POR LAS GRUTAS Y SELVAS
DEL INDÓSTAN
2
I
EN BOMBAY
aía la tarde del 16 de Febrero de 1879. Después de un penoso viaje de treinta y
dos días, estallaron sobre c...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
3
usurpador que a toda prisa venía… La Luna, en fin, tocó al borde de...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
4
de aquel cuadrado sillar ciclópeo que tremolaba fijo sobre el arco ...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
5
Bombay es todo un archipiélago, cuyas islas más notables son: Salse...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
6
representación, ya en una flor, en una piedra, en un ave o en un ár...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
7
religiosa de varios siglos de edad, árboles de los que ningún templ...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
8
que suelen ser portugueses mestizos, con su modesta sarta de corale...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
9
de entusiasmar a cualquier artista, por sus vestiduras, cuanto por ...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
10
Todos los hindúes, en efecto, creen que en las Montañas de Bhadrin...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
11
–Vuestro dios ha estado demasiado torpe y lento; yo soy, pues, qui...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
12
solemnidad e inconmensurables embaucadores, que explotan las ansia...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
13
Llegados aquí nos conviene dar una breve explicación. Hace varios ...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
14
Cuvier en Anatomía. Con ello los métodos inductivo y deductivo usa...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
15
No obstante, todo esto no acaeció sino en tiempos después. En la é...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
16
sas–did o sea de “la mirada del perro”, y esto se hace porque el p...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
17
pensamientos puros, palabras puras y obras buenas. Los buitres dej...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
18
voluntad, entendimiento ni acción por ser Entendimiento, Mente y V...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
19
demostrar su olímpico desprecio hacia tamaña porquería para sus ca...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
20
mismos escenarios de los grandes teatros de ópera no habría podido...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
21
de la Croisette moderna en la escena del envenenamiento de The Sph...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
22
tenues y transparentes nubes, cual hilos de tela de araña: después...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
23
Zaratustra. Con las persecuciones que siguieron a la caída de Yesd...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
24
prohibido en la ciudad de Bombay. No obstante, pudimos contemplar ...
25
II
EN CAMINO HACIA KARLI
e deslizan las primeras horas de una mañana de los últimos días de Marzo. La
suave brisa acari...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
26
situada al pie de la roca, habremos de viajar durante cuatro horas...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
27
Como Inglaterra ha tenido la deferencia de no desarmar a los rajap...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
28
Mas esto es transitorio, sin duda. El presente, comparado con el m...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
29
cualquiera su enseñanza. Todas, todas las ha encuadrado e inmortal...
H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán
30
jinete que acierte a pasar bajo el árbol desde cuyas ramas acecha ...
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky
of 187

Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky

El último componente de la obra de Blavatsky es el literario y, a diferencia de las partes doctrinal, articulística y epistolar, buena parte de él está escrito en ruso. Se trata de un notable volumen de narraciones fantásticas en inglés ( Cuentos de pesadilla ) y dos títulos en ruso de crónica viajera por la India: Por las grutas y selvas del Indostán , y El pueblo de las Montañas Azules , textos en los que la autora, sin abandonar del todo el objetivo doctrinal, se abandona a la narración literaria y se da la oportunidad de trabajar en un registro de escritura mucho más libre del usual.
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Spiritual      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por las grutas y selvas del Indostan - Helena Blavatsky

  • 1. POR LAS GRUTAS Y SELVAS DEL INDÓSTAN
  • 2. 2 I EN BOMBAY aía la tarde del 16 de Febrero de 1879. Después de un penoso viaje de treinta y dos días, estallaron sobre cubierta las más alegres exclamaciones: ¡Ved el faro el faro ya de Bombay! Olvidadas quedaron al Punto todas las distracciones de a bordo: la baraja, los libros, la música. El pasaje en masa se precipitó sobre cubierta. La Luna no había mostrado todavía su redonda faz, y una completa obscuridad reinaba, no obstante el tropical cielo estrellado, tan luminoso otras veces. El pequeño punto ígneo del faro no parecía sino una estrella más de las que desde, el cerúleo, firmamento nos hacían guiños con su titileo. La célebre Cruz del Sur lucía en uno de los lados del horizonte. El faro sumergía de tiempo en tiempo sus fulgores bajo las olas fosforescentes, y los asendereados pasajeros saludábanle como a algo amigo que ponía fin a sus congojas. No hay que decir que era general la alegría. Un espléndido amanecer siguió a aquella lóbrega noche. El buque ya no balanceaba casi. La broncínea silueta del piloto, que acababa de tomar el rumbo, se destacaba vigorosa a los pálidos albores matutinos, y el barco arrojando bocanadas de humo, se deslizaba sobre las diáfanas y tranquilas aguas del Mar Índico caminando en derechura hacia el puerto. Nos faltaban ya sólo cuatro millas hasta Bombay, y para nosotros, infelices, que pocas semanas hacía tiritábamos de frío al cruzar el Golfo de Gascuña tan glorificado por los poetas como maldecido por los marinos, aquella perspectiva hermosa que se avecinaba no era sino el más mágico de los ensueños de ventura. Tras las noches tropicales pasadas, cruzando el Mar Rojo, y los días abrasadores que en Aden nos torturaron, nosotros, gente nórtica, experimentábamos a la sazón algo muy insólito y emocionante, cual si nos hubiese hechizado aquella balsámica y suave brisa. Ni una sola nube empañaba el cielo, en el que sucesivamente se iban apagando las estrellas. La misma luz de la Luna, que soberana extendiese hasta entonces desde Occidente su plateado manto, se había también esfumado en la creciente luz del día que venía, no sin antes salpicar con brillantes chispas de luz la obscura estela que nuestro barco dejaba tras sí, como si simbólicamente las glorias todas de Occidente representadas por ella se despidieran de nosotros avergonzadas ante la esplendorosa luz del Sol y del Oriente que, a los recién llegados de tan luengas tierras, daba ya la bienvenida. Había, en efecto, algo de conmovedor, algo de misterioso en aquella dulce resignación que la Reina de la Noche hacía de sus derechos en manos del poderoso C
  • 3. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 3 usurpador que a toda prisa venía… La Luna, en fin, tocó al borde del horizonte occidental y desapareció de nuestra vista. Súbito, casi sin transición entre la obscuridad y la luz, el ígneo y rojo globo de fuego del Sol, surgiendo por el lado opuesto junto al cabo oriental, pareció apoyar su áurea guedeja en las rocas más bajas de la isla, cual si, por un momento, atentamente nos examinase. Luego, con gallardía titánica, el luminar diurno se elevó sobre el mar y prosiguió su triunfante carrera, fecundando con sus rayos las aguas azules de la ensenada, la ribera y el archipiélago aquel con sus peñascos y sus selvas de cocoteros. Los rayos de oro del astro rey cayeron sobre una multitud de parsis, sus fieles adoradores, quienes, desde la ribera alzaban religiosamente sus brazos en honor del potente “Ojo de Ormuzd” Semejante espectáculo de sincero culto primitivo era tan solemne e imponente, que cuantos nos hallábamos sobre cubierta permanecimos mudos, silenciosos; y hasta cierto lobo de mar, de abotargadas narices, vecino a nosotros, suspendió su faena con el cable de amarre y, después de carraspear limpiando su garganta, saludó también al padre–sol a su manera. Como caminábamos con gran precaución por la funesta y traidora bahía, tuvimos sobrado tiempo de admirar los encantos del panorama que se ofrecía a nuestra vista. Un grupo de islas se mostraba hacia nuestra diestra y sobre ellas descollaba Gharipuri o Elefanta, con su antiquísimo templo. Gharipuri, para los orientalistas europeos, es “la ciudad de las cuevas”; pero para muy sabios sanscritistas indígenas es “la ciudad de la purificación”. Su templo, perforado por hábil cuanto desconocida mano en el duro seno de una roca semejante al pórfido, es todo un insoluble problema para los arqueólogos, pues ninguno, a bien decir, es capaz de fijar concretamente su verdadera antigüedad. La cima de Elefanta, cubierta por seculares cactos, cobija misteriosa al templo principal y dos laterales labrados en su seno. A la manera de la serpiente de nuestros cuentos rusos sobre hadas, el templo hipogeo parece abrir sus obscuras fauces, dispuestas a tragarse al atrevido mortal que pretenda arrebatarle su secreto de Titán adormecido. Los dos solos dientes que le restan, denegridos por los siglos, son las dos columnas de la entrada, las cuales diríase que sostienen abiertas sus fauces monstruosas. ¡Oh divina, oh insuperable Elefanta! ¿Cuántas razas, cuántas hindas generaciones no se han arrodillado ante ti, hundiendo las frentes en el polvo al prosternarse ante la triple deidad de tu Trimurti misteriosa? Y, ¿quién puede concretar el número de siglos sucesivamente empleados por el débil hombre, para ahondar en tus pétreas entrañas este Templo de templos y esculpir en ellas tus gigantescos ídolos? Sucedido se han evos tras evos, desde que te vi la última vez, antiguo y misterioso templo, y sin embargo, idénticas interrogaciones inquietantes, las mismas caliginosas dudas me atormentan hoy que me atormentasen entonces, permaneciendo siempre sin respuesta de tus labios de Esfinge… Dentro de breves días nos habremos de volver a ver; de nuevo pasmáreme ante tu imagen adusta; ante tus triples caras de granito, y sentiré otra vez y mil más mi impotencia mental frente a frente del misterio de tu ser. Tres siglos antes de nuestro siglo, ese tu secreto cayó, ¡ay!, en manos pecadoras, que no en vano el viejo historiógrafo lusitano D. Diego de Cuta hubo de alabarse de “la desaparición misteriosa
  • 4. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 4 de aquel cuadrado sillar ciclópeo que tremolaba fijo sobre el arco de la pagoda, con una clarísima inscripción que fué violentamente arrancada y enviada como obsequio al rey Don Juan III”. Luego, dicho historiador añadía: “Junto a la referida pagoda había otra; y más allá una tercera, la más prodigiosa de todas ellas en su maravillosa hermosura, increíbles proporciones y riqueza. Ellas fueron construidas por la dinastía de los reyes de Kanadá (?) cuyo monarca principal lo fué Bonazur. Nuestros bravos soldados portugueses asaltaron con tales furores estos antros de Satanás, que de ellos no hubo de quedar bien pronto piedra sobre piedra…” Lo peor y más lamentable, fué que tampoco respetaron las inscripciones que hoy podrían acaso darnos las claves del enigma, y merced a tamaño vandalismo fanático de los lusos, la cronología entera de los templos hipogeos–hindúes tienen que permanecer por siempre sepultados en un misterio arqueológico para todos, desde los propios brahmanes que les asignan 374.000 años de existencia, hasta Fergusson, que intentó vanamente el demostrar que ellos fuesen perforados hacia el siglo XII, no más, de nuestra Era. Tal sucede siempre con todos los problemas serios: tantas veces como se nos ocurra volver la vista retrospectivamente, la Historia nos dará tan sólo hipótesis y obscuridades. No obstante de ello, Gharipuri está mencionado en la grandiosa epopeya del Mahâbhârata, escrito mucho antes del reinado de Ciro. Otra leyenda muy antigua refiere que dicho templo de la Trimurti fué hallado en Elefanta por los mismos hijos de Pându, una de las huestes que lucharon en la terrible guerra entre las dos dinastías respectivas del Sol y de la Luna, y que fueron expulsados de allí al ser derrotados al final de la guerra. Los de la Rajaputana, que son descendientes solares, cantan todavía esta victoria; pero ni en sus propios cantos populares se puede hoy hallar nada de positivo. Desfilarán los siglos tras los siglos y sepultado yacerá, siempre desconocido, el secreto en el pétreo seno de la Cueva. El cerro de Malabar, morada de europeos y de indígenas ricos, se alzaba por el lado opuesto de Elefanta, en el lado izquierdo de la bahía. Sus viviendas suntuosas, pintadas con brillantes colores, aparecen exornadas por las verduras del banyan gigantesco, de la higuera indostana y de multitud de otros árboles, dominados por los altos y rectos cocoteros, que recubren con sus copas todas las moles del enhiesto cabo. Allí, hacia el extremo del sudeste, contemplase la casa del gobernador, mansión transparente casi como fino encaje, y contorneada por el Océano por tres de sus cuatro lados. Aquella es, sin duda, la parte más fresca y grata de Bombay, bañada siempre por tres diferentes brisas marítimas. La isla de Bombay, o de Mambai, según la llaman los naturales, recibió tal nombre de la diosa Mamba de Maharati, diosa que es Mahima o Amba, Mama y Amma, según las diversas formas dialectales, y cuyo significado literal es el de la Gran Madre. Un templo consagrado a la diosa Mamba–Devi, se alzaba, todavía no hace cien años, en el mismo sitio de la moderna explanada. Sin reparar en gastos ni en dificultades, fué llevado más próximo a la ribera y del fuerte, frente a Balesh–wara, o sea al “Señor de los Inocentes”, uno de los infinitos nombres del Dios Shiva.
