PORQUÉ Y CÓMO LIMPIAR LAS AGUAS DEL EBRO EN LA CIUDAD DE ZARAGOZALA CONSERVACIÓN DE LOS SOTOS EN EL AÑO INTERNACI...
Como en los vertederos industriales, el río deposita capas entremezcladas de residuosy manto vegetal. Si hiciéramos una ca...
sobre ellas. Al disminuir la temperatura del agua, se aumenta su oxigenación y sefavorece la vida acuática. Por último, lo...
Es necesario respetar la zonificación de usos que marca el PORN en la ReservaNatural de La Alfranca. En el caso del Galach...
of 4

Porqué y cómo limpiar las aguas del ebro en zaragoza

Published on: Mar 4, 2016
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Porqué y cómo limpiar las aguas del ebro en zaragoza

  • 1. PORQUÉ Y CÓMO LIMPIAR LAS AGUAS DEL EBRO EN LA CIUDAD DE ZARAGOZALA CONSERVACIÓN DE LOS SOTOS EN EL AÑO INTERNACIONAL DE LOS BOSQUESMuchas personas consideran que gran parte de los problemas asociados a lacontaminación que arrojamos a la cuenca del Ebro quedan resueltos con la instalaciónde depuradoras y eliminación de vertidos; como los famosos del antiguo matadero ydel Mercado Central en Zaragoza que arrojaban directamente al río, en un caso lasangre y restos del animal sacrificado, en otro los restos de frutas, verduras ymenuceles que se iban flotando río abajo a su salida del colector situado junto alactual Puente de Santiago.La tecnología lo puede todo pero esto es sólo una apariencia. Resuelve el exceso demateria orgánica digerida en la planta depuradora dejando por contrapartida un excesode coliformes en el río. Limpia -al nivel que puede- grasas y aceites, y separa lossólidos (entre ellos los palillos de algodón, toallitas de limpieza, pañuelos de papel,compresas…) de personas que por falta de hábitos ambientales, los arrojan a losinodoros como si estos fueran cubos de basura. Pero una depuradora no limpia losllamados contaminantes emergentes –restos de fármacos y de drogas orgánicas- y nisiquiera el exceso de fosfatos incorporados a los productos de limpieza porquenuestras depuradoras no llevan tratamientos de estos productos, de forma que arrojancientos de metros de espuma a partir del emisario de aguas al río.Añadido a estos problemas, está que recibimos agua de mala calidad con un granexceso de sales, unas de procedencia natural del sustrato de yesos de la depresióndel Ebro y otras que provienen de la contaminación difusa que dejan los restos defertilizantes y pesticidas usados en la agricultura.A ello hay que añadir los residuos altamente contaminantes usados como motas en elantiguo barrio de La Química y en el barrio de Movera con los montones de escoria defundición en la salida del Ebro aguas abajo de la ciudad de Zaragoza.Para completar, hay una cantidad de sólidos que las aguas arrastran flotando y queprovienen de cantidad de cursos de agua que vierten en el río sin control alguno. Laimagen de un río vacío de agua nos haría descubrir los millones de objetos quequedan almacenados en el fondo de los embalses de Mequinenza o Ribarroja por nohablar de los millones de kg de contaminantes desprendidos en el agua que arrojamosal Mediterráneo, rebautizado con mucha razón como ‘Mare Porcum’.Ejemplos de envases de agua embotellada, productos de limpieza, fitosanitarios deagricultura… se almacenan por toneladas en algunas zonas de las orillas a la salida dela ciudad. Allí se pueden encontrar palets, ruedas de camión, toneles, cocinas,lavadoras, juguetes y miles y miles de plásticos adheridos a las ramas de los árboles,millones y millones de partículas de poliespan que impregnan todo. Incluso nospodemos encontrar algún pingüino de la Expo 2008.Las mejanas Ebro a la salida de Zaragoza, las playas de grava de Cantalobos, losescorrederos de la acequia del Rabal en Juslibol, el soto del Francés, el extremo estedel soto de La Cartuja, pero especialmente el soto de Villarroya, almacenan estasdecenas de toneladas de basura.
