www.salud.gob.mx
Prevención del embarazo no
planeado en los adolescentes
10 000 ejemplares
Segunda Edición, 2002
ISBN 970-721-104-0
Derechos Reservados
© 2002 Secretaría de Salud
Dirección Genera...
SECRETARÍA DE SALUD
Dr. Julio Frenk Mora
Secretario de Salud
Dr. Enrique Ruelas Barajas
Subsecretario de Innovación y Cali...
DIRECCIÓN GENERAL DE SALUD REPRODUCTIVA
Dra. María de Lourdes Quintanilla Rodríguez
Directora General
Dr. Vicente Díaz Sán...
Presentación
Introducción
Aspectos biopsicosociales de la sexualidad de
los/las adolescentes
Embarazo en la adolescencia
R...
Presentación
9
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
Los programas de salud y población han modificado de manera signi...
10
La diversidad de problemas de salud, sociales y de seguridad relacionados
con la actividad sexual, justifican la import...
1. Introducción
13
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
1. Introducción
La adolescencia es definida por la Organización ...
14
Dentro de los múltiples propósitos de los programas de este tipo están el
hacer accesibles los servicios, ayudar a incr...
2. Aspectos biopsicosociales
de la sexualidad de
los/las adolescentes
17
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
ADOLESCENCIA Y SEXUALIDAD
Una de las características fundamental...
18
La aparición de la pubertad indica al/la joven que ya no es niño(a), pero la
sociedad tampoco lo reconoce como adulto. ...
19
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
Precisan también acomodar su sexualidad, “aún infantil”, con la ...
20
hombres y mujeres. La sexualidad se expresa de forma diferente conforme
transcurre el desarrollo de el/la niño(a).
Pode...
21
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
El impulso sexual es intenso durante la adolescencia. En el varó...
22
Encontramos entonces en el/la adolescente dos formas de pensamiento:
uno mágico, que intenta controlar y cambiar al mun...
23
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
La fantasía cumple varias funciones: sustituye una experiencia r...
24
Previo al inicio de las relaciones heterosexuales se establecen relaciones
ligeramente antagónicas entre hombres y muje...
25
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
PRINCIPALES FENÓMENOS SOCIALES RELACIONADOS CON
LA SEXUALIDAD
La...
26
Ineludiblemente el género esta condicionado por la clase social, la etnia, las
vivencias urbanas y campesinas y por la ...
27
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
el componente afectivo de la relación sexual. El ejercicio preju...
28
LA SEXUALIDAD MADURA CUMPLE CUATRO FUNCIONES:
LA PROCREACIÓN, EL INTERCAMBIO AFECTIVO, LA EXPRE-
SIÓN SOCIAL Y LA OBTEN...
29
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
LOS PROGRAMAS DIRIGIDOS A ADOLESCENTES, DEBERÁN
PROPORCIONAR INF...
3. Embarazo en
la adolescencia
33
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
El embarazo en la adolescencia es aquel que ocurre en mujeres me...
34
enfermedades carenciales como desnutrición y anemia; enfermedades
neoplásicas, además de enfermedades infecciosas y par...
35
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
El debate acerca de las consecuencias que tiene el embarazo en a...
36
La actividad sexual premarital es muy común entre los jóvenes, y su
frecuencia varía de acuerdo a los sexos y condicion...
37
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
El porcentaje de adolescentes mujeres que declararon haber tenid...
38
actividad sexual y la maternidad. Para el Estado, significa el compromiso de
crear servicios de calidad específicos par...
4. Repercusiones psicosociales
del embarazo no planeado
durante la adolescencia
41
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
La sexualidad es inherente al ser humano, es parte integral del ...
42
Algunas de ellas contemplan como alternativa el aborto. De decidirlo, enfrentarán
problemas económicos (hay que pagarlo...
43
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
Por tales motivos, al embarazo entre adolescentes lo consideran ...
44
Se ha observado que los adolescentes que responden más favorablemente
ante el embarazo de su pareja, son los novios que...
45
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
CONCLUSIONES
La vida sexual activa sin protección incrementa el ...
5. Anticoncepción en
la adolescencia
49
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
Debido a las experiencias acumuladas del trabajo con los adolesc...
50
la historia clínica requiere enfocarse hacia el empleo de algún método
anticonceptivo, para detectar elementos de riesg...
51
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
costos, etc., para facilitar el acceso a los servicios que tenga...
52
A continuación se mencionan algunas características de los métodos
de anticoncepción.
Ǡ Reconocer, aceptar y facilitar ...
53
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
Los métodos anticonceptivos se clasifican en dos grandes grupos:...
54
farmacéutica es en ciclos de 21 o 28 grageas o tabletas. En la presen-
tación de 28, las primeras 21 contienen los ingr...
55
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
días; los ciclos subsecuentes se inician al concluir el ciclo pr...
56
Para los anticonceptivos que sólo contienen progestina
Ǡ Si olvida tomar una o más tabletas, es necesario emplear un mé...
57
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
Contraindicaciones
El uso de anticonceptivos orales combinados e...
58
Ǡ Cáncer o lesiones preneoplásicas del cérvix uterino
Ǡ Cefalea intensa, incluyendo migraña con signos neurológicos foc...
59
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
El uso de anticonceptivos orales brinda beneficios adicionales p...
60
La anticoncepción de emergencia está indicada en mujeres fértiles con vida
sexual activa, nuligestas, nulíparas o multí...
61
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
Ǡ después de la ingesta de estos regímenes, deberá existir absti...
62
Los anticonceptivos inyectables contienen hormonas esteroides sintéticas
que se administran por vía intramuscular y de ...
63
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
En el caso de inyectables sólo de progestina, se iniciará la adm...
64
Precauciones
Ǡ Hemorragia uterina anormal de etiología no determinada
Ǡ Fumadoras mayores de 35 años de edad
Ǡ Hiperten...
65
Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia
Precauciones
Ǡ Hemorragia uterina anormal de etiología no determ...
66
Ǡ Disminuye el riesgo de infecciones vaginales por levaduras
Ǡ Disminuye el riesgo de embarazo ectópico
Para los inyect...
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
Prevencion del Emabrazo adolescente
of 130

Prevencion del Emabrazo adolescente

En el documento se puede apreciar las maneras de prevención que se pueden ver actualmente
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Health & Medicine      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Prevencion del Emabrazo adolescente

  • 1. www.salud.gob.mx Prevención del embarazo no planeado en los adolescentes
  • 2. 10 000 ejemplares Segunda Edición, 2002 ISBN 970-721-104-0 Derechos Reservados © 2002 Secretaría de Salud Dirección General de Salud Reproductiva Homero No. 213, 7º piso Col. Chapultepec Morales Delegación Miguel Hidalgo C. P. 11750 México, D. F. Se permite la reproducción total o parcial de este documento citando la fuente. La mención de insumos anticonceptivos por sus nombres comerciales, no implica que esos productos son recomendados por la Secretaría de Salud, en preferencia a otros productos de naturaleza similar que no están mencionados. Este material se elaboró con fines didácticos para apoyar la capacitación del personal de los servicios especializados en salud sexual y reproductiva para población adolescente de la Secretaría de Salud de México. Se apoyó en publicaciones de la Organización Mundial de la Salud, Organización Panamericana de la Salud y Dirección General de Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud.
  • 3. SECRETARÍA DE SALUD Dr. Julio Frenk Mora Secretario de Salud Dr. Enrique Ruelas Barajas Subsecretario de Innovación y Calidad Dr. Roberto Tapia Conyer Subsecretario de Prevención y Protección de la Salud Lic. María Eugenia de León-May Subsecretaria de Administración y Finanzas Dr. Eduardo González Pier Coordinador General de Planeación Estratégica Lic. Gustavo Lomelín Cornejo Director General de Comunicación Social Dra. María de Lourdes Quintanilla Rodríguez Directora General de Salud Reproductiva Directorio
  • 4. DIRECCIÓN GENERAL DE SALUD REPRODUCTIVA Dra. María de Lourdes Quintanilla Rodríguez Directora General Dr. Vicente Díaz Sánchez Director de Normatividad y Asistencia Técnica en Planificación Familiar Dra. Mirella Loustalot Laclette Directora de Prevención y Control de Cáncer en la Mujer Lic. María Trinidad Gutiérrez Ramírez Directora de Desarrollo Humano Act. Yolanda Varela Chávez Directora de Desarrollo Gerencial Dr. Cuitláhuac Ruiz Matus Director de Arranque Parejo en la Vida DIRECCIÓN DE NORMATIVIDAD Y ASISTENCIA TÉCNICA EN PLANIFICACIÓN FAMILIAR Dr. Vicente Díaz Sánchez Director Dr. Luis Muñoz Linares Subdirector de Salud Sexual y Reproductiva Dr. Alejandro Rosas Solís Subdirector de Planificación Familiar
  • 5. Presentación Introducción Aspectos biopsicosociales de la sexualidad de los/las adolescentes Embarazo en la adolescencia Repercusiones psicosociales del embarazo no planeado durante la adolescencia Anticoncepción en la adolescencia Anticoncepción de emergencia Didáctica básica Elaboración de estrategias para la prevención de embarazos no planeados Bibliografía 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. Índice 13 17 33 41 49 83 93 113 127
  • 6. Presentación
  • 7. 9 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia Los programas de salud y población han modificado de manera significativa la composición demográfica en México, propiciando importantes cambios en el grupo de adolescentes. En 1970 la población adolescente era de 11.7 millones; para el año 2000 este grupo etáreo ascendió a un poco más de 21.6 millones. Estos datos reflejan la magnitud y el alcance de las acciones en favor de la salud de los/las adolescentes, particularmente si consideramos que durante esta etapa de la vida se toman decisiones trascendentales y se establecen modelos de conducta que influyen a lo largo de la vida. De acuerdo a estimaciones del Consejo Nacional de Población (CONAPO), en 1993 ocurrían cerca de 420 000 nacimientos de madres adolescentes. Ante esta problemática la Secretaría de Salud convocó en noviembre de 1993 a una reunión en la que organismos públicos, privados, nacionales e internacionales, aportaron sus experiencias en el trabajo con la población adolescente. El resultado de dicha reunión fue la “Declaración de Monterrey”, que sentó las bases para iniciar un programa nacional de salud de los/las adolescentes. En julio de 1994 el sector salud dio inicio a un programa de cobertura nacional con el lema “En Buen Plan… Planifiquen”, con la misión de propiciar y proteger el derecho de la población adolescente a la información, comunicación y servicios de salud con una visión integral, priorizando la salud sexual y reproductiva de este grupo étareo. El impacto de las acciones realizadas por el sector público y la sociedad civil organizada en materia de salud sexual y reproductiva para la población adolescente, se reflejó en el incremento en el uso de métodos anticon- ceptivos entre las adolescentes unidas. Mientras que en 1997 el empleo de métodos anticonceptivos en las adolescentes unidas era de 44.9%, para 2002 se elevó a 48.8%. Como resultado del incremento en el uso de métodos anticonceptivos, a lo largo de los últimos cinco años disminuyó el número de nacimientos en madres adolescentes. De haberse mantenido la fecundidad de los años setenta, en el 2000 hubieran ocurrido poco más de un millón de nacimientos de madres adolescentes en lugar de los 366 000 que se presentaron. Presentación
  • 8. 10 La diversidad de problemas de salud, sociales y de seguridad relacionados con la actividad sexual, justifican la importancia de crear programas educativo- preventivos que se complementen con la protección y asistencia, en los que no solamente se incluya a la población objetivo: los adolescentes, sino también a los padres de familia, la pareja de el o la adolescente, a los maestros y a la comunidad en general, respetando sus valores y las normas sociales imperantes. A pesar de los avances logrados en salud sexual y reproductiva, aún es elevado el número de embarazos no planeados que ocurren en la población adoles- cente, esto representa un desafío para el país. Es fundamental para el personal que participa en la atención a los/las adolescentes contar con recursos teórico-prácticos que le permitan realizar acciones preventivas acordes a las necesidades particulares de dicha población. Por tal motivo, la Dirección General de Salud Reproductiva elaboró este material como apoyo para la capacitación en Salud Sexual y Reproductiva para Adolescentes, a fin de mejorar la calidad de la atención que se otorga a través de los servicios amigables para adolescentes y lograr mayor impacto con las acciones de prevención. En este sentido se exponen las causas y consecuencias del embarazo no planeado y se proporcionan conceptos básicos para el empleo de recursos anticonceptivos y el desarrollo de actividades educativas y estrategias de prevención, con la finalidad de que el personal operativo refuerce los aspectos educativos y de servicio. Cuando dispongamos de servicios de salud accesibles y específicos, con personal ampliamente capacitado con actitudes positivas a favor de la salud sexual y reproductiva de los/las adolescentes; lograremos fomentar en ellos(as) una cultura de salud y disminuir los embarazos no planeados y otros problemas asociados a la conducta sexual de este grupo etáreo. Dr. Julio Frenk Mora Secretario de Salud
  • 9. 1. Introducción
  • 10. 13 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia 1. Introducción La adolescencia es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el periodo de vida que se da entre los 10 y 19 años de edad, se caracteriza por una serie de cambios orgánicos (pubertad) así como por la integración de funciones de carácter reproductivo (ciclo menstrual en las mujeres y ciclo espermático en los hombres), acompañados de profundos cambios psicosociales de ajuste a un ambiente sociocultural cambiante y en ocasiones hostil. Muchos adolescentes, sobre todo en países en vías de desarrollo como el nuestro, encuentran múltiples dificultades para ajustarse a esta etapa de su vida, en particular en lo relativo a su sexualidad. Datos obtenidos de algunas encuestas sobre el comportamiento sexual y reproductivo en los/las adolescentes muestran que estos(as) tienden al inicio de relaciones sexogenitales a más temprana edad y en la mayoría de los casos lo hacen desprovistos de información objetiva, oportuna, clara y veraz acerca del manejo de la sexualidad, de las responsabilidades que implican la maternidad y la paternidad y del uso correcto y sistemático de métodos anticonceptivos modernos. Estas situaciones exponen a los/las jóvenes a mayores riesgos de que se produzca un embarazo no planeado, un aborto provocado o una infección de transmisión sexual, incluyendo el VIH/SIDA. El embarazo durante la adolescencia es considerado por la OMS como un embarazo de riesgo, debido a las repercusiones que tiene sobre la salud de la madre y el producto, además de las secuelas psicosociales, particularmente sobre el proyecto de vida de los/ las jóvenes. Dar respuesta a la pregunta ¿cómo satisfacer las diversas necesidades de los/las adolescentes?, es un problema que enfrentan padres, prestadores de servicios, educadores y sociedad en general. Pese a la urgente necesidad de satisfacer las demandas de los/las jóvenes, los programas se enfrentan con controversias y barreras sociales que limitan la efectividad de los resultados. La ayuda que necesitan los adolescentes varía de acuerdo a sus características particulares, recordando que existen adolescentes tempranos, intermedios y tardíos; adolescentes urbanos, rurales e indígenas; escolarizados y no escolarizados y en diferentes contextos socioculturales.