  • 5. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 5 Bombay es todo un archipiélago, cuyas islas más notables son: Salseta, enlazada con Bombay por un muelle; Elefanta, que se llamó así por los portugueses, merced a la roca de su mole, tallada en forma de colosal elefante de unos treinta y cinco pies de largo, y Trombay, cuya enhiesta roca se eleva novecientos pies sobre el mar. Bombay, a la cabeza de las demás islas, parece en el mapa un enorme cangrejo fluvial, que extiende a lo lejos sus dos patas, velando vigilante por sus hermanos menores. Entre dicha isla principal y el continente corre un estrecho brazo de río que se ensancha y se ciñe alternativamente, dentellándose en él entre ambas orillas, bajo un cielo que no tiene rival en el mundo. No sin razón los portugueses que, andando el tiempo, fueron sustituidos por los ingleses, la denominaban la Bona–bahía, bahía que viajeros entusiastas compararon con el propio golfo de Nápoles, pero, a decir verdad, se parecen entre sí como pueda parecerse un aristocrático kuli a un mísero lazzaroni, pues el único parecido que puedan entre ambas tener es el que tienen agua en las dos. En Bombay, igual que en su gran puerto, nada hay, dentro de su excepcional originalidad, que recordar pueda a la Europa mediterránea. Mirad, sino, los botes indígenas y los barquitos costeros: todos remedan, en sus airosas formas, al ave marina denominada Sat, que es una especie de alción o de gaviota. Cuando aquellas lanchitas se ponen en marcha, son el prototipo de la gracia con sus agudas proas y redondeadas popas. Diríase que se deslizan gallardas hacia atrás, y las extrañas formas de sus largas velas latinas no son sino alas de ave, sujetas por sus agudos ángulos como a una vara de altura sólo. Sorprendente es la velocidad sin igual que éstas imprimen a las lanchitas cuando las hincha el viento, haciéndolas inclinarse hasta tocar con una de sus bordas en el agua, porque, a diferencia de las. chalupas de regatas europeas, no hienden las ondas, sino que se deslizan sobre ellas cual los petreles. Y ¡qué decir de los alrededores de la bahía! Ellos parecían transportarnos a un ensueño de los de Las mil y una noches. Las alturas de los Montes Ghates occidentales, cortadas aquí y allí por cerros solitarios casi tan altos como ellas, demarcan todo el festoneado de la orilla. Impenetrables bosques, moradas de animales salvajes lo recubren todo, desde la base hasta las fantásticas cimas. Cada roca, cada uno de aquellos picachos cuenta con su leyenda independiente. Las mezquitas, pagodas y templos de innumerables sectas aparecen esparcidos por doquiera, y aquí y allá los ardientes rayos del sol calcinan los sillares de alguna antigua fortaleza, antaño inexpugnable y hoy derruida y recubierta de espinosos cactos. Doquiera vense esparcidos allí los más variados cuanto sagrados recuerdos. En un sitio, un misterioso Vihâra, cueva de un santo Bhikshu buddhista; en otro, un peñasco protegido por el símbolo de Shiva; más acá un templo jaíno, o una piscina sagrada llena de agua y recubierta por los lotos, como atributo esencial de toda pagoda, consagrada una vez por la bendición brahmánica y capaz desde entonces de purificar de toda mancha a los que en ella piadosamente se bailen. Los alrededores todos están materialmente cuajados de símbolos de dioses y de diosas, pues que allí cada uno de los trescientos treinta millones de divinidades del Panteón Hindú tiene su adecuada
  • 6. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 6 representación, ya en una flor, en una piedra, en un ave o en un árbol, que, respectivamente, les esté consagrados. Acullá, en la falda occidental del Cerro de Malabar, se alza el templo de Valakaiswara, el Señor de Arena, rodeado de árboles seculares. Inacabables filas de nidos serpean acercándose hacia el sacro recinto, llevando, tanto los hombres como las mujeres, rutilantes anillos áureos en manos y pies; grandes brazaletes macizos desde las muñecas hasta los hombros, con las frentes exornadas en blanco, amarillo y rojo, por respectivas señales de secta, flotando al aire las níveas muselinas y los ondulantes extremos de sus turbantes orientales. La sagrada leyenda de Valakeswara refiere, en efecto, que allí mismo permitió una vez Rama, cuando pasaba desde Ayodhya u Oudh, a Lanka o Ceilán, en busca de su esposa Sita, robada por Râvana, el perverso rey. Créese firmemente por aquéllos, que Sakshman, el hermano de Rama, estaba obligado a enviar diariamente a éste un nuevo lingham cada día desde Benarés la santa, pero una tarde hubo de descuidarse en el puntual cumplimiento de su misión. Impaciente entonces Rama, construyóse uno de arena, y cuando el consabido que esperaba llegó de Benarés, fué éste puesto en el templo y dejado el otro allí en la orilla, permaneciendo en tal estado siglos tras siglos hasta la llegada de los portugueses, contra quienes hubo de sentirse el lingham tan indignado por sus profanaciones que alejóse mar adentro para nunca más volver… Un poco más allá del repetido templo se muestra el estanque de Vanattistha o de “la punta de la flecha”, porque se cuenta que al llegar allí Rama tuvo sed y lanzó una flecha contra la roca, surgiendo así el estanque al punto. Antaño los líquidos cristales del lago estaban rodeados de un alto muro, y hubieron de construirse escalinatas para descender hasta su orilla y una serie de palacetes en mármol blanco para que los habitasen los brahmanes dwija o “dos veces nacidos”. Con ser la India el país más rico en leyendas, no hay una de éstas en las ruinas, como en las frondas y en los lagos, que no esté fundada en los hechos, si bien la grosera fantasía popular las ha entenebrecido, echando de generación en generación un velo cada vez más denso y tupido sobre ellas. Con cierta habilidad y paciencia, máxime si se tiene el auxilio de algún brahman instruido de quien se haya uno captado la amistad y la suficiente confianza, puede, no obstante, llegarse a descubrir la verdad histórica que la fábula desnaturaliza. Por allí se encuentra, asimismo, el camino que conduce al templo parsi de los adoradores del Fuego. En su ara mantiénese perpetuamente encendido un fuego sagrado que consume todos los días enormes cantidades de madera de sándalo y plantas aromáticas. Dicho fuego encendióse hace trescientos años, y, desde entonces, luce inextinguible, no obstante mil desórdenes, luchas sectarias y hasta guerras. Aquellos güebros, discípulos de Zaratushta o Zoroastro se sienten orgullosos con su templo, templo en comparación del cual parecen pintarrajeados huevos de pascua las pagodas hindúes. Estas últimas están casi todas consagradas a Hanumân, el dios–mono, fiel aliado de Rama, y también a Ganesha, el dios de la Oculta Sabiduría, o bien a uno de los dioses Devas. Vénse ellas en cada calle, con sus dobles hileras de pipales o ficus
  • 7. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 7 religiosa de varios siglos de edad, árboles de los que ningún templo puede carecer, puesto que constituyen la morada de los elementales y demás almas pecadoras. Todo, todo aparece mezclado, confundido y caótico, cual el más extraño panorama de ensueño, pues que no en vano han dejado allí sus vestigios treinta largos siglos. La innata desidia de los naturales, de un lado, y del otro las orientaciones actuales, genuinamente conservadoras, de los hindúes, a un antes de la llegada de los europeos, han preservado todos aquellos monumentos de las depredadoras venganzas de los fanáticos, allí donde más peligro corrían por pertenecer a la religión buddhista o a otras sectas impopulares también. Los indos o hindúes no son dados, por naturaleza, a devastaciones sin sentido, y en vano buscaría en sus cabezas el frenólogo la prominencia reveladora del instinto de destrucción. Siempre que tropecéis en vuestro camino con antigüedades más o menos vandalizadas o desfiguradas, no es de aquéllos, no, la culpa, sino de los musulmanes, o bien de los portugueses, dirigidos por los jesuitas. El buque echó anclas, al fin, y en un momento nos vimos asediados, tanto nosotros como nuestros equipajes, por multitud de desnudos hindúes, semejantes a imponentes esqueletos: los parsis, los mogoles y cien otras tribus, estaban por ellos representadas, y tamaña muchedumbre diríase que había surgido como por encanto del fondo de la bahía, gritando, charlando, aullando, como sólo saben hacerlo las tribus asiáticas. Lo más pronto que pudimos nos apoderamos de un bote, refugiándonos allí para escapar pronto de aquella confusión de gentes y lenguas, que remedaban una segunda Babel. Instalados de allí a poco en la quinta que nos aguardaba, la primera cosa que atrajo nuestra atención fueron las miríadas de cuervos y buitres que por Bombay pululan. Aquellos pajarracos constituyen, por decirlo así, la celosa policía municipal de la ciudad, encargados, como lo están, de limpiar de inmundicias las calles. Matar, pues, a uno de tales buitres, no sólo está prohibido por las ordenanzas, sino que resultaría asaz peligroso, dado que con ello se despertaría el espíritu de venganza de cualquier hindú, prontos como están siempre a ofrecer su vida en rescate de la de cualquier cuervo, porque es su firme creencia que el alma de sus antepasados pecadores transmigra después en aquellas aves, y, por tanto, el dar muerte a uno de ellos es perturbar la ley del karma y exponer al desdichado ascendiente a una reencarnación todavía más penosa. Tamaña creencia no sólo es profesada por los hindúes, sino hasta por los parsis más instruidos, y la misma conducta extrañamente seguida por los buitres o cuervos indos diríase que justifica hasta cierto punto semejante superstición, porque son, en cierto modo, los sepultureros de los parsis, hallándose bajo la protecci6n directa del ángel de la muerte, o Farvandania, que se cierne por sobre las Torres del Silencio, dirigiendo las operaciones de aquella tribu alada. El ensordecedor graznido de los cuervos, que a todo recién llegado no puede menos de chocar al principio, tiene un donoso origen. Es a saber, que cada cocotero de la selva que a Bombay rodea, tiene adosado a él un pumpkin hueco, o corteza de fruta a manera de escudilla. Gotea en ésta la savia del árbol, la que, después que ha fermentado, se convierte en ese brebaje embriagador conocido por el nombre de toddy en el país. Los desnudos toddys wallahs,
  • 8. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 8 que suelen ser portugueses mestizos, con su modesta sarta de corales, trepan como ardillas hasta troncos que miden a veces 150 pies de altura para recoger el brebaje dos veces por día. Los cuervos, que suelen construir sus nidos en lo más alto de los cocoteros, beben también en los abiertos pumkins, y de aquí la crónica embriaguez de estos pájaros y su graznido continuo. Tan pronto como salimos al jardín de nuestra morada, multitud de aquellos cuervos se descolgaron pesadamente de los árboles vecinos, haciendo, al caer, un ruido indescriptible, y diríase que tenían ellos algo de humanos en las actitudes astutas y extrañas que tomaban aquellos pajarracos borrachos, y que, mientras así nos examinaban de pies a cabeza, brillaban sus ojuelos con fulgores verdaderamente diabólicos. Los tres modestos bungalows que ocupábamos no parecían sino nidos de verdura, con sus techos literalmente sepultados, bajo rosales floridos de veinte pies de altura, y con sus ventanas, quienes, en lugar de cristales, se cerraban con marcos de blanca muselina. Nos hallábamos, sin duda, en la verdadera y genuina India, por cuanto nuestra vivienda se hallaba emplazada en la parte indígena de Bombay. Vivíamos, digo, en la India efectiva, no al modo de los ingleses, quienes siguen allí viviendo en Inglaterra, rodeados a corta distancia por la auténtica India, y merced a nuestra situación estábamos en óptimas condiciones para observar el carácter y costumbres del país; estudiar sus leyendas, religiones, supersticiones y ritualismos: en una palabra, vivir entre hindúes. Todo es fantástico, original, inquietante, en el país del majestuoso elefante; de la cobra venenosa; del fracasado misionero inglés y del astuto tigre. Todo allí parece extraordinario, inesperado, maravilloso, aun para quien haya viajado por Turquía, Palestina, Damasco y Egipto. Los reinos animal y vegetal de aquellas comarcas tropicales difieren, efectivamente, en sus formas de cuanto estamos habituados a contemplar en Europa. Ved, sino, esas mujeres atravesar, camino de una fuente, cruzando a través de un jardín que, no obstante ser propiedad particular, está, sin embargo, franco a todo el mundo, dado que unas vacas pacen en él. ¿Qué tiene en sí de extraño el encontrarse con mujeres, ver vacas y admirar un jardín? Nada, desde luego, mas una consideración más atenta, es suficiente para demostrar la enorme diferencia, que media entre la Europa y la India. En parte alguna, como en esta última, experimenta el hombre una sensación más perfecta respecto de su propia insignificancia. La exuberancia tropical es tal, que nuestros árboles más corpulentos y altos parecerían enanos comparados con los banyans y en especial con las palmeras. Una vaca europea tomaría a su congénere indostánica por modesta ternerilla, negando hasta el parentesco con ella, porque ni su pelaje de tinte de rata, ni sus rectos cuernos análogos a los del macho cabrío y encorvados hacia atrás, serían para otra cosa. Respecto de las mujeres, ellas son capaces
