Democracia
- Es un sistema de gobierno en el que eI soberano es el pueblo.
— Está basada en dos valores fundamentales: ...
Diferentes formas de ejercicio:
1) Democracia representatim: se ejerce a través de nuestros
representantes, en quienes...
E . ll. FII” ll
" n
- La democracia representativa tiene en la “delegación del poder" uno
de los principales problema...
lasasamlzleauzacchles:
1)Caractensticas: son movimientos espontáneos que tratan de recuperar la
participación ciudadana...
EUENTE:
Asambleas a cinco años de los caoerolazos
Explotarnn en todo el país y llegaron a ser 250 sólo en Capital y el c...
grupo funcbna en un espacio recuperado, que estaba abandonado, sobre la cale Medrano, entre Perón y Sarmiento, donde a...
of 6

Política y democracia

Published on: Mar 4, 2016
Published in: Science      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Política y democracia

  • 1. Democracia - Es un sistema de gobierno en el que eI soberano es el pueblo. — Está basada en dos valores fundamentales: Ia libertad y Ia igualdad. Tiene dos niveles: 1) EI plano progedimental: pone énfasis en los aspectos formales, como Ia elección y Ia rotación de los representantes, y el respeto por los mecanismos institucionales. 2) Isa democracia sustantiva: va más allá de los procedimientos. Pretende desarrollar Ia participación activa de los ciudadanos y garantizar un nivel de vida digno. Conecta la política con Ia vida cotidiana.
  • 2. Diferentes formas de ejercicio: 1) Democracia representatim: se ejerce a través de nuestros representantes, en quienes delegamos el mando. La delegación de poder tiene varios problemas. a. despo/ ¡tización de la sociedad. b. e/ ma/ ejercicio de las funciones delegadas. 2) D mo r i ri i iv : Nos habla de Ia necesidad de generar mecanismos institucionales para que los ciudadanos participen. La reforma constitucional de 1994, sumó importantes herramientas para la participación de Ia sociedad. a. La iniciativa popular (390. 000 firmas). b. La consulta popular c. Audiencias públicas d. Revocator/ a de mandato (referéndum con 20 %}
  • 3. E . ll. FII” ll " n - La democracia representativa tiene en la “delegación del poder" uno de los principales problemas. Suele producirse una brecha entre los dirigentes y los dirigidos. - Esta situación contribuye a una despolitización popular y un alejamiento de las cuestiones públicas. - La democracia participativa es un intento por acercar al ciudadano a este tipo de cuestiones. Favorecen el acercamiento a las cuestiones politico - sociales y facilitan el proceso de autoformación. - Crisis de participación: ocurre, por lo general, en períodos de malestar social, y se hacen evidentes las falencias del sistema participativo. Encontramos intentos de reestablecer prácticas políticas de tipo directo. - Un ejemplo de esto es el funcionamiento de asambleas de diferente tipo: barriales, sindicales, estudiantiles, etc.
  • 4. lasasamlzleauzacchles: 1)Caractensticas: son movimientos espontáneos que tratan de recuperar la participación ciudadana y la responsabilidad cívica. Se trata de organizaciones horizontales que buscan la participación directa y en plano igualitario de todos sus integrantes. Algunas tienen un perfil vecinal, otras son más políticas, sociales o culturales. 2)Funcio’n: son un medio de reclamo y de expresión ciudadana. También es un lugar para el debate politico entre individuos iguales 3)Re/ acio'n con los partidos pol/ ticos: algunos terminan siendo cooptados por diferentes espacios politicos. En otros se presentan rápidamente intereses sectoriales y se desnaturalizan. Algunos, que surgen de manera coyuntural se desarman ni bien se diluye la razón por la cual se formaron 4)Evo/ ucio’n: suele desaparecer el espacio deliberativo inicial y permanecen como simbolo de luchas pasadas. Algunas realizan trabajos solidarios, emprendimientos educativos y culturales, e interviene en reclamos públicos y privados.
