aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——11——  
 
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——22——  
 
NNoorraa RRoobbeerrttss
NNaacciiddaa ddeell
HHiieelloo
...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——33——  
 
 
ÍÍNNDDIICCEE  
AArrgguummeennttoo ......................
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——44——  
 
 
 
 
 
 
 
AArrgguummeennttoo  
 
 
Gracias a su propi...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——55——  
 
 
 
QQuueerriiddooss  lleeccttoorreess::  
Irlanda  ocu...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——66——  
 
 
 
PPrroollooggoo  
 
 
n  viento  salvaje  recorrió  ...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——77——  
 
florecer en su nuevo hogar de vidrio, sacó del horno un...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——88——  
 
—¿Un yanqui? ¿Solo? ¿Un hombre? 
—Mmmm. —Brianna le aca...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——99——  
 
—Sé exactamente lo que haces —replicó Maggie—. Corres a...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——1100——  
 
 
CCaappííttuulloo  11  
 
 
o  era  inusual  para  B...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——1111——  
 
Solía limpiar el desván con regularidad. El polvo ten...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——1122——  
 
su  padre  nunca  había  tenido  alma  de  granjero. ...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——1133——  
 
que  nos  concedieron.  Sé  que  es  mi  deber  pedir...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——1144——  
 
 
Amor, pensó Brianna sintiendo que los ojos se le ll...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——1155——  
 
 Siempre tuya, 
Amanda 
 
Un hijo. A Brianna se le ll...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——1166——  
 
fuera un cliente. En lugar de dormir en la estrecha c...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——1177——  
 
Se  había  perdido  dos  veces  y  se  había  encontr...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——1188——  
 
Caminó  entre  el  barro,  casi  hundiéndose,  pasó  ...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——1199——  
 
sombras. Cuando él dio un paso hacia delante, Brie ma...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——2200——  
 
—He estado soñando con un café durante la última hora...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——2211——  
 
—Ha venido a trabajar, según me dijo, ¿no? Debe de se...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——2222——  
 
Extraño, pensó Gray, que una mujer pudiera resultar t...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——2233——  
 
 
 
CCaappííttuulloo  22  
 
 
odavía seguía lloviend...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——2244——  
 
diseñadas  para  pasarlas  en  la  cama.  Pero  enton...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——2255——  
 
Brianna estaba horneando algo y el mero olor consigui...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——2266——  
 
—Ésa es la idea. Teníamos una granja, pero vendimos l...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——2277——  
 
Con un gesto inconsciente se recogió los mechones de ...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——2288——  
 
—Bueno, al fin y al cabo la ficción no es más que una...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——2299——  
 
—Ella  es  mi  hermana  Maggie  —la  presentó  Brie  ...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——3300——  
 
Maggie le sonrió ampliamente. 
—Puede que llegues a c...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——3311——  
 
Con un ligero suspiro, Brianna miró de reojo la puert...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——3322——  
 
a fuego lento en el aire. Resentimientos que hervían ...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——3333——  
 
Para relajarse, decidió ponerse de rodillas para freg...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——3344——  
 
tu  atractivo  yanqui.  Largo  cabello  de  puntas  d...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——3355——  
 
—Tal  vez  tu  familia  tenga  también  guardado  alg...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——3366——  
 
—Encontré algo más. Algo que necesito mostrarte. Cart...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——3377——  
 
—¡Algo! —Maggie levantó la cara; la tenía bañada en l...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——3388——  
 
Impactada y furiosa, Maggie se levantó. Las tazas de ...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——3399——  
 
El  fuego  que  había  dentro  de  Maggie  se  enfrió...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——4400——  
 
A  Gray  no  le  importó  que  el  cielo  plomizo  em...
aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ 
——4411——  
 
Brianna tenía razón. No deseaba ser un Yeats. Ser un ...
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon
of 363

Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon

Nora Roberts
Published on: Mar 3, 2016
Published in: Art & Photos      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Nacida del hielo #2 Hermanas Concannon

