Por dos días Rodrigo Eugui Ferrari (Uruguay) Música: “Annie Laurie” de Claire Hamilton
Por dos días llovió, llovió en el parque florido; en dos días mojó, purificó al árbol vacío.
Corre el efímero torrente arrastrando barcos de papel. Los viejos limpian sus lentes y los niños humedecen sus pies.
El cielo arroja colérico sus lágrimas netas, como el infausto que lanza sueños tal si fueran dóciles saetas.
Sé que en el fondo del jardín está una tímida doncella percibiendo lo suave del jazmín y esperando en mi glorieta.
¿Qué aguarda sentada? ¿Qué calor le dará el mármol? Miró hacia la ventana y contempló mi rostro pálido.
Y aunque el viento azotaba ella permaneció en silencio observando la gris fontana, observando un nido muerto.
En un instante de lobreguez perdí a la princesa de hielo: dejó un guante en mi dintel y escarcha en mis cabellos.
Si quizás volviese a verla acariciaría su mano, si quizás volviese a verla … la esperaría en el banco.
of 9

Por Dos DíAs

En esos días lluviosos, cuando el corazón recuerda a aquel amor quimérico...
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Spiritual      Technology      Sports      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por Dos DíAs

  • 1. Por dos días Rodrigo Eugui Ferrari (Uruguay) Música: “Annie Laurie” de Claire Hamilton
  • 2. Por dos días llovió, llovió en el parque florido; en dos días mojó, purificó al árbol vacío.
  • 3. Corre el efímero torrente arrastrando barcos de papel. Los viejos limpian sus lentes y los niños humedecen sus pies.
  • 4. El cielo arroja colérico sus lágrimas netas, como el infausto que lanza sueños tal si fueran dóciles saetas.
  • 5. Sé que en el fondo del jardín está una tímida doncella percibiendo lo suave del jazmín y esperando en mi glorieta.
  • 6. ¿Qué aguarda sentada? ¿Qué calor le dará el mármol? Miró hacia la ventana y contempló mi rostro pálido.
  • 7. Y aunque el viento azotaba ella permaneció en silencio observando la gris fontana, observando un nido muerto.
  • 8. En un instante de lobreguez perdí a la princesa de hielo: dejó un guante en mi dintel y escarcha en mis cabellos.
  • 9. Si quizás volviese a verla acariciaría su mano, si quizás volviese a verla … la esperaría en el banco.

Related Documents