  • 5. EUENTE: Asambleas a cinco años de los caoerolazos Explotarnn en todo el país y llegaron a ser 250 sólo en Capital y el conurbano. Muchas todavía existen como espacios autocunvoizdos con agendas más locales y de solidaridad. Testimonios de los que vivieron esos días de diciembre de 2001 y siguen en la brecha. A choo años del estalido social, quedan unas 40 asambleas en Buenos A'res. Hacen trabajos soidarios, producción autogestionaria, emprendinientos educativos y culturales, ‘ntervienen en reclamos púbicos y pokicos y debaten hasta el cansancio en forma horizontal, un rasgo que hace a su esencia y que tiene su eco en experiencias más nuevas como las de Gualeguaychú y Esquel. Gracieb, de 54 años, guarda en una boba bs cacerolas, cacharros y cucharas abohdas que a veces pispea con nostalgia, con el recuerdo de aquel extraño sentimiento de entusiasmo que brotaba en medio del desastre. La asamblea de su barrio funcionó mucho tiempo en la plaza, liego se mudó a un espacio de usos múlfples del gobierno porteño, junto a bs vías, pero desde que pusieron un registro civl vol/ ió a la plaza. “AI comienzo muchos ban a hs reuniones a sacarse b raba, quizá porque no pod'an sacar la phta del cajero, pero a otros se los ve'a con ‘nquietudes y ganas. Hubo gente que se db cuenta de que no vil/ ‘a la vida que queri'a vivir. Y jóvenes que encontraron un vocación socal”, repasa. Gracieb es diseñadora de bfiouterie, pero desde ese f'n de Z001 b asamblea se convrtií para ela en una activtlad medular. En sus comienzos, las asambleas tenian discusiones caóticas, ‘ntennhables, signadas por una ansiedad desbordante y una ‘ncertidumbre absoLrta. Pero habia un hio conductor, shtetizado en h frase “que se vayan todos". Era un modo de expresar el peso de la ophiiín y las decisiones popubres que, entonces, comenzaban a articularse en la forma asamblearia propia de b democrac diecta frente a un sistema poitico cuya legtinidad se caía a pedazos. “Las asambleas fueron la forma concreta que bs sectores medios urbanos encontraron para asumr b responsabiidad de sus decisiones frente al descrédto de la poitica irsticucional. Era un recurso que se venía usando en los movin ientos de trabajadores desocupados. Fue ‘mpresionante su expansión por b espontáneo”, dice Federico Schuster, decano de la Facutad de Ciencias Socles (UBA), quien investigó los movimientos sociales. “Cada asamblea, por supuesto, tuvo su historia: algunas adoptaron un perflvechal y otras más poitico, al punto que en su nombre se lamaron ‘asambleas populares’. Pero todas han sido experiendas de compromiso ciudadano y debate poltico. Discutieron cuestbnes muy profundas, otro modeb de sociedad y de poltica, y son varias bs que todavía siguen", describió. A mediados de 2002 había cerca de 250 asambleas entre Captal Federal y el conurbano. Buscaron ‘nteractuar a través de megaencuentros que se hacen los domingos en Parque Centenario. Era la famosa “hterbarrbij que se fue desarticutando con el tiempo, a medida que mermaba la concurrencia a bs asambleas en general y crec'a una discusión árida: ¿cómo rebcbnarse con los partidos pokicos que recalaban en la estructura asamblearh? Miguel Angrisano reconoce tres momentos de fractura que marcaron a la asambiaa de Floresta, en la que aún particba, y que reflejan lo que ocurrió en muchos otros grupos de vechos autoconvocados. “El pr'rner quiebre fue producto de los ‘ntentos de los partidos de izquierda de apropbrse del espacio, que generó choques ‘nternos. El segundo fue a parti’ de que como había mucha gente que se acercaba por un poco de comida, aparecieron bs punteros poiticos con manejos por los botones de comida y eso molestó a