  • 1. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——11——
  • 2. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——22——     NNoorraa RRoobbeerrttss NNaacciiddaa ddeell HHiieelloo LLAASS HHEERRMMAANNAASS CCOONNCCAANNNNOONN IIII
  • 3. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——33——       ÍÍNNDDIICCEE   AArrgguummeennttoo .................................................................................................... 4  QQuueerriiddooss  lleeccttoorreess:: ........................................................................................ 5  PPrroollooggoo .......................................................................................................... 6  CCaappííttuulloo  11 .................................................................................................... 10  CCaappííttuulloo  22 .................................................................................................... 23  CCaappííttuulloo  33 .................................................................................................... 42  CCaappííttuulloo  44 .................................................................................................... 56  CCaappííttuulloo  55 .................................................................................................... 74  CCaappííttuulloo  66 .................................................................................................... 91  CCaappííttuulloo  77 .................................................................................................. 106  CCaappííttuulloo  88 .................................................................................................. 123  CCaappííttuulloo  99 .................................................................................................. 140  CCaappííttuulloo  1100 ................................................................................................ 150  CCaappííttuulloo  1111 ................................................................................................ 166  CCaappííttuulloo  1122 ................................................................................................ 179  CCaappííttuulloo  1133 ................................................................................................ 190  CCaappííttuulloo  1144 ................................................................................................ 205  CCaappííttuulloo  1155 ................................................................................................ 218  CCaappííttuulloo  1166 ................................................................................................ 232  CCaappííttuulloo  1177 ................................................................................................ 246  CCaappííttuulloo  1188 ................................................................................................ 264  CCaappííttuulloo  1199 ................................................................................................ 274  CCaappííttuulloo  2200 ................................................................................................ 290  CCaappííttuulloo  2211 ................................................................................................ 303  CCaappííttuulloo  2222 ................................................................................................ 320  CCaappííttuulloo  2233 ................................................................................................ 334  CCaappííttuulloo  2244 ................................................................................................ 347
  • 4. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——44——                 AArrgguummeennttoo       Gracias a su propio esfuerzo, y también al éxito de su hermana,  Brie  ha  logrado  convertir  su  sueño  en  realidad:  ha  transformado  Blackthorn  Cottage,  la  casa  familiar  de  los  Concannon, en un acogedor hotel rural. Unas horas después de  que Brie haga un sorprendente descubrimiento sobre su padre  que tendrá insospechadas y peligrosas consecuencias, llega a él  Grayson Thane, un joven escritor norteamericano en busca de  inspiración. Entre los dos surge poco a poco una gran atracción  que les abrirá a ambos mundos nuevos (el de la literatura y los  estrenos cinematográficos, el de la cocina y el calor del hogar),  pero tanto Grayson como Brie han sufrido mucho en el pasado  y antes que admitir que necesitan a alguien prefieren fingir que  son fríos como el hielo. ¿Habrá alguna fuerza, la del amor, tal  vez, capaz de fundir sus corazones?
  • 5. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——55——         QQuueerriiddooss  lleeccttoorreess::   Irlanda  ocupa  un  lugar  especial  en  mi  corazón.  Los  grandes campos verdes que se extienden bajo cielos densos, el gris entrecruzado  de  las  cercas  de  piedra,  la  majestuosa  caída  de  un  castillo  en  ruinas,  probablemente  saqueado  por  los  malditos  cromwellianos...  Me  encanta  cómo  brilla el sol a través de la lluvia y cómo florecen las flores en los jardines y los  campos sin necesidad de cultivarlas. Es una tierra de acantilados violentos y  pubs oscuros y llenos de humo. De magia y leyenda y corazones rotos. Allí hay  belleza incluso en el aire. Y el oeste de Irlanda tiene el paisaje más impactante de  ese país impactante.  Allí, los embotellamientos de tráfico se dan por lo general cuando el granjero  lleva a las vacas a pastar al campo. También es posible que un sinuoso camino  campestre flanqueado por setos de fucsias silvestres lo lleve a uno a cualquier  parte. Allí se ve el río Shannon correr resplandeciente como si fuera de plata  y el mar retumba como el trueno.  Pero  más  allá  del  campo,  lo  más  magnífico  de  Irlanda  es  su  gente,  los  irlandeses. En verdad es una tierra de poetas, de guerreros, de soñadores, pero  también es una tierra que abre los brazos a los extranjeros. La hospitalidad  irlandesa es sencilla y amable. Ésa es, o debería ser, la definición de la palabra  «bienvenido».  Al escribir Nacida del hielo, la historia de Brianna Concannon, tenía la  esperanza de reflejar esa generosidad incomparable del espíritu, la sencillez de  una puerta abierta y la fortaleza del amor. Así que os invito a que os sentéis un  rato frente al fuego, le pongáis un chorro de whisky al té, acomodéis los pies  sobre un cojín y deis tregua a vuestras preocupaciones. Os quiero contar una  historia...
  • 6. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——66——         PPrroollooggoo       n  viento  salvaje  recorrió  el  Atlántico  soltando  maldiciones  y  cerró  sus  puños con fuerza sobre los campos de los condados del oeste. Pesadas y  punzantes gotas de agua golpeaban la tierra y habrían desgarrado la piel  de  cualquier  persona  hasta  alcanzar  sus  huesos.  Las  flores  que  habían  florecido  brillantemente  desde  la  primavera  hasta  el  otoño  estaban  ahora  marchitas  bajo  la  escarcha letal.  En las cabañas y los pubs la gente estaba reunida alrededor del fuego y hablaba  sobre sus fincas y techos y sobre los seres amados que habían emigrado a Alemania o  Estados  Unidos.  Difícilmente  importaba  si  se  habían  ido  el  día  anterior  o  hacía  veinticinco años. Irlanda estaba perdiendo gente y casi hasta su propio idioma.  A veces se hablaba de «los problemas», la guerra sin fin que asolaba el norte, pero  Belfast  estaba  muy  lejos  del  pueblo  de  Kilmihil,  tanto  en  kilómetros  como  en  emociones. La gente se preocupaba más por sus cosechas, sus animales y las bodas y  los entierros que llegarían con el invierno.  A unos pocos kilómetros a las afueras del pueblo, en una cocina tibia por el calor y  los perfumes del horno, Brianna Concannon observó por la ventana cómo la lluvia  helada atacaba su jardín.  —Estoy pensando que voy a perder la aguileña y la dedalera —dijo. Le rompía el  corazón pensar en ello, pero había cavado lo que había podido y había guardado las  plantas en la pequeña y atestada cabaña trasera. Los vendavales habían llegado muy  temprano ese año.  —Puedes sembrar más en primavera. —Maggie examinó el perfil de su hermana.  Brie  se  preocupaba por sus flores como una madre por sus hijos. Con un  suspiro,  Maggie acarició su protuberante barriga. Todavía se sorprendía de que fuera ella la  que estaba casada y embarazada y no su hermana, que era la más hogareña—. Te lo  pasarás fenomenal.  —Supongo. Lo que necesito es un invernadero. He estado viendo fotos y creo que  se podría construir uno aquí —afirmó, y pensó que probablemente podría pagarlo en  primavera si cuidaba sus gastos. Fantaseando un poco sobre las plantas que podrían  U
  • 7. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——77——     florecer en su nuevo hogar de vidrio, sacó del horno una bandeja de panecillos de  arándanos recién horneados. Maggie había comprado las bayas en un supermercado  de Dublín—. Llévate estos panecillos a casa.  —Bueno, gracias. —Maggie sonrió, tomó uno de la bandeja y se lo pasó de una  mano a la otra para que se enfriara y poder darle un mordisco—. Pero después de  que me haya comido mi porción. Te aseguro que Rogan pesa todo lo que me llevo a  la boca.  —Quiere que tú y el bebé estéis sanos.  —Ya,  claro  que  sí,  pero  también  creo  que  le  preocupa  cuánto  de  mí  es  bebé  y  cuánto es grasa.  Brianna  se  quedó  mirando  a  su  hermana.  La  figura  y  los  rasgos  de  Maggie  se  habían redondeado y suavizado. Tenía las mejillas sonrosadas y se la veía contenta  ahora  que  se  acercaba  al  último  trimestre  de  su  embarazo.  Todo  contrastaba  enormemente con la energía y el descaro a los que Brianna estaba acostumbrada. «Es  feliz —pensó Brianna— y está enamorada. Y sabe que su amor es correspondido».  —Has ganado muy pocos kilos, Margaret Mary —le dijo Brianna a su hermana, y  vio cómo la picardía, más que la furia, le iluminaba los ojos.  —Estoy haciendo un concurso con una de las vacas de Murphy y yo voy ganando.  —Maggie  se  terminó  el  panecillo  y  estiró  la  mano  para  coger  otro  sin  ningún  pudor—. En unas semanas no seré capaz de ver la punta de la caña por el tamaño de  la barriga. Voy a tener que trabajar con las antorchas.  —Podrías  dejar  el  vidrio  durante  una  temporada  —apuntó  Brianna—.  Sé  que  Rogan te ha dicho que ya has hecho suficientes piezas para todas sus galerías.  —¿Y qué más podría hacer además de morirme de aburrimiento? Tengo una idea  para una pieza especial para la galería nueva de Clare.  —Que no se abrirá hasta la primavera...  —Para entonces Rogan habrá cumplido su amenaza de amarrarme a la cama si  doy  un  paso  hacia  mi  taller.  —Maggie  suspiró,  pero  Brie  sospechó  que  no  le  importaba  mucho  la  amenaza.  No  le  importaba  el  temperamento  sutilmente  dominante de Rogan. Pensó que su hermana se estaba ablandando—. Quiero trabajar  mientras pueda —agregó Maggie—. Y es bueno estar en casa, incluso con este clima.  Supongo que no tienes ninguna reserva para estos días, ¿no?  —Pues resulta que sí. Un estadounidense que llega la semana que viene.  Brianna le sirvió más té a Maggie y después se sirvió ella misma y se sentó. El  perro, que había estado esperando pacientemente junto a su silla, puso su enorme  cabeza sobre el regazo de Brie.
