Es un espacio plural responsable de analizar, intercambiar ideas, reflexionar, discutir y proponer alternativas sobre segu...
¿A DÓNDE VAMOS?
Análisis de políticas públicas de seguridad
ciudadana en América Latina
Carlos Basombrío (Editor)
Raúl Ben...
¿A DÓNDE VAMOS?
Análisis de políticas públicas de seguridad
ciudadana en América Latina
© Woodrow Wilson International Cen...
El Woodrow Wilson International Center for Scholars
es un homenaje al Presidente Woodrow Wilson. Ofreciendo un vínculo
en...
ÍNDICE
Presentación
Cynthia J. Arnson
9
Introducción a la edición mexicana
Raúl Benítez Manaut
13
Introducción ...
Chile: Pasar de la narrativa a la gestión efectiva
Lucía Dammert
Seguridad pública y reducción de crímenes
violentos en B...
Presentación
PRESENTACIÓN
Cynthia J. Arnson
Directora, Programa Latinoamericano
Woodrow Wilson International Center fo...
Cynthia J. Arnson
Con esos objetivos en mente, además de múltiples documentos sobre la
materia y decenas de seminarios, h...
Presentación
Confiamos en que este libro sea bien recibido por las comunidades académicas y políticas latinoamericanas y ...
Presentación
INTRODUCCIÓN A LA EDICIÓN MEXICANA
Raúl Benítez Manaut
Investigador de la UNAM
Presidente del CASEDE
E
...
Raúl Benítez Manaut
el hemisferio—, así como en México y Venezuela nos ayudan a tener en
cuenta las diferencias, los cont...
Introducción a la edición mexicana
El nuevo gobierno configuró una nueva subsecretaría de Estado en la
SEGOB para diseñar...
Raúl Benítez Manaut
organizaciones de la sociedad civil que trabajan el tema en México. Los
paradigmas planteados en los ...
Introducción
INTRODUCCIÓN
Carlos Basombrío Iglesias
E
ste libro —ya presentado por nuestra directora Cynthia J. Arnson...
Carlos Basombrío
pero también las ilegales y violatorias de derechos humanos. Doy cuenta
de diversas modalidades de priva...
Introducción
Señalan que en Brasil “la implementación de cambios en el sistema de
seguridad pública y justicia, asociado ...
Carlos Basombrío
La tesis central de Dammert es que si bien “la capacidad de generar cambios institucionales y de diseño ...
Introducción
Para Saín “desde una perspectiva democrática, hay una sola razón que
hace imprescindible el desarrollo de re...
Carlos Basombrío
Costa da cuenta de cómo “los serenazgos se constituyeron a inicios de la
década de 1990, en medio del re...
Introducción
solos, con las atribuciones actuales, no se pueden hacer cargo de la seguridad
ciudadana. Hay quienes, por e...
Carlos Basombrío
Para los autores “las variaciones importantes de la violencia en el país en
las últimas tres décadas han...
Introducción
La situación a su juicio es dramática: “se requiere de inmediato prestarle
la máxima atención a todo el sist...
Carlos Basombrío
nociendo que “algunos sectores de la sociedad salvadoreña se resisten a
conceptuar a las pandillas como ...
Introducción
A su juicio “la tregua no es buena ni mala. No es del todo positiva (porque mientras más se avanza en el con...
Carlos Basombrío
con el traslado y almacenamiento de grandes cargamentos de droga; penetración de grupos en ciertas local...
Introducción
los desequilibrios generados por la violencia. En este caso, la anticipación
al conflicto permite construir ...
Carlos Basombrío
Benítez explica cómo “desde 2010, en México se ha abierto un gran debate sobre el poder acumulado por la...
Introducción
protagónico al fiscal— ha prometido una lucha más eficaz en contra del
delito, como una de las consecuencias...
Carlos Basombrío
tribuyendo a ese círculo vicioso que poco a poco va generando la idea de
que la inseguridad es un fenóme...
México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado
MÉXICO. VIOLENCIA, FUERZAS ARMADAS Y
COMBATE AL CRIMEN ...
Raúl Benítez Manaut
quienes dicen que las políticas del presidente Calderón fueron un fracaso
precisamente por el empleo ...
México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado
Gráfico 1.
México. Tasa de homicidios por cada 100.00...
Raúl Benítez Manaut
A fines de 2006, antes de tomar posesión de su cargo, Felipe Calderón
hizo una visita a Washington, p...
México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado
es la Familia Michoacana desde mediados de la primera d...
Raúl Benítez Manaut
Del análisis del Gráfico 2 se desprende que de 2007 a 2009 el número
anual de homicidios se duplicó. ...
México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado
El bloque 1 está encabezado por el Chapo Guzmán (Sinalo...
Raúl Benítez Manaut
la depuración y fortalecimiento de los cuerpos policíacos, la generación
de nuevos sistemas de inform...
México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado
denominan “pérdida de territorialidad”: “Por primera ve...
Raúl Benítez Manaut
y este vacío ha sido cubierto por el narcotráfico. Entre esos servicios deteriorados se encuentra la ...
México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado
Históricamente en México ha habido un gran rechazo a la...
Raúl Benítez Manaut
porte. La Armada designa a 10.000 efectivos, tanto en los programas de
intercepción navales de embarq...
México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado
Esto alude principalmente a la impunidad con la que act...
Raúl Benítez Manaut
de precisión en las investigaciones criminales, la disolución de pruebas
(principalmente de balística...
México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado
Se ha cuestionado mucho la estrategia del gobierno de F...
Raúl Benítez Manaut
mentación de la estrategia ha evitado que se fortalezcan las organizaciones criminales, hoy se encuen...
México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado
imagen de que el Estado mexicano está perdiendo la guer...
Raúl Benítez Manaut
En el enfrentamiento entre las fuerzas oficiales y los cárteles, el impacto
social (la violencia) no ...
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
Politicas publicas de seguridad en America Latina
of 358

Politicas publicas de seguridad en America Latina

Published on: Mar 4, 2016
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Politicas publicas de seguridad en America Latina

  • 1. Es un espacio plural responsable de analizar, intercambiar ideas, reflexionar, discutir y proponer alternativas sobre seguridad, con apego a los valores de la democracia y respetuoso de los derechos humanos. Está formado por un grupo de investigadores y académicos de prestigio, periodistas, expertos gubernamentales y no gubernamentales, miembros de organizaciones de la sociedad civil y distintos centros de investigación. Es una asociación independiente, donde el espacio para el diálogo se basa en el principio de la libertad de expresión. Organiza cursos, seminarios, conferencias, mesas redondas, proyectos de investigación y asesoría sobre temas de seguridad en México y América Latina, defensa y seguridad pública. Expresa libre y responsablemente sus opiniones acerca de la coyuntura política nacional o internacional a través de pronunciamientos, boletines, foros y otros medios de difusión para contribuir a una mejor comprensión de los factores que influyen en la seguridad, la democracia y los derechos humanos. www.seguridadcondemocracia.org
  • 2. ¿A DÓNDE VAMOS? Análisis de políticas públicas de seguridad ciudadana en América Latina Carlos Basombrío (Editor) Raúl Benítez Manaut Marco Castillo Gino Costa Elvira Cuadra Lira Lucía Dammert Renato Sérgio de Lima / Liana de Paula María Victoria Llorente / Sergio Guarín León Luis Pásara César Rivera Marcelo Fabián Sain Ana María Sanjuán 2013
  • 3. ¿A DÓNDE VAMOS? Análisis de políticas públicas de seguridad ciudadana en América Latina © Woodrow Wilson International Center for Scholars One Woodrow Wilson Plaza 1300 Pennsylvania Avenue NW Washington, DC 20004-3027 www.wilsoncenter.org/lap ISBN: 978-1-938027-16-1 Esta edición se hace conjuntamente con el Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia, A. C. (CASEDE) Héroes de Padierna 166, Col. San Jerónimo C.P 10200, México, D. F. . Prohibida su reproducción parcial o total por cualquier medio sin la autorización por escrito del editor. Publicación disponible para su consulta: www.wilsoncenter.org/lap www.seguridadcondemocracia.org Cuidado editorial de impresión en México Atril, excelencia editorial Este libro ha sido posible gracias al generoso apoyo del Programa Latinoamericano de las Fundaciones para una Sociedad Abierta (OSF). Hecho en México Printed in Mexico México, D.F. julio 2013
  • 4. El Woodrow Wilson International Center for Scholars es un homenaje al Presidente Woodrow Wilson. Ofreciendo un vínculo entre el mundo de las ideas y las políticas públicas, el Centro se enfoca en retos actuales y emergentes que enfrentan Estados Unidos y el mundo. El Centro promueve investigación relevante para las políticas públicas y diálogo para ampliar la comprensión y mejorar las habilidades y los conocimientos de los líderes, ciudadanos e instituciones alrededor del mundo. Creado por una ley del Congreso en 1968, el Centro es una institución sin afiliación partidaria cuya sede principal se encuentra en Washington D.C., y es financiado tanto con fondos públicos como privados. Las conclusiones u opiniones expresadas en las publicaciones y programas del Centro corresponden a sus autores y expositores, y no reflejan necesariamente los puntos de vista del equipo, becarios, miembros del consejo o consultores del Centro, ni de cualquier individuo u organización que brinde apoyo financiero al Centro. El Centro publica The Wilson Quarterly y es sede del Woodrow Wilson Center Press y de Dialogue television and radio. Para más información sobre las actividades y publicaciones del centro, por favor visite nuestra página web: <www.wilsoncenter.org>. Jane Harman, Directora, Presidente y Gerente General Joseph B. Gildenhorn, Junta Directiva Sander R. Gerber, Junta Directiva Miembros del sector público: James H. Billington, Bibliotecaria del Congreso; John Kerry Secretario de Estado; G. Wayne Clough, Secretario del Smithsonian Institution; Arne Duncan, Secretaria de Educación; David Ferriero, Archivero de los Estados Unidos; James Leach, Presidente del Fondo Nacional para las Humanidades; Kathleen Sebelius, Secretaria de Servicios Humanos y Salud. Miembros ciudadanos particulares: Timoty Broas, John T. Casteen III, Charles E. Cobb Jr., Thelma Duggin, Carlos M. Gutiérrez, Susan Hutchison, Barry S. Jackson.
