Por la gracia de Dios...
Este libro, Por la gracia de Dios...,es tu manual de instrucciones. Te guiará a medida que te dir...
A NUESTROS LECTORES
Piensa, durante algunos momentos, en la mujer o el hombre más maravilloso que
conoces. Quizá es tu líd...
Capitulo uno
“Y poderoso es Dios para hacer que
abunde en vosotros toda gracia, a fin
de que, teniendo siempre en todas la...
servir al Creador a ser un pueblo de idólatras rebeldes! ¿ Por qué? ¿conoces algunos cristianos
que hicieron lo mismo? ¿Le...
para descubrir una mejoría en cualquier cosa por pequeña que fuera. Literalmente hablando, su
credo parecía ser: “¡Si pued...
golpeándola fuertemente con los morros. Finalmente, después, de haberse sin duda golpeado
bastante, el pobre animal se apa...
de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de
vosotros mi espíritu, y haré que ...
que decir “Yo puedo” recibirla. Es necesario que tú mismo tomes la decisión de, no solamente
creer en Dios, sino también d...
Capitulo dos
“seré puro”
“Por lo demás, hermanos, todo lo que
es verdadero, todo lo honesto, todo lo
justo, todo lo puro, ...
curaba a un enfermo o resucitaba a un muerto, lo hacía porque deseaba sinceramente aliviar los
ayes y los sufrimientos de ...
“Haríamos bien en limpiar nuestras casas de todas las revistas y publicaciones que
contienen historias e ilustraciones rid...
Aprende a contar historias agradables, porque bien contadas, son como los rayos de sol en
un cuarto de hospital. Ríe gusto...
serán puros. ¿No es maravilloso lo que Jesús puede hacer por nosotros si se lo permitimos?
Hagamos nuestra la oración de a...
Capitulo tres
“Seré Bondadoso”
Antes sed benignos unos con otros, Misericordiosos,
perdonándoos unos a otros, como Dios ta...
Isaías quedó tan impresionado con el amor de Dios, que exclamó: “De las misericordias de
Jehová haré memoria... según la m...
“Me dijeron que usted tiene un perrito con una pierna lisiada. Me gustaría comprarlo si no
es demasiado caro. Tengo un dól...
El mundo es una familia compuesta de hombres y mujeres, de niños y jóvenes. Negros y
blancos, colorados y amarillos, ricos...
hombre tenía sentimientos bondadosos. Durante la guerra civil de los Estados Unidos, el buen
corazón del gran emancipador ...
recompensa de vivir rectamente; esta presencia es también la fuente del poder que necesitamos
para alcanzar todos nuestros...
porque el árbol del campo no es hombre para venir contra ti en el sitio. Mas el árbol que sepas
que no lleva fruto, podrás...
Capítulo Cuatro
“Seré Leal”
“Yo y mi casa serviremos a Jehová”
Josué 24:15
“Seré Leal”
La veracidad y la lealtad eran part...
cauterices tu conciencia con el hierro incandescente del pecado porque la conciencia es muy
preciosa, es la voz de Dios qu...
Por ejemplo: ¿Observaste cómo se sonroja una jovencita cuando un joven la galantea?
¿Cuál fue la causa del lindo sonrojo d...
los latidos de nuestro corazón uno tras otro porque él sostiene nuestra vida cada segundo? ¿Qué
sucedería si Dios no fuese...
Capítulo 5
Guardare la Ley del Conquistador
“Si guardáis mis
mandamientos, permanecéis
en mi amor; así como yo he
guardado...
“El que guarda la ley es hijo prudente”, dijo Salomón, y añadió: “El que aparta su oído para
no oír la ley, su oración tam...
Supongamos que estás en una posición de autoridad. ¡Eres ahora el padre de la casa o el
director de la escuela! Tienes la ...
parte del cual dice: ”Porque había en él un espíritu superior”, pero por error el muchacho leyó:
“Porque había una espina ...
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
Por la gracia de Dios - D. A. Delafield
of 88

Por la gracia de Dios - D. A. Delafield

Published on: Mar 4, 2016
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por la gracia de Dios - D. A. Delafield

  • 1. Por la gracia de Dios... Este libro, Por la gracia de Dios...,es tu manual de instrucciones. Te guiará a medida que te diriges hacia los caminos superiores de la vida. Encontrarás aquí instrucciones en cuanto a cómo caminar con seguridad y abnegación, rodeado de otras personas. Ese es el propósito de este libro! El voto y la ley del conquistador aparecen aquí explicados como ideales y propósitos vivos, para que puedan quedar indeleblemente fijos en tu vida y modelen tu carácter. Debes entenderlos bien, y estudiarlos hasta que tú mismo llegues a ser un voto viviente y una ley viviente. La imitación de Cristo es otra manera de expresar el objetivo de este libro. Oro para que estos capítulos te ayuden a imitar a Jesús, tu querido Salvador, quien murió para que pudieras tener la posibilidad de vivir una vida rica y hermosa. Sé que quieres prometerle a Dios que lo seguirás a través de toda tu vida en este mundo y en el nuevo y maravilloso mundo que comenzará muy pronto, cuando Jesús regrese a la tierra. El autor Contenido El voto del conquistador Capitulo 1 “POR LA GRACIA DE DIOS”.................................... 9 2 “SERE PURO”......................................................... 25 3 “SERE BONDADOSO”............................................ 37 4 “SERE LEAL”........................................................... 59 5 “GUARDARE LA LEY DEL MENOR”....................... 73 6 “SERE SIERVO DE DIOS Y AMIGO DE LA HUMANIDAD”............................................. 89 La ley del conquistador 7 “OBSERVAR LA DEVOCION MATUTINA”............ 105 8 “CUMPLIR FIELMENTE LA PARTE QUE ME TOCA”.................................................... 127 9 “CUIDAR MI CUERPO”.......................................... 141 10 “TENER UNA MIRADA FRANCA”........................ 159 11 “SER CORTEZ Y OBEDIENTE”........................... 177 12 “ANDAR CON REVERENCIA EN LA CASA DE DIOS”...................................... 197 13 “CONSERVAR UNA CANCION EN EL CORAZON”................................................ 215 14 “TRABAJAR PARA DIOS”....................................... 233 UNA PALABRA
  • 2. A NUESTROS LECTORES Piensa, durante algunos momentos, en la mujer o el hombre más maravilloso que conoces. Quizá es tu líder de Conquistadores, o tu pastor, o tu profesor, o quizás tu mamá o tu papá. Ahora piensa en todas las cosas buenas y agradables que sabes de esa persona y multiplícalas por un millón de veces, y tendrás apenas una idea de quien es Jesucristo, nuestro amado Señor y Salvador. Por la gracia de Dios es un libro escrito para ayudarte a entender mejor a Jesús y a crecer a semejanza de nuestro maravilloso Señor. ¿Se te ocurre algún blanco para tu vida mejor que llegar a ser como Jesús? Los muchachos y las chicas que son como Jesús son verdaderamente ricos. Puede ser que no tengan muchas posesiones materiales, pero tienen una riqueza que vale más que las bicicletas, los autos deportivos, los aviones a reacción, o las ropas más finas. Tienen más que eso, porque ¡ tienen la promesa de poseer una mansión en el cielo ¡ Tengas o no tengas grandes talentos y riquezas, puedes tener una vida envuelta en la fragancia de la presencia de Cristo. Puedes ser puro de mente y veraz de corazón. Puedes llegar a ser tan bueno como Bernabé, tan bondadoso como Juan, tan animoso y decidido como Daniel, tan caritativo como Dorcas, tan celoso como Pedro, tan suave como Ester. Y todo esto es posible para ti por medio del evangelio de Jesucristo nuestro Señor. A tu alrededor hay muchachos y chicas que quieren ser buenos pero que tienen temor de ser diferentes a los demás. Pero cuando esos mismos chicos son expuestos al influjo del calor de una vida hermosa se sienten inspirados a tratar de ser la clase de gente que quieren ser. De modo que, como puedes ver, la bondad es contagiosa. Los muchachos y las chicas que poseen el sólido material de una vida semejante a la de Cristo están preparados para afrontar cualquier tarea dura en la vida, cualquier golpe duro y cualquier experiencia difícil. Los conquistadores que piensan y actúan de acuerdo con sus mejores ideales, eligen como amigos a las mejores compañías, pero no se esquivan de los malos. Tratan de ayudarlos a llegar a ser mejores y los llevan a conocer a Jesús y a aceptarlo como un Salvador que quiere librarlos del pecado. De modo que puedes ver que ser bueno significa hacer también el bien. Hacer el bien es fantástico porque nos acerca a la gente, y la gente es interesante. Hay un dicho que dice que “la gente es fantástica”. Sí y también es interesante. Piensa en toda la gente que hay en el mundo; pobres y ricos, negros y blancos, altos y bajos, gordos y delgados, alegres y tristes, buenos y malos. Hay toda clase de gente en la misma ciudad donde vives. El estudio más interesante en el mundo es el estudio de la gente, más interesante todavía que el estudio de los pájaros o de los animales. Observa alguna vez a la gente que pasa por la calle, y te sorprenderás de cuán diferentes y fascinantes pueden ser los seres humanos. Jesús murió por cada uno de ellos. Y él quiere que cada uno de ellos. Y él quiere que cada uno de nosotros iluminemos la vida de otro, y de otro y de otro más.
