PREVENCIÓN DE PROBLEMAS DE
ANSIEDAD Y ESTRÉS
 La dieta
 Descanso
 Ejercicio físico
 Organización

Solución de ...
o Usar el tiempo de comer como momento de descanso y ruptura con
nuestras actividades profesionales
o Es bueno aprovecha...
consecuencias negativas (hipervaloramos la probabilidad de que
ocurra algo malo, hacemos un análisis catastrofista de las...
o Practicar la relajación con cierta asiduidad en los momentos en los
que nos encontramos peor, dedicándonos algún tiempo...
Muchas veces el estrés laboral lo produce la mala organización, los malos
hábitos desarrollados en la forma de abordar la...
El 78% de trabajadores peruanos sufrió de
estrés laboral en algún momento
Un 11% señaló que sus centros de labores cuent...
Las 8 claves para combatir el estrés laboral
Estrés: una reacción fisiológica del organismo donde son partícipes distinto...
Así como la rana, los seres humanos experimentamos el mismo principio. Somos capaces de
detectar amenazas para cambios re...
Si has decidido pedir días de vacaciones, disfrútalos al máximo, deja tus tareas cubiertas con
antelación (lo más posible...
Prevención de problemas de ansiedad y estrés
of 10

Prevención de problemas de ansiedad y estrés

prevension del estres laboral
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Art & Photos      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Prevención de problemas de ansiedad y estrés

