LA POLÍTICA DE NUTRICIÓN Y SEGURIDAD ALIMENTARIA PARA LAS
PERSONAS DE LA TERCERA EDAD
Autor: Jorge Eliecer Castro Jiméne...
El mundo vive en un constante cambio y con él la población que día a día
debe enfrentarse a los afanes de la época, situa...
harinas, por lo que se debe fijar sistemas equilibrados de vida, con el fin de
mantener una calidad de vida asegurada, po...
desafortunadamente se incurre en el error porque hay seguidoras de esas
ideas y las seguidoras son las mismas mujeres que...
Politica de nutricion_y_salud_alimentaria
of 5

Politica de nutricion_y_salud_alimentaria

articulo para revista
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Politica de nutricion_y_salud_alimentaria

  • 1. LA POLÍTICA DE NUTRICIÓN Y SEGURIDAD ALIMENTARIA PARA LAS PERSONAS DE LA TERCERA EDAD Autor: Jorge Eliecer Castro Jiménez RESUMEN La política nacional de nutrición y salud alimentaria para personas de la tercera edad ha contribuido con los índices de mortalidad existentes en Colombia, dado que la mayor parte de los ancianos sufren condiciones de desolación y hambruna, puesto que son abandonado en casas de paso o en la calle y estos que quedan a la deriva son los que sufren las condiciones de mortalidad descritas. Palabras clave: Política pública, alimentación, nutrición, seguridad alimentaria. INTRODUCCIÓN El presente artículo presenta condiciones descriptivas sobre la manera en la que vive la mayor parte de la población en edad avanzada y que sufren las consecuencias de una mala nutrición y por ende el surgimiento de enfermedades que se dejan avancen solo con la convicción de estar en un estado de edad mayor. El presente artículo se ha realizado para la participación en el foro de la asignatura de “Vejez Muerte como espacio de construcción de sentido”, buscando crear reflexiones sobre una etapa en la vida de nuestros abuelos. DESARROLLO TEMÁTICO
  • 2. El mundo vive en un constante cambio y con él la población que día a día debe enfrentarse a los afanes de la época, situación que los lleva a cambiar los hábitos de vida entre ellos los alimenticios, razón por la cual se presentan inconvenientes específicamente de obesidad, los cuales conllevan y desarrollan otros de tipo coronario y más por hipertensión, obesidad, diabetes entre otros, más cuando se entra en una edad muy avanzada o que supera los 60 años de edad, aceleran y complican la enfermedad si no se tienen en cuenta condiciones alimenticias favorables para estas personas. La “Seguridad Alimentaria y nutricional” como la disponibilidad suficiente y estable de alimentos, el acceso y el consumo oportuno y permanente de los mismos en Cantidad, calidad e inocuidad, bajo condiciones que permitan su adecuada utilización biológica para llevar una vida saludable y activa” Según el documento que se tomó como referente para el desarrollo del presente artículo titulado “la política Nacional de envejecimiento y Vejez”, muestra la calidad de vida de las personas en un ciclo de vida avanzado, por lo tanto su calidad depende de diferentes aspectos de tipo socio – demográfico, económicos que traen como consecuencias afecciones a la salud de los habitantes, por lo que los estudios se desarrollan alrededor de datos de ingesta dietética y factores que se asocian a la misma. El análisis que muestra resultados de la población de cierta región (Tunez) en estudio, determina que el consumo calórico es alto, situación que trae como consecuencia obesidad y por lo tanto alto nivel de grasa y con muy bajo nivel dietario, lo que permite establecer que de 43 alimentos que se consumen a diario, el 100% representan azúcares, grasas, frutas añadidas,
  • 3. harinas, por lo que se debe fijar sistemas equilibrados de vida, con el fin de mantener una calidad de vida asegurada, por lo menos con un menor riesgo de sufrir infartos, o enfermedades terminales que hacen padecer mucho sufrimiento en las personas. Para complementar este documento, se tomaron artículos de revista, y otra clase de documentos de donde se extrajeron conceptos y textos de los que se habla en el documento leído y que tienen relación con la política de envejecimiento y vejez y que a la vez describen ritmos de vida muy acelerados por la que han tenido que pasar estas personas; el tiempo es un factor del que la gran mayoría culpa porque no les permite tener un lugar para poder preparar los alimentos a su gusto y en las condiciones que debe hacerse, por lo que se someten al consumo de los alimentos que encuentren en el mercado, sin tener en cuenta el tipo de grasa con el que se cocinan, la cantidad de azúcar que llevan, las harinas que se sirven cuando se presentan los alimentos a la mesa y un sin número de circunstancias que dejan poco que desear, porque a estos hechos se suma la falta de ejercicio diario, lo que produce sedentarismo y otras enfermedades que van unidas a éste. Lo anterior representa poca actividad física en la vida de las personas y cuando se realiza, o se exagera en ejercicio o no se genera de forma constante, por lo que son cada vez más las mujeres que hacen ejercicio, pero es más una circunstancia ligada a la estética que inclusive al buen estado de salud, por lo que se desatan otras enfermedades como la anorexia, la bulimia presentándolas como enfermedades de trastornos alimenticios. El género masculino ha impuesto esa condición machista en el mercado actual y ha permitido que se establezcan reglamentos de talla,
  • 4. desafortunadamente se incurre en el error porque hay seguidoras de esas ideas y las seguidoras son las mismas mujeres que sienten temor de sentirse rechazadas por la misma exigencia del sexo opuesto. La edad de mayor presencia de ese problema está marcada específicamente entre los 60 a los 80 años, porque es la más difícil del ser humano, aunque teniendo en cuenta las condiciones del mercado y su relación con los factores que envuelven una sociedad, esta edad ha descendido, es decir que se está presentando en ancianos que van desde los 79 años en adelante, situación preocupante y de muchas consecuencias de ahí su relación directa con la salud pública, porque cuando los objetivos que se trazan fracasan, se presentan suicidios, drogadicción y muchos otros problemas de mayor incumbencia para la salud de la sociedad en estado de envejecimiento. Se convierte en un problema tan traumático que el abuelito experimenta un intenso miedo al aumento de peso a pesar de que éste disminuye cada vez más y de una manera alarmante. Se produce una distorsión de la imagen corporal, lo que obliga a mantener la dieta, pero una dieta supremamente intensiva que le provoca la misma desnutrición y posterior muerte, dado que las consecuencias son muy alarmantes porque afecta desde la digestión hasta el corazón de manera traumática. Entonces a todos estos factores físicos se le asume los factores psicosociales, que aunque no son considerados la causa principal, son los más incidentes, teniendo en cuenta que la mayor presión que se ejerce está dada por las altas masas que hacen que psicológicamente el individuo cambie su comportamiento y asuma conductas mucho más restrictivas para su vida.