03 ƌơĐƵůŽƐ 03 ƌơĐƵůŽƐ
/ŶƚƌŽĚƵĐĐŝſŶ
Ă ĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂ ĞŶ Ğů ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ
ŝŶĚƵƐƚƌŝĂů ĞƐ ůĂ ĨŽƌŵĂ ſƉƟŵĂ ĚĞ ŐĞƐƟŽŶĂƌ ...
03 ƌơĐƵůŽƐ 03 ƌơĐƵůŽƐ
12. Cuando se aplica mantenimiento
ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ ƐŽďƌĞ ƵŶ ĐŽŶũƵŶƚŽ ĚĞ ŵĄƋƵŝŶĂƐ͕
ƐŝŶŚĂďĞƌƐĞƌĞĂůŝnjĂĚŽƉƌ...
of 2

Por qué fracasan algunos planes de mantenimiento predictivo

Para conseguir el éxito en la implantación ĚĞůĂĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂ͕ ƐĞ ŚĂ ĚĞ ĚŝƐĞŹĂƌ un plan para seguir las pautas que eviten caer en los errores habituales que hagan ĨƌĂĐĂƐĂƌĞůƉƌŽŐƌĂŵĂĚĞŐĞƐƟſŶƉƌĞĚŝĐƟǀĂĚĞů mantenimiento. ŽŶƐĐŝĞŶƚĞƐĚĞůĂƐĚŝĮĐƵůƚĂĚĞƐŝŶŚĞƌĞŶƚĞƐĂůĂ implantación de los planes de mantenimienͲ ƚŽƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͕ŵƵĐŚĂƐĐŽŵƉĂŹşĂƐďƵƐĐĂŶĂLJƵͲ da en empresas de servicios de ingeniería ĚĞ ĮĂďŝůŝĚĂĚ ĐŽŶ ĞdžƉĞƌŝĞŶĐŝĂƐ ƉŽƐŝƟǀĂƐ ĞŶ ŝŵƉůĂŶƚĂĐŝŽŶĞƐĚĞůĂĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂƉƌĞĚŝĐƟǀĂĞŶ el mantenimiento. >ĂƐƐŝĞƚĞƌĞŐůĂƐƉĂƌĂĞůĠdžŝƚŽ ϭ͘ĞĮŶŝƌƵŶ
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Engineering      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por qué fracasan algunos planes de mantenimiento predictivo

  • 1. 03 ƌơĐƵůŽƐ 03 ƌơĐƵůŽƐ /ŶƚƌŽĚƵĐĐŝſŶ Ă ĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂ ĞŶ Ğů ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ ŝŶĚƵƐƚƌŝĂů ĞƐ ůĂ ĨŽƌŵĂ ſƉƟŵĂ ĚĞ ŐĞƐƟŽŶĂƌ Ğů ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽĚĞƵŶŐƌĂŶŶƷŵĞƌŽĚĞĂĐƟǀŽƐ ĐƌşƟĐŽƐ͘ ů ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ ƐĞ ďĂƐĂ ĞŶ ůĂ ƉƌŽŐƌĂŵĂĐŝſŶ ĚĞ ůĂƐ ƚĂƌĞĂƐ ĚĞ ŵĂŶͲ ƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽƐŽůĂŵĞŶƚĞĐƵĂŶĚŽƐŽŶŶĞĐĞƐĂƌŝĂƐ͘ WĂƌĂ ĚĞƚĞƌŵŝŶĂƌ ĐƵĄŶĚŽ ĞƐ ŶĞĐĞƐĂƌŝŽ ŝŶƚĞƌǀĞŶŝƌ ƵŶ ĂĐƟǀŽ LJ ƌĞĂůŝnjĂƌůĞ ƚĂƌĞĂƐ ĚĞ ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ͕ ƐĞ ƉƌŽŐƌĂŵĂŶ ŝŶƐƉĞĐĐŝŽŶĞƐ ƉĞƌŝſĚŝĐĂƐ ŵĞĚŝĂŶƚĞ ƚĠĐŶŝĐĂƐ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂƐ ĐŽŵŽ ůĂ ŵĞĚŝĚĂ LJ ĂŶĄůŝƐŝƐ ĚĞ ǀŝďƌĂĐŝŽŶĞƐ͕ ƵůƚƌĂƐŽŶŝĚŽƐ͕ ƚĞƌŵŽŐƌĂİĂ͕ ĂŶĄůŝƐŝƐ ĚĞ ĂĐĞŝƚĞƐ͘͘͘ Ă ĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂ ĞŶ Ğů ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶͲ ƚŽ ĞƐ ŵƵĐŚŽ ŵĄƐ ĞĮĐŝĞŶƚĞ LJ ƐĞŐƵƌĂ ƋƵĞ ŽƚƌĂƐ ĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂƐ͕ ĐŽŵŽ ůĂ ƉƌĞǀĞŶƟǀĂ ďĂƐĂĚĂ ĞŶ ŚŽƌĂƐ ĚĞ ĨƵŶĐŝŽŶĂŵŝĞŶƚŽ͕ ůĂ ĐƵĂů ĞƐ ƉƌŽďĂďůĞŵĞŶƚĞ ůĂ ĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂ ĚĞ ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ ŵĄƐ ĞdžƚĞŶĚŝĚĂ͕ ũƵŶƚŽ ĐŽŶ Ğů ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽĂůĨĂůůŽ͘ WĞƌŽ ŶŽ ƚŽĚĂƐ ůĂƐ ŽƌŐĂŶŝnjĂĐŝŽŶĞƐ ƋƵĞ ƐĞ ŚĂŶ ƉƌŽƉƵĞƐƚŽ ŽƉƟŵŝnjĂƌ ƐƵ ƉůĂŶ ĚĞ ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ mediante la incorporación de la estrategia ƉƌĞĚŝĐƟǀĂŚĂŶƚĞŶŝĚŽĠdžŝƚŽ͘EŽŚĂŶĐĂůŝďƌĂĚŽ ďŝĞŶ Ğů ĞƐĨƵĞƌnjŽ ƋƵĞ ƐƵƉŽŶĞ Ğů ĐĂŵďŝŽ ĞŶ ůĂ ŵĞŶƚĂůŝĚĂĚ ĚĞů ƉĞƌƐŽŶĂů ĚĞ ůĂ ŽƌŐĂŶŝnjĂĐŝſŶ Ă ƚŽĚŽƐůŽƐŶŝǀĞůĞƐLJ͕ĂƉĞƐĂƌĚĞŚĂďĞƌƌĞĂůŝnjĂĚŽ las inversiones en la compra de herramientas y ƐŝƐƚĞŵĂƐĚĞĂLJƵĚĂĂůĚŝĂŐŶſƐƟĐŽƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͕ŶŽ se han obtenido buenos resultados, debido a que no se ha conseguido que el mantenimiento ƉƌĞĚŝĐƟǀŽƐĞĂƵŶĂĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂĚĞĞŵƉƌĞƐĂ͘ ŽƐĞƌƌŽƌĞƐŵĄƐĨƌĞĐƵĞŶƚĞƐ Cuando una planta o grupo industrial se ƉůĂŶƚĞĂ ͞ŚĂĐĞƌ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͟ LJ ŶŽ ƐĞ ŽďƟĞŶĞŶ buenos resultados, es posible que se haya ĐŽŵĞƟĚŽĂůŐƵŶŽĚĞůŽƐƐŝŐƵŝĞŶƚĞƐĞƌƌŽƌĞƐ͗ ϭ͘,ĂLJƵŶŵŽƟǀŽĐŽŵƷŶĞŶƚŽĚŽƐůŽƐĐĂƐŽƐĚĞ ƉůĂŶĞƐĚĞŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽƉƌĞĚŝĐƟǀŽĨƌĂĐĂƐĂĚŽƐ͕ ƐĞ ĨĂůůĂ ĞŶ ůĂ ŝŵƉůĂŶƚĂĐŝſŶ ĚĞů ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ cuando éste no está considerado como una estrategia de empresa. 2. Cuando la dirección de la planta se desenͲ ƟĞŶĚĞ LJ ĚĞůĞŐĂ ƚŽĚĂ ůĂ ƌĞƐƉŽŶƐĂďŝůŝĚĂĚ͕ algo ya va mal. Si al preguntar a la dirección ĚĞ ůĂ ƉůĂŶƚĂ͕ ƌĞƐƉŽŶƐĂďŝůŝnjĂŶ Ăů ĄƌĞĂ ĚĞ ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ ƐŽďƌĞ ͞Ğů ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͟ LJ Ɛŝ Ăů ũĞĨĞ ĚĞ ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ͕ ƌĞƐƉŽŶƐĂďŝůŝnjĂ Ăů ũĞĨĞ ĚĞ ǀĞƌŝĮĐĂĐŝſŶ Ž ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ ŵĞĐĄŶŝĐŽ Ž ĞůĠĐƚƌŝĐŽ͘ z Ɛŝ Ă ƐƵ ǀĞnj͕ ƉƌĞŐƵŶƚĂƐ Ă ĞƐƚŽƐ͕ te señalarán al hombre que lleva colgado Ăů ĐƵĞůůŽ Ğů ĂŶĂůŝnjĂĚŽƌ ĚĞ ǀŝďƌĂĐŝŽŶĞƐ͘ ^ŝ ůĂ responsabilidad de la correcta implantación ĚĞůĂĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂƉƌĞĚŝĐƟǀĂŶŽƐĞůĂƌĞƐĞƌǀĂůĂ ĚŝƌĞĐĐŝſŶ ĚĞ ůĂ ƉůĂŶƚĂ͕ ĞƐ ŝŵƉŽƐŝďůĞ ƌĞĂůŝnjĂƌ esta implantación con éxito. ĂĨĂůƚĂĚĞŝŵƉůŝĐĂĐŝſŶĚĞůĞƋƵŝƉŽĚŝƌĞĐƟǀŽĚĞ la planta industrial en el proyecto impide, antes Ž ĚĞƐƉƵĠƐ͕ ƋƵĞ ůĂ ĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂ ƐĞ desarrolle convenientemente y se alcancen los ŽďũĞƟǀŽƐĚĞŽƉƟŵŝnjĂĐŝſŶĚĞůŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ͘ Por lo dicho, no hay que buscar al responsable ĚĞůĨƌĂĐĂƐŽĚĞůĂĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂƉƌĞĚŝĐƟǀĂĨƵĞƌĂĚĞů equipo de dirección. 