  • 9. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 9 de entusiasmar a cualquier artista, por sus vestiduras, cuanto por la gracia gentil de sus movimientos, y, no obstante, ninguna corpulenta, blanca y sonrosada Ana Ivanowena descendería a saludarla, ni a mirarla siquiera… ¡Qué vergüenza, Dios santo; la mujer está completamente desnuda! Semejante concepto de desprecio hacia la pobre mujer hindú, en la opinión de la mujer rusa moderna, refleja en sí el aserto de un distinguido viajero ruso, “el pecador siervo de Dios, Athanasio, hijo de Nikita de Tver”, como él se denomina, y quien, en 1470, describe así la India: “Sus habitantes están desnudos, llevan el pelo en trenzas y jamás se cubren la cabeza. Cada año tienen las mujeres un niño, y tanto ellas como sus esposos son negros. Un velo llevan en torno de la cabeza sus príncipes, y con otro velo se envuelven las piernas. Las gentes nobiliarias llevan, ellos un velo en el hombro, y ellas en torno de los riñones; pero todos caminan con los pies desnudos, y las mujeres andan con el pelo suelto y desnudo el pecho. Niños y muchachas nunca se cubren sus vergüenzas hasta que tienen siete años…” Esta descripción es exacta, pero sólo es aplicable a las más inferiores e indigentes, las que, efectivamente, sólo se cubren con un velo, tan pobre a veces que no es sino un harapo. Sin embargo, ni a la mujer más infeliz la faltan nunca una pieza de diez varas de muselina para envolver su cuerpo, y uno de cuyos extremos hace el papel de una enagua corta, y con el otro, cuando van por la calle, se cubren hombros y cabeza, si bien dejando siempre la cara descubierta. No se hallaría mujer decente alguna, en cambio, que consintiera en llevar calzado. Los zapatos son la insignia y distintivo de las mujeres desacreditadas, y cuando, hace algún tiempo, la esposa de cierto gobernador de Madrás, proyectó el que se obligase a las mujeres del país a cubrirse el pecho, a poco si no estalla una revolución, ya que únicamente las danzarinas gastan una especie de chaquetilla. El Gobierno vióse forzado a reconocer que no era prudente el exasperar a las mujeres, más peligrosas a veces que los hombres, y aquella costumbre, basada en una ley del Código del Manú y sancionada por un uso de tres mil años, permaneció inmutable y respetada. Más de dos años antes de que dejásemos el suelo de Norteamérica veníamos manteniendo correspondencia con un sapientísimo brahmán, que actualmente (1879) es una legítima gloria en toda la India. Bajo su dirección habíamos venido para estudiar el antiguo país de los arias, sus Vedas y su lengua. Llámase el sabio el swami Dayanand Saraswati. Swamis se dice a los anacoretas iniciados en muchos misterios de la Naturaleza y del Hombre, misterios que yacen impenetrables para el común de los mortales. Son ellos monjes ascetas, que jamás se casan, y absolutamente distintos de esotras fraternidades mendicantes llamadas de los Hossein y de los Sannyâsis. Este pandit es un perfecto enigma para todo el mundo, y está considerado como el mayor sanscritista de toda la India. Hasta hace unos cinco años había vivido solitario, aislado de todo en una espesa selva, al modo de los antiguos gimnosofistas que mencionan los clásicos griegos y latinos, apareciendo de nuevo en el mundo como adalid de las más heroicas empresas. Después de su voluntario aislamiento, estaba a la sazón estudiando los principales sistemas filosóficos de la “Arya–vartta”, y el significado oculto de los Vedas, auxiliado por otros místicos y anacoretas.
  • 10. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 10 Todos los hindúes, en efecto, creen que en las Montañas de Bhadrinath, que se alzan hasta veintidós mil pies sobre el nivel del mar, existen grutas espaciosas, habitadas desde hace muchos miles de años por estos santos anacoretas. Bhadrinath tiene a sus pies al río Bishegunj, al norte del Indostán, y es célebre por su templo de Vhisnú, situado en el corazón de la ciudad. Dentro del templo hay manantiales termales minero–medicinales, visitados anualmente por unos cincuenta mil peregrinos, que van a purificarse y a buscar la salud en ellos. Tan luego como apareció en público Dayanand Saraswati, causó una sensación inmensa, y mereció bien pronto por sus atrevimientos el nombre de “el Lutero de la India”. Vagando de una en otra población, tan pronto en el Norte como en el Sur, y trasladándose de un extremo a otro del país con celeridad increíble, él ha visitado toda la India, desde Bombay a Calcuta y del Cabo Comorín a los Himalayas, predicando la Deidad Una y Única, y probando, con las Vedas en la mano, que en las más antiguas escrituras no hay ni una sola palabra que pueda justificar el actual politeísmo. El gran orador sagrado lucha con todo su poder contra las castas, contra el casamiento de los niños, y contra todo linaje, en fin, de supersticiones, lanzando rayos y truenos contra la idolatría. Pero sus más formidables arremetidas las guarda contra los brahmanes, a quienes culpa de haber fomentado todos los males incrustados en la India por siglos y más siglos de casuística interpretación de los Vedas, y acusándoles públicamente de ser los únicos culpables del estado de abyecta humillación en la que yace el país, país antaño grande e independiente y hoy esclavizado y envilecido. No obstante tan atrevidas predicaciones, la Gran Bretaña tiene en él un aliado y no un enemigo, por cuanto suele decir a todos los que quieren oírle: “Si expulsáis a los ingleses, inmediatamente después, vosotros, yo y todo aquel que se alce contra el culto de los ídolos, seremos degollados cual pobres corderillos. Los musulmanes son más fuertes que los idólatras; pero los idólatras son más fuertes que nosotros”. El pandit Dayanand ha sostenido formidables disputas con los brahmanes, esos traidores enemigos del pueblo, saliendo victorioso casi siempre. En Benarés llegaron hasta a reclutar asesinos para matarle en secreto, pero la intentona fracasó. En una pequeña ciudad de Bengala, donde fustigase sin piedad al fetichismo, un fanático soltó una enorme cobra contra sus desnudos pies. Conviene advertir previamente que hay dos serpientes diferentes, deificadas por la Mitología brahmánica: la que rodea el cuello de los ídolos de Shiva, llamada Vasuki, y la otra, Ananta, que forma el lecho de Vishnú. Así, el adorador de Shiva, completamente seguro de que su cobra, como adiestrada ya de antaño para los misterios de una pagoda shivaíta, daría prontamente fin del culpable, exclamó, triunfal, al tiempo que arrojaba la cobra contra el asceta: –¡Que el mismo dios Vasuki demuestre quién de los dos tiene razón! –Que lo haga cuando guste– respondió Dayanand con la más impasible serenidad. Y sacudiendo de sí la cobra, que ya se enroscaba a su pierna, con un solo movimiento lleno de energía, aplastó la cabeza del funesto reptil, añadiendo:
  • 11. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 11 –Vuestro dios ha estado demasiado torpe y lento; yo soy, pues, quien ha decidido la disputa. Y, como si nada hubiese pasado, terminó diciendo: –Ya podéis anunciar al mundo cuán fácilmente perecen los falsos dioses. Merced a su absoluto conocimiento del sánscrito, el pandit no sólo presta inmenso auxilio a las masas, aclarando su ignorancia respecto al evidente monoteísmo de los Vedas, sino que le proporciona, si cabe, aun mayor a la Ciencia, poniendo de relieve y de manifiesto quiénes son efectivamente los brahmanes, única casta de la India que, durante luengos siglos, ha tenido el derecho exclusivo de estudiar los Vedas y de comentarios, haciéndolo siempre tan sólo para su propio engrandecimiento explotador. Antes, mucho antes de que orientalistas tales como Burnouf, Colebrooke y Max Müller se ocupasen del asunto, muchos reformadores indostánicos han tratado de probar el purísimo monoteísmo de las doctrinas védicas, y hasta ha habido fundadores de nuevas religiones que llegaron a negar las revelaciones de dichas Escrituras, tales como el Rajá Ram Mohum Roy, y después de él, Babú Keshub Chunder Sen, ambos bengaleses, de Calcuta. Ninguno de ellos, sin embargo, pudo lograr éxito, sino añadir el nombre de una nueva secta más a las innumerables que pululan por la India. Ram Mohum Roy murió en Inglaterra sin haber casi nada hecho; y en cuanto a Keshub Chunder Sen, después de fundar la de Brahma Samaj, la cual profesa una religión extraída de las profundidades de la propia imaginación de Babu, se hizo un exaltado místico, y, como solemos decir en Rusia, es hoy “mera cereza del mismo huerto”, al igual de los espiritistas, por quienes está considerado como un gran médium, y como el Swedenborg de Calcuta, pasando su tiempo en sucia piscina, proclamándose el profeta de sus gentes y ejecutando una danza mística vestido de mujer, en atención, dice,”a la mujer diosa”, designación que aplica al par, a “su madre, su padre y su hermano primogénito”. En suma: que todo cuanto hasta aquí se ha intentado para restablecer el puro monoteísmo primitivo de la Ario–India ha sido un ruidoso fracaso, al chocar contra la doble roca del Brahmanismo y de los prejuicios de tantos y tantos siglos de existencia. Mas he aquí que se muestra de improviso Dayanand, respecto de quien ni aun sus discípulos predilectos saben ni quién es ni de dónde viene, ya que él confiesa únicamente ante las multitudes a quienes subyuga que el nombre aquel bajo el cual es conocido no es el propio suyo, sino el que le fué dado por su Maestro al recibir la iniciación de verdadero Yogui. Patanjali fué el fundador de la mística escuela Yoga, uno de los seis sistemas filosóficos de la India primitiva. Supónese que todos los filósofos neoplatónicos o gnósticos de la segunda y tercera escuela de Alejandría fueron discípulos de los yoguis indos, y es tradicional el creer que su teurgia fué importada por Pitágoras de la India. Aun se encuentran cientos de yoguis en esta última que practican la yoga de Patanjali, y que aseguran estar, mediante ella, en inefable comunicación con el propio Brahma; pero es lo cierto que la mayor parte de ellos son mendigos profesionales, vagos de
  • 12. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 12 solemnidad e inconmensurables embaucadores, que explotan las ansias milagreras del populacho indígena. Los yoguis verdaderos evitan cuanto pueden el mostrarse en público, recluidos, como casi siempre lo están, y consagrados a perpetuo estudio, no presentándose sino cuando tienen una misión especial que cumplir en el mundo, cual acaeciera a Dayanand, porque Dayanand es el sanscritista más profundo que ha conocido la India; el metafísico más abstruso; el orador más maravilloso y el más osado fustigador de los errores y vicios que se ha conocido desde los tiempos de Sankarâchârya, el fundador de la filosofía Vedanta, sistema a su vez que es corona de toda la enseñanza panteísta, y la más metafísica de todas las escuelas indas. La prestancia de Dayanand, por otra parte, es sencillamente magnífica. Su estatura es gigantesca; de pálida tez, más europea que inda; grandes y fulgurantes ojos y luengo pelo canoso, porque conviene saber que los verdaderos yoguis o dikshatas (iniciados) no se cortan jamás el pelo ni la barba. Su voz clara y sonora matiza a maravilla toda la gamma de los sentimientos, desde el dulce y acariciador balbuceo infantil hasta la tonante ira contra las perfidias y falsedades de los sacerdotes, conjunto que produce mágico e indescriptible efecto en la tan impresionable imaginación de los hindúes. Así que doquiera se muestra Dayanand, las multitudes se le postran en el polvo, besando sus huellas; pero, bien a diferencia del babú Keshub Chunder Sen, no les enseña una nueva religión inventando dogmas nuevos, y sólo les preconiza la necesidad de volver a los olvidados estudios sánscritos, y que pongan en parangón las santas enseñanzas de sus mayores con las falsificaciones y degradaciones brahmánicas, retornando a la purísima concepción de la Deidad que enseñaron los primievales rishis Agni, Vayu, Aditya y Anghira, patriarcas sublimes que diesen los Vedas a la pobre Humanidad. Y ni siquiera pretende Dayanand que los mismos Vedas sean una revelación del cielo, sino que enseña únicamente que “cada palabra de estas Escrituras responde a la Inspiración más elevada que le es dable recibir al hombre de la tierra, inspiración mil veces repetida en la historia de la Humanidad, y que tantas veces como es necesario surge en cualquier país.” El swami Dayanand, en meros cinco años de predicaciones estupendas, hizo unos dos millones de prosélitos, principalmente entre las altas clases, y, a juzgar por todas las apariencias, ellos están prontos a sacrificar por él sus almas, sus vidas, y lo que les es con frecuencia más estimado que la vida misma, o sea sus bienes materiales. Dayanand, como verdadero yogui, jamás toca dinero alguno con sus manos y hasta desprecia estas cuestiones ínfimas, contentándose por todo alimento con unos cuantos puñados de arroz cada día, sobriedad ante la cual uno casi llega a pensar que acaso lleva una como encantada vida, en vista, además, de su serenidad pasmosa ante el torrente desatado de las pasiones humanas más inferiores que despierta, y que tan peligrosas suelen ser en la India. Una marmórea estatua no permanecería más impasible que él ante las irritadas muchedumbres de fanáticos, y una vez pudimos verle en acción; despidió, en efecto, a todos sus fieles secuaces, prohibiéndoles que velasen sobre él ni menos que te defendiesen, y se quedó solo, frente por frente de una multitud furibunda, mirando impasible al monstruo colectivo que parecía dispuesto a lanzarse sobre él y despedazarle.
