En este libro podemos ver que la paternidad siempre
tendrá sus desafíos, pero con la base de comprensión y
el amor, y con ...
• Lección I: El respeto es la base de la obediencia fácil. El respeto mutuo es un
prerrequisito para la obediencia fácil. ...
Existen tres metas para lograr que nuestros hijos puedan pensar por sí mismo y tomar
sus propias decisiones:
1era. Autodis...
• Según Martin y Lois existen cuatro estilos de paternidad: el amoroso
restrictivo, autoritativo, amoroso-permisivo, el ho...
• En este capítulo muestra que cada niño tiene una
copa vacía que necesita ser llenada con amor para
así lograr que la inc...
• Para establecer límites con nuestros hijos tenemos
que tener las cosas bien claras, no solo nosotros sino
también hacerl...
• Este capítulo es muy claro cuando nos habla de dejar que
nuestros hijos asuman las consecuencias de sus actos, pero
cons...
• Estos problemas pueden ser: conductas
molestas, los insultos, el temor, rivalidad con sus
hermanos contro de enfínteres,...
• La palabra de la autora son: ”Muchos padres piensan que la paternidad
es hacer que los niños obedezcan. En lugar de eso,...
Portafolio del libro Obediencia Fácil
of 10

Portafolio del libro Obediencia Fácil

Portafolio del libro Obediencia Fácil
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Portafolio del libro Obediencia Fácil