  • 1. PREVENCIÓN DE PROBLEMAS DE ANSIEDAD Y ESTRÉS  La dieta  Descanso  Ejercicio físico  Organización  Solución de problemas y toma de decisiones  Interpretación de situaciones y problemas  Atribuciones y autoestima  Relaciones con los demás  Entrenamiento específico en técnicas de control de ansiedad y estrés La ansiedad y el estrés dependen de múltiples factores, tanto situacionales como personales, por lo tanto son muchas las variables sobre las que podemos incidir para conseguir prevenir o reducir la ansiedad y el estrés. A nivel personal y de manera muy general, si tenemos en cuenta ambos tipos de factores (situaciones e individuos) cabría señalar algunas variables importantes sobre las que podemos incidir: 1. La dieta: o Conviene comer sano, evitando las comidas que sobrecargan a nuestro organismo con pesadas digestiones u otras consecuencias negativas a corto, medio o largo plazo (obesidad, colesterol, etc.)
  • 2. o Usar el tiempo de comer como momento de descanso y ruptura con nuestras actividades profesionales o Es bueno aprovechar la comida para hacer vida social y familiar o No abusar del alcohol en las comidas 2. Descanso: o Dormir lo suficiente, en torno a ocho horas o Tomar vacaciones y fines de semana como tiempo de ocio y descanso o Fomentar las relaciones sociales como alternativa al trabajo o Dejar el trabajo en la oficina (tanto los papeles, como las preocupaciones) 3. Ejercicio físico: o La práctica moderada de algún deporte o ejercicio físico ayuda a relajarnos o Andar todos los días al menos treinta minutos o Utilizar las actividades de ejercicio físico para airearnos (naturaleza) y airear nuestros pensamientos charlando relajadamente con familiares o amigos 4. Organización: o La organización del tiempo y de nuestras actividades, estableciendo horarios, es fundamental para poder descansar, no estar preocupados, no sufrir continuos sobresaltos, olvidos importantes, etc. o No llegar tarde a las citas, contando con los pequeños retrasos habituales para estar a tiempo o Saber seleccionar actividades cuando no podemos hacer todo 5. Solución de problemas y toma de decisiones: o No dejar pasar los problemas: afrontarlos de una manera más activa o más pasiva, pero decidiendo qué es lo mejor en cada caso o Tomar decisiones siguiendo un proceso lógico: planteamiento del problema, análisis de alternativas (pros y contras), elección de la menos mala. No volver atrás o No analizar continuamente el problema o las alternativas: esto produce ansiedad 6. Interpretación de situaciones y problemas: o El estrés que nos produce un problema o situación depende de las consecuencias que prevemos, pero a veces exageramos las
  • 3. consecuencias negativas (hipervaloramos la probabilidad de que ocurra algo malo, hacemos un análisis catastrofista de las consecuencias, realizamos una interpretación negativa de una situación ambigua, llevamos a cabo anticipaciones negativas y empezamos a sufrir un problema que no existe, etc.) o Si estamos nerviosos: entender que es natural, la ansiedad es tan natural como el miedo, la alegría o el enfado, y no preocuparnos aún más porque estamos activados o nerviosos o Actuar con naturalidad, no evitar los problemas, no estar preocupados por lo que los otros puedan pensar de nosotros o de nuestro problema o Es bueno saber que los demás no perciben nuestros síntomas de ansiedad con la misma intensidad que nosotros los estamos experimentando o Es bueno pensar que los demás también tienen ansiedad y que cuando nosotros notamos su ansiedad no les condenamos (¿por qué tenemos que ser más severos con nosotros mismos que con otros?) o No añadir elementos accesorios al problema 7. Atribuciones y autoestima: o Si hemos hecho bien una cosa, reconocer nuestra propia autoría y felicitarnos por ello (no ha sido la suerte, sino nuestro esfuerzo y nuestra capacidad) o Si hemos hecho mal una cosa, no echar balones fuera, reconocer que hemos actuado mal en esta ocasión, analizar nuestros errores y corregirlos, sin culpas, sin pensamientos negativos sobre uno mismo ("esta vez lo he hecho mal, debo corregirlo") o Es bueno querernos y tratarnos bien 8. Relaciones con los demás (pareja, amigos, compañeros, familia, etc.): o Reforzar las conductas positivas de las personas de nuestro entorno, con aprobación, halagos, sonrisas, pequeños detalles, etc. o Corregir las conductas negativas de las personas de nuestro entorno, dándoles la información a tiempo y nuestra desaprobación, pero sin broncas, sin culpas, ni otros castigos o No sacar continuamente los problemas del pasado, las culpas de los demás (ya los perdonamos) o Recordar siempre que una pareja en crisis intercambia muchos castigos y pocos refuerzos, justo lo contrario de una pareja sin problemas 9. Entrenamiento específico en técnicas de control de ansiedad y estrés:
  • 4. o Practicar la relajación con cierta asiduidad en los momentos en los que nos encontramos peor, dedicándonos algún tiempo a nosotros mismos o Leer algún libro bueno de autoayuda para aprender a pensar bien, eliminando algunos pensamientos erróneos, ideas irracionales, etc., que nos estresan o Exponerse poco a poco a las situaciones que tenemos pánico o Aprender a decir no, cuando nos cuesta mucho, pero sabemos que es mejor decir no o Practicar nuestras mejores habilidades sociales o Si tenemos dificultades, no sabemos poner en marcha estas actividades que nos pueden ayudar a controlar nuestro estrés, a reducir nuestra ansiedad, ponernos en manos de un buen especialista. Si seguimos sus indicaciones, nos ayudará a recuperar el bienestar y la salud o EL CONTROL DEL ESTRÉS LABORAL. INTERVENCIÓN CENTRADA EN LA ORGANIZACIÓN En cuanto a la intervención sobre el estrés laboral desde la perspectiva de la organización se pueden poner en marcha programas concretos de reducción del estrés en el trabajo, contando siempre con un buen técnico, así como con la colaboración de los propios trabajadores. En principio hace falta voluntad de todas las partes que componen la organización.
  • 5. Muchas veces el estrés laboral lo produce la mala organización, los malos hábitos desarrollados en la forma de abordar las tareas, los procedimientos irracionalmente costosos, en mayor medida que la tarea en sí que comporta la actividad laboral. Por ejemplo, para la policía con frecuencia resulta más estresante, produciendo un mayor grado de insatisfacción, la burocracia y la mala organización que su tarea en sí de detener delincuentes, a veces peligrosos. La colaboración de los trabajadores es fundamental para denunciar los procedimientos estresantes que han de ser modificados, así como para proponer soluciones alternativas a los viejos hábitos.
