¿Eres alérgico al polen?
La gente que padece “fiebre del heno”,
por lo general, es sensible sólo a tipos específicos
de po...
De hecho, las
plantas polinizadas por las
abejas (figura 4) y otros
animales (figura 5) rara vez
provocan alergias, ya que...
Dodós, Murciélagos y Ecosistemas
perturbados
Las plantas y sus polinizadores han coevolucionado; gracias a esto las
planta...
Algunas adaptaciones para la
polinización y la dispersión de semillas
En muchos casos, las plantas y sus polinizadores han...
Algunas flores ofrecen alimento a los polinizadores
Muchas flores ofrecen alimento a animales como las
abejas, polillas, c...
Algunas plantas ofrecen
criaderos a los polinizadores
Tal vez las relaciones más complejas
entre plantas y polinizadores s...
Los frutos ayudan a dispersar las
semillas
•Los frutos explosivos efectúan una
dispersión “de escopeta”.
Algunas plantas (...
•Los frutos flotantes permiten la
dispersión por agua.
Muchos frutos pueden flotar en agua
durante un tiempo y podrían ser...
of 8

¿Por qué es importante la polinización?

Published on: Mar 4, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - ¿Por qué es importante la polinización?

  • 1. ¿Eres alérgico al polen? La gente que padece “fiebre del heno”, por lo general, es sensible sólo a tipos específicos de polen. En climas templados, durante la primavera, se manifiestan alergias al polen de los árboles y en verano por el pasto (fig. 1). Sin embargo, en Estados Unidos la principal causa de alergias es la ambrosía (fig. 2), que libera su polen al final del verano y durante el otoño. Estas polinizan con la ayuda del viento ya que no están adaptadas para atraer a los animales polinizadores. El pequeño tamaño y la gran cantidad de granos de polen de la ambrosía, hace que sea una amenaza importante para quienes sufren de alergias.Figura 2. Ambrosía Figura 1. Pasto Perea P. y Plazaola A.
  • 2. De hecho, las plantas polinizadas por las abejas (figura 4) y otros animales (figura 5) rara vez provocan alergias, ya que sus granos de polen son pegajosos y se producen en pequeñas cantidades. Con frecuencia, se ha hecho responsable a la planta llamada Vara de San José (figura 6), que florece durante la misma temporada que las ambrosías, de las alergias que en realidad provoca el polen de estas últimas. Vara de San José Perea P. y Plazaola A.
  • 3. Dodós, Murciélagos y Ecosistemas perturbados Las plantas y sus polinizadores han coevolucionado; gracias a esto las plantas con flor dominan los ecosistemas terrestres. Éstas relaciones simbióticas sostienen a la población. Los murciélagos frugívoros son importantes agentes diseminadores de semillas. El biólogo Donald Thomas descubrió que después de pasar por el tracto digestivo de un murciélago, casi todas las semillas germinaron El dodó probablemente ayudaba a promover la germinación de los árboles de calvaria en la isla Mauricio los cuales se están extinguiendo porque sus frutos se pudren. En la isla de Madagascar mas de 20 especies de árboles dependen de los lémures para diseminar sus semillas. Perea P. y Plazaola A.
  • 4. Algunas adaptaciones para la polinización y la dispersión de semillas En muchos casos, las plantas y sus polinizadores han actuado como un agente de selección natural sobre el otro (fig 1.). Las flores polinizadas por animales deben atraer a sus polinizadores y alejar a los que no ayudan a la fecundación, los animales deben buscar las mayores fuentes de nutrientes. Las plantas se agrupan según los beneficios (alimento, sexo o un criadero) Fig. 1: En las flores escoba escocesa, la abeja encuentra néctar en la unión de los pétalos superiores e inferiores. Perea P. y Plazaola A.
  • 5. Algunas flores ofrecen alimento a los polinizadores Muchas flores ofrecen alimento a animales como las abejas, polillas, colibríes (fig. 1) y mariposas. Las flores con aromas son polinizadas por abejas y suelen ser de color blanco, azul o amarillo para atraer a estas. (fig. 2) . Por otro lado, as flores adaptadas a la polinización por polillas y mariposas tienen tubos llenos de néctar para que entre la lengua larga de los insectos. (fig. 3) Perea P. y Plazaola A.
  • 6. Algunas plantas ofrecen criaderos a los polinizadores Tal vez las relaciones más complejas entre plantas y polinizadores se den en unos cuantos casos en que los insectos fecundan una flor y luego ponen sus huevecillos en el ovario de ésta. Este acuerdo se presenta entre la yuca y la polilla de la yuca (fig. 1). Engaños sexuales atraen a polinizadores Para polinizar sus flores, plantas como las orquídeas aprovechan su instinto de apareamiento y los comportamientos estereotipados de las avispas macho; imitan a las abejas hembras tanto en olor como en forma (fig.1). Fig. 1: Al polinizar la yuca, la polilla garantiza que la planta producirá semillas para las orugas que constituyen su prole. Fig. 1: La Ophrys bombyliflora: atrae a los insectos mimetizando con su labelo a las hembras de su polinizador. Perea P. y Plazaola A.
  • 7. Los frutos ayudan a dispersar las semillas •Los frutos explosivos efectúan una dispersión “de escopeta”. Algunas plantas (Fig. 1) desarrollan frutos explosivos que expulsan sus semillas a varios metros de la planta progenitora. •Los frutos ligeros hacen posible la dispersión eólica. El diente de león (fig. 2) y el arce producen frutos ligeros cuya superficie atrapa el viento. Figura 1. Muérdago, parásito que produce frutos que disparan semillas pegajosas. Figura 2. Diente de león Perea P. y Plazaola A.
  • 8. •Los frutos flotantes permiten la dispersión por agua. Muchos frutos pueden flotar en agua durante un tiempo y podrían ser dispersados por arroyos o ríos. (Fig. 3) •Los frutos que se pegan o son sabrosos permiten la dispersión por animales. (Fig. 4) Las bardanas, el trébol de abrojo, el rabo de zorra y los bidentes desarrollan frutos con ganchos, horquillas, espinas o pelos adhesivos que se adhieren al pelaje de los animales o a la ropa de los humanos. Fig. 3: El fruto del cocotero puede ser dispersado por el agua Figura 4. A diferencia de los frutos que se adhieren a los animales, los frutos comestibles benefician tanto al animal como a la planta. Perea P. y Plazaola A.