  • 13. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 13 Llegados aquí nos conviene dar una breve explicación. Hace varios años que se constituyó en Nueva York una Sociedad de personas enérgicas e instruidas, a quienes cierto sabio de sutil ingenio hubo de denominar Sociedad de los descontentos del espiritismo. Los fundadores de ella, eran gentes que admitían la realidad de los fenómenos espiritistas, cual creían en la posibilidad de cien otros fenómenos naturales, negando, no obstante, la llamada “teoría de los espíritus”. Consideraba, en suma, que la moderna filosofía espiritista se encontraba en los primeros grados no más de desenvolvimiento, sin haber penetrado en la verdadera naturaleza espiritual y psíquica del hombre y rechazando, al igual de lo que hacer suelen las gentes llamadas científicas, todo cuanto no pueda ser explicado y abarcado por sus teorías particularistas. No bien surgió semejante agrupación, que se diese a conocer al mundo como Sociedad teosófica, norteamericanos muy instruidos se adhirieron a ella. No quiere esto decir que sus miembros no diferían entre sí en la apreciación de muchos problemas, al modo de cualquier otra Sociedad de las que existen por el mundo: Sociedades geográficas o arqueológicas que entablan controversias, durante muchos años, acerca de las verdadera fuentes del Nilo, o de la interpretación que deba darse a los jeroglíficos egipcios, aunque los primeros estén de acuerdo en cuanto a admitir que, pues el Nilo tiene agua, forzosamente han de encontrarse en alguna parte sus fuentes. Igual sucede con los múltiples fenómenos del magnetismo del espiritismo, que aún esperan al Champollión que haya de esclarecerlos. Pero la piedra–clave de Roseta no había, no, que buscarla en Europa ni en América, sino en los remotos países donde todavía se admite la existencia de la Magia, donde los sacerdotes indígenas salen a maravilla por día, y donde el frío hábito del positivismo materialista de la ciencia no ha llegado aún, es decir, en el Oriente. No ignoraba, en efecto, el Consejo de la Sociedad que los lamas buddhistas, verbigracia, aunque negaban la inmortalidad del alma y no creía en Dios tampoco, se han hecho célebres por “fenómenos” los más extraordinarios; que el magnetismo animal era conocido y practicado en China a la continua desde tiempo inmemorial, bajo la denominación de Gina o Jina, y que en la misma India temen y odian hasta el nombre de esos espíritus a quienes tan profundamente parecen venerar nuestros espiritistas, no obstante lo cual, muchos fakires ignorantes pueden ejecutar “milagros” capaces de dar al traste con todas las nociones acariciadas por los científicos, cuanto para exasperar a los más hábiles prestidigitadores europeos. Muchos individuos de dicha Sociedad Teosófica han visitado la India; muchos han nacido en la India misma y han presenciado, por sí propios, las brujerías de los brahmanes y los fundadores de aquella agrupación, convencidos de cuán crasísima es la ignorancia moderna respecto del hombre espiritual, anhelaban que se aplicase a los problemas metafísicos ese mismo método comparativo, que tan buen fruto le diese a
  • 14. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 14 Cuvier en Anatomía. Con ello los métodos inductivo y deductivo usados por Occidente pasarían de las regiones físicas al mundo genuino de la psiquis. “De otro modo –decían– la Psicología quedará estancada y hasta constituirá una rémora de las demás ciencias de la Naturaleza”. Y no han faltado tampoco ocasiones en las que la Fisiología occidental ha merodeado y cazado furtivamente en los campos de los conocimientos puramente abstractos y metafísicos, fingiendo al par ignorar por completo estos últimos , y pretendiendo, en vano, clasificar la Psicología entre las llamadas “Ciencias positivas”, no sin arrancarla previamente al lecho de Procrusto, donde hoy yace, aunque vengándose con negar sus secretos a tan groseros atormentadores. Añadamos que, en poco tiempo, la repetida Sociedad llegó a contar sus individuos, no por cientos, sino por miles, pues que en ella ingresaron bien pronto todos los “descontentos” del espiritismo americano, en un tiempo en el que había en América hasta doce millones de espiritistas. Otras ramas de aquel tronco brotaron en Londres, Corfú, Australia, España, Cuba, California, etc., y en cuantas partes se hacían nuevos experimentos, se afirmaba la creencia de que los fenómenos en cuestión no eran causados únicamente por los espíritus. Después se fundaron también otras ramas en la India y en Ceilán. Los miembros buddhistas y brahmanes llegaron en ellas a ser más numerosos que los europeos. Se formó una Liga internacional y añadióse al nombre de la Sociedad el subtítulo de “La Fraternidad Humana”. Después de una cordial y activa correspondencia entre la Sociedad Teosófica y la Arya–Samaj, fundada por el swami Dayanand, se fusionaron entre ambas asociaciones, y entonces el Consejo Supremo de la rama de Nueva York decidió enviar una delegación especial a la India para estudiar sobre el terreno la antiquísima lengua en que se escribiesen los Vedas, cuanto los manuscritos y fenomenología del yoguismo. El día 17 de Diciembre de 1878, la Delegación, compuesta de dos secretarios y dos miembros del Consejo de la Sociedad Teosófica, salió de Nueva York, deteniéndose unos días en Londres, y prosiguiendo después a Bombay, donde desembarcó en Febrero de 1879. Todo cuanto antecede, ¡ay!, escribióse hace algún tiempo. Desde entonces el swami Dayanand ha cambiado por completo de actitud hacia nosotros. Hoy es un enemigo personal de la Sociedad Teosófica, cuanto de sus dos fundadores, el coronel Olcott y la autora de estas cartas. Parece ser que al aliarse ofensiva y defensivamente con nuestra Sociedad, abrigaba secretos propósitos de que todos sus individuos cristianos, brahmanes y buddhistas, reconocieran su supremacía y se hiciesen miembros así de su Arya–Samaj. Inútil es añadir que semejante propósito era imposible, ya que la Sociedad Teosófica se basa en la más completa fraternidad y en la no ingerencia en las respectivas creencias religiosas de sus individuos. La tolerancia recíproca es su alma y su base, dentro de su objetivo puramente filosófico e investigador. Semejante cosa no convenía a Dayanand y pretendía que todos los miembros teósofos se convirtiesen en sus discípulos o, de lo contrario, fuesen expulsados de la Sociedad, no es dudoso que ni el Presidente ni el Consejo podían allanarse a semejante pretensión. Los ingleses y los norteamericanos, tanto cristianos como librepensadores, los buddhistas y, especialmente, los brahmanes, se rebelaron contra Dayanand, pidiendo unánimes la ruptura de la alianza.