3. Otro detalle de las malas implantaciones es ƋƵĞ ĞŶ ŶŝŶŐƷŶ ŵŽŵĞŶƚŽ ƐĞ ŚĂ ĚĞĮŶŝĚŽ ƋƵĠ ĞƐ ͞ŚĂĐĞƌ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͟ LJ ĐŽŵŽ ĐŽŶƐĞĐƵĞŶĐŝĂ͕ ƐĞ ƉŽŶĞŶ ĞŶ ŵĂƌĐŚĂ ŶƵĞǀĂƐ ĂĐƟǀŝĚĂĚĞƐ ƋƵĞ no concluyen en la aplicación de la estrategia ƉƌĞĚŝĐƟǀĂ͘ƐĚĞĐŝƌ͕ƐĞŵŝĚĞŶǀŝďƌĂĐŝŽŶĞƐŽƐĞ toman muestras de aceite y poco más. Para ĂƐĞŐƵƌĂƌ Ğů ĠdžŝƚŽ ĞŶ ůĂ ĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂ ƐĞŚĂŶĚĞĚĞĮŶŝƌŝŶĚŝĐĂĚŽƌĞƐ;W/͛ƐͿLJƌĞĂůŝnjĂƌ un exhaustivo seguimiento por parte de la dirección. Esta supervisión será el motor e inspiración para todas las inversiones, procedimientos y tareas. ϰ͘ KƚƌŽ ŝŶĚŝĐĂĚŽƌ ĚĞ ƵŶĂ ŵĂůĂ ŝŵƉůĂŶƚĂĐŝſŶ ĞƐ ůĂ ĂƵƐĞŶĐŝĂ ĚĞ ŝŶĨŽƌŵĞƐ ĚĞ ĚŝĂŐŶſƐƟĐŽ͘ ƵĂŶƚŽ ŵĄƐ ĐƵĞƐƚĂ ůŽĐĂůŝnjĂƌ ůŽƐ ŝŶĨŽƌŵĞƐ ĚĞ ĚŝĂŐŶſƐƟĐŽ͕ ƉĞŽƌ ĨƵŶĐŝŽŶĂ Ğů ƉůĂŶ ĚĞ ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͘ ŽŶ ůĂ ƚĞĐŶŽůŽŐşĂ web actual, que permite el uso de aplicaͲ ĐŝŽŶĞƐ ^ĂĂ^ ĚĞĚŝĐĂĚĂƐ Ă ůĂ ŐĞƐƟſŶ ĚĞ ůĂ ŝŶĨŽƌŵĂĐŝſŶ ƐŽďƌĞ Ğů ĞƐƚĂĚŽ ĚĞ ůŽƐ ĂĐƟǀŽƐ͕ ya no hay excusas para tener los informes ŝůŽĐĂůŝnjĂďůĞƐŽŝŵƉƌĞƐŽƐLJŐƵĂƌĚĂĚŽƐĞŶĐĂƌƉĞͲ tas en armarios bajo llave. ϱ͘EƵŶĐĂƐĞŚĂŶĚĞĮŶŝĚŽŝŶĚŝĐĂĚŽƌĞƐƐŽďƌĞĞů ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ͘ ^ŝ ŶŽ ƐĞ ŚĂŶ ƉĂƌĂŵĞƚƌŝnjĂĚŽ los indicadores que sirvan a la dirección para supervisar conceptos tan importantes como ůĂ ĚŝƐƉŽŶŝďŝůŝĚĂĚ͕ ĮĂďŝůŝĚĂĚ͕ ƵƟůŝnjĂĐŝſŶ͕ ŐĂƐƚŽ en mantenimiento por tonelada producida... no habrá ninguna presión que ayude a conseͲ ŐƵŝƌƵŶŽƐŽďũĞƟǀŽƐŵĂƌĐĂĚŽƐƉƌĞǀŝĂŵĞŶƚĞ͘hŶ ďƵĞŶĞũĞƌĐŝĐŝŽĞƐƉƵĞƐƌĞĂůŝnjĂƌƵŶĂĐŽŵƉĂƌĂƟǀĂ con otras plantas similares del mismo sector industrial para evaluar el grado de calidad en ůĂŐĞƐƟſŶĚĞůŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ͘ 6. Ser un experto analista de vibración no implica ser conocedor de lo que significa mantenimiento predictivo, como se ŝŵƉůĞŵĞŶƚĂLJĐŽŵŽƐĞŐĞƐƟŽŶĂ͘ŶŽĐĂƐŝŽŶĞƐ encontramos que se produce una confusión ĞŶƚƌĞ ƌĞĂůŝnjĂƌ ĚŝĂŐŶſƐƟĐŽƐ ƉƵŶƚƵĂůĞƐ LJ ĞƐƚĂͲ ďůĞĐĞƌƵŶĂĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂƉƌĞĚŝĐƟǀĂĞŶĞůŵĂŶƚĞŶͲ ŝŵŝĞŶƚŽ͘ ƵŶƋƵĞ ůĂ ƵƟůŝĚĂĚ ĚĞ ůŽƐ ĚŝĂŐŶſƐƟͲ cos puntuales es más que evidente, el mayor retorno de la inversión se produce cuando ƐĞ ĂƉůŝĐĂ ƌĞĂůŵĞŶƚĞ ůĂ ĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂ en el mantenimiento, es decir, no debe ser WƌŽĚƵĐĐŝſŶ ƋƵŝĞŶ ůůĂŵĞ Ă WƌĞĚŝĐƟǀŽ ƉĂƌĂ preguntar qué le sucede a una determinada máquina (que hace ruidos extraños o no saca la ƉŽƚĞŶĐŝĂĞƐƉĞƌĂĚĂͿ͕ƐŝŶŽƋƵĞĚĞďĞƐĞƌWƌĞĚŝĐƟǀŽ quien avise a Producción sobre las máquinas en riesgo de avería. ϳ͘KƚƌŽƉƵŶƚŽƋƵĞƟĞŶĞƵŶĂŝŶŇƵĞŶĐŝĂĨƵŶĚĂͲ mental en el éxito o fracaso de los planes de ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ ƐŽŶ ůĂƐ ƉĞƌƐŽŶĂƐ ĂƐŝŐŶĂĚĂƐ Ăů ĚĞƉĂƌƚĂŵĞŶƚŽ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͘ hŶĂ ŐĂƌĂŶơĂƉĂƌĂĞůĨƌĂĐĂƐŽĞƐůĂƐĞůĞĐĐŝſŶĚĞƉĞƌͲ sonal no adecuado, muchas veces reubicado