  • 3. Capitulo uno “Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra”. 2 Corintios 9 : 8 “Por la Gracia de Dios” El voto de conquistadores, es una promesa que haces a Dios desde la intimidad de tu corazón. ¿Recuerdas cuántas veces repetiste este voto al lado de la fogata de un campamento de verano, o en alguna reunión de conquistadores en el colegio? El voto de conquistadores es un voto personal y, aunque en esas ocasiones había otras personas que también participaron, la verdad es que el voto de conquistadores es un voto personal, hecho por ti mismo y que, hacerlo, es lo mismo que decir: “Por la gracia de Dios, seré puro, bondadoso y leal, guardaré la ley del conquistador, seré siervo de Dios y amigo de la humanidad”. Desde que el mundo comenzó tanto las buenas como las malas personas han estado haciendo promesas. Y Dios también las hizo. La Biblia está llena de promesas, centenares de promesas, que nos ayudan en la batalla de la vida. Dios siempre cumple sus promesas, aunque los hombres no son tan fieles en el cumplimiento de las suyas. Tal vez tú mismo quebrantaste una o dos y sentiste remordimientos por ser infiel. ¿Por qué las personas proceden así? Porque no hacen de Jesús su fuerza. Porque no confían en su gracia. O tal vez porque no están totalmente convertidas. La gracia de Dios nos da las fuerzas que necesitamos para que nuestras promesas humanas sean confiables, y de esto hablaremos luego en este mismo capítulo. Recapitulemos, durante algunos minutos, las experiencias por las que pasaron algunos personajes bíblicos que hicieron promesas a Dios. “Jacob prometió entregarle a Dios el diezmo de todo lo que recibiera si él lo bendecía y protegía en el viaje que estaba haciendo, y si lo traía de vuelta, seguro, a la casa del padre. Hasta donde sepamos, cumplió fielmente esta promesa y le devolvió siempre su diezmo (Gén. 28: 1-22) “Ananías y Safira, prometieron que darían todo el producto de la venta de una propiedad que tenían, pero, una vez hecho el negocio, guardaron una parte del dinero para sí. Faltaron a su palabra (Hech. 4: 32-5;12 ). “Tres meses después de haber dejado Egipto, los hijos de Israel llegaron al monte Sinaí y allí, cuando Dios les dio los Diez Mandamientos, todos prometieron unánimemente, diciendo: “Haremos todas las palabras que Jehová a dicho”. Sin embargo, apenas unos pocos días después, le entregaron a Aarón sus joyas para que les hiciera un becerro de oro, delante del cual se arrodillaron en adoración. Eso fue una abierta violación del voto que habían hecho a Dios” (Exd. 24: 3, 7, 8, 32 ). (Ideales for juniors, pp. 13, 14 ). Es natural que tengas curiosidad por saber por qué los hijos de Israel quebrantaron la ley de Dios y adoraron el becerro de oro. ¡En pocas semanas pasaron de ser un pueblo que profesaba
  • 4. servir al Creador a ser un pueblo de idólatras rebeldes! ¿ Por qué? ¿conoces algunos cristianos que hicieron lo mismo? ¿Le has fallado tú alguna vez al Señor? Los que viven una vida cristiana y cumplen las promesas que hicieron a Dios saben que Israel falló y pecó, principalmente debido a su ignorancia e incredulidad. Ignoraban la propia debilidad moral y no creían en el poder que Dios tenía para salvarlos. Israel pasó por muchas pruebas antes de aprender a confiar en Dios, a apoyarse en él y a obedecer su palabra. En los Salmos 106 y 107 el rey David, el dulce cantor de Israel, recuerda cómo Israel falló en mantener las promesas hechas a Dios. En esos Salmos habla, no sólo del perdón inmerecido que le fue ofrecido, sino también de los poderosos actos practicados por Dios para salvarlos. “¿Quién es sabio”, escribió David, y guardará estas cosas, y entenderá las misericordias de Jehová?” (Sal. 107:43) ¿ David también aprendió, a través de una dolorosa experiencia personal, cuán débil es la humanidad! Llegó a ser culpable de adulterio y asesinato porque en un momento de debilidad falló en su dependencia de Dios. Después, arrepintiéndose profundamente, suplicó a Dios: “ Ten misericordia de mí, oh Jehová, porque estoy enfermo... Vuélvete, oh Jehová, libra mi alma; sálvame por tu misericordia” (Sal. 6: 2-4 ). Piensa en el impulsivo Pedro, uno de los discípulos de Jesús, y recuerda cómo trató de andar sobre las tempestuosas olas del Mar de Galilea (Mat. 14:22-33) Fue capaz de hacer lo que deseaba mientras mantuvo sus ojos fijos en el poderoso Jesús, pero comenzó a hundirse cuando comenzó a pensar en el “gran” acto que estaba realizando, cuando se dio cuenta que los vientos eran fuertes y que las aguas estaban agitadas. Sintiéndose desamparado, gritó: “¿Señor, sálvame!” E, inmediatamente, Jesús extendió su mano, y salvó al pobre Pedro de aquellas aguas embravecidas. Al considerar estos ejemplos puedes ver que, a menos que nos apoyemos firmemente en el Señor, caeremos en las aguas del mar de la vida y nos hundiremos. Jesús es la fuente de toda verdad y justicia. Sin embargo, me imagino que algunos jóvenes estarán pensando: “Sí, pero el siglo XX es muy diferente de aquellos tiempos bíblicos. Tenemos más experiencia y más recursos para cumplir nuestras promesas que el antiguo Israel. ¡Hoy, vivimos en la edad del poder!” ¿Qué piensas de eso? La verdad es que nosotros necesitamos la gracia de Dios tanto, o aún más en esta edad del poder, que lo que la necesitaron los famosos hombres y mujeres de los tiempos bíblicos. Es cierto que el siglo XX es la edad del poder, del poder magnificado. Desde comienzos del siglo pasamos, desde la era de las máquinas que hacen el trabajo del hombre, a la era de la electrónica que casi piensa por el hombre. Los aviones a reacción, los misiles, y los artefactos espaciales dominan los intereses de los hombres. La edad atómica llegó. La edad nuclear está ya aquí. La edad espacial está desarrollándose. ¡La próxima edad será la edad de oro cuando Jesús será el Rey de reyes! Es cierto que el hombre tiene más poder hoy que el que tenían los hijos de Israel, pero el poder de la bondad está todavía solamente con Dios. Llevar a cabo nuestras mejores resoluciones es ahora una posibilidad, pero sólo con Dios. ¡Todos los misiles del mundo no tienen suficiente poder para hacer que seas bueno, ni siquiera por un día! ¡Pero podemos mantener las promesas que hacemos a Dios si nos dejamos transformar por su maravillosa gracia! Y por eso es que decimos, cuando hacemos el voto de conquistadores: “Por la gracia de Dios, seré. Y al decir: “Por la gracia de Dios”, queremos decir: “Por su poder”. Tomás Edison, el inventor de la lámpara eléctrica, acostumbraba decir a sus ayudantes de laboratorio: “Hay una manera mejor de hacer esto, descúbrala”. Edison fue uno de los hombres más perspicaces que jamás vivieron en este mundo. Lo llamaban “el mago de Menlo Park”. El mundo nunca conoció otro inventor igual a él. Vivía buscando constantemente un filamento mejor para la lámpara que había inventado, un perfeccionamiento en el campo de la cinematografía, o un nuevo uso para la electricidad. Trabajaba de día y de noche en su laboratorio
  • 5. para descubrir una mejoría en cualquier cosa por pequeña que fuera. Literalmente hablando, su credo parecía ser: “¡Si puedo, voy a descubrir una mejor manera de hacer brillar mi luz!” Los sinceros esfuerzos de Edison deberían “encender una luz” en la mente de cada joven y señorita. La forma de cumplir nuestras promesas a Dios es mantener la luz alumbrando en nuestra vida, y esa luz es Jesucristo. La gracia de Dios es el poder que el Señor nos da para iluminar nuestra vida, para que podamos brillar como la lámpara incandescente de Tomás Edison. El poder de Dios pude ser comparado con la electricidad que pasa por el “filamento” de nuestra vida e ilumina el mundo, así como iluminó la primera lámpara de Edison. Sin embargo, conviene recordar que la presencia de Dios no es algo que poseemos por naturaleza. La recibimos de Dios como un don dado por gracia. No merecemos ese don, pero él nos lo da porque nos ama mucho. “La gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo”, dice Juan (Jn. 1:17). Pablo afirma que la gracia de Dios es suficiente (2 Cor. 12:9). Al joven Timoteo le escribió: “La gracia de nuestro Señor fue más abundante” (1Tim. 1:14). El apóstol nos asegura también que, “poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia”(2 Cor. 9:8). La gracia de Dios es por lo tanto, amplia, y Dios es capaz de salvar al más débil de nosotros. Cuando naciste, Dios te dotó de fuerzas físicas e intelectuales. Es la vida y fortaleza de Dios lo que hace posible que emboques el balón en el cesto, que subas una escalera en vez de tomar el ascensor, que cortes la hierba del jardín, y hasta que laves los platos. Estas fuerzas físicas e intelectuales provenientes de Dios son las que te dan la capacidad de usar tus músculos y de realizar las mayores hazañas físicas. A través del cerebro que Dios te dio, eres capaz de memorizar porciones enteras de la Biblia como por ejemplo, el capítulo 14 de San Juan, o el salmo 23, o de resolver problemas de matemáticas y estudiar y retener tus lecciones de historia, porque tu cerebro está capacitado para esos ejercicios. Y de igual modo es verdad que, “por la gracia de Dios”, puedes guardar el voto de conquistadores y ser puro, bondadoso y leal. La única diferencia que existe entre las fuerzas físicas e intelectuales, y las fuerzas espirituales, es que las dos primeras son innatas, es decir, nacieron contigo, y esperaron, solamente, como ya dijimos, el momento para desarrollarse de manera correcta; mientras que las fuerzas espirituales las recibes sólo en el momento del nuevo nacimiento, es decir, cuando te entregas a Jesús. Sin un renacimiento espiritual no vas a ser diferente de cualquier persona de este mundo, porque la transformación interna de la vida es la que muda los hábitos de una persona, y no puede haber un cambio de hábitos si no hay un cambio interno en el corazón. Jesús dijo: “Todos tienen que nacer de nuevo” (Jn 3:7, versión Dios habla hoy). Unicamente la gracia de Dios puede hacer que cualquiera de nosotros llegue a ser diferente de lo que somos. Así como el etíope no puede cambiar su piel, ni el leopardo las manchas de su cuerpo, así tampoco puede el pecador hacer alguna mudanza en sí mismo. Sin la operación del poder de Dios en la vida, no puedes ser puro, bondadoso y leal. “Nacimos de espaldas a Dios y al cielo”, dijo un famoso predicador, “y con la cara dirigida al pecado y al infierno, hasta que venga la gracia, y nos convierta, dándonos vuelta”. Elena G de White, la mensajera del Señor, escribió lo siguiente: “La vida del cristiano no es una modificación o mejora de la antigua, sino una transformación de la naturaleza. Se produce una muerte al yo y al pecado, y una vida enteramente nueva. Este cambio puede ser efectuado únicamente por la obra eficaz del Espíritu Santo” (DTG,p. 143). En cierta ocasión, en Ashton Idaho, Estados Unidos de Norteamérica, un gran alce atacó a una locomotora que avanzaba lentamente por una región cubierta de nieve. Cuando el maquinista lo vio, el animal estaba exactamente en medio de los rieles, al lado de los cuales había un gran barranco. Inmediatamente detuvo el tren, pero el alce enfurecido comenzó a atacar a la poderosa máquina, golpeándola con sus patas delanteras. Después, retrocedió un poco y volvió,
  • 6. golpeándola fuertemente con los morros. Finalmente, después, de haberse sin duda golpeado bastante, el pobre animal se apartó y regresó al bosque. Cuantas veces nosotros también, como aquel alce, “atacamos” nuestros pecados y nuestras debilidades con nuestras propias fuerzas, sin lograr arañar siquiera nuestros malos hábitos. Pablo, el poderoso maestro y misionero, nació de nuevo. Se convirtió. La gracia de Dios penetró en su vida y fue fortalecido por su gracia. Más tarde dijo, triunfalmente: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Fil. 4:13). El apóstol no dijo que podía “algunas cosas”, ni “muchas cosas”, sino “todas las cosas”. La gracia de Dios transformó ,su vida de perseguidor de los cristianos a uno de los mayores predicadores del evangelio de la iglesia primitiva. Pablo fue el primero en sacrificios, el primero en hazañas y el primero en triunfos del evangelio. “Por la gracia de Dios soy lo que soy”, dijo él en 1 Corintios 15:10. Como todos los seguidores victoriosos del Señor que vivieron antes de él, Pablo conocía tanto sus limitaciones como el ilimitado poder de Dios, y con esa firme convicción dijo: “Yo sé que en mí, esto es, en mi carne , no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo... veo otra ley en mis miembros que... me lleva cautivo a la ley del pecado...¡miserable de mí! ¿quién me librará de ese cuerpo de muerte? (Rom. 7:18,23,24). Respondiendo a su propia pregunta, el apóstol escribió: “Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro” (Rom. 7:25). Al sentirse desventurado debido a sus debilidades, Pablo se hizo fuerte al pensar en Jesucristo y comenzó a orar, pidiendo que la gracia de Dios penetrase en su vida. ¿Te gustaría que esa misma gracia divina llenara tu propia vida y te diera las fuerzas que necesitas para guardar las promesas hechas a Dios y para ser fiel a tu voto de conquistador? Tal vez te hallas esforzado mucho para vivir una vida cristiana, pero no has observado todavía algún resultado. La primera parte del voto tiene el propósito de enseñarte que por la gracia de Dios puedes cambiar tu vida. Al ser un cristiano de verdad, lograrás hacer tus tareas mejor que antes. ¿Recuerdas el lema de Tomás Edison? “¡Hay una manera mejor de hacer eso, descúbrala!” Sí, existe siempre una manera mejor que no es solamente la mejor, sino la única. San Pedro descubrió cual era esa manera y la mencionó cuando lo interrogaron ante el concilio. Aquí está su gran fórmula: “En ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hech. 4:12). Lo que quería decir, era que solamente por la gracia de Jesucristo pueden los hombres ser salvos. Cierta vez le preguntaron a Juancito: “¿Qué es la sal? Y él respondió: “La sal es lo que estropea el sabor de las papas cuando no se la pone”. ¿Qué es religión?, preguntó un ministro: “Es lo que estropea la vida cuando se la deja de lado, cuando no se la usa”. ¿Qué es religión? ¡Es Cristo! ¿Y quién es Cristo? Es la luz del mundo: Déjalo afuera y quedarás en la oscuridad. Es el pan de la vida; déjalo y quedarás con hambre. Es el agua de la vida; déjalo y quedarás con sed. Es la puerta de la esperanza; déjalo y quedarás desesperado. ¡Imagínate cuán terrible sería andar por la vida sin Jesús! En el histórico valle Mohawk, en los Estados Unidos de Norteamérica, hay una placa a la orilla del camino que dice: “Dijo Jesús: Yo soy el camino la verdad y la vida”. “Sin el camino, es imposible andar. Sin la verdad, es imposible saber. Sin la vida es imposible vivir. Tenemos que recurrir al nombre de Jesús y pedirle a Dios que derrame su gracia sobre nosotros. El Señor nos salva, si se lo pedimos. El nos perdona por su gracia y nos da un corazón nuevo. He aquí su promesa:” Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré
  • 7. de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Y pondré dentro de vosotros mi espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra”. (Eze. 36:26,27). ¿Sientes necesidad de la gracia y del poder de Dios? ¿Quieres un corazón de carne, blando y nuevo? ¡Jesús te está esperando! Haz con sinceridad, la oración que hizo David: “Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí” (Sal. 51:10), y ten la certeza que Dios te va a responder. Todos nosotros somos pequeños, indefensos y dependientes de Dios, pero, cuando comprendemos esto y le pedimos a Jesús que nos salve, él extiende sobre nosotros su fuerte y poderoso brazo y nos salva de nuestros pecados. Se cuenta que un hombre blanco le pidió a un indio, cuya vida había sido transformada por la gracia de Dios, que le explicara cómo había sucedido eso. Al no encontrar palabras adecuadas para describir el cambio que había experimentado, el indio trató, en su sencillez, de ilustrarlo de la manera que encontró más apropiada. Le pidió al hombre blanco que fuera con él al bosque, juntó algunas ramitas secas y las colocó en forma de círculo. Después, tomó un gusano, lo colocó en medio del círculo y, finalmente, prendió fuego a las ramitas, dejando al pobre animal cercado por el fuego por todos lados. Al sentir el calor, el infeliz gusano comenzó a hacer todo lo posible para escapar, yendo de un lado al otro sin encontrar alguna brecha por donde huir. Finalmente, la pobre criatura, pareciendo comprender que todos sus esfuerzos eran vanos, se dirigió al centro del círculo y se estiró para morir. En aquel momento el indio alargó su brazo, tomó al gusano y lo sacó de allí. Luego, volviéndose hacia el hombre blanco le dijo: “Eso acontecer con indio. Todo a mi alrededor era fuego, y indio esforzarse mucho para salvarse. No poder encontrar paz. Entonces, Jesús extender su brazo y salvar indio con mano poderosa”. Jesús “ puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios” (Heb. 7:25). Por su poder, nos saca del círculo de fuego del pecado de este mundo y nos salva de los malos hábitos del mundo y de la destrucción en el lago de fuego. Por la gracia de Dios somos librados y, por esa misma gracia, nos mantenemos a salvo de los malos hábitos que teníamos antes. Algunas personas “quieren hacerse ver” por medio de placeres tontos. Quieren ser populares, comienzan a beber y a fumar para ser como los demás. Hay otros que “quieren hacerse notar” por medio de sus emociones y de sus temores y supersticiones. Muchos son esclavos de las más variadas formas de vicios secretos. No desees “hacerte notar” de esa manera porque esa manera es inspirada por Satanás. Jesús promete libertarnos de todas estas debilidades y darnos la alegría de vencerlas. La Biblia dice:”Resistid al diablo, y huirá de vosotros” (Sant. 4:7). En cierta ocasión interrumpí a un señor que estaba pintando una casa y lo dejé sorprendido con la invitación que le hice para entregar a Dios su hábito de fumar. Me dio la cajetilla de cigarrillos y la caja de fósforos que tenía consigo y, después de la oración que hicimos juntos para pedirle a Dios que lo salvara de aquel vicio de treinta años, me dijo con una convicción muy fuerte: “¡Gané la victoria!” Ya pasaron siete años y este hombre nunca más tocó un cigarrillo. La gracia y el poder de Dios operaron en él una transformación tal que fue un verdadero milagro. Una señora de 90 años, que había fumado durante setenta, entregó su corazón a Jesús y fue bautizada en nuestra iglesia. La gracia de Dios fue suficiente para liberarla de aquel vicio tan dañino. Y si Dios pudo salvar a esta anciana señora de los setenta años de esclavitud del vicio, no hay duda alguna que puede también, y con mucha más razón, salvar a un joven cuya vida no fue todavía manchada a tal grado por el pecado. Alabado sea Dios por la gracia que podemos recibir a través de nuestra fe. El está esperando solamente que tú la pidas. Las dos palabras “Yo quiero” son extremadamente importantes para poder vivir a la altura de las promesas que hagamos a Dios. El nunca te dará su gracia, a menos que tú la “quieras” recibir y, para recibirla, es necesario que la pidas a Dios. Decir “Yo quiero” tu gracia, es lo mismo
  • 8. que decir “Yo puedo” recibirla. Es necesario que tú mismo tomes la decisión de, no solamente creer en Dios, sino también de obedecerle. Eres una persona moralmente libre y tienes el poder de hacer tus propias elecciones. Dios no hizo de ti una máquina, sino un ser pensante y racional. Siéntete, por lo tanto, feliz, porque Dios, te ha dado este poder de decisión y, por la gracia de Dios, sé lo que quieres ser, y has lo que quieres hacer en la vida. Este poder de decisión propia trae aparejado la responsabilidad de hacer elecciones sabias, porque solamente esas elecciones te llevarán al cielo y a la vida eterna; y, además, llevarás a otros a la vida eterna debido a tu propia influencia. La gracia de Dios hace por ti solamente aquello que tú mismo no puedes hacer por ti mismo. Aunque es verdad que no puedes cambiar tu propio corazón- sólo Dios es capaz de hacerlo- , puedes y debes dejar que los impulsos de un corazón convertido te digan qué hacer, y día tras día elijan proceder correctamente y obedecer a Dios. Esto significa que cada vez que tengas que enfrentar una decisión, necesitarás tomarla de acuerdo con lo que tu corazón y tu conocimiento de la palabra de Dios dicen que es correcto. Después de todas estas consideraciones, esperamos que puedas ver con más claridad el significado de la expresión: “Por la gracia de Dios”. “¡Necesito cada hora de Dios!” Sin su gracia, ¿qué puedo hacer? ¡Padre eterno, llévame a los cielos! ¡Ven, ahora, a vivir conmigo!
  • 9. Capitulo dos “seré puro” “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, to- do lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alaban- za, en esto pensad”. Filipenses 4.8 “Seré puro” “Consérvate puro” (1 Tim. 5:22). Este fue el consejo de Pablo al joven Timoteo. ¿Qué es la pureza? Significa limpieza de vida, es decir, tener los pensamientos, la mente y el cuerpo limpios. El diccionario dice que la pureza es “la cualidad del que está exento de corrupción”, “la cualidad o condición de quien no tiene mácula moral”. La pureza, en el sentido cristiano, significa que el alma, la mente y el cuerpo no están mezclados con lo impuro, con lo “obceno”,o con cosas inmorales. Jesús nos muestra cómo podemos vivir una vida apartada de la impureza. Los ojos son” la lámpara del cuerpo”, dijo él y, por lo tanto, “si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas” (Mat. 6:22, 23). Así como tenemos dos ojos, pero vemos como si los dos fueran uno, como un solo ojo, así también los conquistadores deben tener ojos sólo para ver la gloria de Dios. “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”, dijo Jesús en el Sermón del Monte (Mat. 5:8), lo que es lo mismo que decir: “Felices son los que se apegan a Dios con entereza de corazón”. Cristo vivió apartado del mal. La operación de su gracia nos hace puros y limpios como niños recién nacidos. Es preciso acabar con el apego que podamos tener a cualquier hábito pecaminoso. Ser puro de corazón significa cambiar los afectos centrados en los placeres pecaminosos, terrenales y centrarlos en Cristo y en la felicidad y el gozo de ser cristiano. Esta transformación no se hace sin luchas porque la tendencia humana nos lleva siempre a los pensamientos impuros; pero Jesús nos da su propia pureza. ¡Cuán puro debe haber sido nuestro maestro! Su vida era bella y su pureza tenía la transparencia de las aguas cristalinas de la montaña. Sus pensamientos y sus actos brotaban como las aguas límpidas y claras de una fuente. Sus motivos eran siempre buenos. No buscaba su propia gloria, sino la de su Padre. La pureza de propósitos era evidente en su ministerio. Cuando
  • 10. curaba a un enfermo o resucitaba a un muerto, lo hacía porque deseaba sinceramente aliviar los ayes y los sufrimientos de la humanidad. No andaba solamente en busca de conversos. La naturaleza de Jesús era cordial y amigable. Se acercaba a la gente impulsado por el amor. Era puro como la luz del sol y transparente como el más puro y limpio aire de la montaña. Todos podían verlo tal como era. Su mente era limpia como la nieve fresca. Sus palabras eran perfectas, sin malicia, hipocresía, exageración o expresiones arrabalescas. Y es, precisamente, en este sentido de la pureza tal como fue interpretado por la vida de Jesús, que nosotros somos llamados a ser puros y prometemos ser puros. Por otro lado, íntimamente relacionada con la pureza de corazón y propósitos, está la pureza del cuerpo y de la mente. En Pendleton, Oregon, había un gran aserradero y fábrica de muebles conocida como “Harris Pine Mills” (Aserradero de pinos Harris). Fue fundada por Clide Harris, un adventista que más tarde la donó a la iglesia a fin de que las ganancias fueran usadas en la predicación del evangelio. Cuando el señor Harris era joven, tomó una resolución muy digna e importante para su vida: “Nunca miraré algo de lo cual no me quiera acordar después”. Reconocía que podía ser culpado de tener pensamientos impuros si sus ojos contemplaban lo que es impuro. Pensaba que eso perjudicaría su vida espiritual y frustraría sus propósitos comerciales. Los ojos son la principal avenida que conducen a la mente, y la mente es el centro o capital del hombre. Cerrar la puerta para no ver lo impuro, es cerrar los caminos de la mente a los pensamientos impuros. En un mundo contaminado como el nuestro, el joven Harris escogió esta excelente manera de manejar los grandes problemas de la vida. “Nunca mires una cosa, cualquier cosa, de la cual no quiera acordarte”, es un lema digno de ser memorizado, ¿no te parece? Parte de la promesa que hiciste a Dios es que, por su gracia, serás puro. Satanás rodeó a la juventud de hoy con escenas y sonidos de pecados. Los diarios, las revistas y los anuncios aparecen ilustrados con dibujos y fotografías indecentes. ¿ Quieres desviar tus ojos de esas imágenes impuras? Hace algunos años, un periódico de Memphis, el Comercial-Appeal, contó la historia de un hombre que había resuelto adoptar una cría de víbora cascabel como mascota. La criatura iba hacia él cuando silbaba, comía en sus manos y se enrollaba en sus brazos. El acariciaba la cabeza de la víbora con las palmas de las manos y con las puntas de los dedos. Un día la llevó a la ciudad para mostrársela a los amigos, y todos se maravillaron con la docilidad del peligroso animal, con la manera como se enrollaba en los brazos del dueño, como atendía a sus silbidos y se alimentaba en sus manos. Después volvió a su casa. Cuando llegó, el reptil, se sintió repentinamente provocado por algo, se enfureció y, más rápido que un relámpago, clavó sus colmillos en el brazo del dueño que murió pocas horas después. Lo mismo puede suceder con la vida espiritual de la gente, vida que puede terminar rápida y terriblemente si hace del pecado su mascota, su objeto predilecto. El apóstol Pablo les dijo a los cristianos de Corinto: “Huid de la fornicación... el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿Oh ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues a Dios en vuestro cuerpo” (1 Cor. 6:18-20). Este consejo, nos dice que, así como huimos de una cascabel o de un leopardo, debemos huir de la tentación, debemos evitar que nuestros ojos se posen en cosas inmorales. No podemos permitirnos condescender con actos impuros. Apaga la TV apenas comiencen a aparecer programas inconvenientes y comediantes contando chistes dudosos. Pasa rápidamente por los quioscos donde se ofrecen revistas con ilustraciones pecaminosas. ¡Huye! ¡Huye! ¡Huye de la impureza porque es un mal que te destruirá! “Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo... Huye también de las pasiones juveniles” (2 Tim. 2:19-22).