  • 6. El 78% de trabajadores peruanos sufrió de estrés laboral en algún momento Un 11% señaló que sus centros de labores cuenta con un programa para combatir la tensión propiciada por el trabajo diario. El 32% de los consultados dijo que ha aprendido a combatir el estrés haciendo alguna actividad recreativa o física. De un total cuatro mil trabajadores encuestados en el Perú, el 78% dijo haber sufrido alguna vez de estrés laboral, producido por el exceso de trabajo, las reuniones y obligaciones propios de la función que desempeñan. De acuerdo al estudio hecho por , el 32% de los trabajadores dijo que ha aprendido a combatir el estrés con actividades recreativas o deportivas fuera del horario de oficina. Mientras que el 18% aprendió a dividir su tiempo y las tareas en el trabajo, un 14% ahora descansa cada ciertos intervalos para no agotarse, y un 8% mueve constantemente brazos, piernas y manos mientras trabaja para no agotarse físicamente. Sin embargo, aún hay un 29% de trabajadores que no sabe qué hacer ante esta situación, lo que se empeora cuando las empresas donde trabajan no advierten que la prevención del estrés es finalmente un beneficio para su compañía, añade el estudio. Esto se evidencia cuando, a la pregunta “¿tu empresa toma medidas para evitar o disminuir el estrés en sus trabajadores?”, el 89% de los trabajadores responde que no, y que las medidas han debido surgir de ellos mismos. Solo un 11% de los trabajadores encuestados tiene un programa para ello en la organización donde trabajan. Al ser consultados por la efectividad de los programas de prevención del estrés en las empresas, el 91% dijo quecree que son totalmente efectivos en su caso
  • 7. Las 8 claves para combatir el estrés laboral Estrés: una reacción fisiológica del organismo donde son partícipes distintos mecanismos de defensa para afrontar una situación demandante o amenazante para nuestra estabilidad. Podemos estar estresados y no darnos cuenta, aquí te decimos cómo recuperar el equilibrio. Al acostumbrarnos a la vida tan agitada que llevamos, somos muchos lo que ni siquiera nos percatamos del nivel de estrés que llevamos, solemos quitarle importancia al creer que no hay mucho que hacer para combatirlo, ya sea dentro de nuestra vida personal o laboral. Al acostumbrarnos al estrés, es común encontrarnos con síntomas como ansiedad, inquietud, nerviosismo, temor o angustia, el problema es que es casi imposible darnos cuenta del problema si no se reflexiona fuertemente sobre esto. Como ejemplo, la parábola de la rana hervida relacionada con esta situación: 1. Si metemos una rana en una olla de agua hirviendo, inmediatamente intenta salir. 2. Si primero la metemos en una temperatura ambiente, la rana se quedará tranquila. Tras aumentar la temperatura (incluso a mayores grados que en el primer caso),la rana no hará nada sino quedarse quieta, aún detectando el cambio de temperatura. ¿A qué se deberá eso?
  • 8. Así como la rana, los seres humanos experimentamos el mismo principio. Somos capaces de detectar amenazas para cambios repentinos en el medio ambiente, pero no para cambios lentos y graduales. Increíblemente más del 15% de las enfermedades cardiovasculares en hombres y el 20% de las mujeres se deben al estrés relacionado con el trabajo, sumando algunas otras como problemas gastrointestinales o psicológicos. Los principales estresores laborales son: la falta de control sobre nuestras tareas, ambiente laboral difícil, sobre carga de trabajo y alta responsabilidad por nivel de puesto. El estrés es una respuesta natural difícil de evitar, sin embargo, existen varias claves que podemos realizar de nuestro lado para combatirlo, las cuales les enlistaremos a continuación: Antes de ir al trabajo 1. Mide bien tu tiempo. Aunque no lo crean, el levantarse tarde e ir en contra del reloj para llegar a tiempo a la oficina, puede ser un gran causante de estrés. 2. Repasa tus tareas del día. Haz un análisis rápido de tus responsabilidades diarias, asegurándote de llevar todo lo necesario para poder cubrirlas, de esa manera no tendrás que regresar por alguna cosa que hayas olvidado, causando un mayores tensiones a lo largo del día. En el trabajo 3. Planea tus tareas. Es importante que pongas prioridad a tus responsabilidades. Sabemos que tienes muchas cosas por hacer, sin embargo, si no organizas adecuadamente tu atención a las prioritarias, todas pueden salir mal. 4. Deja un tiempo para pensar. Al sentirte ahogado por las numerosas tareas a entregar, son muchas las veces que las llevamos a cabo sin darles la precisa atención a cada una de ellas, presentando errores en las mismas. Esta situación reduce la eficiencia y productividad en TODOS los casos. 5. Toma un descanso. Son varias las empresas que cuentan con salas o cocinetas donde puedes reunirte con algunos compañeros para distraerte aunque sea 5 minutos. Esta actividad es sumamente recomendable ya que el trabajar horas sin parar no sólo disminuirá tu capacidad de concentración, sino que tu capacidad de retención se verá mermada. Un simple ejercicio de estiramiento, levantarte y caminar por la oficina puede reducir dramáticamente tu cansancio mental y nivel de estrés. 6. Organiza tu lugar de trabajo. Inconscientemente nuestro lugar y ambiente de trabajo influye de gran manera en nuestra estabilidad mental. Por ejemplo, tienes que entregar un proyecto en menos de 10 minutos, y aunque ya lo tenías listo con una semana de anticipación, no logras encontrarlo entre la pila de papeles que tienes sobre tu escritorio por el desórden que tienes entre tus archivos. 7. Evita distracciones. Sabes que hoy es tu día límite para entregar esa tarea en la que tanto has trabajado, sin embargo, recibes 10 llamadas al día, de las cuales poco menos de la mitad suelen ser personales, lo que provoca que estés corriendo al último momento para poder concluirlo. evita atender asuntos personales lo más posible y dedicarle el tiempo laboral a temas laborales. Fuera del trabajo 8. Desconéctate del trabajo. Sabemos que para muchos de ustedes, el desconectarse por completo del trabajo puede ser un gran reto, incluso estando de vacaciones. Bien hemos abordado el tema de si eres workaholic o no , sin embargo, es uno de los principales puntos que pueden llevar al estrés a su punto máximo.
  • 9. Si has decidido pedir días de vacaciones, disfrútalos al máximo, deja tus tareas cubiertas con antelación (lo más posible) y olvídate en la medida de lo posible de esa tensión laboral, te aseguramos que al regresar te sentirás con mucha más claridad mental. En conclusión, no dejes que el estrés acabe contigo. Son muchas las actividades que puedes realizar para distraerte y eliminarlo. Ejemplo de ellas: Come sano, duerme lo suficiente, haz ejercicio, lee, evita llevarte preocupaciones a casa y organiza el trabajo de manera racional y realista.

Related Documents