procedente de otros departamentos donde ya ŚĂŶĚĞŵŽƐƚƌĂĚŽƐƵŝŶĞĮĐĂĐŝĂ͘ 8. La carencia de procedimientos de actuación ante la detección de un fallo mediante las ƚĠĐŶŝĐĂƐ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂƐ ĞƐ ŽƚƌŽ ŝŶĚŝĐĂĚŽƌ ĚĞ ƵŶĂ ŵĂůĂŐĞƐƟſŶĚĞůƉůĂŶĚĞŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ͘ 9. Selección de herramientas no adecuadas. A veces, en la selección de las tecnologías ƉƌĞĚŝĐƟǀĂƐ ƉĞƐĂŶ ŵĄƐ ĐƌŝƚĞƌŝŽƐ ĞĐŽŶſŵŝĐŽƐ ŝŶĨƵŶĚĂĚŽƐƋƵĞ͕ĐƌŝƚĞƌŝŽƐƚĠĐŶŝĐŽƐ͘EŽŚĂLJƋƵĞ perder de vista que el dimensionamiento de las tecnologías aplicadas ha de estar un función del parque de máquinas de la planta y de los recursos humanos disponibles para operar estas tecnologías. De nada sirve adquirir ƐŝƐƚĞŵĂƐĚĞĚŝĂŐŶſƐƟĐŽƋƵĞŶŽƐĞŽƉĞƌĂŶĚĞ manera correcta. Si no se dispone de expertos analistas, es más rentable subcontratar serviͲ ĐŝŽƐĚĞĚŝĂŐŶſƐƟĐŽƉƌĞĚŝĐƟǀŽĞŶƌĞŵŽƚŽ͘ 10. La inversión inicial menor o mayor de la ŶĞĐĞƐĂƌŝĂ͕ ŝŶŇƵLJĞ ƚĂŵďŝĠŶ ĞŶ ůŽƐ ƌĞƐƵůƚĂĚŽƐ͘ hŶ ůĄƉŝnj ĚĞ ǀŝďƌĂĐŝſŶ ĞƐ ƵŶĂ ŚĞƌƌĂŵŝĞŶƚĂ ĚĞ taller para medir vibración puntualmente, ƉĞƌŽŶŽĞƐƵŶƐŝƐƚĞŵĂƉƌĞĚŝĐƟǀŽLJƐŝĞƐƚĂĞƐůĂ única herramienta disponible para los analisͲ ƚĂƐ ĚĞ ůĂ ŵĂƋƵŝŶĂƌŝĂ͕ ƐĞ ƐĞŶƟƌĄŶ ŵĞŶŽƐƉƌĞͲ ciados. Si por el contrario se selecciona una tecnología demasiado compleja y no se dedica ƉĞƌƐŽŶĂůƵŚŽƌĂƐƐƵĮĐŝĞŶƚĞƐ͕ůĂĚŝĮĐƵůƚĂĚĞŶůĂ operación de la tecnología también perjudica ĂůƉůĂŶƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͘^ŝŶůĂƚĞĐŶŽůŽŐşĂĂĚĞĐƵĂĚĂ ĞƐŵƵLJĚŝİĐŝůĐŽŶƐĞŐƵŝƌďƵĞŶŽƐƌĞƐƵůƚĂĚŽƐ͘Ŷ ŵƵĐŚĂƐŽĐĂƐŝŽŶĞƐƐĞŝŶǀŝĞƌƚĞƚŽĚŽĞůĞƐĨƵĞƌnjŽ en seleccionar una determinada marca u otra ĚĞĂŶĂůŝnjĂĚŽƌLJƐŽŌǁĂƌĞƉƌĞĚŝĐƟǀŽƐ͕ƉĞƌŽƐĞ descuida todo lo demás. ϭϭ͘ ŽƐ ĞƌƌŽƌĞƐ ŝŶŝĐŝĂůĞƐ ĐŽŵĞƟĚŽƐ ĞŶ ƵŶĂ implantación inadecuada minan el futuro del ƉůĂŶ ĚĞ ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͘ ŽƐ ŵĄƐ comunes son: ͻ Errores en la selección de los parámetros de supervisión y seguimiento. ͻ ƌƌŽƌĞƐĞŶůĂĐŽŶĮŐƵƌĂĐŝſŶĚĞůĂƐŵĞĚŝĚĂƐ de análisis. ͻ Errores en la periodicidad de toma de datos. ͻ ƌƌŽƌĞƐĞŶůĂĐŽŶĮŐƵƌĂĐŝſŶĚĞůĂƐĂůĂƌŵĂƐ͘ ͻ ƌƌŽƌĞƐ ĞŶ ůĂ ĐŽŶĮŐƵƌĂĐŝſŶ ĚĞ ůŽƐ informes de puntos en excepción. Por qué fracasan algunos planes de mantenimiento predictivo ƌĂŶĐŝƐĐŽĂůůĞƐƚĞƌŽƐZŽďůĞƐ ŝƌĞĐƚŽƌDĂƌŬĞƟŶŐͲWƌĞĚŝƚĞĐͬ/ZD ĩĂůůĞƐƚĞƌŽƐΛƉƌĞĚŝƚĞĐ͘ĐŽŵ Se ha escrito mucho sobre los motivos que llevan al fracaso a muchos planes de ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͕ĂƉĞƐĂƌĚĞĞůůŽ͕ƚŽĚĂǀşĂŶŽƐĞŶĐŽŶƚƌĂŵŽƐĐŽŶŽƌŐĂŶŝnjĂĐŝŽŶĞƐ fallan en la implantación de la estrategia predictiva en el mantenimiento y bloquean ĂƐşĞůĐĂŵŝŶŽŚĂĐŝĂůĂŽƉƚŝŵŝnjĂĐŝſŶĚĞůĂƐŽƉĞƌĂĐŝŽŶĞƐĚĞŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ͘ ŶĞƐƚĞĂƌơĐƵůŽƐĞƌĞƐĂůƚĂŶůĂƐƌĂnjŽŶĞƐƉƌŝŶĐŝƉĂůĞƐƋƵĞŝŵƉŝĚĞŶůĂĐŽƌƌĞĐƚĂŝŵƉůĂŶƚĂĐŝſŶ LJĞůĚĞƐĂƌƌŽůůŽĂĚĞĐƵĂĚŽĚĞůĂĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂƉƌĞĚŝĐƟǀĂĞŶĞůŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽŝŶĚƵƐƚƌŝĂů͘ ŽƐĞƌƌŽƌĞƐŵĄƐĨƌĞĐƵĞŶƚĞƐ 24 www.preditec.com www.preditec.com 25