  • 11. 14 Dentro de los múltiples propósitos de los programas de este tipo están el hacer accesibles los servicios, ayudar a incrementar conocimientos, generar actitudes para una sexualidad sana, postergar el inicio de la actividad sexual, promover prácticas sexuales protegidas, contribuir a una cultura que favo- rezca la sexualidad libre y sin riesgos, entre otros. Procurando que los programas aboguen por nuevas normas sociales que promuevan la equidad y protejan la salud de los/las jóvenes. Los/las adolescentes necesitan programas que den cuenta de la necesidad que tienen de ser escuchados, de contar con servicios de salud que protejan su intimidad e identidad, que estén dispuestos a abordar cualquier tema, que ganen su confianza, vayan a donde ellos van y hablen su mismo lenguaje. Programas en los cuales se eliminen los obstáculos burocráticos, la ineficiencia y la falta de atención empática y anónima. Si bien la experiencia es hasta ahora limitada, los programas han dado mejor resultado cuando se trabaja con los adultos responsables de su formación, cuando se involucra a los jó- venes en el diseño de los modelos fomentando la comunicación interpersonal, cuando se articula la educación a la prestación de servicios, cuando se presentan modelos de conducta que hacen más atractivo el comporta- miento sin riesgos y sobre todo cuando se invierte el tiempo suficiente y se cuenta con la actitud y la disposición para atenderlos.
  • 12. 2. Aspectos biopsicosociales de la sexualidad de los/las adolescentes
  • 13. 17 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia ADOLESCENCIA Y SEXUALIDAD Una de las características fundamentales del ser humano es el hecho de vivir en sociedad. Para satisfacer sus necesidades biológicas, psicológicas y sociales las personas requieren participar y actuar dentro de diferentes grupos sociales. De estos grupos resalta por su importancia la familia, considerada como el núcleo primario y fundamental para promover la satisfacción de las necesidades humanas básicas, y sobre todo de los hijos quienes por su carácter dependiente ahí encuentran respuesta a sus carencias. En ella reciben la educación necesaria para transformarse en adultos independientes. En épocas anteriores, los hijos vivían en familia con un rol claramente determinado por su sexo: el varón sería el sustituto del padre y la mujer ayudaría en las tareas domésticas. Cuando dejaban de ser niños, se les consideraba adultos y desempeñaban el papel que tenían asignado. Para el joven de las sociedades tribales, basadas en sólidas tradiciones, la incorporación al mundo de los adultos se efectúa a través de ritos de iniciación generalmente dolorosos y peligrosos, pero aceptados de buen agrado porque no hay otra forma de conquistar los privilegios del adulto. Una vez superados, el resto de la tribu entiende que la persona en cuestión posee las capacidades y cualidades de adulto y como tal se le trata. Los jóvenes inmersos en esas sociedades saben exactamente qué se espera de ellos y lo siguen sin protestar. Con la llegada de la industrialización, la familia sufrió transformaciones al pasar a vivir a los centros urbanos. El padre se integra como trabajador a la fábrica y la madre es la encargada de cuidar el hogar y a los hijos. Por su parte los hijos no tienen una función social definida, sino que, llegado el momento, requieren integrarse a la vida productiva de la sociedad, pero el acceso al papel de adulto(a) no se consigue mediante un rito de iniciación, sino que será un proceso lento y casi siempre difícil. 2. Aspectos biopsicosociales de la sexualidad de los/las adolescentes EN LAS SOCIEDADES INDUSTRIALES EL/LA JOVEN TENDRÁ QUE ESPERAR A QUE LA SOCIEDAD LO/LA RECONOZCA COMO ADULTO(A), RECONOCIMIENTO QUE DEPENDE DE CONDICIONES SOCIOECONÓMICAS, CULTURALES, POLÍTICAS, ETC., Y NO DE ACCIONES CLARAMENTE DEFINIDAS.
  • 14. 18 La aparición de la pubertad indica al/la joven que ya no es niño(a), pero la sociedad tampoco lo reconoce como adulto. No ha abandonado por completo la infancia y tampoco puede enfrentar de lleno las demandas de adulto. La adolescencia en las sociedades urbanas es un periodo que se caracteriza por su larga duración, su indeterminación, por la fuerte carga de conflicto y por la asincronía entre la madurez sexual y la psicosocial. Biológicamente el/la adolescente es prácticamente un(a) adulto(a), tiene la capacidad para reproducirse y puede pensar en términos de adulto, sin embargo, socialmente no es niño(a) pero tampoco tiene un lugar en el mundo de los adultos, y pasará un largo tiempo antes de que se le permita insertarse en la vida productiva y ser autosuficiente. La resolución de la adolescencia se da cuando el/la joven ha logrado definir una manera de pensar, sentir y actuar más o menos estable que le permite autonomía personal y adaptación social. PODEMOS CONSIDERAR A LA ADOLESCENCIA COMO EL PERIODO EN EL CUAL EL INDIVIDUO PROGRESA DESDE LA APARICIÓN DE LOS CARACTERES SEXUALES SECUNDA- RIOS HASTA LA MADUREZ SEXUAL. EL DESARROLLO FÍSICO, LLAMADO PUBERTAD, SE PRESENTA INDEPENDIEN- TEMENTE DE QUE EL/LA JOVEN LO DESEE O NO, EN CAMBIO, EL DESARROLLO PSICOSOCIAL SE DARÁ EN UN CONTEXTO SOCIAL Y PERSONAL. LAS MODIFICACIONES SEXUALES SE INICIAN ALREDEDOR DE LOS 10 A 12 AÑOS Y LA CULMINACIÓN DEL CRECIMIENTO ES APROXIMADA- MENTE A LOS 20 AÑOS DE EDAD. DE AHÍ QUE LA ADOLES- CENCIA ES CONSIDERADA POR LA OMS COMO EL PERIODO DE LA VIDA QUE ABARCA DE LOS 10 A LOS 19 AÑOS. La adolescencia es el periodo crucial del ciclo vital en el que los individuos toman una nueva dirección en su desarrollo, alcanzan su madurez sexual, se apoyan en los recursos psicológicos y sociales que obtuvieron en su crecimiento previo y asumen para sí las funciones que les permiten elaborar su identidad y plantearse un proyecto de vida propio. Durante esta etapa los/las jóvenes experimentan cambios en diferentes planos. En primer lugar alcanzan la madurez física y la capacidad reproductiva, así mismo, su desarrollo intelectual les permite elaborar juicios críticos y pensa- mientos abstractos, por otro lado aumenta su responsabilidad social puesto que ya no tienen la continua vigilancia de los padres en su actuación social.
  • 15. 19 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia Precisan también acomodar su sexualidad, “aún infantil”, con la sexualidad de los adultos. Finalmente, tendrán qué buscar su independencia económica y autonomía personal. Durante la adolescencia los/las jóvenes se identifican más claramente con su sexo y consolidan su identidad de género al observar los roles que desempeñan los adultos como hombre o mujer. Esta identificación incluye comprender y aceptar la propia existencia como hombre o mujer así como los roles, valores, deberes y responsabilidades propios de ser hombre o mujer. Nuevas relaciones sociales se establecen entre los/las jóvenes y entre los adultos y los/las jóvenes, tanto dentro como fuera de la familia. Así mismo, surge la capacidad de pensamiento abstracto, la atracción sexual, la respuesta sexual, los sentimientos eróticos y amorosos propios de los adultos, se define la preferencia sexual y se inicia la búsqueda de pareja. Consolidar la sexualidad para su vida como adulto, es una tarea clave en el desarrollo de los/las adolescentes. Para lograrlo requieren de la integración de factores físicos, psicológicos, sociales, culturales, educativos y morales. HABLAR DE SEXUALIDAD NO ES EQUIVALENTE A COITO Y REPRODUCCIÓN, NO SIGNIFICA DESCARGA DEL IMPULSO SEXUAL, TAMPOCO SE REFIERE AL IMPULSO SEXUAL AISLADO, NI ÚNICAMENTE A LA EXPRESIÓN SOCIAL DE LA MASCULINIDAD O FEMINEIDAD. SEXUALIDAD ES LA EXPRESIÓN INTEGRAL DEL SER HUMANO EN FUNCIÓN DE SU SEXO VINCULADO A LOS PROCESOS BIOLÓGICOS, PSI- COLÓGICOS, SOCIALES Y CULTURALES. SEXUALIDAD Y REPRODUCCIÓN SE ENCUENTRAN UNIDOS A LAS CONDI- CIONES CULTURALES QUE DETERMINAN LOS ROLES QUE HAN DE JUGAR LOS HOMBRES Y MUJERES. EN OTRAS PALABRAS, SEXUALIDAD ES LA MANERA EN CÓMO PIENSAN, SIENTEN Y ACTÚAN HOMBRES Y MUJERES EN FUNCIÓN DE LOS PATRONES CULTURALES DE LA SOCIEDAD A LA CUAL PERTENECEN. En las especies animales la sexualidad está al servicio exclusivo de la reproducción, solamente en los humanos la sexualidad, además de la función reproductora, permite dar y recibir amor y placer, así como cumplir una función social en términos de los roles de género asignados para
  • 16. 20 hombres y mujeres. La sexualidad se expresa de forma diferente conforme transcurre el desarrollo de el/la niño(a). Podemos concluir que la adolescencia es la etapa de transición entre la niñez y la edad adulta, comprendida entre los 10 y 19 años, durante la cual se presenta la madurez sexual. Comúnmente se hace referencia a la adolescencia como el periodo de ajuste psicosocial del joven en su paso de niño a adulto y se aplica el término pubertad para definir los cambios correspondientes al crecimiento y maduración sexual. Sin embargo, estos límites no están definidos y ambas situaciones se corresponden. ASPECTOS BIOLÓGICOS DE LA SEXUALIDAD ADOLESCENTE Desde el punto de vista biológico el ser humano es un ser sexuado. La existencia de los órganos genitales no sólo determinan la asignación de sexo, sino que provocan un comportamiento sexual. El concepto de sexualidad ha traspasado los límites de la genitalidad y ha incluido las distintas conductas tanto individuales como sociales que las personas adoptan para resolver su vida sexual. Considerando que los humanos poseemos órganos sexuales diferenciados para hombres y mujeres, la tendencia es aceptar la existencia de sexualidad desde el nacimiento. Sin embargo, las opiniones difieren sobre todo a nivel psicosocial. Muy distinto es el panorama cuando se habla de madurez sexual, ya que biológicamente está demostrado que tal madurez es consecuencia de la influencia del eje hipotálamo-hipófisis-gónadas lo cual trae aparejado cambios corporales y psicológicos. Durante este periodo en las mujeres se manifiestan cambios característicos como crecimiento de los senos, aparición de vello púbico y la primera menstruación. En los hombres se hace evidente el cambio de voz, surge vello púbico y se producen las primeras emisiones de esperma. Estas manifestaciones, entre otras, anuncian el inicio de la madurez sexual cuya consecuencia natural es la capacidad reproductiva. Los cambios biológicos durante la adolescencia adquieren un significado especial para la vida y la sexualidad de los/las jóvenes, puesto que representan la nueva realidad que han de vivir como adultos, tanto en un aspecto físico como psicológico y social.
