PONENCIA Y DISERTACIÓN “LOS CONTRATOS INMOBILIARIOS PROYECTO
DE CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL
Abogada Especialista y Doctoranda...
Se contempla un concepto amplio de contrato que resguarda su contenido
patrimonial. Se ha modificado parcialmente el alcan...
Establece expresamente que los contratos deben negociarse, celebrarse y
ejecutarse según las reglas de la buena fe y común...
- prelación normativa: El proyecto prevé en el caso de conflicto de normas o
choque de normas en las estipulaciones del co...
derechos y obligaciones, consistiráen objetos (cuantificados como cosas) muebles
o inmuebles, y que se clasifican en :
 C...
 Código de los derechos individuales y colectivos. El anteproyecto que
presentamos da una importancia relevante a los der...
equiparación entre la moneda nacional y la moneda extranjera. Se trata de la
derivación necesaria, en palabras de la Corte...
legal en la República como si no lo tiene. En cuanto a los intereses se ha
procurado simplificar el sistema para hacerlo c...
Se recoge el distingo entre obligaciones de dar dinero y de valor,
ampliamente reconocido en la doctrina. Si la deuda cons...
cualquiera de las partes, mediante el procedimiento más breve que prevea
la ley local. el pago anterior al vencimiento del...
pertinentes, y determinar si lo que efectivamente ellas han querido es integrar el
convenio con una decisión judicial rela...
En materia de imputación se establece que, si las obligaciones para con un
solo acreedor tienen por objeto prestaciones de...
LA FUNCIÓN SOCIAL DEL CONTRATO
Han existido debates sobre la inclusión de una cláusula general referida a la
“función soci...
Proyectos posteriores. De acuerdo con la metodología adoptada, este
Anteproyecto ha tomado como base el Proyecto de 1998, ...
artículo que deja establecido que las reglas de la compraventa se aplican
supletoriamente a la transferencia o constitució...
Seguidamente se establece la regla general: nadie está obligado a vender,
excepto que se encuentre sometido a la necesidad...
prácticamente asimilada al contrato de obra, en el que también el empresario está
obligado a producir o construir una obra...
gastos de la entrega de la cosa vendida y los que se originen en la obtención de
los instrumentos referidos en el artículo...
comprador un plazo de tres (3) días para efectuar ese examen. Por nuestra parte
pensamos que ese plazo debe ser ampliado a...
textos referidos a ese tema. Se aclaran y resuelven numerosos temas que
han sido muy discutidos.
El boleto de compraventa ...
equivalente (solo si es mueble fungible),o declarar la resolución del contrato.
Es posible anexar responsabilidad por daño...
las partes se deben recíprocamente, siendo inadmisible la contradicción con
una conducta jurídicamente relevante, previa y...
Tampoco pueden considerarse como justo títulos los contratos que sólo transmiten
la tenencia de la cosa, como la locación,...
jurídica el cesionario de un boleto queda en igual rango que el adquirente por
boleto inmobiliario de compraventa.
Se afir...
de la Ley 24522 de Concursos y Quiebras. Una vez, los codificadores
vienen a remarcar la intención de unificación de norma...
perfecciona con el acuerdo de partes). Esto conlleva a medidas prácticas; eliminar
la forma ad-probationen y regular la te...
requisito es título suficiente y modo) y la otra a pagar el precio en dinero (se regula
por las normas de dar suma de dine...
contratos2.shtml y http://www.monografias.com/trabajos79/contratacion-
inmobiliaria/contratacion-inmobiliaria.shtml
Pieran...
of 28

Contrato compraventa inmobiliario, presente y propuesta en el proyecto de reforma de Código Civil y Comercial Ponencia para colegio de abogados 2 de julio 2013

Published on: Mar 4, 2016
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Contrato compraventa inmobiliario, presente y propuesta en el proyecto de reforma de Código Civil y Comercial Ponencia para colegio de abogados 2 de julio 2013

  • 1. PONENCIA Y DISERTACIÓN “LOS CONTRATOS INMOBILIARIOS PROYECTO DE CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL Abogada Especialista y Doctoranda Nina N Noriega Colegio de Abogados, Lomas de Zamora 2 de Julio de 2013 INTRODUCCIÓN En virtud de la materia en estudio que nos reúne, en el día de hoy trataremos de acercarnos a analizar y comprender las diferencias y similitudes que han surgido a partir del requerimiento que se desprende del Decreto 181/2011, por medio del cual, y a partir de la voluntad del Poder Ejecutivo se convoca al estudio y modificación del Código Civil, ley 430, modificaciones incluida la Ley 17711 y demás modificatorias. Dicha tarea ha sido llevada por la comisión de reformas integrada por los Doctores Ricardo Luis Lorenzetti, Elena Higton de Nolasco y Aída Kemelmajer de Carlucci, quien han recibido las colaboraciones de la comunidad académica, ONG, Universidades, entre otros. Esta tarea ha concluido en el proyecto de ley sobre la reforma que ha dado lugar a la creación del proyecto de Ley denominado Reforma del Código Civil y Comercial, que ha ingresado en el Congreso de la Nación para su tratamiento y aprobación. Nuevamente, como en 1998, ha privado el criterio de unificar en un solo corpus juris la legislación correspondiente a las relaciones de los sujetos, con todas sus derivaciones e implicancias, incluidas la materia comercial. Por lo tanto la materia que nos trae en esta ponencia ha sufrido profundas modificaciones. Desarrollar todas ellas escapa las posibilidades de este encuentro. Por ello el área temática a puntualizar será los contratos, los orientados a inmuebles, específicamente el boleto de compraventa. Sin embargo en esta introducción se destacará algunas notas sobre los cambios introducidos en la teoría de los contratos. 1
  • 2. Se contempla un concepto amplio de contrato que resguarda su contenido patrimonial. Se ha modificado parcialmente el alcance conceptual del principio de buena fe y se ha omitido la expresión “de acuerdo con lo que las partes entendieron o pudieron entender obrando con cuidado y previsión” que le daría mayor claridad. El sistema de prelación normativa es confuso pues pone en un pie de igualdad a las normas indisponibles de la ley especial y a las del Código sin establecer cuál debe primar si se contradicen. Desaparece la distinción entre contratos reales y consensuales, todos son de esta última naturaleza. Desaparece la forma ad probationem. En materia de formación del consentimiento se regula la teoría de la recepción. Se regulan los contratos por adhesión, las tratativas contractuales y los contratos preliminares. En materia de causa se mantiene el sistema causalista, claramente conveniente a tenor de su carácter moralizador. Estos cambios propuestos incluyen a las formas contractuales legisladas. Por ello, a continuación a partir de comparaciones entre las normas presentes y el proyecto de reforma se profundizará en las relaciones de los sujetos contratantes cuyo objeto de contrato se relacione con inmuebles. ¿QUE SIGNIFICA LA TERMINOLOGÍA “CONTRATOS INMOBILIARIOS? La contratación inmobiliaria puede ser definida como la celebración de contratos sobre inmuebles, también conocidos como derechos personales que se celebran respecto de dichos bienes. La contratación inmobiliaria da surgimiento a los contratos inmobiliarios. En los contratos se encuentra prevista la lesión y la excesiva onerosidad de la prestación, considerando según los principios básicos que regulan las obligaciones contraídas entre los sujeto y que benefician a la parte débil y constituye un límite a la libertad contractual. Pues entonces, por el artículo 2
