¿Por qué
los nervios
nos hacen
vomitar?
Philippe Platteau vía Muy Interesante.
… Siempre Aprendiendo …
El vómito, un fenómeno
también conocido como
emesis, es controlado
por un área situada en
el bulbo raquídeo, en la
base de...
Por ejemplo, es posible
experimentar una sensación
de náusea e incluso arcadas
a partir de ciertos datos
enviados desde la...
La ansiedad puede hacer
llegar al centro del vómito
señales negativas relacionadas
con cualquiera de los aspectos
antes ci...
Por qué los nervios nos hacen vomitar
of 5

Por qué los nervios nos hacen vomitar

El vómito, un fenómeno también conocido como emesis, es controlado por un área situada en el bulbo raquídeo, en la base del cerebro, a la que igualmente se conoce como centro del vómito. Esta región recibe información que en ocasiones induce al organismo a ejecutar esa acción.
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Health & Medicine      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por qué los nervios nos hacen vomitar

  • 1. ¿Por qué los nervios nos hacen vomitar? Philippe Platteau vía Muy Interesante. … Siempre Aprendiendo …
  • 2. El vómito, un fenómeno también conocido como emesis, es controlado por un área situada en el bulbo raquídeo, en la base del cerebro, a la que igualmente se conoce como centro del vómito. Esta región recibe información que en ocasiones induce al organismo a ejecutar esa acción.
  • 3. Por ejemplo, es posible experimentar una sensación de náusea e incluso arcadas a partir de ciertos datos enviados desde la corteza cerebral, como ver una imagen repulsiva sobre un hecho traumatizante, pero también desde el tronco cerebral, que informa del movimiento y sería responsable del mareo en los medios de transporte. También ocurre con los procedentes desde el nervio vago, que manda información sobre el sistema digestivo, para que vomitemos si ingerimos algo supuestamente tóxico.
  • 4. La ansiedad puede hacer llegar al centro del vómito señales negativas relacionadas con cualquiera de los aspectos antes citados. Esto es, a veces los nervios nos provocan malas sensaciones de equilibrio, digestivas y, a menudo, cognitivas, relacionadas con los pensamientos desagradables que se nos pasan por la cabeza.

Related Documents