  • 5. ÍNDICE Presentación Cynthia J. Arnson 9 Introducción a la edición mexicana Raúl Benítez Manaut 13 Introducción Carlos Basombrío Iglesias 17 México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado Raúl Benítez Manaut Guatemala: Anticipación a la violencia, más allá de la prevención en escenarios de crimen organizado y narcotráfico Marco Castillo Los serenazgos en el Perú. La municipalización de facto de la seguridad ciudadana, ¿modelo viable? Gino Costa Nicaragua: una excepción en la seguridad de Centroamérica Elvira Cuadra Lira 33 55 83 107
  • 6. Chile: Pasar de la narrativa a la gestión efectiva Lucía Dammert Seguridad pública y reducción de crímenes violentos en Brasil: logros en gestión y cambios institucionales Renato Sérgio de Lima / Liana de Paula Colombia: Éxitos y leyendas de los “modelos” de seguridad ciudadana: los casos de Bogotá y Medellín María Victoria Llorente / Sergio Guarín León 133 153 173 ¿Qué impacto tiene la reforma procesal penal en la seguridad ciudadana? Luis Pásara 207 Crimen organizado y maras: el nudo gordiano salvadoreño César Rivera 231 La oscilación. Los vaivenes de la reforma del sector seguridad en la Argentina reciente Marcelo Fabián Sain 267 La crítica situación de seguridad ciudadana en Venezuela.Características, causalidades, políticas y desafíos Ana María Sanjuán Reseña biográfica de autores 301 352
  • 7. Presentación PRESENTACIÓN Cynthia J. Arnson Directora, Programa Latinoamericano Woodrow Wilson International Center for Scholars P ara mí es un gran gusto presentar este nuevo libro, resultado del trabajo de varios años de nuestra institución, bajo el liderazgo de Carlos Basombrío Iglesias, director consultivo de nuestro Proyecto de Seguridad Ciudadana, co-editado con gran alegría de forma simultánea en diversos países de la región. Para el Programa Latinoamericano del Wilson Center, el tema de la seguridad ciudadana es de suma importancia, en la medida en que afecta la calidad de vida de millones de personas y se ha convertido en un asunto clave para la consolidación de la democracia, la calidad de la justicia y el respeto por los derechos humanos. En los últimos años es visto cada vez más como una condición previa para las posibilidades de desarrollo económico y desarrollo humano. Dentro de ese contexto por más de 15 años, nuestro Programa ha promovido el análisis, la investigación original y un espacio de interacción entre investigadores y tomadores de decisiones en estrecha colaboración y alianza con profesionales e instituciones de la región. Pienso que podemos sintetizar nuestros objetivos con respecto a este tema, por un lado, en investigar y divulgar trabajos académicos sobre políticas de seguridad pública implementadas en América Latina. Por el otro, en reunir expertos de la región y de la comunidad internacional para discutir a profundidad sobre la eficacia de diferentes políticas para hacer frente a la inseguridad ciudadana buscando desarrollar recomendaciones. Y, como consecuencia de ambos objetivos, desplegar en colaboración con instituciones de la región una amplia estrategia de difusión de los hallazgos. │9│
  • 8. Cynthia J. Arnson Con esos objetivos en mente, además de múltiples documentos sobre la materia y decenas de seminarios, hemos publicado ya dos libros importantes. Primero, Crime and Violence in Latin America: Citizen Security, Democracy, and the State (Woodrow Wilson Center Press and The Johns Hopkins University Press), co-editado por Hugo Frühling y Joseph S. Tulchin, con el apoyo de Heather Golding, que combinó estudios de caso y aproximaciones comparativas a diversos temas, lo que lo convirtió en una referencia importante en el tema, tanto en Estados Unidos como en América Latina. El libro fue traducido y publicado en el 2005 por el Fondo de Cultura Económica en Colombia. Luego publicamos Toward a Society Under Law: Citizens and Their Police in Latin America (Woodrow Wilson Center Press and The Johns Hopkins University Press), editado por Joseph. S. Tulchin y Margaret Ruthenburg en el 2006. En mi opinión ¿A dónde vamos? Análisis de políticas públicas de seguridad ciudadana en América Latina, editado por Carlos Basombrío Iglesias, cumple plenamente con el razonamiento planteado en esos objetivos y constituye un aporte valioso y de gran actualidad para entender la evolución y las tendencias en seguridad ciudadana en diversos países de la región, así como para tener una mirada comprensiva de distintas políticas que se han puesto en práctica y sus resultados, las más de las veces insuficientes, pero en algunos casos con logros significativos. Este libro reúne a un distinguido grupo de especialistas latinoamericanos con los que hemos trabajado de diferentes maneras a lo largo de los años. Como ustedes verán en sus biografías, al final de estas páginas, se trata de personas con amplia experiencia, con gran formación y conocimiento de los temas que abordan y algunos de ellos también han participado en la gestión en el Estado y/o tienen larga trayectoria en promover estos temas desde la sociedad civil. La mayoría de ellos participado en nuestros seminarios internacionales e incluso tres de ellos han sido fellows residentes en el Woodrow Wilson Center. Estamos ante once valiosos ensayos que nos ofrecen una gran diversidad de aproximaciones a la temática y que permiten formarnos una idea clara de lo que está ocurriendo en esta materia en casi todos los países de América Latina. │10│
  • 9. Presentación Confiamos en que este libro sea bien recibido por las comunidades académicas y políticas latinoamericanas y de los Estados Unidos, pero sobre todo que ponga su granito de arena para que se elaboren, en la región, políticas más informadas y, por tanto, con mayor posibilidad de éxito y eficacia en un tema que se ha convertido en muchos países en la más importante preocupación de la población. Quiero agradecer sinceramente a todas las instituciones que cooperaron y han permitido que este trabajo sobre un tema tan importante para nosotros y para la región se pueda llevar a cabo. En particular al Programa Latinoamericano del Open Society Institute que nos brindó los recursos para hacer posible esta publicación. │11│
  • 10. Presentación INTRODUCCIÓN A LA EDICIÓN MEXICANA Raúl Benítez Manaut Investigador de la UNAM Presidente del CASEDE E l libro ¿A dónde vamos? Análisis de políticas públicas de seguridad ciudadana en América Latina, editado por Carlos Basombrío, es un gran esfuerzo editorial del Programa Latinoamericano del Woodrow Wilson Center de la ciudad de Washington. Como estrategia de divulgación, se imprimen ediciones nacionales en distintos países latinoamericanos, para que la obra no se confine a un público restringido. En este caso, la edición mexicana la realiza el Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (CASEDE) para acercar el libro al público local interesado en las estrategias que se han puesto en práctica en otros países del hemisferio para contener la delincuencia, tanto la común como la organizada. Los once estudios que integran la obra ofrecen un excelente panorama de casos nacionales donde se observan aciertos y estrategias novedosas y efectivas para contener el crimen, pero también se analizan países donde se han deteriorado las condiciones de seguridad. Para los autores de esta obra no existen tabúes. Se toma de frente el caso de “negociaciones” con actores criminales, como son los ejemplos del Primer Comando de la Capital en São Paulo, o los diálogos y las treguas entre las Maras en El Salvador. Se estudian también los factores que han impulsado el descenso en las tasas de homicidios y crímenes en ciudades como Medellín, Bogotá, Rio de Janeiro, Pernambuco y Minas Gerais; o la peculiaridad del caso peruano, en particular la forma como se fueron consolidando los Serenazgos, especie de policías comunitarias paralelas a las del Estado. Para los autores, desentrañar en dónde hay condiciones positivas de seguridad, como en Chile o Nicaragua, y las razones que la explican es clave. En el sentido contrario, el deterioro grave de la seguridad pública y ciudadana en El Salvador, Guatemala y Honduras —el caso más grave en │13│
  • 11. Raúl Benítez Manaut el hemisferio—, así como en México y Venezuela nos ayudan a tener en cuenta las diferencias, los contrastes y las estrategias, acertadas o fallidas, implementadas por los gobiernos. En el libro también aflora una variable a considerar: la participación activa de la sociedad civil. En aquellos países donde organismos no gubernamentales y comunitarios participaron de forma activa, trabajando con el gobierno o al paralelo, las condiciones de seguridad son mejores, como lo ilustra el paradigmático ejemplo de Nicaragua. Por el contrario, donde los gobiernos no toman en cuenta a la población, emplean estrategias de mano dura o hacen uso intensivo de las fuerzas armadas, es evidente que los resultados no son positivos. Aquí queda claro que en la mayoría de los países el empleo de la violencia —aun considerando que es función legal del Estado— para tratar de aplacar la violencia criminal, expande y provoca el aumento de las tasas de criminalidad. Esto se observa principalmente cuando a la par no se implementan medidas de inclusión social, prevención y políticas de fortalecimiento de opciones para los jóvenes y sectores vulnerables. Editar este libro en México es relevante. En primer lugar porque el país vive un embate sin precedentes del crimen organizado que afectó notoriamente a la sociedad a partir de 2006. Hay un gran número de víctimas inocentes; hay numerosas acusaciones a las estructuras del Estado que se responsabilizaron de combatir a las organizaciones criminales por violar derechos humanos; algunas regiones del país, como los estados fronterizos con Estados Unidos, se convirtieron en teatros de operaciones criminales que llegaron a tener records de las ciudades más peligrosas del mundo, como fue el caso de Ciudad Juárez entre 2008 y 2010. En México se produjo un cambio de gobierno el primero de diciembre de 2012. El presidente entrante Enrique Peña Nieto anunció con bombos y platillos la implementación de una nueva estrategia de seguridad ciudadana y prevención del crimen. Está haciendo una radical reingeniería de las estructuras de seguridad del Estado para implementarla: se disolvió ipso facto la Secretaría de Seguridad Pública; se orientó el mando de la Policía Federal hacia la Secretaría de Gobernación (SEGOB); y se están modificando las modalidades del despliegue de las fuerzas armadas, a fin de no alterar la vida cotidiana de la población, fuente de muchos reclamos y tensiones. │14│
  • 12. Introducción a la edición mexicana El nuevo gobierno configuró una nueva subsecretaría de Estado en la SEGOB para diseñar e implementar la nueva estrategia de prevención del delito y control del crimen, a través de la definición de polígonos territoriales de alta incidencia criminal y la focalización de esfuerzos multisectoriales de intervención; asimismo se está debatiendo —la legislación respectiva está pendiente— la creación de una Gendarmería Nacional, como un cuerpo semi-militar especializado en tareas de seguridad pública, entre otros factores. Por lo anterior, tener como punto de referencia esta obra es muy importante. ¿A dónde vamos? Análisis de políticas públicas de seguridad ciudadana en América Latina es de lectura obligada en México. Debemos tener en cuenta aciertos y errores vividos en la implementación de políticas de seguridad pública y/o ciudadana en los otros países del hemisferio. Hay muchos debates en el continente, desde la forma cómo se implementa la asistencia externa, que en el caso de México proviene principalmente de Estados Unidos a través de la Iniciativa Mérida, hasta modelos que han sido exitosos en algunos países, pero que se duda de su “copia” en otros, como los debates que se abren sobre el análisis de las políticas aplicadas en Colombia, por ejemplo. Un aspecto medular presente en el libro en todas las contribuciones es el tema de la modernización y profesionalización de instituciones como las policías y sistemas de justicia. México es un país federal, por lo tanto tiene cuerpos policiacos complejos y diversos. Existen más de dos mil de ellos, y van desde instituciones a nivel municipal altamente reconocidas y profesionales, por ejemplo en el Distrito Federal y ciudades del interior del país como León, Mérida o Tuxtla Gutiérrez, entre otras; hasta cuerpos policiacos propios de una era “feudal”, que trabajan para “el señor”, sea el presidente municipal o el capo del lugar. En el caso de las instituciones de justicia, la transición al nuevo sistema de juicios orales es muy desigual y lógicamente ninguna estrategia de seguridad pública puede ser exitosa sin su equivalente en la investigación del crimen y la forma como se desenvuelve el proceso judicial. Por todo lo anterior, estamos seguros que esta obra será consulta obligada para funcionarios públicos, académicos, periodistas y miembros de │15│
  • 13. Raúl Benítez Manaut organizaciones de la sociedad civil que trabajan el tema en México. Los paradigmas planteados en los distintos capítulos que la integran despiertan reflexiones para analizar los cambios de estrategia del gobierno y la participación que se espera intensa de la sociedad civil. México, Distrito Federal, mayo de 2013 │16│