  • 3. Establece expresamente que los contratos deben negociarse, celebrarse y ejecutarse según las reglas de la buena fe y común intención de las partes. De allí entonces que serán requisitos esenciales, la capacidad, el consentimiento, la causa y el objeto. La buena fe se presume en la celebración del acuerdo que tendrá efectos jurídicos. (Art. 1137,y artículos 125 siguientes,499, 500, 916, 917,918,919,953, 1145,1146, 1167,1169). Frente a este abanico de artículos que complementan la definición de contrato, ausente en forma explicita en el artículo 1137, el proyecto de reforma del Código Civil, propone revestir a los contratos de una connotación más completa respecto a la definición, así entonces, el artículo 957, propone: “Contrato es el acto jurídico mediante el cual dos o más partes manifiestan su consentimiento para crear, regular, modificar, transferir o extinguir relaciones jurídicas patrimoniales.” En los artículos siguientes agrega: -Consentimiento: al que denomina “libertad de contratar (mantiene la triada, voluntad, libertad, entendimiento del acto) -efecto vinculante: es obligatorio para las partes y solo ellas pueden modificarlo, siempre que se atengan a las normas -facultades de los jueces: limitadas, al igual que en la normativa, solo interpreta. Los jueces no tienen facultades para modificar las estipulaciones de los contratos, excepto que sea a pedido de una de las partes cuando lo autoriza la ley, o de oficio cuando se afecta, de modo manifiesto, el orden público. (Art. 960) - buena fe. Los contratos deben celebrarse, interpretarse y ejecutarse de buena fe. - carácter de las normas legales. Las normas legales relativas a los contratos son supletorias de la voluntad de las partes 3
  • 4. - prelación normativa: El proyecto prevé en el caso de conflicto de normas o choque de normas en las estipulaciones del contrato la siguiente tabla: a) normas indisponibles de la ley especial y de este Código; b) normas particulares del contrato; c) normas supletorias de la ley especial; d) normas supletorias de este Código. -integración del contrato: este se evalúa como un todo, integrado de la siguiente forma: a) las normas indisponibles, que se aplican en sustitución de las cláusulas incompatibles con ellas; b) las normas supletorias; c) los usos y prácticas del lugar de celebración, en cuanto sean aplicables porque hayan sido declarados obligatorios por las partes o porque sean ampliamente conocidos y regularmente observados en el ámbito en que se celebra el contrato,excepto que su aplicación sea irrazonable Finalmente, el proyecto agrega innovación entre los artículos 957 a 965, estableciendo que los contratos cuando se ejecutan de la misma manera que crean obligaciones, crean los derechos resultantes de los contratos integran el derecho de propiedad del contratante. ( Art. 965 del proyecto). Por lo tanto, una vez analizada y comparada ambos criterios normativos, vigente y futuro nacido de este proyecto de ley, podemos avanzar para profundizar en nuestro objeto de estudio; los contratos inmobiliarios. DEFINICIÓN CONTRATOS INMOBILIARIOS Se conoce como “contratos inmobiliarios” aquellos contratos que cuentan con reglamentación jurídica y que tiene por objeto a las cosas inmuebles. El Código Civil actual cuantifica a los contratos a partir del Título Tercero. En cuanto a los contratos conocidos como “contratos Reales”, es decir cuya prestación en el acuerdo entre partes capaces, libres y voluntarias para contraer 4
  • 5. derechos y obligaciones, consistiráen objetos (cuantificados como cosas) muebles o inmuebles, y que se clasifican en :  Compraventa (art 1323/1433)  Locación (art 1493 a 1622, solo de cosas muebles e inmuebles, excluidos otras formas de contrato de locación)  Comodato (art 2255 a 2310)  Donación (art 1789 a 1868)  Deposito (art 2182 a 2254) Estas figuras jurídicas han sido alcanzadas por artículos cuyo contenido ha sido ampliado y adecuado a las necesidades y demandas de la sociedad actual. Todo el proyecto has sido embebido en principios superadores de las teorías del siglo XVIII y XIX sobre las que descansaron las naturalezas jurídicas de los contratos. El proyecto de Reforma actual incorpora los siguientes principios que se aplican a los contratos:  Código con identidad cultural latinoamericana. Existe una concepción orientada a integrar el bloque cultural latinoamericano  Constitucionalización del derecho privado. La mayoría de los Códigos existentes se basan en una división tajante entre el derecho público y privado. En nuestro anteproyecto, en cambio, tomamos muy en cuenta los tratados en general, en particular los de derechos humanos, y los derechos reconocidos en todo el bloque de constitucionalidad. En este aspecto innova profundamente al receptar la constitucionalización del derecho privado, y establece una comunidad de principios entre la Constitución, el derecho público y el derecho privado, ampliamente reclamada por la mayoría de la doctrina jurídica argentina. Esta decisión se ve claramente en casi todos los campos.  Código de la igualdad. se busca la igualdad real, desarrollando una serie de normas orientadas a plasmar una verdadera ética de los vulnerables.  Código basado en un paradigma no discriminatorio: En los textos proyectados aparecen la mujer, el niño, las personas con capacidades diferentes, el consumidor, las comunidades originarias, y muchos otros que no habían tenido una recepción sistemática hasta el momento 5
  • 6.  Código de los derechos individuales y colectivos. El anteproyecto que presentamos da una importancia relevante a los derechos de incidencia colectiva, en consonancia con la Constitución Argentina y de modo coordinado con la brasileña. Esto tiene un impacto significativo en el modo de relacionamiento con los recursos naturales.  Código para una sociedad multicultural: De lo que se trata es de regular una serie de opciones de vidas propias de una sociedad pluralista, en la que conviven diferentes visiones que el legislador no puede desatender.  Código para la seguridad jurídica en las transacciones comerciales. En tanto se trata de la unificación del derecho civil y comercial, también se han adoptado decisiones para promover la seguridad jurídica en las transacciones mercantiles. Por eso se regulan contratos de distribución, bancarios, financieros, fideicomisos, régimen contable de los comerciantes y muchos otros temas. Para esos fines se ha tenido en cuenta la legislación internacional y el aporte de numerosos especialistas NUEVOS CRITERIOS RESPECTO A LAS OBLIGACIONES DE DAR SUMAS DE DINERO QUE DEVIENEN DE LOS CONTRATOS DE COMPRAVENTA El objeto de los contratos de compraventa, de carácter bilateral, se compone de dos prestaciones diferentes; trasmitir una cosa por parte de un sujeto y pagar precio por parte del que recibe la cosa enajenada. Si bien el Código es amplio en criterios respecto al pago del precio, al árbitrio de las partes, en el proyecto de reforma de 2012, se presentan algunos cambios. “Hemos respetado los principios del derecho monetario argentino”, de esta manera justifica el Dr Lorenzetti los criterios adoptados respecto a las normas que van a regir a los contratos en los que parte de su objeto sea dar suma de dinero. Así como los grandes lineamientos de la doctrina y jurisprudencia. En particular, se mantiene el sistema nominalista reafirmado por la ley 23.9281 , así como la 1 ARTICULO 7º — El deudor de una obligación de dar una suma determinada de pesos cumple su obligación dando el día de su vencimiento la cantidad nominalmente expresada. En ningún caso se admitirá actualización monetaria, indexación por precios, variación de costos o repotenciación de deudas, cualquiera fuere su causa, haya o no mora del deudor, con las salvedades previstas en la 6
  • 7. equiparación entre la moneda nacional y la moneda extranjera. Se trata de la derivación necesaria, en palabras de la Corte Suprema de Justicia de la Nación ("López c/ Explotación Pesquera de la Patagonia S.A."), de "un proceso de estabilización de la economía”. En este caso, es necesaria una definición de carácter normativo que establezca con claridad y precisión el alcance de la obligación. Por eso se dice que es de dar dinero si el deudor debe cierta cantidad de moneda, determinada o determinable, al momento de constitución de la obligación. Si, por el acto por el que se ha constituido la obligación, se hubiera estipulado dar moneda que no sea de curso legal en la República, la obligación debe considerarse como de dar sumas de dinero. Se dispone que el deudor debe entregar la cantidad correspondiente de la especie designada, tanto si la moneda tiene curso presente ley. Quedan derogadas las disposiciones legales y reglamentarias y serán inaplicables las disposiciones contractuales o convencionales que contravinieren lo aquí dispuesto. Modificado ley 25561 ARTICULO 11. — Modifícanse los artículos 617, 619 y 623 del Código Civil, que quedarán redactados como sigue: "Artículo 617: Si por el acto por el que se ha constituido la obligación, se hubiere estipulado dar moneda que no sea de curso legal en la República, la obligación debe considerarse como de dar sumas de dinero." "Artículo 619: Si la obligación del deudor fuese de entregar una suma de determinada especie o calidad de moneda, cumple la obligación dando la especie designada, el día de su vencimiento." "Artículo 623: No se deben intereses de los intereses, sino por convención expresa que autorice su acumulación al capital con la periodicidad que acuerden las partes; o cuando liquidada la deuda judicialmente con los intereses, el juez mandase pagar la suma que resultare y el deudor fuese moroso en hacerlo. Serán válidos los acuerdos de capitalización de intereses que se basen en la evolución periódica de la tasa de interés de plaza." (Nota Infoleg: Por art. 5° de la Ley N° 25.561 B.O. 7/1/2002, se mantiene con las excepciones y alcances establecidos en la ley de referencia, la redacción dispuesta en el artículo 11 de la Ley N° 23.928, para los artículos 617, 619 y 623 del Código Civil.) 7
  • 8. legal en la República como si no lo tiene. En cuanto a los intereses se ha procurado simplificar el sistema para hacerlo comprensible. • Compensatorios: La obligación puede llevar intereses y son válidos los que se hubiesen convenido entre el deudor y el acreedor, como también la tasa fijada para su liquidación. Si no fuese fijada por las partes, ni por las leyes, ni resultase de los usos, la tasa de interés compensatorio puede ser fijada por los jueces. • Moratorios. A partir de su mora el deudor debe los intereses correspondientes. La tasa se determina por lo que acordaren las partes; por lo que dispongan las leyes especiales; en subsidio, por tasas que se fijen según las reglamentaciones del Banco Central. No se adopta la tasa activa como se propiciara en el Proyecto de 1998, porque se considera que hay supuestos de hecho muy diversos y es necesario disponer de mayor flexibilidad a fin de adoptar la solución más justa para el caso. • Punitorios. Los intereses punitorios convencionales se rigen por las normas que regulan la cláusula penal. Se regula el anatocismo estableciendo que los intereses devengan intereses solo si una cláusula expresa autoriza la acumulación de los intereses al capital con una periodicidad no inferior a tres meses; o la obligación se demanda judicialmente; en este caso, la acumulación opera desde la fecha de la notificación de la demanda; o la obligación se liquida judicialmente; en este caso, la capitalización se produce desde que el juez manda pagar la suma resultante y el deudor es moroso en hacerlo; u otras disposiciones legales prevén la acumulación. Se reconoce la facultad judicial de reducir los intereses cuando la tasa fijada o el resultado que provoque la capitalización anticipada de intereses excediere, sin justificación y desproporcionadamente, el costo medio del dinero para deudores y operaciones similares en el lugar donde se contrajo la obligación. Los intereses pagados en exceso se imputan al capital y, una vez extinguido éste, pueden ser repetidos. 8
  • 9. Se recoge el distingo entre obligaciones de dar dinero y de valor, ampliamente reconocido en la doctrina. Si la deuda consiste en cierto valor, su cuantificación en dinero no puede ser realizada empleando exclusivamente índices generales de precios. El monto resultante debe corresponder al valor real al momento que corresponda tomar en cuenta para la evaluación de la deuda. Puede ser expresada en una moneda sin curso legal que sea usada habitualmente en el tráfico. Una vez que el valor es cuantificado en dinero se aplican las disposiciones de esta Sección. Esta norma es importante para evitar distorsiones derivadas de la aplicación de índices, tema sobre el cual hubo una extensa experiencia en la historia argentina. El valor real es el que tiene prioridad. INNOVACIONES RESPECTO AL PAGO INTRODUCIDO POR EL PROYECTO DE REFORMA La regulación del pago ha sido siempre una materia compleja, que ha dado lugar a múltiples discusiones. Se han tomado en cuenta los aspectos controvertidos dándoles solución, y se han introducido institutos reclamados por la doctrina. El pago es el cumplimiento de la prestación que constituye el objeto de la obligación, y se le aplican las reglas de los actos jurídicos. Se definen los requisitos del objeto:  identidad: el acreedor no está obligado a recibir y el deudor no tiene derecho a cumplir una prestación distinta a la debida, cualquiera sea su valor.  integridad. el acreedor no está obligado a recibir pagos parciales, excepto disposición legal o convencional en contrario. Si la obligación es en parte líquida y en parte ilíquida, el deudor puede pagar la parte líquida.  puntualidad: en la obligación de exigibilidad inmediata, el pago debe hacerse en el momento de su nacimiento. Si hubiere un plazo determinado, cierto o incierto, debe hacerse el día de su vencimiento. Si el plazo es tácito, en la fecha que conforme a los usos y la buena fe, debe cumplirse. Si el plazo fuera indeterminado, en el tiempo que fije el juez, a solicitud de 9
  • 10. cualquiera de las partes, mediante el procedimiento más breve que prevea la ley local. el pago anterior al vencimiento del plazo no da derecho a exigir descuentos.  localización: el lugar de pago puede ser establecido por acuerdo de las partes, de manera expresa o tácita. Si nada se ha indicado, el lugar de pago es el domicilio del deudor al tiempo del nacimiento de la obligación. Si el deudor se muda, el acreedor tiene derecho a exigir el pago en el domicilio actual o en el anterior. Igual opción corresponde al deudor, cuando el lugar de pago sea el domicilio del acreedor. También se regula la validez, el pago en fraude a los acreedores, el de créditos embargados o prendados, la necesidad de disponer de la propiedad de la cosa, la legitimación activa, y los efectos. La regulación de la mora se ha incluido dentro de la materia obligacional y no como un elemento de la responsabilidad civil, como lo hiciera el Proyecto de 1998. Se trata de un elemento que es aplicable a un genero de situaciones muy amplio, que excede el campo de la responsabilidad. Se establece la regla general de la mora automática: la mora del deudor se produce por el solo transcurso del tiempo fijado para su cumplimiento. Luego se enumeran los supuestos de excepción, únicos en los cuales el sistema se aparta del principio de la mora automática. Se mantiene, en lo sustancial, la redacción del artículo 509 CC, que además de ser apropiada ha sido adecuadamente interpretada por una aquilatada doctrina y jurisprudencia. El último párrafo procura resolver el que, quizás, es el problema más delicado que en la aplicación práctica tiene la norma, y que se plasma en aquellos supuestos en los cuales resulta muy difícil de precisar si el plazo es tácito o indeterminado propiamente dicho. En tal supuesto, la norma proyectada prevé que, ante la duda, se considerará que el plazo es tácito, haciéndose eco, en buena medida, de una solución que a principios de la década del setenta ya contaba con apoyo de la doctrina y jurisprudencia. Para diferenciar un supuesto de del otro, debe indagarse la voluntad de las partes, plasmada en las cláusulas contractuales 10
