Correa: ¿Nueva izquierda o nuevo colonialismo?LUNES, 23 DE JULIO DE 2012 13:32 DESDE LA REDUsar puntuación: /2http:...
lobo feroz ahora aparece disfrazado de oveja, con una máscara china. La nueva deuda superalos 7.300 millones de dólares y ...
colonialismo puro. Como si fuera poco, ha concentrado las ventas en un solo comprador,China, que ya absorbe sus tres cuart...
mantenimiento de un esquema primario de explotación de sus reservas petroleras, elendeudamiento externo masivo, la imposic...
of 4

Por que la izquierda se opne a correa en ecuador.odt

Published on: Mar 4, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por que la izquierda se opne a correa en ecuador.odt

  • 1. Correa: ¿Nueva izquierda o nuevo colonialismo?LUNES, 23 DE JULIO DE 2012 13:32 DESDE LA REDUsar puntuación: /2http://www.ecuadorlibrered.tk/index.php/ecuador/politica/1423-correa-inueva-izquierda-o-nuevo-colonialismo- PuntuarMalo Buenopor Marcelo LarreaFederico Fuente de Green Left Weekly, escribió un artículo en defensa del presidenteecuatoriano Rafael Correa, reproducido por el prestigioso periódico en línea, Rebelión deEspaña, en respuesta a los análisis críticos de James Petras y Raúl Zibechi. En él sostiene que"La crítica a los gobiernos radicales de América Latina se ha convertido en moneda corrienteentre gran parte de la izquierda internacional. Ninguno se ha escapado de la crítica, pero elgobierno del Presidente Rafael Correa de Ecuador ha sido un blanco significativo", dice.Su constatación no es accidental, las izquierdas ecuatorianas rompieron completamente con elgobierno de Correa, tanto las que apoyaron al candidato Correa el 2006, como las que no lohicieron y sin embargo sostuvieron un apoyo crítico en el primer período de su gestión. Hayalgunas excepciones dispersas que todavía colaboran en posiciones no relevantes, como partedel maquillaje "izquierdista" de la propaganda gubernamental.La ruptura con las izquierdas es producto del abandono de Correa a las promesas progresivasde la denominada "revolución ciudadana" con las que subió al poder. Ellas han sido sustituidaspor su orientación a renovar el modelo de dominación neocolonial, con medidasneoextractivistas, neodesarrollistas y neoliberales, que preservan la estructura de un Estadorentista, incapaz de construir un modelo de acumulación propio y en consecuencia, siempredependiente del capital transnacional. Lo cual, en términos de la evolución histórica delEcuador, implica que Correa ejecuta una perspectiva anti-bolivariana y anti-alfarista Veamosunos botones de muestra:Más allá de las palabras de izquierda y la propaganda, a estas alturas el gobierno de Correa,es ya el que mayores volúmenes de deuda externa ha contratado en toda la historia del país,hipotecando el presente y futuro del pueblo y la economía, otra vez, al capital transnacional. El
  • 2. lobo feroz ahora aparece disfrazado de oveja, con una máscara china. La nueva deuda superalos 7.300 millones de dólares y se habla que éste año se contratarán 1.700 millones más, cifrasque para las dimensiones de la economía ecuatoriana, superan toda escala, si se constata quela deuda acumulada en las décadas de los 70, 80 y 90, solo en los períodos más críticossuperó los 10.000 millones de dólares.Lo ha hecho en un período en el que Ecuador ha multiplicado sus ingresos de divisas porefecto de la elevación de los precios del petróleo, que en el tiempo del correísmo 2007-2011,contabilizan más de 45.000 millones de dólares. Sin embargo estos recursos no se han dirigidoa la formación de un modelo de acumulación soberano, a la desprimarización y diversificaciónde su estructura productiva, a la transformación de las relaciones de propiedad latifundaria dela tierra, a la construcción de la seguridad y soberanía alimentarias, a la inclusión social. Sehan destinado a los habitualmente sobrevalorados proyectos de obra pública, concesionados aempresas transnacionales, dirigidos a mejorar la infraestructura para favorecer el mejorfuncionamiento del Estado rentista colonial, antes que a las condiciones de producción y devida de la población. Se