  • 17. 21 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia El impulso sexual es intenso durante la adolescencia. En el varón, la urgencia por la satisfacción es apremiante y está vinculada a la emisión de semen. A lo largo del día el varón presenta erecciones erráticas y sensibilidad circunscrita al pene. Por la noche experimenta eyaculaciones ligadas o no a sueños eróticos. Las eyaculaciones espontáneas, con o sin erección, durante el día son menos frecuentes y generalmente están asociadas a situaciones de an- siedad. En cuanto a la mujer, experimenta periodos de gran tensión circun- scrita a los genitales, con el aumento en el grosor de los labios menores, el clítoris y secreciones vaginales. Para el hombre la capacidad de sentir orgasmo depende en gran medida de la presencia de semen en las glándulas seminales, y la eyaculación es la única forma de satisfacer sus impulsos sexuales. En contraste, la mujer puede experimentar placer erótico a través de la fantasía y el afecto y es por tanto más fácil que pueda postergar la satisfacción sexual a través del coito, ocupando la fantasía un lugar importante en la vida de las jóvenes. ASPECTOS PSICOLÓGICOS DE LA SEXUALIDAD ADOLESCENTE Durante la adolescencia la capacidad física, sexual, imaginativa, intelectual y crítica funcionan con mayor intensidad que en cualquier otro momento de la vida. Es tiempo de cambios diversos e intensos. Las alteraciones hormonales y emocionales pueden exagerarlo todo. El sentimiento infantil de un nuevo día pleno de diversión y alegría se transforma en emociones y sentimientos nuevos, muchas veces confusos y entremezclados. Los/las jóvenes ya no piensan a partir de los objetos reales y de la realidad conocida, sino que ahora son capaces de crear objetos ideales, de imaginar situaciones que no existen, al menos dentro de su experiencia. El/la joven intentan dominar la realidad con las teorías, sin embargo en muchas ocasiones confunde lo posible con lo real. La ubicación dentro de la realidad se dará más adelante a partir de la vida en el mundo de los adultos. LA PUBERTAD SIGNIFICA EL INICIO DE LA MADUREZ SEXUAL. PARA LOS/LAS JÓVENES SON EL INDICADOR DE QUE HAN DEJADO DE SER NIÑOS(AS) Y FRECUENTEMENTE ES UN EVENTO QUE SE ESPERA CON ANSIEDAD, INSEGURIDAD Y EN OCASIONES CON DESCONOCIMIENTO DEL HECHO. EN ESTA ÉPOCA, SURGE TAMBIÉN EL IMPULSO Y LA ATRACCIÓN SEXUAL.
  • 18. 22 Encontramos entonces en el/la adolescente dos formas de pensamiento: uno mágico, que intenta controlar y cambiar al mundo a partir del pensamiento omnipotente (fantasías) y otro científico que controla el mundo de forma más real. El primero intenta modificar la realidad a partir de la fantasía, el segundo se conecta con la realidad a través de proposiciones (hipótesis) que son puestas a prueba en la realidad. Hacia el final de la adolescencia el/la joven comúnmente ha logrado establecerse en la realidad social. Si bien es cierto que el/la adolescente puede pensar de manera abstracta, el contenido de sus pensamientos está matizado por su experiencia infantil. El periodo previo de dependencia que ha vivido sigue dominando su vida. No ha tenido la oportunidad de experimentar por sí mismo la consecuencia de sus actos. La familia ha estado al pendiente de guiar y dirigir su conducta. LA CAPACIDAD DE ABSTRACCIÓN AUNADA A LOS CONTE- NIDOS INFANTILES, PROVOCA QUE LOS ADOLESCENTES OBSERVEN LA VIDA DE MANERA FANTASIOSA Y OMNIPO- TENTE. SE SIENTEN CAPACES DE TRANSFORMAR EL MUNDO, PERO AÚN NO TIENEN LA EXPERIENCIA Y CONOCIMIENTOS NECESARIOS PARA EVALUAR LA CONSECUENCIA DE SUS ACCIONES, ADEMÁS NO ACEPTAN CONSEJOS PORQUE CONSIDERAN QUE SON POSEEDORES DE LA NUEVA REALIDAD. La omnipotencia de pensamiento los lleva a pensar: “a mí nunca me va a pasar eso”, el resultado es una serie de conductas temerarias que le sirven de autoafirmación, que sin embargo pueden representar importantes riesgos para su integridad personal. Entre ellas tener relaciones sexuales sin protección que ocasionan embarazos no planeados o contagios de enfermedades de transmisión sexual. LOS SUEÑOS Y LAS FANTASÍAS OCUPAN UN LUGAR IMPORTANTE EN LA VIDA DE LOS/ LAS ADOLESCENTES. CONSTITUYEN UN ELEMENTO DE EXPRESIÓN DE LA SEXUALIDAD, SON FRECUENTES, EXPLÍCITAS Y HABITUAL- MENTE ACOMPAÑAN LA MASTURBACIÓN. DURANTE LA ADOLESCENCIA Y AÚN DESPUÉS, LA MASTURBACIÓN ES UNA CONDUCTA NORMAL Y SIN CONSECUENCIAS.
  • 19. 23 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia La fantasía cumple varias funciones: sustituye una experiencia real pero inaccesible o temida, sirve de preparación para la posterior relación real, le permite al/la joven ir reconociendo sus respuestas sexuales y en general es una forma de experimentar su sexualidad sin riesgos y de manera controlada. La fantasía en muchas ocasiones ha sido y es motivo de sufrimiento cuando se actúa en la realidad. A partir de sus fantasías, muchos jóvenes y jovencitas se involucran en relaciones que al tiempo les producen malestar. En sus fantasías, las adolescentes sueñan con “su príncipe azul” y los adolescentes con “su princesa encantada”. La terminación de una relación que al principio se vio como “ideal” provoca soledad y eventual lesión de la autoestima. En su anhelo por ser amados y reconocidos, los/las jóvenes pueden pasar por alto los aspectos que les son desagradables en la persona que han elegido como pareja y resaltar los que consideran sus cualidades, perdien- do la proporción de la realidad. Recordemos la frase “el amor es ciego”. Muchas jovencitas que fantasearon con “su príncipe azul”, se ven ante la situación de sentirse “usadas” después de que les “bajaron el cielo y las estrellas”, es decir, que su pareja les prometio que estaría con ellas en las buenas y en las malas para convencerlas de tener relaciones sexuales y posteriormente abandonar la relación. En ocasiones estas chicas quedan embarazadas, confrontando súbitamente su realidad. Por lo tanto, es importante que los/las jóvenes observen más objetivamente a su probable pareja y reflexionen sobre sus metas y decisiones. El/la niño(a) establece los primeros vínculos afectivos con sus padres, la llegada de la pubertad conlleva la incorporación de la sexualidad genital a los afectos. El adolescente no puede satisfacer sus necesidades genitales con sus padres, esto sería ir contra la función social y reproductiva, por tanto, el adolescente necesita buscar la satisfacción sexual hacia el exterior. El afecto que el adolescente sintió por sus padres progresivamente es trasladado hacia el exterior. El proceso se da mediante la progresiva atracción de el/la joven por personas del sexo opuesto, atracción que muchas veces es vivida por los padres como amenazante debido a que señala la partida de el/la hijo(a). En esta época, el/la joven vive una situación de conflicto, puesto que por un lado conserva el cariño hacia sus padres, a los que desea agradar, y por otro siente la imperiosa necesidad de ser independiente y buscar compañero(a) sexual.
  • 20. 24 Previo al inicio de las relaciones heterosexuales se establecen relaciones ligeramente antagónicas entre hombres y mujeres. Posteriormente procuran actividades que incorporan a jóvenes de ambos sexos, iniciando la búsqueda de pareja y la expresión de su sexualidad. HASTA ANTES DE LA PUBERTAD, LOS MIEMBROS DE CADA SEXO SE ASOCIAN PREFERENTEMENTE CON PERSONAS DE SU PROPIO SEXO. ES COMÚN LA FRASE “LOS NIÑOS CON LOS NIÑOS Y LAS NIÑAS CON LAS NIÑAS”, RELACIONES QUE SIRVEN DE MODELO DE IDENTIFICA- CIÓN. CON LA PUBERTAD, LA ACTIVIDAD HORMONAL GE- NERA UN DECIDIDO INTERÉS HACIA LOS MIEMBROS DEL SEXO OPUESTO, LO CUAL SEÑALA EL INICIO DE LA SEXUALIDAD ADULTA. HACIA FINALES DE LA ADOLESCENCIA LOS GRUPOS CONFORMADOS POR INDIVIDUOS DEL MISMO SEXO TIENDEN A DISOLVERSE, PARA DAR PASO A RELACIONES DE PAREJA. LOS/LAS JÓVENES QUE HASTA ESTE MOMENTO NO HAN CONSEGUIDO EMPAREJARSE (AUNQUE SEA DE MANERA TEMPORAL), PODRÁN SENTIRSE PRESIONADOS A BUSCAR PAREJA CON LA FINALIDAD DE NO SENTIR RECHAZO O CRÍTICA A SU SITUACIÓN DE SOLTERÍA. Iniciar relaciones íntimas, amistosas o el noviazgo, es una tendencia natural en la búsqueda de pareja y de relaciones sexuales. Cada persona es diferente en cuanto a la forma y edad de iniciar las relaciones sexuales. Sin embargo, la elección hecha se ve fuertemente influida por las presiones sociales y de grupo, en vez de obedecer a las necesidades y deseos personales. Superada la etapa de la adolescencia los/las jóvenes se iniciarán en la vida adulta al sentir confianza, ejercer su autonomía y definir quiénes son y qué desean. Estas ventajas los preparan para entrar en verdaderas relaciones íntimas con su pareja. En caso de no madurar; la desconfianza, baja autoestima, temor a la iniciativa o a la expresión y la dependencia coloca a los/las jóvenes en situación de desventaja, puesto que están menos preparados para establecer relaciones íntimas. Pueden desearlas, pero carecer de la seguridad y habilidades necesarias para establecerlas, sintiendo tristeza, soledad y frustración.