  • 11. pertinentes, y determinar si lo que efectivamente ellas han querido es integrar el convenio con una decisión judicial relativa al momento preciso en que la obligación debe cumplirse (plazo indeterminado propiamente dicho) o ,simplemente, diferir los efectos hacia el futuro, sin tener en cuenta intervención judicial alguna (plazo indeterminado tácito). En este último supuesto lo único que corresponde al juez es verificar si teniendo en cuenta la naturaleza y circunstancias de la obligación, ha transcurrido o no dicho plazo al tiempo de promoverse la demanda. En cambio, en el primer supuesto, debe intervenir para fijar el plazo e integrar de tal modo el contrato. De tal modo, el plazo se considerará indeterminado sólo cuando resulte inequívoco para el juez que las partes han querido diferirlo a fijación judicial. Ante la duda, se considerará que es tácito, con lo cual se alcanza una solución mucho más dinámica, previsible y eficiente desde el punto de vista de la economía del proceso. También se precisa la eximición, diciendo que el deudor debe probar que no le es imputable, cualquiera sea el lugar de pago de la obligación. En secciones diferentes se proponen disposiciones sobre el pago a mejor fortuna y el beneficio de competencia. Consideramos conveniente dedicar una sección a la carga de la prueba, que es una materia importantísima, que necesita de reglas claras. Se establece que la carga de la prueba pesa: en las obligaciones de dar y de hacer, sobre quien invoca el pago; en las obligaciones de no hacer, sobre el acreedor que invoca el incumplimiento. Luego se habilitan todos los medios de prueba, excepto que de la estipulación o de la ley resulte previsto el empleo de uno determinado, o revestido de ciertas formalidades. El recibo es definido como un instrumento público o privado en el que el acreedor reconoce haber recibido la prestación debida, y que el deudor tiene derecho a exigirlo. El acreedor está obligado a consignar en el recibo las reservas de derechos manifestadas por quien realiza el pago. La inclusión de estas reservas no perjudica los derechos de quien extiende el recibo. También se establecen presunciones que facilitan las prácticas comerciales. 11
  • 12. En materia de imputación se establece que, si las obligaciones para con un solo acreedor tienen por objeto prestaciones de la misma naturaleza, el deudor tiene la facultad de declarar, al tiempo de hacer el pago, por cual de ellas debe entenderse que lo hace. La elección debe recaer sobre deuda líquida y de plazo vencido. Si adeuda capital e intereses, el pago no puede imputarse a la deuda principal sin consentimiento del acreedor. Si el deudor no imputa el pago, el acreedor se encuentra facultado a hacerlo en el momento de recibirlo. Hemos considerado necesario proyectar varios artículos destinados al pago por consignación. Se regula la consignación judicial, en términos más modernos y adecuados que los del Código Civil, proveyendo una fórmula general para su procedencia, según lo hicieron el Anteproyecto de 1954 (artículo 986) y el Proyecto del Poder Ejecutivo de 1993 (artículo 798). Se superan las desinteligencias doctrinales respecto de los efectos de la consignación, estableciendo que, si no es impugnada por el acreedor, o si es declarada válida por reunir los requisitos del pago, extingue la deuda desde el día en que se notifica la demanda; pero, si es defectuosa, y el deudor subsana ulteriormente sus defectos, la extinción de la deuda se produce desde la fecha de notificación de la sentencia que la admite. Una novedad introducida por el Proyecto del Poder Ejecutivo de 1993, con antecedente en la consignación cambiaría que previó el artículo 45 del decreto ley 4965/63, es la consignación privada. Se la regula en detalle, en la inteligencia de que va a ser un instrumento útil para disminuir la litigiosidad. Se regula la consignación judicial, su procedencia, requisitos, efectos, y la consignación extrajudicial, fijando sus presupuestos, derechos del acreedor, e impedimentos. También hay una sección dedicada al pago por subrogación, aclarando que transmite al tercero que paga todos los derechos y acciones del acreedor. La subrogación puede ser legal o convencional, y se fijan sus presupuestos, requisitos, efectos y límites. 12
  • 13. LA FUNCIÓN SOCIAL DEL CONTRATO Han existido debates sobre la inclusión de una cláusula general referida a la “función social del contrato” similar a la contenida en el artículo 421 del Código Civil de Brasil. Esta concepción, en nuestro criterio, está emparentada con la idea de función económica del contrato mediante la cual la doctrina italiana justificó, a partir del pensamiento que desarrolló Scialoja en un curso pronunciado a fines del siglo XIX, la razón determinante de su reconocimiento por el Derecho. Quizás puede considerársela muy próxima a la concepción de Betti (“Teoría general del negocio jurídico”, pág. 87), para quien el contrato debe satisfacer una finalidad económico social, la cual resulta de su utilidad o trascendencia social, y es determinada tomando en cuenta el interés público. También es utilizable la idea de Rescigno (“Manuale del Diritto Privato Italiano”, pág. 303), para quien el contrato debe cumplir una función socialmente digna, la cual está determinada por el interés de los propios contratantes. O la de Galgano (“El negocio jurídico”, pág. 109), para quien esa función económico social del contrato debe responder a la protección de los contratantes, especialmente del más débil. En suma, seguramente se interpretará que la exigencia de que el contrato sea celebrado en razón de su función social, y dentro de sus límites, no implica que ciertos intereses estrictamente individuales carezcan de tutela legal; pero sin embargo será necesario que el contrato tenga una función económica apreciable socialmente, por ser razonable, digna, seria, equilibrada y oportuna para el negocio del caso ¿QUE PAUTAS GENERALES DE LA TEORÍA DE LOS CONTRATOS SE MANTIENE O SE MODIFICA PARA EL INSTITUTO DE LA COMPRAVENTA EN EL PROYECTO DE REFORMA Y UNIFICACIÓN DEL CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL? El régimen jurídico de la compraventa expuesto en el Proyecto de Unificación de 1987 (PU87), que propuso el reemplazo íntegro del Título III de la Sección 2ª del Libro Segundo del Código Civil, fue reiterado, con algunas modificaciones, por los 13
