismo del cual deriva la división del hombre entre alma y cuerpo, el defenderá el yo soy como inseparable del cuerpo. Descartes se mueve en el terreno de la reflexión primaria haciendo de la conciencia un objeto problematizable (Marcel 2002, 93). No se puede aceptar una conciencia separada de un cuerpo pues la misma confirmación del yo se realiza completamente, y sin falsedad, ante la presencia de un tú. Decía Bubber: “...el hombre se torna un Yo a través del tú...es la conciencia gradual de lo que tiende hacia el Tú sin ser el tú. Pero se afirma con una fuerza creciente hasta que el lazo se rompe y el Yo se encuentra, como espacio de un relámpago, en presencia de sí mismo...”32 De la misma manera Marcel dirá que el yo es concebible a partir de su ser encarnado, mucho más que tener un cuerpo, lo cual se caería en una instrumentalización del mismo, yo soy mi cuerpo: “...Mi cuerpo es mío, pues no lo contemplo, no pongo un intervalo entre él y yo, no es objeto para mí, sino que yo soy mi cuerpo...” (Marcel 2002, 99). La existencia implica un afirmarse en el yo soy desde mi cuerpo, como dato metafísico fundamental. “...Desde el Diario metafísico, el cuerpo aparece como un ´mediador absoluto´, causa y garantía de mi presencia en el mundo, 31 O´Callaghan, P, La metafísica de la esperanza y el deseo en Gabriel Marcel, Servicio de publicaciones de la Universidad de Navarra, 2008, p. 63. 32 Buber, M, Yo y Tú, Ed. Galatea / Nueva Visión, Bs. As. Argentina, 1960, p. 30.
  • 23. 23 indivisiblemente...”33 . Esto implica que cualquier contacto con objetos exteriores se vincula con el yo desde la integración a sí, a partir del cuerpo, y esto es posible por la sensación, algo que explicaremos seguidamente. Desde que mi cuerpo no es un objeto más entre otros objetos, es él quien me vincula los demás y es a través de él que otros alcanzan a conocerme. El hombre como misterio hace experiencia del ser desde su mismo ser encarnado, es la existencia misma, es el modo de estar con cierta intencionalidad en apertura que precede el acto cognoscitivo. Todo lo que experimente en mi cuerpo lo viviré como experiencia sobre mi persona. Este dato existencial indubitable de saberme un ser encarnado es sobre todo un requisito ontológico de experimentar el ser, desde la frontera entre el ser y el tener. Consecuencia de esta encarnación es la sensación: yo soy mi cuerpo implica un yo siento en mi cuerpo. Al sentir en mi cuerpo tomo conciencia de que soy afectado por objetos exteriores a los cuales no puedo ignorar (aunque en el mundo del tener se crea esto posible), y el desafío de la reflexión segunda implica integrar, dentro de la esfera del ser, los objetos exteriores. Sentir no es propiamente un hecho, sino que es un dato primario a partir del cual un hecho es posible. Esta subjetividad (conciencia sentida del yo) implica un abrirse - ya dicho- a la subjetividad de los demás que se relacionan conmigo. A través de la sensación se lleva a cabo el acto por el cual se puede recibir la realidad propia, como parte de la aceptación pacífica de los límites, y como acogida de lo que otros me brinden como aquello con lo cual me identifico y a su vez se me hace necesario para seguir viviendo. La experiencia de la esperanza es entonces a partir de lo que puedo vivir con los demás, ya no será una experiencia personal, subjetiva sino que toma el carácter de comunitaria. De aquí que podemos comenzar a percibir la intersubjetividad. Si la esperanza es anhelada como plenitud, “...no puede en ningún caso consistir en mi experiencia de mí mismo considerada en su aspecto privativo, en tanto que es solamente mía, sino en tanto que es un conjunto dirigido por esa relación dada por el 33 Davy, M, Un filósofo itinerante: Gabriel Marcel, Ed. Gredos, Madrid, 1963, p. 241. con...” (Marcel 2002, 205). En contraposición a la metafísica idealista basada en el yo pienso, la metafísica de la filosofía concreta de Marcel proclama el somos34 , que es mucho mas fuerte que pensar una metafísica del ser. Somos implica una relación de reciprocidad, de interdependencia, de intercambio de ciertos dondes, que hacen presente al ser en la intersubjetividad. Es tomar la decisión de sentirnos parte, junto a otros, de algo que necesitamos, sin pensar en los costos que eso traiga. Vivir la intersubjetividad es mucho más que una disposición interior, es definir los vínculos más radicales por los cuales accedo, y permito el acceso a mi propio ser, dentro de la realidad. Por tanto acceder al ser es posible desde la la toma de conciencia de que soy un ser encarnado en una realidad de la cual son parte otros sujetos bajo las mismas condiciones. Este ser encarnado me hace sentir la realidad y todo lo que ella dice de mí, a partir de que soy mi cuerpo. A través de la sensación experimentada en mi cuerpo, seré capaz de abrirme a las experiencias de otros y de dejarlos penetrar en mi ser. El encuentro de subjetividades es posible desde la apertura, lo que conforma la condición de intersubjetividad como relacionamiento con los demás seres humanos. De ninguna manera sería posible una metafísica de la esperanza sin esta apertura radical al ser que se manifiesta en los demás seres, como integrados a un todo que es la realidad en la cual yo estoy inserto. Dice Marcel: “...digamos de una forma más concreta que sólo reparo en el ser en tanto que tomo conciencia más o menos distintamente de la unidad subyacente que me une a los demás seres cuya realidad presiento...” (Marcel 2002, 211) De esta manera se actualiza el ser ante aquellas relaciones en las cuales hay un intercambio de experiencias. VIII- La intersubjetividad se confirma por medio de la participación. La participación es la noción clave de nuestro autor. Para Marcel el modo más concreto por el cual la persona puede abrirse al mundo y por supuesto al ser, es a través de la participación. Si al mundo del ser accedo desde 34 Cfr. Marcel, G. El misterio del ser, Obras Selectas, Ed. BAC, Madrid, 2002, p. 205.
