La gran cabalgada Lee el texto con atención...
Cierto día, un paciente de un hospital psiquiátrico golpea la puerta del director. - ¿Como está, doctor?. ¿Puedo entrar? ...
- Es un libro. Se titula “LA GRAN CABALGADA” - Muy interesante. Pero, ¿quién es el autor? - Soy yo, doctor. - ¿Tú?. ...
- Estoy muy impresionado. Si fuiste capaz de escribir un  libro, es porque ya estás curado. - Voy a firmar tu alta inme...
Empieza a leer... (Libro: “La gran cabalgada”)  
Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Toc...
Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Toc...
Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Toc...
Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Toc...
Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Toc...
 
of 11

La gran cabalgada

Published on: Mar 4, 2016
Source: www.slideshare.net


Transcripts - La gran cabalgada

  • 1. La gran cabalgada Lee el texto con atención...
  • 2. Cierto día, un paciente de un hospital psiquiátrico golpea la puerta del director. - ¿Como está, doctor?. ¿Puedo entrar? - Claro que sí. ¿Qué deseas? - Doctor, le quiero hacer un regalo. - ¿Un regalo?. ¿Qué regalo?
  • 3. - Es un libro. Se titula “LA GRAN CABALGADA” - Muy interesante. Pero, ¿quién es el autor? - Soy yo, doctor. - ¿Tú?. Pero, ¿cómo es eso? - LLevo internado aquí desde hace muchos años y tuve tiempo suficiente para escribirlo.
  • 4. - Estoy muy impresionado. Si fuiste capaz de escribir un  libro, es porque ya estás curado. - Voy a firmar tu alta inmediatamente. Y el autor del libro se marchó feliz de la vida. Más  tarde el director del hospital inició la lectura del libro.
  • 5. Empieza a leer... (Libro: “La gran cabalgada”)
  • 6. Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó. - 1 -
  • 7. Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó. - 97-
  • 8. Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó. - 178 -
  • 9. Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó. - 216 -
  • 10. Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó.Tocotó. ¡ ¡ Sooooooo !! FIN - 300 -

Related Documents