  • 14. Introducción INTRODUCCIÓN Carlos Basombrío Iglesias E ste libro —ya presentado por nuestra directora Cynthia J. Arnson en las páginas precedentes— es a mi juicio un importante aporte al conocimiento de la realidad latinoamericana en seguridad ciudadana; tema que como es sabido se ha convertido en central en todos los países de la región, notoriamente donde el problema es más agudo, pero también en aquellos donde la población percibe preocupada que la situación se deteriora. También es un balance inteligente de muchas de las políticas, medidas y prácticas que han imperado hasta ahora en la región, tratando de entender por qué en la mayoría de los casos no ha dado resultados suficientes. Es a la vez una herramienta útil para aquellos que toman decisiones sobre políticas públicas en materia de seguridad que buscan hacer su trabajo de manera informada. Los 11 capítulos que componen este libro han sido pensados para darnos una variedad geográfica y temática que nos muestra la complejidad y diversidad de la región, las impactantes similitudes, pero a la vez las grandes diferencias. En esta Introducción quiero limitarme a presentar de manera muy breve las ideas centrales de cada uno de los capítulos. Como investigador en el tema tengo también un conjunto de reflexiones propias sobre la temática en América Latina. Sin embargo no es necesario plantearlas aquí, en la medida en que se han difundido en un libro editado casi en paralelo —también por el Programa Latinoamericano del Woodrow Wilson Center— en donde desarrollo una visión comparativa regional con el título de ¿Qué hemos hecho? Reflexiones sobre respuestas y políticas públicas frente al incremento de la violencia delincuencial en América Latina. En ese trabajo respondo a la pregunta recorriendo las políticas de “mano dura”, las legales │17│
  • 15. Carlos Basombrío pero también las ilegales y violatorias de derechos humanos. Doy cuenta de diversas modalidades de privatización de la seguridad. También analizo algunos esfuerzos orientados al fortalecimiento, reformas y modernización de las policías. Paso revista a las políticas de prevención de la violencia y, muy ligado a lo anterior, a estrategias múltiples encabezadas por gobiernos locales y el desarrollo de iniciativas y capacidades en la sociedad civil. Cierra el trabajo una mirada al tema del desarrollo de información y conocimiento y el aporte de la cooperación internacional. Por cierto varios de esos temas son más profundamente desarrollados para realidades concretas en capítulos específicos de este libro. Vayamos entonces directamente a nuestra “visita guiada” por las magníficas contribuciones que ustedes tienen a continuación. Empecemos por el Cono Sur, con el capítulo sobre Brasil, que ha sido escrito en conjunto por Renato Sérgio de Lima y Liana de Paula. De acuerdo a los autores “Brasil se encuentra en un punto de quiebre en lo que concierne a la mejora de la seguridad pública urbana. Dan cuenta así de importantes avances en Río de Janeiro, Minas Gerais, Pernambuco y São Paulo que tienen experiencias importantes en la reducción significativa de las tasas de crímenes letales, que refuerzan los procesos de gestión pública y acercan a la comunidad con la policía. En comparación a otros estados, estos cuatro han logrado los mejores resultados en el establecimiento de modelos de policía comunitaria”. De Lima y de Paula destacan la experiencia de las Unidades de Policía Pacificadora, “la cara más visible del programa de policía comunitaria en Río de Janeiro, que apunta tanto a recuperar territorios ocupados por el crimen organizado como a promover la inclusión social de la población pobre”. Le dan también mucha importancia a lo ocurrido en el estado de São Paulo que ha tenido la reducción de las tasas de homicidio más significativa que se conozcan. Señalan “que si bien hay políticas públicas, así como factores demográficos y educativos para explicar ese resultado, está también el papel del Primer Comando de la Capital que al controlar las redes criminales ha logrado pactos que evitan un despliegue mayor de violencia”. │18│
  • 16. Introducción Señalan que en Brasil “la implementación de cambios en el sistema de seguridad pública y justicia, asociado a una perspectiva más amplia sobre las causas de la violencia, ha llevado a las autoridades públicas y a los expertos a admitir que la incidencia de la violencia y del crimen está influenciada por el contexto social y demográfico, por la presencia de factores de riesgo, por la implementación de estrategias de prevención y por políticas urbanas y sociales, entre otras variables”. Sin embargo advierten “la creciente presión para implementar acciones efectivas que reduzcan la inseguridad tiende más bien a mantener esta situación, en vez de favorecer las condiciones para superarla. Casi no existe una discusión que proponga una revisión de modelos de gestión y, sobre todo reformas legislativas que apunten a mejorar la eficiencia del sistema”. Según los autores esto hace que en Brasil “los principales problemas organizacionales del sistema de justicia criminal y la baja participación social en el debate sobre seguridad pública ya no son considerados cuestiones urgentes o políticamente relevantes. Temas importantes —como la violación de derechos humanos, la corrupción, la violencia policial, la integración, la reforma de la Constitución Federal, el fin de la investigación policial, entre otros— se convierten en tabús que han de ser evadidos. En temas frente a los cuales el pragmatismo electoral recomienda mantener una distancia”. Precisan que el problema de la seguridad pública requiere mucho más de lo que se hace hasta ahora “involucra a una serie de acciones públicas y políticas específicas: presencia territorial; garantía de derechos y de orden público democrático; policía preventiva; policía de tránsito y medio ambiente; bomberos y defensa civil; investigación criminal y proceso penal, control de grandes eventos; desórdenes y disturbios; control del sistema de prisiones; acciones especiales; proximidad a la comunidad y a la población joven; entre otras”. Lucia Dammert tiene a cargo el capítulo de Chile, que ha sido considerado una excepción en la región, por sus menores incidencias de violencia delincuencial y por avances institucionales para tratar el problema. Dammert destaca entre las reformas habidas en Chile las del proceso penal y la creación de programas comunitarios desde la institución policial (Plan Cuadrante) y desde la ciudadanía (Programa Comuna Segura). │19│
  • 17. Carlos Basombrío La tesis central de Dammert es que si bien “la capacidad de generar cambios institucionales y de diseño es evidente; sin embargo, la misma no necesariamente ha ido de la mano de avances en la gestión e implementación de políticas que desarrollen estas propuestas. En este sentido la experiencia de Chile ayuda a revisar la necesidad de vincular la práctica del diseño institucional y de políticas públicas con una gestión más eficiente”. En esa línea Dammert constata “déficits de capacidades humanas y financieras que permiten implementar programas a largo plazo”. Así mismo “complejidades de la coordinación intersectorial y entre diversos niveles de gobierno”. En el caso chileno —explica la autora— “la mayor efectividad de las políticas de seguridad no pasa ya por el reconocimiento o entendimiento del problema (como en muchos otros países de la región) sino más bien por los necesarios procesos de modernización del Estado”. Paradójicamente —dice Dammert— en el área seguridad es donde menos avances se han realizado respecto de los procesos modernizadores. “Ahí quedan aún espacios importantes de autonomía y poca transparencia. El desafío es importante, entonces no sólo porque la ciudadanía lo reclama cada vez con más insistencia; también porque estos nuevos caminos de implementación de políticas públicas de seguridad serán lecciones importantes para múltiples países de la región que enfrentan problemas de inseguridad y limitada capacidad de acción estatal”. En el capítulo siguiente dedicado a la Argentina, Marcelo Saín hace un balance de los esfuerzos de reforma de las instituciones de la seguridad en su país. Su pregunta inicial es la de por qué luego de una década de proclamas a favor de reformas democráticas de seguridad pública, los gobiernos —muchos de ellos, gobiernos de centro-izquierda— no han emprendido reformas institucionales que tiendan a formar un sistema de seguridad pública adecuado a la gestión democrática de los conflictos? “¿Qué perspectivas y orientaciones políticas han inclinado a los gobiernos a favor de la continuidad del sistema institucional de seguridad pública imperante?”, se pregunta Saín. │20│
  • 18. Introducción Para Saín “desde una perspectiva democrática, hay una sola razón que hace imprescindible el desarrollo de reformas progresistas del sistema de seguridad pública: las principales víctimas de los delitos más violentos y de la desprotección estatal pertenecen a los sectores sociales más pobres y carenciados de nuestra sociedad; y los principales victimarios de esas ofensas pertenecen también a esos estratos”. Por cierto —explica Saín— “no son los únicos delitos, las únicas víctimas ni los únicos victimarios, sino que son los únicos visibilizados socialmente e institucionalizados en el marco de estrategias de intervención punitivas que sólo abarcan selectivamente un espectro muy reducido de incidentes y de personas”. Agrega que “dicha disposición punitiva conlleva, al mismo tiempo, a una significativa impronta de impunidad debido a que deja fuera de la selección criminalizante a un amplio espectro de delitos y delincuentes. Existe un conjunto de delitos excluidos de la criminalización, tales como los delitos corporativos y los delitos de ‘cuello blanco’”. La tesis de Saín es que en Argentina, al igual que en otros países de la región, “este conjunto de problemáticas criminales tiene una estrecha y dinámica imbricación con la vida social y económica legal y con ciertos circuitos de poder institucional, en particular, con determinadas agencias policiales, judiciales y con algunos sectores políticos y gubernamentales, pero, al mismo tiempo, poseen un manto efectivo de invisibilidad social y política que se traduce en su invisibilidad institucional. Ello —explica— fue dando forma a una modalidad particular de abordaje gubernamental de los asuntos de la seguridad signada por el desgobierno político de la seguridad y la delegación de la gestión política de la seguridad pública en las cúpulas policiales. En consecuencia —añade luego— la dirección, administración y control integral de los asuntos de la seguridad pública, así como de la organización y el funcionamiento del propio sistema policial quedaron en manos de las propias policías o, más bien, de sus cúpulas, dando lugar, a una suerte de policialización de la seguridad pública y de autogobierno policial”. Ya en la Región Andina el capítulo de Perú hecho por Gino Costa aborda el tema de la seguridad local a partir de una reflexión sobre el papel de las policías locales, bautizadas como serenazgos, recordando una vieja institución colonial, un sistema de patrullaje no armado a pie. │21│
  • 19. Carlos Basombrío Costa da cuenta de cómo “los serenazgos se constituyeron a inicios de la década de 1990, en medio del repliegue policial ocasionado por las acciones terroristas, que convirtió en blanco a los policías y los obligó a recluirse en sus comisarías, transformadas en fuertes. El repliegue llevó a un gradual abandono, por parte de la Policía, de sus funciones de prevención”. Como consecuencia de lo anterior se consolidaron primero en la capital y luego se empiezan a extender en todo el país. “En la medida en que los serenos carecen de atribuciones policiales —agrega Costa— los municipios han hecho un gran esfuerzo para incorporar en sus unidades de patrullaje a efectivos policiales, a fin de contar con la autoridad que no poseen. La propia Constitución de 1993 creó las condiciones para ello, al establecer que la Policía Nacional colabora con los municipios en seguridad ciudadana. Esta postura se hizo más explícita en la reforma constitucional del 2002. La Ley de Municipalidades del año siguiente detalló las funciones del servicio de serenazgo”. Sin embargo hay muchas áreas grises. “Regular legalmente esta cooperación no ha sido posible hasta hoy, por cuanto en la Policía hay quienes consideran que es perjudicial, sea porque potencia a los serenazgos y debilita a la Policía, o porque la asociación de la Policía con serenazgos sin mayores atribuciones daña su imagen institucional. La mayor dificultad es que la Policía percibe a los serenazgos como un competidor e, incluso, como el germen de un cuerpo policial local. Estos temores son alimentados por demandas que, de vez en cuando, expresan los alcaldes, quienes solicitan atribuciones policiales para sus serenos, como portar armas y realizar detenciones, lo que los convertiría, de hecho, en policías locales”. El hecho concreto —como dice Costa— es que son instituciones que funcionan. “Si al principio los serenazgos contribuyeron a los esfuerzos de los alcaldes por recuperar las calles y la autoridad en sus distritos, poco a poco se fueron transformando en un auténtico servicio ciudadano (...) Hoy día son requeridos para una gama muy amplia de intervenciones, desde las referidas a problemas de convivencia (…) hasta las asociadas con la actividad criminal…”. Costa sin embargo explica que “aunque el fortalecimiento de los serenazgos ha contribuido a mejorar la prevención de la violencia y el delito, ellos │22│