  • 8. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——88——     —¿Un yanqui? ¿Solo? ¿Un hombre?  —Mmmm. —Brianna le acarició la cabeza a Concobar—. Es escritor. Ha reservado  una habitación con pensión completa durante un tiempo indefinido. Ha pagado un  mes por anticipado.  —¡Un mes! ¿En esta época del año? —Divertida, Maggie miró hacia fuera, donde  el viento hacía traquetear las ventanas de la cocina. Definitivamente el clima no era  acogedor—. Y luego dicen que los artistas somos excéntricos. ¿Qué clase de escritor  es?  —Escribe novelas de misterio. He leído algunas y me parece bueno. Ha ganado  premios y han hecho películas basadas en algunos libros suyos.  —Un escritor exitoso, un yanqui, pasando lo peor del invierno en un hotel rural en  el condado de Clare. Tendrán mucho de que hablar en el pub.  Maggie  se  comió  las  migajas  del  panecillo  y  examinó  a  su  hermana  con  ojo  de  artista.  Brianna era una mujer muy guapa, de pelo entre  rosa y dorado,  piel color  crema  y  una  figura  estilizada  y  bonita.  Tenía  la  clásica  cara  ovalada  y  una  boca  suave, que llevaba sin pintar y con frecuencia resultaba demasiado seria. Sus ojos de  color verde pálido tendían a la ensoñación y sus extremidades eran largas y gráciles.  El  pelo,  grueso  y  sedoso  como  una  fogata  sosegada,  se  le  solía  escapar  de  las  horquillas.  Y  era  bondadosa  y  compasiva,  pensó  Maggie.  Y  a  pesar  de  tener  contacto  con  extraños todo el tiempo debido a que era la propietaria de un hotel, no le interesaba  lo que pasaba en el mundo exterior más allá de la puerta de su jardín.  —No sé si me gusta la idea, Brie. Tú sola en la casa con un hombre durante un  montón de semanas...  —Con frecuencia estoy sola con los huéspedes, Maggie. Así es como me gano la  vida.  —Sí,  pero  es  raro  que  tengas  sólo  un  huésped,  y  más  en  pleno  invierno.  No  sé  cuándo tendremos que volver a Dublín y...  —¿No estarás aquí para cuidarme? —Brianna se rio, más divertida que ofendida— . Maggie, soy una mujer adulta. Una mujer de negocios adulta que sabe cuidar de sí  misma.  —Siempre estás demasiado ocupada cuidando de todos los demás.  —No empieces con el tema de mamá —dijo Brianna, y se le pusieron tensos los  labios—. Ahora que está acomodada con Lottie en su propia casa hago muy poco por  ella.
  • 9. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——99——     —Sé exactamente lo que haces —replicó Maggie—. Corres a su lado cada vez que  chasquea  los  dedos,  oyes  todas  sus  quejas  y  la  llevas  al  médico  siempre  que  se  imagina  que  tiene  una  nueva  enfermedad  mortal.  —Maggie  levantó  una  mano,  furiosa consigo misma por dejarse absorber una vez más por la rabia y la culpa—.  Pero ésa no es mi preocupación en este momento. Ese hombre...  —Grayson  Thane  —le  dijo  Brianna,  más  que  agradecida  de  que  el  tema  de  conversación  se  hubiera  desviado  de  su  madre—.  Un  respetado  escritor  norteamericano  que  ha  planeado  quedarse  en  una  tranquila  habitación  de  un  maravilloso hotel rural en el oeste de Irlanda. Y que no ha pensado nada con respecto  a  la  dueña.  —Levantó  su  taza  de  té  y  dio  un  sorbo—.  Y  que  va  a  pagar  mi  invernadero.
  • 10. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——1100——       CCaappííttuulloo  11       o  era  inusual  para  Brianna  tener  uno  o  dos  huéspedes  en  Blackthorn  Cottage durante la peor parte del invierno, pero enero era un mes flojo y  cada vez con más frecuencia su hogar se encontraba vacío en esa época. A  Brianna no le importaba la soledad ni el aullido del viento, que parecía el de un perro  del infierno; ni siquiera el cielo plomizo que no dejaba de escupir hielo y lluvia un  amargo día tras otro. Eso le permitía hacer planes.  Brianna disfrutaba de los viajeros, los estuviera esperando o no. Desde un punto  de vista comercial, cada centavo y cada libra contaban. Pero más allá del dinero, a  Brianna le gustaba tener compañía y disfrutaba de la oportunidad de atender a las  personas que pasaban por allí y de hacer que se sintieran como en su propia casa.  En los años que habían transcurrido desde la muerte de su padre y desde que su  madre se había mudado, Brianna había convertido la casa en el hogar que añoraba  cuando, era pequeña, con chimeneas de carbón, cortinas de encaje y olores deliciosos  saliendo del horno. Sin embargo, había sido Maggie, con su arte, quien había hecho  posible que Brianna ampliara el hotel poco a poco. Y no era algo que Brianna pudiera  olvidar.  Pero  la  casa  era  suya.  Su  padre  había  entendido  su  amor  hacia  ella  y  su  necesidad de tenerla. Brie cuidaba de su herencia como lo haría con un hijo.  Tal vez fuera el clima lo que la hacía pensar en su padre, que había muerto en un  día  muy  parecido  a  ése.  De  vez  en  cuando,  en  los  raros  momentos  en  los  que  se  encontraba  sola,  descubría  que  todavía  llevaba  bolsitas  de  tristeza  con  recuerdos  buenos y malos revueltos en ellas.  Lo que necesitaba era trabajar, se dijo a sí misma alejándose de la ventana antes de  permitirse  meditar  melancólicamente  durante  demasiado  rato.  Y  como  llovía  a  cántaros, decidió posponer una visita al pueblo que tenía planeada y dedicarse a una  tarea que había estado evitando durante largo tiempo. No esperaba a nadie ese día y  su única reserva comenzaba a finales de semana. Así que con su perro siguiéndole  los pasos, Brianna llevó al desván escoba, balde, trapos y una caja de cartón vacía.  N
  • 11. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——1111——     Solía limpiar el desván con regularidad. El polvo tenía prohibida la presencia en  casa de Brianna durante mucho tiempo. Pero allí había algunas cajas y baúles de los  que había hecho caso omiso en sus limpiezas habituales. Ya no más, se dijo, y abrió la  puerta  del  desván.  Esta  vez  haría  una  limpieza  a  fondo  y  no  permitiría  que  el  sentimentalismo le impidiera organizar lo que quedaba de los recuerdos familiares.  Si  la  habitación  quedaba  limpia  de  una  buena  vez,  pensó,  tal  vez  podría  remodelarla. Podría ser una acogedora habitación, meditó recostándose en la escoba,  con un tragaluz en el techo. Lo pintaría de amarillo pálido para atraer los rayos del  sol. Puliría el piso y pondría una alfombra.  Ya  podía  ver  cómo  quedaría,  con  una  cama  bonita  cubierta  con  un  edredón  colorido, una silla de cáñamo y un pequeño escritorio, y si tuviera... Brianna se rio,  pues se estaba adelantando demasiado.  —Siempre  soñando,  Con  —murmuró  acariciándole  la  cabeza  a  su  perro—.  Y  lo  que necesitamos aquí es trabajar con ahínco y despiadadamente.  Las cajas primero, decidió. Ya era hora de deshacerse de papeles viejos y ropa que  nadie  usaba.  Treinta  minutos  después,  tenía  varias  pilas  ordenadas.  Una  de  cosas  para llevar a la iglesia para los pobres, otra de cosas para tirar y la última con cosas  que se iba a quedar.  —Ah,  mira  esto,  Con  —dijo  desdoblando  casi  reverencialmente  un  pequeño  vestido  blanco  de  bautizo.  Un  ligero  aroma  a  lavanda  embrujó  el  aire.  Botones  minúsculos y finos bordados de encaje decoraban el lino. Brianna sabía que era obra  de  su  abuela—.  Papá  lo  guardó  —comentó  sonriendo.  Su  madre  nunca  habría  pensado con tal sentimentalismo en las generaciones futuras—. Maggie y yo debimos  de usar este vestido, y papá lo guardó para nuestros hijos.  Sintió una punzada, tan familiar que a duras penas se percató de ella. No había  ningún  bebé  suyo  durmiendo  en  una  cuna,  ningún  bultito  suave  esperando  ser  abrazado, alimentado y amado. Pero Maggie, pensó, querría el vestido. Con sumo  cuidado lo dobló de nuevo y lo guardó.  La  siguiente  caja  estaba  llena  de  papeles  que  la  hicieron  suspirar.  Tendría  que  leerlos o, por lo menos, ojearlos. Su padre había guardado toda la correspondencia.  También había recortes de periódico. Era probable que hubiera dicho que eran ideas  para sus nuevas empresas.  Siempre  una  nueva  empresa.  Brianna  puso  a  un  lado  vanos  artículos  sobre  inventos,  arborizaciones,  carpintería,  administración  de  tiendas.  No  había  ninguno  sobre el campo o sobre granjeros, observó Brianna con una sonrisa. Definitivamente
  • 12. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——1122——     su  padre  nunca  había  tenido  alma  de  granjero.  Encontró  cartas  de  familiares,  de  compañías  a  las  cuales  había  escrito  en  Estados  Unidos,  Australia  y  Canadá.  Y  encontró el recibo de compra de un viejo camión que habían tenido cuando ella era  una  niña.  Un  documento  la  hizo  detenerse  y  fruncir  el  ceño,  totalmente  desconcertada. Parecía algún tipo de certificado de acciones de Triquarter Mining, en  Gales.  Por  la  fecha  parecía  que  las  había  comprado  tan  sólo  unas  pocas  semanas  antes de morir.  —¿Triquarter  Mining?  Otra  empresa  fallida,  papá  —murmuró  Brie—,  gastando  dinero que apenas teníamos.  Bien, tendría que escribir a la compañía para ver qué había que hacer. Era poco  probable que las acciones valieran más que el papel en el cual estaban impresas. Ésa  siempre había sido la suerte de Tom Concannon en los negocios. El anillo de bronce  que  siempre  había  tratado  de  conseguir  nunca  había  encajado  en  la  palma  de  su  mano.  Siguió escarbando en la caja y se divirtió con cartas de primos y tías y tíos que lo  habían querido. Todo el mundo lo había querido. Casi todo el mundo, se corrigió al  pensar en su madre.  Apartándolas, sacó tres cartas que estaban atadas con un lazo rojo desteñido. El  remitente tenía una dirección en Nueva York, lo que no constituía ninguna sorpresa,  pues los Concannon tenían varios amigos y familiares en esa ciudad. El nombre, sin  embargo, le sonó totalmente desconocido a Brie: Amanda Dougherty.  Brianna  desdobló  la  primera  carta  y  le  echó  un  vistazo  a  la  letra  de  colegio  de  monjas.  La  respiración  se  le  congeló  en  la  garganta  y  entonces  tuvo  que  leer  de  nuevo, con cuidado, palabra por palabra.    Mi querido Tommy:  Te dije que no te iba a escribir. Puede que no te  mande esta carta, pero necesito fingir, por lo menos, que puedo hablar  contigo. Hace un día que volví a Nueva York, pero tú ya pareces estar  muy  lejos,  y  el  tiempo  que  compartimos  se  me  antoja  aún  más  preciado. Ya fui a confesarme y me dieron mi penitencia. Sin embargo,  en mi corazón no siento que nada de lo que pasó entre nosotros sea  pecado. El amor no puede ser pecado. Y yo siempre te querré. Un día,  si Dios es generoso, encontraremos una manera de estar juntos. Pero si  eso nunca llega a pasar, quiero que sepas que atesoro cada momento
  • 13. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——1133——     que  nos  concedieron.  Sé  que  es  mi  deber  pedirte  que  honres  el  sacramento del matrimonio, que seas devoto de tus dos bebés, a los que  amas  tanto.  Y  te  lo  pido.  Pero,  a  pesar  de  lo  egoísta  que  pueda  ser,  también te pido que alguna vez, cuando llegue la primavera a Clare y  el Shannon resplandezca con los rayos del sol, pienses en mí. Y cómo  me amaste en esas pocas semanas. Y cómo yo te amé a ti...  Siempre tuya,  Amanda    Cartas  de  amor,  pensó  Brianna  un  poco  desconcertada.  Cartas  dirigidas  a  su  padre, escritas cuando ella era una niña, pudo establecer al fijarse en la fecha.  Se le helaron las manos. ¿Cómo se suponía que debía reaccionar una mujer adulta,  de veintiocho años, ante la noticia de que su padre había amado a otra mujer además  de a su esposa? Su padre, que era de risa fácil y siempre estaba planeando proyectos  inútiles... Ésas eran palabras escritas para ser leídas sólo por los ojos de él, por nadie  más.  Y,  sin  embargo,  ¿cómo  podía  no  leerlas?  Entonces,  con  el  corazón  latiéndole  pesadamente en el pecho, desdobló la segunda carta.    Mi querido Tommy:  He  leído  y  releído  tu  carta  hasta  reproducir  cada palabra en mi cabeza. Se me parte el corazón al saberte tan infeliz.  Yo también miro a veces hacia el mar y te imagino viajando a través de  él hacia mí. Hay tantas cosas que quisiera contarte, pero creo que si lo  hago sólo empeoraría el dolor de tu corazón. Si no hay amor entre tu  esposa y tú, debe haber, obligación. Sé que no es necesario que te diga  que tus hijas deben ser tu principal preocupación. Sé, y lo he sabido  siempre, que ellas son lo primero en tu corazón y en tus pensamientos.  Dios te bendiga, Tommy, por pensar también en mí. Y por el regalo  que me diste. Antes pensaba que mi vida estaba vacía, pero ahora es  una  vida  plena  y  rica.  Hoy  te  amo  más  incluso  que  cuando  nos  separamos.  No  sientas  pena  cuando  pienses  en  mí,  pero  no  dejes  de  pensar en mí.  Siempre tuya,  Amanda