  • 24. 24 una segunda reflexión es sobre todo porque puedo participar de esta experiencia de ser, de sentirme parte-de, de comprometerme y tomar parte en las decisiones, no sólo propias, sino también en las decisiones de los demás. Pero mucho más allá de lo que se pueda percibir desde afuera la participación es ante todo una disposición interior, como decisión: “...Desde el principio no nos abandona la obsesión de la participación en su forma visible, y no nos damos cuenta que eso no es lo esencial, sino sobre todo una cierta disposición interior no representable...” (Marcel 2002, 112) A través de ella el hombre es capaz de emprender caminos que lo unen a otros seres traspasando las propias fronteras y ampliando sus horizontes. Es el momento de salir de la desesperación y la angustia para sobreponerse a sí mismo desde la posibilidad que me dan otros de participar juntos en una decisión que nos involucra y nos une, como un lazo irrompible. El ser se experimenta en la participación, como camino que nos une en la realidad, no en ideas abstractas que dejan de lado mi encarnación. Al contrario, sentirme como participando es posible por ser encarnado, y tomo conciencia de ello cuando veo ante mí a las demás personas: seres encarnados como yo. El mismo sentir se transforma en el fundamento de la participación pues por medio del sentir experimento la subjetividad de los demás, y ya no puedo simplemente hablar de un yo soy, sino que el somos es la toma de conciencia de la condición de ser encarnado. Esta participación me viene dada en la intersubjetividad, sólo abriéndome a ella soy capaz de recibirlas y responder. Aunque quiera comprobarla desde una esfuerzo reflexivo me veré sobrepasado por la experiencia, pues no lo puedo manejar (no la poseo) porque es algo que me es dado. Es un nexo que une subjetividades y de las cuales tengo una relación pasiva, al menos al principio. Pero de todos modos: “...la participación efectiva aparece más allá de la oposición tradicional entre actividad y pasividad, lo cual significa que puede considerarse lo mismo activa que pasiva según la perspectiva que adoptemos...” (Marcel 2002, 114) No hay que perder de vista que la encarnación es posible de ser vivida desde la apertura a otras particularidades, nunca encerrándose a sí misma. “...La persona que no se realiza sino en el acto que tiende a encarnarse (en una obra, una acción, en el conjunto de una vida), pero que al mismo tiempo es propio de su esencia no fijarse ni cristalizar definitivamente esa encarnación particular. ¿Por qué? Porque participa de la plenitud inagotable del ser de donde emana. Allí esta la razón profunda por la cual es importante pensar en la persona o en el orden personal, sin pensar al mismo tiempo lo que está mas allá de ella y de él: una realidad suprapersonal que preside todas sus iniciativas, que es a la vez su principio y su fin...” (Marcel 1954, 28-29) De aquí que la intersubjetividad como exigencia del ser orienta la vida del hombre hacia una meta que excede sus mismas expectativas o sus anhelos más profundos. Pero de ningún modo se contradice: en el encuentro con el ser hay una conjugación de caminos que se hacen uno y que da sentido al camino recorrido, aunque se pase por el fuego del sufrimiento, y que se anida en el fondo del mismo ser. Queremos destacar un punto importante dentro de la noción de participación que propone Marcel: “......es imposible concebir la participación si antes no se pone el acento en ese “uno mismo”, en ese “en casa” que, aclarémoslo bien, de ninguna manera es un “para sí”. Pero si recibir es recibir en casa, en cierto modo significa acoger, lo cual trae consigo una acción. La expresión “capacidad de respuesta” es quizá la que traduzca manera menos inexacta esta actividad, ya que se diferencia, oponiéndose a ella, a la inercia interior que no es sino sensibilidad o apatía...” (Marcel 2002, 115-116). Marcel propone que esta capacidad de respuesta de recibir en sí mismo, es fundamental para lograr que la participación sea posible. No hay posibilidad de una intersubjetividad sino existe un sustento en el yo de recibir a un tú, que no sólo se me acerca a ofrecerme algo, sino que también, y como consecuencia de hacerlo, me involucra y provoca, haciendo que salga desde mi yo a recibirlo. No debemos excluir el yo como lo propio mío, en el para sí (para mí), pero sin duda como dato ontológico fundamental solo tendrá sentido si alcanza a ser un para ti, incluso un para nosotros. No olvidemos que Marcel habla de una metafísica del somos. Dentro de la participación Marcel hablará también de la participación a través de