  • 2. Como en los vertederos industriales, el río deposita capas entremezcladas de residuosy manto vegetal. Si hiciéramos una cata, encontraríamos varios metros de profundidadde residuos en estos sotos y mejanas del Ebro.Todo esto es consecuencia y exponente de nuesta manera de producir y consumir.Todo ello envenena nuestros ecosistemas, toda nuestra vida acuática se veprofundamente alterada cuando no en trance de desaparición.Por ello el domingo 8 de mayo pasaremos un día de fiesta. Sí,de fiesta, porque primero contribuiremos a mejorar un soto, enel Año Internacional de los Bosques. Segundo, lo haremosentre amigos y diferentes tipos de colectivos: vecinales,ecologistas, discapacitados, excursionistas, ciclistas…. Ytercero, nos quedará un tiempo para pasear y disfrutar de lasexcelencias de este soto a la vez que charramos y almorzamos.PAPEL DE LOS BOSQUES DE ZARAGOZA EN ESTA DEPURACIÓN DEAGUASLos bosques del Ebro y del Gállego en la ciudad de Zaragoza son bastantedesconocidos. Si hiciéramos una encuesta entre los ciudadanos, probablementecitarían el de Cantalobos y el de Ranillas, pero la gran mayoría desconocen el dePartinchas, Mejana de Santa Catalina, Alfocea, Torre Arqué, Villarroya, Picatiel, LaCartuja, Francés, y así hasta 20 bosques que hay en Zaragoza y sus proximidades siincluimos los del Espacio Natural de La Alfranca.Los hay de diferentes formas: islas como Santa Catalina y Ranillas; otros de granespesura como Cantalobos y Partinchas; algunos adehesados como Villarroya yPicatiel con inmensas capas de prados del tamaño de varios campos de fútbol.El tipo de arbolado es muy variado. Hay saucedas como en Partinchas, otros como elde Niss es un gran tamarizal. En el corredor donde iba a anillar Adolfo Aragüés haycentenares de majuelos con una floración espectacular en el mes de abril. La mayoríade ellos son alamedas y choperas con algunos fresnos y olmos que, por suenfermedad, han ido en regresión constante.Algunos sotos se pueden transitar fácilmente por las sendas abiertas por el ganado,personas, o indebidamente por las bicicletasOtros son selvas cerradas, como la isla de Ranillas o el soto de Torre Arqué, pordonde es imposible caminar.Pero tan importante como la belleza de estos bosques de ribera es su contribución a lafuncionalidad y sostenibilidad del ecosistema fluvial.Estabilizan las orillas por el entramado de las raíces de los árboles. Son como grandesesponjas que retienen agua y nutrientes que van soltando al río en épocas de estiaje.Limitan la velocidad de las avenidas minimizando sus efectos destructivos en cultivos yen la propia ciudad. Filtran los contaminantes que llevan en disolución las aguas, conun efecto depurador importante. Son depósitos de CO2. Suavizan la temperatura tantoen el interior del soto como en el agua de las orillas por el sombreado que se realiza
  • 3. sobre ellas. Al disminuir la temperatura del agua, se aumenta su oxigenación y sefavorece la vida acuática. Por último, los bosques de ribera son fuentes debiodiversidad, refugio y alimento para centenares de especies animales.La fauna que albergan es variada y espectacular: hasta doscientas especies de aves,un número importante de mamíferos -jabalí, gineta, castor, nutria- anfibios, reptiles, yuna gran variedad de insectos.En definitiva, los bosques de ribera mejoran de forma sustancial la calidad de lasaguas a su salida de Zaragoza, y éstas a su vez mejoran la calidad de nuestrosbosques.IDEAS PARA REFLEXIONARHabría que mejorar la unión entre los sotos estableciendo corredores biológicos deflora y fauna. Este efecto se podría llevar a cabo en la orilla derecha entre Cantalobosy La Cartuja, reforzando líneas y parcelas de vegetación. En la orilla izquierda habríaque retranquear el espacio entre