  • 14. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——1144——       Amor, pensó Brianna sintiendo que los ojos se le llenaban de lágrimas. Había tanto  amor en la carta a pesar de que decía tan poco... ¿Quién había sido esa tal Amanda?  ¿Cómo se habían conocido? ¿Con cuánta frecuencia había pensado su padre en esa  mujer? ¿Con cuánta frecuencia la había añorado?  Secándose una lágrima, Brianna abrió la última carta.    Mi querido Tommy:  He  rezado  y  rezado  antes  de  escribirte  esta  carta. Le he pedido a la Virgen María que me ilumine para saber qué es  lo correcto y lo justo para ti, aunque no puedo saberlo con certeza. Sólo  espero que lo que te voy a decir te traiga alegría y no dolor.  Recuerdo las horas que pasamos juntos en mi pequeña habitación  del hotel con vistas al Shannon. Qué dulce y gentil fuiste, cómo nos  cegó a ambos el amor que  nos  unía. Nunca había experimentado, ni  volveré a experimentar, un amor tan profundo y duradero. Así que, a  pesar  de  que  nunca  podamos  estar  juntos,  agradezco  tener  algo  precioso que me recordará que fui amada. Estoy embarazada de tu hijo,  Tommy. Por favor, alégrate por mí. No estoy sola y no estoy asustada.  Tal  vez  debería  estar  avergonzada.  Soy  una  mujer  soltera  y  estoy  embarazada  del  marido  de  otra  mujer.  Tal  vez  la  vergüenza  llegue  después, pero por ahora estoy llena de regocijo.  Lo sé desde hace semanas, pero no había encontrado el valor para  contártelo. Sin embargo, lo he encontrado ahora, al sentir las primeras  señales de la vida que hicimos entre los dos dentro de mí. ¿Tengo que  decirte todo lo amado que será este bebé? Ya puedo imaginarme lo que  será acunar a nuestro hijo entre mis brazos. Por favor, querido mío,  por el bien de este hijo nuestro no dejes que el corazón se te colme de  dolor o de culpa. Y por su bien he decidido irme lejos. Y aunque estaré  pensando en ti cada día y cada noche, no volveré a escribirte. Te amaré  toda  mi  vida.  Y  cada  vez  que  vea  a  esa  vida  que  creamos  juntos  durante esas horas mágicas compartidas cerca del Shannon, te amaré  más.  Dales a tus hijas todos los sentimientos que tengas hacia mí. Y sé  feliz.
  • 15. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——1155——      Siempre tuya,  Amanda    Un hijo. A Brianna se le llenaron los ojos de lágrimas y se llevó una mano a la  boca. Una hermana. Un hermano. Dios santo, en alguna parte había un hombre o una  mujer unido a ella por la sangre. Con una diferencia de edad muy pequeña, y tal vez  compartiese con ella la tez o los mismos rasgos,  ¿Qué podía hacer? ¿Qué había podido hacer su padre en todos esos años? ¿Habría  buscado a la mujer y al bebé o habría tratado de olvidar?  No. Con suavidad, Brianna alisó las cartas. Su padre no había tratado de olvidar.  Había guardado las cartas toda su vida. Brianna cerró los ojos y se quedó sentada en  el desván iluminado a media luz. Y pensó que su padre había amado a su Amanda.  Siempre.    Necesitaba pensar antes de contarle a Maggie lo que había descubierto. Brianna  pensaba mejor cuando estaba ocupada. Ya no podía enfrentarse al desván, pero había  otras  cosas  que  podía  hacer.  Así  que  fregó,  pulió  y  horneó.  Eran  tareas  caseras  sencillas que creaban perfumes placenteros y le subían el ánimo. Puso más leña en  las  chimeneas,  preparó  té  y  se  sentó  a  dibujar  algunas  ideas  que  tenía  para  su  invernadero.  Se dijo que la solución llegaría sola, a su tiempo. Después de más de veinticinco  años, unos pocos días de reflexión no le harían daño a nadie. Brianna admitió que  parte del retraso se debía a la cobardía, a una débil necesidad de evitar el látigo de las  emociones de su hermana. Nunca había dicho que fuera una mujer valiente.  También  escribió,  en  su  estilo  práctico,  una  carta  educada  de  tipo  empresarial  dirigida a Triquarter Mining, en Gales, y la puso a un lado para enviarla por correo al  día siguiente.  Tenía una lista de cosas que debía hacer por la mañana, lloviera o relampagueara.  Para cuando empezó a prender las chimeneas para prepararse para la llegada de la  noche, Brie agradeció que Maggie hubiera estado demasiado ocupada para visitarla.  Uno o dos días más, se dijo Brianna, y entonces le mostraría las cartas a su hermana.  Pero  esa  noche  se  relajaría  y  pondría  la  mente  en  blanco.  Necesitaba  mimarse,  decidió. La verdad era que le dolía un poco la espalda de tanto fregar. Tomaría un  largo baño con las sales que Maggie le había traído de París, bebería una taza de té y  empezaría algún libro. Usaría la bañera grande del secundo piso y se trataría como si
  • 16. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——1166——     fuera un cliente. En lugar de dormir en la estrecha cama de su habitación, situada  junto  a  la  cocina,  esa  noche  dormiría  en  la  gran  cama  de  la  habitación  que  ella  consideraba la suite matrimonial de su hotel.  —Esta noche somos los reyes, Con —le dijo Brie a su perro mientras derramaba  generosamente las sales en el agua—. Cenaré en la cama y me dedicaré al libro de  nuestro  futuro  huésped.  Un  norteamericano  muy  importante,  recuerda  —añadió  mientras Con golpeteaba la cola contra el suelo.  Brie se quitó la ropa y se sumergió en el agua caliente y perfumada. Exhaló un  suspiro que la recorrió desde la punta de los dedos gordos de los pies. Una novela  romántica  habría  sido  más  apropiada  para  ese  momento,  pensó,  en  lugar  de  un  thriller cuyo título era El legado sangriento. Pero Brianna se acomodó y se adentró en la  historia  de  una  mujer  a  quien  su  pasado  la  acechaba  y  cuyo  presente  era  una  amenaza.  El libro la atrapó de inmediato. Tanto que cuando el agua se enfrió, siguió leyendo  con  el  libro  en  una  mano  mientras  se  secaba  con  la  otra.  Temblando,  se  puso  un  pijama de algodón y se soltó el pelo. Sólo el arraigado hábito del orden la despegó  del  libro  un  momento  mientras  arreglaba  el  baño.  Pero  no  se  molestó  en  coger  la  bandeja de la cena. En su lugar, se metió en la cama y se cubrió con el edredón.  A  duras  penas  escuchó  el  viento  golpear  las  ventanas  y  la  lluvia  caer  sobre  el  techo.  Por  cortesía  del  libro  de  Grayson  Thane,  Brianna  se  trasladó  al  bochornoso  verano del sur de Estados Unidos, acechado por un homicidio.  El cansancio la venció pasada la media noche. Se quedó dormida con el libro entre  las manos, con el perro roncando a los pies de la cama y con el viento aullando como  una mujer asustada.  Por supuesto, tuvo una pesadilla.    Grayson  Thane  era  un  hombre  impulsivo.  Y  puesto  que  lo  sabía  bien,  por  lo  general se tomaba los desastres que resultaban de sus impulsos tan filosóficamente  como  los  triunfos.  En  ese  momento  se  vio  obligado  a  aceptar  que  su  impulso  de  conducir desde Dublín hasta Clare, en pleno invierno, con la amenaza de una de las  peores tormentas que hubiera visto nunca, probablemente había sido un error. Pero,  en cualquier caso, se trataba de una aventura. Y las aventuras regían su vida.  Había  pinchado  al  salir  de  Limerick,  y  para  cuando  terminó  de  cambiar  el  neumático, parecía y se sentía como una rata ahogada, a pesar de que llevaba puesto  el impermeable que había comprado en Londres la semana anterior.
  • 17. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——1177——     Se  había  perdido  dos  veces  y  se  había  encontrado  a  sí  mismo  reptando  por  caminos  angostísimos  y  tortuosos  que  a  duras  penas  eran  más  que  cunetas.  Su  investigación sobre Irlanda le había hecho pensar que perderse en ese país era parte  de su encanto y trataba con todas sus fuerzas de recordar eso.  Tenía hambre, estaba calado hasta los huesos y temía que se fuera a quedar sin  gasolina antes de encontrar algo remotamente parecido a un hostal o un pueblo.  Repasó mentalmente el mapa. Visualizar las cosas era un talento con el que había  nacido  y  podía,  con  muy  poco  esfuerzo,  reproducir  en  su  cabeza  cada  línea  del  cuidadoso mapa que le había dibujado y enviado la dueña del hotel en el que iba a  quedarse.  El  problema  era  que  estaba  tan  oscuro  como  la  boca  de  un  lobo.  La  lluvia  caía  sobre el parabrisas como un río caudaloso y el viento golpeaba con furia el coche en  ese simulacro de camino como si el Mercedes fuera de juguete. Y Grayson tenía unas  ganas locas de tomarse un café.  Cuando la carretera se bifurcó, Gray decidió probar suerte y tomó el camino de la  izquierda.  Si  no  encontraba  el  hotel  o  algo  parecido  en  los  siguientes  dieciséis  kilómetros, dormiría en el maldito coche y seguiría buscando por la mañana.  Era una pena que no pudiera ver nada del paisaje, pero tenía el presentimiento, en  la  desolación  oscura  de  la  tormenta  de  que  encontraría  exactamente  lo  que  estaba  buscando.  Quería  que  su  libro  se  desarrollara  en  el  oeste  de  Irlanda,  entre  los  acantilados  y  los  campos,  con  el  feroz  Atlántico  amenazándolo  y  los  tranquilos  pueblos acurrucados contra él. Y quería que su cansado héroe, un hombre hastiado  del mundo, llegara al filo del vendaval.  ¿Una luz? Escudriñó entre la penumbra deseando de todo corazón que así fuera.  Vio de reojo un letrero que ondeaba violentamente al viento. Gray dio marcha atrás,  iluminó  el  letrero  con  las  luces  delanteras  y  sonrió.  El  letrero  decía  Blackthorn  Cottage. Después de todo, su sentido de la orientación no le había fallado. Tenía la  esperanza de que su casera hiciera honor a la leyenda de la hospitalidad irlandesa,  pues  llegaba  dos  días  antes  de  lo  que  le  había  anunciado.  Y  eran  las  dos  de  la  mañana.  Gray  buscó  un  aparcamiento,  pero  sólo  vio  setos  empapados.  Encogiéndose  de  hombros, detuvo el coche en mitad del camino y se metió las llaves en el bolsillo.  Tenía  todo  lo  que  necesitaba  esa  noche  en  una  mochila  en  el  asiento  del  copiloto.  Echándosela al hombro, dejó el vehículo donde estaba y se apeó hacia la tormenta,  que lo golpeó en la cara como una mujer histérica, toda uñas y dientes.