  • 14. Proyectos posteriores. De acuerdo con la metodología adoptada, este Anteproyecto ha tomado como base el Proyecto de 1998, que constituye la síntesis de los anteriores. Se han efectuado modificaciones teniendo en cuenta los aportes de la doctrina posterior a dicho proyecto y el sistema general del presente. En lo que concierne a la definición, se establece que hay compraventa si una de las partes se obliga a transferir la propiedad de una cosa y la otra a pagar un precio en dinero. Además se toma en cuenta que es un modelo típico cuyas normas se aplican supletoriamente a los contratos por los cuales una parte se obliga a transferir a la otra derechos reales de dominio, condominio, propiedad horizontal, y dicha parte, a pagar un precio en dinero o transferir la titularidad de títulos valores por un precio en dinero. Esta definición toma en cuenta la que adoptaron los Proyectos anteriores, el PU87 (artículo 1323), y los dos de 1993, el de la Comisión Federal, PCF93 (artículo 1323) y el del Poder Ejecutivo, PPE93 (artículo 1064). Sin embargo, se propone el reemplazo de la palabra “dominio” por “propiedad” como dice el artículo 1323 del Código Civil vigente. Ello es así porque no se han dado razones suficientes para justificar el abandono de la palabra propiedad y su reemplazo por “dominio”, teniendo en cuenta, que tanto la Constitución Nacional como los Tratados firmados por la República Argentina, no hablan de domino sino de propiedad. En el lenguaje común está consolidada la idea de que quien compra una cosa lo hace para adquirir la propiedad de ella; ese conocimiento y general aceptación no justifica el reemplazo del vocablo conocido y aceptado, máxime si el cambio parece obedecer a un tecnicismo jurídico prescindible. En derecho comparado, incluyen en la definición de compraventa el derecho de propiedad, entre otros, los Códigos alemán (Sección 433, inc. 1) y el italiano (artículo 1470). También hay que tener en cuenta que, si se sigue el sistema del P98, la compraventa queda reducida a la transferencia de la propiedad o dominio, en tanto la cesión amplía su campo de aplicación ya que se la define como aquel contrato “mediante el cual una de las partes transfiere a otra un derecho” (art, 1527, P98). Con esos textos, se podría interpretar que salvo la propiedad o dominio, que se venden, los restantes derechos reales se ceden. Por ello, desde el PCF93 se incluye un 14
  • 15. artículo que deja establecido que las reglas de la compraventa se aplican supletoriamente a la transferencia o constitución de otros derechos reales que se mencionan en el artículo respectivo. Con la inclusión de ese texto, queda establecido que el objeto de la venta no se limita a la propiedad o dominio, sino que comprende también la transferencia o constitución de otros derechos reales. Con el propósito de precisar el campo de aplicación de la compraventa, se incluyen dos textos que permiten distinguirla de otros contratos. La compraventa se distingue del contrato de obra. Se sostiene que cuando una de las partes se compromete a entregar cosas por un precio, aunque éstas hayan de ser manufacturadas o producidas, se aplican las reglas de la compraventa, a menos que de las circunstancias resulte que la principal de las obligaciones consiste en suministrar mano de obra o prestar otros servicios. Si la parte que encarga la manufactura o producción de las cosas asume la obligación de proporcionar una porción substancial de los materiales necesarios, se aplican las reglas del contrato de obra. Esta norma es muy relevante y, además, coherente con el distingo entre la obligación de dar y la de hacer, así como con la definición de obra que se utilizan en este proyecto. Se delimita la compraventa de la permuta, señalando que si el precio consiste parte en dinero y parte en otra cosa, el contrato es de permuta si es mayor el valor de la cosa y de compraventa en los demás casos. Estas normas relativas a la delimitación normativa del concepto de compraventa, se cierran con la siguiente: el contrato no será juzgado como de compraventa, aunque las partes así lo estipulen, si para ser tal le faltase algún requisito esencial. Se mantiene así el texto del artículo 1326 del Cód. Civil vigente Si bien el P98 prefirió omitirlo, a los integrante de la Comisión reformadora les ha parecido importante incluirlo en este. La importancia de conservar la regla guarda correspondencia con las categorías de contratos nominados, pues más allá del lenguaje utilizado por las partes, un contrato pertenecerá a una u otra categoría según el contenido de sus cláusulas esenciales. 15
  • 16. Seguidamente se establece la regla general: nadie está obligado a vender, excepto que se encuentre sometido a la necesidad jurídica de hacerlo. Se disponen una serie de normas sobre la cosa vendidas. A diferencia del Proyecto de 1998, consideramos que no es sobreabundante dejar sentado que se pueden vender todas las cosas que pueden ser objeto de los contratos, por cuanto ello implica remisión a los requisitos del objeto de los actos jurídicos, con las especificaciones contenidas en la Parte General para los contratos en general. Su regulación evitará toda especulación interpretativa, cuando la venta sea de bienes que no son cosas. Se dispone, entonces, que pueden venderse todas las cosas que pueden ser objeto de los contratos. Si la venta es de cosa cierta que ha dejado de existir al tiempo de perfeccionarse el contrato, éste no produce efecto alguno. Si ha dejado de existir parcialmente, el comprador puede demandar la parte existente con reducción del precio. Puede pactarse que el comprador asuma el riesgo de que la cosa cierta haya perecido o esté dañada al celebrarse el contrato. El vendedor no puede exigir el cumplimiento del contrato si al celebrarlo sabía que la cosa había perecido o estaba dañada. Respecto de la venta de cosa futura, nuestra doctrina a partir del artículo 1332 vigente, interpretó que tal venta podía ser conmutativa o aleatoria. En el primer caso (venta de cosa esperada) la consideró condicional; en el segundo (venta de esperanza) aleatoria. En el caso de la conmutativa, la condición consistía en que la cosa “llegue a existir” y el vendedor debía actuar según las circunstancias, no sólo para no impedir que exista, sino realizando todas las tareas y esfuerzos necesarios para que la existencia se concrete; este comportamiento del vendedor no era una obligación sino parte de la condición. El P98, en la Parte General de Contratos (artículo 948 inc. b), refiriéndose a las cosas futuras, mantiene la distinción entre contrato conmutativo condicional y aleatorio por asunción del riesgo. Pero luego, al referirse a la venta de cosa futura en particular (artículo 1069), convierte el deber del vendedor de hacer los esfuerzos necesarios para que la cosa exista, en una verdadera obligación. Por cierto, el legislador puede hacerlo, pero debe tener presente que con esa redacción (la del artículo 1069, P98) se desdibuja la figura de la venta conmutativa de cosa futura, que queda 16