  • 20. Introducción solos, con las atribuciones actuales, no se pueden hacer cargo de la seguridad ciudadana. Hay quienes, por este motivo, plantean ampliar sus atribuciones para convertirlos en policías locales, con capacidad de aplicar la ley e investigar las faltas y algunos delitos. Otros propugnan su absorción por la Policía Nacional, pues, desde este punto de vista, aunque los serenazgos cuentan con valiosos recursos tecnológicos y logísticos, constituyen una anomalía que solo duplica las funciones policiales. En el medio se ubican quienes promueven los esfuerzos para integrar de la mejor manera los recursos de ambas instituciones, a fin de hacer más eficiente la respuesta frente al crimen”. El capítulo sobre Colombia ha sido escrito conjuntamente por María Victoria Llorente y Sergio Guarín León. Ellos dan cuenta de los cambios positivos en materia de seguridad en general de las dos últimas décadas. “De un país determinado por el conflicto armado y la violencia narcotraficante, calificado por algunos como un “estado fallido”, hoy recibe la atención regional e internacional en un clima de optimismo. Si bien muchos de los problemas estructurales del país siguen representando grandes desafíos, el avance en facetas clave para la vida económica y social es incuestionable. Por ese motivo, la discusión sobre la desigualdad, la concentración de la riqueza, la persistencia del conflicto armado, la corrupción y el desplazamiento se da en un contexto de mayor legitimidad del régimen político y de avance por parte del Estado en la provisión de bienes públicos esenciales”. Con esta premisa de partida, el objetivo del capítulo es analizar el “efecto que han tenido políticas e intervenciones del orden nacional sobre la caída del crimen y la violencia en estas ciudades, así como reconsiderar el peso que se le ha querido dar a las políticas locales de seguridad ciudadana y se les sitúa en términos de su inserción virtuosa en iniciativas nacionales y de su potencial para generar condiciones de convivencia y de sostenibilidad al mejoramiento de los indicadores de crimen y violencia”. La tesis central es que aún con lo anteriormente señalado es un error asociar la mejora de las condiciones de seguridad de las ciudades con las políticas y medidas de los alcaldes, siendo la dinámica nacional el factor determinante. │23│
  • 21. Carlos Basombrío Para los autores “las variaciones importantes de la violencia en el país en las últimas tres décadas han estado atadas al conflicto armado y su entrecruzamiento con el narcotráfico. De modo que la desactivación de la dinámica de la violencia homicida sería imposible sin atender apropiadamente esta problemática”. Desde esta perspectiva sostienen “es poco probable que las políticas locales como las descritas en el capítulo para Bogotá y Medellín tuvieran el efecto sobre los índices de violencia reclamados por las respectivas alcaldías”. El meollo del dilema de atribución del éxito de la caída de la criminalidad en Bogotá y Medellín —concluyen los autores— está precisamente en comprender y dimensionar el aporte de las políticas de nivel nacional frente aquellas de orden local. “Esto cobra más sentido si se toma en cuenta el arreglo institucional colombiano respecto del manejo de los asuntos de seguridad y orden público. En este caso, con todo y que los alcaldes son según el ordenamiento constitucional los responsables de estos asuntos en sus jurisdicciones, instituciones claves como la policía y la administración de justicia son de nivel nacional lo cual limita de manera importante el alcance de este precepto”. En el siguiente ensayo Ana María Sanjuán estudia Venezuela, el país que quizás sea el caso más delicado de inseguridad ciudadana en toda América del Sur. “El aumento de la violencia que tanto preocupa a los ciudadanos ocurre fundamentalmente en los homicidios, el secuestro y en los delitos contra la propiedad con recurso a la violencia. Todas estas tasas han sufrido notables incrementos desde la década de los 90, duplicándose y triplicándose unas, quintuplicándose otras”. La autora señala que ello “está poniendo en jaque las capacidades institucionales”, más todavía cuando parece ser “inmune a la más variada gama de planes de seguridad de los distintos niveles de autoridad y de posición política en el país (…) situación que se complejiza aún más de tomarse en cuenta que existe una intensa división política en Venezuela que a su vez resulta en una extrema polarización ideológica, que en relación con el tema de la seguridad ciudadana llega a niveles francamente absurdos en materia de atribución de las responsabilidades y sobre la realidad de la inseguridad”. │24│
  • 22. Introducción La situación a su juicio es dramática: “se requiere de inmediato prestarle la máxima atención a todo el sistema institucional de seguridad pública de Venezuela (policías, justicia y sistema penitenciario), so pena que el desborde de las capacidades del Estado en la materia, lleven a la sociedad en su conjunto a una peligrosa e inconveniente situación de ingobernabilidad generalizada, de la cual, lamentablemente, en materia de control de la criminalidad, no se está lejos”. Explica que esta combinación de alta percepción de inseguridad y altas tasas de homicidios y delitos violentos “constituye un desafío descomunal de política pública para el Estado venezolano, ya que debe tratar de controlar y prevenir el problema de una manera estructural, a la vez que atiende las presiones que desde la opinión pública se hacen, y justificadamente, para su solución rápida, lo que no es fácil ya que un problema de esta magnitud, con tantas aristas y tantos niveles de entrelazamiento con otros problemas de carácter social e institucional, requiere de soluciones múltiples, no fáciles de implementar y desarrollar en un corto plazo”. Entre otras medidas Sanjuán recomienda “desarrollo de nuevos marcos jurídicos e institucionales para garantizar el derecho a la seguridad ciudadana, otorgar un nuevo rol a los municipios, propiciar la restauración de la confianza en el espacio público, en las instituciones, en la legalidad y sobre todo tener objetivos claros, focalizar y evaluar permanentemente lo que se hace”. Entrando a América Central, César Rivera se ocupa del caso de El Salvador, focalizando en el rol violento de las pandillas, tema de gran actualidad. Empieza señalando que a su juicio hay una relación entre tráfico de drogas e incremento de la violencia. Dice que “aunque la conexión no es lineal y requiere de importantes precisiones, el tránsito de droga genera un entramado de circunstancias que favorecen, por un lado, la generación de grupos de diversa índole que están dispuestos a formar parte de este negocio y, por otro, una permanente tensión para cooptar la autoridad, legitimidad y fuerza del Estado”. Luego de señalar que “la actividad del crimen organizado no ocurre en el vacío”, se pregunta si “las pandillas o maras también son o pertenecen al crimen organizado”. En su opinión la respuesta es que sí, aunque reco│25│
  • 23. Carlos Basombrío nociendo que “algunos sectores de la sociedad salvadoreña se resisten a conceptuar a las pandillas como crimen organizado”. Parte de afirmar que “las maras son un fenómeno complejo, que es amorfo, que no es posible cortar con precisión cirujana en qué momento un grupo de pandilleros (una ‘clica’ en el lenguaje pandilleril) abandona su rasgo más característico —y tradicionalmente más conocido y aceptado— de ‘jóvenes que buscan identidad grupal y sentido de pertenencia’ y se convierte en una estructura, orientada a delinquir y que responden, estructuralmente, a instancias —siempre de pandilleros— de mayor rango”. Agrega que “quizá la perspectiva de análisis que mejor permite aproximarse al entendimiento de este fenómeno se encuentra en la posibilidad de identificar sus características evolutivas, de comprender que las pandillas, como cualquier fenómeno social, tienen dinamismos propios, con autonomía funcional, que no pueden frenarse”. Sostiene que “la vinculación de las pandillas con el tema de las drogas no es nueva. La PNC y la instancia fiscal han demostrado, en varias ocasiones, el involucramiento de pandilleros en el despacho y comercio al menudeo de cocaína, marihuana y piedras de crack. Se sabe, además, que controlan los mercados barriales. La investigación periodística lo que hace, entonces, es confirmar que las pandillas y sobre todo algunas de sus clicas, han expandido su radio de operación y que también están metidos en el tráfico a ‘gran escala’”. Rivera culmina su ensayo con reflexiones sobre la tregua entre y con las pandillas hoy en curso. Señala Rivera que “si se admite la especulación generalizada que en el origen de esta tregua ha habido negociaciones oscuras, tratos indecibles, entendidos subterráneos, etcétera, también debe ser admitido que la tregua está tendiendo hacia una especie de ‘estabilización’ (augurable, por cierto) y que bien podría provocarse la consolidación de la misma a partir de entendidos diametralmente diferentes (con objetivos, contenidos, métodos, etcétera, más sanos y transparentes) que no violenten los estamentos jurídicos, que se adapten a la organicidad del Estado y que se integren con coherencia a las políticas de prevención y reinserción social”. │26│
  • 24. Introducción A su juicio “la tregua no es buena ni mala. No es del todo positiva (porque mientras más se avanza en el conocimiento de la misma aparecen demasiadas ‘sombras’) ni del todo negativa (porque tiene demasiadas ‘luces’ que no pueden dejarse de ver solo porque sí)”. Cree que la clave del asunto es desarrollar la capacidad de captar los “grises”, es decir, aquellos detalles que pueden inclinar la balanza en uno u otro lado. Concluye señalando que “el escenario actual, aunque sea del gusto de unos o del disgusto de otros, está condicionado por esta nueva realidad política y, desde esta perspectiva, lo más conveniente es explorar con detenimiento sus posibles ventajas y desventajas. En este sentido resulta urgente buscar los factores de cualificación de la tregua para volverla más transparente, sostenible, exigible y políticamente más viable”. Pasemos a Nicaragua considerada como la excepción de América Central al tener niveles mucho mejores de seguridad ciudadana. El ensayo de Elvira Cuadra se concentra en explicar y en algunos aspectos matizar esa afirmación. Se pregunta sobre “¿cuáles son los factores que contribuyen a esta situación particular? y ¿cuánto tiempo se puede mantener considerando el entorno desfavorable de la región en materia de seguridad y violencia?, sobre todo si se considera que las condiciones en la seguridad del país parecen estar cambiando rápidamente por la evolución de los delitos, la influencia de amenazas externas como el crimen organizado transnacional y el entorno desfavorable de la región”. Según la autora: “las condiciones de la seguridad y el comportamiento de la violencia y la criminalidad en Nicaragua, al parecer están relacionados con diversos factores históricos que incluyen, entre otros: la forma en que finalizó el conflicto bélico de los años ochenta; la institucionalidad del país en materia de seguridad; la promoción y uso de mecanismos alternos para la resolución de conflictos; la promoción de una cultura de paz, la participación ciudadana y la densidad organizativa de los ciudadanos; la influencia de fenómenos sociales como la migración”. De acuerdo a Cuadra hay cosas que están cambiando: “el tipo de crimen organizado que más amenaza al país es aquel vinculado con operaciones transnacionales, específicamente el narcotráfico”. En los últimos años “se perciben operaciones de mayor envergadura, especialmente relacionadas │27│