  • 18. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——1188——     Caminó  entre  el  barro,  casi  hundiéndose,  pasó  los  setos  de  fucsias  y,  con  más  suerte que cualquier otra cosa, encontró la puerta del jardín. La abrió y luego tuvo  que  luchar  con  ella  para  poder  cerrarla  de  nuevo.  Deseó  poder  ver  la  casa  más  claramente.  Sólo  podía  distinguir  un  contorno  en  la  oscuridad,  con  una  única  luz  brillando en una ventana del segundo piso.  Usó la luz que veía en la ventana como un faro y empezó a soñar con un café.  Nadie le abrió cuando llamó a la puerta. Con el ruido del viento, Gray dudaba de  que alguien pudiera escuchar nada. Le costó menos de diez segundos decidir abrir la  puerta él mismo.  De nuevo, sólo percibía sensaciones: la tormenta detrás de  él, la calidez  dentro.  Sintió  olores:  a  limón,  a  limpio,  a  lavanda  y  a  romero.  Se  preguntó  si  la  vieja  irlandesa  que  administraba  el  hotel  prepararía  su  propio  popurrí.  También  se  preguntó si se levantaría y le prepararía una comida caliente.  Entonces  escuchó  un  gruñido  profundo  y  feroz  y  se  tensó.  Levantó  deprisa  la  cabeza, entrecerró los ojos y, durante un momento aterrador, la mente se le quedó en  blanco.  Después Gray pensaría que había sido como una escena de un libro. Tal vez de  uno suyo. Una hermosa mujer, con el pijama ondeando y el pelo derramándose sobre  sus hombros como fuego dorado. Tenía la cara pálida a la luz titilante de la vela que  llevaba en una mano. La otra estaba aferrada al collar de un perro que parecía un  lobo y que gruñía como si lo fuera. Un perro que le llegaba a la cintura.  La mujer lo miraba desde la parte alta de las escaleras como si fuera una visión  que él hubiera conjurado. Ella bien podría haber estado esculpida en mármol o hielo.  Estaba allí parada tan quieta, tan absolutamente perfecta... Entonces el perro, con un  movimiento que hizo que el pijama de la mujer se moviera, trató de bajar, pero ella lo  detuvo.  —Está  dejando  entrar  el  agua  —le  dijo  la  mujer  con  una  voz  que  sólo  pudo  perpetuar la fantasía. Suave, musical, cadenciosa y propia de esa Irlanda que él había  ido a descubrir.  —Perdón —replicó, y se volvió y buscó a tientas la puerta; la cerró y la tormenta  quedó relegada a telón de fondo.  Brianna todavía tenía el corazón desbocado. El ruido y Con la habían despertado  de un sueño de persecuciones y terror. Ahora miraba hacia abajo, donde estaba un  hombre  vestido  de  negro,  totalmente  amorfo,  salvo  por  su  cara,  que  se  veía  entre
  • 19. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——1199——     sombras. Cuando él dio un paso hacia delante, Brie mantuvo su mano temblorosa  aferrada al collar de Con.  Brie pudo ver una cara larga y angosta. La cara de un poeta, con ojos oscuros y  curiosos  y  boca  solemne.  La  cara  de  un  pirata,  endurecida  por  los  huesos  prominentes y el pelo largo de hilos dorados que se rizaba húmedo a su alrededor.  Era una tontería estar asustada, se dijo Brie. Después de todo, sólo era un hombre.  —¿Está perdido? —le preguntó Brianna.  —No.  —Sonrió  lentamente,  con  tranquilidad—.  Ya  me  he  encontrado.  ¿Esto  es  Blackthorn Cottage?  —Sí, así es.  —Yo soy Grayson Thane. Llego un par de días antes, pero la señorita Concannon  sabe que venía.  —Ah. —Brianna le murmuró algo al perro que Grayson no pudo descifrar, pero  que tuvo el efecto de relajar los tensos músculos caninos—. Lo esperaba el viernes,  señor Thane, pero de todas maneras es usted bienvenido —dijo, y empezó a bajar las  escaleras  con  el  perro  a  su  lado  y  la  luz  de  la  vela  titilando—.  Soy  Brianna  Concannon —añadió, y le ofreció la mano.  Grayson  se  quedó  mirando  la  mano  un  momento.  Esperaba  que  la  señorita  Concannon fuera una viejecita hogareña con el pelo gris recogido en un moño sobre  la nuca.  —La he despertado —contestó Gray tontamente.  —Normalmente por aquí solemos dormir por la noche. Venga, acérquese al fuego.  —Caminó hacia la sala y prendió la luz. Apagó la vela y la puso sobre una mesita.  Entonces se volvió para coger el impermeable de Gray—. Es una noche espantosa  para viajar.  —Sí, ya me he dado cuenta.  Gray no era amorfo bajo el impermeable. Aunque no era tan alto como se lo había  imaginado Brianna, era delgado y fuerte. «Parece un boxeador», pensó, y sonrió para  sí misma. Poeta, pirata, boxeador. Ese hombre era un escritor, y su huésped.  —Entre en calor, señor Thane. Le puedo preparar un té, ¿le apetece?, o preferiría...  —iba a empezar a decirle que le podía mostrar su habitación, pero entonces recordó  que estaba durmiendo en ella.
  • 20. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——2200——     —He estado soñando con un café durante la última hora, si no es problema.  —No, no lo es. No es problema para nada. Póngase cómodo y ahora se lo traigo.  Pero Gray decidió que la escena era demasiado bonita como para disfrutarla solo.  —Prefiero ir a la cocina con usted. Ya me siento suficientemente mal por sacarla de  la cama a esta hora. —Extendió una mano hacia Con para que lo oliera—. Tremendo  perro tiene usted aquí. Por un momento pensé que era un lobo.  —Es  un  lebrel  irlandés  —repuso  Brie,  con  la  cabeza  ocupada  tratando  de  organizar  los  detalles—.  Sea  bienvenido  a  sentarse  en  la  cocina,  entonces.  ¿Tiene  hambre?  Gray le acarició la cabeza a Con y sonrió a Brie.  —Señorita Concannon, creo que la amo.  —Usted entrega demasiado fácilmente su corazón —le contestó Brie sonrojándose  por el cumplido— si lo da sólo por un tazón de sopa.  —No es tan poco si se tiene en cuenta lo que he escuchado sobre su manera de  cocinar.  —¿Ah, sí? —Lo guio hasta la cocina y allí colgó el impermeable, que escurría agua,  en una percha cerca de la puerta trasera.  —Un amigo de un primo de mi editor se quedó aquí hace como un año. Y lo que  dijo fue que la dueña de Blackthorn cocinaba como un ángel —dijo, aunque no le  habían comentado que también parecía un ángel.  —Ése es un cumplido muy bonito. —Brie puso a hervir agua y sirvió sopa en una  cacerola para calentarla—. Me temo que esta noche sólo le puedo ofrecer una comida  sencilla, señor Thane, pero no lo voy a mandar a la cama con hambre. —Sacó pan de  molde de un recipiente y cortó un par de generosas rebanadas—. ¿Ha viajado hoy  durante mucho tiempo?  —Salí tarde de Dublín. Había planeado quedarme un día más, pero me entraron  ganas  de  venir.  —Sonrió,  tomó  una  rebanada  de  pan  del  plato  que  Brie  le  había  puesto  sobre  la  mesa  y  le  dio  un  mordisco  antes  de  que  ella  le  pudiera  ofrecer  mantequilla—. Ya era hora de ponerme en camino. ¿Lleva usted sola este hotel?  —Así es. Me temo que no tendrá mucha compañía en esta época del año.  —No he venido por la compañía —le contestó mientras la veía preparar el café. La  cocina había empezado a oler como el paraíso.
  • 21. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——2211——     —Ha venido a trabajar, según me dijo, ¿no? Debe de ser maravilloso ser capaz de  contar historias.  —Tiene sus momentos.  —Me gustan las suyas —dijo Brie sencillamente mientras sacaba de un armario un  tazón de cerámica de color azul profundo.  Gray  levantó  una  ceja.  Por  lo  general  la  gente  empezaba  a  hacerle  infinidad  de  preguntas en ese punto. ¿Cómo escribe? La pregunta que más odiaba: ¿de dónde saca  sus ideas? O: ¿cómo logra que se lo publiquen? Y con frecuencia, después de hacer  las preguntas, la persona que lo interrogaba empezaba a soltar una retahíla eterna de  la historia que tenía que contar. Pero Brie no dijo nada más. Gray se sorprendió a sí  mismo sonriendo de nuevo.  —Gracias. A veces a mí me gustan también. —Se inclinó hacia delante e inhaló  profundamente cuando Brie le puso el tazón de sopa frente a él sobre la mesa—. Para  nada huele a comida sencilla.  —Es  de  verduras  y  tiene  un  poco  de  carne.  Si  quiere,  puedo  prepararle  un  sándwich también.  —No,  así  está  bien.  —Probó  y  suspiró—.  Absolutamente  maravilloso  —dijo,  y  Gray examinó a Brie nuevamente. Se preguntó si su piel se vería siempre tan suave y  sonrosada,  o  si  se  debía  a  la  somnolencia—.  Estoy  intentando  lamentar  haberla  despertado —continuó mientras comía—, pero esta sopa me lo está poniendo difícil.  —Una buena posada siempre abre sus puertas a un viajero, señor Thane —replicó  Brie poniéndole la taza de café a un lado sobre la mesa y haciéndole una señal a Con,  que  de  inmediato  se  levantó  de  su  sitio  junto  a  la  mesa  de  la  cocina—.  Cuando  termine, si quiere puede servirse un poco más de sopa. Mientras tanto, voy a arreglar  su habitación.  Tan pronto llegó a las escaleras, apretó el paso. Tenía que cambiar las sábanas de  la  cama  y  las  toallas  del  baño.  No  se  le  ocurrió  ofrecerle  a  Gray  otra  habitación;  consideró que como era su único huésped, tenía derecho a ocupar la mejor.  Brie trabajó con rapidez y ya estaba metiendo las almohadas en las fundas de hilo  y encaje cuando escuchó un ruido en la puerta. Su primera reacción fue de angustia  al ver al hombre parado en el umbral. La siguiente fue de resignación. Después de  todo era su hogar, así que tenía derecho a usar la parte que se le antojara.  —Me  estaba  dando  algo  así  como  unas  vacaciones  —le  dijo  Brie  mientras  terminaba de poner el edredón.
  • 22. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——2222——     Extraño, pensó Gray, que una mujer pudiera resultar tan increíblemente sensual  realizando una tarea tan sencilla como hacer la cama. Debía de estar más cansado de  lo que había pensado.  —Al parecer la he sacado de su cama en más de un sentido. No era necesario que  dejara esta habitación.  —Ésta  es  la  habitación  por  la  cual  está  pagando.  Es  tibia,  y  ya  he  encendido  la  chimenea. Tiene su propio baño y... —Brie se interrumpió porque Gray se le acercó  por detrás. Un fogonazo le recorrió la columna y se puso rígida, pero él sólo se acercó  a coger el libro que estaba sobre la mesilla. Brie carraspeó y dio un paso atrás—. Me  quedé dormida leyendo —empezó a decir, pero se detuvo y abrió los ojos de par en  par—. No he querido decir que el libro me haya aburrido, sólo que... —Gray sonreía,  notó Brie, sonreía ampliamente, y ella le devolvió la sonrisa—. Me ha hecho tener  pesadillas.  —Gracias.  Brianna se relajó un poco y abrió la cama en señal de bienvenida.  —Y su llegada en plena tormenta me hizo imaginarme lo peor. Estaba segura de  que el asesino se había escapado del libro y había llegado hasta aquí con un puñal  ensangrentado en la mano y todo.  —¿Y quién es el asesino?  —No podría decirlo —contestó frunciendo el ceño—, pero tengo mis sospechas.  Tiene usted una manera muy inteligente de retorcer las emociones, señor Thane.  —Llámame Gray y trátame de tú. Después de todo, de alguna manera, vamos a  compartir cama. —Gray le cogió una mano a Brie antes de que ésta pudiera saber  cómo responder y luego la dejó atónita cuando se la llevó a los labios y le dio un  beso—. Gracias por la sopa.  —Con mucho gusto. Que duermas bien.  Gray  no  dudó  de  que  así  sería.  Brianna  no  había  terminado  de  salir  de  la  habitación  ni había cerrado la puerta cuando Gray empezó a desvestirse; luego se  metió desnudo en la cama. Percibió un ligero perfume a lilas en el ambiente, olía a  lilas y a pradera en verano, y reconoció ese olor como el del pelo de Brianna.  Gray se quedó dormido con una sonrisa en los labios.
  • 23. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——2233——         CCaappííttuulloo  22       odavía seguía lloviendo. Lo primero que Gray vio cuando abrió los ojos  esa mañana fue la penumbra. Podía ser cualquier hora del día, desde el  amanecer  hasta  el  atardecer.  El  viejo  reloj  que  había  sobre  la  mesilla  marcaba las nueve y cuarto. Fue lo suficientemente optimista como para apostar que  se trataba de la mañana.  La noche anterior  no  había examinado la  habitación. El cansancio del viaje y la  hermosa  visión  de  Brianna  Concannon  haciéndole  la  cama  le  habían  nublado  la  cabeza.  Pero  lo  hizo  ahora,  calentito  como  estaba  bajo  el  edredón.  Las  paredes  estaban cubiertas con papel pintado decorado con pequeñísimos brotes de violetas y  capullos  de  rosa  que  trepaban  desde  el  suelo  hasta  el  techo.  La  chimenea  era  de  piedra y albergaba las cenizas del fuego que había ardido por la noche; junto a ella  había una caja pintada en donde sobresalían trozos de carbón.  Frente a él había un escritorio viejo, pero resistente, cuya superficie resplandecía  de lo lustrosa que estaba. Sobre el se encontraban una lámpara de bronce, un tintero  antiguo y un recipiente de vidrio lleno de popurrí. En la habitación también había un  tocador con un espejo y sobre él descansaba un florero con flores secas. Dos sillas  tapizadas  en  rosa  suave  flanqueaban  una  mesa  auxiliar  pequeña.  La  alfombra  trenzada que cubría parte del suelo hacía juego con los tonos de la habitación y las  florecitas silvestres de las paredes.  Gray  se  recostó  contra  el  cabecero  de  la  cama  y  bostezó.  No  necesitaba  un  ambiente especial cuando escribía, pero apreciaba tenerlo. Sin lugar a dudas, pensó,  había escogido bien.  Consideró la posibilidad de darse la vuelta y volver a dormirse. Todavía no había  cerrado tras de sí la puerta de la jaula, que era la analogía que usaba con frecuencia  para escribir. Las mañanas frías y lluviosas, en cualquier parte del mundo, estaban  T