bs vecnos, sobre todo al veciio medio", cuenta Miguel. El últ‘mo momento crtico, dice, fue en 2003. “Con el nuevo gobierno y a parti de la mejora en el pais la gente se fue desmovizando. Algunos se fueron a los CGP, a partidos o sociedades de fomento, pero los que quedamos tratamos de evitar compromisos partüarbs o favores poliioos y mantenemos la horizonta¡dad", expica. Mauro tiene 20 años, El 19 de diciembre de 2001 salió delcolegio y se fue directo al Congreso. Estuvo en todas las protestas, pero recién se sumó a una asamblea baniaL la de Almagro, hace tres años, a tmvés de un grupo de jóvenes llamado La Rivolta. “H oy sanos 30 personas, casi todas nuevas. Es un buen espacio para participar en el (me me siento a gusto”, destaca. Este
  • 6. grupo funcbna en un espacio recuperado, que estaba abandonado, sobre la cale Medrano, entre Perón y Sarmiento, donde ahora tene tres cooperativas: una de ainentos vegetarianos, una herren'a y un taler de serigrafia donde hacen estampados para remeras. Todo b que recaudan b desthan a un comedor hfanti de Via Fiorito. En cooperativas, cerca de bs Centros de Gestión, en conjunto con organizaciones piqueteras, con fábricas recuperadas, o con escuebs, “bs asambleas se han conectado de algún modo con lo ‘nsümcional, pero conservan el funcionamiento horizontal que bs distingue y que rompe con bs viejas formas de organización en un pais de tradición gremial", expica b socióloga Norma Gbrraca, investigadora de movinientos socales en le Insttuto Gho Germani. “Era muy dfíci pretender que las asambleas se mantuvieran como al comienzo, que era un momento de ruptura ‘nsttucional La gente tampoco aguanta tanto tiempo b ruptura. El proceso electoral posterior al aseshato de Kosteki y Santíán, propició b vuelta a la ‘nstitucionaidad. Y aunque las asambleas queden ‘nmersas en ese proceso, no han quedado dentro del Estado”, apunta la espechista. Marita Foix, una docente de 68 años, recuerda al detale el papeito que le dieron en b esquha de Córdoba y Pueyrredón cuando fue al priner cacerohzo. “Nos autoconvocamos el sábado en b phza de Córdoba y Anchorena", decia. Parecía como si le hubieran leido b mente. Justo b que necesitaba. En el fervor de aquelbs dias en las calles se cruzó con gente que no veía desde hac'a tiempo y cuenta que le hizo “mucho bien tomar contacto con Ia gente del barrio, antes vivamos aislados”. “Lo que fue desapareciendo de las asambleas es el momento del espacio púbico deiberativo, a medida que se reorganizaron bs viejos actores. La ciudad de Buenos Aies, además, es el pr'mer ligar donde se recupera prosperidad económica”, dice Marta. “Lo que queda de 2001 es cierto valor sinbóico, el espítu asamblearia que ‘rrumpió en la Argentha y que tuvo ‘mpicancias en otros países, como Ecuador, donde se escuchó el que se vayan todos, y que reaparece ahora en b asamblea de Gualeguaychú y en h pelea contra h mha de Esquel", anaiza. “Todo esto fue un sueño de poder popubr, con un alto grado de espontaneidad y de reproducción infernal. Pero estoy convencido de que bs experiencias de este t‘po no se mueren. No se olvidan, quedan en la memorh popular, forman parte de la experience socl, chdadana y poitica y en los momentos de crisis reaparecen”. Marita Foix asegura que en b asamblea “tuve b que no me dio nhguna experience de milanca. Me encantó que pasara algo y tarde o temprano algo más pasará". Cuestionario 1) ¿Qué oaracteristíms tienen las asambleas barrials? 2) ¿Qué funciones cumplieron durante Ia crisis que estalló en 2001? 3) ¿Cómo se reladonaron las asambleas oon los partidos politicos? 4) ¿Cuál fue Ia evolución de estos movimientos hasta Ia actualidad?

Related Documents