  • 25. Carlos Basombrío con el traslado y almacenamiento de grandes cargamentos de droga; penetración de grupos en ciertas localidades del país donde existe débil presencia del Estado; incremento de las actividades relacionadas con la venta y consumo interno de drogas”. Cuadra resalta que el mérito de lo que hasta hoy ha tenido Nicaragua va más allá de lo hecho por el Estado y precisa el importante rol de la sociedad civil. Dice al respecto que “el tratamiento de muchos de los problemas de la seguridad en Nicaragua han sido una iniciativa de la sociedad civil desde inicios de los noventa, cuando cientos de promotores de paz contribuyeron decididamente a desarmar y desmovilizar miles de ex combatientes que se habían rearmado, y facilitaron un ejemplar proceso de mediación de conflictos y reconciliación. Las organizaciones de sociedad civil han hecho su aporte a través de acciones de prevención, educación cívica y de cultura de paz, mediación de conflictos y atención a víctimas de la violencia”. Guatemala es abordado en el capítulo de Marco Castillo quien a partir de su amplia experiencia práctica en el campo de la prevención y reinserción de jóvenes desarrolla una aproximación conceptual a cómo enfrentar el problema. Para Castillo “prevenir el delito es la intervención ex-ante, antes que el delito se produzca. Sin embargo, para evitar que el delito suceda, la realidad manifiesta una acción reactiva ante el conflicto y sobre la base de un mero activismo. El recurso penal, sin duda, se asocia inmediatamente al objetivo de reprimir el delito, pero también en la experiencia de la modernidad se ha predicado la necesidad de prevenirlo”. El autor plantea en cambio un conjunto de ideas de cómo hacerlo de manera más integral y efectiva entre las que se puede destacar la de “enfrentar la confrontación”, que significa seleccionar una problemática que resuma el conflicto general, plantearla claramente y precisar los resultados que se esperan a corto, mediano y largo plazo. Así mismo “la de desacoplar o cortar el lazo estructural con el conflicto que une a las partes requiere utilizar la no-cooperación; pero manteniendo los lazos con la otra parte. La intención no es golpear o herir, sino construir autonomía y capacidad de autoconfianza en quienes están sufriendo el conflicto. Es decir, construir espacios de poder real y simbólico para nivelar │28│
  • 26. Introducción los desequilibrios generados por la violencia. En este caso, la anticipación al conflicto permite construir escenarios prospectivos, donde se pueda diseñar marcos metodológicos de abordaje integral, que reduzcan el conflicto contra y entre los jóvenes vinculados a sistemas de transgresión o redes de criminalidad que los usan como eslabones para sus mercados ilícitos”. Castillo explica que “cuando la violencia existe como consecuencia de un conflicto en una comunidad, barrio o institución, la tarea principal es pararla o contenerla para evitar que el conflicto sea más difícil de manejar. Consecuentemente, se deben encontrar vías de soluciones pacíficas y por lo tanto, impedir utilizar las formas propias de la violencia. Dichas formas, emplean la destrucción para incapacitar a la otra parte o partes, para imponer sus propios objetivos y, en ocasiones, para justificar las soluciones”. Plantea un enfoque de red que exige “reconocer los micro y macro sistemas presentes en la comunidad y proceder de forma efectiva en los procesos de desarrollo local y organización infanto-juvenil. El trabajo de anticipación en la calle debe apostar al trabajo cooperativo y por ello, las redes sociales deben estar bien coordinadas a fin de obtener el mayor beneficio comunitario. Es necesario conectar a la comunidad con la red, a través de sus líderes y lideresas. Involucrarlos en procesos de organización, proyección y planeamiento de acciones, así como actividades a favor de la niñez y juventud vulnerable”. Llegamos al extremo norte de nuestra región donde el capítulo sobre México, escrito por Raúl Benítez, está centrado en el rol que cumplen las fuerzas armadas en el enfrentamiento al crimen organizado. Benítez parte por describir el clima que ha vivido México en los últimos años como consecuencia de la violencia del crimen. “Los homicidios causados en los estados donde hay acciones constantes de los carteles del narcotráfico han derivado en una especie de ‘paranoia social’ y temor entre la población. Por otro lado, el incremento de la participación de las fuerzas armadas desde el año 2007, cuando el presidente Felipe Calderón le declaró la guerra a las organizaciones criminales, ha derivado en un debate sobre su efectividad; sobre si son la causa del aumento de las muertes violentas, y principalmente sobre su efecto en la gobernabilidad del país y la vigencia de los derechos humanos”. │29│
  • 27. Carlos Basombrío Benítez explica cómo “desde 2010, en México se ha abierto un gran debate sobre el poder acumulado por las organizaciones criminales. La discusión envuelve polémicas sobre si el Estado está ganando o perdiendo la ‘guerra’ así declarada por el presidente Felipe Calderón y sobre si los carteles han evolucionado de meras organizaciones criminales a algo superior, que podría poner en peligro la gobernabilidad y la transición a la democracia”. A juicio de Benítez el problema es “la prioridad otorgada a las fuerzas militares, que están capacitadas para desplegar efectivos y contener las acciones armadas de los carteles, pero no para implementar medidas preventivas, y menos, para trabajar en rehacer el tejido social”. Se gana o se pierde dicha guerra, se pregunta hacia el final de su texto Benítez y responde: “nosotros sostenemos la tesis del ‘empate estratégico’, donde el gobierno podría ganar la guerra, pero también el narcotráfico. Ambas partes tienen fortalezas y debilidades. Si se imponen las fortalezas del gobierno y su estrategia, y la ayuda estadounidense sirve para apuntalarlas, el gobierno podría mover el empate a su favor pero, si el gobierno no logra superar la corrupción y la penetración de sus estructuras, y si no disminuye la violencia, los nueve carteles con acción criminal en 2012 se pueden consolidar, primero en lugares del norte del país, y después ampliar su base territorial y demográfica. Es una guerra asimétrica, donde ‘empate’ no significa que las dos fuerzas enfrentadas tengan similar nivel de efectivos o recursos, sino ambas tienen capacidad para poder avanzar o retroceder, según implementen estrategias que lleven al éxito o que puedan ser golpeadas por estrategias exitosas de su adversario”. Esta mirada introductoria a los ensayos del libro la cerramos con un capítulo transversal sobre un tema de gran importancia y actualidad ¿Qué impacto tiene la reforma procesal penal en la seguridad ciudadana? Justamente la pregunta que organiza la reflexión del capítulo de Luis Pásara. Pásara empieza por señalar que “los promotores de la reforma procesal penal, iniciada en la región en los años noventa, recurrieron al tópico de la inseguridad ciudadana, dentro del proceso de marketing de la reforma. La propuesta de nuevo modelo de enjuiciamiento —que modifica sustancialmente el papel de los actores del proceso, confiriéndole el lugar │30│
  • 28. Introducción protagónico al fiscal— ha prometido una lucha más eficaz en contra del delito, como una de las consecuencias derivables del cambio de sistema de persecución y enjuiciamiento. En esa lógica se ha planteado como objetivo del Ministerio Público”. Pásara cree sin embargo que es “ilusorio confiarle la prevención de los delitos que atentan contra la seguridad individual”. Plantea más bien replantear la pregunta: luego de 20 años de haberse iniciado la puesta en marcha de la reforma procesal penal en América Latina, ¿qué cambia con ésta? Lo más importante el nuevo y central rol del fiscal en el proceso penal: “tiene a su cargo la investigación del hecho delictivo; usualmente, detenta el monopolio de la acción penal; y ostenta facultades suficientes para eliminar de la vía procedimental aquellos casos que —por una u otra razón legalmente prevista, pero que el fiscal aplica discrecionalmente— no ofrecen elementos bastantes para ser sometidos a juicio”. “Ya específicamente desde el punto de vista de la seguridad ciudadana —explica Pásara—, el examen del funcionamiento del proceso penal reformado lleva a atender el asunto del tratamiento dispensado a la delincuencia habitual; esto es, a las personas que han hecho del delito un modo de vida. En esa definición, ciertamente, quedan comprendidos desde los señores del narcotráfico hasta el ladrón de autopartes. Es importante distinguir un caso de otro; sin embargo, ambos tienen en común tanto la habitualidad como el ser parte de redes de delito organizado; varía, sin duda, el daño social que uno y otro causan pero, desde el punto de vista del derecho penal, ambos se diferencian marcadamente —también en el perjuicio social ocasionado— de aquella persona que, puesta en determinadas circunstancias, incurre en un delito que acaso sea el único que cometa en su vida”. “Desde la perspectiva de la seguridad ciudadana —señala Pásara— en el nuevo sistema de enjuiciamiento penal, de un lado, el archivamiento masivo de casos sin investigación y, de otro, la aplicación de principio de oportunidad, suspensión condicional del procedimiento, pena remitida, o multas que no se cobran, producen cierto grado considerable de impunidad. Se trata de hechos que objetivamente contribuyen a la pérdida de seguridad ciudadana y que, en la medida en que se hacen de público conocimiento, acaso hagan que la reforma procesal penal, pese a sus propósitos, esté con│31│
  • 29. Carlos Basombrío tribuyendo a ese círculo vicioso que poco a poco va generando la idea de que la inseguridad es un fenómeno natural que no podemos revertir”. ¿Puede decirse entonces que el nuevo sistema de persecución penal agrava el problema de la seguridad ciudadana? No hay modo cierto de saberlo —dice Pásara en su ensayo— debido a dos razones: “de un lado, la incidencia de la eficacia en la persecución sobre la incidencia del delito es altamente discutible y de medición muy improbable. De otro lado, no se cuenta con estadísticas confiables respecto al sistema inquisitivo que precedió al actual, lo que restringe cualquier comparación al terreno conceptual”. Concluye en que “lo que sí puede afirmarse es que el nuevo sistema procesal penal no basta. Esto es, que se requiere insertarlo en una respuesta social mayor al fenómeno del delito y la inseguridad. No todo depende del sistema penal; acaso ni siquiera lo más importante dependa de él y, en verdad, tengan mucho más centralidad otras políticas estatales que inciden sobre la multiplicación del fenómeno delictivo. Un marco general de actuación del Estado frente al problema puede hacer que el sistema penal encuentre en él su lugar específico para contribuir a dar una respuesta —en aquello que le toca— al problema de la inseguridad ciudadana”. Al cerrar esta introducción esperamos haberles “abierto el apetito” para lo que viene, un conjunto de ensayos de gran nivel y escritos por una parte importante de los mejores especialistas con que cuenta la región en la materia. │32│
  • 30. México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado MÉXICO. VIOLENCIA, FUERZAS ARMADAS Y COMBATE AL CRIMEN ORGANIZADO Raúl Benítez Manaut E n México existe un gran debate acerca de la ofensiva del crimen organizado y sus efectos sobre la vida de las personas. Los homicidios causados en los estados donde hay acciones constantes de los carteles del narcotráfico han derivado en una especie de “paranoia social” y temor entre la población. Por otro lado, el incremento de la participación de las fuerzas armadas desde el año 2007, cuando el presidente Felipe Calderón le declaró la guerra a las organizaciones criminales, ha derivado en un cuestionamiento sobre su efectividad; sobre si son la causa del aumento de las muertes violentas, y principalmente sobre su impacto en la gobernabilidad del país y la vigencia de los derechos humanos. Otra variable es cómo afecta la situación de inseguridad en el país a la transición democrática, pues prácticamente todos los analistas afirman que la guerra al narcotráfico ha provocado un estancamiento de las reformas democráticas pendientes. El paradigma se centra en sostener que si las fuerzas armadas son el pilar de la estrategia, entonces la prioridad del combate al narcotráfico deja en suspenso el avance real de una reforma democrática en los sectores de seguridad pública, justicia y defensa. En el presente artículo se analizan estos factores centrándonos en el mantenimiento de la seguridad interna del país y el futuro del rol de las fuerzas armadas. Se tratarán los factores históricos fundamentales, la relación entre el crimen común (que afecta directamente a la población) y el crimen organizado y la forma en cómo se percibe la guerra al narcotráfico, tanto por parte de la población en general como por parte de las elites. En las conclusiones se analizan los elementos centrales para evaluar si la estrategia del presidente Calderón tuvo logros y si por ello la presencia de las fuerzas armadas sería temporal, o si ha fracasado. De igual forma, hay │33│