  • 24. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——2244——     diseñadas  para  pasarlas  en  la  cama.  Pero  entonces  pensó  en  su  casera,  la  linda  Brianna de mejillas sonrosadas. La curiosidad por saber más sobre ella lo obligó a  sentarse en la cama y poner los pies sobre el suelo helado.  Por  lo  menos  había  agua  caliente,  pensó  bajo  el  chorro  de  agua  y  sintiéndose  todavía  bastante  soñoliento.  El  jabón  olía  ligeramente  a  bosque  de  pinos.  Viajaba  bastante  y  muchas  veces  le  había  tocado  ducharse  con  agua  fría.  La  sencillez  hogareña  del  baño  y  las  toallas  blancas  con  el  toque  encantador  que  les  daba  el  bordado  le  iban  bastante  bien  a  su  estado  de  ánimo.  Por  lo  general  todo  le  iba  siempre bastante bien, desde una tienda de campaña en el desierto de Arizona hasta  los lujosos hoteles de la Riviera. A Gray le gustaba pensar que cambiaba de escenario  para  que  encajara  con  sus  necesidades,  hasta  que,  por  supuesto,  cambiaban  sus  necesidades.  Pensaba  que  ese  acogedor  hotel  se  adaptaría  bastante  bien  a  él  durante  los  próximos  meses.  Particularmente  teniendo  en  cuenta  el  beneficio  adicional  de  su  encantadora dueña. La belleza siempre era un punto a favor.  Gray no encontró ninguna razón para afeitarse, así que sencillamente se puso unos  vaqueros  y  un  suéter  algo  desgastado.  Dado  que  el  viento  había  amainado  considerablemente, pensó en dar un paseo por el campo después de desayunar para  empaparse de la atmósfera local.  Pero fue el desayuno lo que lo impulsó a bajar.  No le sorprendió encontrar a Brianna en la cocina. Parecía que ese espacio había  sido  diseñado  para  ella,  con  su  chimenea  ahumada,  las  paredes  brillantes  y  la  limpísima encimera.  Gray  notó  que  Brianna  se  había  recogido  el  pelo  esa  mañana.  Pensó  que  seguramente ella se imaginaba que era más práctico. Y tal vez lo fuera, pero el hecho  de que algunos mechones que se le habían soltado del moño se le rizaran sobre la  nuca y las mejillas hacía que lo práctico se volviera muy atractivo.  Desde cualquier punto de vista, probablemente era mala idea dejar que su casera  lo excitara.
  • 25. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——2255——     Brianna estaba horneando algo y el mero olor consiguió que a Gray se le hiciera la  boca  agua.  Seguramente  era  el  aroma  de  la  comida  y  no  la  visión  de  Brie  con  su  inmaculado delantal blanco lo que le hizo salivar.  Entonces  ella  se  volvió;  tenía  un  enorme  tazón  entre  los  brazos y  no  paraba  de  batir el contenido con un cucharón de madera. Pestañeó con sorpresa y luego sonrió  cautelosamente a modo de bienvenida.  —Buenos días. Querrás desayunar ya, ¿no?  —Tomaré eso que huele tan bien.  —No, no puedes. —De una manera muy eficaz, que Gray no pudo por menos que  admirar, Brianna vertió el contenido del tazón en un molde—. Todavía no está listo  y, además, es una tarta para el té.  —Manzana —dijo Gray olisqueando el aire—. Canela.  —Tu nariz está en lo cierto. ¿Puedes con un desayuno estilo irlandés o prefieres  algo más ligero?  —Ligero no es lo que tengo en mente.  —Muy bien, entonces. El comedor está saliendo por aquella puerta. Enseguida te  llevo café y panecillos.  —¿Puedo desayunar aquí? —Le ofreció la más encantadora de sus sonrisas y se  recostó contra el marco de la puerta—. ¿O te molesta que te miren mientras cocinas?  —«O sólo que te miren, no importa lo que estés haciendo», pensó Gray.  —No, en absoluto —respondió Brie. Algunos de sus huéspedes preferían comer en  la cocina, aunque la mayoría elegían que les sirvieran. Le puso un café que tenía al  fuego—. ¿Te gusta solo?  —Sí. —Bebió de la taza, aún de pie, mirándola—. ¿Creciste en esta casa?  —Así es —contestó Brie, poniendo en una sartén un par de gruesas salchichas.  —Pensaba que esto parecía más un hogar que un hotel.
  • 26. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——2266——     —Ésa es la idea. Teníamos una granja, pero vendimos la mayor parte de las tierras  y nos quedamos sólo con la casa y la pequeña cabaña que está bajando por el camino;  allí viven mi hermana y su marido a temporadas.  —¿A temporadas?  —Él tiene una casa en Dublín. Es dueño de varias galerías y ella es artista.  —¿Qué tipo de artista?  Brie sonrió ligeramente mientras seguía preparando el desayuno. La mayoría de la  gente suponía que artista significaba pintora, una presunción que siempre irritaba a  Maggie.  —Es vidriera. —Brianna señaló un frutero que estaba en el centro de la mesa de la  cocina, que sangraba colores pastel y cuyo borde fluía como pétalos bañados por la  lluvia—. Esa pieza la hizo ella.  —Impresionante. —Gray se acercó con curiosidad y pasó un dedo por el sinuoso  borde  del  frutero—.  Concannon  —murmuró,  y  luego  se  rio  para  sí  mismo—.  Qué  tonto soy. M. M. Concannon, la sensación irlandesa.  Brianna abrió los ojos de par en par de puro placer.  —¿Así  la  llaman?  ¿De  verdad?  Ay,  a  Maggie  le  va  a  encantar.  —El  orgullo  se  dibujó en su cara—. Y tú has reconocido su trabajo.  —Debí  haberlo  hecho.  Acabo  de  comprar  un,  un...  No  sé  qué  diablos  es.  Una  escultura, tal vez. En la galería Worldwide de Londres, hace dos semanas.  —Ésa es la galería de Rogan, su marido.  —Muy  práctico.  —Se  dirigió  a  la  cocina  y  se  sirvió  él  mismo  otro  café.  Las  salchichas  de  la  sartén  olían  casi  tan  bien  como  su  anfitriona—.  Es  una  pieza  sorprendente. Es de vidrio blanco como el hielo con una pulsación de fuego dentro.  Pensé que se parecía a la Fortaleza de la Soledad. —Gray se rio al ver la expresión de  extrañeza  de  Brie—.  Veo  que  no  estás  muy  al  día  en  cuanto  a  cómics  estadounidenses. La Fortaleza de la Soledad es el santuario privado de Superman, en  el Ártico, creo.  —A Maggie le gustaría eso. Es una fanática de los santuarios.
  • 27. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——2277——     Con un gesto inconsciente se recogió los mechones de pelo que tenía sueltos y se  los sujetó con la horquilla nuevamente. Se sentía un poco nerviosa y supuso que se  debía  a  la  manera  en  que  el  hombre  la  miraba.  Esa  valoración  franca  y  desvergonzada  era  de  una  intimidad  terriblemente  incómoda.  Era  el  escritor  que  llevaba dentro, se dijo Brie mientras echaba las patatas en el aceite caliente.  —Están construyendo una galería aquí, en Clare —continuó Brianna—. Planean  inaugurarla en primavera. Aquí tienes gachas, para que vayas empezando mientras  se termina de hacer el resto.  Gachas. Todo era perfecto. Una mañana lluviosa en una posada irlandesa y gachas  de desayuno servidas en un tazón de cerámica gruesa. Sonriendo ampliamente, se  sentó y empezó a comer.  —¿Vas  a  situar  una  historia  aquí,  en  Irlanda?  —inquirió  Brie  mirándolo  por  encima del hombro—. ¿Te importa que pregunte?  —Claro que no. Sí, ése es el plan. Paisajes solitarios, campos lluviosos, acantilados  de vértigo. —Se encogió de hombros—. Impecables pueblecitos. Postales. Pero qué  pasiones y ambiciones subyacen ahí...  Al  escucharlo,  Brianna  se  rio  de  buena  gana  al  tiempo  que  le  daba  la  vuelta  al  beicon.  —No sé si en nuestro pueblo encontrarás pasiones y ambiciones que satisfagan tus  expectativas, señor Thane.  —Gray.  —Sí, Gray. —Brianna cogió un huevo, lo partió con una mano y lo echó en una  sartén  caliente—.  Mis  pasiones  estuvieron  bastante  exaltadas  el  verano  pasado,  cuando  una  de  las  vacas  de  Murphy  rompió  la  cerca,  se  metió  en  mi  jardín  y  me  pisoteó  las  rosas.  Y,  si  mal  no  recuerdo,  Tommy  Duggin  y  Joe  Ryan  tuvieron  una  pelea bastante fuerte y se pegaron delante de OʹMalleyʹs no hace mucho.  —¿Por una mujer?  —No,  por  un  partido  de  fútbol  que  emitieron  por  televisión.  Pero  al  parecer  estaban un poco bebidos. Me dijeron que hicieron las paces una vez que la cabeza  dejó de darles vueltas.
  • 28. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——2288——     —Bueno, al fin y al cabo la ficción no es más que una mentira.  —Pues claro que no. —Los ojos de Brie, serios y de color verde claro, se fijaron en  los suyos al tiempo que le ponía un plato delante—. Es un tipo diferente de verdad.  Es tu verdad en el momento en que la estás escribiendo, ¿no?  La percepción de Brie lo sorprendió y hasta hizo que se sintiera abochornado.  —Sí, sí, es cierto.  Satisfecha, se dio la vuelta y se dirigió a la cocina, donde sirvió en una fuente las  salchichas, el tocino, los huevos y las patatas.  —Serás la sensación del pueblo. A los irlandeses nos enloquecen los escritores.  —No soy Yeats.  Brie sonrió complacida cuando Gray se sirvió saludables porciones de comida en  su plato.  —Igual no quieres serlo, ¿no es cierto?  Gray  levantó  la  cabeza  masticando  su  primer  bocado  de  beicon.  Se  preguntó  si  Brie lo habría captado con tanta exactitud tan rápidamente. A él, que se enorgullecía  del aura de misterio de la que se rodeaba: sin pasado, sin futuro.  Antes de que pudiera pensar en una respuesta, se abrió de golpe la puerta de la  cocina y entró un femenino torbellino de lluvia.  —Brie, algún cabeza de chorlito ha dejado el coche aparcado justo en la mitad del  camino,  antes  de  llegar  a  la  casa.  —Maggie  se  detuvo,  se  bajó  la  capucha  del  impermeable que llevaba puesto y vio a Gray.  —Culpable —dijo él—. Lo olvidé, pero lo muevo ahora mismo.  —Ya no hay prisa —le contestó Maggie, que le hizo una señal con la mano para  que  no  se  levantara  y  se  quitó  el  impermeable—.  Termina  de  desayunar,  todavía  tengo tiempo. ¿Eres el escritor yanqui?  —Dos veces culpable. Y tú debes de ser M. M. Concannon.  —Así es.
  • 29. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——2299——     —Ella  es  mi  hermana  Maggie  —la  presentó  Brie  mientras  servía  el  té—.  Él  es  Grayson Thane.  Maggie  se  sentó  y  dejó  escapar  un  ligero  suspiro  de  alivio.  El  bebé  estaba  generando su propia tormenta de patadas dentro de ella.  —Has llegado un poco pronto.  —Cambio de planes. —Gray pensó que Maggie era una versión brusca de Brianna.  Tenía el pelo más rojo y los ojos, más verdes y más agudos—. Tu hermana fue muy  amable y no me dejó durmiendo en el jardín.  —Ah, Brie es un amor —dijo Maggie, y cogió una tira de beicon de la fuente—.  ¿Tarta de manzana? —preguntó olisqueando el aire.  —Para el té. —Brianna sacó un molde del horno y metió otro—. Tú y Rogan sois  bienvenidos si queréis venir a por una ración.  —Tal vez pasemos. —Maggie tomó un panecillo de la cesta que estaba sobre la  mesa y empezó a mordisquearlo—. Planeas quedarte una larga temporada, ¿no?  —Maggie, no empieces a hostigar a mi huésped. Tengo unos panecillos de sobra si  quieres llevártelos a casa.  —No  me  quiero  ir  todavía.  Rogan  está  hablando  por  teléfono  y  se  quedará  colgado de ese dichoso invento hasta que San Juan agache el dedo. Iba al pueblo a  comprar pan.  —Tengo suficiente pan para ti.  Maggie sonrió y le dio un mordisco al panecillo.  —Supuse que así sería —dijo, poniendo sus verdes y agudos ojos sobre Gray—.  Hornea suficiente para darle a todo el pueblo —le informó.  —El  talento  artístico  corre  por  la  sangre  de  la  familia  —dijo  Gray  espontáneamente. Después de esparcir mermelada de fresa sobre una rebanada de  pan, le pasó el frasco a Maggie con camaradería—. Tú con el vidrio y Brianna con la  cocina.  —Sin  pena,  le  echó  una  mirada  a  la  tarta  que  se  estaba enfriando  sobre  la  encimera—. ¿Cuánto falta para la hora del té?