  • 11. “Haríamos bien en limpiar nuestras casas de todas las revistas y publicaciones que contienen historias e ilustraciones ridículas, porque ellas provienen de agencias satánicas. La juventud no puede permitir que esas cosas envenenen su mente. ¿Qué tiene que ver la paja con el trigo? (Elena G. White, Review and Herald, 19 de julio de 1906). Cuando prometes: “por la gracia de Dios seré puro”, estás afirmando que quieres ser un héroe de Dios, un príncipe o una princesa del Señor, y que quieres pensar y hablar con nobleza. Resuelve este asunto de la pureza de una vez por todas y, cuando llegue la tentación, anda por el camino de la obediencia. Sé noble de mente. Son muchos los que piensan sólo en los placeres sensuales del cuerpo y en las emociones carnales. Si conservas con decisión tu mente al lado de Cristo, te evitarás miles de luchas con Satanás. ¡SERE PURO! Los jóvenes y señoritas que estén verdaderamente resueltos a conservar puros la mente y el cuerpo, no serán importunados ni con la mitad de las tentaciones que acometen a los que tienen el corazón dividido y a los indecisos. Los cristianos indiferentes son los señuelos del diablo. Por medio de ellos, muchos inocentes son atraídos hacia trampas satánicas. Tales cristianos son los mejores amigos del archirrebelde y los peores enemigos de la iglesia. Atrapados en las redes de su propia debilidad mental, arman un lazo en el que caen otros que son tan débiles como ellos. Efraín, uno de los hijos de José, no era tan fuerte como su padre. El profeta Oseas dijo que “Efraín fue como paloma incauta, sin entendimiento” (Ose. 7.11). ¡Pobre hombre! ¡Era voluble y sin determinación! ¡Era un tonto! La pureza no es un accidente ni se la logra por acaso, viene como resultado de las elecciones deliberadas que hacemos cada día. ¡Te suplico que me escuches! Ignora las escenas de pecado que te rodean. Pablo dijo: “Consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Rom. 6-11) Dale la espalda a las escenas impúdicas y, en su lugar, escoge lo que hay de bello en la naturaleza: Las verdes y frescas colinas, las corrientes cristalinas, las majestuosas montañas cuyas cimas miran hacia el azul cielo, la fragancia de los bosques, las arremetidas espumeantes de las olas de las playas, porque todas estas son escenas que sugieren fuerza y que despierten nuestra admiración por el poder y por la pureza de Dios. Si vives en la ciudad, pídeles a tus padres que, cuando puedan, lleven a la familia a dar un paseo por el mundo de todas estas maravillas de Dios. Si el lirio puede crecer en el fango y en los pantanos, rodeado de larvas e insectos, también es posible que nosotros seamos puros, aunque tengamos que vivir en un mundo lleno de pecado. Si Jesús creció en la impía Nazareth sin permitir ser afectado por la impureza de la ciudad, también nosotros podemos con su ayuda, ser puros y blancos como el lirio en medio del fango de este mundo tan contaminado moralmente. Así como la hermosa flor blanca del lirio tiene sus raíces afirmadas en las puras arenas del suelo que está debajo del fango del lago, así también tenía Jesús sus raíces afirmadas en Dios, muy por encima de las impurezas de la pecaminosa Nazareth. Ese era el secreto de su vida encantadora. El resistía el mal con oración y con el estudio de las Sagradas Escrituras. La pureza incluye todo lo que oyes y lo que hablas. Así como Pedro negó al Maestro con maldiciones y blasfemias, así también lo jóvenes y las señoritas pueden, en un acceso de rabia o en un chiste tonto, negar a su Señor y pronunciar su nombre con labios inmundos. Aunque los jóvenes tiene su lenguaje propio y sus propias maneras de divertirse, deben tener mucho cuidado para evitar el uso de sobrenombres groseros y palabras agresivas. Un gran hombre dijo: “Cuando era niño, resolví no usar nunca una palabra que no pudiera pronunciar delante de mi madre”. ¿No te parece que es una hermosa resolución, digna de ser imitada? No uses un lenguaje bajo o impropio, ni cuentes chistes maliciosos. ¡Sé puro en la conversación!
  • 12. Aprende a contar historias agradables, porque bien contadas, son como los rayos de sol en un cuarto de hospital. Ríe gustosamente en las cosas cómicas que acontecen y olvídate de las desagradables. Haz ahora un examen honesto de ti mismo. Sé sincero. ¿Qué historias cuentas a tus amigos? ¿Qué tipo de chistes te gusta escuchar? ¿Qué tipo de programas de te gusta ver en la TV? La televisión es una de las grandes maravillas de la electrónica moderna, un verdadero “violín stradivarius” que Satanás usa para imprimir su carácter en el mundo. Este “violín stradivarius” se transformó en un instrumento de acordes terribles y músicas atrapantes y baratas que despiertan los bajos pensamientos. Un productor de la NBC, una de la mayores cadenas de TV americanas, rotuló a la televisión como “comicidad barata, espectáculos baratos de villerías y trucos baratos, disfrazados como entretenimientos”. En Londres, se pidió a los alumnos de una escuela que escribieran una frase explicando por qué les gustaba ver la TV, y un niño de 11 años dio la siguiente explicación: “Me gusta la TV porque no tengo una en casa. Pero, cuando la tienes, quedas irritado con ella”. Nuestra conducta resulta afectada por lo que vemos, oímos, tocamos, probamos y olemos. Las diversiones son para la religión lo que la corriente de aire es para las llamas: cuando son suaves, las avivan, y cuando son fuertes las apagan. Analiza las diversiones que te gustan para ver si ellas están extinguiendo la religión de tu vida, o si la están abanicando para que sea más fuerte y más bella. Por lo tanto, jóvenes y señoritas, podéis ver cuánto precisamente de la gracia divina para que nos limpie por fuera y por dentro. Recordad que la pureza se relaciona tanto con los motivos como con las acciones de una persona. Ser puro de corazón significa ser honesto y verdadero en los propósitos. ¿Quién oyó alguna vez hablar de una vertiente de aguas límpidas que nace de una fuente fangosa? ¿Encontraste alguna vez higos en un espino? Por eso, para que nuestros actos sean buenos, es necesario que tengamos el corazón purificado por Dios, “porque de él mana la vida” (Prov. 4:23) La Gracia de Dios nos capacita para ser limpios desde nuestro interior. La pureza significa limpieza de todo el hombre, desde el corazón hasta la superficie, pasando por la mente y por todo el cuerpo. Hagamos a Dios la siguiente petición: “¡Dame, oh Señor, un corazón puro, para sentir tu presencia cerca de mí! ¡Dame una mente bien clara, Dios mío, para entender la pureza de los cielos!” Juan el Bautista, que predicó el arrepentimiento, le decía a la gente que iba a escucharlo: “Haced pues, frutos dignos de arrepentimiento... Y ya también el hacha esta puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no de buen fruto se corta y se echa al fuego” (Lucas 3:8,9). Lo que quería decir era que, si el árbol era malo, debía cortárselo de raíz. Así también, si queremos que la vida mala sea destruida, tenemos que arrancar sus raíces. Una nueva vida, un nuevo árbol, deben ser plantados juntos. La vida cristiana no es simplemente una mejoría de la vieja, sino una vida completamente nueva. La Biblia dice: “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros” (Eze. 36:26), es decir, debe haber una nueva creación en nosotros. Ese trabajo lo hace por la Gracia de Dios. Si hablas con Jesús y le pides con fe que te purifique, él te transformará completamente, y tu vida será tan limpia como bella. Hasta tus pensamientos y tus palabras
  • 13. serán puros. ¿No es maravilloso lo que Jesús puede hacer por nosotros si se lo permitimos? Hagamos nuestra la oración de aquel montañés de Escocia: “Oh Dios, Padre mío y amigo mío, enséñame a ser un... caballero cristiano; ayúdame a tener pensamientos puros para que sea un hombre puro; ayúdame a conservar mi cuerpo puro para que pueda usarlo en tu servicio; ayúdame a ser verdadero para que mi lengua pueda cantar a tu loor; ayúdame a ser honesto para que pueda ganar la confianza de los hombres; ayúdame a desarrollar un carácter cristiano para que pueda ser digno de los que e aman; enséñame a respetar a todas las mujeres así como respeto a mi madre; haz de mi vida una vida de servicio y que, cuando sea tentado, pueda sentarme humildemente a los pies de la cruz y mirarte en busca de las fuerzas que necesito. ¡Amén!
  • 14. Capitulo tres “Seré Bondadoso” Antes sed benignos unos con otros, Misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo” Efesios 4:32 “Seré Bondadoso” Jesús fue el hombre más bondadoso que jamás vivió en este mundo. Todos se sentían atraídos hacia é y lo amaban, porque era bueno, y todos admiraban al gran maestro porque sus enseñanzas tenían sentido y su doctrina era verdadera. Se sorprendían al ver los poderes extraordinarios que poseía. ¿No resucitaba a los muertos? ¿ No expulsaba a los demonios? ¿No curaba a los enfermos? Pero, por encima de todo, lo amaban porque era bueno. La bondad es el amor operando en la vida, es el amor que brota del corazón, es el amor en actividad. “Dios es amor” (1 Jn. 4:8). Jesús vino a este mundo para demostrar, por medio de su vida diaria, el profundo amor que Dios tiene por los hombres. Todos los actos de su vida de desprendimiento eran también actos de Dios. Cada incidente de su ministerio revelaba al padre. Dios el padre es lo mismo que Dios el Hijo. Las palabras mas llenas de amor que alguna vez salieron de labios aquí en la tierra, fueron las que Jesús pronunció cuando estaba clavado en la cruz del Calvario. Delante del verdugo oró: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34). Sin ofrecer resistencia alguna, dejó que los crueles soldados lo extendieran en la cruz y perforaran sus manos extendidas y sus vacilantes pies con terribles clavos y, aún así, pidió al Padre que los perdonara porque sabía que ellos ignoraban el hecho de que estaban crucificando al mismo Hijo de Dios y que, si lo supieran, no lo harían. Amándolos, Jesús perdonó el trágico error que cometían. La misma oración que Jesús hizo por aquellos hombres, la hace también por ti y por mí. Fueron nuestros pecados los que lo clavaron en la cruz. En su misericordia, pidió al Padre que también nos perdonara. Y es este extraño amor revelado por Dios en el Calvario el que perdona nuestros pecados. El amor de Dios está siempre unido a actos de perdón. “Las abundantes riquezas de su gracia”, dice Pablo, se muestran en la “bondad para con nosotros en Cristo Jesús” (Efe. 2:7). “Porque nosotros también” escribió el apóstol, “éramos en otro tiempo insensatos... Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia” (Tito 3: 3- 5). Amamos a Jesús porque el nos amó primero y murió y murió en nuestro lugar para salvarnos de nuestros pecados. Fue bondadoso con nosotros y nos perdonó totalmente. Jesús no tomó en consideración el hecho de que somos egoístas y mezquinos, incrédulos y temerosos, ni que tenemos pensamientos impuros, lengua amarga y espíritu cruel. Nos amó cuando éramos, todavía pecadores. “Con amor eterno te he amado”, declara. Y dice acerca de sí mismo: “Yo soy Jehová, que hago misericordia” (Jer. 31:3; 9:24).
