POLÍTICOSMENTIROSOS Relato de Marcial Betancor Suárez
POLÍTICOS MENTIROSOS Los carteles con las caras de los políticosempapelaban las paredes y colgaban de lasfarolas que cru...
presentaban muy competidas. Losvotos de los vecinos estabandivididos a partes iguales entre lossimpatizantes del actual al...
de mendigos, indigentes y vagabundos que, debidoa la gran incidencia de la crisis económica, losdesahucios y el paro, pedí...
A don Ramón le brincóla gran papada, asintiendo.Era una buena idea.Días después, el secretarioestudiaba el listado deaquel...
Pasó el rotulador fluorescente de coloranaranjado por encima del nombre del queparecía ser el líder de todos ellos. Se lla...
Estas palabras mágicas hacían chasquear la lenguade gusto a los hambrientos mendigos que leescuchaban con atención. Decidi...
Don Ramón, pequeño y regordete, torció la nariz debido a las suaves ...
para todos”, se refería a todos los vecinos delmunicipio, sin excepción. Ricos y pobres. Por lotanto estaba en condiciones...
causas y que ahora sólotenían hambre. Al final delbreve discurso, hubo aplausos.Fueron invitados a tantacerveza como quisi...
Como colofón del mitin político, les recordó que sugrupo se llamaba Partido del Bienestar, y quevotaran en las elecciones ...
La primera orden de don Ramón fue la delimpiar las calles de mendigos. Era una vergüenzapara una ciudad turística de lujo ...
Acogeremos con los brazos abiertos al turismo VIP. Queremos que nos visi...
vagos! ¿Vamos a permitirque se convierta la ciudadde Los Ricachones en laciudad de Los Pobretones? Semanas ...
Cuatro largas horas estuvo Asensio en los pasillosdel consistorio, a la espera de que el señor alcaldeo su secretario, se ...
Percibió el desprecio con que le observaban todos.Y los gestos de ascos que provocaba su estropeadaindumentaria, con la vi...
Los ediles ordenaron a la policía que lo echaransin miramientos, y le advirtieran que no volvierajamás a poner sus sucios ...
A pesar de sufrir aqueldenigrante trato, Asensioescondió su humillaciónen lo más recóndito de suser. Cuando se reunió cons...
Y como se hacían cargo de que el gremio tenía mucha hambre por el ...
Localizó un espacio entre las vallas que decía “CotoPrivado de Caza” por donde cruzó sin dificultad. Vioa un gran perro qu...
casa, les hicieron salir, extrañados, a la pocoiluminada terraza exterior. No vieron el perfil del hombre que permane...
El sábado, desde bientemprano, todos losmendigos del municipiode Los Ricachones fueronllegando a la finca delseñor alcalde...
Aquello fue una verdadera fiesta. Los mendigoscomieron y bebieron sin cesar durante dos días ydos noches. Había carne y vi...
Llegó el lunes. Extrañados de que el alcalde, yel concejal de hacienda, no hubieran regresadoaún de la cacería, ni contest...
-¡Viva el señor alcalde! -¡Y el secretario! –Saltaba siempre el mismo,empinando el codo. Cuando les preguntaron por don...
mujeres y hombres con corbatas, y se rió en susnarices. Antes de responder a las insistentespreguntas de dónde y cómo esta...
tema: -No estaban buenos… El gordo tenía demasiadagrasa… Y las carnes del flaco estaban correosas…Tuve que echarles bast...
Nota: Se recuerda que éste no es el mejorprocedimiento para acabar con las mentiras ypromesas de los malos políticos, ya...
El presente relato se encuentra en el libro:16 relatos para pasar el rato, de Marcial BetancorSuárez, con el título de Pro...
of 29

Políticos mentirosos

Relato sobre las promesas no cumplidas de ciertos políticos. La historia está acompañada de toda clase de bichos...
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Entertainment & Humor      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Políticos mentirosos

  • 1. POLÍTICOSMENTIROSOS Relato de Marcial Betancor Suárez
  • 2. POLÍTICOS MENTIROSOS Los carteles con las caras de los políticosempapelaban las paredes y colgaban de lasfarolas que cruzaban todas las calles yavenidas del municipio de Los Ricachones.. Faltaban apenas diez días para la celebración de las elecciones municipales, y éstas se
  • 3. presentaban muy competidas. Losvotos de los vecinos estabandivididos a partes iguales entre lossimpatizantes del actual alcalde ylos del opositor, don Ramón, quelideraba el grupo político Partidodel Bienestar. Fue al secretario de éste, Secundino, al que se le ocurrió la idea de intentar desnivelar la balanza a favor de su partido, recurriendo a los votos de los cientos
  • 4. de mendigos, indigentes y vagabundos que, debidoa la gran incidencia de la crisis económica, losdesahucios y el paro, pedían limosnas por lasesquinas, dormían entre cartones en cualquier lugar o acudían a los comedores públicos parallevarse un plato de sopa caliente al estómago.
  • 5. A don Ramón le brincóla gran papada, asintiendo.Era una buena idea.Días después, el secretarioestudiaba el listado deaquel colectivo. Fue marcando con una equis los nombres de los que figuraban en el censo electoral y estaban empadronados en el municipio. Calculó que serían suficientes y se puso manos a la obra.
  • 6. Pasó el rotulador fluorescente de coloranaranjado por encima del nombre del queparecía ser el líder de todos ellos. Se llamabaAsensio, alias Carnicero. Un vagabundo de unoscincuenta años, alto y flaco, llegado de otro lugar. Según información recogida por sus colaboradores, presumía de tipo duro, de haber estado en chirona, y de entender de carnes. Su conversación favorita se basaba en explicar las diferencias existentes entre solomillo, codillo, entrecot, bistec, c
  • 7. Estas palabras mágicas hacían chasquear la lenguade gusto a los hambrientos mendigos que leescuchaban con atención. Decidieron nombrarloenlace y portavoz del colectivo de mendigos. Asensio se hinchó de orgullo. El primer asunto que le encomendaron fue que hiciera correr la voz de que todos los indigentes estaban invitados, el jueves próximo, a una fiesta política, al final de la cual habría paella y cerveza gratis.
  • 8. Don Ramón, pequeño y regordete, torció la nariz debido a las suaves emanaciones de los olores corporales de los allí presentes. Estrechaban su mano y le daban aduladores golpecitos en la espalda. Sesubió a la improvisada tarima, montada en unclaro del bosque, y por los altavoces que colgabande las ramas de los árboles, arengó a loshambrientos asistentes a que votaran al Partidodel Bienestar. Repitió que su slogan: “Bienestar
  • 9. para todos”, se refería a todos los vecinos delmunicipio, sin excepción. Ricos y pobres. Por lotanto estaba en condiciones de prometerles comidacaliente, techo donde dormir, dinero de las arcasmunicipales, protección para sus puestos depedigüeños, y un montón de mentiras más que se leiba ocurriendo a medida que hablaba. Sus fraseseran cortas y repetitivas, como si hablara a un grupo de críos. En poco tiempo transmitió su mensaje de esperanzas para aquel grupo de personas a las que la vida había abofeteado por diferentes
  • 10. causas y que ahora sólotenían hambre. Al final delbreve discurso, hubo aplausos.Fueron invitados a tantacerveza como quisieran, y adevorar las cinco enormespaellas, cocinadasespecialmente para los másnecesitados del municipio. Conel platito de plástico en lasmanos, éstos hicieron colaspara repetir, hasta hartarse.Barriguita llena, corazón alegre.
  • 11. Como colofón del mitin político, les recordó que sugrupo se llamaba Partido del Bienestar, y quevotaran en las elecciones del próximo domingopara la alcaldía de Los Ricachones, a don Ramón, elprotector de los pobres. Se celebraron las elecciones, y, como había pronosticado el secretario, los votos de los indigentes decidieron su elección como nuevo alcalde.
