• Érase una vez un príncipe que quería casarse
con una princesa, pero tenía que ser con una
princesa de verdad.
• Recorrió...
• Una noche se desencadenó una terrible
tempestad: relámpagos, truenas y una lluvia
torrencial. ¡Era espantoso! Alguien ll...
"Bien, ya lo veremos", pensó la vieja reina, y sin
decir palabra se dirigió a la alcoba, apartó toda
la ropa de la cama y ...
Así se pudo comprobar que se trataba de una princesa
de verdad, porque a pesar de los veinte colchones y
los veinte edredo...
Hans Christian Andersen nació el 2 de abril de 1805 en la ciudad de
Odense ( Dinamarca ). Fue un niño muy emotivo que sufr...
A partir de 1831 viajó mucho por Europa
( toda su vida fue un viajero apasionado )
y una visita a Alemania inspiró su prim...
La princesa y el guisante de maria z y laura
of 7

La princesa y el guisante de maria z y laura

Published on: Mar 4, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - La princesa y el guisante de maria z y laura

  • 1. • Érase una vez un príncipe que quería casarse con una princesa, pero tenía que ser con una princesa de verdad. • Recorrió el mundo entero, y aunque en todas partes encontró princesas, siempre acababa descubriendo en ellas algo que no acababa de gustarle. De ninguna se hubiera podido asegurar con certeza que fuera una verdadera princesa; siempre aparecía algún detalle que no era como es debido. El príncipe regresó, pues, a su país, desconsolado por no haber podido encontrar una princesa verdadera.
  • 2. • Una noche se desencadenó una terrible tempestad: relámpagos, truenas y una lluvia torrencial. ¡Era espantoso! Alguien llamó a la puerta de palacio y el anciano rey fue a abrir. Era una princesa quien aguardaba ante la puerta. Pero, ¡Dios mío!, ¡Qué aspecto ofrecía con la lluvia y el mal tiempo! El agua chorreaba por sus cabellos y caía sobre sus ropas, le entraba por la punta de los zapatos y le salía por los talones. Y sin embargo, ¡pretendía ser una princesa verdadera!
  • 3. "Bien, ya lo veremos", pensó la vieja reina, y sin decir palabra se dirigió a la alcoba, apartó toda la ropa de la cama y colocó un guisante en su fondo; puso después veinte colchones sobre él y añadió todavía otros veinte edredones de plumas de ánade. Allí dormiría la princesa aquella noche. A la mañana siguiente, le preguntaron qué tal había descansado. - ¡Oh, terriblemente mal!- respondió la princesa- . Casi no he pegado ojo en toda la noche. ¡Dios sabe qué habría en esa cama! He dormido sobre algo tan duro que tengo el cuerpo lleno de cardenales. ¡Ha sido horrible!
  • 4. Así se pudo comprobar que se trataba de una princesa de verdad, porque a pesar de los veinte colchones y los veinte edredones de pluma, había sentido la molestia de un guisante. Sólo una verdadera princesa podía tener la piel tan delicada. El príncipe, sabiendo ya que se trataba de una princesa de verdad, la tomó por esposa el guisante fue trasladado al Museo del Palacio, donde todavía puede contemplarse, a no ser que alguien se lo haya llevado. ¡Como veréis, ésta sí que es una historia verdadera!
  • 5. Hans Christian Andersen nació el 2 de abril de 1805 en la ciudad de Odense ( Dinamarca ). Fue un niño muy emotivo que sufría toda clase de miedos. El año 1816 murió su padre y empezó a trabajar como aprendiz de sastre, y después en una fábrica de tabaco. Con 14 años marchó a Copenhague y trabajo en el teatro hasta que Collin, un director de teatro y miembro influyente del gobierno, lo ayudó a empezar a estudiar. Vivía en casa del director de la escuela que muchas veces se enfadaba con él a causa de su carácter hipersensible y débil. Más tarde, también gracias a Collin, entró en la Universidad de Copenhague, donde acabó su formación.
  • 6. A partir de 1831 viajó mucho por Europa ( toda su vida fue un viajero apasionado ) y una visita a Alemania inspiró su primer relato de viajes. Posteriormente hizo de Suecia, España, Italia, Portugal y Oriente Medio .... No obstante, la fama de Andersen se basó sobretodo en sus cuentos de hadas y en las historias escritas entre 1835 y 1872. En los primeros cuentos que publicó explicaba historias que había escuchado de pequeño, pero gradualmente empezó a crear sus propios cuentos. Durante toda su vida Andersen escribió más de ciento sesenta cuentos, que han sido editados en más de cien idiomas. Murió en su casa de Rolighed, el 4 de agosto de 1875.