  • 15. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 15 No obstante, todo esto no acaeció sino en tiempos después. En la época a que me refiero éramos todos los amigos, y los aliados del swami, y supimos con gran placer que el “mela” de Hardwar que iba a visitar, se celebraba cada doce años y era una especie de feria religiosa que servía de punto de reunión a los más ilustres representantes de todas las numerosas sectas que en la India existen. Celébranse públicas controversias acerca de todos los puntos religiosos y se leen por los contrincantes las más sabias tesis y disertaciones. Aquel año la reunión de Hardwar era excepcionalmente numerosa. Sólo los sannyâsis o monjes mendicantes de la India sumaban 35.000, y el cólera, previsto por el swami, se declaró efectivamente. Como aún faltaba bastante tiempo para aquella Asamblea, le consagramos a visitar Bombay con todo detenimiento. La Torre del Silencio, en las cumbres del Malabar–Hill, es la última morada donde descansan los hijos de Zoroastro. En semejante cementerio parsi, sus muertos, sin distinción entre hombres y mujeres, ricos y pobres, son puestos en fila, no quedando de ellos en pocos minutos sino los esqueletos. Las Torres del Silencio, llamadas así por el que en ellas ha reinado durante siglos, causan la más desoladora impresión en el ánimo del extranjero y existen doquiera que habitan los parsis. La más grande de las seis torres con que cuenta Bombay, fué construida hace doscientos cincuenta años, y la más pequeña hace muy poco tiempo. Dichas Torres del Silencio, con raras excepciones, son de forma cuadrada o redonda, de veinte a cuarenta pies de altura, sin puertas ni techumbre; con una sola entrada de hierro hacia el Este, y tan pequeña que unos matorrales la recubren. El primer cadáver que se lleve a una dakhma o torre nueva ha de ser el de un niño o el de un mobed o sacerdote. A nadie, ni aun al vigilante principal, se le permite aproximarse a más de treinta pasos de estas torres. Solamente a los nassesalares, o portadores de los muertos les es permitido entrar y salir en ellas, pero la vida que ellos llevan es aún más miserable que la del propio verdugo europeo, pues que, apartados de todo contacto humano, yacen en el aislamiento más abyecto. Prohibido, como les está, el ir a los mercados, tienen precisión de buscarse el alimento por los medios más inverosímiles. Nacen, se casan y mueren sin relación alguna con los demás seres del mundo, a excepción de los suyos, y sólo cruzan las calles para incautarse de los muertos y llevarlos a la torre. Hasta su vecindad es considerada como impura. Al entrar en la torre con el cadáver, que sea el que hubiese sido su rango social, va cubierto con blancos harapos, lo desnudan y lo colocan silenciosamente en una de las tres filas que vamos a describir. Luego, con idéntico mutismo salen, cierran la puerta y queman los harapos. Entre los adoradores del fuego, la muerte se ve despojada de toda su imponente majestad, siendo sólo objeto de repugnancia. Cuando la última hora del enfermo se aproxima, todos abandonan la estancia mortuoria, tanto para no crear obstáculos con su presencia a la salida del alma del cuerpo, como para no contaminarse el vivo con el contacto del muerto. Únicamente el sacerdote permanece un rato con el moribundo, y después de recitar en su oído el ashem–vohu, el yato–ahavarie y otros pasajes del Zend–Avesta, abandona la habitación antes de que el moribundo abandone su cuerpo. En seguida traen un perro, poniéndole cara a cara con aquél, ceremonia denominada
  • 16. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 16 sas–did o sea de “la mirada del perro”, y esto se hace porque el perro es el único ser viviente a quien el drux–nassu, o demonio, teme, pues le impide tomar posesión del cadáver. Al efecto se tiene gran cuidado de que no se interponga la sombra de nadie entre el moribundo y el perro, porque toda la fuerza de la mirada del perro se perdería y el diablo no desaprovecharía tamaña ocasión. Después, el cadáver es dejado en el punto en que la vida le abandonó, hasta que los nassesalares aparecen con los brazos envueltos en viejos sacos para llevárselo al dakhma, depositándole en un féretro de hierro, que es el mismo para todos. Si por acaso acontece que alguno tenido por muerto vuelve en sí, los nassesalares tienen la misión de matarle, pues todo aquel que ha sido contaminado por el contacto de los cadáveres del dakhma, ha perdido, ipso facto, todo derecho de volver entre los vivos, porque, al hacerlo, contaminaría a toda la vecindad. Como parece ser que se han repetido muchas veces los casos de muerte aparente, se está tratando ahora de que los parsis acepten una nueva ley que permita a los infelices ex cadáveres el poder volver a habitar entre sus gentes, obligándose a los nassesalares a que dejen abierta la única puerta del dakhma, de suerte que puedan hallar un medio de escapar. Dícese, a este propósito, que los buitres devoran al punto los cadáveres, pero que jamás tocan a los aparentemente muertos, sino que, antes bien, huyen de ellos, dando pavorosos graznidos. Después de la postrera oración pronunciada a distancia por el sacerdote, tornase a la ceremonia primera de “la mirada del perro”, con uno de estos animalitos educados al efecto, que nunca falta en las Torres del Silencio. Por último, se introduce el cadáver en ella, colocándosele en la fila que por edad, sexo y condición le corresponde. Por dos veces hemos presenciado la ceremonia de los moribundos y una vez la del entierro, si cabe aquí emplear tan incongruente término, porque en este punto los parsis son más tolerantes que los hindúes, quienes se ofenden con la presencia sola de un europeo en sus ceremonias religiosas. N. Bayranji, principal encargado de la torre, nos invitó a presenciar el entierro de una mujer de buena posición. Así, sentados tranquilamente en la terraza de nuestro bondadoso huésped, pudimos verlo todo a distancia de unos cuarenta pasos. Mientras que el perro miraba con gran fijeza la cara de la muerta, nosotros contemplábamos con igual intensidad, pero con indecible repugnancia, la enorme bandada de buitres que se cernía sobre la torre, donde descendían luego llevándose entre las garras y el pico pedazos de carne humana. Los buitres de los dakhmas han sido expresamente importados de Persia, porque los buitres indos resultan ser demasiado débiles y no lo bastante carniceros para ejecutar el proceso de la monda de los esqueletos con toda la rapidez prescrita por Zoroastro, operación, se nos dijo, que dura apenas unos minutos. Cuando se hubo concluido la ceremonia, pudimos estudiar en otro edificio un modelo completo de una Torre del Silencio, representándonos así lo que ocurre en las verdaderas. En éstas hay en el centro un profundo pozo sin agua, cubierto por un enrejado como la boca de una alcantarilla, y alrededor del sumidero aquel, unos receptáculos en forma de nichos para recibir los cadáveres. Los nichos son en número de 365, en tres filas, de las cuales la primera y más pequeña es para los niños; la segunda para las mujeres, y la tercera para los varones. Dicho triple círculo es el emblema de las tres virtudes cardinales zoroastrianas:
  • 17. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 17 pensamientos puros, palabras puras y obras buenas. Los buitres dejan mondados los esqueletos en menos de una hora; en dos o tres semanas el sol tropical calcina las osamentas hasta reducirlas a un estado de fragilidad tal, que el más leve soplo de viento basta para reducirlas a polvo y sepultar el polvo en el pozo, sin que haya mal olor alguno, ni temor, por tanto, a pestes o epidemias, cosa que no sabemos hasta qué punto no será ello preferible a la cremación, que deja en el aire, alrededor del ghat, un cierto olor, aunque ligero, desagradable. El ghat es un sitio a orillas del mar o de un río, donde los hindúes incineran a sus muertos. Así, en lugar de alimentar a la “húmeda Madre–Tierra”, la antigua deidad eslava, con podredumbre, los parsis dan a Armasti polvo puro. Armasti significa literalmente la Vaca nutridora, y Zoroastro enseña que el cultivo de la tierra es la tarea más noble a los ojos de Dios, por lo cual este culto es sacrosanto entre los parsis, quienes toman toda clase de precauciones, las más inverosímiles, para no contaminar a la Vaca nutridora que les da “cien dorados granos por uno”. En la época en que soplan los monzones, en cuyos cuatro meses cae incesantemente la lluvia, ella lava y arrastra hasta el sumidero todo cuanto dejan los buitres, y este agua se filtra después por las paredes del pozo, cuyo fondo está cubierto, además, de carbón vegetal y de finísima arena. La visita al Pinjarapala es mucho menos desagradable y hasta entretenida. El Pinjarapala es el hospital de Bombay para animales decrépitos, hospital que existe siempre en toda ciudad que cuente con jainos. La religión Jaina es una de las más antiguas e interesantes de toda la India, muy anterior al Buddhismo, que comenzó del año 543 al 477, antes de nuestra Era. Los jainos se jactan de que el Buddhismo no es sino una mera herejía del Jainismo, habiendo sido Gautama, el fundador de aquella religión, un discípulo y sectario de un gran Gurú o Maestro jaino. Las costumbres, ritos y concepciones filosóficas de los jainos son intermediarias entre las de los brahmanes y los buddhistas. Desde el punto de vista de la organización social, se parecen a los primeros; pero en orden a religión se acercan más a estos últimos. Sus divisiones de casta, su total abstinencia de carne, su resistencia a rendir culto a estatuas ni reliquias, son tan estrictamente observadas por ellos como por los mismos brahmanes; pero, al igual de los buddhistas, niegan a los dioses del panteón hindú y la propia autoridad de Los Vedas, adorando a los veinticuatro Tirthankaras o Jinas, jefes de la Hueste de los Bienaventurados, lo que constituye su culto característico. Sus sacerdotes, como los de los buddhistas, permanecen célibes; viven en vihâras aislados, solitarios, y eligen sucesores indiferentemente entre los de cualquier clase social. Según los jainos, el único lenguaje sagrado es el pákrito, que es el usado en su literatura religiosa, así como los buddhistas ceilaneses. Jainos y buddhistas tienen idéntica cronología legendaria. No comen después de puesto el sol y quitan con minucioso esmero hasta el polvo del asiento en que van a posarse, para no aplastar al insecto más ínfimo. Ambos sistemas, o más bien escuelas de filosofía Jaina y buddhista, enseñan la teoría de átomos eternos e indestructibles, al tenor de la teoría atómica de Kanâda, y aseguran que el Cosmos ni tuvo principio ni tendrá fin. “El universo entero no es sino Maya o ilusión”, dicen a una los vedantinos, buddhistas y jainos; pero, mientras que los secuaces de Sankarâchârya predican sobre Parabrahm– la Divinidad sin
  • 18. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 18 voluntad, entendimiento ni acción por ser Entendimiento, Mente y Voluntad absolutas–y sobre Ishwara, que de Él emana, los jainos y buddhistas no creen en creador alguno del mundo, sino que enseñan tan sólo la existencia de Swabhawat, un principio de la Naturaleza, o Substancia Primordial de formación espontánea, plástica e infinita. Sin embargo, al igual de todas las sectas indas, el jaino cree en la transmigración de las almas, o sea en la Metempsicosis, y de aquí su temor de matar a cualquier animal, hasta el insecto más ínfimo, porque con ello acaso priva de la vida a un verdadero antepasado suyo. Por eso también su respeto hacia toda criatura viviente, por las que desarrolla un amor y una solicitud increíbles. No sólo hay en cualquier ciudad, por ínfima que sea, un hospital–sanatorio para animales enfermos, sino que sus sacerdotes llevan siempre una especie de bufanda de muselina, a fin de no destruir al más ínfimo mosquito de los que en el aire pululan. Análogo temor les hace no beber sino agua filtrada. Varios millones de jainos, en fin, están repartidos por Bombay, el Gujerat, Konkan y algunos otros sitios. El Pinjarapala de Bombay ocupa un barrio entero de la ciudad y está distribuido entre prados, jardines y patios con abrevaderos, jaulas para fieras y cercados para animales domesticados. Una institución, en suma, que bien pudiera haber servido como modelo al Arca de Noé. En el primero de los patios no vimos animales, sino centenares de espectros humanos: ancianos, mujeres y niños. Eran los indígenas que restaban de los “distritos del hambre”, caídos sobre Bombay como mendigos. Así, al par que pocas yardas más allá los veis o curanderos oficiales estaban ocupados con la tarea de vendar las rotas patas de un chacal; en derramar aceite caliente sobre los ulcerados lomos de perros sarnosos, y en ajustar muletas a cigüeñas lisiadas, muchos seres humanos se morían de hambre allí mismo. Por dicha de aquellos famélicos seres humanos, había a la sazón menos animales asilados que de ordinario, y así, eran alimentados con los residuos miserables de las bestias allí recogidas, y no me cabe duda alguna de que no pocos de aquellos infelices caídos habrían consentido gustosos en transmigrar instantáneamente a los cuerpos de animales que así terminaban su carrera terrestre tan mimosamente atendidos. Pero ni aun las rosas de Pinjarapala carecen de espinas. Las personalidades granívoras no podían desear nada mejor, por supuesto; pero me permito dudar de que fieras cual los tigres, leones, hienas y lobos se encuentren satisfechos con semejante régimen dietético como el que se les impone allí. Los mismos jainos rechazan con repugnancia el pescado y los huevos. Por consiguiente, cuantos animales disfrutan de sus solícitos cuidados tienen que hacerse vegetarianos. Estábamos presentes cuando dieron de comer a un tigre herido por una bala inglesa. Olfateó con displicencia la sopa de arroz que le presentaron, sacudió la cola con desagrado, gruñó, enseñándonos sus dientes amarillentos, y con un débil rugido se apartó de la comida. En cambio, ¡qué mirada tan oblicua y significativa lanzó sobre su guardián, que trataba con dulzura de persuadirle a que probase la sabrosa sopa! Sólo los fuertes barrotes de la prisión salvaron al jaino de otra más vigorosa protesta por parte de aquel veterano de la selva. Una hiena, con la cabeza sangrando y una oreja medio deshecha, principió por sentarse sobre la artesa llena de aquella salsa espartana, y después, sin más ceremonia, la volcó, como para
