LA NARRATIVA DEL SIGLO XX HASTA 1939
1. LA PROSA DE PRINCIPIOS DE SIGLO
En el campo de la prosa se comprueba, como en el d...
Sonatas enlaza simbólicamente la estación del año y el marco geográfico con la edad del
protagonista y sus pasiones vitale...
Como sucede en la lírica, se pasa desde una concepción de la literatura
estrictamente vanguardista a la consideración de q...
of 3

Narrativa hasta 1939

Published on: Mar 3, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Narrativa hasta 1939

  • 1. LA NARRATIVA DEL SIGLO XX HASTA 1939 1. LA PROSA DE PRINCIPIOS DE SIGLO En el campo de la prosa se comprueba, como en el de la poesía, la progresiva crisis del Realismo, que va dejando paso a las tendencias innovadoras. La prosa es cada vez menos el vehículo de narraciones en sentido clásico y, así, los relatos más o menos convencionales conviven con libros en prosa progresivamente más descriptivos, líricos o ensayísticos, en los las fronteras genéricas empiezan a ser difusas. Lo característico es una prosa impresionista dominada por la sugerencia, la imprecisión, el gusto por la vaguedad simbolista, la pincelada rápida, así como la tendencia a lo inconcluso, fragmentario. Temas comunes de estos escritos de principios de siglo son el voluntarismo frente a la abulia, la pasión frente a la inteligencia, problemas de personalidad, críticas sociales diversas... Las novelas se pueblan, así, de personajes abúlicos, insatisfechos; y a su lado, como problable influencia de Nietzsche, abundan personajes con voluntad de acción: aventureros, arrogantes, amantes del peligro... La crisis de la novela realista no conduce a un modelo de novela alternativo, sino a una diversidad de experimentos narrativos. Autores relevantes de este período son: • José Martínez Ruiz, Azorín. Como Maeztu, Baroja y Unamuno, en su juventud defendió ideas políticas radicales (anarquistas) como en Anarquistas literarios (1895). No obstante, pronto abandonó su radicalismo juvenil para militar en el Partido Conservador de Maura. Tras la Guerra Civil, mostró su apoyo al régimen franquista. Sus obras literarias más interesantes son La voluntad (1902), Antonio Azorín (1903), Las confesiones de un pequeño filosófo (1904), Los pueblos (1905) y Castilla (1912). Las tres primeras, próximas al género del ensayo. Los pueblos y Castilla son colecciones de artículos y pequeños relatos de tema diverso: evocaciones, antiguas lecturas, tipos peculiares... La prosa de Azorín muestra un absoluto predominio de lo descriptivo y lo discursivo. El discurso es fragmentario, se anula la acción narrativa, el período sintáctico es breve. • Miguel de Unamuno. Su primera novela, histórica o intrahistórica, fue Paz en la Guerra (1897). En 1902 publica Amor y pedagogía una fantasía satírica y grotesca, próxima al ensayo, sobre la utopía pedagógica y positivista que rompe los moldes realistas. La más importante de sus novelas es Niebla (1913), subtitulada "nivola", presenta novedades formales: el autor se convierte en personaje de ficción. Su tema trascendental es la existencia y la identidad personal. Otras novelas suyas son Abel Sánchez (1917), La tía Tula (1921) y San Manuel Bueno, mártir (1930). Las novelas de Unamuno son un juego intelectual en el que se abren ante el lector múltiples interrogaciones. Otros rasgos son la concentración de la acción y la ausencia de descripciones, salvo las de carácter simbólico. • Pío Baroja. Es el novelista por antonomasia de su época. Escribió casi una decena de libros de cuentos y relatos breves y más de 60 novelas. Pueden distinguirse tres etapas en su obra. En la primera, la más importante, publica, entre otras, la trilogía La lucha por la vida (La busca, 1904; Mala hierba, 1904 y Aurora roja, 1905). Sus protagonistas son inadaptados. También escribe en esta época algunas novelas de aventuras y acción: Zalacaín el aventurero (1909), Las inquietudes de Shanti Andía (1911). • Ramón del Valle-Inclán. Podemos distinguir tres períodos: a) Etapa modernista. Su producción hasta 1906 puede considerarse modernista. Las obras más importantes del período son las cuatro Sonatas (1902-1905): Sonata de otoño, Sonata de estío, Sonata de primavera y Sonata de invierno. La serie de las 1
  • 2. Sonatas enlaza simbólicamente la estación del año y el marco geográfico con la edad del protagonista y sus pasiones vitales. El esmerado lenguaje y cuidado estilo producen la prosa más brillante del Modernismo español. b) Etapa del primitivismo. En esta etapa escribe la trilogía La guerra carlista (1908- 1909). La violencia, la crueldad, la barbarie, la destrucción... son rasgos comunes a estas novelas. Técnicamente, tienen rasgos que las alejan de la novela realista: fragmentarismo, estructura episódica, capítulos breves dislocados temporalmente... c) Etapa de los esperpentos. El año 1920 supone un importante giro hacia la deformación y lo grotesco. Las grandes novelas de esta época (Tirano Banderas, El ruedo ibérico) están próximas a los esperpentos no sólo en el estilo, lenguaje y configuración de personajes, sino también en la importante relevancia del diálogo al que se subordinan narración y descripción. 