estima por ejemplo que Ecuador elevará su capacidad de generacióneléctrica, un requisito básico de los grandes proyectos de extracción y exportación de supatrimonio minero en bruto, proyectados en los generosos contratos suscritos por Correa concapitales extranjeros.La concentración de los mayores recursos en estos fines, que incluyen ingentes inversiones enla ampliación de las viejas carreteras dirigidas a favorecer el transporte de las materias primas,generalmente a los puertos marítimos, es encubierta con medidas de amortiguamiento social,con el mantenimiento de costosos programas clientelares como el denominado "bono dedesarrollo humano" -conocido como bono de la pobreza-, un insignificante subsidio a la miseriaque no llega al 6% de la canasta básica, y que a más de ser inútil para superar la pobreza,tiene el efecto de crear una vergonzosa cultura de la mendicidad. O a la multiplicación de lospresupuestos de salud dirigidos al negocio de la medicina curativa a favor de lastransnacionales farmacéuticas, a la construcción y equipamiento de hospitales, lo que haimplicado el crecimiento de los índices de morbilidad, con episodios amargos como la muertemasiva de neonatos en los hospitales públicos, en tanto la medicina preventiva es abandonaday sustituida por las vacunaciones masivas, que tienen el efecto de inyectar y recrearenfermedades con consecuencias obviamente desastrosas para la población.Simultáneamente, la aplicación de un programa de coerción tributaria ha incrementado enmiles de millones de dólares los ingresos fiscales, dominado por los conceptos tributariosneoliberales que promueven la socialización de las cargas tributarias y la privatización de lasexenciones. Su efecto es favorecer la acumulación de los grupos económicos de altosingresos, a la vez que debilitar y suprimir los procesos de formación de capital de los grupos deingresos medios y bajos, condenándoles a éstos últimos sobre todo, a procesos de producciónde difícil subsistencia. Se estimula entonces, un proceso de concentración oligárquica decapital que limita a los pequeños y medianos productores a la reproducción simple o a laquiebra y, a la mayoría de la población a amargas condiciones de vida y a la descomposiciónsocial, lo que se expresa en el crecimiento de los índices delincuenciales.Esta estrategia económica adquiere plena fisonomía con su política minera y petrolera quereedita la lógica fatal del extractivismo colonial. Ecuador no ha dado un solo paso paradesprimarizar el sector petrolero, exporta crudo e importa sus derivados. Así se asegura que lamayor parte de los ingresos por los altos precios del petróleo se destinen al exterior parabeneficio de sus refinadores y comercializadores y, la economía ecuatoriana no pueda usaresos recursos para generar un modelo de acumulación independiente del capital transnacional,
  • 3. colonialismo puro. Como si fuera poco, ha concentrado las ventas en un solo comprador,China, que ya absorbe sus tres cuartas partes, fortaleciendo la dependencia del capital chino.En el ámbito minero la historia se repite. Las grandes reservas de cobre, oro, plata, uranio, etc.,están concesionadas a las transnacionales canadienses, que en muchos casos operan comofachada de empresas estadounidenses, y a sus eventuales sociedades con el capital chino. Elcontrato firmado con ECSA en marzo pasado es una prueba patética del colonialismo minerodel correísmo, establece un sistema mediante el cual la montaña de oro y otros metales serátraslada a China como "concentrados" de cobre para su refinación en destino, renunciando enlos hechos al ejercicio de la soberanía sobre ese patrimonio, a cambio de una insignificanteparticipación en las utilidades que apenas supera los 200 millones de dólares anuales, una cifrasensiblemente inferior a los daños ambientales que ocasionará a 227 fuentes de aguaindispensables para preservar la vida de las diversas especies de la Amazonía y el hábitat delos Shuaras del Alto Amazonas, del que depende la sobrevivencia de su sociedad. Paravergüenza propia y eterna de Correa, estos días trascendió