  • 19. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 19 demostrar su olímpico desprecio hacia tamaña porquería para sus carniceros gustos. Los perros y lobos lanzaban aullidos tan lastimeros, que atrajeron al fin la atención de dos amigos inseparables: un viejo elefante con una pata de palo y un buey con un ojo enfermo; los verdaderos e inseparables Cástor y Pólux de la institución. Conforme a su noble naturaleza, el primer pensamiento del elefante fué para su amigo: rodeó con su trompa el cuello del buey, cual brindándole protección, y ambos mugieron débilmente. Toda una alada tribu de loros, cigüeñas, palomas y flamencos se refocilaba con su almuerzo. Los monos fueron los primeros en responder a la llamada del guardián, con gozo extraordinario. Más allá nos mostraron a un santo hombre que estaba alimentando insectos con su propia sangre. Yacía tendido en el suelo y con los ojos cerrados recibiendo de lleno los caliginosos rayos del sol, cubierto de todo género de hormigas, moscas, mosquitos y chinches. –Ellos son todos hermanos nuestros –observó con gran dulzura el guarda–. ¿Cómo vosotros, los europeos, podéis matarlos y hasta devorarlos? –¿Qué haríais, pues, vos –interroguéle–, si tratase de morderos esa terrible serpiente? ¿La mataríais si ella os diese tiempo? –¡Por nada del mundo! –respondió–. La cogería con cuidado y la pondría en libertad en algún paraje desierto, fuera de la ciudad. –¿Y si os mordiese? –Recitaría tranquilo un mantram, y si ello no producía el debido efecto, me resignaría a la ley del Destino y dejaría este cuerpo cambiándole por otro. Tal fué la contestación de un hombre hasta cierto punto educado e instruido, y cuando le opusimos que ninguno de los dones de la Naturaleza carece del debido objetivo, y que el hombre, por ejemplo, tenía cuatro caninos carnívoros, nos replicó citando capítulos enteros de la Teoría de la selección natural y de los Orígenes de las especies, de Darwin: –Es falso que el hombre en sus orígenes tuviese dientes caninos –repuso–. Ello vino después, a medida que la Humanidad fué cayendo más y más. Cuando el instinto carnicero principió a desarrollarse, las mandíbulas humanas cambiaron de forma para adaptarse a las nuevas necesidades. No pude menos de preguntarme entonces aquello de: “où la science va–t–elle se fourrer?” . Aquella noche se dió en el Teatro de Elphinstone una función especial “en honor de la Misión Americana”, como aquí nos dicen. Una compañía de actores del país representaron en Gujerate el viejo drama mitológico del Sita–Rama, inspirado en el Râmâyana del poeta épico Valmiki. El drama consta de catorce actos y de innumerables cuadros de gran tramoya escénica. Los papeles femeninos, según uso, fueron ejecutados por muchachos. Los actores, al tenor de la costumbre tradicional, estaban descalzos y medio desnudos. La fastuosidad de los vestidos y la profusión y riqueza de los adornos y de las mutaciones escénicas eran realmente extraordinarios, maravillosos. Aun en los
  • 20. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 20 mismos escenarios de los grandes teatros de ópera no habría podido ofrecerse una representación más fidedigna de los ejércitos de Rama, tropas de monos al mando del gran Hanumân, el soldado–poeta y estadista, el dios dramaturgo tan celebrado en la historia de toda la India. El Hanumán–Natak, el drama mejor y más antiguo de la India, se atribuye a este nuestro talentudo y siniestro antecesor. Pasaron, ¡ay!, los felices tiempos en que orgullosos nosotros de nuestra blanca piel, la que después de todo no es, acaso, sino el resultado de una decoloración bajo un cielo septentrional, considerábamos a los hindúes y a otros “negros” con un desprecio olímpico, adecuado a nuestra propia magnificencia, y, a no dudarlo, el compasivo Sir William Jones habrá sentido pena al traducir del sánscrito sentencias tan humillantes para nuestro orgullo como estas: “Dícese que Hanumân es el antepasado de los europeos”. Pudo muy bien Rama, como semidiós y héroe que él era, desposar a todos los célibes de su poderoso ejército de monos con las hijas de los Râkshasas, fuertes gigantes de Lanka o Ceilán, y dotar con los frutos de estas bellezas dravidianas a todas las comarcas de Occidente. Tras las más pomposas ceremonias matrimoniales, los monos–soldados construyeron un puente con sus propias colas, desembarcando felizmente en Europa con sus esposas, y viviendo allí felices, rodeados de numerosa progenie, que hoy, al cabo de los siglos, no somos sino nosotros los europeos. Las palabras dravidianas que se han encontrado en el vascuence, por ejemplo, han llenado de placer el corazón de los brahmanes, quienes, gustosos, habrían ascendido a los filólogos que tal descubriesen al cargo de efectivos semidioses, al ver por ellos confirmada su antigua leyenda. Darwin, sin embargo, fué quien sancionó tal aserto con el poder de la autoridad de su educación y sabiduría occidentales. Los hindúes se convencieron entonces de que somos los verdaderos, los auténticos descendientes de Hanumân, y que hasta nuestros primitivos rabos podrían ser identificados merced a un examen cuidadoso y atento. Hablando, en efecto, seriamente, ¿qué es lo que tenemos que oponer nosotros una vez que un hombre tan excelso como Darwin admite esta hipótesis, de la antiquísima sabiduría de los arios venida? Sometámonos, pues, dócilmente a la verdad, y tengamos por antepasado, de una vez para siempre, al poeta, héroe y hasta semidiós de Hanumân, mejor que a cualquier otro mono que carezca de cola. El Sita–Rama es algo así como las tragedias de Esquilo, y pertenece a la categoría de dramas mitológicos. Viendo representarse esta producción de la más remota antigüedad, los espectadores se sienten transportados a los días en que los dioses bajaban a la tierra para tomar activa parte en todos los asuntos de los mortales. Nada hay en ella que recuerde al teatro moderno, no obstante ser una misma la representación del espectáculo. De lo sublime a lo ridículo se ha dicho con razón que no hay más que un paso. El macho cabrío ofrecido en holocausto a Baco, dió nacimiento a la tragedia (Tra7goç údh). La mano del tiempo y de la civilización han ido pulimentando y modificando los tristes balidos y agónicos topetazos de aquellas víctimas cuadrúpedas de la antigüedad, y como fruto de esta labor admiramos hoy el ahogado lamento de Raquel en el papel de Adriana Lecouvreur y el horroroso “pataleo” realista
  • 21. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 21 de la Croisette moderna en la escena del envenenamiento de The Sphinx. Pero los hindúes, afortunadamente para los arqueólogos y anticuarios, no han dado ni un paso siquiera desde los tiempos de nuestro muy venerable predecesor Hanumân, mientras que los descendientes de Temístocles, ya estén activos, ya libres, reciben alborozados todos los pretendidos cambios y mejoras introducidos por el gusto moderno, imaginándose que son una edición corregida y aumentada del genio de Esquilo. Con la más anhelante curiosidad aguardábamos la representación del Sita–Rama. A excepción nuestra y de la construcción del edificio, todo lo demás era indígena genuino, sin que nada nos hiciese recordar a Occidente. No había ni rastro de orquesta, y la música brotaba como del escenario o detrás del mismo. Alzóse el telón, al fin, en medio del más religioso y absoluto silencio de aquella enorme multitud de espectadores. Como Rama es una de las encarnaciones de Vishnú, y la mayor parte de los espectadores eran adoradores de este dios, el espectáculo no era, en modo alguno, una mera representación teatral, sino la celebración de un Misterio religioso que ofrecía a sus ojos la vida y las hazañas de sus deidades más veneradas y favoritas. El prólogo del Sita–Rama se desarrollaba en época anterior a la Creación –ningún autor dramático podía atreverse a elegir otra más antigua–, es decir, que tenía lugar antes de la manifestación del último Universo, porque conviene advertir que para todas las sectas de la India, excepto para la musulmana, el Universo ha existido siempre. Los hindúes llaman a las sucesivas manifestaciones y desapariciones del Universo, respectivamente, días y noches de Brahmâ. Estas últimas, en las que el Universo objetivo se retira, son denominadas Pralayas, y los días, o las épocas del nuevo despertar del Universo a la vida y a la luz, son llamados yugas, Manvantaras o centurias y manifestaciones de los dioses. También son denominados los Manvantaras y Pralayas, expiraciones y aspiraciones de Brahmâ. Cuando toca ya a su fin la noche de un pralaya, Brahmâ despierta y con él despierta también su Cuerpo, que es el Universo, que durante el pralaya reposase en el Seno de la Divinidad, o sea que yaciese reabsorbido en su esencia subjetiva, para de nuevo emanar más tarde del Principio Divino haciéndose objetivo. Con Brahmâ, los dioses todos que muriesen o durmiesen al mismo tiempo que el Universo, retornan lentamente a la vida. Sólo el INVISIBLE, el INFINITO, el SIN VIDA, el Uno–Único 1 que es en sí mismo la Vida Incondicionada originaria yace rodeado de un caos sin límites. Su santa PRESENCIA no es visible y sólo se muestra en el periódico latido o pulsación del caos, representada por una obscura masa de agua que llena todo el escenario. Tales aguas aún no han sido separadas de la tierra seca, porque Brahmâ, el espíritu creador de Narâyana, el “Agitador de las Aguas”, todavía no ha surgido del seno del SiEMPRE INMUTABLE. Viene luego, una fuerte e intensa agitación o vibración en toda aquella informe masa; las aguas comienzan a adquirir luminosa transparencia, y a través de ellas cruzan, resplandecientes ya, los fúlgidos rayos del HUEVO DE ORO del fondo, huevo que recibe la vida del espíritu de Narâyana hasta que germina y se rompe, surgiendo de él Brahmâ, quien pronto se eleva en forma de divino Loto colosal hasta la misma superficie de las aguas genesíacas. Aparecen luego 1 Véanse los comentarios a la primera Estancia del Dzyan en el tomo I de La Doctrina Secreta.
  • 22. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 22 tenues y transparentes nubes, cual hilos de tela de araña: después ellas se condensan gradualmente transformándose en los diez Prajâpatis o Poderes creadores, personificación de Brahmâ, el Dios de todo cuanto alienta, palpita y vive, y cantan un himno de alabanza a su creador. Semejante uniforme melodía, no acompañada por orquesta alguna, tiene una poética e infalsificable sencillez para nuestros oídos, no hechos todavía a ella. La hora de la revivificación general ha sonado. Es separado el firmamento de las aguas y en él van apareciendo sucesivamente los asuras, y los gandharvas, los cantores y los músicos celestes. Entonces Indra, Yama, Varuna y Kuvera, o sea los espíritus que presiden a los cuatro puntos cardinales y a los cuatro elementos de agua, fuego, tierra y aire forman los átomos de los cuales resurge la serpiente Ananta. El monstruo flota sobre las olas, y doblando su cuello de cisne forma un lecho en el cual se reclina Vishnú, la propia y genuina Diosa de la Belleza. –¡Swatha!, ¡Swatha!, !Swatha!– exclama el coro celeste saludando a tamaña deidad… En los oficios religiosos de la Iglesia rusa esto se pronuncia también: ¡Swiat!, ¡Swiat!, ¡Swiat!, que significa ¡Santo!, ¡Santo!, ¡Santo! En uno de sus futuros Avatâras, Vishnú reencarnará en Râma, el hijo de un poderoso rey, y Lakhsmî, a su vez, se transformará en Sîtâ. Todo el asunto del Râmâyana es cantado en pocas palabras por los músicos celestes, y Kâma, el Dios del Amor, cobija a la divina pareja, la cual, a su vez, enciende una doble llama en sus corazones, de la cual es entonces creado el mundo nuestro. Después se van representando los sucesivos catorce actos del drama, que es bien conocido de todos, y en el que toman parte algunos centenares de personajes. Al final del prólogo todos los dioses se van presentando unos tras otros y dando sus respectivos argumentos, y el epílogo de toda la representación, acogiéndose siempre a la indulgencia de los espectadores. Diríase entonces como que todas las infinitas deidades de mármol y granito dejando sus templos y pintadas con colores humanos venían a evocar en las mentes de los circunstantes los más antiguos y olvidados sucesos. Sólo éramos allí cuatro los representantes de Europa: los demás que llenaban la amplia sala eran todos indígenas. Los ostentosos vestidos de las mujeres, lechos de flores parecían, y aquí y allá, entre hermosas cabezas bronceadas, destacábanse las lindas y melancólicas caras blancas de las mujeres parsis, cuya belleza hacíanme recordar las de las circasianas. Las mujeres ocupaban las primeras filas, y es muy fácil conocer en la India la respectiva religión, casta y secta de sus individuos, y hasta si una mujer es soltera o casada, al tenor de las marcas de pintados colores que llevan sobre sus frentes. Desde los días aciagos en que Alejandro el Magno destruyó los libros sagrados de los gebars o güebros, éstos han sido constantemente oprimidos por los idólatras. El rey Ardeshir–Babechan restauró el culto del Fuego en los años 229 a 243 de nuestra era. Luego volvieron a ser perseguidos por los Shakpurs o Sasánidas, no se puede puntualizar bien si por el segundo, el noveno o el undécimo rey de la dinastía. No obstante, se asegura que uno de estos sasánidas fué gran protector de la doctrina de