  • 17. prácticamente asimilada al contrato de obra, en el que también el empresario está obligado a producir o construir una obra (artículo 1175, P98). Por ello proponemos mantener la calificación de “condicional” a la venta de cosa futura. En lo que atañe a la aleatoria, sólo apuntamos que cuando el comprador asume el riesgo sobre la existencia de la cosa, debe hacerlo por cláusula expresa. Se establece entonces que, si se vende cosa futura, se entiende sujeta a la condición suspensiva de que la cosa llegue a existir. El vendedor debe realizar las tareas y esfuerzos que resulten del contrato, o de las circunstancias, para que ésta llegue a existir en el tiempo y condiciones convenidas. El comprador puede asumir, por cláusula expresa, el riesgo de que la cosa no llegue a existir sin culpa del vendedor. En lo restante, los artículos referidos a la venta de cosas que han dejado de existir, total o parcialmente y a la de cosas ajenas, nos limitamos a reiterar lo que fue proyectado en 1998, que no ha merecido objeciones de la doctrina. En relación al precio se sostiene que es determinado cuando las partes lo fijan en una suma que el comprador debe pagar, cuando se deja su indicación al arbitrio de un tercero designado o cuando lo sea con referencia a otra cosa cierta. En cualquier otro caso, se entiende que hay precio válido si las partes hubiesen previsto el procedimiento para determinarlo. Luego se acepta que la determinación del precio puede ser deferida a un tercero designado en el contrato o después de su celebración. Si las partes no llegan a un acuerdo sobre su designación o sustitución, o si el tercero no quiere o no puede realizar la determinación, el precio lo fija el juez por el procedimiento más breve que prevea la ley local. Finalmente se establecen los supuestos de precio convenido y no acordado por unidad de superficie. Entre las obligaciones del vendedor, se establece que debe transferir al comprador la propiedad de la cosa vendida. También está obligado a poner a disposición del comprador los instrumentos requeridos por los usos o las particularidades de la venta, y a prestar toda cooperación que le sea exigible para que la transferencia del dominio se concrete. También se establece que están a cargo del vendedor los 17
  • 18. gastos de la entrega de la cosa vendida y los que se originen en la obtención de los instrumentos referidos en el artículo anterior. Entre las obligaciones del comprador se establece la de pagar el precio en el lugar y tiempo convenidos, recibir la cosa y los documentos vinculados con el contrato. En estos textos se alude a la obligación nuclear y típica del contrato, transferir y pagar el precio, así como a los deberes colaterales, los cuales son absolutamente diferentes en cuanto a su entidad y funciones. Sin embargo, se ha mantenido la idea de incluirlos en un sólo artículo para cada parte, porque de este modo queda claro que el vendedor o el comprador tienen un plexo de obligaciones y deberes, si bien de distinta entidad. Es labor de la doctrina desarrollar aisladamente cada uno de ellos. Se consideró necesario desarrollar como un conjunto sistemático las reglas específicas aplicables a la compraventa de cosas muebles, facilitando su comprensión y aplicación. Se establecen disposiciones particulares sobre el precio, entrega de factura, documentos, plazo de entrega de la cosa, puesta a disposición de las cosas vendidas, entrega anticipada de cosas no adecuadas al contrato, riesgos, recepción de la cosa y pago del precio, plazo para reclamar por los defectos de las cosas, compraventa por junto, compraventas sujetas a condición suspensiva, cláusulas de difusión general en los usos internacionales, compraventa con cláusula pago contra documentos. Este grupo de normas tiene mucha relevancia en el tráfico comercial; en materia de consumo se aplican el título III. Se han mantenido artículos del Proyecto de 1998, con algunas modificaciones. En primer lugar, entendemos que la obligación del vendedor de permitir que el comprador examine las cosas compradas es exigible, como regla, en toda compraventa. Por ello, si el ejercicio de esta facultad le fuera impedido, tiene el derecho de suspender el pago del precio. Cuando las cosas vendidas se entregan “en fardos o bajo cubierta”, lo que impide su examen y reconocimiento inmediato, el artículo 1091 del P98 le concede al 18
  • 19. comprador un plazo de tres (3) días para efectuar ese examen. Por nuestra parte pensamos que ese plazo debe ser ampliado a diez (10) días para adecuarlo al artículo 32 de la ley 24.240 actualmente vigente. De todos modos, si el vendedor estimara que el plazo, teniendo en cuenta las circunstancias, los usos o las particularidades de la venta es excesivo, puede exigir que el examen se haga en el momento de la entrega, para evitar la postergación del pago del precio. También se ha considerado conveniente agrupar las disposiciones sobre cláusulas y pactos, para que sea más claro establecer el distingo entre unos y otros. El pacto de retroventa es aquél por el cual el vendedor se reserva el derecho de recuperar la cosa vendida y entregada al comprador contra restitución del precio, con el exceso o disminución convenidos. El contrato sujeto a este pacto se rige por las reglas de la compraventa sometida a condición resolutoria. El pacto de reventa es aquél por el cual el comprador se reserva el derecho de devolver la cosa comprada. Ejercido el derecho, el vendedor debe restituir el precio, con el exceso o disminución convenidos. Se aplican las reglas de la compraventa bajo condición resolutoria. Con relación al pacto de preferencia, se establece que es aquél por el cual el vendedor tiene derecho a recuperar la cosa con prelación a cualquier otro adquirente si el comprador decide enajenarla. El derecho que otorga es personal y no puede cederse ni pasa a los herederos. Estas normas se complementan con lo dispuesto en la parte general. Como regla general se establecen plazos para dar certeza jurídica y para no obstaculizar el tráfico de modo permanente. Finalmente, en la sección octava se regula el boleto de compraventa. Nuestra doctrina y especialmente la jurisprudencia ha expresado en numerosas ocasiones la necesidad de tutelar los derechos de los adquirentes de inmuebles por instrumento privado (boleto de compraventa). Por eso estimamos que en este Anteproyecto no pueden faltar algunos 19
  • 20. textos referidos a ese tema. Se aclaran y resuelven numerosos temas que han sido muy discutidos. El boleto de compraventa de inmuebles da un derecho del comprador que tiene prioridad sobre el de terceros que hayan trabado cautelares sobre el inmueble vendido si el comprador contrató con el titular registral, o puede subrogarse en la posición jurídica de quien lo hizo mediante un perfecto eslabonamiento con los adquirentes sucesivos; si el comprador pagó el veinticinco por ciento del precio con anterioridad a la traba de la cautelar; si el boleto tiene fecha cierta; y si la adquisición tiene publicidad suficiente, sea registral, sea posesoria. Se reitera la solución, hoy tradicional, según la cual los boletos de compraventa de inmuebles de fecha cierta otorgados a favor de adquirentes de buena fe son oponibles al concurso o quiebra del vendedor si se hubiera abonado el veinticinco por ciento del precio. El juez debe disponer que se otorgue la respectiva escritura. El comprador puede cumplir sus obligaciones en el plazo convenido. En caso de que la prestación a cargo del comprador fuere a plazo, deberá constituirse hipoteca en primer grado sobre el bien, en garantía del saldo de precio. Aunque se trata de una norma de tipo concursal, y el anteproyecto considera que este tipo de relaciones se rige por lo dispuesto en el ordenamiento específico, hemos entendido conveniente mantener la norma en el código civil por el valor histórico que ella tiene. Otra innovación que se agrega en el proyecto y que se encuentra codificada en la sección cuarta a partir del artículo 1033, se relaciona con la obligación de saneamiento. En relación al boleto de compraventa el obligado en saneamiento garantiza por evicción y por vicios ocultos. Incluye también a quién adquirió a título gratuito, quién puede subrogarse en sus antecesores y ejercer las acciones de responsabilidad por saneamiento. La disminución de responsabilidad ha sido de interpretación restrictiva. Se puede reclamar el saneamiento del título o subsanación de los vicios, o reclamar un bien 20