  • 31. Raúl Benítez Manaut quienes dicen que las políticas del presidente Calderón fueron un fracaso precisamente por el empleo de las fuerzas armadas. Para el propio expresidente Calderón “Los grandes criminales y capos no son el problema principal de la gente, sino el ratero que le vuela la cartera al trabajador que aborda un transporte, el celular a los muchachos que van a la escuela o el monedero a la señora cuando va de compras. El robo constituye 84% de los delitos en el país y estas acciones no tienen que ver con grandes capos ni con delincuencia organizada”.1 ANTECEDENTES HISTÓRICOS Durante el siglo XX, el país registró notables diferencias en la tasa de homicidios según el momento histórico. Como muestra el Gráfico 1, desde los primeros registros sistemáticos en 1931, cuando los homicidios subieron a un máximo de casi 67 por cada 100.000 habitantes en 1940, se produjo un descenso constante hacia finales de la década de los sesenta, y luego esta tasa se mantuvo constante entre 20 y 10 homicidios por 100.000 habitantes hasta el año 2000. Posteriormente hubo otro descenso entre 2000 y 2006; pero en 2007 comenzó a subir a casi 20 por cada 100.000 habitantes. Este último ascenso es el provocado por la guerra entre los sindicatos criminales y por la respuesta del Estado. O sea, la guerra por las drogas (enfrentamiento entre carteles) y la guerra contra las drogas (combate a los carteles por el Estado) son la causa de esta realidad (ver Gráfico 2). Las críticas al presidente Calderón le atribuyen los homicidios de forma global al gobierno. Se argumenta que la acción del Estado debilita algunos carteles y fortalece otros, genera una gran rivalidad por cargamentos, rutas de transporte y bodegas, principalmente de la cocaína proveniente de Colombia, para que sean finalmente los carteles más importantes los que logran introducir el producto en Estados Unidos. Por ello, la mayor parte de la violencia se ubica en las principales ciudades (Tijuana, Ciudad Juárez, Nuevo Laredo, Reynosa y Matamoros) de los estados fronterizos del norte. │34│
  • 32. México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado Gráfico 1. México. Tasa de homicidios por cada 100.000 habitantes. Con y sin ejecuciones. 1931-2010 75 70 65 60 Tasa de homicidios/100 M 55 50 45 40 35 30 25 20 15 10 5 0 1930 1935 1940 1945 1950 1955 1960 1965 1970 1975 1980 1985 1990 1995 2000 2005 2010 A—O Homicidios Diferencia sin ejecuciones Fuente: México, Tasa de homicidios por 100.000 habitantes desde 1931, con datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI); Sistema Nacional de Información en Salud (SINAIS); Organización Panamericana de la Salud (PAHO), publicado en México Mágico <www.mexicomaxico.org/Voto/Homicidios100M.htm>. EL ASCENSO DEL CRIMEN ORGANIZADO Y LA CRISIS DEL ESTADO CIVIL Con el cambio de régimen en el 2000, el gobierno de Vicente Fox (20002006) no transformó las estructuras estatales del área de seguridad, ni modificó la composición orgánica de los dos ministerios militares: Secretaria de Defensa Nacional (SEDENA) y Secretaria de Marina (SEMAR). Por ello, el proceso de decisiones en seguridad y defensa que predominó durante el régimen autoritario encabezado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) siguió siendo prácticamente el mismo.2 En el gobierno de Fox se agregaron temas sociales al concepto de seguridad nacional, como la migración y, sobre todo, el efecto de los atentados terroristas del 11 de setiembre de 2001 que fue muy profundo, pues integró el terrorismo internacional a la agenda mexicana de seguridad, comenzando una era de intensa cooperación con Estados Unidos.3 También en este gobierno se incluyó en la agenda el grave problema de seguridad pública, debido a una amplía demanda ciudadana que reclamaba seguridad en las calles.4 │35│
  • 33. Raúl Benítez Manaut A fines de 2006, antes de tomar posesión de su cargo, Felipe Calderón hizo una visita a Washington, planteando una hipótesis inédita en la historia de México: la amenaza a la seguridad del país proveniente del narcotráfico no puede ser enfrentada sólo con las capacidades del Estado mexicano. De allí se lanzó un S.O.S. al vecino del norte e inició el diseño de un programa de cooperación contra el crimen organizado que se denominó Iniciativa Mérida.5 Así, durante el gobierno de Calderón, el combate contra el crimen organizado se tornó la prioridad del gobierno. Debido a que la estrategia del presidente Calderón de “recuperar la territorialidad” en las ciudades fronterizas ha provocado la saturación de fuerzas militares, trasladando la acción criminal a otros estados del país. Además, debido a que los carteles tienen un lugar geográfico de preeminencia, los golpes militares del gobierno los obliga a moverse constantemente de lugar, provocando enfrentamientos con otras organizaciones criminales. Así, en primer lugar está la organización más poderosa, el cartel de Sinaloa encabezado por el legendario Chapo Guzmán, cuyo epicentro está en Sinaloa, Durango y Coahuila. Esta organización tiene capacidad nacional e internacional: se señala que controla la mayoría de los cargamentos provenientes de Colombia. El “Chapo” Guzmán ha sido considerado por la revista Forbes como uno de los hombres más ricos y poderosos del mundo, con una fortuna estimada en un billón de dólares, ubicándolo en el n.º 41 del ranking de hombres poderosos del mundo desde 2009.6 El segundo cartel más importante, el del Golfo, tiene su lugar de origen en el estado de Tamaulipas y controla rutas por toda la costa, que van desde Guatemala, Tabasco, Veracruz, Tamaulipas y Texas. Esta gran ruta se disputa con su escisión y ahora gran rival, los Zetas, principales responsables también de otros crímenes de muy alto impacto, como secuestros y muertes de migrantes centroamericanos. Los Zetas son el tercer cartel en relevancia. El cuarto es la escisión del cártel de Sinaloa, el llamado Cartel del Pacífico Sur liderado por Arturo Beltrán (muerto en Cuernavaca en diciembre de 2009). En quinto lugar se ubica el Cartel de Juárez, fundado por Amado Carrillo en ciudad Juárez, quien ocupaba una posición importante en la jerarquía criminal desde fines de los noventa. En sexto lugar están los introductores de cocaína, marihuana y heroína a California desde Tijuana, liderados por la familia Arellano. La séptima organización criminal │36│
  • 34. México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado es la Familia Michoacana desde mediados de la primera década del siglo XXI. Este cartel es extremadamente violento y se encarga básicamente de la introducción de metanfetaminas desde China por los puertos de Michoacán y tiene grandes rivalidades con los Zetas. La Familia ha cambiado de nombre y ahora se autodenominan los Caballeros Templarios. En la geografía de las organizaciones criminales, entre las últimas configuraciones están el Cartel Independiente de Acapulco y el Cartel de Jalisco Nueva Generación, vinculado al Cartel de Sinaloa.7 Desde 2010, en México se ha abierto un gran debate sobre el poder acumulado por las organizaciones criminales. La discusión envuelve polémicas sobre si el Estado está ganando o perdiendo la “guerra” así declarada por el presidente Felipe Calderón y sobre si los carteles han evolucionado de meras organizaciones criminales a algo superior, que podría poner en peligro la gobernabilidad y la transición a la democracia: “será una guerra sin cuartel porque ya no hay posibilidad de convivir con el narco, dice. No hay regreso; son ellos o nosotros.”8 El elemento de vulnerabilidad de la estrategia criminal es el gran aumento de los homicidios el país en los últimos años, de 2007 a 2011. Como se observa en el Gráfico 2, la tendencia histórica a la baja en los homicidios se detuvo y comenzó un ascenso atribuido a las dos guerras mencionadas: a la guerra entre carteles y a la guerra contra las drogas decretada por el presidente. Gráfico 2: México: Homicidios atribuidos al crimen organizado 2006-2011 Fuente: Reforma, México, 20 de enero de 2012. │37│
  • 35. Raúl Benítez Manaut Del análisis del Gráfico 2 se desprende que de 2007 a 2009 el número anual de homicidios se duplicó. Esta tendencia al aumento casi se detiene a partir de 2011, cuando se estabilizan las muertes violentas. Por ello, desde 2009 se sostiene la tesis de que México se podría convertir en un “Estado fallido” o estar encaminándose hacia ello, sobre todo en estados como Chihuahua y Tamaulipas. Estas hipótesis ponen en evidencia el fracaso de las reformas institucionales y el avance de las actividades criminales. Una de las más famosas empresas de consultoría estratégica en Estados Unidos, Rand Corporation, afirma que México carece de una estrategia para resguardar la seguridad nacional y que, a pesar de la asistencia de Estados Unidos, la tecnología entregada no ha dado resultados esperados. Se afirma incluso que esta crisis en las ciudades de la frontera de México ha ingresado a Estados Unidos. Sin embargo, de acuerdo a las estadísticas de las condiciones de seguridad pública de las ciudades del sur de Estados Unidos, ello sería falso: “La estructura de seguridad en México se caracteriza por tener responsabilidades cambiantes, duplicidad de funciones, e inestabilidad general, junto con una falta de coordinación entre las fuerzas federales, estatales y locales. El contexto de una situación de seguridad deteriorada en México y de cambio en la administración en los Estados Unidos exige una evaluación más precisa de las prioridades potenciales y de las opciones de política para guiar la futura relación entre Estados Unidos y México. La ayuda de Estados Unidos a México se ha centrado normalmente en un conjunto reducido de resultados, mejora de tecnología, capacitación y equipo para evitar el tráfico de drogas. A pesar de estos esfuerzos, la situación de seguridad de México sigue deteriorándose [...]. Los problemas relacionados con las drogas y la trata de personas, la corrupción, el contrabando de armas, y la violencia de las pandillas se han extendido hacia los Estados Unidos, llegando mucho más allá de la frontera. Por ésta y otras razones, los Estados Unidos tienen un peso significativo en el éxito o fracaso de las reformas y medidas de seguridad que se lleven a cabo en México.”9 Un documento “confidencial” de la Secretaria de la Defensa Nacional, hecho público en enero de 2010, señala que los principales carteles del país se han dividido en dos megabloques, que luchan por los cargamentos y por las rutas para trasladar cocaína a Estados Unidos. Estos dos bloques se integrarían de la siguiente forma: │38│
  • 36. México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado El bloque 1 está encabezado por el Chapo Guzmán (Sinaloa), que se ha aliado con La Familia Michoacana y con una facción del cártel de Tijuana (encabezado por el Teo); a este cartel la SEDENA lo denomina el Polo Sinaloense. El bloque 2 está integrado por los Beltrán Leyva (Sinaloa), por los Carrillo Fuentes o cartel de Juárez, los Zetas (o cartel del Golfo) y por la organización de los Arellano Félix o cartel de Tijuana. Según este informe, esta polarización —que se sostiene en alianzas de conveniencia— explicaría el incremento de la violencia, debido a que cada uno de estos dos grandes bloques busca desplazar al otro, y se pelean por controlar las rutas a Estados Unidos e incluso a Europa. De la misma manera, desarrollan actividades criminales paralelas al narcotráfico como secuestros, extorsión de empresarios, tráfico de armas, trata de personas y producción y venta de mercancía pirata. El informe señala que durante los tres primeros años del gobierno de Felipe Calderón, en total 16.923 personas fueron ejecutadas, de las cuales 12% eran jefes de plaza, 17% operadores de células; y 71% se dedicaba al narcomenudeo. De la violencia desatada, se afirma que 81 personas no pertenecían a ninguna organización y fueron principalmente víctimas de tiroteos entre sicarios. También señala que de 20 a 23 mil jóvenes integran la estructura operativa de estos carteles.10 Una de las últimas tendencias de estos carteles es la expansión a otras actividades criminales, por lo que se asocian directamente, no solo con el comercio de drogas, también con el tráfico de armas, con el lavado de activos financieros y con el tráfico de inmigrantes, principalmente en la región sureste-Golfo de México, la actividad más reciente. Esta última actividad está provocando una grave crisis de violación de derechos humanos.11 El mismo presidente Calderón reconoció el avance de las organizaciones criminales, e implementado su estrategia de recuperación política y territorial, fortaleciendo el aparato “duro” de la seguridad del Estado: “La estrategia está planteada sobre dos horizontes: uno de muy corto plazo que consiste en reposicionar la autoridad y la potestad del Estado mediante la movilización de la fuerza pública y el ejército. No podemos perder territorios, entidades federativas en que se ha vulnerado la autoridad. Pero el elemento detonante es el largo plazo, y eso implica una estrategia de reconstrucción institucional completa: no sólo de las estructuras policíacas sino de las propias estructuras públicas. Eso implica │39│