  • 15. Isaías quedó tan impresionado con el amor de Dios, que exclamó: “De las misericordias de Jehová haré memoria... según la multitud de sus piedades” (Isa. 63:7). Fue la bondad de Jesús lo que atrajo a María Magdalena, la mujer impura de la cual había expulsado los siete demonios. El Maestro la perdonó, misericordiosamente todos los pecados, y el resultado fue que María llegó a amar tanto a su gran benefactor que esto, no sólo fortaleció su corazón, sino que también la conservó fiel hasta su muerte. La benignidad de Jesús fue lo que selló y confirmó el afecto de Pedro por su Salvador. El pescador negó tres veces a su Señor, con imprecaciones y lenguaje bajo, pero Jesús no lo reprendió. Por el contrario, ganó el corazón del pobre Pedro con una mirada de compasión y simpatía tal, que lo llevó a arrepentirse de su hipocresía y a convertirse. De allí en adelante, Pedro comenzó a fortalecer a sus hermanos con el mismo amor que Cristo le había demostrado a él. Los ojos del Señor recorren toda la tierra y están siempre buscando el corazón de aquellos que claman por su misericordia. Él está siempre listo para derramar sobre ellos el poder salvador de su bondad. Se habla pocas veces de la actitud de David cuando fue coronado rey de Israel, aunque es una de las más bellas historias de la Biblia. Saúl, el monarca que lo antecediera, había sido su enemigo mortal y, llevado por la envidia, había hecho todo lo posible por destruirlo. Sin embargo, David fue bondadoso con Saúl. El y Jonatán, el hijo de Saúl, eran íntimos amigos. Después de la muerte de Saúl y Jonatán en el campo de batalla, David supo que Jonatán tenía un hijo llamado Mefi-boset que era tullido. Las noticias llegaron a David así: Un día, Siba, el siervo de Saúl, fue llevado ante la presencia del rey. David le preguntó: “¿No ha quedado nadie de la casa de Saúl, a quien haga yo misericordia de Dios? Y Siba respondió al rey: Aún ha quedado un hijo de Jonatán, lisiado de los pies. Entonces el rey le preguntó: ¿Dónde está?” (2 Sam. 9:3,4) Cuando lo llevaron a la casa de David, Mefi-boset. Se postró sobre su rostro e hizo reverencia. La Biblia dice que David le dijo: “Mefi-boset. Y el respondió: He aquí tu siervo. Y le dijo David: No tengas temor, porque yo a la verdad haré contigo misericordia por amor de Jonatán tu padre” (2 Sam. 9:6, 7). Enseguida mandó que se le devolvieran todas las propiedades de Saúl, el padre de Jonatán, y que de allí en adelante comiera de la mesa del rey. Tal actitud ablandó el corazón de Mefi-boset que le respondió diciendo: “¿Quién es tu siervo, para que mires a un perro muerto como yo?” (2 Samuel 9:8). Desde entonces, Mefi-boset pasó a ser parte de la casa de David y se sentaba a comer a su mesa. Heredó también muchas de las posesiones del rey Saúl. David lo trató bondadosamente por amor de Jonatán, y le dio así a Israel un ejemplo del amor de Dios en acción. Dios actúa bondadosamente con nuestro mundo hoy por amor de Jesús. El ama a su hijo Jesús que murió por nosotros, y los que aceptan a Jesús como su Salvador reciben las mejores bendiciones del Padre celestial. No fue, sin embargo, la muerte de Jesús lo que despertó en el corazón de Dios su amor por nosotros: ¡No! “El Padre mismo os ama” (Juan 16:27), dijo Jesús. Pero el Padre ama a Jesús aún mas debido al gran sacrificio que hizo por nosotros. Ahora bien, si Dios el Padre y Dios el Hijo han sido tan buenos con nosotros, ¿no deberíamos nosotros ser, también, buenos los unos para con los otros? Mi texto favorito se encuentra en Efesios 4:32, y dice lo siguiente: “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”. Se cuenta la siguiente historia acerca de un comerciante y un muchaho:
  • 16. “Me dijeron que usted tiene un perrito con una pierna lisiada. Me gustaría comprarlo si no es demasiado caro. Tengo un dólar y 53 centavos. Es todo lo que tengo ahorrado. El dueño del negocio donde se vendía las mascotas miró sorprendido al muchachito, porque ese animal era el mas barato que tenía para vender pero costaba 10 dólares. Querido – le dijo --, me imagino que quieres tener un perrito para jugar con él, y con este no vas a poder hacerlo porque no puede caminar bien. Entonces el muchachito, levantándose una de las perneras de su pantalón, le mostró el aparato que tenía, y le dijo con mucho sentimiento: -- Tampoco yo puedo caminar muy bien. Pienso que este perrito va a necesitar una persona que lo comprenda hasta que se acostumbre con su defecto, así como me acostumbré yo con el mío. El muchachito no sólo recibió el perrito, sino que no tuvo que pagar nada, porque el dueño del negocio, comprendiendo que el perrito lisiado estaría en manos muy amorosas, se lo dio como regalo” (The Kingliness of Kindness, pp. 14, 15). Hay otro incidente que lustra la importancia del espíritu de gratitud que es la abundancia de la bondad. El doctor Guillermo Stidger mencionó cierta vez en público el nombre de una anciana profesora, la señora Wendt, quien treinta años antes se había esforzado para que lograra admirar los poemas de Tennyson. Alguien le preguntó si alguna vez se lo había dicho a ella, y él admitió que nunca lo había hecho. Entonces le escribió una hermosa carta de agradecimiento, y recibió la siguiente respuesta: “Mi querido Guillermo: “No tengo palabras para decirte todo lo que tu carta significó para mí. Tengo ochenta años y vivo sola en un pequeño cuarto. Yo misma cocino mis comidas, y voy resistiendo como la última gota del otoño. “Tal vez te interese saber que enseñe durante cincuenta años y tu carta es el primer agradecimiento que recibí de alguien. Llegó a mis manos en una mañana fría y azul, y me confortó como ninguna otra cosa lo hizo durante muchos años”. Esta historia ilustra muy bien lo que dice Proverbios16;24:”Panal de miel son los dichos suaves; suavidad al alma y medicina para los huesos”. Ahora, mira a tu alrededor y advierte cuán helado es este mundo debido a la frialdad y a la incredulidad con que nos tratamos. Falta mucho espíritu cristiano. Somos bondadosos con quienes son amables con nosotros, pero somos mezquinos con quienes son mezquinos y crueles y con los que viven atribulados. Pero Jesús ama al pecador. Hoy la gente, incluso los que dicen ser cristianos, es egoísta y se olvida de los demás. Su lema pareciera ser: “Interésate en el número uno”, es decir, en ti mismo y en tu familia. Se olvidan de los números dos y tres y de los números cuatro y cinco. El límite de su responsabilidad parece ser ellos mismos y los que están más íntimamente unidos a ellos. A veces, hasta se olvidan de los mismos parientes. Caín sin amor y sin bondad, mató a su hermano Abel. “Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano? Y él le dijo: ¿Qué has hecho? La voz de la sangre de tu hermano clama a mí desde la tierra” (Gén. 4:9, 10) Lo que Dios estaba queriendo decirle a Caín era más o menos lo siguiente: “¡Sí, Caín! ¡ Tú mismo eres el guarda de tu hermano! Tienes responsabilidades para con él. Deberías haber sido bondadoso con Abel, no importa cuáles fueran las desavenencias habidas entre ambos. Sin embargo, acabaste matándolo”. Cada uno de nosotros es responsable por los hermanos y hermanas no sólo las de su propio círculo familiar, sino también las de la gran familia de seres humanos, sea en la calle donde moramos, en la ciudad en que vivimos, o en el mundo entero.
  • 17. El mundo es una familia compuesta de hombres y mujeres, de niños y jóvenes. Negros y blancos, colorados y amarillos, ricos y pobres, libres y esclavos, lisiados y sanos, fuertes y débiles, feos y bonitos, simpáticos y antipáticos, todos son miembros de una misma familia con la cual Jesús se identificó cuando nació en este mundo. No tenemos derecho a encogernos de hombros, ni de ser fríos con las personas de otras razas y de costumbres diferentes a las nuestras. Es posible que hallas sido enseñado a despreciar a algún tipo de personas, pero debemos recordar que todos son nuestros hermanos y hermanas en Cristo Jesús, y que él murió para salvarlos también a ellos. En la parábola del buen samaritano Jesús mostró que el extranjero, que fue bondadoso con la víctima de los ladrones, era un hombre de Dios; Y que el sacerdote y el levita, que habían pasado de largo, eran del diablo y no tenían el espíritu de Dios. Profesaban ser de Dios, pero no lo eran. Ningún hombre es de Dios si es frío, cruel y sin corazón. Los hombres de Dios siempre son bondadosos, misericordiosos y compasivos. Cuando dices: Por la gracia de Dios seré bondadoso” , estás afirmando que quieres ser un buen samaritano, un buen vecino de todos los hombres y mujeres, y de todos los jóvenes y señoritas con quienes entras en contacto. Toma tu Biblia y lee este emocionante acontecimiento tal como está narrado en Lucas 10:25 al 37. El incidente del buen samaritano no fue una historia inventada, era algo que había sucedido en aquellos días, y todos se acordaban todavía de ella. Trata con tu imaginación, de ver al viajero repentinamente atacado por los ladrones y dejado casi muerto a la orilla del camino que desciende de Jerusalén a Jericó. Ahí viene un sacerdote que observa lo que pasó pero no hace nada. Más tarde aparece un levita que inspecciona la escena pero sigue su camino. Estos ministros de Dios se disculparon a sí mismos, diciendo: “No tengo nada que ver en esto”. Pero el samaritano, que era de diferente nacionalidad que el hombre atacado, se detuvo a su lado, rompió sus propios vestidos, le vendó las heridas, lo levantó cuidadosamente, lo montó sobre su propio jumento, lo llevó a una posada, pagó sus gastos, dejó dinero por adelantado para que lo cuidaran, y se responsabilizó, además por todo lo que llegara a faltar, prometiendo que lo pagaría a su regreso. Luego de contar esta historia, Jesús le preguntó al abogado que lo había interrogado: “¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? El que usó de misericordia con él. Entonces Jesús le dijo: Ve y has tú lo mismo” (Luc. 10:36, 37). La persona más cercana a nosotros y con quien primero entramos en contacto es nuestro vecino, y no importa cuál sea la diferencia de color que tenga, o a la iglesia que pertenezca, tenemos la obligación de ayudarlo en sus necesidades. Ser un buen vecino es más importante que saber quién es nuestro vecino. Ser un buen vecino es ser bondadoso, como Jesús. Por donde quiera que fuera, la gente se beneficiaba por sus bondadosos actos de curación o por sus palabras de cariño y consuelo. Sus palabras y actos reaparecían luego en las vidas y actos de sus seguidores. ¿Quieres seguir al maestro con un corazón desbordante de amor? Hace algunos años una señora de cabellos blancos iba todos los días a un gran edificio de oficinas con una cesta llena de flores. En silencio, sin que casi se dieran cuenta de su presencia, pasaba por los escritorios y ponía una flor en cada florero. Durante mucho tiempo los que trabajaban allí pensaban que era alguna empleada designada para hacer esa tarea, hasta que un día descubrieron que era una santa señora que les llevaba las flores movida por el amor y el deseo de dar más vida a los que trabajaban en aquel edificio. Nadie sabía las dificultades y las tristezas por las cuales pasaba, y ni se imaginaban que en esta expresión de amor encontraba ella su felicidad. “Mitigar el dolor de los demás es mitigar el propio dolor”. Que la recapitulación de esta historia sea un tributo silencioso a la fragancia de las dádivas de amor de aquella señora. Cierta vez Abraham Lincoln dijo lo siguiente: “Me gustaría que los que me conocen mejor dijeran de mí que siempre quise arrancar una espina y plantar en su lugar una flor”. Este gran
  • 18. hombre tenía sentimientos bondadosos. Durante la guerra civil de los Estados Unidos, el buen corazón del gran emancipador alimentaba una simpatía muy grande por las tropas y por la gente del sur. “Nunca sufrí por el sur “, dijo él, “sufrí con el sur. Su dolor ha sido mi dolor, y sus pérdidas, mis pérdidas” Se cuenta que el martes 4 de abril de 1863, después de la evacuación de Richmond, la capital del sur, el presidente Lincoln descendió por el río Potomac en el barco insignia Marlvern y, siempre acompañado, desembarcó en la playa y entró en la capital confederada. Caminó unos tres kilómetros por las calles llenas con destrozos de la guerra y llegó al edificio desde donde Jefferson Davis, el presidente de la confederación, había comandado a sus tropas hasta unos pocos días antes. El alto y delgado presidente se sentó a la cabecera de la mesa de la sala del gabinete y miró por la ventana. Parecía estar meditando en algo. No había ninguna expresión de triunfo en su cara, más bien había lágrimas en sus ojos. ¿En qué estaría pensando? Nadie lo sabe exactamente, pero los que lo conocían y comprendían, dijeron que pensaba en las sepulturas, en los centenares de miles de muertos del sur y del norte que nunca más volverían a sus casas. Entonces Lincoln escondió la cabeza entre sus brazos y lloró como una criatura. Era un hombre bueno y llevaba sobre su corazón el peso de las ciudades destruidas del sur y el dolor que llenaba tanto los hogares del sur como del norte. Siendo bueno y teniendo un buen corazón es como se alcanza la verdadera grandeza. Ser egoísta es malo tanto para ti como para los demás. Piensa, por un momento, en el papel que la bondad tiene en las relaciones humanas. ¿Qué quiero decir con relaciones humanas? Quiero decir esto: En este mundo en que vivimos nos encontramos todos los días con diversas clases de gente. Primero la mamá y el papá, el hermano y la hermana. Después el profesor y el director del colegio, los compañeros de clase, el pastor, el médico, el dentista, los vecinos y los amigos. Y finalmente, todos los extraños que encontramos en las calles. Con algunos tenemos más intimidad que con otros. La manera como nos relacionamos con ellos depende de nuestras actitudes. ¿Somos corteses, atentos y bondadosos con nuestros semejantes, o somos egoístas, irrespetuosos, imprudentes y hasta crueles con ellos? El secreto para ser apreciados por los demás es que nosotros mismos manifestemos aprecio por ellos, y el secreto de ser amado es amar. En Proverbios 18:24 la Biblia dice que: “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano”. Los cristianos no son los únicos que tienen que verse con personas y participar en encuentros con los demás miembros de la familia humana. También los no cristianos lo hacen todos los días. Frecuentemente, en un esfuerzo para conseguir amigos e influencia a fin de lograr la simpatía de los demás para sus maneras de pensar, algunos ambiciosos políticos y hombres de negocios hacen obsequios, recurren al soborno y actúan con prodigalidad. ¿Para qué? Solamente para conquistar poder, prestigio, autoridad y riquezas. El cristiano, sin embargo, tiene la más alta estima por los demás y es cortés y bondadoso con ellos, porque siente que debe proceder así. Jesús está en su corazón y desde allí, a través del amor, se irradia a los demás. El cristiano atrae a las personas porque tiene un corazón afectuoso y porque es honesto, gentil, cortes y bueno. Puede que haga obsequios y que sea atento, pero lo hace por razones completamente diferentes y no para obtener favores. Es la manera de mostrar a los demás cómo es Dios, y de atraerlos hacia él. El joven bondadoso lleva consigo la presencia de Jesús. El Señor observa a la juventud que se esfuerza para ser bondadosa con los demás. Cierta vez, Elena G. De White escribió que “tenemos la compañía de la presencia divina” cuando “nuestros pensamientos son llevados cautivos a Jesucristo” (Testimonios para los ministros, p. 288). La presencia divina es la