  • 21. equivalente (solo si es mueble fungible),o declarar la resolución del contrato. Es posible anexar responsabilidad por daños (Artículo 1040), con las excepciones de si el adquirente conoció o pudo conocer la evicción o el vicio, si la trasmisión fuera hecha a riesgo del adquirente o si fuera la cosa adquirida por subasta judicial o administrativa. Cuando se aplica la prescripción adquisitiva, se extingue la responsabilidad por evicción (ART.1050). Otra innovación importante que deviene en modificaciones a los tipos de contratos, proviene de los cambios introducidos a la teoría general sobre contratos, los que no son ajenos al contrato de compraventa inmobiliaria. Ampliando lo desarrollado en párrafos superiores, el art.1055 del proyecto establece un plazo de responsabilidad por vicios ocultos de 3 años para inmuebles desde que se recibió y si la cosa es mueble 6 seis meses desde que se la recibió o puso en funcionamiento. Los plazos pueden ser ampliados convencionalmente. Esta innovación vino a modificar al artículo Nª 473 actual del Código. El art. 473 prevé que el plazo de prescripción de seis meses opera desde la fecha de la entrega de la cosa; de conformidad con lo expuesto se desprende lo desacertada que ha sido la norma. El plazo debe de operar desde el momento en que el vicio se hace aparente, y no desde el momento en que se materializa la tradición de la cosa objeto de la transacción; caso contrario quedaría el adquirente desprovisto de toda acción respecto del enajenante, implicando ello favorecer, incentivar a los comerciantes fraudulento a cometer actos lesivos a los derechos de terceros que contratan de buena fe. Consideramos que ha sido un desacierto de redacción, infortunio éste que ha sido subsanado por el sano juicio y crítica de los magistrados. Estos criterios se sustentan y se reafirman en lo dispuesto en el ARTÍCULO 1067, que busca la protección de la confianza, como herramienta básica para el juez en el momento en que tenga que intervenir para interpretar las reglas establecidas en el contrato : Protección de la confianza. La interpretación debe proteger la confianza y la lealtad que 21
  • 22. las partes se deben recíprocamente, siendo inadmisible la contradicción con una conducta jurídicamente relevante, previa y propia del mismo sujeto. ¿SE PUEDE SEGUIR CON EL MISMO CRITERIO SOBRE EL BOLETO DE COMPRAENTA INMOBILIARIO ASIMILABLE AL JUSTO TÍTULO PARA LA PRESCRIPCIÓN DECENAL? En nuestra doctrina, Salvat consideró: “El justo título más común es el contrato de compraventa. Pueden agregarse la permuta, la donación, el aporte en sociedad; las ventas judiciales; la dación en pago o pago por entrega de bienes, la partición de ascendientes entre los herederos; el legado. En todos estos casos, se trata efectivamente, de actos jurídicos que por su naturaleza misma están destinados a operar la transferencia de la propiedad”. Sin embargo, no es suficiente para invocar la prescripción decenal del art. 3999 C.C., la posesión derivada de un boleto de compraventa, pues este no constituye “justo título” a ese efecto (1970, “Casaubón, R. C., v. Arana L. E. “., “L.L.”, 140- 602). No constituye el justo título necesario para adquirir por prescripción breve y sólo da acción para obtener la respectiva escritura traslativa de dominio, el “compromiso de venta” o “promesa de venta” de un inmueble aunque se haya formalizado en escritura pública (1965, “Bordani, Ortemin de, y otros”, “J.A.”, 1966- IV-642). La existencia de un título es una condición sustancial de la prescripción, desde que el título destituido de las formas esenciales no es título y nada puede probar. Las faltas de formalidades es un obstáculo invencible para que sea un justo título, tal sería la venta de un inmueble por un documento privado. El art. 2355, en su nueva redacción (“Se considera legítima la adquisición de la posesión del inmueble de buena fe, mediante boleto de compraventa), se opone firmemente al art. 4010, pero en ningún caso el instrumento privado puede adquirir la calidad de justo título. De modo que al faltar la escritura traslativa de dominio debe regir la prescripción veinteñal. 22
  • 23. Tampoco pueden considerarse como justo títulos los contratos que sólo transmiten la tenencia de la cosa, como la locación, el depósito, el préstamo de uso. Tampoco los actos jurídicos simplemente declarativos de derechos, pero que no comportan en sí mismos la transferencia del derecho de propiedad, como la partición o la transacción; por análogas razones, tampoco puede considerarse como justo título, la sentencia que ordena la entrega de un inmueble. Mucho menos una mensura, la cual se reduce a determinar en el terreno la ubicación que corresponde al título de propiedad. CONCLUSIÓN En materia de compraventa, en general se incorpora lo regulado en el Código de Comercio. El boleto de compraventa es considerado contrato y resulta oponible frente a la quiebra o concurso del vendedor. El proyecto trata de subsanar viejos conflictos, en partes resueltos por la jurisprudencia y afirmados por la doctrina. Este espíritu de redención respecto a este instituto hasta ahora parcialmente regulado, ha sido expresado en forma fehaciente en los considerandos y fundamentos de la reforma. La doctrina en forma mayoritaria ha buscado dar prioridad al comprador de cosa inmueble por boleto de compraventa, con buena fé y con tradición posesoria producida, la facultad erga ommes frente a terceros, incluido los acreedores del vendedor. Sin embargo el artículado vigente, no lo contempla, razón suficiente para recurrir a la justicia y evitar cualquier medida cautelar. Los artículos 1170 y 1171 de la reforma, vienen a subsanar definitivamente la cuestión, otorgando al comprador de buena fe con boleto de compraventa, la facultad de oponerse a medidas cautelares que se trabaran sobre la cosa adquirida por cualquier acreedor. Otorga al poseedor, alguna forma de privilegio, sin que este se encuentre especificado. El mismo artículo extiende una protección similar al principio aplicable a los derechos reales, nadie puede trasmitir un mejor derecho que el que recibe, pero respecto al boleto de compraventa inmobiliario. Entonces en esa seudo proteción 23
  • 24. jurídica el cesionario de un boleto queda en igual rango que el adquirente por boleto inmobiliario de compraventa. Se afirma los conceptos vertidos al considerar en los incisos b y c del artículo 1170 de la reforma, respecto a la oponibilidad a cautelares, si se ha abonado el 25% del precio antes de la cautelar o si el boleto tiene fecha cierta. Este último requisito fue ampliamente demandado por la jurisprudencia. Por lo tanto si se encuadra en cualquiera de estos requisitos, el comprador se encuentra en condiciones de interponer una tercería de mejor derecho. Otro aspecto relevante ha sido considerar la publicidad del boleto y la consecuencia de ello. Se asemeja al resultado que cumple la publicidad en los derechos reales. Si la publicidad ha sido suficiente, perfecciona la posesión. Esto implica habilitar un registro específico de boletos de compraventa inmobiliaria, que otorgue mediante la registración la función publicista posesoria. De resultas entonces que el comprador de buena fe que posea un boleto con fecha cierta, hubiere abonado el 25 % del precio antes que cualquier acreedor interpusiera una medida cautelar, cumpla con la publicidad (art 4 Ley 14.005 de compraventa de lotes a plazo o ya tuviere la posesión del inmueble, repele a terceros, sin más necesidad que solo obtener certificado de inscripción del boleto o demostrar la posesión. Respecto a la oponibilidad del boleto ante concurso o quiebra. El artículo 1171 del proyecto ofrece diferencias respecto a su par actual, el artículo 1185 bis. Ambos coinciden en que se deben reunir los mismos requisitos; boletos de compraventa inmobiliaria con el 25 % del precio abonado. El artículo del proyecto (1171) agrega elementos a tener en cuenta: 1) la fecha cierta en el boleto. No alcanza con la buena fe y el precio abonado, como mínimo el 25 % 2) Expresamente se establece que en caso de que la prestación a cargo del comprador sea a plazo, debe constituirse hipoteca en primer grado sobre el bien, en garantía del saldo de precio. El criterio ha sido tomado del art. 146 24