  • 2. 03 ƌơĐƵůŽƐ 03 ƌơĐƵůŽƐ 12. Cuando se aplica mantenimiento ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ ƐŽďƌĞ ƵŶ ĐŽŶũƵŶƚŽ ĚĞ ŵĄƋƵŝŶĂƐ͕ ƐŝŶŚĂďĞƌƐĞƌĞĂůŝnjĂĚŽƉƌĞǀŝĂŵĞŶƚĞƵŶĂŶĄůŝƐŝƐ ĚĞĐƌŝƟĐŝĚĂĚĚĞůĂŵĂƋƵŝŶĂƌŝĂĚĞůĂƉůĂŶƚĂ͘Ŷ estos casos, es posible que de las incluidas en ĞůƉůĂŶĚĞŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͕ƐŽďƌĞŶ͕ falten o ambas cosas. 13. Cuando todo el plan de mantenimiento ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ ƐĞ ďĂƐĂ ĞŶ ƵŶĂ ƷŶŝĐĂ ƚĠĐŶŝĐĂ͕ ŶŽƌŵĂůŵĞŶƚĞǀŝďƌĂĐŝſŶŽƚĞƌŵŽŐƌĂİĂ͘ ϭϰ͘ĂĨŽƌŵĂĐŝſŶŝŶƐƵĮĐŝĞŶƚĞĚĞůŽƐĂŶĂůŝƐƚĂƐ LJůŽƐŐĞƐƚŽƌĞƐĚĞůƉůĂŶƉƌĞĚŝĐƟǀŽLJůĂĐĂƌĞŶĐŝĂ de un plan de formación son también indicaͲ dores de su implantación inadecuada. ϭϱ͘ YƵŝnjĄƐ ƵŶĂ ĚĞ ůĂƐ ĐƵĞƐƟŽŶĞƐ ĐůĂǀĞ ƉĂƌĂ averiguar si el plan de mantenimiento ƉƌĞĚŝĐƟǀŽĞƐƚĄĐŽƌƌĞĐƚĂŵĞŶƚĞŝŵƉůĂŶƚĂĚŽŽŶŽ es saber el porcentaje de gamas de mantenimiento ƋƵĞŚĂŶƉĂƐĂĚŽĂĂĐƟǀĂƌƐĞƉŽƌWƌĞĚŝĐƟǀŽĞŶ ǀĞnjĚĞƉŽƌWƌĞǀĞŶƟǀŽ;ƉŽƌŚŽƌĂƐĚĞĨƵŶĐŝŽŶĂͲ miento). 16. Inversión anual insuficiente. Para una planta de tamaño medio se debe ŝŶǀĞƌƚŝƌ Ăů ŵĞŶŽƐ ϱϬ ŬΦͬĂŹŽ ĞŶƚƌĞ ƐƵĞůĚŽƐ͕ medios técnicos e instalaciones. Si no se va ĂƉŽĚĞƌƌĞĐƵƉĞƌĂƌĞƐƚĂŝŶǀĞƌƐŝſŶ͘sĂůĞůĂƉĞŶĂ plantearse la subcontratación de servicios de mantenimiento preditctivo, que me ofreͲ cerán soluciones adaptadas a mi parque de ŵĂƋƵŝŶĂƌŝĂĐƌşƟĐĂĐŽŶŵĞŶŽƌĞƐŝŶǀĞƌƐŝŽŶĞƐ͘ ƵĞŐŽ ĐƵĂŶĚŽ ƐĞ ƉůĂŶƚĞĂ ůĂ ĐƵĞƐƟſŶ ͎͞ƉŽƌ ƋƵĠ ĨĂůůĂŶ ůŽƐ ƐŝƐƚĞŵĂƐ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽƐ͍͕͟ ůĂ respuesta es bien sencilla, porque los diͲ ƌĞĐƟǀŽƐ ĚĞ ůĂƐ ĞŵƉƌĞƐĂƐ ŶŽ ůĞ ĚĂŶ ůĂ ŝŵƉŽƌƚĂŶĐŝĂ ƋƵĞ ĞŶ ƌĞĂůŝĚĂĚ ƟĞŶĞŶ͘ EŽƌŵĂƟǀĂ Ă ŶŽƌŵĂ /^K ϭϳϯϱϵ͗ϮϬϭϭ ĞƐƚĂďůĞĐĞ ůĂƐ directrices para los procedimientos generales que se deben considerar al establecer un ƉƌŽŐƌĂŵĂĚĞŵŽŶŝƚŽƌŝnjĂĐŝſŶĚĞĐŽŶĚŝĐŝſŶĚĞ máquinas. Esta norma incluye referencias a estándares asociados requeridos en este proceso aplicable ĂŵĄƋƵŝŶĂƐĚĞĐƵĂůƋƵŝĞƌƟƉŽ͘ En esta norma se tratan los puntos siguientes: ͻ Auditoría de los equipos para identificar equipos y sus funciones. ͻ ƵĚŝƚŽƌşĂĚĞĮĂďŝůŝĚĂĚLJĐƌŝƟĐŝĚĂĚĚŽŶĚĞ se componga un diagrama de bloques ƐŽďƌĞ ůĂ ĮĂďŝůŝĚĂĚ͕ ƐĞ ĞƐƚĂďůĞnjĐĂ ůĂ ĐƌŝƟĐŝĚĂĚĚĞĐĂĚĂĞƋƵŝƉŽLJƐĞŝĚĞŶƟĮƋƵĞŶ ŵŽĚŽƐ ĚĞ ĨĂůůŽ͕ ƐƵƐ ĞĨĞĐƚŽƐ LJ ĐƌŝƟĐŝĚĂĚ͘ ͻ Selección de las tareas apropiadas de manͲ tenimiento, estudiar si es viable o no apliͲ ĐĂƌůĂĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂƉƌĞĚŝĐƟǀĂĂĐĂĚĂĞƋƵŝƉŽ͘ ͻ Seleccionar la técnica, método y alarͲ ŵĂƐ ĂƉƌŽƉŝĂĚŽƐ ƉĂƌĂ ĐĂĚĂ ĂĐƟǀŽ͘ ͻ Recolección y análisis de datos. ͻ Determinar las acciones correctoras de mantenimiento y registro al historial. ͻ Revisión de criterios de alertas y alarmas LJ ĚĞ ůĂƐ ƚĠĐŶŝĐĂƐ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂƐ ĚŝƐƉŽŶŝďůĞƐ͘ ͻ Existen otras normas a tener en cuenta ĐŽŵŽůĂ/^KϭϯϯϳϮ͕/^Kϭϯϯϳϯ͕/^KϭϯϯϳϰͲ ϭ͕ /^K ϭϯϯϳϵ͕ /^K ϭϯϯϴϭͲϭ͕ /^K ϭϴϰϯϲ͕ /^K/ϮϯϴϮͲϭϰLJŽƚƌĂƐ͘ ĂƐĨƵŶĐŝŽŶĞƐĚĞ ƵŶĚĞƉĂƌƚĂŵĞŶƚŽƉƌĞĚŝĐƟǀŽ Los departamentos de mantenimiento predicͲ ƟǀŽƐĞŚĂŶĞƐƚĂďůĞĐŝĚŽĞŶůĂƐƉůĂŶƚĂƐŝŶĚƵƐͲ triales de una manera desigual. Las funciones asignadas a estos departamentos han sido dispares, a pesar de que cualquier departaͲ ŵĞŶƚŽ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ ĚĞďĞƌşĂ ƉŽĚĞƌ ƌĞĂůŝnjĂƌ ůĂƐ ƚĂƌĞĂƐ ĚĞ ƐƵƉĞƌǀŝƐŝſŶ͕ ĚŝĂŐŶſƐƟĐŽ͕ ƐŽůŝĐŝƚƵĚ ĚĞƚĂůůĂĚĂ ĚĞ ůĂƐ ƌĞƉĂƌĂĐŝŽŶĞƐ LJ ǀĞƌŝĮĐĂĐŝſŶ de las reparaciones. ĂƐ ĨƵŶĐŝŽŶĞƐ ƉƌŝŶĐŝƉĂůĞƐ ĚĞ ůŽƐ ĚĞƉĂƌƚĂͲ ŵĞŶƚŽƐĚĞŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽƉƌĞĚŝĐƟǀŽƐŽŶ͗ ϭ͘^ƵƉĞƌǀŝƐŝſŶƉƌĞĚŝĐƟǀĂ͘ Ă ƐƵƉĞƌǀŝƐŝſŶ ĚĞ ůŽƐ ĂĐƟǀŽƐ ĐƌşƟĐŽƐ ƐĞ ŚĂ ĚĞ ƌĞĂůŝnjĂƌ ĐŽŶ ůŽƐ ƌĞĐƵƌƐŽƐ ĂĚĞĐƵĂĚŽƐ ĞŶ ĨƵŶĐŝſŶĚĞůŶƷŵĞƌŽĚĞĞƋƵŝƉŽƐĐƌşƟĐŽƐĚĞůĂ ƉůĂŶƚĂLJƐƵƐƉĂƌƟĐƵůĂƌŝĚĂĚĞƐ͘^ĞŚĂĚĞƚĞŶĞƌ ĞŶĐƵĞŶƚĂƋƵĞůĂŽƉƟŵŝnjĂĐŝſŶĚĞůŽƐƌĞĐƵƌƐŽƐ existentes es una obligación si se pretenden ŽďƚĞŶĞƌƵŶŽƐƌĞƐƵůƚĂĚŽƐƌĂnjŽŶĂďůĞƐ͘WŽƌĞůůŽ es fundamental poner especial atención en los siguientes puntos: Periodicidad de las medidas. Si las medidas se espacian demasiado, es posible que perͲ damos la capacidad de detectar determinaͲ ĚŽƐ ƟƉŽƐ ĚĞ ĨĂůůŽ ĚĞ ĚĞƐĂƌƌŽůůŽ ƌĄƉŝĚŽ͘ WŽƌ el contrario, si pretendemos tomar medidas de supervisión con demasiada frecuencia, estaremos malgastando recursos. EƷŵĞƌŽĚĞƉƵŶƚŽƐƉŽƌŵĄƋƵŝŶĂ͘WĂƌĂƐƵƉĞƌͲ visar una máquina no se necesita tanta ŝŶĨŽƌŵĂĐŝſŶ ĐŽŵŽ ĐƵĂŶĚŽ ƐĞ ĚŝĂŐŶŽƐƟĐĂ͕ por ello el número de puntos medidos para ƐƵƉĞƌǀŝƐĂƌůĂĞƐŵĞŶŽƌƋƵĞůŽƐƵƟůŝnjĂĚŽƐƉĂƌĂ ĞůĚŝĂŐŶſƐƟĐŽ͘ ŽŶĮŐƵƌĂĐŝſŶ ĚĞ ůĂƐ ŵĞĚŝĚĂƐ͘ /ŐƵĂůŵĞŶƚĞ͕ ůĂ ĐŽŶĮŐƵƌĂĐŝſŶ ĚĞ ůĂƐ ŵĞĚŝĐŝŽŶĞƐ ƉĂƌĂ ůĂ ƐƵƉĞƌǀŝƐŝſŶĚĞŵĂƋƵŝŶĂƌŝĂŚĂĚĞĨĂĐŝůŝƚĂƌƐƵĮͲ cientes datos para la detección de anomalías, pero no es conveniente obtener demasiados ĚĂƚŽƐ͕ƉĂƌĂŶŽĐŽŶƐƵŵŝƌĚĞŵĂƐŝĂĚŽƟĞŵƉŽ en las tareas de recolección de datos. dĠĐŶŝĐĂƐƉƌĞĚŝĐƟǀĂƐ͘ůZD;ZĞůŝĂďŝůŝƚLJĞŶͲ tered Maintenance) recomienda aplicar las técnicas adecuadas para detectar los posibles ŵŽĚŽƐ ĚĞ ĨĂůůŽ ŝĚĞŶƟĮĐĂĚŽƐ ĞŶ ĐĂĚĂ ĂĐƟǀŽ ĐƌşƟĐŽ͘ ĚĞŵĄƐ ĚĞů ĂŶĄůŝƐŝƐ ĚĞ ǀŝďƌĂĐŝŽŶĞƐ͕ ĐŽŶǀŝĞŶĞĞƐƚƵĚŝĂƌƐŝůĂƚĞƌŵŽŐƌĂİĂ͕ĞůĂŶĄůŝƐŝƐĚĞ aceites, la escucha de ultrasonidos o el análiͲ sis del circuito de corrientes aportan inforͲ mación relevante sobre los modos de fallo. Inspecciones