  • 25. 25 la contemplación. Lejos de ser la actitud del hombre espectador, que no se involucra a pesar de su gran curiosidad, el hombre participante se compromete en la realidad poniendo en juego su propia existencia en el momento exacto en que se da la participación. “...la contemplación excluye fundamentalmente la curiosidad, lo cual significa que ella no está proyectada hacia un futuro. Todo parece ocurrir aquí como si las oposiciones temporales relativas a la acción perdieran aquí su significación o en todo caso su valor. El tiempo de la contemplación no puede ser otro que el presente, pero lo que nosotros podemos presentir aquí, antes de realizar cualquier análisis más profundo, es que la contemplación no es posible más que para un ser que tiene bien agarrada la realidad...” (Marcel 2002, 119) Lo importante de esta reflexión es la referencia al tiempo en el cual se vive la contemplación, que no puede ser otro que el presente. Por lo tanto la experiencia de participar, como acción conjunta y unida a otras personas, tendrá ese rasgo de contemplación de un momento concreto para lo cual se hace necesario un estar abiertos y atentos a la realidad en la cual vivo. Esto convierte a la contemplación en una de las formas de participación más importantes: “...por lo que debe ser considerada como una forma de participación, y por cierto, entre ellas, una de las más profundas...” (Marcel 2002, 119). IX- Conclusión: la inter subjetividad como comprensión del ser y posibilidad de la esperanza. Para Marcel hablar de comprensión del ser no es una locura, pero tampoco es el producto de una abstracción, ni resultado de un duro razonamiento ni cálculo matemático. Tampoco lo será desde una captación primera, y luego purificada, alcanzada en una reflexión. Comprender al ser es vivir la experiencia del encuentro, en primer lugar con uno mismo. Si bien es desde los demás que logro diferenciarme, como captación de mi subjetividad, por medio de que soy mi cuerpo, el yo es consciente de ser yo en primer lugar. Es un movimiento que no sale de la esfera personal. Logro percibirme a través de la contemplación, en un momento presente y fugaz, y eso me capacita para darme cuenta de mi yo. Esa decisión interior de saberme encarnado, y por lo tanto, viviendo o existiendo, me hace sentir envuelto, inmerso en una realidad a la cual no puedo escapar. Ello posibilita que me reconozca y es causa necesaria para que se dé el segundo movimiento. Por medio de la presencia de otros seres, que no sólo son ante mí, sino que por la encarnación son en mí, tengo la posibilidad de salirme de mí mismo. Pero lograr salir implica un sentirme primero en casa, ser dueño de mí mismo, de manera que tome la decisión - también interior- de salir (en el fondo es tomar la decisión de existir) para recibir en mi a los demás seres que, desde un primer momento, ya son en mí. Lo natural del hombre sería siempre lograr ser un para-otros, pero no todos lo alcanzan por los daños que produce el mundo del tener (con todo el carácter posesivo que tiene). Es esta conjunción de subjetividades que hace posible la actualización del misterio ontológico y por ello, en un tercer momento, posibilita su comprensión desde la reflexión segunda. Si me quedara en el primer momento no sería más que un egocéntrico pues no saldría de mi propio yo, cerrándome no sólo a la experiencia de los demás, sino a la propia. “...De esta forma realizaré un importante descubrimiento: en la medida que me elevo a una percepción realmente concreta de mi propia experiencia, estaré en mejores condiciones de acceder a una comprensión efectiva de los demás, de la experiencia de los demás...” (Marcel 2002, 203). Éste quizá sea el momento culmen de lo que estamos buscando afirmar en nuestro trabajo: la experiencia personal es el lugar privilegiado para comprender la experiencia ajena, y por otro lado, la experiencia ajena nos permite comprender la propia. Es a partir de otros que nos reconocemos y nos comprendemos. Este es la gran posibilidad de la intersubjetividad: lograr la comunión, la comÀ