  • 30. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——3300——     Maggie le sonrió ampliamente.  —Puede que llegues a caerme bien.  —Y puede que a mí me pase lo mismo. —Gray se levantó—. Voy a mover el coche.  —Puedes aparcarlo en la calle.  Gray se volvió para mirar a Brianna con una mirada interrogadora.  —¿Qué calle?  —Junto a la casa, el camino de entrada. ¿Necesitas ayuda con el equipaje?  —No, gracias, puedo solo. Encantado de conocerte,  —Yo también —replicó Maggie, que se lamió los dedos y esperó hasta que oyó  cerrarse la puerta—. Da más gusto mirarlo a él que a su foto en la contraportada de  sus libros.  —Así es.  —No  pensaba  que  un  escritor  podía  estar  en  tan  buena  forma,  ser  fuerte  y  musculoso.  Muy  consciente  de  que  Maggie  estaba  esperando  alguna  reacción,  Brianna  se  quedó dándole la espalda.  —Supongo que es un hombre atractivo, pero no creo que una mujer casada que  está en el sexto mes de embarazo tenga que prestarle mucha atención a su aspecto.  Maggie resopló.  —Me  parece  que  cualquier  mujer  le  prestaría  atención.  Y  si  tú  no  se  la  has  prestado, tendremos que ir al médico a que te revisen mucho más que la vista.  —Mi vista está perfectamente, gracias. ¿Y no eras tú la que estaba preocupada por  que me quedara sola con él?  —Eso fue antes de que decidiera que me cae bien.
  • 31. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——3311——     Con un ligero suspiro, Brianna miró de reojo la puerta de la cocina. Dudaba que  tuviera  mucho  tiempo.  Se  humedeció  los  labios  y  mantuvo  las  manos  ocupadas  lavando los platos del desayuno.  —Maggie, me alegraría que pudieras sacar tiempo para venir más tarde. Necesito  hablarte de algo.  —Háblame de lo que sea ahora.  —No, no puedo —replicó, mirando de nuevo la puerta de la cocina—. Tenemos  que estar a solas. Es importante.  —Estás molesta.  —No sé si estoy molesta o no.  —¿Ha hecho algo el yanqui? —A pesar del tamaño de su tripa, Maggie se levantó  de la silla en pie de guerra.  —No, no es eso, no tiene nada que ver con él. —Sintiéndose exasperada, Brianna  se llevó las manos a las caderas—. Acabas de decir que te cae bien.  —Ya, pero no sé si te está molestando.  —Pues bien, no es así. No me presiones en este momento. ¿Vendrás más tarde,  una vez que me haya asegurado de que él se haya instalado?  —Por supuesto que sí. —Preocupada, Maggie le frotó a Brie el hombro con una  mano—. ¿Quieres que venga Rogan?  —Si puede, sí. —Brianna decidió que era lo mejor, teniendo en cuenta el estado de  Maggie—. Sí, por favor, pídele que venga contigo.  —Estaremos aquí antes del té, entonces. ¿Te parece bien hacia las dos o las tres?  —Perfecto. Llévate los panecillos, Maggie, y el pan. Quiero ir a ayudar al señor  Thane a instalarse.    No  había  nada  que  Brianna  temiera  más  que  las  confrontaciones,  las  palabras  airadas y las emociones amargas. Había crecido en una casa en donde éstas se cocían
  • 32. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——3322——     a fuego lento en el aire. Resentimientos que hervían hasta explotar, desilusiones que  se convertían en gritos... Como mecanismo de defensa, Brie siempre había tratado de  controlar  sus  propios  sentimientos  y  mantenerlos  lo  más  lejos  posible  de  las  tormentas  y  los  ataques  de  ira  que  le  habían  servido  a  su  hermana  de  escudo  protector contra la desgracia de sus padres.  Brie  podía  admitir,  pero  sólo  ante  sí  misma,  que  con  frecuencia  había  deseado  despertarse  una  mañana  y  encontrarse  con  que  sus  padres  habían  decidido  hacer  caso omiso de la religión y la tradición y tomar cada uno su propio camino. Pero con  mayor  frecuencia,  con  demasiada  frecuencia,  había  rezado  para  que  ocurriera  un  milagro.  El  milagro  de  que  sus  padres  se  reconocieran  nuevamente  y  pudieran  prender otra vez la chispa que los había unido tantos años atrás.  Ahora  entendía,  al  menos  en  parte,  por  qué  el  milagro  nunca  había  podido  suceder. Amanda. El nombre de la mujer era Amanda. Brie se preguntó si su madre  lo  sabría.  ¿Sabría  que  el  marido  que  había  llegado  a  detestar  había  amado  a  otra  mujer? ¿Sabría que existía un hijo, un adulto ahora, que había sido el fruto de ese  amor prohibido e imprudente?  Nunca  podría  preguntárselo.  De  hecho,  nunca  se  lo  preguntaría,  se  prometió  Brianna.  La  terrible  escena  que  podría  provocar  era  mucho  más  de  lo  que  podía  soportar.  Ya había pasado la mayor parte del día temiendo compartir con su hermana lo que  había descubierto, pues sabía, dado que la conocía bastante bien, que le dolería, se  pondría furiosa y probablemente experimentaría una profunda desilusión.  Lo  había  pospuesto  durante  horas,  a  la  manera  de  un  cobarde,  lo  sabía  y  la  avergonzaba, pero se dijo que necesitaba tiempo para tranquilizar su propio corazón  antes de poder cargar con el de su hermana.  Gray fue la distracción perfecta. Le ayudó a deshacer las maletas y a acomodarse  en su habitación y contestó a sus preguntas sobre los pueblos cercanos y la campiña.  Y sí que tenia preguntas ese hombre, a docenas. Para cuando le señaló el camino a  Ennis, Brie estaba exhausta. La energía mental de Gray era sorprendente y le recordó  a un contorsionista que había visto una vez en una feria; se retorcía hasta alcanzar las  posturas más increíbles y después se enderezaba un momento sólo para retorcerse  otra vez.
  • 33. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——3333——     Para relajarse, decidió ponerse de rodillas para fregar el suelo de la cocina.  Apenas eran las dos cuando escuchó ladrar a Con en tono de bienvenida. El agua  para el té estaba hirviendo, ya le había puesto la cobertura a la tarta y los pequeños  sándwiches  que  había  preparado  ya  estaban  cortados  en  triángulos  perfectos.  Brianna se retorció las manos y abrió la puerta de la cocina para recibir a su hermana  y a su cuñado.  —¿Habéis venido caminando?  —Sweeney  dice  que  necesito  hacer  ejercicio  —dijo  Maggie,  que  tenía  la  cara  colorada y le bailaban los ojos. Inhaló larga y profundamente—. Y creo que lo voy a  necesitar después del té.  —Maggie  está  glotona  estos  días  —comentó  Rogan  colgando  su  abrigo  y  el  de  Maggie  en  el  perchero  situado  junto  a  la  puerta.  Aunque  se  pusiera  pantalones  corrientes  y zapatos  para andar, nada  podía disimular lo que su mujer llamaba el  dublinés que llevaba dentro. Ya se vistiera con corbata o con harapos, siempre se le  veía elegante, alto y trigueño—. Es una suerte que nos hayas invitado a tomar el té,  Brie, porque tu hermana se ha comido todo lo que había en la despensa.  —Pues aquí hay suficiente. Id a sentaros junto a la chimenea de la sala y enseguida  llevo la bandeja.  —Nosotros no somos huéspedes —protestó Maggie—. La cocina está bien.  —Pero  es  que  he  estado  aquí  todo  el  día  —replicó  Brie.  Era  una  excusa  poco  convincente,  teniendo  en  cuenta  que  para  Brianna  no  había  una  habitación  más  atractiva que la cocina, pero quería, necesitaba, la formalidad de la sala para lo que  tenía que hacer—. Y además he encendido la chimenea para vosotros.  —Yo llevo la bandeja —ofreció Rogan.  En cuanto estuvieron sentados en la sala, Maggie estiró una mano para coger la  tarta.  —Toma un sándwich —le dijo Rogan.  —Me trata más como a un niño que como a una mujer que lleva uno dentro — repuso Maggie, que tomó primero el sándwich—. Le he estado hablando a Rogan de
  • 34. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——3344——     tu  atractivo  yanqui.  Largo  cabello  de  puntas  doradas,  músculos  fuertes  y  grandes  ojos de color café. ¿No nos va a acompañar a tomar él té?  —Estamos tomando el té bastante temprano —apuntó Rogan— He leído algunos  de sus libros —le dijo a Brianna—. Tiene una manera muy inteligente de sumergir al  lector en sus intrincadas tramas.  —Sí, lo sé. —Brianna sonrió ligeramente—. Anoche me quedé dormida leyendo.  Gray ha salido a dar un paseo, iba a Ennis y los alrededores. Y ha sido tan amable de  llevar una carta para echarla al correo. —Brianna pensó que con frecuencia la manera  más fácil de hacer las cosas es por la puerta trasera—. Ayer encontré algunos papeles  mientras limpiaba el desván.  —¿No habíamos hecho ya eso? —preguntó Maggie.  —Dejamos  varias  cajas  con  cosas  de  papá  sin  abrir.  Cuando  mamá  estaba  aquí  parecía mejor no sacar a relucir el tema.  —No habría hecho más que despotricar contra papá y criticarlo. —Maggie frunció  el ceño mirando el fondo de su taza de té—. No tenías por qué revisar esos papeles  sola, Brie.  —No  me  importó  hacerlo.  He  estado  pensando  en  convertir  el  desván  en  otra  habitación para recibir huéspedes.  —Más  huéspedes.  —Maggie  entornó  los  ojos—.  Tienes  demasiados  ahora,  en  primavera y en verano.  —Me gusta tener gente en casa. —Ésa era una vieja discusión que nunca podían  ver con los mismos ojos—. En cualquier caso, ya era hora de revisar lo que había en  esas cajas. También había ropa, en parte puros andrajos a estas alturas. Pero encontré  esto. —Brie se levantó, se dirigió a una cajita que estaba sobre una mesa y sacó de ella  el pequeño vestido de encaje blanco—. Es obra de la abuela, estoy segura. Papá lo  debió de guardar para sus nietos.  —Oh. —Todo en Maggie se suavizó. Sus ojos, su boca, su voz. Extendió los brazos  hacia su hermana y cogió el vestidito—. Es tan pequeño... —murmuró. En su interior,  el bebé se movió mientras Maggie acariciaba el lino.
  • 35. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——3355——     —Tal  vez  tu  familia  tenga  también  guardado  algún  vestido  de  bautizo,  Rogan,  pero...  —Usaremos éste, Brie, muchas gracias. —Un vistazo a la cara de su mujer le bastó  para decidirlo—. Ten, Margaret Mary.  Maggie aceptó el pañuelo que Rogan le ofrecía y se enjugó los ojos.  —Los  libros  dicen  que  son  las  hormonas.  Parece  como  si  se  hubiera  abierto  un  grifo y no pudiera cerrarlo.  —Deja, te lo guardo —dijo Brianna, y después de volver a poner el vestido en la  caja, dio el siguiente paso y le entregó a su hermana el certificado de las acciones—.  También encontré esto. Papá debió de comprar o invertir en estas acciones muy poco  tiempo antes de morir.  Maggie le echó un vistazo al papel y suspiró.  —Otro de sus proyectos para hacer dinero. —Se puso casi tan sentimental por el  certificado como se había puesto por el vestido del bebé—. Clásico en él. Así que se le  ocurrió probar suerte con la minería, ¿no?  —La verdad es que ya había probado todo lo demás. Rogan frunció el ceño al leer  el certificado.  —¿Queréis que indague sobre esta compañía? Podemos investigar de qué se trata.  —He escrito una carta, la que el señor Thane va a echar al correo en Ennis. No será  nada,  supongo.  —Al  igual  que  todos  los  proyectos  de  Tom  Concannon,  pensó—.  Pero puedes guardar el papel hasta que me contesten.  —Son diez mil acciones —apuntó Rogan.  Maggie y Brianna se sonrieron la una a la otra.  —Y  si  valen  más  que  el  papel  en  el  cual  están  impresas,  papá  habría  roto  su  récord. —Maggie se encogió de hombros y tomó un trozo de tarta—. Siempre estaba  invirtiendo en algo o empezando un nuevo negocio. Pero lo que eran grandes eran  sus sueños, Rogan, y su corazón.  La sonrisa de Brianna se atenuó.