  • 37. Raúl Benítez Manaut la depuración y fortalecimiento de los cuerpos policíacos, la generación de nuevos sistemas de información e inteligencia, un nuevo marco institucional legal, como el que hemos planteado al Congreso de la Unión. Primero la reforma constitucional y luego la reforma legal. Y además, desde luego, una nueva orientación enfocada a la prevención que aun no hemos tenido en el país y que vale la pena darle mayor acento.”12 Este debilitamiento del Estado mexicano llevó, incluso, a algunos analistas a hablar de que México se encuentra al borde de convertirse en un Estado fallido, y que ello tendría serias implicaciones para la seguridad del hemisferio: “Un impedimento serio para el crecimiento en América Latina sigue siendo el poder de las bandas criminales y cárteles de droga para corromper, falsear, y dañar el potencial de la región. El hecho de que las organizaciones criminales y los carteles sean capaces de construir submarinos en la jungla para después usarlos para el contrabando de cocaína, indica la enorme escala económica de esta actividad. Esto plantea una real amenaza a la seguridad nacional del hemisferio occidental. En particular, el creciente asalto por los carteles de droga y sus matones en el gobierno mexicano, a través de los últimos años le recuerda a uno que un México inestable podría representar un problema de seguridad interior de proporciones inmensas para los Estados Unidos.”13 Por su lado, analistas militares de Estados Unidos sostienen que el gobierno mexicano es incapaz de contener el poder de las organizaciones criminales, por lo que debería haber un mayor involucramiento de Estados Unidos: “… el gobierno, sus políticos, la policía y la infraestructura judicial se encuentran bajo asalto sostenido y presión de las bandas criminales y de los cárteles de droga. Cómo el conflicto interno resultará a través de los próximos años, tendrá un impacto mayor en la estabilidad del Estado mexicano. Cualquier declive hacia el caos demandará una respuesta americana basada en implicaciones serias a la seguridad interior por sí sola.”14 El diagnóstico sobre la inseguridad en el país implica reflexiones acerca de las capacidades para combatir la delincuencia y el crimen organizado en las diversas estructuras y niveles del Estado mexicano. La organización política de México divide los poderes en tres: el federal, el estatal y el municipal. La fragilidad del Estado se observa más acentuada a nivel municipal: las organizaciones criminales han logrado tener presencia en más del 50% de los municipios de México. Esto es lo que el presidente y sus asesores │40│
  • 38. México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado denominan “pérdida de territorialidad”: “Por primera vez en muchos años se ha perdido control territorial por parte de las estructuras institucionales y, lo que tal vez sea peor, se han perdido también estructuras históricas.”15 A nivel municipal, por la fragilidad financiera y política de los municipios ubicados en áreas rurales, las organizaciones criminales han logrado financiar campañas electorales, dando paso a una variable que antes solo había estado presente en los municipios de Sinaloa o Guerrero en el pasado, pero nunca a nivel expandido: la narcopolítica.16 Este fenómeno se empezó a conocer a nivel federal y estatal a fines del siglo XX.17 Existe el caso emblemático acerca del nivel de penetración de los cárteles del narcotráfico en las estructuras de gobierno: las relaciones del gobernador del estado de Quintana Roo, Mario Villanueva, con los carteles de tráfico de drogas de Colombia a México, vía el Caribe y Centroamérica.18 En un grupo de municipios localizados en estados del norte del país, en Sinaloa y en Michoacán, el gobierno sostiene que se ha perdido el control o que los poderes son muy débiles. Un diagnóstico del gobierno federal señala que de los aproximadamente 2.400 municipios del país, en 400 no hay cuerpos de seguridad. Además que el 90% de las corporaciones policíacas del país cuentan con menos de 100 elementos, cuyos sueldos son menores a MXN 4.000 mensuales (US$ 350). Por otro lado, el nivel educativo de los policías es inferior a secundaria.19 Por lo anterior, el gobierno federal, apoyado por algunos gobiernos estatales, ha implementado el proyecto de constituir una policía con mandos únicos.20 Una investigación periodística de fines de 2010 señala que la crisis municipal se centra en 15 municipios que concentraron el 53% de las ejecuciones del país entre enero y fines de octubre de 2010. Ciudad Juárez encabeza la lista con 2,107 ejecuciones; Culiacán, con 604; Chihuahua, con 444; Mazatlán con 305; Acapulco con 271; Tijuana, con 252; Gómez Palacio, con 220; Ahome, con 187; Navolato, con 181; Durango, con 147; Torreón, con 148; Monterrey, con 146; Tepic, con 126; Cuernavaca, con 117; y Guasave, con 107. En estos municipios se concentra el escenario de las guerras entre las bandas rivales.21 Otro elemento es el descuido de muchas dependencias federales en lo que significa la imposición de la presencia del Estado. Se han abandonado algunas tareas tradicionales como abastecer y dar servicios a la comunidad │41│
  • 39. Raúl Benítez Manaut y este vacío ha sido cubierto por el narcotráfico. Entre esos servicios deteriorados se encuentra la labor de la policía preventiva. El caso de Michoacán es emblemático ya que La Familia tiene redes ciudadanas de apoyo, que ofrecen protección a cambio de servicios —como otorgar seguridad— y productos.22 Lo que preocupa es la capacidad del narcotráfico construir esas redes, que logran superar y evadir con éxito a los aparatos de seguridad e inteligencia de las que emerge, además, una estructura ideológica con elementos religiosos. Igualmente los cárteles han desplegado novedosas estrategias de comunicación para enviar mensajes a la población (los más notorios son las mantas). Utilizan también Internet y Youtube. Con estos elementos logran posicionarse en pocos minutos, esparciendo terror entre la población, mostrando las debilidades de la estrategia del gobierno y creando la imagen de que van ganado la guerra. Por todos estos elementos, sintetizados en la incapacidad del Estado mexicano y de su aparato civil de seguridad, es que se recurre a las Fuerzas Armadas como elemento fundamental para contener a las organizaciones criminales. LA “NECESIDAD ESTRATÉGICA” DE LAS FUERZAS ARMADAS Las Fuerzas Armadas en México han sido reactivadas para combatir a este nuevo “enemigo”. Si bien durante los siglos XIX y XX se especializaron para el combate al enemigo interno, su foco de atención era por lo general la contención de movimientos sociales o políticos de protesta, mas nunca de organizaciones criminales, aunque históricamente sí se responsabilizaron de la seguridad pública, principalmente en zonas rurales. El ascenso del crimen organizado tomó al Estado mexicano por sorpresa. Fue un “asalto” no previsto y ni las policías ni el sistema de justicia o penitenciario, ni los sistemas de inteligencia o las instituciones militares (el Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada de México), estaban entrenadas o capacitadas para hacer frente a este enemigo. A ello, se agrega un factor para el cual la milicia mexicana tampoco estaba capacitada y al que le tiene además gran rechazo: el internacional. Este nuevo enemigo es trasnacional por esencia y las Fuerzas Armadas no tienen experiencia en guerras hacia el exterior, pues toda su doctrina, entrenamiento, armamento y capacidades están pensados para combatir la guerra interna. │42│
  • 40. México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado Históricamente en México ha habido un gran rechazo a la cooperación externa en defensa, principalmente de Estados Unidos. Además sus sistemas de inteligencia son autárquicos. La guerra al narcotráfico tuvo que cambiar este paradigma entre los militares y se aceptó —con resignación y muchas reservas— la Iniciativa Mérida, debido a que fue una orden del presidente Calderón al inicio de su gobierno, esta cautela se observa básicamente en el Ejército. Las 11 misiones de las Fuerzas Armadas mexicanas son las siguientes: 1) Defensa externa: hipotética, pues su armamento y entrenamiento no se destinan a ella. 2) Integración y comunicación territorial: vieja misión que es cada vez más limitada, pues no se utilizan. 3) Contrainsurgencia: misión de la guerra fría, debido al desmantelamiento de los grupos armados, que sólo está presente a nivel de la inteligencia, mas no de la contención directa. 4) Modernización tecnológica: solo se está dando para el combate al narcotráfico.23 5) Protección de la población civil en caso de desastres naturales: misión muy relevante y que goza de muy amplio respaldo social y popular. 6) Lucha contra el terrorismo: se da en el nivel de inteligencia y en cooperación con otras agencias del gobierno, pues en México el terrorismo endémico es inexistente. 7) Seguridad pública: es una misión histórica que consiste en el apoyo a los cuerpos policíacos civiles. En el pasado se daba de forma individual, ahora es de manera institucional. 8) Defensa de los recursos naturales: surge por la ausencia de instituciones policiales que defiendan el medio ambiente. Consiste básicamente en la protección de bosques y del medio marino. 9) Acción cívica: fue muy desarrollada en la guerra fría en relación con la contrainsurgencia. Hoy es prácticamente inexistente y se restringe a respaldar campañas de salud en medios rurales. 10) Actividades de inteligencia: siempre han sido relevantes y son parte de muchos organismos civiles, sobre todo en los estados del interior. 11) Guerra contra el crimen organizado, principalmente el narcotráfico.24 La guerra contra el narcotráfico involucra a aproximadamente 25% de la fuerza militar mexicana. A inicios de 2012 en el Ejército y Fuerza Aérea mexicana el total era de 210.000 personas, y de la Armada de México, casi 55.000. Entre ellos, 50.000 pertenecen al Ejército y cuentan con el respaldo de la Fuerza Aérea a través de helicópteros de combate y aviones de trans│43│
  • 41. Raúl Benítez Manaut porte. La Armada designa a 10.000 efectivos, tanto en los programas de intercepción navales de embarques de cocaína provenientes de Colombia y Venezuela, como en la labor de infantería de Marina, que desde 2007 participa en despliegues militares no navales, e incluso de seguridad pública. El incremento de la presencia militar en el combate al narcotráfico se observa también en el aumento del presupuesto militar, que pasó de 0,5% del PIB, al 0,7% de 2007 a 2011. Como se muestra en el siguiente gráfico: Gráfico 3. México: Presupuestos para las Fuerzas Armadas 2006-2011 (en MXN) SEDENA SEMAR ISSFAM Total 2006 2007 2008 2009 26.032 32.201 34.861 43.623 9.163 10.951 13.383 16.059 2.545 2.729 2.998 3.459 37.740 45.881 51.242 63.141 2010 43.632 15.992 4.542 64.166 2011 50.039 18.270 5.852 74.161 Nota: SEDENA: Secretaría de la Defensa Nacional (incluye a la fuerza aérea); SEMAR: Secretaría de Marina; ISSFAM: Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas. Tipo de cambio a 2006: MXN 11 por 1 US$. 2011: MXN 13 por 1 US$. Fuente: Secretaría de Hacienda y Crédito Público Presupuesto de Egresos de la Federación, varios años. Tomado de Iñigo Guevara “Adapting, transforming, and modernizing under fire: the mexican military 2006-11”, Strategic Studies Institute, U.S. Army War College, September 2011, p. 4. Uno de los temas más débiles de la estrategia de combate al narcotráfico del gobierno federal es el de los derechos humanos. Según el Informe Mundial 2012. Eventos de 2011, de la organización Human Rights Watch, las medidas adoptadas por el gobierno del presidente Felipe Calderón contra el crimen organizado han provocado un fuerte incremento en el número de asesinatos, torturas y otros abusos por parte de miembros de las fuerzas de seguridad, lo que “sólo contribuyen a agravar el clima de caos y temor que predomina en muchas regiones del país. Periodistas, defensores de derechos humanos y migrantes son atacados deliberadamente por organizaciones delictivas y miembros de las fuerzas de seguridad. Sin embargo, México no ha ofrecido protección a estos grupos vulnerables ni ha investigado adecuadamente los delitos de los cuales han sido víctimas.”25 │44│
  • 42. México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado Esto alude principalmente a la impunidad con la que actúan los cuerpos de seguridad del Estado mexicano en la guerra contra el narcotráfico, debido a que no se hacen investigaciones objetivas e imparciales con respecto de las acciones de los cuerpos de seguridad que puedan dar pie a la reparación de daños de las víctimas.26 Un reporte de la organización no gubernamental Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, A.C., señaló desde 2008 que la estrategia Mano Dura no contemplaba los derechos humanos: “… en la acción militar se da preeminencia a los operativos vistosos y los militares ilegalmente ejercen en los hechos facultades que legalmente corresponden a la policía preventiva, a la policía judicial y a su ministerio público. En el despliegue de su fuerza, pensando desde la lógica de la guerra contra el enemigo, el respeto a los derechos humanos y la rendición de cuentas no son una prioridad, ni siquiera una preocupación secundaria.”27 En el reporte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de 2011 ante el Congreso de la Unión, su presidente señaló que ese año las quejas por la lucha antinarco había aumentado respecto de los años previos: “Cabe destacar, que las 10 autoridades más frecuentemente señaladas como responsables de violar los Derechos Humanos fueron: 1) el Instituto Mexicano del Seguro Social (2.882); 2) la Secretaría de la Defensa Nacional (1.879); 3) el Órgano Administrativo de Prevención y Readaptación Social (1.626); 4) el Instituto Nacional de Migración (1.399); 5) la Policía Federal (1.150); 6) la Procuraduría General de la República (1.140); 7) la Secretaría de Educación Pública (1.009); 8) el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (977); 9) la Secretaría de Marina (534); y 10) la Comisión Federal de Electricidad (436).”28 Además, dicho reporte menciona que hubo 43 “víctimas colaterales”, ciudadanos que perdieron la vida “en medio de los combates” sin haber estado involucrados en ninguna actividad criminal. De estas denuncias, la SEDENA sólo ha aceptado 25 y la SEMAR, 6. Entre las quejas están el homicidio, la tortura y los malos tratos. Respecto a la victimización de la población por la guerra al narcotráfico, una investigación que analiza gran cantidad de casos señala que a pesar de que es común atribuirle a las organizaciones criminales el 95% de los homicidios, se menciona la falta │45│