la desembocadura del Gállego y el Cuarto Cinturón,de manera que además de eliminar las escorias tóxicas de antiguas fundicionestraídas del Barrio del Picarral, se aumenta el vaso de evacuación para las avenidas ypor tanto la seguridad frente a las inundaciones en la ciudad de Zaragoza.Estudiar, si es conveniente, el facilitar la entrada suave de caudales a los galachos, deforma que el agua de los mismos se renovase y se revitalizase, retardando lacolmatación de estos espacios, que hoy por hoy están con poca oxigenación ycarentes de vida. De igual manera, habría que extender esta revitalización a lasmadres del río y a los espacios públicos del Galacho de la Cartuja.Así mismo, habría que valorar si las aguas salientes de la depuradora de la Cartuja,antes de abandonarlas en el Ebro, se conducían a filtrar al soto contiguo y setransportaban para regar todo el espacio existente entre el Soto del Francés y elGalacho de La Cartuja, recuperando las antiguas acequias y facilitando el riego de lasrepoblaciones de árboles que se han iniciado en ese espacio.Estos lugares públicos, aguas abajo de la ciudad, además de ampliar los bosques deribera de la Reserva Natural de La Alfranca, tienen que constituir territorios de libertaddel río, para lo cual hay que facilitar la relación con él y de esta manera mitigar losdaños que las inundaciones aguas abajo pueden provocar.El beneficio es mutuo. Por una parte, las aguas se depuran cuando transitan por losespacios de gravas, galachos y bosques de ribera de sus orillas, y éstos serejuvenecen y se revitalizan con la afluencia del agua a este territorio fluvial.Todo ello debe ir acompañado de una figura de protección para los 20 bosques deribera existentes en el Término Municipal de Zaragoza, los mejores en cantidad ycalidad de toda la Cuenca del Ebro. En el Año Internacional de los Bosquesesperamos del Gobierno de Aragón este reconocimiento que al menos salvaguarde laintegridad de estos espacios.Y además de estas figuras legales de protección es necesaria una adecuada gestiónque en el proceder de responsables políticos, tanto del Ayuntamiento como delGobierno de Aragón, que hasta ahora es prácticamente inexistente.
  • 4. Es necesario respetar la zonificación de usos que marca el PORN en la ReservaNatural de La Alfranca. En el caso del Galacho de Juslibol y su entorno, habría queimpedir el paso de motos, quads y en algunos senderos de bicicletas.La apertura de restaurantes y diferentes museos en el espacio de La Alfranca, a 300 mde la cría de martinetes, creemos que no ha sido beneficiosa. De unas 180 parejasque criaban hace 5 años, el año pasado solamente criaron 40 parejas, que han tenidoque trasladar sus nidos al Galacho de La Cartuja.Es preocupante la evolución de la población piscícola, muy diezmada y alterada por laintroducción de especies foráneas.Pero incluso la conservación de ciertos sotos, como el de Cantalobos que en granparte es propiedad del Gobierno de Aragón, están muy lejos de su estado óptimo. Laregulación de caudales ha llevado a que el freático del río en épocas de estiaje noreporte agua a las raíces de los bosques de ribera y estos sufren estrés hídrico, con loque el arbolado se resiente y acaba por morir. De hecho, su supervivencia en lasúltimas décadas se ha debido a los sobraderos de las acequias de riego, que enbastantes casos se ha eliminado.En definitiva, habría que integrar en una figura única los galachos y sotos de Zaragozay zona de influencia, velar por una gestión correcta con medios humanos yeconómicos, y de esta manera conseguir tener unos bosques en buenas condicionesecológicas y trabajar porque ello repercuta en tener unas aguas de mejor calidad. Mariano Mérida Salazar. ANSAR – Proyecto VoluntaRíos.

Related Documents