  • 23. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 23 Zaratustra. Con las persecuciones que siguieron a la caída de Yesdejird, los adoradores del Fuego emigraron a la isla de Ormasd, y habiendo encontrado allí más tarde un libro de profecías de Zoroastro, marcharon hacia el Indostán en obediencia a una de ellas. Después de un largo y triste éxodo, aparecieron hace unos mil o mil doscientos años en el territorio del Maharana–jayadeva, de Champanir, vasallo del rey de la Rajaputana, quien les permitió establecerse en el país, a condición de que renunciasen a sus armas y la lengua persa, cambiándola por la hindú, y que sus mujeres dejasen su traje nacional, vistiendo como las mujeres hindúes. Sin embargo, les permitió usar calzado, dado que ello está estrictamente prescrito por Zoroastro. Desde entonces se han verificado bien pocos cambios. De aquí que las mujeres parsis se distingan de sus congéneres las hindas por ligeras diferencias. Las caras casi blancas de las primeras estaban separadas por una tira de alisado pelo negro, de una especie de gorro blanco, todo cubierto por un brillante velo. Las mujeres hindúes, en cambio, llevaban descubierto su rico y reluciente pelo, retorcido en una especie de moño griego. Sus frentes estaban brillantemente pintadas y en sus narices lucían grandes anillos de oro. Unas y otras son aficionadas a los colores de brillo uniforme, llevan saris, y cubren sus brazos hasta el hombro con bangles. Detrás de las mujeres se agitaba en el patio del teatro todo un mar de maravillosos turbantes. Había rajputs de largos cabellos y de luengas barbas partidas, de facciones griegas perfectas y sus cabezas cubiertas por el pagrí, o sean más de veinte yardas de finísima muselina blanca y adornadas con pulseras, pendientes y brazaletes. Veíanse asimismo brahmanes mahratas con sus cabezas afeitadas, de las que colgaba un largo mechón o trenza, y cuyos turbantes eran de vivísimo color escarlata, con una especie de dorado cuerno de la abundancia hacia la frente; bangas, con tricornios de malla; kachhis, con cascos romanos; bhillis, fronterizos del Rajatán, que se diría padecer dolor de muelas, a juzgar por las tres vueltas de sus turbantes en torno de sus mejillas; babús y bengalís de Calcuta, llevando descubierta siempre la cabeza, con sus cabelleras cortadas según el gusto griego, y sus cuerpos moldeados bajo los pliegues de la romana y blanca toga viril, cual la de los senadores de la Ciudad–Eterna; parsis, de negras mitras de hule; místicos sikhs monoteístas, secuaces de Nanaka, de turbantes análogos a los de los sikhs, aunque con el cabello largo llegándoles a la cintura; cientos, en fin, de tribus heteróclitas e indescriptibles. Aunque nos propusimos enumerar los múltiples y raros tocados que sólo pueden verse en Bombay, hubimos de renunciar a tan impracticable tarea al cabo de quince días. Cada secta, casta, profesión y gremio; cada una de las innumerables divisiones de la jerarquía social, tiene un turbante típico, resplandeciente de oro y pedrería, salvo en los casos de luto. En compensación de ello, hasta los mercaderes enriquecidos, los concejales del Municipio y los rai–bahadurs que han sido favorecidos con títulos nobiliarios por el Gobierno, van siempre descalzos, luciendo sus piernas desnudas hasta el muslo, y su vestidura no es sino una especie de camisón informe y blanco. Algunos entre los gaikwares o príncipes de Baroda apacientan aún en sus establos raras jirafas y elefantes, aunque el empleo de los primeros está terminantemente
  • 24. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 24 prohibido en la ciudad de Bombay. No obstante, pudimos contemplar a ministros y hasta rajás cabalgando sobre estos nobles cuadrúpedos, mascando a dos carrillos su pansupari u hojas de betel, sin que apenas pudiesen sostener sus cabezas inclinadas bajo el peso de la pedrería de sus turbantes y manos y pies cuajados de áureas joyas. Aquella noche no vimos, naturalmente, ni jirafas ni elefantes, pero sí ministros y rajás, y honraba nuestro palco el representante y tutor del Mahârâvana de Oodeypore. Era, al par, rajá y doctor o pandit, y se llamaba Mohunlal–Vishnulal–Pandia. Su indumentaria consistía en un pequeño turbante rojo cuajado de diamantes; calzones de seda–barej asimismo rojos y un blanco manto de gasa. Su cabello de ébano ocultaba a medias un cuello de color de ámbar orlado por un collar que habría enloquecido de codicia a cualquier beldad parisiense. No hay que decir que el pobre rajput se moría de sueño, pero se mantenía gallardo en heroico cumplimiento de su deber oficial, tirándose filosóficamente de las barbas a lo largo del metafísico laberinto del Ramayanashita; gracias que en los entreactos nos ofrecieron café, helados y cigarros que nos estaba permitido fumar durante la representación en nuestros cómodos asientos de primera fila, cubiertos como ídolos por flores y guirnaldas, mientras el director, un alto hindú envuelto en ligera muselina nos aspergiaba de cuando en cuando con agua de rosas. La representación, que había dado comienzo a las ocho de la noche, aún iba a las dos y media de la madrugada por el acto noveno, y el calor era insoportable; a pesar de que cada uno de nosotros tenía detrás un punkah–wallah o abanico–ventilador. Llegados así al límite de nuestras resistencias físicas tratamos de retirarnos, excusándonos, lo que determinó una general perturbación de los actores, como del público; el aéreo carro triunfal en el que Sîtâ es arrebatada por el malvado rey Râvana detúvose en el espacio; el rey de los Nâgas o serpientes cesó de vomitar llamas; los monos guerreros permanecieron inmóviles sobre los árboles de la escena, y el mismo Râma, de vestidura azul–claro y con corona en forma de minúscula pagoda adelantóse hacia las candilejas y endilgó un discurso en correctísimo inglés en el que nos daba rendidas gracias por el honor otorgado con nuestra presencia. Echáronnos seguidamente nuevos ramos de flores y nuevas aspersiones de agua de rosas, y al fin pudimos vernos en casa a eso de las cuatro de la mañana. Al otro día nos dijeron que la función no había terminado hasta las seis y media.
  • 25. 25 II EN CAMINO HACIA KARLI e deslizan las primeras horas de una mañana de los últimos días de Marzo. La suave brisa acaricia las soñolientas caras de los viajeros y el perfume embriagador de las tuberosas se mezcla con el ambiente acre de la hospedería. Multitud de mujeres brahmánicas, majestuosas, esculturales y de desnudos pies, se encaminan al pozo, cual la Raquel bíblica, con sus cántaros de cobre, que refulgen como oro sobre sus cabezas. En las múltiples piscinas sagradas del camino ejecutan sus abluciones matutinas los hindúes de ambos sexos. junto a las bardas de un huerto, un ganso picotea la cabeza de una cobra y mira gozosa su agonía mientras que el cuerpo del reptil la sacude en sus convulsiones postreras. Al lado hállase un mâli, o jardinero desnudo, que hace su ofrenda de betel y de sal a un deforme ídolo de Shiva, para desarmar la cólera del “Dios Destructor”, por la muerte de su serpiente favorita. Pasos más acá de la estación del ferrocarril contemplamos una modestísima procesión católica formada por un puñado de parias recién convertidos y algunos portugueses indígenas. En la litera, bajo un dosel, balanceábase una imagen de la Madona con un anillo en la nariz y llevando en sus brazos al santo niño con turbante rojo brahmánico y pijamas amarillas por vestido. –¡Hari, hari, devaki! (¡Gloria a la Santa Virgen!) – exclamaban los noveles conversos, incapaces de establecer, en su inconsciencia, la línea diferencial entre la Madona católica y Devakî, la madre de Krishna. Excluidos aquellos parias de todo templo brahmánico por no pertenecer a ninguna de las castas hindúes, suelen ser admitidos en las pagodas cristianas gracias a los padris, nombre derivado del padre portugués y que es aplicado indistintamente a los misioneros de toda secta europea. Nuestros gharis o carretas de dos ruedas arrastradas por una pareja de bueyes, llegaron, por fin, a la estación. Los empleados indígenas quedaron con la boca abierta al apercibir unas caras de blancos cruzando la ciudad en dorados carromatos hindúes. Ignoran, sin duda, que nosotros, americanos, hemos venido a estudiar sobre el terreno mismo, no a la Europa, sino a la India. Cuando el viajero extiende su vista por la orilla frontera al puerto de Bombay lo primero que advierte es una masa de obscuro azul alzada como una muralla entre él y el horizonte. Es Parbul, montaña de aplastada cumbre a 2.250 pies de elevación. Su falda derecha muestra dos escarpadas rocas exornadas de boscaje: la más alta de éstas, Matarán, es el objetivo de nuestro viaje y desde Bombay a Narel, que es la estación S
  • 26. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 26 situada al pie de la roca, habremos de viajar durante cuatro horas por ferrocarril, aun cuando en línea recta no sea la distancia de más de doce millas. La vía férrea contornea, en efecto, las más deliciosas colinas, deja atrás docenas de bellísimos lagos y atraviesa por más de veinte túneles perforados en el corazón mismo de la roca. Cinco amigos hindúes iban en nuestra compañía. Dos de ellos procedían de la casta superior, pero habían sido expulsados de su pagoda por avenirse a tratar con nosotros, extranjeros malditos. Otros dos, indígenas, con los que mantuviésemos correspondencia largos años, se incorporaron a nosotros en la estación. Los cuatro pertenecían ya a nuestra sociedad, como reformadores que aspiraban a constituir una nueva India, rivales eternos de los brahmanes, de sus castas y sus demás prejuicios, que nos acompañaban para concurrir, en unión nuestra, a la gran feria de las fiestas del templo de Karli, deteniéndose, al paso, en Matarán y Khanduli. Uno de ellos era un brahman de Poona; otro, un moodeliar o propietario rural de Madrás; el tercero, un zingalés de Kegalla; el cuarto, un zemindar bengalés, y el quinto, un rajput gigantesco, de mucho tiempo antes conocido nuestro: Gulab–Lal–Sing, o Gulab–Sing como solíamos llamarle. Merece especialísima mención este último porque acerca de su insigne personalidad circulaban las leyendas más extrañas. Decíase de él por muy cierto, que era un raja–yoga, un efectivo Iniciado en los misterios de la magia, la alquimia y otras ciencias ocultas hindúes. Rico e independiente, jamás se cebó en él la pública maledicencia, dado que, aunque poseía a maravilla tales ciencias y poderes, nunca hizo alarde de ellos en público, ocultando sus pasmosos conocimientos, excepto a un círculo muy reducido de amigos. Érase Gulab–Sing, añadimos, un takur independiente del Rajistán, palabra que significa literalmente “el país de los reyes”, y todos los takures, casi sin excepción, están deputados como descendientes directos de Sûrya (el Sol), por lo que se los denomina Sûrya–vansa. Arrogantes como ninguno, tienen el proverbio de que “el cieno de la tierra empañar no puede los rayos divinos del Sol”. No miran con desprecio a secta alguna, excepto a los brahmanes, y honran únicamente a sus bardos, cantores de sus glorias guerreras. De ellos ha escrito el coronel Tod que “la magnificencia y esplendores de las cortes rajaputanas en los albores de la Historia fueron sencillamente maravillosos, aun descontadas las poéticas hipérboles de sus bardos, cantores de sus hazañas. Sabido es que la India septentrional ha sido siempre una comarca riquísima, y ella fué, sin disputa, la más poderosa satrapía de Darío”. Aparte de todo esto, el país fué siempre pródigo de los más extraordinarios sucesos, que dieron tema a las historias más peregrinas. Cada ínfimo reino del Rajistán cuenta con unas Termópilas, y cada pueblecito ha dado su Leónidas. El velo de los siglos, no obstante, solapa y roba al mundo que después ha seguido, tales sucesos, que el historiador no ha legado a la admiración de los hombres. Sonmath pasaría así como una rival de Delfos: los tesoros inauditos de Hind habrían eclipsado a las fabulosas riquezas del rey de Lidia, y asimismo los ejércitos de Jerjes, al lado de los de los hermanos pandús habría remedado a un mero puñado de hombres, merecedor de figurar tan sólo en segunda línea.