  • 12. La primera orden de don Ramón fue la delimpiar las calles de mendigos. Era una vergüenzapara una ciudad turística de lujo como LosRicachones, verse infectada por tanta gentuza.Constituían una plaga que daba un aspecto demiseria a la ciudad.Mendigos, inmigrantes, pobretones… A todos lossin techo afectaba la nueva ordenanza. -El primer objetivo de mi mandato será el de convertir la ciudad de Los Ricachones en destino turístico de lujo.
  • 13. Acogeremos con los brazos abiertos al turismo VIP. Queremos que nos visiten potentados, millonarios y empresarios.… Los policías locales expulsaron a los pedigüeñosde todas las esquinas. Incluso cerraron las entradasbajo los puentes, donde solían dormir muchos deellos. La siguiente orden fue la de cerrar loscomedores sociales por falta de presupuesto.En el pleno municipal, el alcalde fue tajante:-¡Que se vayan a otro lado! ¡Aquí no queremos
  • 14. vagos! ¿Vamos a permitirque se convierta la ciudadde Los Ricachones en laciudad de Los Pobretones? Semanas más tarde, arrellanados en el despacho de la alcaldía, don Ramón y Secundino, hicieron bromas entre ellos, cuando les anunciaron que un hombre, que se decía portavoz de los vagabundos, quería comunicarles el malestar del colectivo.
  • 15. Cuatro largas horas estuvo Asensio en los pasillosdel consistorio, a la espera de que el señor alcaldeo su secretario, se dignaran recibirle. Y por loscomentarios que escuchó, supo que ambospasarían este fin de semana cazando en la fincaparticular que don Ramón tenía en El Castañar.
  • 16. Percibió el desprecio con que le observaban todos.Y los gestos de ascos que provocaba su estropeadaindumentaria, con la vieja gorrita de visera en loalto de los encrespados cabellos que le salían pordetrás de las orejas, y su sucia barba canosa.Asimismo llegó a sus oídos las opiniones de losciudadanos. Se mostraban de acuerdo con ladecisión tomada por el alcalde en el último plenode deshacerse de los vagabundos arrojándolos de laciudad como si fueran basura.
  • 17. Los ediles ordenaron a la policía que lo echaransin miramientos, y le advirtieran que no volvierajamás a poner sus sucios pies en el ayuntamiento.Asensio se resistió, gritando que él era el portavozdel colectivo de mendigos, y que el alcalde y susecretario les habían prometido durante laselecciones que… Recibió ocho porrazos, cuatropatadas en el culo y lo pusieron de patitas en lacalle.
  • 18. A pesar de sufrir aqueldenigrante trato, Asensioescondió su humillaciónen lo más recóndito de suser. Cuando se reunió consus colegas, lescomunicó, con una ampliasonrisa, que todo habíaido estupendamente.Se había entrevistado con el señor alcalde y susecretario, (ahora concejal de hacienda), y los habíaconvencido para que todo volviera a la normalidad.
  • 19. Y como se hacían cargo de que el gremio tenía mucha hambre por el cierre de los comedores públicos, los invitaba a todos, sin excepción, a un gran asadero en su finca El Castañar, el próximo sábado.El viernes por la tarde, Asensio fue a echarle unvistazo a la finca privada de don Ramón, perdida enmedio del bosque. Era una gran casona rodeada deárboles.