  • 21. 25 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia PRINCIPALES FENÓMENOS SOCIALES RELACIONADOS CON LA SEXUALIDAD Las diferencias sociales entre hombres y mujeres, la masculinidad y femineidad, así como las conductas inherentes a ello, no son naturales, se derivan de la manera en cómo cada cultura legítima sobre un hecho biológico (la diferencia en los genitales externos), una valoración desigual para los hombres y mujeres, generando una relación de subordinación por parte de la mujer al hombre. Esta forma de entender la relación social entre hombres y mujeres se denomina género. EL GÉNERO, ES UNA FORMA DE COMPRENDER CÓMO SE ORGANIZA Y FUNCIONA UNA SOCIEDAD A PARTIR DE LAS DI-FERENCIAS BIOLÓGICAS QUE PRESENTAN HOMBRES Y MUJERES, ORGANIZACIÓN EN LA QUE TRADICIONALMENTE SE HA PROMOVIDO UN MODELO DE HOMBRE Y MUJER EN EL QUE SUS FUNCIONES SON JERÁRQUICAS Y EXCLUYENTES. El enfoque de género cubre tres elementos: la asignación de género (hombre o mujer); la identidad de género (convicción de ser hombre o mujer) y el rol de género (el papel que se ha de jugar en la vida). Estos elementos determinan en gran medida la futura actuación de las personas en sociedad. La asignación de género se refiere a la rotulación como hombre o mujer que realizan las personas que tienen contacto con el/la recién nacido(a), con base en la apariencia de los genitales externos. A partir de ello, la familia y la sociedad se encargarán de educarlo(a) en función de ese señalamiento. Al mismo tiempo, la educación recibida se expresará mediante el rol de género. El término rol de género se emplea para hacer referencia al conjunto de expectativas de comportamiento consideradas como apropiado para las personas que poseen un sexo (órganos sexuales). El rol se constituye con el conjunto de normas, valores y prescripciones que dicta la sociedad, definiendo el comportamiento masculino y femenino. Identidad de género es la convicción personal de ser hombre o mujer, lo cual conlleva la demanda social de comportarse como tal para corresponder con la idea de masculinidad o femineidad que se maneja a nivel sociocultural. La identidad de género estructura la vida de el/la niño(a) en forma de sentimientos, actitudes, manera de pensar y relacionarse, empleo, etcétera.
  • 22. 26 Ineludiblemente el género esta condicionado por la clase social, la etnia, las vivencias urbanas y campesinas y por la serie de influencias propias de cada persona. Estos factores definen en gran medida la futura actuación de las personas dentro de su núcleo social. En la adolescencia el/la joven necesitan comprender cuál es su papel en la vida, para conducirse de acuerdo a las determinaciones preestablecidas. IDENTIFICAR LA MANERA EN CÓMO SE PERCIBEN HOMBRES Y MUJERES EN EL SENO DE UNA SOCIEDAD ES BÁSICO PARA EL ÉXITO DE UN PROGRAMA DE SALUD SEXUAL. UN MISMO HECHO COMO LA REPRODUCCIÓN, EL ACTO SEXUAL, LA ELECCIÓN DE PAREJA, EL MATRIMONIO Y LA ANTICONCEPCIÓN, TIENE REFERENTES CULTURALES E IMPLICACIONES DISTINTAS PARA AMBOS, POR LO TANTO, REQUIEREN SER ABORDADOS EN FUNCIÓN DE ESA PERCEPCIÓN, PREVIA INVESTIGACIÓN DE LA SITUACIÓN CULTURAL Y PERSONAL DE CADA JOVEN, Y NO A PARTIR DE ESTEREOTIPOS O PROGRAMAS RÍGIDAMENTE DEFINIDOS. La actividad sexual real muestra diferencias entre hombres y mujeres. Ambos son capaces de experimentar deseo y excitación, sin embargo, a través de mitos, tabúes o el género algunas mujeres se cohiben a la vida sexual activa mientras no estén casadas o mantengan una relación afectiva, en tanto que los jóvenes la realizan con mayor libertad y tolerancia. Para las mujeres, los códigos sexuales conservadores establecen que la actividad sexual se limite a personas “significativas”, “importantes” o “afectuosas”, y fundamentalmente tiene como objetivo la reproducción. El sexo por placer está reservado para las “chicas malas” o “locas”. Aunque en la actualidad ha ido perdiendo vigencia, aún se le pide a la joven llegar virgen al matrimonio. Si la joven viola este código, genera la reputación de ser “fácil” y se convierte en blanco de los jóvenes que solamente buscan “una aventura” o “el acostón”. Para los varones, la situación se presenta diferente. Las conquistas y aventuras son sinónimo de masculinidad y prestigio. El que no haya tenido aventuras amorosas corre el riesgo de generar sospechas respecto de su hombría. Esta doble moral sexual consolida la inequidad sexual, coloca a hombres y mujeres en papeles estereotipados por causas morales y culturales y separa
  • 23. 27 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia el componente afectivo de la relación sexual. El ejercicio prejuiciado de la sexualidad genera riesgos para la salud por ignorancia y desigualdad. Muchas jóvenes evitan el control natal porque consideran que ellas no participarán en relaciones sexuales indeseadas o inesperadas. Sin embargo, las estadísticas demuestran que aunque no lo hayan considerado se ven involucradas en relaciones sexuales inesperadas y enfrentan embarazos no deseados. Aun conociendo los métodos de anticoncepción, algunas mujeres no los usan por diversas razones: Por ser mal visto que una mujer tenga iniciativa en esa actividad, por ser cuestionado que ejerza el sexo por placer, porque suponen que los varones tienen experiencia y deben decidir en el terreno de la sexualidad, porque a la mujer se le ha enseñado a obedecer, porque la mujer considera que la reproducción es su función natural, porque no son capaces de comunicarse asertivamente, por cuestiones morales o religiosas, por temor a las consecuencias, etc. Estas son sólo algunas de las múltiples causas que es necesario considerar. Por su parte, a los varones se les ha enseñado que deben ejercer seducción y presión sobre la mujer, asimismo, a asumir la reproducción como un hecho femenino. Esto lleva a los varones a considerar los métodos de anticoncepción como “asunto de la mujer”. Es también un hecho que los adolescentes temen ser demasiado directos si proponen alguna forma de protección. Sin embargo, cuando se piensa o habla de un posible coito se requiere hablar de protección. En las parejas de adolescentes donde media el afecto los contactos sexuales tienden a ser más frecuentes y prolongados, aun cuando no llegue a formarse un matrimonio. Esta situación coloca a la pareja en situaciones de mayor riesgo de embarazo no deseado o de abortos provocados. Por tanto, es necesario que estén informados sobre anticoncepción para evitar situaciones que amenacen después su estabilidad personal. La vieja moral sexual que apenas deja espacio para el placer y la satisfacción personal, ha sido puesta en entredicho por la juventud. Los valores relativos a la fidelidad, la virginidad y el sexo como fin exclusivo de la procreación han cambiado entre los jóvenes. En ocasiones se ha ido al extremo de plantear la absoluta libertad sexual, sin afecto y sin compromiso. Al paso del tiempo han surgido evidencias de la importancia que tienen los celos, la competencia y la seguridad en la relación. La pareja estable, continúa siendo fuente de armonía y satisfacción.
  • 24. 28 LA SEXUALIDAD MADURA CUMPLE CUATRO FUNCIONES: LA PROCREACIÓN, EL INTERCAMBIO AFECTIVO, LA EXPRE- SIÓN SOCIAL Y LA OBTENCIÓN DE PLACER. SI SOLAMENTE SE BUSCA PLACER, ES NECESARIO CONSIDERAR QUE AL REALIZAR UN COITO SIN PROTECCIÓN SE CORRE EL RIESGO DE UN EMBARAZO INESPERADO. No obstante la amplia gama de posibilidades que cubre la sexualidad y el aparente reconocimiento de ello, en las sociedades industrializadas existe aún resistencia a desvincular la sexualidad de la reproducción. El sexo continúa siendo tema “tabú” impregnado de misterio y represión, de modo que no se enseña a los/las jóvenes a reconocer su cuerpo y emplearlo de manera responsable en el ejercicio de su sexualidad. Placer es un estado de bienestar, resultado de haber satisfecho las necesidades, gustos o deseos de la persona. Lo que es naturalmente placentero se consigue sin prejuicios, temor o injusticia; sin producir dolor momentáneo o posterior hacia uno mismo o hacia los demás. La apropiación del cuerpo (conocerlo, quererlo, respetarlo, sentirlo como propio), es básico para una sexualidad sana y placentera. Sin embargo, la estructura social, los medios masivos de comunicación y otras instituciones sociales, sumergen a los jóvenes en la confusión de “lo bueno”, “lo que debe de ser”, “lo adecuado”, etc. Mientras por un lado se exige a las mujeres abstinencia y virginidad, por el otro se impulsa a los varones a una libertad sexual. Esto se desarrolla en medio de un bombardeo de estímulos visuales emitidos por los diversos medios de comunicación masiva en los cuales “la belleza” y la “provocación” son estereotipos que se buscan en la mujer. En cuanto a los hombres, las características de un Apolo, el éxito económico y la dominación los llevarán a obtener a la “rubia que todos quieren”. A pesar de la censura, la represión y la ignorancia no se ha podido contener la expresión sexual de los/las jóvenes, y continuamente se ven envueltos en relaciones que amenazan su estabilidad biopsicosocial. Los/las adolescentes, entonces, tratan de resolver su conflicto entre el ser y el deber ser carentes no sólo de formación de valores sino también de información sexual. En esta situación, inician su vida sexual sin la menor protección anticonceptiva.
  • 25. 29 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia LOS PROGRAMAS DIRIGIDOS A ADOLESCENTES, DEBERÁN PROPORCIONAR INFORMACIÓN Y ORIENTACIÓN TEN- DIENTE A MODIFICAR LOS MODELOS ESTEREOTIPADOS DE MUJER Y VARÓN, PORQUE EN ELLOS SE DEFINEN LAS IDENTIDADES MASCULINA Y FEMENINA ASÍ COMO LA FORMA DE RELACIÓN QUE HAN DE ESTABLECER. ADEMÁS, SE REQUIERE ELIMINAR MITOS, PREJUICIOS Y CONVEN- CIONALISMOS COMO EL QUE SOSTIENE QUE LA MUJER PIERDE SU VALOR POR HABER TENIDO RELACIONES SEXUALES O QUE LOS HOMBRES SON MÁS HOMBRES MIENTRAS MÁS MUJERES TENGAN. El ejercicio de la sexualidad requiere asumirse como un derecho, pero un derecho que se ejerce de manera informada, con responsabilidad y en condiciones de autonomía y equidad; sin dominio, violencia o imposición. Para ello, los/las jóvenes requieren saber quiénes son, qué quieren y reconocer el valor personal (tener identidad definida y alta estima). A partir de la definición de sí mismos y de la seguridad personal, pueden ser congruentes en su actuación social. Esto les permitirá compartir sus cualidades con sus semejantes en vez de competir en contra de ellos. Lograr la identidad y la autonomía personal son resultado de la separación de la tutela familiar y del reconocimiento de sus propias necesidades y satisfactores. Conlleva la definición de los propios valores y expectativas. Presupone también trasladar hacia el exterior el afecto depositado en los padres. En esas condiciones el/la joven puede expresar su sexualidad con una pareja que le proporcione las condiciones de estabilidad, seguridad, confianza, respeto y afecto; y poder proyectar esas mismas condiciones en sus potenciales futuros hijos. Los/las adolescentes pueden determinar el momento de iniciar su actividad sexual con un conocimiento más profundo y una actitud más libre. No obstante, en ese momento trascendental de su vida requieren contar con los conocimientos necesarios, además de las medidas preventivas para proteger su salud.