  • 27. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 27 Como Inglaterra ha tenido la deferencia de no desarmar a los rajaputs, cual hiciera con las demás nacionalidades de la India, Gulab–Sing vino rodeado por una verdadera cohorte de vasallos y escuderos. No hay que decir por todo esto, que el takur, gran conocedor de las antigüedades de su patria y poseedor de un inagotable arsenal de leyendas, resultó el más elevado e interesante de nuestros compañeros de viaje. –Allá, hacia el límite del horizonte, se divisa el majestuoso Bhao Mallín. Su solitaria cima fué antaño la morada de un santo eremita y hoy es visitada anualmente por millares de peregrinos, porque, al decir de las gentes, acaecen allí las más extrañas cosas. En la cresta de la montaña, a dos mil pies sobre el nivel del mar, hállase el asiento de una fortaleza, y detrás se alza otro peñasco de doscientos setenta pies con las ruinas de otra fortaleza o castillo mucho más antiguo, donde se refugió durante setenta y cinco años dicho santo. Cómo o de dónde obtenía él el alimento será siempre un misterio: créese por algunos que comía plantas silvestres; pero allí, en verdad, no existe vegetación alguna sobre la pelada mole roquera. No hay modo de escalar esta roca tajada a pico, como no sea trepando por una cuerda y apoyándose en los agujeros del talud apenas mayores que para entrar en ellos los dedos de los pies. Deputaríase, pues, la ascensión allí como reservada a monos y a acróbatas, si la devoción no proporcionase alas a los hindúes para allí subir, sin que se haya registrado, sin embargo, accidente alguno nunca. En cambio, una partida de turistas ingleses a quienes se les ocurrió la desgraciada idea de querer subir para explorar las ruinas, fué lanzada al abismo por una racha de viento levantado de improviso. Ante tamaña catástrofe, el general Dickinson dió órdenes para que fueran inhabilitados todos los medios de acceso a la altura superior y la inferior, causa un tiempo de tantas desgracias, y hoy se encuentra desierta, sirviendo sólo de morada a águilas y tigres. Mientras le escuchábamos embobados, yo pensaba en cómo cambian los tiempos y cuán enorme es la diferencia entre los modernos y los antiguos. –¡Es el Kaliyuga!– exclamaban los viejos hindúes de la comitiva, con sombría desesperación, al oírme–. ¿Quién pudo nunca ir contra la negra y tenebrosa Edad? Este fatalismo fundado en la certidumbre de que nada bueno puede ahora esperarse y que ni el propio dios Shiva auxiliarles puede contra aquélla, yace hondamente arraigado en las mentes de la generación vieja. De los jóvenes no hay que hablar, pues todos reciben su educación en colegios y universidades, donde, si bien aprenden casi de memoria a Heriberto Spencer, a Juan Stuard Mill, a Darwin y a los filósofos alemanes, pierden toda fe, tanto en su propia religión cuanto en todas las demás del mundo. Los jóvenes hindúes educados, son, casi sin excepción, profundos materialistas, y a veces llegan a los más increíbles límites del ateísmo. Rara vez anhelan nada mejor que el honor de “adjuntos del oficial mayor”, como decimos en Rusia, o bien degeneran en parásitos y serviles aduladores de sus actuales amos, y lo que es peor aún y más repugnante, editan periódicos atiborrados de liberalismo de oropel que acaban siempre siendo órganos revolucionarios.
  • 28. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 28 Mas esto es transitorio, sin duda. El presente, comparado con el misterioso y sublime pasado de la India, la grandiosa y antigua Âryâvarta, no es sino el negro fondo de un brillante cuadro: el mal inevitable en el desarrollo cíclico de todo país. La India está caduca, abrumada bajo el peso de sus glorias, destrozada e inerte; pero el fragmento más ínfimo de ella constituirá siempre un preciado tesoro para el arqueólogo como para el artista, y el curso natural de los tiempos proporcionará más de una clave perdida al psicólogo y al filósofo. El arzobispo Heber, relatando sus expediciones por el país, llegó a decir que “los antiguos hindúes edificaban sus obras como titanes y las remataban como joyeros”, y al describir el Taj–Mahal de Agra, esa novena maravilla del mundo, la denomina “un poema en mármol”. Añadir pudo el prelado que en la India es imposible hallar la ruina más insignificante que no nos hable con mucha mayor elocuencia que cien volúmenes acerca del glorioso pasado de la India, sus anhelos religiosos, sus creencias y sus esperanzas. País alguno de la antigüedad, ni siquiera el Egipto de los faraones, ha traducido como la India los ideales del espíritu en formas objetivas con más gráfica mano y maestría más artística. El panteísmo entero de la Vedânta se halla comprendido en el símbolo bisexual de la diosa Ardhanârî. Rodeada ésta por el doble triángulo o sello salomónico, denominado en la India el signo de Vishnú, yacen a sus pies un león, un toro y un águila. En sus manos brilla la luna llena que riela sobre las aguas de sus pies. La Vedânta, en efecto, ha enseñado durante millares de años lo que sólo comenzaron a enseñar algunos filósofos alemanes a fines del siglo XVIII y principios del XIX, o sea que todas las cosas del mundo objetivo, igual que este mundo mismo, son mera ilusión; pura Mâyâ, vagos fantasmas creados por nuestra imaginación, pero desprovistos de más realidad que la que tener pueda el reflejo de la luz de la luna reflejándose sobre las aguas. El mundo fenomenal, igual que nuestras ideas acerca de nuestro verdadero Yo, son tan sólo una reflexión, una sombra de cosas más excelsas. Por eso el sabio verdadero jamás se deja engañar por tales apariencias ilusorias. Él sabe harto bien que ningún hombre alcanzará el verdadero conocimiento, ni se identificará con su supremo Ego, sino después que sus elementos personales inferiores se sumerjan en el gran Todo, convirtiéndose así en un Brahma inmutable, universal, infinito. De aquí que miren al ciclo del nacimiento, de la vida y de la muerte como algo que es producto simplemente de la ilusión imaginativa. En términos generales, la filosofía hindú, ramificada como lo está en multitud de enseñanzas metafísicas, posee, cuando no se aparta de los cánones ontológicos de su tradición, una lógica tan severa, tan acabada, y una psicología tan maravillosamente perfecta y refinada, que merecería figurar a la cabeza de cuantas escuelas antiguas y modernas, idealistas o positivistas se han sucedido después, y hasta eclipsarlas. El positivismo de un Lewis, que pone los pelos de punta a cualquier teólogo de Oxford, es un juego de chicos comparado con la escuela atomística de Vaisheshika, con su mundo encasillado cual tablero de ajedrez, en seis categorías de átomos eternos, nueve substancias, veinticuatro cualidades y cinco mociones. Por increíbles que parecer puedan de ser encerradas estas ideas abstractas, idealistas, panteístas o materialistas en símbolos adecuados y alegóricos, la India, no obstante, ha conseguido hacerlo, sea
  • 29. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 29 cualquiera su enseñanza. Todas, todas las ha encuadrado e inmortalizado en sus feos ídolos de cuádruple faz; en la complicada planta geométrica de sus templos y hasta en las extrañas líneas y manchones de color de las frentes de sus respectivos sectarios. Departíamos amigablemente acerca de todas estas cosas con nuestros buenos compañeros de viaje hindúes, cuando penetró en nuestro departamento un padre católico, uno de los profesores del colegio de jesuitas de San Francisco Javier, en Bombay. Incapaz de contenerse durante mucho tiempo, se mezcló, al fin, en nuestra conversación. Restregándose las manos, sonriente, dijo que sentía gran curiosidad por saber con qué clase de sofismas podrían encontrar nuestros compañeros algo que se pareciese a una explicación filosófica acerca de las cuatro caras del deforme ídolo de Shiva coronado de serpientes, que se veía a la entrada de una pagoda. –Muy sencillo –replicó el babú bengalés–. Esas cuatro caras miran hacia los respectivos cuatro puntos cardinales: Norte, Sur, Este y Oeste, pero las cuatro no son sino un cuerpo y pertenecen a un dios. –Pero –objetó el padre–, ¿podríais explicarnos antes la idea filosófica a la que responden las cuatro caras dichas y las ocho manos de vuestro Shiva? –Con mucho gusto. Como creemos que nuestro excelso Rudra (el nombre védico asignado a esta deidad) es omnipresente, le representamos con la cara vuelta a la vez en todas direcciones. Sus ocho manos revelan su omnipotencia, y su cuerpo, a su vez, nos expresa que es Uno, no obstante hallarse en todas partes, sin que nadie pueda escapar a su mirada que todo lo ve, ni tampoco a su mano justiciera. Iba a replicar el padre, pero el tren se detuvo. Acabábamos de llegar a Narel. No hace veinticinco años que la planta de un blanco holló por vez primera la cumbre del Matarán, enorme conglomerado roquizo de cristalina masa. Aunque cercano a Bombay y no muy distante tampoco de Khandala, residencia veraniega de los europeos, las enhiestas cumbres del gigante fueron tenidas por largo tiempo como inaccesibles. Por la parte del Norte, su talud liso y casi vertical se alza a 2.450 pies sobre las aguas del río Pen, y más arriba, las innumerables rocas aisladas y colinas se pierden entre las nubes, cubiertas de espesa vegetación y surcadas por valles y gargantas. En 1854, la vía férrea atravesó uno de los contrafuertes del Matarán, y hoy llegan al pie de la última montaña, deteniéndose en Narel, donde, hasta hace poco, sólo se veía un precipicio horripilante. Desde Narel a la meseta superior sólo median ocho millas, que pueden ser recorridas a caballo o en palanquín, abierto o cerrado, según se prefiera. Como llegábamos a Narel a las seis de la tarde, semejante expedición no parecía demasiado tentadora. La civilización ha conseguido grandes triunfos sobre aquella naturaleza inerte, pero, no obstante su poderío, aún no ha triunfado de las serpientes y los tigres. Han sido éstos desterrados, sin duda, a selvas muy lejanas; pero las serpientes de todas clases, especialmente las cobras y culebras de coral, habitantes predilectos de los árboles, abundan todavía como antaño en las frondas del Matarán, manteniendo una campaña de guerrillas con los hombres invasores. ¡Desgraciado el peatón y hasta el
  • 30. H. P. BLAVATSKY Por las Grutas y Selvas del Indostán 30 jinete que acierte a pasar bajo el árbol desde cuyas ramas acecha la serpiente–coral! Aunque las cobras y otros reptiles rara vez acometen al hombre, como no se las pise, esta otra clase de guerrilleros acechan pacientemente a sus víctimas, y tan pronto como la cabeza de un viajero pasa bajo la rama que alberga al ofidio, éste se lanza al espacio, colgando cuan largo es, y clava sus colmillos en la frente de su víctima. Este curioso hecho fué deputado como fabuloso, pero ya ha sido debidamente comprobado e incorporado a la Historia Natural del país. En casos tales los indígenas ven en la venenosa serpiente al emisario de la Muerte: al ejecutor de la voluntad de Kâli, la diosa sanguinaria esposa de Shiva. La tarde que siguió a aquel caliginoso día resultó deliciosa, invitándonos a gozar de su frescura, aun a trueque de detenernos en nuestro camino. Diríase que en medio de aquella naturaleza prodigiosa se sentía la necesidad de romper los pesados lazos que nos ligan a la tierra e identificarnos con aquella oleada de vida, como si hasta la misma muerte tuviese sus encantos en la India. Además, a las ocho iba a salir la luna, y tres horas más de ascensión hacia aquella especie de monolito, en medio de la claridad de aquella soberbia noche tropical capaz de poner a prueba el pincel del mejor artista, valía la pena de un sacrificio, y, dicho sea de paso, entre los pocos pintores capaces de trasladar fielmente al lienzo el encanto sutil de una noche de luna en la India, la opinión pública comenzaba a señalar a nuestro propio compañero V. V. Vereshtchagin. Después que comimos precipitadamente en la terraza de la mansión de parada, reclamamos nuestras literas, y echándonos casi sobre los ojos sus toldos, semejantes a medianos techos, continuamos nuestro viaje. Ocho coolies, o cargadores, apenas vestidos como con hojas de parra, tomaron en sus fuertes brazos cada una de las literas y arrancaron montaña arriba lanzando esos gritos o alaridos sui géneris de los que ningún hindú de su clase prescinde. Cada equipo de coolíes contaba con otros ocho individuos de relevo. Éramos, pues, en junto, unos sesenta y cuatro, sin contar a los hindúes que nos acompañaban y a sus servidores. Un verdadero ejército capaz de espantar a cualquier extraviado tigre o leopardo del bosque y a cualquiera otra clase de animales, excepto a los monos, nuestros amantísimos y atrevidos primos por línea directa, desde Hanumân, nuestro bisabuelo común. No bien nos internamos en una espesura de junto a la montaña, estos amables parientes se incorporaron en gran número a la comitiva. Conviene no olvidar que, gracias a las épicas proezas de aquel aliado de Râma, todo mono es sagrado en la India. El Gobierno, por su parte, imitando la primitiva sabiduría de la East India Company, ha prohibido terminantemente que se los moleste lo más mínimo, no sólo cuando se hallen en los bosques, que son su natural morada, sino hasta cuando asaltan los jardines de la ciudad. Así, que la banda de monos hubo de seguirnos todo el camino, charloteando como loros, saltando de rama enrama y haciéndonos muecas formidables, cual otros tantos duendes nocturnos. Otras veces, colgando de los árboles, parecían, bajo los rayos de la luna llena, cual ninfas de la selva de la mitología rusa. En ocasiones nos aguardaban en las curvas del camino, cual si trataran de

Related Documents