LA GUERRA DONDE LOS MUERTOS LOS
PONEN LOS POBRES.
Por: Jesús Homero Murillo Gómez
Lamentablemente esta semana otras
trece ...
y exigió el retorno del General so pena de
no continuar con los diálogos de paz,
ante la determinación mostrada por el
eje...
solo cambie de nombre y de cúpula.
En mi opinión, si se quiere lograr la tan
anhelada paz, es necesario realizar
inversion...
of 3

La guerra de los pobres

La guerra de los pobres Lamentablemente esta semana otras trece familias más viven el luto que deja un conflicto con más de 60 años de antigüedad, son once pobres militares muertos, jóvenes colombianos que con el afán de sacar a sus familias adelante ponen su vida en juego defendiendo los preceptos de nuestra constitución política, y dos pobres guerrilleros que ante la falta de oportunidades y ante la posibilidad de obtener algún tipo de reconocimiento optan por integrar las filas de la subversión.
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Real Estate      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - La guerra de los pobres

  • 1. LA GUERRA DONDE LOS MUERTOS LOS PONEN LOS POBRES. Por: Jesús Homero Murillo Gómez Lamentablemente esta semana otras trece familias más viven el luto que deja un conflicto con más de 60 años de antigüedad, son once pobres militares muertos, jóvenes colombianos que con el afán de sacar a sus familias adelante ponen su vida en juego defendiendo los preceptos de nuestra constitución política, y dos pobres guerrilleros que ante la falta de oportunidades y ante la posibilidad de obtener algún tipo de reconocimiento optan por integrar las filas de la subversión. Son trece pobres colombianos, esto sin tener en cuenta a los militares que se encuentran hospitalizados y que aún tienen sus vidas en riesgo o los que quedaron mutilados y marcados de por vida ante un ataque inmisericorde, y a los guerrilleros heridos que son retirados por sus compañeros y en caso de muerte son abandonados en fosas comunes. El país está consternado pero no de luto, mataron a once héroes de mi patria y todo sigue igual, todos los trabajadores, oficiales y no oficiales salieron a cumplir con sus deberes como si nada hubiera pasado. ¿Será que nos hemos acostumbrado a este tipo de noticias y lo sucedido pasa a formar parte de las estadísticas y no más?. El proceso de paz no se ha suspendido, pero el Presidente Juan Manuel Santos anunció el reinicio de los bombardeos a los campamentos de las Farc. Ahora, los posibles acuerdos del proceso de paz están más lejos y no necesariamente por la muerte de estos once soldados si no, por las decisiones gubernamentales que nos hacen sentir que tenemos varias clases de ciudadanos, ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda o mejor, ciudadanos ricos y ciudadanos pobres. En noviembre de 2014 el país fue sorprendido con la noticia de que el General Rubén Dario Alzate, Comandante de la fuerza de tarea conjunta Titán, había sido secuestrado por las Farc. en zona rural de Quibdó, de inmediato se pronunció la Presidencia de la República
  • 2. y exigió el retorno del General so pena de no continuar con los diálogos de paz, ante la determinación mostrada por el ejecutivo, los subversivos, que saben que no hay forma de terminar el conflicto diferente al diálogo, liberan al General Rubén Dario Alzate y reanudan las conversaciones en la Habana. La posición del Gobierno fue firme, esto debido a que un ciudadano de primera estaba siendo vulnerado. Ahora once ciudadanos del común son asesinados vilmente, once soldados que no ganan más de cinco salarios mínimos (esto siendo optimistas) y el Presidente anuncia la reactivación de los bombardeos y las conversaciones en la Habana continúan como si no hubiera pasado nada. ¿Se hubiera procedido igual si hubieran matado al General Rubén Dario?, es aquí donde el proceso pierde credibilidad, ¿se está negociando la paz de los ricos y no interesa lo que sucede con la guerra de los pobres?, el reto es grande, de lo que acontezca en los siguientes días con los responsables del ataque al comando militar, dependerá la sensación del común de la gente. Esto representa un recrudecimiento del conflicto, el Gobierno debe mostrar que tiene dominio de la situación y dar de baja a los perpetradores del ataque, otros pobres colombianos u otros colombianos pobres que entrarán a engrosar la lista de los sacrificados de una guerra o de un conflicto en el que los muertos los ponen los pobres. Pobres soldados, pobres guerrilleros, mejor dicho, soldados pobres, guerrilleros pobres enfrentados en una guerra llena de odios y desencantos, poniendo sus humanidades al frente del cañón del enemigo, defendiendo una causa que ni siquiera entienden y perpetuando un conflicto del que no conocen sus orígenes, conflicto que es para muchos de sus superiores un negocio muy lucrativo, entonces, mientras unos ponen el pecho a la balas dejando huérfanos, viudas y en general familias carcomidas por el dolor y la tristeza, otros se regocijan en las mieles de la guerra y disfrutan de la paz que se deriva del sacrificio de unos cuantos. El reto es grande, una vez firmada la paz, si es que alguna vez se firma, es necesario legitimar los acuerdos ante más de cuarenta millones de pobres, y ante tanta desigualdad, ante la existencia de ciudadanos de segunda y ciudadanos de primera es posible que la subversión
  • 3. solo cambie de nombre y de cúpula. En mi opinión, si se quiere lograr la tan anhelada paz, es necesario realizar inversiones decididas en educación, en infraestructura y en eliminación de la corrupción y las maquinarias políticas, llevando a las regiones y al campo oportunidades de desarrollo y progreso, es necesario mostrar que la subversión y las armas no son el camino para lograr el reconocimiento y que trabajando duro y honestamente se pueden lograr condiciones de vida dignas. Llevamos muchos años recibiendo mensajes erróneos, al parecer, aquellos que renuncian a grupos armados tienen más oportunidades y más reconocimiento que aquellos que nunca se han alzado en armas. Aquí los desmovilizados tienen salarios sin necesidad de trabajar y son pagados con el dinero de los impuestos de aquellos que nunca han empuñado un fusil, algunos gozan de protección del estado y a pesar de esto siguen delinquiendo. A estas alturas no se sabe si el ataque del Cauca en el cual murieron 11 soldados es una alerta que nos están dando unos pobres guerrilleros que no están de acuerdo con los diálogos de paz o es una estrategia de la cúpula de las Farc. Para debilitar y presionar un cese bilateral tratando de mostrar fortalecimiento militar. En cualquiera de los casos es grave lo sucedido, representa un golpe muy duro a aquellos que estamos ilusionados con un proceso de paz y a aquellos que creemos que es posible hacer de Colombia un país mejor.

Related Documents