  • 20. Localizó un espacio entre las vallas que decía “CotoPrivado de Caza” por donde cruzó sin dificultad. Vioa un gran perro que, desde lejos, se lanzó contra éldando ladridos. Parapetado tras un árbol lo esperó,y cuando el animal se detuvo, olfateando la tierra que él había pisado, le asestó una cuchillada en el cuello. Pronto se hizo de noche. Ante unas botellas de vino, don Ramón y Secundinopreparaban las escopetas para salir de caza demadrugada. Los insistentes ladridos de los perroscazadores que tenían atados en la parte trasera de la
  • 21. casa, les hicieron salir, extrañados, a la pocoiluminada terraza exterior. No vieron el perfil del hombre que permanecíainmóvil, escondido en el recodo del porche.Inesperadamente, el concejal emitió un grito dedolor, se dobló por la cintura y cayó al suelo. Don Ramón, a su lado, quedó paralizado y abrió incrédulo los ojos, mirando al vagabundo que hacía dos días había echado a patadas de la alcaldía.
  • 22. El sábado, desde bientemprano, todos losmendigos del municipiode Los Ricachones fueronllegando a la finca delseñor alcalde.Encontraron las puertasabiertas, dándoles labienvenida. En las parrillas de tres grandes barbacoas, Asensio asaba solomillos, bistecs, codillos y chuletas de jugoso aspecto. En la bodega encontraron riquísimo vino embotellado de cosecha propia.
  • 23. Aquello fue una verdadera fiesta. Los mendigoscomieron y bebieron sin cesar durante dos días ydos noches. Había carne y vino en abundancia. La borrachera les hizo entonar alegres canciones infantiles con voces desafinadas. Algunos se volvieron violentos y se dieron puñetazos. Otros rieron y aplaudieron como chiquillos. Y a otros les entró la llorona. Durmieron la mona en cualquier sitio, y, recuperados, volvieron al yantar y al beber.
  • 24. Llegó el lunes. Extrañados de que el alcalde, yel concejal de hacienda, no hubieran regresadoaún de la cacería, ni contestaran a las llamadastelefónicas ni a los mensajes del móvil, losfamiliares y concejales delayuntamiento, decidieron personarse en la finca. Allí se encontraron a los cientos de indigentes de la ciudad, completamente borrachos, tirados por todos los rincones. Se dirigieron a un grupo que brindaba una y otra vez, ebrios:
  • 25. -¡Viva el señor alcalde! -¡Y el secretario! –Saltaba siempre el mismo,empinando el codo. Cuando les preguntaron por don Ramón ySecundino, les indicaron con gestos que elencargado de todo era Carnicero. Asensio estaba tumbado a la sombra de un árbol, cerca de las barbacoas, con una botella de vino en la boca. Miró con cómica expresión de borrachín a todas aquellas elegantes
  • 26. mujeres y hombres con corbatas, y se rió en susnarices. Antes de responder a las insistentespreguntas de dónde y cómo estaban el alcalde y susecretario, eructó sonoramente, se frotó la redondabarriguita, señaló las barbacoas, donde aún crujíaalgún pedazo de carne, y contestó arrastrando lassílabas: -Estaban… -¿Cómo que estaban?¿Qué quiere usted decir? Asensio volvió a repetirlentamente, añadiendo convoz de beodo entendido en el
  • 27. tema: -No estaban buenos… El gordo tenía demasiadagrasa… Y las carnes del flaco estaban correosas…Tuve que echarles bastante condimento paraquitarles el mal sabor. Los perros estaban másjugosos. Si quieren probarlo aún quedan algunospedacitos en la barbacoa…
  • 28. Nota: Se recuerda que éste no es el mejorprocedimiento para acabar con las mentiras ypromesas de los malos políticos, ya que suscarnes están corruptas y producenretortijones en las tripas.Lo mejor es NO votarles jamás. Fin
  • 29. El presente relato se encuentra en el libro:16 relatos para pasar el rato, de Marcial BetancorSuárez, con el título de Promesas Electorales.Si lo deseas, puedes bajarte el librocompletamente en esta dirección:www.bubok.es/libros/209248Que tengas un buen díaImágenes: Worth 1000Música: Beatles interpretados por el Sinfónica de LondresTextos: Marcial Betancor SuárezPresentación: Slide Share

Related Documents