  • 19. recompensa de vivir rectamente; esta presencia es también la fuente del poder que necesitamos para alcanzar todos nuestros ideales. La escritora inspirada nos da el siguiente consejo: “Aprovechad toda ocasión de trabajar por aquellos que os rodean y compartid con ellos vuestros afectos. Las palabras amables, las miradas de simpatía, las expresiones de aprecio serían para muchos de los que luchan a solas como un vaso de agua fresca para un sediento” (Joyas de los testimonios, t.3, p. 100) Hasta los animales se dan cuenta cuando una persona es bondadosa. El dulce gorjeo de un canario, el movimiento de la cola de un perro y el ronronear de un gato satisfecho, son la respuesta que dan al amor demostrado por un niño. Hay algo en la bondad que convence. Puede estar seguro que cuando falta, la religión también falta. Un verdadero seguidor de Cristo es bondadoso hasta con los animales, y no mata ninguno por diversión. Todos los que viven en una chacra saben que los becerros y los potros, los perros y los gatos, los pájaros y hasta los animales salvajes, desarrollan un genuino afecto por los muchachos y chicas, y por los adultos también. Presta atención a las siguientes historias: Un cazador mató a una mona y la llevó a su tienda. La tienda fue inmediatamente rodeada por unos cuarenta o cincuenta monos furiosos que hacían un barullo infernal, indicando que estaban listos para atacar. Pero cuando el hombre les mostró la escopeta, todos retrocedieron excepto el jefe de la banda que permaneció gritando furiosamente. El cazador, probablemente por sentirse culpable por la muerte de uno de los miembros de aquella familia, no quiso tirar, aunque parecía que solamente eso lo liberaría del peligro en que estaba. En cierto momento, percibiendo tal vez que sus amenazas no daban resultado alguno, el macaco jefe fue hasta la tienda de campaña, comenzó a gemir, y haciendo los gestos más impresionantes, parecía suplicar que le entregara el cuerpo de la mona muerta. Finalmente, el cazador se dio cuenta y atendió el pedido. Con tristeza, el macaco la tomó en sus brazos y la llevó donde estaban sus compañeros esperándolo. Los que presenciaron esta escena resolvieron no matar nunca más un macaco. Un caso igualmente patético sucedió en Inglaterra. El campesino que vigilaba una plantación de arvejas que estaba siendo destruida por las palomas, apuntó y tiró sobre un macho que frecuentaba asiduamente el lugar. Inmediatamente, su compañera se posó en el suelo, junto al cuerpo muerto y, con las más expresivas maneras daba muestras del dolor que sentía. El hombre tomó el ave muerta y la amarró en un palo, pensando que eso espantaría a los otros pájaros. Sin embargo, la hembra no olvidó a su compañero y, día tras día, iba y caminaba lentamente alrededor del palo. Cuando la bondadosa esposa del campesino se enteró de la historia, corrió inmediatamente en socorro de la pobre paloma, y la encontró allí exhausta de tanto dar vueltas. La paloma abandonó el lugar sólo después de que la buena señora se llevó el cuerpo de su compañero. Es un acto muy malo matar a cualquier criatura de Dios, a menos que sea necesario para el mantenimiento de la vida humana, o por alguna otra razón muy importante. Es verdad que los hombres valen más que los gorriones, pero también es verdad que Dios no creó a los animales para que sirvieran de blanco a los arcos y las flechas, las escopetas y las pistolas. Los creó para recordarnos su amor por nosotros y para hacernos felices. Es un pecado contra Dios ser cruel y falto de bondad, y quitar innecesariamente la vida a un ser viviente. Hasta las plantas de los campos y los bosques son criaturas de Dios, y no deben ser destruidas a no ser para un propósito absolutamente útil y necesario. Dios le dijo al antiguo Israel:” Cuando sities a alguna ciudad, peleando contra ella muchos días para tomarla, no destruirás sus árboles metiendo hacha en ellos, porque de ellos podrás comer; y no los talarás,
  • 20. porque el árbol del campo no es hombre para venir contra ti en el sitio. Mas el árbol que sepas que no lleva fruto, podrás destruirlo y talarlo, para construir baluarte contra la ciudad que te hace guerra, hasta sojuzgarla” (Deut. 20:19, 20). Aunque es verdad que hay plagas que necesitan ser destruidas, el cristiano no quita innecesariamente la vida a alguna criatura de Dios. Para ilustrar el lugar que tienen en la naturaleza las criaturas aladas que Dios creó y ver las lecciones que pueden enseñarnos, voy a contar la siguiente historia: Poco después de la primera guerra mundial, estalló un incendio en un gran bosque a los pies de los Montes Himalayas. Los nativos acudieron enseguida y comenzaron a luchar contra las llamas, haciendo todos los esfuerzos que podían para detener la tragedia. Al ver a dos hombres parados que miraban hacia algo que había en un árbol, alguien preguntó:” ¿Qué están mirando?” “el nido” , respondieron, señalando un nido arriba de un árbol, en medio de las ramas, lleno de pichoncitos. Las ramas ardían con fuerza, y con seguridad todo sería destruido en pocos instantes más. Mirando hacia arriba, vieron a la madre volando desesperadamente en torno al nido. Querían salvar a los pichoncitos, pero no lograban acercarse debido al calor. Cuando faltaban pocos momentos para que el nido se quemara, alguien pensó: “Ahora, la madre volará para salvarse”. Pero, lo que aconteció fue exactamente lo contrario. Tan pronto como el nido fue atrapado por las llamas, la madre voló sobre él y extendió sus alas sobre los pichoncitos. Todos murieron quemados, todos fueron reducidos a cenizas. ¡Oh! ¡Que amor reveló aquella mamá pajarito! Podemos aprender de los animales, de los pájaros y hasta de los peces, muchas lecciones del amor que Dios tiene por sus criaturas y del cuidado que les dispensa. Si estudiamos los hábitos de los seres vivos para descubrir las lecciones que nos pueden enseñar, se revelarán ante nosotros muchos misterios acerca del carácter y del poder de Dios. Por lo tanto, chicos y chicas, sean siempre bondadosos no solamente con los seres humanos, sino también con los animales, recordando que es a través de la misericordia como Dios nos revela su misericordia. “Bienaventurados los misericordiosos”, dijo él, “Porque ellos alcanzarán misericordia” (Mat. 5:7) Hace algunos años, un hombre llamado David Dunn escribió un artículo titulado: “Trate de darse a sí mismo”, que apareció condensado en la revista Selecciones del Reader s Digest. Decía lo siguiente: “Vivimos en tiempos agitados. El mundo está lleno de luchas y sufrimientos. Los hombres y mujeres de todas partes buscan la paz de la mente y el corazón, y desean desesperadamente poder hacer algo para levantar el manto de tristeza y miedo que oprime a la humanidad. “Quizá usted y yo podamos ayudar. El mundo está necesitando desesperadamente la sencilla bondad del corazón para librar a los hombres de la envidia, del egoísmo y de la avaricia. Y eso debe comenzar con nosotros, como individuos; porque la tarea excede la posibilidad de los gobernantes. En nuestra vida diaria, nosotros, los ciudadanos comunes, debemos dar la nota tónica si queremos tener un mundo más bondadoso”. Para David Dunn, los actos de bondad llegaron a ser su pasatiempo favorito. Aprendió que dándose a sí mismo, se encontraba a sí mismo. Vivir es dar, y dar es vivir. Tanta gente se interesó por ese artículo, que tuvo que escribir un libro sobre ese tema. Las tres últimas frases de la introducción dicen: “¿Podría haber una mejor oportunidad para que todos nosotros nos esforcemos y nos demos a nosotros mismos? ¿Podría haber alguna otra cosa que debiéramos hacer, como, como individuos, para contribuir más a la paz en el mundo que conseguir, de esta manera, nuestra propia felicidad personal? ¡Lo dudo! ¿Queréis uniros en una cruzada que haga el mundo más feliz y más lleno de bondad?
  • 21. Capítulo Cuatro “Seré Leal” “Yo y mi casa serviremos a Jehová” Josué 24:15 “Seré Leal” La veracidad y la lealtad eran parte inseparable de Jesús tal como el agua lo es del océano, el oxigeno del aire, y la sangre y los huesos de nuestro cuerpo. Nadie, sino él, podía decir: “Yo soy... la verdad” (Juan 14:6). Y, sólo él podía afirmar: Yo soy “el testigo fiel y verdadero” (Apo. 3: 14). Pero, esas cualidades no son parte inherente de nuestra naturaleza pecaminosa. Por eso, cuando le prometes a Dios que serás “leal”, lo que estás queriendo decir es que confías en que Jesús te ayudará a ser verdadero y leal. La veracidad es parte de la imagen que tenemos de Jesús, tal como el sol es parte del azul del cielo en el límpido verano. Trata de pensar en un Jesús deshonesto y desleal y te encontrarás confundido. Es imposible pensar en un Cristo mentiroso y deshonesto. Jesús es el “Sol de justicia” (Mal. 4:2). Es difícil ver alguna cosa a través de la neblina, pero es fácil verla cuando el sol está brillando en toda su intensidad. Bastaba mirar a Jesús para poder ver su carácter, ya que él era exactamente lo que parecía ser. Cuando afirmaba que era el Hijo de Dios, estaba diciendo la más pura verdad. Imagínate que estuvieras en Palestina en medio de la gente que forcejeaba por acercarse a oír a Jesús. Al ver sus ojos penetrantes, y observar su rostro fuerte y sereno, dirías: “Creo todo lo que dice. Puedo buscarlo y abrirle mi corazón para contarle mi vida y confesarle mis pecados. El no revelará a nadie mis secretos. Me gustaría poner toda mi vida a su servicio, porque se que me va a ayudar” .¡Y él ciertamente te ayudaría! ¡Porque siempre fue leal! Los honestos irán al cielo. Ningún mentiroso o ladrón conseguirá entrar en el paraíso de Dios. Las puertas de la santa ciudad no se abrirán para los deshonestos. “No entrará en ella ninguna cosa inmunda o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero” (Apoc. 21:27). Juan el apóstol, cuando estaba desterrado en la rocosa isla de Patmos, tuvo una visión acerca de los salvados: “Estos son los que siguen al Cordero por dondequiera que va. Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero; y en sus bocas no fue hallada mentira, pues son sin mancha delante del trono de Dios” (Apoc. 14:4,5). No habrá, por tanto, ni mentira, ni engaño en los labios de los redimidos, nada de lo que caracteriza la conducta de los hombres en estos últimos días de la historia del mundo, donde la hipocresía existe entre los llamados cristianos. San Pablo dijo: ”El Espíritu dice claramente que en los potreros tiempos algunos apostatarán de la fe... por la hipocresía de mentirosos que, [tienen] cauterizada la conciencia” (1 Tim. 4:1, 2). No es fácil para el ser humano ser veraz y leal. El rey David dijo: “Se apartaron los impíos desde la matriz... hablando mentira desde que nacieron” (Sal. 58:3). Los que mienten son hijos del diablo. Jesús le dijo a los falsos maestros: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo... Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso y padre de mentira. Ya mí, porque digo la verdad, no me creéis” (Jn. 8:44, 45). Es posible que una persona falte tanto a la verdad y mienta tantas veces que llegue el momento cuando su propia conciencia deje de acusarlo. Tal condición es muy peligrosa. No
  • 22. cauterices tu conciencia con el hierro incandescente del pecado porque la conciencia es muy preciosa, es la voz de Dios que habla dentro del alma. Hubo un gran predicador americano llamado Teodoro Parker que, cuando tenía sólo cuatro años de edad, encontró una tortuga en la hacienda de su padre y enseguida tomó una piedra para tirársela y ver si podía partir el casco. En ese instante, oyó una voz que venía de dentro de él, y le decía: “¡No hagas eso porque es malo!” Aturdido, dejó caer la piedra, corrió llorando en busca de su madre, y le preguntó: Mamá, ¿quién fue el que habló dentro de mí, diciendo que aquello era malo? Secando las lágrimas del niñito, la madre le respondió: -- Hijo mío, eso es lo que la gente llama conciencia, pero, pienso que es más correcto decir que esa es la voz de Dios hablando dentro de nosotros. Cuando la oigas, obedécela, porque si lo haces, él va a hablarte cada vez más alto y te va a guiar cada vez con más seguridad. No dejes, nunca de prestar atención a la voz de la conciencia, porque sino escuchas lo que te dice, serás cada vez más débil, hasta quedar completamente en la oscuridad sin dirección alguna. Teodoro Parker nunca olvidó el consejo de su madre, y solía decir: “Ningún acontecimiento de mi vida me causó una impresión más profunda y más duradera”. La mentira afecta las emociones y puede transformar toda la vida. Permíteme que te cuente una historia que escuché cierta vez, acerca de Augusto Vollmer, una de las mayores autoridades policiales del mundo, padre del sistema policial moderno y de la primera máquina detectora de mentiras. Era un policía que estaba siempre muy atento a lo que pasaba a su alrededor. En cierta ocasión se enteró de que una investigación hecha por el ejército había revelado que, cuando alguien cuenta una mentira, su presión sanguínea se altera. Inmediatamente, Vollmer envió a Juan Larson, un policía de confianza que estaba bajo su dirección, al laboratorio de física del ejercito para que verificara si la idea podría ser aprovechada por ellos, los policías. Larson estudió durante una semana entera observando el extraño aparato que registraba simultáneamente la respiración, la presión sanguínea y el pulso de una persona. Al regresar, ató las correas alrededor de su brazos y su pecho y, volviéndose hacia Vollmer le dijo: -- Ahora jefe, hágame algunas preguntas y observe la aguja. Algunas noches antes había ocurrido un robo en el distrito de Larson y él había estado ausente de su puesto, contra los reglamentos comiéndose un sándwich en un bar. Por casualidad Vollmer lo sabía, pero no le había dicho nada. Acordándose del incidente, el jefe se dirigió a Larson y, con una sonrisa en los labios, le preguntó: -- Muy bien, Juan, usted estaba afuera de su puesto cuando sucedió el robo la otra noche, ¿no es verdad? -- ¡Eso no es verdad! – respondió Larson sin pestañear. ¡Sabes lo que sucedió? La aguja del aparato dio un salto violento y Larson, conlo ojos abiertos de admiración y entusiasmo por el descubrimiento que había hecho, sin contenerse, se traicionó, exclamando: -- ¡El aparato funciona, verdaderamente! ¡Larson fue la primera “víctima” de su propio invento! Desde entonces ese aparto no solo ha sido usado por los policías, sino también por los bancos y las reparticiones públicas, como auxiliar en el examen de personas sospechosas de robos, asesinatos y otros crímenes. La aguja no oscila cuando la persona dice la verdad. Lo que realmente sucede es que la máquina registra los latidos anormales del corazón y la respiración anormal, que son el resultado de las reacciones nerviosas provocadas por las preguntas embarazosas.