  • 26. 3. Embarazo en la adolescencia
  • 27. 33 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia El embarazo en la adolescencia es aquel que ocurre en mujeres menores de 20 años (Stern, 1997). A nivel mundial, cada año nacen 15 millones de niños(as) de mujeres menores de 20 años, lo que representa la quinta parte de todos los nacimientos anuales registrados. De ellos, aproximadamente el 60% no son planeados (IPAS, 1999). Este hecho es motivo de preocupa- ción de varios sectores e interés de diversos investigadores, debido a los riesgos biopsicosociales a que conlleva (Villar y Cols, 1992). En México el número de mujeres adolescentes se incrementó de manera importante durante los últimos treinta años. En 1970 había aproximada- mente 5.7 millones, para el año 2000 esta población casi se duplicó al llegar a 10.7 millones. En contraste, durante éste mismo periodo la tasa de nacimientos en madres adolescentes descendió de forma considerable, mientras que en 1970 había 58 nacimientos por cada mil mujeres adolescentes, para el año de 1998 se redujo a 36 nacimientos por cada mil (CONAPO, 1998). De acuerdo con las proyecciones de población elaboradas hasta el año 2050 por el Consejo Nacional de Población (1999), se estima que la población entre 10 y 19 años, debido al peso de la inercia demográfica, continuará aumen- tando hasta el año 2006 con un máximo histórico de 21.8 millones, y entonces empezará a reducir su tamaño para alcanzar 13.5 millones en el año 2050. Será, por lo tanto, imprescindible redoblar los esfuerzos institucionales, de la sociedad civil y del sector privado para satisfacer sus demandas. El objetivo de este capítulo es reconocer la magnitud del problema en nuestro país y resaltar sus repercusiones, debido a que este grupo etáreo aún se encuentra en un proceso de crecimiento y desarrollo psicosocial. Asimismo, pretende señalar los factores de riesgo en los que se puede intervenir (mediante el apoyo psicosocial), para mejorar la salud madre-hijo. En términos generales, el embarazo a cualquier edad es un evento psicosocial sumamente importante (Monroy, 1998), y muchas veces se ve matizado de situaciones adversas que pueden atentar contra las embarazadas y su producto potencial. Entre ellas se han observado condiciones psicosociales de pobreza, poco apoyo social y familiar, así como problemas de salud, pues muchas embarazadas son portadoras de enfermedades sistémicas o crónico degenerativas que se manifiestan o complican con el embarazo como son: la hipertensión arterial, la diabetes y otras enfermedades metabólicas; 3. Embarazo en la adolescencia
  • 28. 34 enfermedades carenciales como desnutrición y anemia; enfermedades neoplásicas, además de enfermedades infecciosas y parasitarias. En el grupo adolescente se ha observado que frecuentemente aparecen complicaciones durante el embarazo tales como: preeclampsia, eclampsia, anemia, infecciones de las vías urinarias, infecciones de transmisión sexual -incluyendo el VIH/SIDA-, virus del papiloma humano y finalmente el aborto. En cuanto al producto, se presentan antecedentes de prematurez, bajo peso, retardo en el desarrollo cognitivo y retardo en el crecimiento físico. Estas complicaciones junto con el impacto psicosocial, traen aparejado el incremento de la morbimortalidad materno infantil (De la Garza, 1997). Es importante subrayar el hecho de que el embarazo en una mujer menor de 20 años es considerado por la Organización Mundial de la Salud como un embarazo de riesgo, en el que se afecta la salud tanto de la madre como del embrión en desarrollo. Las implicaciones de riesgo obstétrico en la adolescencia temprana incluyen un incremento en la frecuencia de desproporción céfalo-pélvica, condición que amerita la realización de operación cesárea para la resolución del evento obstétrico y cuando el embarazo ocurre en una adolescente con desnutrición se incrementa significativamente la morbilidad y mortalidad materna. En efecto, poco más del 13% de las defunciones maternas ocurren en mujeres menores de 20 años. Por otra parte, la frecuencia de defectos al nacimiento de tipo multifactorial incluyendo bajo peso, aberraciones cromosómicas y malformaciones congénitas, ocurren en madres adolescentes en una proporción significativamente mayor, en comparación con las embarazadas adultas. El inicio de la maternidad a edades tempranas esta relacionado con diversas situaciones que podrían reducir las ya de por sí pocas oportunidades de desarrollo de los/las jóvenes en un ambiente de limitaciones como las que observamos en nuestro país, entre otras las de educación y capacitación para la integración a la fuerza productiva; reforzadas por el rechazo social, familiar y en algunos casos del compañero(a). El embarazo temprano con sus repercusiones es uno de los problemas más evidentes que plantea la práctica sexual no protegida y su incidencia es mayor en los grupos más vulnerables. La actividad sexual se considera comúnmente como un indicador de riesgos psicosocial, en el caso de los/las jóvenes de las zonas urbanas la relación sexual temprana se asocia con el uso de métodos anticonceptivos poco efectivos (ritmo, coito interrumpido), el consumo de tabaco, alcohol y marihuana (Orr y cols., 1991).
  • 29. 35 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia El debate acerca de las consecuencias que tiene el embarazo en adoles- centes sobre salud de la madre y su hijo es variable. Al tener sesgos, algunas veces no permiten ver que es un problema que no sólo afecta lo biológico, sino también la esfera psicológica y social (Menken, 1980). Además de los riesgos a la salud que conlleva el embarazo en las etapas tempranas de la vida, debe considerarse la importante secuela psico-social que un embarazo no planeado imprime en las adolescentes y en las jóvenes, particularmente los cambios sustantivos en sus proyectos de vida y su contribución a la deserción escolar; una deserción escolar muy costosa para las adolescentes y jóvenes por tratarse de niveles de educación secundaria, preparatoria y aun universitaria. Considerar las condiciones biológicas conjuntamente con las psicológicas y sociales, es una circunstancia de integración muy importante en el proceso de fomento de una cultura de salud entre los/las jóvenes, ya que algunas veces se les brinda información sobre sexualidad, embarazo, métodos anticonceptivos, etc., sin embargo desconocen a donde acudir en caso de necesitar metodología anticonceptiva, o en caso de embarazo, a donde acudir oportunamente para solicitar atención prenatal. Algunos estudios demuestran que adolescentes embarazadas que llevaron un buen control prenatal mostraron una adecuada evolución, incluso mejor que la observada en grupos de mujeres de mayor edad. Para Toro (1992), la mayor incidencia de complicaciones en hijos de adoles- centes de somatometría, peso y calificación Apgar; se deben más a factores sociales que a determinantes biológicos. Es necesario reconocer que aunado a la pobre sensibilización, los estratos económicamente vulnerables tienen menos probabilidades de recibir cualquier cuidado prenatal o de recibirlo sera tardíamente. Estas circunstancias empeoran en el área rural. Dentro de las posibles causas que influyen en la aparición de los embarazos no planeados se mencionan factores personales, familiares y sociales. Entre los más sobresalientes están la pobre o nula educación sexual, las cuestiones de género, la doble moral sexual, la baja autoestima, el acceso limitado a servicios especializados de salud sexual y reproductiva destinados a los/las jóvenes, la escasa prevención con que los jóvenes llevan a efecto sus prácticas sexuales, el bajo uso de métodos anticonceptivos seguros, así como la edad de la primera experiencia sexual y como marco el nivel socio- económico. Aunado a lo anterior, el periodo adolescente en sí mismo representa un riesgo, por las características propias de el/la jóven como son: emergencia del impulso sexual, idealismo, impulsivilidad, sentimiento de invulnerabilidad y necesidad de alcanzar su identidad y autonomía.
  • 30. 36 La actividad sexual premarital es muy común entre los jóvenes, y su frecuencia varía de acuerdo a los sexos y condiciones socioeconómicas. En encuestas de Salud Reproductiva entre los jóvenes de América Latina se reporta que la primera relación sexual varia entre los 13 y 16 años para los varones y entre los 16 y 18 para las mujeres. La edad varía de una región a otra y la impresión actual es que los y las jóvenes comienzan la actividad sexual a más temprana edad, aunque en un ambiente desfavorable y carecentes de información acerca de sus posibles repercusiones y de las formas para evitarlas. En México se han realizado esfuerzos para investigar el comportamiento sexual de los/las jóvenes mexicanos, aunque no se ha logrado precisar su comportamiento y problemática. En la encuesta realizada por la Dirección General de Planificación Familiar denominado: “Comportamiento Reproductivo de los Adolescentes en el Área Metropolitana de la Ciudad de México” (ECRAM, 1987), se reporta la edad promedio de la primera relación sexual a los 16 años en los hombres y a los 17 años en las mujeres. Según los resultados de la evaluación al servicio especializado para adoles- centes de la Secretaría de Salud, efectuada en diez estados de la República (1999), el 45.7% de los/las usuarios(as) del servicio ya habían tenido relaciones sexuales al momento de asistir al servicio, iniciando en promedio a los 15.8 años de edad. De ellos, el 80% tuvieron la primera relación sexual con novios(as) y amigos(as) y solamente el 6% con una pareja estable. Estos resultados muestran que las relaciones prematrimoniales entre los adolescentes son frecuentes. Por otro lado, el principal motivo de asistencia al servico especializado fue por consulta prenatal (23.5%), así como por otras causas relacionadas con la reproducción. Esto señala que el servicio especializado ha sido más solicitado por madres adolescentes. De la misma evaluación, y a partir de encuestas efectuadas en población estudiantil de 10-19 años, se obtuvo que el 94.2% de los encuestados conoce al menos un método anticonceptivo y el 64.5% con relaciones sexuales utilizaron un método anticonceptivo en su última relación sexual, principalmente el condón. Por su parte, la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar (MEXFAM, 1999), realizó una encuesta para su programa “Gente Joven”, e informa que la edad promedio de la primera relación sexual en la población estudiada por arriba de los 15 años, es ligeramente más alta para las mujeres que para los hombres. A los 19 años, el 60% de los varones declaró ya tener actividad sexual, mientras que esto ocurre en el 21% de las mujeres. Cabe señalar que los y las adolescentes que no asisten a la escuela parecen tener mayor actividad sexual que los y las jovenes que sí permanecen estudiando.
  • 31. 37 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia El porcentaje de adolescentes mujeres que declararon haber tenido un embarazo fue de 6.9%. El 14.3% de las mujeres de 18-19 años encuestadas había estado alguna vez embarazada. Casi el 40% de las adolescentes entrevistadas que han tenido algún embarazo mencionaron que no lo habían planeado. En el grupo de adolescentes entre 13-19 años encuestados, el 80% sabía de la existencia de métodos anticonceptivos. Si a este grupo se le agrega la población de 10-12 años y se considera al grupo de edad de 10-19 años este indicador baja al 50%. Esto señala que el conocimiento sobre anticon- cepción se asocia positivamente con la edad. El condón es el método del cual han oido hablar más. Dentro de la misma encuesta, en lo referente al empleo de métodos anticon- ceptivos el 44% de los entrevistados declaró haber usado un método anticonceptivo en su primera relación sexual. Los y las jóvenes que asisten a la escuela usaron un método anticonceptivo en mayor medida que los que no asisten. Entre los y las jóvenes que han tenido actividad sexual, el 73.2% alguna vez han usado métodos anticonceptivos. La declaración de uso de métodos anticonceptivos es mayor entre los varones que entre las mujeres (77.7% contra 65%). Según se señala en la propia encuesta, sería necesario indagar la causa del poco uso de métodos entre las mujeres, considerando que las mayores repercusiones del embarazo no planeado recaén sobre ellas. Entre otras investigaciones referentes al comportamiento sexual y el embarazo en adolescentes, encontramos un estudio realizado en un hospital de la Secretaria de Salud de la Ciudad de México (Ehrenfeld, 1997), en el que las adolescentes estudiadas tuvieron en promedio 1.2 embarazos a los 16.9 años, lo que indicaba que de cada 5 mujeres una de ellas al momento de la atención enfrentaba su segundo evento reproductivo. Es de hacer notar que el 37% de las primigestas estaban comprendidas entre los 12 y 14 años, y de ellas al 70% les hubiera gustado posponer el embarazo. Lo cual nos hace reflexionar sobre la evolución que ha tenido este fenómeno y la importancia de concretar acciones preventivo-asistenciales que permitan abordar integralmente esta situación y proponer soluciones congruentes a las necesidades particulares de cada región. Es necesario tomar en cuenta el contexto socioeconómico en que se presenta este fenómeno, para preparar estrategias preventivo-asistenciales que permitan una intervención oportuna, de forma tal que posibilite a los/las jóvenes fortalecer sus mecanismos protectores a través de educación en salud sexual y reproductiva. El aprendizaje les permitirá tomar decisiones trascendentes de manera libre e informada, como por ejemplo posponer la
  • 32. 38 actividad sexual y la maternidad. Para el Estado, significa el compromiso de crear servicios de calidad específicos para los/las adolescentes. De igual forma, contar con profesionales especializados dispuestos a escuchar, a orientar y atender las necesidades particulares en: anticoncepción, intervención oportuna para vigilancia del embarazo, la atención adecuada previa al parto y el puerperio, cuidar el postevento obstétrico, recomendar la lactancia materna y la anticoncepción postevento obstétrico. El desafío es enorme y exige involucrar a los y las adolescentes y jóvenes, a sus padres, a sus maestros y en general a todos los agentes sociales relevantes, en una verdadera cruzada nacional que contribuya a proteger su salud. Una acción en el corto plazo deberá ser la inclusión en los servicios especializados para adolescentes de acciones de información y orientación en la prevención e identificación de casos de violencia intrafamiliar y la atención a las víctimas de violencia en la población adolescente. Todo esto implica una estrategia efectiva que involucre y comprometa a los jóvenes en el diseño de programas viables con aceptación social, para lograr un comportamiento sexual responsable entre los/las jóvenes adolescentes.