2. LA PROSA EN EL NOVECENTISMO Y LAS VANGUARDIAS La diversidad novelística durante la época es notable. Junto a la novela novecentista, abundan las narraciones realistas (Concha Espina, W. Fernández Flórez), las novelas galantes o eróticas (Pedro Mata, Alberto Insúa), los novelistas del 98... Una intención estilística más renovadora se advierte en la novela lírica de Gabriel Miró, la novela intelectual de Ramón Pérez de Ayala y en la novela vanguardista de Ramón Gómez de la Serna. • Gabriel Miró. La primera etapa está dominada por la estética modernista (Las cerezas del cementerio). En la segunda etapa, Miró elabora una prosa muy personal, en la que lo importante son las prolijas descripciones de ambientes y sensaciones, con una acción mínima. Sus dos novelas más ambiciosas son Nuestro Padre San Daniel (1921) y El obispo leproso (1926). • Ramón Pérez de Ayala. Sus primeras cuatro novelas, Tinieblas en las cumbres (1907), A.M.D.G (1910), La pata de la raposa (1912) y Troteras y danzaderas (1913) tienen un marcado carácter autobiográfico. Relatan la crisis de conciencia individual, próxima a los tipos pasivos y existencialmente desorientados de las novelas de principios de siglo. En los años veinte escribe novelas intelectuales: Belarmino y Apolonio (1921) y Luna de miel, luna de hiel, Los trabajos de Urbano y Simona (1923), y Tigre Juan y El curandero de su honra (1926). Lo importante de estas novelas no es la trama sino las reflexiones diversas (filosóficas, literarias, estéticas...) que las acercan al ensayo. Predomina el tono reflexivo, la ironía y en cuanto a la técnica, el perspectivismo (contraste de varios puntos de vista). • Ramón Gómez de la Serna. Conecta con las letras europeas que intentaban nuevas formas de expresión. Las greguerías son el eje de su extensa obra. Es definida por el propio creador como humorismo + metáfora, se enlazan las cosas más dispares o alejadas, y cuanto más lejanas son las relaciones entre las realidades, más fuerte y potente será la imagen. Este arte de la "greguería" es puro juego de lenguaje. Además escribió multitud de relatos breves, memorias, biografías, ensayos y novelas. Como novelista, defiende la introducción en la novela de lo inverosímil y fantasmagórico, reflexiona en ellas sobre el propio género, y dignifica en El torero Caracho (1926) o La Nardo la estética de la materia folletinesca. El erotismo es, en fin, el tema más recurrente y hasta obsesivo de sus novelas. 3. LA PROSA EN LA GENERACIÓN DEL 27 2
  • 3. Como sucede en la lírica, se pasa desde una concepción de la literatura estrictamente vanguardista a la consideración de que la obra de arte debe manifestar asimismo las preocupaciones morales, sociales y políticas de sus autores. Influyen decisivamente las ideas de Ortega sobre la novela. Estas novelas se plantean como un juego intelectual que el novelista plantea al lector y desdeñan la narración tradicional, contar una historia. Es importante la originalidad, las escenas insólitas, el recurso a la fantasía y a la imaginación, la creación de ambientes, así como el humor, el ingenio y la ironía. • Benjamín Jarnés. Es el más importante de estos narradores vanguardistas. Algunos títulos son Teoría del zumbel (1930), Escenas junto a la muerte (1931), El profesor inútil (1926), El convidado de papel (1928), Paula y Paulita (1929)... • Francisco Ayala. Como Jarnés, publicará diversos relatos en Revista de Occidente, que reunirá después en El boxeador y un ángel (1929) y Cazador en el alba (1930). Posteriormente, tras la Guerra Civil retomará su obra literaria en el exilio. • Max Aub. Escribió algunas novelas propias de la prosa experimental del momento (juegos léxicos y metafóricos) Geografía (1928) o Fábula verde (1933). Como Ayala, será en el exilio cuando desarrolle su más valiosa obra narrativa y teatral. • Corpus Barga, seudónimo de Andrés García de la Barga y Gómez de la Serna. Escribió relatos vanguardistas, por ejemplo, Pasión y muerte, Apocalipsis (1930). • Rosa Chacel. Novela experimental, un largo monólogo introspectivo, es Estación, ida y vuelta (1930), su primera novela. • La novela socialmente comprometida en los años 20 y 30 gozó de gran popularidad en la fórmula editorial de las colecciones de novelas cortas (se publicaron más de 10.000). En principio, eran traducciones de literatura pacifista y social alemana y novelas rusas, anteriores y posteriores a la Revolución soviética. Esas mismas editoriales acabarán incorporando novelas originales de una nueva promoción de narradores que han recibido varias etiquetas: "la otra generación del 27", "literatura de avanzada", "realismos social de preguerra"... Son características comunes de este grupo el compromiso sociopolítico, la estética realista, temas sociales y políticos (la guerra de Marruecos, la mina, el medio rural...), la proyección hacia un futuro mejor la realidad de la ficción novelesca. Algunos nombres son Isidoro Acevedo, José Mas, Manuel Benavides, César M. Arconada. Ramón J. Sender es el novelista más destacado del grupo. Imán, su primera novela, es una cruda visión de la guerra de Marruecos. 3