  • 23. Por ejemplo: ¿Observaste cómo se sonroja una jovencita cuando un joven la galantea? ¿Cuál fue la causa del lindo sonrojo de aquel bello rostro? La razón es que el galanteo hace latir más fuerte su corazón, la sangre le sube a la cara y el pulso se acelera, todo sin que ella lo quiera. Lo mismo sucede cuando la persona tiene un sentimiento de culpa, cuando dice una mentira, o cuando hace cualquier otra cosa mala. Nuestro rostro nos traiciona. Nuestras emociones gritan la verdad en voz alta. Los profesores esperan que seas honesto cuando pasas por un examen y no copies la respuesta del papel de otro compañero. Si alguien dudara de tu honestidad y te pidiera que te sometieras a la prueba del detector de mentiras, ¿lo harías de buena voluntad? Si tu vida dependiera del resultado, ¿lo harías? Mentir, como puedes ver, no vale la pena ni tiene sentido. ¡asegúrate de no tener pecados que puedan desenmascararte! Hay muchas maneras de mentir. Se puede mentir con los gestos, la mirada, la sonrisa, el fruncir de las cejas y de tantas otras maneras. También se puede mentir callándose cuando se debe hablar, y viceversa, hablando cuando se debe callar. También se puede decir la verdad usando estos mismos simples métodos. Todo joven conquistador debiera tener la ambición de desarrollar rasgos de carácter absolutamente honestos. Es más importante ser honesto que brillante, leal que bonito, confiable que rico y popular. La medida real del hombre es su carácter, y la diferencia entre carácter y la popularidad es que el carácter es lo que realmente somos, y la popularidad son las buenas cosas que los demás dicen de nosotros. Los jóvenes honestos son leales y confiables. En nuestros días hay muchos jóvenes y señoritas que no son leales. Hay muchos que son holgazanes, que descuidan sus propios deberes. ¡Pero hijo mío, no seas tú uno de esos! Nunca dejes una tarea sin terminar para que otro la haga. Dios espera que hagas una contribución a la vida. ¡No lo chasquees! Engañas al mundo cuando juegas el juego de la vida deshonestamente, cuando fallas en tus tareas, no importa si se trata de cortar la hierba del jardín, lavar los platos, hacer recados, o trabajar en una zapatería. La señorita Jones hablaba vehementemente a su clase de jóvenes y señoritas acerca de la puntualidad, y decía: “Jóvenes y señoritas, lleguen cinco minutos antes de comenzar las clases y nunca tendrán que preocuparse por el registro de tardanzas. ¿Han pensado alguna vez que es tan fácil llegar cinco minutos antes como cinco minutos después? Si piensan en las 07:55 en vez de pensar en las 08:00, llegarán siempre a tiempo. El secreto consiste en hacer una buena planificación. Algunos jóvenes son demasiados perezosos en lo que se refiere a la autodisciplina. En vez de gobernar las circunstancias, permiten que las circunstancias los gobiernen a ellos”. Entonces la señorita Jones hizo una pausa momentánea y con una mirada compasiva en su rostro, continuó: “Puede haber accidentes y emergencias, por supuesto, pero los que llegan habitualmente tarde no son víctimas de accidentes. Son esclavos de sus pobres hábitos. Necesitan aprender a ser fieles y leales en el cumplimiento de sus obligaciones”. Puede perecerte que ser puntual es una cosa de menor importancia, pero a los ojos de Dios es de mucha importancia. La razón es que, quien es fiel en cumplir los compromisos de esta vida, le resultará mucho más fácil ser también fiel en cumplir los compromisos que tiene para con Dios. “El que es fiel en lo muy poco”, dijo Jesús, “también en lo más es fiel” (Luc.16:10). Recuerda que los demás te están esperando. No los decepciones. Llega siempre a tiempo. Has la tarea que se te ha asignado. Sé confiable. Nosotros podemos depender de Dios, ¿no es cierto? El sol se levanta cada mañana y se pone cada tarde, aunque a veces parezca que las nubes quieran ocultarlo. Las estrellas aparecen puntualmente en el cielo nocturno. Dios envía la lluvia y el alimento para nosotros. Podemos respirar sin preocupación porque Dios nos suple constantemente con aire fresco. ¿Y no se suceden
  • 24. los latidos de nuestro corazón uno tras otro porque él sostiene nuestra vida cada segundo? ¿Qué sucedería si Dios no fuese fiel? Dios y su palabra son las únicas cosas seguras en este mundo. Jesús contó en una de sus parábolas la historia de dos hijos de un buen padre. El padre les pidió a los muchachos que fueran a trabajar en su viña. Uno de ellos dijo que iría; Pero no fue. El otro hijo dijo que no iría; Pero fue. El que dijo que no iría pero fue, fue alabado por Cristo. El que dijo que iría pero no fue, fue condenado. Muchos cristianos bautizados, por su profesión de fe, que son seguidores del Señor y obreros en su viña. Pero lo niegan por las acciones que practican. Hay otros, sin embargo, que son vergonzosos y tímidos, demasiado reservados para hacer una gran profesión de fe, pero sus obras demuestran que son cristianos correctos. Nunca deberíamos decir una cosa y después hacer otra, ni tampoco engañar, diciendo que vamos a hacer aquello que debemos y, después, no cumplir la promesa. La mejor cosa que podemos hacer es decir: “Haré lo que Dios quiere que haga”, y entonces, fielmente, proceder a hacerlo. Cuando le prometemos a Dios “Seré Leal”, estamos diciendo que no solamente seremos atentos sino que también seremos obedientes y fieles a nuestras promesas. Seré leal a Dios. Seré leal a mi iglesia. Seré leal a mis amigos. Seré leal a la Biblia y a los escritos del espíritu de profecía. Seré leal a mi conciencia. Eres Adventista del Séptimo Día. Tu iglesia tiene normas de conductas elevadas. La gente te observa. Dale un verdadero testimonio de tu fe en todos los aspectos de tu vida. La palabra “leal” representa lo que es real, y es opuesto a lo que no es genuino. Se opone también a la palabra hipocresía. San Pablo dice que cuando nos allegamos a Dios, “acerquémonos con corazón sincero” (Heb. 10:22), es decir, con lealtad, honradez, integridad y sinceridad de corazón. También deberíamos acercarnos a nuestros vecinos con la misma honestidad. Jesús nos ayudará a ser diferentes de lo que somos, y cada vez mejores. Elena G. De White escribió lo siguiente: “Una niñita de 12 años estaba relatando de forma sencilla la evidencia de que era cristiana. Dijo: ‘No me gustaba estudiar, sino jugar. Era perezosa en la escuela y muchas veces no sabía mis lecciones. Pero ahora aprendo bien cada lección para agradar a Dios. Antes era desaplicada en la escuela y, cuando no me miraban las maestras, hacía travesuras para que las vieran los otros niños. Ahora procuro agradar a Dios, portándome bien y observando las reglas de la escuela. Era egoísta en casa; no me gustaba hacer mandados, y me enojaba cuando mamá me llamaba del juego para ayudarla en el trabajo. Ahora me es un verdadero placer ayudar a mi madre de cualquier manera que sea, y mostrarle que la amo.” (Conducción del Niño, página 463). Por la Gracia de Dios puede operarse un cambio total en nuestras vidas.
  • 25. Capítulo 5 Guardare la Ley del Conquistador “Si guardáis mis mandamientos, permanecéis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor” Juan 15:10 “Guardare la Ley del Conquistador” Detente a pensar qué sería el mundo sino hubiera buenas leyes. Si no fuera por los estatutos y ordenanzas que guardan y protegen a las personas, la ciudad donde vives sería un lugar aterrador y peligroso. Si cada ciudadano pudiera hacer las leyes que quisiera y tuviera libertad para hacer lo que deseara, sin ninguna restricción alguna, la vida no sería nada agradable. La vida sin leyes haría del mundo una verdadera selva donde las personas inocentes y buenas serían como el indefenso venado del bosque, y como los antílopes de la llanuras que sirven de presa a los tigres hambrientos, a los rápidos jaguares y a los astutos leopardos. Si no hubiera leyes que protegieran a los muchachos y chicas, hasta sería peligroso ir a la escuela. Un criminal al acecho, manejando un veloz y potente automóvil, podría secuestrara a un joven o a una señorita para pedir rescate. Y aunque fuera capturado, no iría preso ni sería juzgado si no hubiera leyes. No habría policías que lo arrestaran. Los asaltantes, ladrones y criminales serían más numerosos de lo que son ahora. La población de la tierra pronto se reduciría. La raza podría muy bien destruirse a sí misma. Imagínate que no hubiera leyes de tránsito, ni límites de velocidad, ni discos con la leyenda “Pare”, ni luces rojas y verdes en los semáforos, ni carteles que advirtieran de cruces peligrosos, ni policías para guiar a al gente a través del tráfico congestionado, o para investigar los accidentes. Los conductores nerviosos seguirían sus propios impulsos. Los accidentes se sucederían uno tras otro en las avenidas. Miles de personas morirían. La Ley y el orden, queridos jóvenes, son muy importantes. San Pedro dijo: “Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanzas de los que hacen bien. Porque es la es la voluntad de Dios: Que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos” (1 Pedro 2:13-15). Las autoridades “por Dios han sido establecidas” (Rom. 13:1). Las leyes existen para nuestro bien, los tribunales son centro de justicia y ciudades de refugio, y los policías son nuestros amigos. La Ley del Conquistador, con sus ocho partes, es una afirmación de los blancos cristianos que queremos que rijan en nuestras vidas. Está basada en los Diez Mandamientos, la extraordinaria ley moral dad por Dios. Cristianos experimentados han probado esta ley y han encontrado que es sabia. “Mejor me es la ley de tu boca que millares de oro y plata”, dijo David, quien también exclamó entusiasmado: “¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación. Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos porque siempre están conmigo. Más que todos mis enseñadores he entendido, porque tus testimonios son mi meditación” (Salmo 119:72, 97-99). David comprendía que la ley y los preceptos de Dios le daban la inteligencia necesaria para aborrecer el pecado. #De tus mandamientos he adquirido inteligencia; por tanto, he aborrecido todo camino de mentira” (Salmo 119:104).