  • 33. 4. Repercusiones psicosociales del embarazo no planeado durante la adolescencia
  • 34. 41 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia La sexualidad es inherente al ser humano, es parte integral del ser y existe desde la concepción hasta la muerte. Particularmente durante la adoles- cencia la sexualidad cobra gran significado, se vincula estrechamente con la forma de vida de los/las adolescentes y con la problemática de salud que en ese momento puede presentarse para ellos, como embarazos no planeados ni deseados e infecciones de transmisión sexual. El nacimiento de un hijo, cuando es planeado y deseado, es un acontecimiento que llena de orgullo y alegría a los futuros padres. Cumple la función de perpetuar la especie y representa la posibilidad de expresar amor, cuidados y trascender a través de los hijos. Sin embargo, cuando no es planeado genera temores de como enfrentarlo, por los cambios que este hecho puede generar sobre el proyecto de vida. En el caso de los/las adolescentes, deben enfrentar las posibles respuestas de la pareja, la familia, los amigos y las instituciones; la posibilidad de abandono de la escuela, la ruptura con el/la compañero(a), el matrimonio forzado, la salida del círculo de amigos y finalmente la responsabilidad que implica tener un hijo. En la especie humana el periodo durante el cual un niño(a) debe ser alimentado, protegido y enseñado a sobrevivir es extenso. Padre y madre unidos asumen la responsabilidad del cuidado del nuevo ser. No obstante, los adolescentes no se encuentran completamente preparados para asumir tal responsabilidad. Las consecuencias del embarazo y la crianza se relacionan con aspectos no sólo de salud sino también psicológicos, socioeconómicos y demográficos, y sus efectos pueden reflejarse sobre la joven madre, el hijo, el padre adolescente, las familias y la sociedad. LA MADRE ADOLESCENTE Los cambios que genera un embarazo se suman a los cambios psicosociales de la etapa adolescente (rebeldía, ambivalencia, necesidad de independencia, confusión de su imagen corporal, búsqueda de identidad y aislamiento), por lo tanto se producen temores, desequilibrio emocional, depresión, angustia, somatizaciones, intentos de aborto y en ocasiones de suicidio. 4. Repercusiones psicosociales del embarazo no planeado durante la adolescencia
  • 35. 42 Algunas de ellas contemplan como alternativa el aborto. De decidirlo, enfrentarán problemas económicos (hay que pagarlo), morales (sentimientos de culpa), biológicos (generalmente se hacen en condiciones insalubres) y legales (está penado por la ley). A lo largo de su vida será una situación que desearán ocultar. Si la joven continúa con el embarazo ocultando su situación, vivirá momentos de gran soledad, tensión, ansiedad e incertidumbre. En el momento en que se haga evidente requerirá tomar decisiones, enfrentar a la familia y a la sociedad. Algunas veces la tensión se ve incrementada por exigencias del compañero para realizar actos contrarios a sus deseos, como casarse o abortar. En México es frecuente que la madre adolescente asuma la responsabili- dad de criar a su hijo(a) a menudo con el apoyo de miembros de su familia de origen o de la familia del padre (Atkin, Ehrenfeld y Pick; 1996). El nacimiento de el/la nuevo hijo(a) puede generar confusión de roles familiares, por ejemplo: los abuelos asumen la función de padres y la madre prácticamente se relaciona como hermana mayor de su hijo(a). La carencia de recursos económicos lleva a la pareja a habitar en casa de los padres o los suegros, generando mayor dependencia familiar debido a que requieren someterse a las reglas familiares. Levine y colaboradores (citado en Atkin, Ehrenfeld y Pick; 1996) encontraron que 20 años después de haber sido madres adolescentes, las mujeres continuaban recibiendo apoyo de su familia de origen en mayor medida que las mujeres que se embarazaron a mayor edad. Así mismo, las madres adolescentes mencionaron planes a futuro más limitados, menos claros y percibían la maternidad como una situación más difícil. En casos extremos las madres son rechazadas por sus familiares, y se ven orilladas a vivir en condiciones adversas, con pocas posibilidades de bienestar y superación. CONSIDERANDO LA INEQUIDAD QUE EXISTE ENTRE HOMBRES Y MUJERES, LA ADOLESCENTE SOLTERA QUE SE EMBARAZA ESTA EXPUESTA A RECIBIR RECHAZO Y CRÍTICA POR PARTE DE LA FAMILIA Y LA SOCIEDAD. SU AUTOESTIMA SE VE DETERIORADA, SURGEN SENTIMIENTOS DE CULPA Y MINUSVALÍA.ADEMÁS,SEENFRENTAASERIOSPROBLEMAS ECONÓMICOS, ABANDONO DE SUS ESTUDIOS Y PASA A FORMAR PARTE DE LAS DESEMPLEADAS O SUBEMPLEADAS.
  • 36. 43 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia Por tales motivos, al embarazo entre adolescentes lo consideran “la puerta de entrada al ciclo de la pobreza”. Estas jóvenes tienen más probabilidades de ser pobres, abandonar los estudios, percibir bajos salarios y divorciarse. Las madres solteras también verán limitados sus derechos legales, el acceso a los servicios de salud y fácilmente pueden caer en la prostitución. Comúnmente enfrentan solas las obligaciones debido a que no cuentan con el apoyo económico ni afectivo del padre de su hijo. LOS HIJOS LOS HIJOS NO PLANEADOS NI DESEADOS DE LAS ADOLESCENTES, FRECUENTEMENTE SON NIÑOS RECHA- ZADOS (CONSCIENTE O INCONSCIENTEMENTE) POR LA MADRE Y LA SOCIEDAD. ESTÁN MÁS PROPENSOS A SUFRIR TRASTORNOS EMOCIONALES, GOLPES, ABANDONO, CARENCIAS ECONÓMICAS, AFECTIVAS Y EDUCATIVAS; O AUN DE CARECER DE UN HOGAR POR HABER SIDO ABANDONADOS. Las jóvenes que deciden tener a sus bebés en principio buscan darles cuidados y protección. Ante la dificultad económica y las limitaciones que el hijo representa para su vida personal y social, tienden a desatenderlos por periodos prolongados, generando abandono y maltrato infantil. Con el transcurso del tiempo, puede suceder que el/la hijo(a) se convierta en un obstáculo ante una eventual relación de pareja. Es frecuente que los hijos de adolescentes presenten dificultades de adaptación social y escolar. Algunos problemas comunes son: agresividad, desobediencia, falta de concentración, dificultad para el control de impulso y mayor propensión a cometer actos delictivos. EL PADRE ADOLESCENTE Para el varón, la situación se presenta diferente. Injusta e irresponsable- mente, muchos jóvenes siguen pensando que es obligación de la joven emplear métodos anticonceptivos, así mismo, adoptan una actitud negativa en el uso del condón. Si ocurre un embarazo no planeado, “no es de su incumbencia, ella no se cuidó”. Otros, en un aparente y limitado deseo de colaborar, se ofrecen a pagar un aborto. Sin embargo, muchos hombres que embarazan a una adolescente terminan abandonándola a su suerte.
  • 37. 44 Se ha observado que los adolescentes que responden más favorablemente ante el embarazo de su pareja, son los novios que previo al embarazo mantienen una buena relación con ella y su familia, y cuya perspectiva socioeconómica es más favorable (Atkin, Ehrenfeld y Pick; 1996). LA PAREJA ADOLESCENTE La pareja que se casa como consecuencia de un embarazo no deseado, tal vez no lo hagan con la persona que hubieran deseado, sino con la que tuvieron que casarse. Esto se traducirá en problemas de relación de pareja y desintegración familiar. Aun en el caso de que la pareja sea la deseada, les queda poco tiempo para ajustarse a las exigencias matrimoniales, enfrentando súbitamente las obligaciones y compromisos de la paternidad, cuando aún desean jugar y divertirse. Una pareja adolescente puede tener sentimientos de afecto real. Debido al gran cariño que se tienen mantienen vida sexual activa. Sin embargo por la incipiente identidad adulta, es casi seguro que al tiempo se modifiquen sus intereses, deseos, actitudes y afectos. La joven pareja, requiere tiempo para madurar y establecer un compromiso real. De no emplear medidas de control natal, es casi seguro que se verán involucrados en una paternidad- maternidad temprana no deseada, y en matrimonios precipitados que súbitamente los enfrenta con la responsabilidad de cuidar un hijo y un hogar. Las características personales del padre y la madre adolescente, así como la calidad de su relación, afectarán sus habilidades como padres y sus posibi- lidades para continuar con su desarrollo personal. El nivel de satisfacción que tengan como padre/madre también incidirá en la relación con el hijo(a). LA SOCIEDAD La maternidad precoz a menudo está asociada con el aumento de la fecundidad durante la vida reproductiva de las mujeres. Esto conduce a un crecimiento de la población más rápido que obstaculiza el desarrollo socioeconómico. Por otro lado, la familia y la sociedad requieren encontrar formas para ayudar a las jóvenes a sostener a sus hijos, convirtiéndose en una carga social adicional.
  • 38. 45 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia CONCLUSIONES La vida sexual activa sin protección incrementa el riesgo de verse involucra- dos en embarazos no planeados ni deseados, por desconocer o no aceptar el uso de métodos anticonceptivos y de igual manera cuando las ambiciones y proyectos de vida son muy limitados. Es más probable que los/las adolescentes con mayor nivel cultural y educativo tomen medidas de control natal, por tener ambiciones de una carrera y la mayor posibilidad de acceso a grupos culturales, sociales y deportivos. Para los padres, un hijo implica una gran responsabilidad social, económica y psicológica. Es necesario proporcionarles las condiciones de vida necesarias para que puedan desarrollarse sanamente como son: medios de subsistencia, educación, atención, tiempo y un hogar estable y seguro. Si esto se consigue la sociedad podrá evolucionar y crecer de manera sana; en el caso contrario, se perpetúan y acrecientan los problemas de pobreza, delincuencia, prostitución, abandono y maltrato infantil. La fecundación no se puede dejar en manos del azar, se requiere establecer medios de control natal. Actualmente, se cuenta con múltiples métodos anticonceptivos sencillos y eficientes que están al alcance de los adoles- centes. La atención a los adolescentes debe enfocarse en dárselos a conocer y hacérselos llegar. Es necesario educar a los/las jóvenes acerca de la responsabilidad que implica la madurez sexual y reproductiva, de forma tal que puedan vivir su sexualidad de manera segura y evitar situaciones que súbita e inespera- damente transforman su vida. Un avance importante en ese sentido es la difusión, promoción y educación en materia de salud sexual y reproductiva. No obstante, los programas requieren ser adecuado a la realidad de cada comunidad. La decisión de emplear métodos anticonceptivos requiere de la participación conjunta del hombre y la mujer, quienes pueden elegir el más adecuado a su situación particular. Los/las jóvenes necesitan información que vaya más allá de la reproducción y la anticoncepción. Es necesario que aclaren sus valores, que establezcan metas personales y fortalezcan la confianza en sí mismos.