  • 43. Raúl Benítez Manaut de precisión en las investigaciones criminales, la disolución de pruebas (principalmente de balística) y la falta de investigación científica para atribuir las responsabilidades de los delitos. Por ello muchas acciones de las fuerzas de seguridad, entre ellas las militares, pueden quedar impunes, por ejemplo, entre los “caídos en combate” de los casi 50.000 que se registran de 2007 a 2011, quedan sin identificar casi la mitad, y sus cuerpos son depositados en fosas comunes, sin tomarles identificación dactilar o genética.29 El único segmento del que se tiene una estadística precisa de las bajas en la “guerra” contra el narcotráfico es el de las autoridades gubernamentales: entre diciembre de 2006 y julio de 2011, ha fallecido 2.886 funcionarios. Entre ellos, 1.296 son casos de fuerzas policiales y judiciales municipales; 963 de corporaciones estatales; y 627 de fuerzas federales, pertenecientes a la Policía Federal, al Ejército, la Marina, custodios de reclusorios federales, agentes de inteligencia del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) y agentes de aduanas.30 Igualmente se menciona la cifra de 600 extranjeros víctimas del crimen organizado, la gran mayoría, migrantes indocumentados provenientes de Centroamérica. EL EMPATE ESTRATÉGICO Debido a la guerra al narcotráfico, México vive una militarización de las políticas de seguridad nacional. Sea por una decisión presidencial derivada de un diagnóstico catastrófico que se le mostró al presidente en 2006, o por la incapacidad y corrupción de los cuerpos civiles de seguridad, principalmente las policías municipales y estatales, pero también de las policías investigadoras, el ministerio público, el hecho es que el eje en que se centra la “guerra” contra el narcotráfico desde enero de 2007 son las Fuerzas Armadas. Incluso una fuerza militar previamente ajena al resguardo de la seguridad interna, la Armada de México, a través de la Infantería de Marina y las Unidades de Fuerzas Especiales han sido involucradas a fondo en la captura de grandes líderes criminales, e incluso, de forma inusual, se les ha responsabilizado, desde noviembre de 2011, de realizar una labor policial en los municipios de Veracruz y Boca del Río, en donde la presencia de los carteles de los Zetas y el Cartel de Jalisco Nueva Generación es intensa. │46│
  • 44. México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado Se ha cuestionado mucho la estrategia del gobierno de Felipe Calderón en materia de inseguridad y combate al narcotráfico, principalmente por haber usado a las Fuerzas Armadas como primera fuerza de contención.31 Se habla de lo ineficaz de su empleo, y que provoca además gran desgaste en ellas, principalmente en cuanto a su imagen por el tema de los derechos humanos. Igualmente, la debilidad de las instancias policiales de los tres niveles de gobierno: federal (cuya policía nació en 1999), estatales y municipales, son la razón principal para emplear a la milicia. En síntesis, El presidente ha sostenido en distintas ocasiones los puntos centrales de su estrategia contra el crimen. Su primer argumento se basa sobre la premisa que el crimen organizado mexicano evolucionó debido a la “tolerancia” con que en el pasado el Estado trató al crimen organizado. De esa forma, se fueron apoderando de ciudades y territorios rurales, con lo cual la estrategia es de recuperar ahí la soberanía del Estado. El segundo es reconstruir las instituciones de seguridad y justicia, mediante reformas amplias, como la de justicia penal, y mediante la búsqueda de la coordinación policial entre los estados y el gobierno federal. El tercer factor clave de la estrategia se ubica en la restauración de la cohesión o el tejido social. El problema es que la prioridad otorgada a las fuerzas militares, que están capacitadas para desplegar efectivos y contener las acciones armadas de los cárteles, pero no para implementar medidas preventivas, y menos, de trabajar en rehacer el tejido social. También hay análisis que sostienen que la estrategia camina en un sentido positivo, pero que el tiempo para obtener resultados es largo, debido a la lentitud de la reconstrucción institucional, del efecto de la cooperación externa como la Iniciativa Mérida, y de la adaptación de los cuerpos de seguridad y militares, así como los servicios de inteligencia para combatir a un “enemigo nuevo” para el cual no estaban preparados.32 El Secretario de Gobernación, Alejandro Poiré, señaló que la estrategia del presidente Calderón va por buen camino en sus objetivos fundamentales: “En este sentido, la Estrategia Nacional de Seguridad implementada por el Gobierno Federal ha tenido logros contundentes, no solo porque ha neutralizado a importantes líderes, sino porque el proceso de recuperación o reestructuración de una organización criminal tras la pérdida de su liderazgo se ve entorpecida por una acción constante, porque la captura de los liderazgos emergentes cada vez toma menos tiempo. La imple│47│
  • 45. Raúl Benítez Manaut mentación de la estrategia ha evitado que se fortalezcan las organizaciones criminales, hoy se encuentran divididas y debilitadas. Esto hace que el poder de la autoridad sea creciente sobre quienes pretenden sembrar miedo e inseguridad en la sociedad. […] Estas transformaciones tomarán algún tiempo, en buena medida porque fueron muchos años de descomposición. Lo importante es que en este gobierno se están planteando las bases para que un esfuerzo constante, sistemático y que implique a todos los órdenes de gobierno, garantice instituciones fuertes y confiables en el mediano plazo. Así, la debilidad de las organizaciones criminales será constante y no estará supeditada a la presencia de las fuerzas federales, quienes hacen una labor subsidiaria y temporal en apoyo al cumplimiento de las responsabilidades que tienen las autoridades locales.”33 Lo que es un hecho es que a pesar de que el presidente Felipe Calderón ha sido ampliamente cuestionado por sectores políticos, académicos y de opinión influyentes, así como por los medios de comunicación, organismos no gubernamentales y organismos internacionales defensores de derechos humanos, la opinión pública respalda al presidente y a las Fuerzas Armadas. Todas las encuestas de opinión registran esta tendencia de la población, que se puede caracterizar como a favor de la mano dura contra las organizaciones criminales. En una encuesta levantada a mediados de 2011, se señala que 58% de la población aprueba la gestión del presidente, 69% aprueba “la forma en que el Ejército realiza su trabajo”, y el 81%, “la forma en que la Marina realiza su trabajo”. Esto, en contraste, con la imagen de la Policía Federal, donde sólo el 40% aprueba “la forma en que realiza su trabajo”: Así mismo solo 31% las policías estatales, o el 24% la de los jueces.34 El debate sobre si Felipe Calderón está ganando o perdiendo la guerra al narcotráfico, es uno de los más acalorados y discordantes que se desarrollan hoy en México. Después de declarada la guerra en 2007, predominan dos interpretaciones antagónicas: la fatalista, que vaticina una derrota; y la triunfalista, que augura una victoria. El incremento de la violencia, la asistencia militar sin precedentes de Estados Unidos, la participación de las Fuerzas Armadas en zonas de alto riesgo, la pérdida del control territorial en ciertas regiones, la transformación de Ciudad Juárez en la ciudad más peligrosa del mundo y la percepción de que México corre el riesgo de convertirse en un “Estado fallido”, nutren el razonamiento pesimista y permiten crear la │48│
  • 46. México. Violencia, fuerzas armadas y combate al crimen organizado imagen de que el Estado mexicano está perdiendo la guerra contra el narcotráfico y que por ende debe cambiar radicalmente su estrategia. Por el contrario, las capturas y asesinatos de grandes capos, el “asedio del Estado” contra su capacidad de generación de ingresos y el uso de tácticas brutales entre cárteles rivales y contra la población civil, alimentan el optimismo de los gobiernos de México y Estados Unidos, quienes sostienen que están ganando la guerra. Según los que respaldan la estrategia de “guerra”, el aumento de la violencia es reflejo de la desesperación de los cárteles que se sienten acorralados. Por lo tanto, sostienen que retroceder ahora sería una estrategia suicida. Por ello, la gran pregunta sigue vigente: ¿se gana o se pierde la guerra contra el narcotráfico? Nosotros sostenemos la tesis del “empate estratégico”, donde el gobierno podría ganar la guerra, pero también el narcotráfico. Ambas partes tienen fortalezas y debilidades. Si se imponen las fortalezas del gobierno y su estrategia con la ayuda estadounidense, el gobierno podría mover el empate a su favor. Sin embargo, si el gobierno no logra superar la corrupción y la penetración de sus estructuras, y si no disminuye la violencia, los siete grandes carteles con acción criminal el 2012 se pueden consolidar, primero en lugares del norte del país, para después ampliar su base territorial y demográfica. Se trata de una guerra asimétrica, donde “empate” no significa que las dos fuerzas enfrentadas tengan similar nivel de efectivos o recursos, sino que ambas tienen capacidad para poder avanzar o retroceder, según cómo implementen estrategias que los lleven al éxito, o que puedan ser golpeados por estrategias exitosas de su adversario. En muchas partes del mundo las guerras asimétricas son prolongadas, costosas y no tienen un ganador definitivo. Además, es muy difícil medir cuándo se han ganado o perdido. En las guerras convencionales el concepto de victoria es claro: cuando una de las partes conquista la sede del poder político, económico y vence al poder militar del enemigo. Además, el combate al narcotráfico es trasnacional. Eso quiere decir que no está solamente en manos del gobierno mexicano operar los elementos para ganar o perder. El gobierno mexicano sólo puede tener en sus manos algunas de las variables, como controlar a los cárteles intermediarios entre los consumidores (sobre todo estadounidenses) y los productores (colombianos). │49│
  • 47. Raúl Benítez Manaut En el enfrentamiento entre las fuerzas oficiales y los cárteles, el impacto social (la violencia) no ayuda al gobierno mexicano, en la medida en que se termina por proyectar una imagen de pérdida del llamado “monopolio legítimo de la fuerza” y el obligado control territorial que todo Estado debe ejercer. La percepción de un Estado en dirección al fracaso, se da cuando se emplean indicadores que proyectan la imagen de que la violencia en Ciudad Juárez es un reflejo de todo el país. Así, es difícil afirmar categóricamente que el gobierno esté ganado la guerra, no obstante plantear lo contrario, que ya fracasó la estrategia gubernamental, es también una hipótesis que no se sostiene. Por ello, se observa un “empate estratégico”, que se balanceará hacia una u otra dirección, según tengan éxito las grandes campañas militares del gobierno y la estrategia de reestructuración de las instituciones de seguridad nacional, o si los carteles, en sus reorganizaciones y enfrentamientos entre ellos, logran superar las adversidades e imponerse. CONCLUSIÓN Sin lugar a dudas, en México el combate al narcotráfico y la reacción de las agrupaciones criminales está minando la imagen del Estado y ello repercute en su capacidad de proyectar gobernabilidad. Hay evidencias que demuestran que la reforma del Estado en materia de defensa está detenida por el hecho de haber “empoderado” a las fuerzas armadas para su combate. De igual manera, el aumento de casos de violaciones de derechos humanos y la correspondiente impunidad de los cuerpos de seguridad del Estado afecta a la transición a la democracia, en cuanto no se puede otorgar a la población muchas garantías civiles, como el derecho de libre tránsito por todo el territorio, o el derecho al debido proceso cuando sus garantías son violentadas por parte de funcionarios del Estado. Como lo señala la CNDH y numerosas agrupaciones civiles nacionales e internacionales, el hacer eficiente el sistema de justicia para eliminar la “impunidad criminal”, que supera el 90% de casos de acciones criminales no resueltas, y el derecho a la seguridad pública, entendida como una de las principales preocupaciones de la ciudadanía, son claves en el combate a las organizaciones criminales. El presidente Enrique Peña Nieto, desde su toma de posesión el primero de diciembre de 2012, afirmó que implementará un Plan de Seguridad de │50│

Related Documents