a la prensa, la decisión de sugobierno de reformar la ley minera con dedicatoria especial dirigida a favorecer a la mineraKinross Gold Corp.Antes de ser públicamente conocido, cuando asumió el Ministerio de Economía en el gobiernode Alfredo Palacio, el Vicepresidente de Lucio Gutiérrez que asumió el poder, a raíz de unainsurrección popular pacífica que lo derrocó en abril del 2005, Rafael Correa era conocido porsus críticas a la dolarización. Sin embargo en sus ya 5 años de gobierno ha trabajado parasostener este modelo monetario colonial, que constituye per se una suerte de TLC (tratado delibre comercio) a favor de Estados Unidos, y que ha implicado la invasión del mercado internopor productos extranjeros, el desmantelamiento del aparato productivo nacional, con severasconsecuencias en la balanza comercial, en los índices de empleo y productividad, y en ladependencia consecuente del capital extranjero.A estos temas se suma la persistencia de Correa para adherir a Ecuador a la CONVEMAR, elTLC de los mares, hecho en el cual renuncia a la histórica soberanía sobre 200 millas de maren el Ecuador continental e insular, las Islas Galápagos, que implica el abandono de la plenajurisdicción sobre 1 millón de kilómetros cuadros de mar, equivalentes a cuatro veces más quesu territorio continental, en el mar del centro del mundo, el único en el que convergen trescorrientes fundamentales, la del Niño, la de Humboldt y la de Cromwell, lo que configura suexuberante diversidad genética y capacidad productiva pesquera, además de su enormepatrimonio minero subacuático y sus derechos espaciales.El hecho da las espaldas a las históricas luchas del país, que se iniciaron cuando se fundó lasegunda república con el nombre de Ecuador en la década de 1830. Desde entonces haderrotado las pretensiones de Estados Unidos sobre las islas Galápagos, que han incluido unreferendo realizado por el presidente Eloy Alfaro a fines del siglo XIX, con el que se bloqueó elalquiler del archipiélago a Washington, la expulsión de la base militar del US Army en la isla deBaltra en 1947 por el gobierno de Velasco Ibarra, la suscripción del Tratado del Pacífico conPerú y Chile en 1952 y 1954 que establece la plena jurisdicción sobre 200 millas marinas y lavictoria en la denominada "guerra del atún" contra Estados Unidos entre 1968-1971, en la queQuito ratificó el carácter indisputable y legítimo de su soberanía marítima.¿Pueden ser principios y banderas de la nueva izquierda latinoamericana la dolarización de suseconomías, la renuncia a su soberanía marítima a favor del TLC de los mares, la entrega enbruto de su patrimonio minero a las corporaciones transnacionales a expensas de losproclamados derechos de la naturaleza y del hábitat de sociedades milenarias, el
  • 4. mantenimiento de un esquema primario de explotación de sus reservas petroleras, elendeudamiento externo masivo, la imposición de una estrategia tributaria neoliberal paramantener en la subsistencia y la pobreza a la gran mayoría de la población, la sustitución de laproducción nacional por productos importados, la subordinación de la salud pública a losintereses de las empresas farmacológicas transnacionales? La respuesta a la pregunta revelaque las críticas a Correa de Zibechi y Petras, no están equivocadas. El carácter de las medidasreales y concretas de Correa a favor del capital extranjero transnacional, son demasiadograves y evidentes como para que sus altisonantes palabras a favor de Cuba, o su declaraciónno cumplida de morir por la democracia de Honduras, por ejemplo, puedan esconder sucarácter neocolonial y su evidente alineamiento en contra de las posiciones elementales de laizquierda, vieja y nueva. No cabe duda, Correa no es un exponente de la nueva izquierda, esun exponente del nuevo colonialismo.* Marcelo Larrea, periodista y escritor ecuatoriano. Fue el 2006, candidato a la Presidencia dela República del Ecuador por la Alianza Tercera República, Alianza Bolivariana Alfarista ALBA.tomado de http://www.safiqy.org/opinion/107-opinion/9168-correa-inueva-izquierda-o-nuevo-colonialismo.html