  • 1. En este libro podemos ver que la paternidad siempre tendrá sus desafíos, pero con la base de comprensión y el amor, y con la disposición para satisfacer las necesidades básicas de nuestros hijos, podemos aplicar las técnicas de Obediencia fácil y vivir el placer de criar a un niño que generalmente estará dispuesto a obedecer. Este es realmente un libro acerca de la importancia de la autodisciplina y de cómo lograr que nuestros hijos sean obedientes, no por temor al castigo sino porque la obediencia sea para ellos algo tan fácil como respirar.
  • 2. • Lección I: El respeto es la base de la obediencia fácil. El respeto mutuo es un prerrequisito para la obediencia fácil. Uno puede obtener obediencia sin respeto, pero la obediencia se basará en el temor al castigo. Pero si se quita el castigo se derrumbará la obediencia. Es mucho mejor tener una obediencia basada en el amor y el respeto mutuo. • Lección II: el ejemplo es un poderoso maestro. Tratar a nuestros hijos como queremos que ellos nos traten a nosotros, porque ellos terminaran imitándonos. • Lección III: el estímulo hace fácil obedecer. Cuánto mejor nos concentremos en alentar a nuestros hijos, en vez de marcar sus errores, esto le enseñará a los niños a comportarse de forma adecuada. • Lección IV: enseñar obediencia puede ser divertido. La vida es más agradable si ocasionalmente la conviertes en un juego. Puedes enseñar de manera original y divertida y verás cuan fácil es la obediencia.
  • 3. Existen tres metas para lograr que nuestros hijos puedan pensar por sí mismo y tomar sus propias decisiones: 1era. Autodisciplina: enseñarle a tomar sus propias decisiones y a cosechar la srecompensas de esas decisiones positivas o negativas. 2da. Prevenir o resolver conflictos: algunas técnicas efectivas para prevenir c onflictos. Control por medio de toque. Un toque evitará que los niños se vuelvan agresivos. El toque es una herramienta poderosa para prevenir problemas de conductas. Distracción: cuando tu hijo se sienta frustrado puede manejar la situación distrayéndolo su atención para evitar conflictos. Señala la realidad: Debemos explicarle y hablarle a nuestros hijos y explicar la realidad de la situación. Hablándole claro y lo que se desea del niño. Involúcrate: conocer a tus hijos de manera que sepas antes que él te diga lo que paso, involucrarnos los suficiente para darnos cuenta cuando han hecho algo malo. 3ero. Edificar la autoestima de tus hijos. Debemos decirle cosas agradables a nuestros hijos de manera que ellos se sientan apreciados y especiales. Necesitamos criar a nuestros hijos de manera que tengan confianza propia para tomar buenas decisiones.
  • 4. • Según Martin y Lois existen cuatro estilos de paternidad: el amoroso restrictivo, autoritativo, amoroso-permisivo, el hostil-restrictivo o padre autoritario y el hostil permisivo o padre negligente. • Por otra parte existen las cualidades de los buenos disciplinadores como son: ser abierto y accesible es decir estar abiertos a nuevas ideas y escuchar y considerar sugerencias, críticas, deseos entre otras cosas. Mantener una temperatura emocional pareja delante de sus hijos: no ser demasiado fríos o demasiados calientes, debemos ser equilibrado en el amor que damos a nuestros hijos. Ser consecuente: esto quiere decir que cuando le decimos a nuestros hijos que tienen que hacer alguna tarea debemos ser consistente hasta que la terminen así de esta manera ellos verán que deben hacerlo. Y por último esta mantener un frente unido con todos tanto padre como madre tienen que estar de acuerdo cuando se va a disciplinar para lograr mejores resultados.
  • 5. • En este capítulo muestra que cada niño tiene una copa vacía que necesita ser llenada con amor para así lograr que la inconducta se desaparezca, que cuando nuestros hijos a veces son rebelde solo están tratando de llamar nuestra atención, necesitan sea positiva o negativamente llamar la atención por tanto buscan de manera desesperada hacerlo para llenar su copa. Para tener hijos obedientes tratemos de llenar su copa vacía con el amor que ellos necesitan y así tendremos una obediencia fácil de parte de ellos.
  • 6. • Para establecer límites con nuestros hijos tenemos que tener las cosas bien claras, no solo nosotros sino también hacerlo entender a nuestros hijos. Los niños reaccionan a los límites de la misma manera que los adultos. Si la consecuencia es lo suficientemente seria como para ser significativa, serán obedientes. Estos son los parámetros que hacen que los limites puedan obedecerse: captar la atención de los niños, que los límites sean claros, determinar un límite de tiempo, que sean razonables, determinar una consecuencia significativa, haya influencia social positiva, y sobre todo asegurarse de que los límites sean claro.
  • 7. • Este capítulo es muy claro cuando nos habla de dejar que nuestros hijos asuman las consecuencias de sus actos, pero consecuencia lógica que ellos puedan entenderla y que dure para toda la vida. Cada vez que un niño actué de mala forma, a menos que la consecuencia no vaya a dañarle físicamente. Ellos puedan entender que lo que hicieron estuvo mal y que deben cambiar su actitud, o la próxima vez le ira peor. Otras de las cosas que podemos hacer es ponerlo a elegir que consecuencia desean por sus inconducta. Así como los adultos aprendemos cuando Dios permite que nos pase algo para aprender una lección de esa manera podemos enseñarles a nuestros hijos y de esa manera podrán cambiar para mejor
  • 8. • Estos problemas pueden ser: conductas molestas, los insultos, el temor, rivalidad con sus hermanos contro de enfínteres, morder, ser muy inquieto, estan llorando con gimoteo, limpieza de habitaciones entre otras. Este capitulo nos muestras maneras rapidas y sencillas de como tratar estos y otros problemas de los niños que son propios de su edad me resulto sumamente interesante la verdad. De como puedo ayudar a mis propios hijos con estos utiles consejos
  • 9. • La palabra de la autora son: ”Muchos padres piensan que la paternidad es hacer que los niños obedezcan. En lugar de eso, nuestra tarea debería ser animar a los niños a ser autodisciplinados”. • • Disciplinar significa enseñar. He sido docente de niños pequeños, así como también de estudiantes secundarios durante muchos años, y las mismas técnicas que son exitosas en el aula pueden ser utilizadas en el hogar. • Al leer este libro pude encontrar varios métodos ,junto a la práctica educacional, unidos a la experiencia práctica de la autora de criar a sus tres hijos, los métodos mostrados que han superado la prueba del tiempo. Excelente métodos que ayudarán tanto a padres inexpertos como a padres que ya tienen sus hijos a lograr una obediencia fácil. Y hacer de la obediencia algo sencillo para tener una mejor relación con nuestros hijos.