  • 36. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——3366——     —Encontré algo más. Algo que necesito mostrarte. Cartas.  —Papá era famoso por las cartas que escribía.  —No —la interrumpió Brianna antes de que Maggie pudiera empezar alguna de  sus  historias.  «Hazlo  ahora.  Hazlo  rápido»,  se  ordenó  cuando  su  corazón  dio  un  respingo—. Éstas se las escribieron a él. Son tres y creo que será mejor que las leas tú  misma.  Maggie pudo ver que la expresión de los ojos de Brie se había enfriado y se había  vuelto distante. Una reacción de defensa, sabía Maggie, contra cualquier cosa, desde  la ira hasta el dolor de corazón.  —Está bien, Brie.  Sin decir nada, Brianna cogió las cartas y se las puso a su hermana en las manos.  Maggie sólo tuvo que leer el nombre del remitente en el primer sobre para sentir que  se le estrujaba el corazón. Entonces abrió la carta.  Brianna  pudo  escuchar  el  rápido  sonido  de  la  angustia  y  vio  los  dedos  de  su  hermana aferrarse al papel. Maggie se inclinó hacia delante y tomó una de las manos  de Rogan. Un cambio, pensó Brianna, y dejó escapar un ligero suspiro. Incluso un  año atrás, Maggie habría apartado cualquier mano consoladora.  —Amanda  —dijo  Maggie,  y  se  le  diluyó  la  voz—.  Amanda  fue  el  nombre  que  papá  mencionó  antes  de  morir.  Estábamos  en  ese  punto  que  él  amaba  tanto  en  el  acantilado  de  Loop  Head.  Y  bromeó  diciendo  que  saltaríamos  a  una  barca  y  navegaríamos  hasta  llegar  a  un  pub  de  Nueva  York.  —Las  lágrimas  empezaron  a  brotar de sus ojos—. Amanda estaba en Nueva York.  —Papá mencionó su nombre... —repitió Brianna llevándose una mano a la boca.  Se detuvo apenas antes de volver al hábito de la infancia de morderse las uñas—.  Ahora recuerdo que dijiste algo sobre eso en su funeral. ¿Te dijo algo más? ¿Te contó  algo sobre ella?  —No dijo nada más que su nombre. —Maggie se secó las lágrimas furiosamente  con una mano—. No dijo nada entonces, nada nunca. La amaba, pero no hizo nada al  respecto.  —Pero ¿qué podía hacer? —preguntó Brianna—. Maggie...
  • 37. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——3377——     —¡Algo! —Maggie levantó la cara; la tenía bañada en lágrimas y llena de furia—.  Cualquier cosa. Santo Cristo, pasó su vida en el infierno. ¿Por qué? Porque la Iglesia  dice que es un pecado hacer otra cosa. Pues bien, ya había pecado de todas maneras,  ¿no? Había cometido adulterio. ¿Lo culpo por eso? No creo que pueda, sabiendo lo  que tenía que vivir en esta casa. Pero, por Dios, ¿no podía haber seguido? ¿No podía  haber terminado con el infierno finalmente?  —Se quedó por nosotras. —La voz de Brianna sonó tensa y fría—. Sabes que se  quedó por nosotras.  —¿Se supone que tengo que sentirme agradecida por eso?  —¿Lo vas a culpar por amarte? —le preguntó Rogan tranquilamente—. ¿O lo vas a  condenar por amar a alguien más?  Los ojos de Maggie centellearon, pero la amargura que le subía por la garganta se  ahogó en dolor.  —No, no voy a hacer ninguna de las dos cosas. Pero mi padre debió tener algo  más que recuerdos.  —Lee las otras dos cartas, Maggie.  —Lo haré. Tú eras casi una recién nacida cuando Amanda escribió estas cartas — le dijo mientras abría la segunda.  —Lo sé —contestó Brianna apagadamente.  —Creo  que  Amanda  lo  amaba  muy  profundamente.  Hay  mucho  afecto  en  sus  cartas. Ya no digamos amor, sino afecto. Maggie posó la mirada en Brianna, tratando  de  encontrar  alguna  señal,  pero  no  vio  nada  más  que  ese  desapego  frío.  Abrió  la  última  carta  con  un  suspiro,  mientras  Brianna  seguía  sentada  rígida  y  fría—.  Sólo  desearía que él... —se interrumpió—. Ay, Dios mío, un niño. —Por instinto, se llevó  una  mano  a  la  barriga,  como  cubriendo  al  suyo  propio—.  Amanda  estaba  embarazada.  —Tenemos  un  hermano  o  una  hermana  en  alguna  parte,  Maggie,  y  no  sé  qué  hacer.
  • 38. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——3388——     Impactada y furiosa, Maggie se levantó. Las tazas de té temblaron cuando las puso  a un lado para poder caminar de un lado a otro.  —¿Qué hacer? Ya está hecho, ¿no es así? Hace veintiocho años, para ser exactos.  Angustiada, Brianna empezó a levantarse, pero Rogan puso una mano sobre la de  ella.  —Déjala —le murmuró—. Se sentirá mejor después.  —¿Qué derecho tenía ella a decirle que estaba embarazada y después largarse? — preguntó Maggie airada—. ¿Qué derecho tenía él a dejarla? ¿Y ahora tú crees que la  responsabilidad recae en nosotras? ¿Nos corresponde a nosotras terminar esto? No  estamos hablando de un niño abandonado y sin padre, Brianna, sino de un adulto.  ¿Qué tienen que ver ellos con nosotras?  —Es nuestra familia, Maggie, nuestro padre.  —Ah, sí, la familia Concannon. Que Dios tenga piedad de nosotros. —Abrumada,  Maggie se recostó contra la pared de la chimenea y miró inexpresivamente el fuego— . ¿Era tan débil, entonces?  —No sabemos qué hizo o qué podía haber hecho, Maggie. Puede que nunca lo  sepamos. —Brianna suspiró lentamente—. Si mamá hubiera sabido...  Maggie la interrumpió con una corta risa amarga.  —No lo supo. ¿Crees que no habría usado un arma como ésa para doblegarlo y  hacerle daño? Dios sabe que ella usó todo lo que tuvo a su alcance.  —Entonces no hay razón para decírselo ahora, ¿no es cierto?  Maggie se volvió con lentitud hacia Brianna.  —¿Quieres ocultarlo?  —Sólo a mamá. ¿Qué sentido tiene herirla a estas alturas?  —¿Crees que le dolería? —preguntó Maggie con una mueca.  —¿Estás segura de que no?
  • 39. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——3399——     El  fuego  que  había  dentro  de  Maggie  se  enfrió  tan  rápidamente  como  se  había  prendido.  —No  lo  sé.  ¿Cómo  podría  saberlo?  Ahora  siento  como  si  ambos  fueran  unos  extraños para mí.  —Tu  padre  te  amaba,  Maggie.  —Rogan  se  puso  de  pie  y  caminó  hacia  ella—.  Sabes que es así.  —Lo sé —dijo, y se dejó abrazar—. Pero no sé qué siento.  —Creo que debemos tratar de encontrar a Amanda Dougherty —empezó a decir  Brianna— y...  —No puedo pensar ahora. —Maggie cerró los ojos. Tenía demasiadas emociones  luchando  en  su  interior  como  para  permitirle  ver,  como  ella  quería,  cuál  era  el  camino  que  debían  tomar—.  Necesito  pensar  sobre  todo  esto,  Brie.  Este  tema  ha  estado descansando tantos años que no creo que importe que descanse un poco más.  —Lo siento, Maggie.  —Tampoco te eches toda la responsabilidad encima, Brie —dijo Maggie con una  voz  que  sonó  otra  vez  un  poco  amara  y  aguda—.  Ya  tienes  una  carga  demasiado  pesada  de  llevar.  Dame  unos  pocos  días  y  entonces  decidiremos  juntas  qué  es  lo  mejor.  —Está bien.  —Por ahora quisiera quedarme con las cartas.  —Por supuesto.  Maggie atravesó la sala hacia Brie y le acarició una mejilla pálida.  —Papá también te quería, Brie.  —A su manera.  —De  todas  las  maneras.  Tú  eras  su  ángel,  su  rosa  apacible.  No  te  preocupes.  Hallaremos una forma de hacer lo que sea mejor.
  • 40. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——4400——     A  Gray  no  le  importó  que  el  cielo  plomizo  empezara  a  escupir  agujas  de  agua  nuevamente. Estaba de pie en el parapeto de un castillo en ruinas observando el río  correr perezoso. El viento silbaba y se quejaba entre las grietas de la piedra. Podía  haber estado solo, no simplemente en ese lugar, sino en ese país, en el mundo.  Y el escenario era, decidió, perfecto para situar allí un asesinato. La víctima podía  ser  atraída  hasta  ese  lugar;  el  asesino  la  perseguiría  a  lo  largo  de  las  tortuosas  escaleras de piedra, subiría sintiendo la impotencia hasta que cualquier vestigio de  esperanza que pudiera albergar se esfumara. No habría escapatoria.  Allí, donde se había derramado sangre antigua, donde la sangre se había filtrado  tan profundamente dentro de la piedra y la tierra, y no tan profundamente, porque  se llevaría a cabo un asesinato reciente. Ni en nombre de Dios ni del país, sino por  puro placer.  Gray  ya  conocía  bien  a  su  villano  y  podía  imaginárselo  allí,  apuñalando  a  su  víctima de tal manera que el arma emitiera destellos de plata en la penumbra de la  noche. También conocía a su víctima, el terror y el dolor. El héroe y la mujer de la  que se iba a enamorar estaban tan claros en su cabeza como el lento río que corría  más abajo.  Y sabía que tenía que empezar pronto a crearlos con palabras. No había nada que  disfrutara  más  del  proceso  de  escritura  que  construir  sus  personajes,  hacerlos  respirar, darles carne y sangre. Descubrir sus antecedentes, sus miedos secretos, cada  giro y detalle de su pasado.  Eso se debía, tal vez, a que él mismo no tenía pasado. Gray se había construido  capa a capa, con tanta pericia y meticulosidad como las que usaba en la construcción  de sus personajes. Grayson Thane era la persona que él había decidido que sería, y su  habilidad para contar historias le había dado los medios para convertirse en lo que  quería y hacerlo con estilo.  Nunca se consideraría a sí mismo un hombre modesto, pero no pensaba que fuera  más que un escritor competente, un hilandero de historias. Escribía para entretenerse  a sí mismo primero, y reconocía la suerte que tenía de contar con la aceptación del  público.
  • 41. aaÉÉÜÜtt eeÉÉuuxxÜÜààáá aattvv||wwtt wwxxÄÄ {{||xxÄÄÉÉ  ——4411——     Brianna tenía razón. No deseaba ser un Yeats. Ser un buen escritor significaba que  podía vivir de escribir y hacer lo que le apeteciera. Ser un gran escritor implicaría  responsabilidades  y  expectativas  que  Gray  no  tenía  ganas  de  afrontar.  Y  lo  que  escogía no afrontar sencillamente lo dejaba atrás y le daba la espalda.  Pero había momentos, como ése, en los que se preguntaba cómo se sentiría al tener  raíces y ancestros. Cómo sería sentirse y ser completamente devoto de sangre de una  familia o de un país. ¿Cómo se habían sentido las personas que habían construido ese  castillo  que  todavía  se  mantenía  en  pie?  ¿Cómo  se  habían  sentido  quienes  habían  tenido que luchar allí, los que habían muerto? ¿Cuáles habían sido sus deseos? ¿Y  cómo  era  posible que batallas que se habían luchado  hacía tanto tiempo  siguieran  sonando tan claramente como la música letal de una espada contra otra espada?  Por eso había escogido Irlanda, por su historia, por su gente, que tenía recuerdos  que se remontaban muy atrás en el tiempo y cuyas raíces eran profundas. Por gente,  admitió, como Brianna Concannon.  Encontrar a Brianna había sido una añadidura extraña e interesante, pues ella era  muy semejante a la persona que él estaba buscando que fuera su heroína. Brianna era  perfecta físicamente. Esa belleza suave y luminosa, esa gracia sencilla y esas maneras  tranquilas...  Pero  bajo  la  superficie,  en  contraste  con  esa  hospitalidad  absoluta,  se  escondía tristeza y distancia. Complejidades, pensó mientras dejaba que la lluvia le  golpeara las mejillas. No había nada que le gustara más que las complejidades y los  contrastes,  pues  eran  como  rompecabezas  en  espera  de  que  los  resolvieran.  ¿Qué  había causado esa expresión inquieta de sus ojos y esa frialdad defensiva que tenían  sus modales?  Sería interesante descubrirlo.

Related Documents