  • 39. 5. Anticoncepción en la adolescencia
  • 40. 49 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia Debido a las experiencias acumuladas del trabajo con los adolescentes encontramos justificable un repaso acerca de los recursos anticonceptivos. En diversos estudios sobre el comportamiento sexual de los/las jóvenes se señala que los/las adolescentes inician prácticas sexuales sin ninguna protección anticonceptiva, exponiéndose, entre otras situaciones, a embarazos no deseados con todas sus consecuencias. De ahí la importancia de dar un repaso al personal operativo del tema de anticoncepción como recurso preventivo, aunque sea un tema que se ha tratado en otros momentos de su formación. 5. Anticoncepción en la adolescencia LOS AVANCES DE LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA Y TECNOLÓGICA HAN PERMITIDO DISPONER DE MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS DE GRAN EFECTIVIDAD Y GRAN SEGURIDAD, QUE LOGRAN AMPLIAR LAS OPCIONES A LAS NECESIDADES MANIFIESTAS, ASÍ COMO GARANTIZAR EL ACCESO Y DISPONIBILIDAD DE LOS MÉTODOS A LOS JÓVENES. CRITERIOS PARA LA SELECCIÓN DE MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS Durante el proceso de selección de algún recurso anticonceptivo para adolescentes, es importante recordar los siguientes lineamientos generales: el prestador de servicios debe tener los conocimientos técnicos necesarios; requiere proporcionar la consejería necesaria con un lenguaje sencillo, claro y veraz; es fundamental lograr empatía con los/las jóvenes, e identificar sus necesidades, sobre todo en el proceso de información, finalmente requiere de habilidad para lograr un compromiso de seguimiento y control. Es importante identificar no sólo las necesidades orgánicas de los adolescentes, sino también las de tipo emocional, económico, educativo y sus valores. Toda consulta de planificación familiar de primera vez, debe incluir la apertura del expediente clínico. A través de un buen interrogatorio se posibilita evaluar las condiciones de salud previa al uso de los anticonceptivos. El contenido de
  • 41. 50 la historia clínica requiere enfocarse hacia el empleo de algún método anticonceptivo, para detectar elementos de riesgo que pudieran contraindicar su uso. El personal operativo debe tener la habilidad para lograr una buena relación médico-paciente. Por ejemplo, la exploración física se realizará en un ambiente profesional y de manera ética, reconociendo y haciendo valer los derechos sexuales y reproductivos de los/las adolescentes. Previo a cualquier procedimiento, es necesario informar del por qué y para qué del mismo, así como obtener el consentimiento de el/la adolescente; en caso de que no se pueda realizar por cualquier motivo debe diferirse para otro mejor momento. Hay que garantizar que el/la usuario(a) haya comprendido el uso correcto o empleo del recurso seleccionado (incluyendo los posibles efectos colaterales o qué hacer en caso de olvido), enfatizando la necesidad de continuidad en su uso. No olvidar hacer la invitación al/la joven para acudir a los servicios en caso necesario, y motivar y convencer siempre para el seguimiento y control. En la selección de todo método anticonceptivo debemos garantizar el consentimiento informado de los/las adolescentes, en el caso de opciones permanentes recabar la firma o impresión dactilar. ES NECESARIO RECALCAR QUE POCOS(AS) JÓVENES EMPLEAN UN MÉTODO ANTICONCEPTIVO DE MANERA SISTEMÁTICA, ESTO HA SIDO MOTIVO DE PREOCUPACIÓN PARA TRATAR DE ENTENDER CUÁL ES LA VISIÓN QUE TIENEN LOS JÓVENES ACERCA DE LA ANTICONCEPCIÓN, DE SUS BENEFICIOS Y CARACTERÍSTICAS. Lo anterior, destaca la imperiosa necesidad de reforzar la educación sexual, no sólo proporcionando información acerca de la fisiología, sino que además es necesario identificar y satisfacer las necesidades individuales, las dudas, inquietudes, expectativas, etc. Es necesario revisar junto con los/las jóvenes las ventajas, desventajas, indicaciones y contraindicaciones, poniendo énfasis en la forma correcta de uso, como en el caso del condón; así como en la necesidad de acudir a consulta para la prescripción de aquellos productos hormonales que requieren control y seguimiento. Es importante no dejar de mencionar a los/las adolescentes las características de los servicios especializados para su atención como son: dirección, horarios,
  • 42. 51 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia costos, etc., para facilitar el acceso a los servicios que tengan estrategias educativo-preventivas que complementen el uso de los recursos anticoncep- tivos. Es igualmente importante invitar a los/las jóvenes a buscar información complementaria, de preferencia con gente profesional. En el proceso educativo de la sexualidad se debe involucrar a los padres de familia, pareja y maestros, además de permitir que los jóvenes participen en el desarrollo de modelos educativos (carteles, teatro, etc.). Mediante esto, los adolescentes pueden contar con el conocimiento y apoyo necesarios para decidir por sí mismos, de manera responsable, sobre su comporta- miento sexual. En el proceso educativo se pueden presentar algunos jóvenes que tienen información sobre tecnología anticonceptiva no disponible en nuestro país, la cual fue proporcionada por algún agente promotor de salud o algún medio de comunicación. En estos casos es necesario aclarar acerca de la disponi- bilidad y costo del método mencionado. RECORDEMOS LOS PUNTOS FUNDAMENTALES QUE ES NECESARIO SEGUIR JUNTO CON EL/LA ADOLESCENTE DURANTE EL PROCESO DE SELECCIÓN DE ALGÚN MÉTODO ANTICONCEPTIVO: Ǡ Evaluar las necesidades de los adolescentes no sólo desde un punto de vista orgánico, sino también de sus necesidades emocio- nales, económicas, valores culturales, educativos, religiosos, etc. Ǡ Evaluar a través de un buen interrogatorio y asentar en la historia clínica las condiciones de salud previa al uso del método anticoncep- tivo, detectando elementos de riesgo que pudieran contraindicar el empleo de algún método. Ǡ Realizar la exploración física en un ambiente profesional y de manera ética. Ǡ Previo a cualquier procedimiento, obtener el consentimiento de el/la adolescente e informar el por qué y para qué, en caso de no poderlo realizar diferirlo para mejor ocasión. Ǡ Reconocer, aceptar y facilitar la práctica de los derechos sexuales y reproductivos de los/las adolescentes. Ǡ Garantizar hasta el máximo posible que el/la usuario(a) haya comprendido el uso correcto del método seleccionado (incluyendo los posibles efectos colaterales o qué hacer en caso de olvido), resaltando la importancia de su uso continuado.
  • 43. 52 A continuación se mencionan algunas características de los métodos de anticoncepción. Ǡ Reconocer, aceptar y facilitar la práctica de los derechos sexuales y reproductivos de los/las adolescentes. Ǡ Garantizar hasta el máximo posible que el/la usuario(a) haya com- prendido el uso correcto del método seleccionado (incluyendo los posibles efectos colaterales o qué hacer en caso de olvido), resaltando la importancia de su uso continuado. Ǡ No olvidar hacer la invitación para acudir a consulta en caso necesario y enfatizar la necesidad de seguimiento y control. Ǡ Mencionar las ventajas y desventajas de los métodos anticoncep- tivos, incluyendo los recursos tecnológicos modernos disponibles para los adolescentes. Aunque en la realidad habrá que equilibrar entre los métodos anticonceptivos indicados para los adolescentes y la disponibilidad de estos en México. Ǡ Aclarar a los/las jóvenes que no existe un mejor o peor método para ellos, sino el que esté adecuado tanto a las necesidades individuales como de pareja. MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS TEMPORALES Ǡ Hormonales orales ġHormonales orales combinados ġHormonales orales de progestina sola Ǡ Hormonales inyectables ġHormonales inyectables combinados ġHormonales inyectables que sólo contienen progestina Ǡ Método hormonal subdérmico Ǡ Dispositivo intrauerino Ǡ Métodos de barrera y espermaticidas Ǡ Naturales o de abstinencia periódica MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS PERMANENTES Ǡ Oclusión tubaria bilateral Ǡ Vasectomía sin bisturí
  • 44. 53 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia Los métodos anticonceptivos se clasifican en dos grandes grupos: métodos temporales o reversibles y métodos permanentes o no reversibles. La reversibilidad se refiere al retorno a la fecundidad. Métodos anticonceptivos temporales - Anticonceptivos hormonales Los anticonceptivos hormonales son recursos anticonceptivos de tipo temporal que contienen hormonas esteroides sintéticas. Actualmente se encuentran disponibles en tres presentaciones: hormonales orales, hormonales inyectables y los implantes subdérmicos. - Hormonales orales La anticoncepción oral es una opción efectiva y segura para las mujeres que desean regular su fecundidad en forma temporal, y que están dispuestas a la toma adecuada del anticonceptivo. En México existe una amplia gama de opciones con diferentes formulaciones, concentraciones y presentaciones y se ubican en dos grupos: Ǡ Hormonales combinados (estrógeno con progestina) Ǡ Monohormonales (que contienen sólo progestina) Usados de manera adecuada los anticonceptivos hormonales orales tienen una alta efectividad. De acuerdo con diversos estudios es de 99% para las formulaciones combinadas y de 90 a 97% para las formulaciones que sólo contienen progestina. Además, se ha descubierto que los progestá- genos incluidos en las nuevas formulaciones han garantizado eficacia y disminución importante de efectos colaterales en las usuarias. Los anticonceptivos orales contienen hormonas esteroides sintéticas, como se anotó y de acuerdo a su formulación existen dos tipos: Ǡ Formulaciones combinadas que contienen una progestina y un estrógeno, ambos a dosis bajas. Las formulaciones más utilizadas contienen como progestina: norgestrel, levonorgestrel, desogestrel o gestodeno; combinada (la progestina) con etinil estradiol. La presentación
  • 45. 54 farmacéutica es en ciclos de 21 o 28 grageas o tabletas. En la presen- tación de 28, las primeras 21 contienen los ingredientes hormonales y las 7 últimas contienen hierro o placebo. Ǡ Formulaciones que sólo contienen progestina. Las formulaciones más utilizadas contienen levonorgestrel o linestrenol. La presentación farmacéutica es en ciclos de 28 ó 35 grageas o tabletas. LOS ANTICONCEPTIVOS ORALES COMBINADOS PREVIENEN EL EMBARAZO NO PLANEADO, FUNDAMENTALMENTE A TRAVÉS DE INHIBIR LA OVULACIÓN. UN MECANISMO ADICIONAL ES EL DE INDUCIR CAMBIOS EN LA CONSIS- TENCIA DEL MOCO CERVICAL, FORMANDO UNA BARRERA QUE IMPIDE EL PASO DE LOS ESPERMATOZOIDES. LOS ANTICONCEPTIVOS ORALES QUE SÓLO CONTIENEN PROGESTINA NO INHIBEN LA OVULACIÓN Y SU EFECTO PREVENTIVO DEL EMBARAZO ES DEBIDO A LOS CAMBIOS EN LA CONSISTENCIA DEL MOCO CERVICAL, QUE CONSTI- TUYE UNA BARRERA QUE IMPIDE LA MIGRACIÓN DE LOS ESPERMATOZOIDES POR EL APARATO REPRODUCTOR FEMENINO. TAMBIÉN HAY CAMBIOS EN EL ENDOMETRIO AL ALTERAR LA PROLIFERACIÓN DEL EPITELIO; EN EL MIOMETRIO Y EN LAS TROMPAS UTERINAS TIENEN EFECTO ALTERANDO LA MOTILIDAD DEL MÚSCULO LISO. SON UNA OPCIÓN CUANDO NO ESTÁ INDICADO EL USO DE DERIVADOS ESTROGÉNICOS. Para los anticonceptivos orales combinados, se ha establecido el inicio de la toma de la primera tableta o gragea dentro de los primeros cinco días del ciclo menstrual en una dosis diaria, de preferencia a la misma hora. Se recomienda que sea después de la cena para minimizar la náusea, efecto colateral que se presenta en algunas ocasiones durante los primeros meses. En los paquetes de 21 tabletas o grageas se ingiere una diariamente durante 21 días consecutivos seguidos de siete días de descanso. Los ciclos subsecuentes deben iniciarse al concluir los 7 días de descanso. Para los paquetes de 28 tabletas o grageas se ingiere una diariamente durante 28
  • 46. 55 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia días; los ciclos subsecuentes se inician al concluir el ciclo previo. En la presentación de 28 grageas o tabletas, las 7 últimas están hechas con una sustancia inerte. Para los anticonceptivos orales sólo de progestina, el ciclo de trata- miento se inicia con la toma de la tableta o gragea el primer día de la menstruación. Posteriormente se ingiere una tableta o gragea diaria en forma ininterrumpida, incluso durante el sangrado menstrual. En el postparto o postcesárea cuando la mujer está lactando se debe iniciar después de la sexta semana; si no está, después de la tercera semana. Si la mujer suspende la lactancia puede recomendarse el cambio a otro método anticonceptivo. Debido a la menor duración de la efectividad anticonceptiva del método, es importante tomar la tableta a la misma hora. Tanto en los orales combinados como en los que sólo contienen progestina, es imprescindible que la mujer realice la toma diaria, ya que si llega a ocurrir el olvido de ingesta de una sola tableta el método puede fallar. Es necesario informar a la usuaria que al suspender el método intencionada o accidentalmente el retorno a la fertilidad puede ser inmediato. En caso de olvidar la toma de las pastillas anticonceptivas, las indicaciones son las siguientes: Para los anticonceptivos orales combinados Ǡ Si se olvidó tomar la tableta un día, se deberán ingerir dos tabletas al día siguiente. En cuanto se acuerde tomar una tableta y por la noche otra (implica tomar dos tabletas en un día) y continuar con la toma diaria. Ǡ En el caso de que olvide tomar la tableta durante dos días consecutivos, tomará dos tabletas diarias en los dos días siguientes, empleando un método de barrera los siguientes siete días. Ǡ Si se olvidó tomar tres tabletas consecutivas, deberá suspender la ingestión de las restantes y usar un método de barrera por el resto del ciclo, reiniciando la toma de tabletas en el siguiente ciclo menstrual. Si hubo contacto sexual en las últimas 72 horas, antes de suspender la toma se recomienda la ingestión de cuatro tabletas en una sola toma y cuatro más adicionales en otra toma 12 horas después.