  • 25. de la Ley 24522 de Concursos y Quiebras. Una vez, los codificadores vienen a remarcar la intención de unificación de normas entre las dos materias y evitar las reiteraciones. La suma de jurisprudencia y la doctrina cimentada sobre los alcances del boleto de compraventa, se han reforzado en el proyecto. Se han reforzado otorgando nuevas herramientas legislativas, que eviten al comprador de buena fé a precio cierto, tener que acceder a la prescripción corta para obtener el título suficiente y el dominio del bien adquirido. La teoría general de los contratos se ha modernizado, incluyendo elementos largamente debatidos en la doctrina y en congresos. Las modificaciones a los contratos, también esta pensada en relación a la modificación de las normativas aplicadas a los derechos reales y a las relaciones comerciales, integrando estas tres áreas regladas por normas jurídicas. Contar con nuevos contratos, incluir el precontrato, genera más seguridad jurídica. Surge entonces si ya será necesario hacer reserva para la compra de inmueble o si un precontrato será suficiente, o si convivirán ambos criterios, uno con consecuencias jurídicas (precontrato) y el otro no. En caso de suscitarse controversias, la doctrina aportará las primeras interpretaciones sobre los alcances de ambos, a partir de la sanción y vigencia de este proyecto. El criterio de unificar en un solo corpus legislativo (civil y comercial), criterio que deviene del proyecto del 98, permite comprender y contemplar al contrato en concepto amplio que resguarda su contenido patrimonial. La delimitación del alcance del principio de buena fe al concepto de “los que las partes entendieron o pudieron entender obrando con cuidado y previsión” ayudaría a la tarea del juez en el momento en que tuviera que interpretar al acuerdo de voluntades. Unificar la clasificación de los contratos en solo consensuales, viene a poner fin a las discusiones doctrinarias en aquellos instituto de naturaleza controvertida, en las que el codificador, aún no muy convencido los ha tipificado como contratos (locación por ejemplo). En el proyecto elevado al senado en 2012, el criterio establecido sobre la naturaleza jurídica ha sido denominarlos consensuales (se 25
  • 26. perfecciona con el acuerdo de partes). Esto conlleva a medidas prácticas; eliminar la forma ad-probationen y regular la teoría de la recepción para el perfeccionamiento del contrato. Las razones subyacentes en el acto de contratar, cuya definición ha sido ampliada respeto de su par aún en vigencia (ver artículo 957 del proyecto y ver artículo 1137,actual), mantener la teoría del consentimiento, crear los efectos vinculantes, limitar el accionar del juez en relación al contrato (solo interpreta como un todo), ampliar y delimitar el concepto de buena fe, crear como norma la voluntad de las partes y supletoria la norma legal, siempre y cuando lo dispuesto por las partes no sea contrario a ley. Con respeto a estas características es importante remarcar, que los contratos cuando se ejecutan, de la misma manera que crean obligaciones, crean derechos que se incluyen como derechos de propiedad del contratante. Los principios generales establecidos en el proyecto, alcanza a los contratos: la identidad cultural latinoamericana, la integración de lo público y lo privado. En este último caso, con marcada orientación hacia los derechos humanos, la constitución, la función social de la propiedad, la igualdad real, la no discriminación, la reglamentación de derechos individuales y colectivos y la seguridad jurídica en las transacciones comerciales. Particularmente en los contratos de dar suma de dinero se ha consensuado adquirir el sistema nominalista que establece la ley 23928 y reformas. Se debe dar en la especie contratada y o su equivalente. Se ha simplificado el sistema de intereses, pero no se ha incluido la tasa activa. Se reguló el interés del interés, tema en largo debate y diversos criterios jurisprudenciales. Se habilitó al juez a reducir intereses cuando se presenten ciertos supuestos. Se reformó los conceptos sobre el pago y sobre la mora, aspecto clave en el contrato de compraventa. El objeto en la compraventa quedó delimitado en la obligación mutua de las partes, una a transferir la propiedad de la cosa (no alcanza con la tradición, el 26
  • 27. requisito es título suficiente y modo) y la otra a pagar el precio en dinero (se regula por las normas de dar suma de dinero). Siguiendo el criterio de la Constitución Nacional se modifica el vocablo dominio por propiedad. Con respecto al precio se incluye la innovación de la unidad de superficie no existente en las normativas vigentes. Las modificaciones sobre los pactos especiales, vino a traer una especie de saneamiento a partir de lo dispuesto en la doctrina. De esta forma el pacto de no enajenar y de venta a satisfacción del comprador, fueron dejados de lado, al igual que la compraventa condicional. Estos despejes tiene las razón de ser en la función social que se le quiere implementar al contrato y en la seguridad jurídica necesaria que deriva de las negociaciones comerciales. Siempre se busca proteger a la parte más débil del negocio, el comprador. La fecha cierta en los contratos es otra innovación clave introducida, al punto que permite solicitar la nulidad del contrato. La responsabilidad, es otro aspecto profundamente remozado. La garantía de evicción y por vicios ocultos, ha cobrado relevancia en la normativa y modificaciones, incluyéndose el presupuesto de responsabilidad para el transmitente, mucho más allá de la finalización del contrato y de los seis meses establecido en el código en vigencia (vicios ocultos de la cosa). Finalmente el principio de protección a la confianza, introducido como presupuesto de la buena fé y con la idea de dar vida larga y saludable al contrato, cierra este capítulo de regulación de los contratos. BIBLIOGRAFÍA Comisión reformadora Código Civil y Comercial (2011) Fundamentos sobre el anteproyecto de reforma de Código Civil y Comercial, recuperado de: http://www.lavoz.com.ar/files/FUNDAMENTOS_DEL_ANTEPROYECTO_DE_COD IGO_CIVIL_Y_COMERCIAL_DE_LA_NACION.pdf Contratos Argentinos (2007) recuperado de : http://www.monografias.com/trabajos75/derecho-civil-contratos/derecho-civil- 27
  • 28. contratos2.shtml y http://www.monografias.com/trabajos79/contratacion- inmobiliaria/contratacion-inmobiliaria.shtml Pierangeli, Nicolás E (2004) Efectos propios de los contratos onerosos: Evicción y Vicios Redhibitorios. Recuperado de : http://www.legalmania.com/derecho/vicios_redhibitorios.htm Rossi, Jorge Oscar, (2012) El Nuevo Código y Boleto de Compraventa. Nota online. Colegio de Abogados de Morón (02/10/2012) Recuperada de: http://www.camoron.org.ar/vermas-fallos.php? f=908&PHPSESSID=03bd2ad002ca540f0c45cd5a5fcbd925 Ubiría, Fernando, Alfredo, Coord, Comisiones especiales (2012), Ponencias referidas a aspectos jurídicos sobre la reforma ; recuperado de: http://ccycn.congreso.gov.ar/export/hcdn/comisiones/especiales/cbunificacioncodig os/ponencias/buenosaires/pdfs/019_Daniel_Herrero_Facultad_de_Derecho_Pontifi cia_UCA.pdf Unión para la apertura Universitaria- Derecho (2008) Usucapión recuperado de: http://upauderecho2.blogspot.com.ar/2008/04/la-usucapion.html Páginas consultadas: http://biblioteca.afip.gob.ar/gateway.dll/Normas/codigos/cci_c_000340_1869_09_2 5.xml 28

Related Documents