  • 26. “El que guarda la ley es hijo prudente”, dijo Salomón, y añadió: “El que aparta su oído para no oír la ley, su oración también es abominable”, “mas el que guarda la ley es bienaventurado” (Prov. 28:7-9; 29:18). Una de las cosas más hermosas acerca de la gracia de Dios, es que ella nos coloca en tal armonía con su ley que difícilmente nos damos cuenta que la ley existe. Cuando la gracia de Dios opera en nosotros nace el amor en nuestro corazón, y entonces sale y se esparce en toda nuestra vida. Cuando nacemos de nuevo, llegamos a ser leales, puros de pensamiento, honestos y correctos. No odiamos ni matamos. No envidiamos ni tenemos pensamientos impuros. El carácter de Cristo se revela en nosotros. Cuando la gracia de Dios está en nuestro corazón, nuestro deseo llega a ser obedecer la ley que dice: “No hurtarás”, “no dirás falso testimonio” y “no matarás”. Guardamos las leyes de nuestra ciudad. Obedecemos las leyes establecidas por nuestros padres. Y respetamos las leyes de nuestra escuela. Mantenemos nuestra promesa y obedecemos la Ley del Conquistador. Esto significa que observamos la devoción matutina, que cumplimos fielmente la parte que nos toca, que cuidamos nuestro cuerpo, que tenemos una mirada franca, que somos corteses y obedientes, que andamos con reverencia en la casa de Dios, que conservamos siempre una canción en el corazón, y que iremos donde Dios nos envíe. Ludovico Nommensen fue, hace muchos años enviado como misionero a la tribu de los Batakes. Se cuenta que cuando entró en aquel difícil campo, los jefes le dieron solo dos años para trabajar entre ellos, tiempo que aprovechó para estudiar las costumbres y tradiciones de aquel pueblo. Después de dos años, el gran jefe de la tribu Batak le preguntó a Nommensen si había algo en la religión cristiana que fuera diferente de las enseñanzas de la de Batak. Uno de los jefes dijo: “Ustedes tienen una ley que dice ‘no hurtarás’, ‘no cometerás adulterio’, ‘no hablarás contra tu prójimo falso testimonio’. Nosotros tenemos también una ley semejante. ¿En qué es, entonces, su religión mejor que la nuestra?” Nommensen replicó: “La diferencia está en que mi Maestro me da la fuerza para guardar esas leyes”. Profundamente impresionado, el jefe respondió: “¿Me está usted diciendo que su Dios le da poder a la gente para guardar esas leyes? ¿Puede enseñarle eso a mi pueblo?” Nommensen replicó: “¡No, yo no puedo. Pero Dios puede darles ese poder si se lo piden y si escuchan su palabra”. El jefe le dio a Nommensen otros seis meses. “Demuestre que su Dios tiene ese poder”, le dijo. Y Nommensen comenzó a enseñar a aquella gente, con la Biblia en sus manos y el amor de Dios en su corazón. La gracia de Dios fluyó a través de su vida. Al finalizar los seis meses el jefe dijo: “Quédese con nosotros; su ley es mejor que la nuestra. La nuestra nos dice que debemos hacer. Pero su Dios dice: ”Ven, caminaré contigo y te daré las fuerzas para hacer lo correcto”. Hoy hay miles de batakes que son cristianos. Aprendieron que hay un Dios que da el poder a su pueblo para guardar sus leyes. Los chicos y las chicas que crecieron en hogares cristianos necesitan la gracia de Cristo para guardar sus leyes tanto como los no cristianos, porque ellos también son pecadores y necesitan también el poder salvador de Cristo. La prueba real surge en el hogar o en el colegio porque es allí donde la tentación para hacer lo que a nosotros nos gusta, entra en conflicto con el ideal cristiano de hacer lo que le gusta a Dios, Manténte alerta contra el impulso de andar en tus propios caminos, como bien te parece, sin hacer caso a la reglas, olvidándote que las reglas fueron instituidas para mostrarnos el camino mejor. Si piensas que las reglas son injustas, habla con los adultos que las hicieron, y trata de entender su razonamiento. En nueve casos de cada diez encontrarás que tus padres o profesores tienen la razón. Y , por supuesto, Dios siempre está en lo correcto.
  • 27. Supongamos que estás en una posición de autoridad. ¡Eres ahora el padre de la casa o el director de la escuela! Tienes la responsabilidad de proteger a los niños de cualquier peligro físico. Si ocurre un accidente, ¿quién será culpado? Se espera que “construyas un muro” alrededor de los niños y las niñas y los protejas tanto como sea posible de las tentaciones de Satanás. ¿Cómo harías esto? Esa es la gran cuestión. Y no es fácil de responder. Tienes que hacer lo mejor que puedas, y hacer las reglas y leyes más sabias que sean posibles. En algunos lugares le piden a los niños que actúen como “administradores” del hogar o del colegio durante un día. Ese día es llamado el “día del niño”. Y es interesante y gratificante descubrir que los muchachos y las chicas que actúan en el rol de profesor, el director, el padre o la madre, “hacen su trabajo” tan fielmente como los mayores tratan de hacerlo. Las leyes de Dios son la expresión de su carácter. Con esto queremos decir que las leyes de Dios nos muestran cómo es Dios. Toma la Biblia y lee los Diez Mandamientos, en Éxodo 20:3-17. Observa que cada uno de los diez preceptos sugiere un hermoso lado o faceta de su vida divina. Cada uno de ellos es como si fuera la faceta de un brillante, cuyo todo forma una joya que brilla con fulgores. Los Diez mandamientos revelan el carácter de Dios. Cada mandamiento lleva consigo la seguridad que tanto los jóvenes como los adultos pueden llegar a ser como Jesús en ese aspecto. Por ejemplo, el séptimo mandamiento nos habla de la pureza de Dios. El octavo de su honestidad y rectitud. La Ley del Conquistador representa los principios divinos operando en la vida diaria de cada joven y jovencita. En los capítulos 20 y 22 de éxodo, el autor de la ley se identifica a sí mismo diciendo: Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre” (Exo. 20:2). Por tanto, el que dio esta ley a su pueblo fue el gran “Yo soy”. ¿Sabes quién es el “Yo soy”? (Lee Ex. 3:14; Jn 8:56-59). El gran “Yo soy” es Dios, Jesús, y él es el dador de la ley. ¿Qué quería decir Jesús cuando anunció que el era el “Yo soy”? Esta expresión significa “yo estoy vivo ahora. Yo vivo. No estoy muerto, porque yo soy Dios”. Él dijo: “Yo soy el pan de vida” (Jn 6:35). Y añadió: “Yo soy el buen pastor” (Jn 10:9). “Soy la Luz del mundo” (Jn 9:5). Jesús es autoexistente, el único que siempre está presente en nosotros. Jesús es Dios. Él nos habla por medio de sus leyes. Jesús es el único que esta siempre presente para darte poder espiritual para vivir su vida y para reflejar su carácter en el mundo. Cristo es el que sacó a los hijos de Israel de la tierra de Egipto y los llevó a la tierra de Canaan. Él también nos saca a nosotros del mundo de pecado y nos lleva a nuestro hogar celestial. Si mantenemos en nuestra mente cuán firme y bueno es él, veremos que cada una de sus órdenes se transforma en una promesa. Él nos dice: “Si tienes siempre presente cuan firme soy y cuán buenas y rectas son mis leyes, nunca desearás tener otro Dios delante de mí. Si me miras, y me amas, y confías en mí, nunca tomarás mi nombre en vano, ni adorarás imágenes de oro o plata. Descansarás en mi santo día Sábado. Todas mis órdenes serán para ti una fuerza capacitadora. Yo soy el Señor que provee la gracia que puede cumplir eso”. ¿No es maravilloso? Hay detalles de la Ley del Conquistador que pueden parecer pequeños e insignificantes, pero no hay nada realmente insignificante en la Ley de Dios, ni en su Palabra. “Él que s fiel en lo muy poco”, dijo Jesús, “también en lo más es fiel” (Luc. 16:10). Debemos obedecer tanto los más pequeños requerimientos de la ley como los más grandes. El amor por Jesús es la fuente de toda acción y obediencia, la única cosa que Dios acepta. Se necesita tener espina dorsal para defender con coraje los principios espirituales; pero los cristianos tienen espina dorsal. Cierta vez, Spurgeon, el gran predicador, estaba dirigiendo una clase para muchachos. La lección de la Escritura se basaba en un versículo del profeta Daniel. Le pidió a uno de los muchachos que lo leyera en voz alta. EL joven buscó el capítulo 6, el versículo 3,
  • 28. parte del cual dice: ”Porque había en él un espíritu superior”, pero por error el muchacho leyó: “Porque había una espina superior”. Los otros muchachos echaron a reír. El pequeño leyó la palabra equivocadamente, pero el error nos enseña una lección. Daniel tenía un espíritu superior; porque él tenía una espina superior. Daniel era un hombre con una excelente columna vertebral. Era fuerte y valeroso, y así deberíamos ser nosotros. Un jovencito dijo una vez que los leones no se comieron a Daniel porque era “puro espinazo”. Santiago, hijo de Zebedeo, fue degollado por orden de Herodes; Felipe, según la tradición, fue azotado, preso y crucificado; Marcos fue arrastrado por la gente de Alejandría hasta quedar hecho pedazos. Pablo fue decapitado en Roma por mandato de Nerón; Pedro fue crucificado cabeza abajo; Juan fue echado dentro de una caldera hirviente del cual Dios lo salvó milagrosamente. Llegará el tiempo cuando será probado, por ejemplo, en la observancia del sábado. ¿Serás, entonces leal y obediente a Dios, aunque eso pueda significar, a veces, la pérdida del empleo, la cárcel y, quizás, la muerte? EL s´ptimo día es sábado para Jehová tu Dios (Exo. 20:8-11). El sábado es el último día de la semana. Él lo puso aparte como el día elegido por él mismo como descanso para el hombre. Dios es particular. Él no ha autorizado a los ministros de cualquier iglesia que lo sustituyan por cualquier otro día de la semana. El domingo no es el sábado de Dios. El domingo es el día de descanso con el cual el hombre sustituyó el sábado, sin ninguna autorización o aprobación divina. Sin embargo la mayoría de la gente guarda el domingo; por lo tanto, los que guardan el sábado son, muchas veces, considerados impopulares, aunque estén observando el verdadero día ordenado por Dios. Pero nosotros debemos continuar adelante y hacer lo que sabemos que es correcto. Elena G. De White, dijo: “A menudo la vida cristiana está acosada de peligros, y se hace difícil cumplir el deber. La imaginación concibe la ruina inminente delante, y la esclavitud o la muerte detrás, No obstante, la voz de Dios dice claramente: ‘Avanza’. Debemos obedecer este mandato aunque nuestros ojos no puedan penetrar las tinieblas, y aunque sintamos las olas frías a nuestros pies. Los obstáculos que impiden nuestro progreso no desaparecerán jamás ante un espíritu que se detiene y duda. Los que postergan la obediencia hasta que toda sombra de incertidumbre desaparezca y no haya ningún riesgo o fracaso o derrota no obedecerán nunca. La incredulidad nos susurra: ‘Esperemos que se quiten los obstáculos y podamos ver claramente nuestro camino’; pero la fe nos impele valientemente a avanzar esperándolo todo y creyéndolo todo” (Patriarcas y Profetas, p. 295). Dios dice que el diezmo, la décima parte de nuestras entradas líquidas, es sagrado para él. “El diezmo será consagrado a Jehová” (Lev. 27:32). El no acepta la sustitución de un vigésimo en lugar de un décimo. Lo que debemos al Señor no son 5 centavos de cada 100, sino diez centavos, además de dones y ofrendas voluntarias. “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los Ejércitos, sino abriré las ventanas del cielo, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde” (Mal. 3:10). Alguien dijo que “es bueno tener dinero y las cosas que el dinero puede comprar; pero, que también es bueno pararse a pensar de vez en cuando para estar seguro de que uno no ha perdido las cosas que el dinero no puede comprar”. Es decir, las bendiciones de Dios. Cuando Dios ordenó a Saúl que destruyera completamente a los amalecitas, quería decir exactamente eso. Lee 1 Samuel 15: 1-52. Los ejércitos de Israel debían ser ejecutores del juicio divino sobre aquel pueblo terriblemente impío y profano. Sin embargo, Saúl, en vez de prestar atención debida a esa orden, perdonó la vida del rey Agag y la de los mejores animales del rebaño. Después para tranquilizar su conciencia, se disculpó diciendo que quería ofrecerlos a Dios. Pero, el juez de toda la tierra le había ordenado exterminar completamente a los amalecitas, y por causa de su desobediencia, el profeta Samuel lo reprendió, diciendo: “¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en el que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente

Related Documents