visuales. Es conveniente procedimentar cómo se reportan las anomalías encontradas en los equipos inspeccionados. WŽƌĞũĞŵƉůŽ͕ƐŝĞůǀĞƌŝĮĐĂĚŽƌĚĞƚĞĐƚĂƵŶĂĨƵŐĂ de lubricante cuando está midiendo vibraͲ ciones, ha de reportarlo para que se genere una orden de trabajo que corrija ese fallo detectado visualmente. Ϯ͘ŝĂŐŶſƐƟĐŽƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͘ A veces se confunden las funciones de ƐƵƉĞƌǀŝƐŝſŶ LJ ĚŝĂŐŶſƐƟĐŽ͘ DĞĚŝĂŶƚĞ ůĂ ƐƵƉĞƌǀŝƐŝſŶ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂ ƐĞ ĚĞƚĞĐƚĂŶ ůŽƐ problemas, mediante el diagnóstiͲ ĐŽ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ ƐĞ ĚĞƚĂůůĂŶ ůŽƐ ĨĂůůŽƐ encontrados para que puedan ser ĐŽƌƌĞŐŝĚŽƐ͘ ů ĚŝĂŐŶſƐƟĐŽ ĚĞ ŵĂƋƵŝŶĂƌŝĂ ƌĞƋƵŝĞƌĞ ĂŶĂůŝƐƚĂƐ ĐƵĂůŝĮĐĂĚŽƐ ĞƋƵŝƉĂĚŽƐ con herramientas de análisis adecuadas. Cuando nos basamos en la técnica del análisis de ǀŝďƌĂĐŝŽŶĞƐ͕ ůĂƐ ŐƌĄĮĐĂƐ ĂƉůŝĐĂĚĂƐ ƉĂƌĂ Ğů ĚŝĂŐŶſƐƟĐŽ ĚĞ ůĂ ŵĂƋƵŝŶĂƌŝĂ ƐŽŶ ůŽƐ ĞƐƉĞĐƚƌŽƐ͕ ŽŶĚĂƐ LJ ŽƚƌĂƐ ŐƌĄĮĐĂƐ ơƉŝĐĂ ŽďƚĞŶŝĚĂƐĂƉĂƌƟƌĚĞůĂƐĞŹĂůĚŝŶĄŵŝĐĂĚĞůĂ vibración. ϯ͘'ĞŶĞƌĂĐŝſŶĚĞŝŶĨŽƌŵĞƐƉƌĞĚŝĐƟǀŽƐ͘ ŽƐ ŝŶĨŽƌŵĞƐ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽƐ ŐĞŶĞƌĂŶ ſƌĚĞŶĞƐ de trabajo para programar las reparaciones de los fallos encontrados, estos informes ŚĂŶ ĚĞ ƐĞƌ ƉƌĞĐŝƐŽƐ LJ ĮĂďůĞƐ ƉĂƌĂ ƋƵĞ ůŽƐ coordinadores del mantenimiento basen sus programaciones en el estado de los ĂĐƟǀŽƐƌĞƉŽƌƚĂĚŽ͘ƐĨƵŶĚĂŵĞŶƚĂůůĂĐŽŽƌĚŝͲ ŶĂĐŝſŶ ĞŶƚƌĞ ůŽƐ ĚĞƉĂƌƚĂŵĞŶƚŽƐ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽƐ y coordinación o programación de mantenͲ ŝŵŝĞŶƚŽƉĂƌĂƋƵĞůŽƐƚƌĂďĂũŽƐƉƌĞǀĞŶƟǀŽƐƐĞ ŐĞƐƟŽŶĞŶ Ă ƉĂƌƟƌ ĚĞ ůĂ ŝŶĨŽƌŵĂĐŝſŶ ĚĞů ĞƐƚĂĚŽĚĞůŽƐĂĐƟǀŽƐ͘ ϰ͘sĞƌŝĮĐĂĐŝſŶĚĞůŽƐƚƌĂďĂũŽƐĚĞƌĞƉĂƌĂĐŝſŶ͘ Cuando se interviene un equipo para su reparación, existe un riesgo de que la ƌĞƉĂƌĂĐŝſŶ ŶŽ ƐĞ ŚĂLJĂ ƌĞĂůŝnjĂĚŽ ĐŽƌƌĞĐƚĂͲ mente. El departamento de mantenimiento ƉƌĞĚŝĐƟǀŽĚŝƐƉŽŶĞĚĞŵĞĚŝŽƐƉĂƌĂĞǀĂůƵĂƌĞů estado de la máquina reparada para aceptar Ž ƌĞĐŚĂnjĂƌ ƐƵ ƉƵĞƐƚĂ ĞŶ ƉƌŽĚƵĐĐŝſŶ Ğ ŝĚĞŶͲ ƟĮĐĂƌ ůĂ ĐĂƵƐĂ ĚĞů ƉƌŽďůĞŵĂ͕ ĞŶ Ğů ĐĂƐŽ ĚĞ ƋƵĞ ƐĞĂ ƌĞĐŚĂnjĂĚĂ͘ WĂƌĂ ƋƵĞ ůĂƐ ƚĂƌĞĂƐ ĚĞ ǀĞƌŝĮĐĂĐŝſŶ ƉƵĞĚĂŶ ƌĞĂůŝnjĂƌƐĞ ĐŽŶ ĠdžŝƚŽ͕ ĞƐ necesaria una coordinación entre el deparͲ ƚĂŵĞŶƚŽ ĚĞ ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ LJ Ğů ĚĞƉĂƌƚĂŵĞŶƚŽ ĚĞ ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ ĐŽƌƌĞĐƟǀŽ o taller de mantenimiento. Se recomienda pues procedimentar ƚŽĚĂƐ ĞƐƚĂƐ ƚĂƌĞĂƐ LJ ĂƌƟĐƵůĂƌ ůĂƐ relaciones interdepartamentales para evitar descoordinaciones que impidan la ƌĞĂůŝnjĂĐŝſŶĚĞĞƐƚĂƐĨƵŶĐŝŽŶĞƐƉƌŽƉŝĂƐĚĞůŽƐ ĚĞƉĂƌƚĂŵĞŶƚŽƐĚĞŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͘ ŽŶĐůƵƐŝſŶ Para conseguir el éxito en la implantación ĚĞ ůĂ ĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂ͕ ƐĞ ŚĂ ĚĞ ĚŝƐĞŹĂƌ un plan para seguir las pautas que eviten caer en los errores habituales que hagan ĨƌĂĐĂƐĂƌĞůƉƌŽŐƌĂŵĂĚĞŐĞƐƟſŶƉƌĞĚŝĐƟǀĂĚĞů mantenimiento. ŽŶƐĐŝĞŶƚĞƐĚĞůĂƐĚŝĮĐƵůƚĂĚĞƐŝŶŚĞƌĞŶƚĞƐĂůĂ implantación de los planes de mantenimienͲ ƚŽƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͕ŵƵĐŚĂƐĐŽŵƉĂŹşĂƐďƵƐĐĂŶĂLJƵͲ da en empresas de servicios de ingeniería ĚĞ ĮĂďŝůŝĚĂĚ ĐŽŶ ĞdžƉĞƌŝĞŶĐŝĂƐ ƉŽƐŝƟǀĂƐ ĞŶ ŝŵƉůĂŶƚĂĐŝŽŶĞƐĚĞůĂĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂƉƌĞĚŝĐƟǀĂĞŶ el mantenimiento. ĂƐƐŝĞƚĞƌĞŐůĂƐƉĂƌĂĞůĠdžŝƚŽ ϭ͘ĞĮŶŝƌƵŶƉůĂŶƋƵĞŝŶĐůƵLJĂůĂŝŵƉůŝĐĂĐŝſŶ ĚĞůĂĚŝƌĞĐĐŝſŶĚĞůĂŽƌŐĂŶŝnjĂĐŝſŶ͘ 2. Estudiar y decidir si se trabajará con recurͲ sos propios o con recursos subcontratados. a. Si se trabaja con recursos propios: ŝ͘ ůĞŐŝƌ ůĂƐ ƚĞĐŶŽůŽŐşĂƐ ƉƌĞĚŝĐƟǀĂƐ adecuadas. ii. Seleccionar correctamente al perͲ ƐŽŶĂů ŝŶƚĞŐƌĂŶƚĞ ĚĞů ĚĞƉĂƌƚĂŵĞŶƚŽ ƉƌĞĚŝĐƟͲ vo. Experiencia electromecánica, soltura con ůĂƐŚĞƌƌĂŵŝĞŶƚĂƐŝŶĨŽƌŵĄƟĐĂƐLJĐŽŶĞůŝĚŝŽŵĂ ŝŶŐůĠƐ͕ ŚĂďŝůŝĚĂĚ ƉĂƌĂ ĚŝĂŐŶŽƐƟĐĂƌ ĂǀĞƌşĂƐ͕ metódico y ordenado. b. Si se subcontratan los servicios, conviene ĞŶĐŽŶƚƌĂƌ ƵŶĂ ĐŽŵƉĂŹşĂ ĞƐƉĞĐŝĂůŝnjĂĚĂ ĐŽŶ referencias probadas en la implantación exiͲ ƚŽƐĂĚĞůĂĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂƉƌĞĚŝĐƟǀĂĞŶĞůŵƵŶĚŽ industrial. ϯ͘WƌŽĐĞĚŝŵĞŶƚĂƌƚŽĚŽƐůŽƐƚƌĂďĂũŽƐ͗ŽŶĮŐͲ uración de medidas, periodicidades, alarmas, elaboración de informes... Estos procedͲ imientos se han de elaborar con las mayores ŐĂƌĂŶơĂƐ͕ƉƵĞƐƚŽƋƵĞĞƐĨĄĐŝůĐŽŵĞƚĞƌĞƌƌŽƌĞƐ en esta fase si estos procedimientos no son ƌĞĂůŝnjĂĚŽƐƉŽƌĞdžƉĞƌƚŽƐĞŶůĂŵĂƚĞƌŝĂ͘ ϰ͘ƐƚĂďůĞĐĞƌůĂƐŝŶƚĞƌĂĐĐŝŽŶĞƐĞŶƚƌĞĚĞƉĂƌƚĂͲ ŵĞŶƚŽƐLJĚĞĮŶŝƌĞůŇƵũŽĚĞĂĐĐŝŽŶĞƐĂŶƚĞůĂ detección de un fallo por medio de las técniͲ ĐĂƐƉƌĞĚŝĐƟǀĂƐ͘ ϱ͘ ƐƚĂďůĞĐĞƌ ƋƵĠ W/͛Ɛ ƐĞ ǀĂŶ Ă ƐƵƉĞƌǀŝƐͲ ar, quién los supervisará y qué medidas se ƚŽŵĂƌĄŶƐŝŶŽƐĞĂůĐĂŶnjĂŶůŽƐŽďũĞƟǀŽƐ͘ ϲ͘KƌŐĂŶŝnjĂƌƵŶƉůĂŶĚĞĨŽƌŵĂĐŝſŶďŝĞŶĂĚĂƉͲ ƚĂĚŽLJŵĂŶƚĞŶŝĚŽĞŶĞůƟĞŵƉŽ͘ ϳ͘ƵĚŝƚĂƌLJƌĞǀŝƐĂƌƌĞŐƵůĂƌŵĞŶƚĞĞůŐƌĂĚŽĚĞ ĐƵŵƉůŝŵŝĞŶƚŽĚĞŽďũĞƟǀŽƐLJƚŽŵĂƌŵĞĚŝĚĂƐ para corregir las desviaciones. ŝďůŝŽŐƌĂİĂ Rayo Peinado, José P. Curso de protección, monitorͲ ŝnjĂĐŝſŶ LJ ĮĂďŝůŝĚĂĚ ĚĞ ŵĂƋƵŝŶĂƌŝĂ ŝŶĚƵƐƚƌŝĂů͘ DĂĚƌŝĚ͗ Preditec/IRM, 2012. /^K͘ŽŶĚŝƟŽŶŵŽŶŝƚŽƌŝŶŐĂŶĚĚŝĂŐŶŽƐƟĐƐŽĨŵĂĐŚŝŶĞƐ ͲͲ'ĞŶĞƌĂůŐƵŝĚĞůŝŶĞƐ͘/^Kϭϳϯϱϵ͗ϮϬϭϭ͕dͬ^͗dϭϬϴͬ ^ϱ͕/^͗ϭϳ͘ϭϲϬ͕^ƚĂŐĞ͗ϲϬ͘ϲϬ;ϮϬϭϭͲϬϰͲϬϳͿ Ballesteros Robles, Francisco. Cómo conseguir el éxiͲ ƚŽĞŶůĂĂƉůŝĐĂĐŝſŶĚĞůĂĞƐƚƌĂƚĞŐŝĂƉƌĞĚŝĐƟǀĂ͘DĂĚƌŝĚ͗ Preditec/IRM, 2012 Ballesteros Robles, Francisco. Funciones principales ĚĞ ůŽƐ ĚĞƉĂƌƚĂŵĞŶƚŽƐ ĚĞ ŵĂŶƚĞŶŝŵŝĞŶƚŽ ƉƌĞĚŝĐƟǀŽ͘ Madrid: Preditécnico (www.preditecnico.com), 2011 26 www.preditec.com www.preditec.com 27

Related Documents