  • 47. 56 Para los anticonceptivos que sólo contienen progestina Ǡ Si olvida tomar una o más tabletas, es necesario emplear un método de barrera, descartar la posibilidad de embarazo y reiniciar el ciclo. Ǡ La diarrea y vómito intenso pueden interferir con la efectividad de éste método. En estos casos es necesario recomendar el uso de un método de barrera. Indicaciones, precauciones y contraindicaciones en el uso de anticon- ceptivos orales combinados. Indicaciones Ǡ Mujeres en edad fértil con vida sexual activa, nuligestas, nulíparas o multíparas, que desean protección anticonceptiva temporal. Ǡ Mujeres en el postaborto Ǡ Mujeres en el postparto o postcesárea, únicamente cuando no estén lactando. Precauciones Los prestadores de servicios deberán valorar los beneficios y riesgos del uso de este método en las siguientes condiciones: Ǡ Mujeres de 40 años y más Ǡ Tabaquismo intenso a cualquier edad; tabaquismo moderado en mujeres de 35 años y más. Ǡ Antecedentes de cáncer mamario o presencia de tumoraciones mamarias no diagnosticadas. Ǡ Cáncer o lesiones preneoplásicas del cérvix uterino Ǡ Hipertensión arterial moderada (140-159/90-99 mmHg) Ǡ Hiperlipidemias, diabetes no complicada y alteraciones de la coagulación. Ǡ Uso de rifampicina, griseofulvina o anticonvulsivantes
  • 48. 57 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia Contraindicaciones El uso de anticonceptivos orales combinados está formalmente contraindi- cado en las siguientes condiciones: Ǡ Embarazo, sospecha de embarazo Ǡ Lactancia materna (en los primeros 6 meses postparto) Ǡ Cáncer de mama o del cérvix Ǡ Antecedentes o presencia de enfermedad tromboembólica, incluyendo trombosis venosa profunda, embolia pulmonar, accidente cerebro- vascular, cardiopatía isquémica o cardiopatía reumática. Ǡ Hipertensión arterial severa (≥160/100 mmHg) con o sin enferme- dad vascular. Ǡ Diabetes con complicaciones vasculares o de más de 20 años de evolución. Ǡ Tumores hepáticos, hepatitis activa Indicaciones, precauciones y contraindicaciones en el uso de anticon- ceptivos orales que sólo contienen progestina Indicaciones Ǡ Mujeres en edad fértil, con vida sexual activa, nuligestas, nulíparas o multíparas, que desean protección anticonceptiva temporal de alta efectividad y seguridad, en quienes el uso de estrógenos está contraindicado. Ǡ Mujeres lactando en el postparto o postcesárea que desean un método anticonceptivo temporal y que no hayan aceptado el uso del DIU medicado de cobre; en este caso la administración se inicia a la sexta semana posterior al evento obstétrico. Al suspender la lactancia materna se puede recomendar el cambio a otro método anticonceptivo. Ǡ Mujeres en el postaborto Precauciones Los prestadores de servicio deberán valorar los beneficios y riesgos en el uso de este método en las siguientes condiciones: Ǡ Irregularidades del sangrado menstrual Ǡ Tumoraciones de mama no diagnosticadas
  • 49. 58 Ǡ Cáncer o lesiones preneoplásicas del cérvix uterino Ǡ Cefalea intensa, incluyendo migraña con signos neurológicos focales Ǡ Depresión severa Ǡ Hiperlipidemias, diabetes, hepatitis activa y cirrosis Ǡ Tumores hepáticos Ǡ Insuficiencia renal Ǡ Uso de rifampicina, griseofulvina o anticonvulsivantes Contraindicaciones El uso de este método está formalmente contraindicado en las siguientes condiciones: Ǡ Embarazo o sospecha de embarazo. Ǡ Hipertensión arterial severa (≥160/100 mmHg) con o sin enfermedad cardiovascular. Ǡ Cardiopatia isquémica Ǡ Cáncer de mama o del cérvix Ǡ Sangrado vaginal de etiología no determinada Las causas que ameritan suspender el uso de anticonceptivos orales son: Para los orales combinados Ǡ Sospecha o embarazo confirmado Ǡ Presentar signos o síntomas de riesgo, como dolor intenso en el pecho y dificultad para respirar, dolor intenso en las piernas o en el abdomen, intolerancia a los hormonales, ictericia, así como en los casos de cefalea severa y alteraciones visuales. Ǡ Suspensión temporal dos semanas antes de una cirugía mayor electiva o durante inmovilizaciones prolongadas de alguna extremidad. Se puede reiniciar la toma dos semanas después. Para los orales que sólo contienen progestina Ǡ Embarazo confirmado Ǡ Intolerancia a las alteraciones del ciclo menstrual
  • 50. 59 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia El uso de anticonceptivos orales brinda beneficios adicionales para la salud de las usuarias como son: Orales combinados Ǡ Disminuyen el riesgo de cáncer de ovario y cáncer de endometrio Ǡ Disminuyen el riesgo de embarazo ectópico Ǡ Ofrecen protección parcial contra la enfermedad inflamatoria pélvica Ǡ Regularizan la periodicidad del sangrado menstrual Ǡ Disminuyen o evitan la dismenorrea Orales que sólo contienen progestina Ǡ Disminuyen el riesgo de cáncer de endometrio y de ovario Ǡ Disminuyen el riesgo de enfermedad inflamatoria pélvica Ǡ Disminuyen la pérdida sanguínea menstrual Ǡ Disminuyen o evitan la dismenorrea - Anticoncepción hormonal postcoito o método de emergencia Es aquella empleada por la mujer para prevenir el embarazo no planeado en los casos de falla en el uso de un método anticonceptivo regular, en una relacion sexual no protegida, cuando el método ha fallado (rotura de condón por ej.), cuando el método no se ha utilizado correctamente y en caso de agresión sexual. EL RÉGIMEN HORMONAL ESTÁNDAR CONSISTE EN LA ADMINISTRACIÓN DE 200 MICROGRAMOS DE ETINIL- ESTRADIOL MÁS 1.0 MILIGRAMO DE LEVONORGESTREL, DIVIDIDO EN DOS DOSIS IDÉNTICAS CON INTERVALO DE 12 HORAS ENTRE CADA TOMA. OTRO RÉGIMEN CONSISTE EN LA ADMINISTRACIÓN DE 1.5 MILIGRAMOS DE LEVONOR- GESTREL SIN ESTRÓGENO ADICIONAL DIVIDIDA TAMBIÉN EN 2 DOSIS IDÉNTICAS CON UN INTERVALO DE 12 HORAS.
  • 51. 60 La anticoncepción de emergencia está indicada en mujeres fértiles con vida sexual activa, nuligestas, nulíparas o multíparas, que deseen un método de alta efectividad y seguridad para prevenir un embarazo no planeado en caso de falla u olvido de la toma de pastillas anticonceptivas, después de relaciones sexuales no protegidas o después de violación o estupro. No existen contraindicaciones conocidas para el uso ocasional de este método y se considera seguro incluso en aquellas mujeres que presentan contraindicaciones para el uso de anticonceptivos hormonales a largo plazo. Los efectos colaterales que pueden presentarse por lo general son leves y duran menos de 24 horas. Los más frecuentes son: náuseas, vómitos, congestión mamaria, cefalea, vértigo o mareo; pueden disminuir si la ingesta de las pastillas se acompaña de alimentos. En caso de ocurrir vómito dentro de la primera hora siguiente a la ingestión, será necesario administrar un antiemético y repetir la dosis y/o ser administrada por vía vaginal. Algunas consideraciones importantes son: Ǡ una vez establecido el embarazo, no son efectivos Ǡ si el método falla y la mujer queda embarazada no tiene efectos colaterales en el producto. Ǡ la menstruación subsecuente ocurre algunos días antes o después de lo previsto, generalmente entre una o dos semanas. CUANDO SE UTILIZAN ANTICONCEPTIVOS ORALES DE “DOSIS ALTA” QUE CONTIENEN 50 MICROGRAMOS DE ETINILESTRADIOL, SE TOMARÁ UNA PRIMERA DOSIS DE DOS TABLETAS Y LA MISMA DOSIS 12 HORAS DESPUÉS DE LA PRIMERA. CUANDO SON DE “DOSIS BAJA” (30 MICROGRAMOS DE ETINILESTRADIOL) SE TOMAN CUATRO TABLETAS EN LA PRIMERA DOSIS Y 4 MÁS 12 HORAS DESPUÉS. EN AMBOS REGÍMENES LA PRIMERA DOSIS DEBE INICIARSE TAN PRONTO COMO SEA POSIBLE, PERO DENTRO DE LAS PRIMERAS 72 HORAS POSTERIORES A LA RELACIÓN SEXUAL SIN PROTECCIÓN ADECUADA Y BAJO VIGILANCIA MÉDICA.
  • 52. 61 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia Ǡ después de la ingesta de estos regímenes, deberá existir abstinencia sexual o utilizar métodos locales hasta que se presente la menstruación para poder adoptar, cuando esté indicado, un método anticonceptivo regular. No es conveniente utilizar el método en forma regular, porque su efectividad es menor a la de otros métodos anticonceptivos orales usados en forma regular. Ǡ este método no protege de las enfermedades de transmisión sexual - Últimas recomendaciones uso anticoncepción hormonal oral Las usuarias de los métodos hormonales orales deben estar conscientes de que deben usarse correcta y sistemáticamente y que por su mecanismo de acción pueden presentarse efectos colaterales, para que la usuaria no se alarme y abandone el tratamiento, ya que su abandono en cualquier etapa del tratamiento puede exponer a la paciente a un embarazo no planeado. Hay que propiciar que los adolescentes hagan un buen uso de los métodos anticonceptivos hormonales orales llevando a cabo una buena consejería, mencionando la responsabilidad del uso en forma consistente y consciente y así poder garantizar la efectividad. Es importante mencionar que estos recursos anticonceptivos no los protegen contra las enfermedades de transmisión sexual, reconociendo que los jóvenes tienen riesgo de contraer una enfermedad de transmisión sexual y propiciar el uso de otros recursos preventivos como empleo del condón, además de pastillas anticonceptivas. Dentro de la información debemos incluir lo que debe hacer la adolescente en caso de olvido y ante esta situación se debe invitar a la usuaria de los servicios para aclarar dudas, temores y verificar que se hizo lo correcto. Es importante mencionarles también cómo funcionan los anticonceptivos de este tipo para desvirtuar temores acerca de su fertilidad futura y también el beneficio no anticonceptivo. - Hormonales inyectables Los anticonceptivos hormonales inyectables son métodos temporales de larga acción. Si se usan de manera adecuada, se ubican entre los métodos reversibles más efectivos actualmente disponibles.
  • 53. 62 Los anticonceptivos inyectables contienen hormonas esteroides sintéticas que se administran por vía intramuscular y de acuerdo a su formulación se dividen en dos grupos: Ǡ Formulaciones que sólo contienen progestina. Las formulaciones más utilizadas contienen: enantato de noretisterona, como el Noristerat® que contiene 200 mg y brinda protección anticonceptiva durante dos meses; y el acetato de medroxiprogesterona (Depoprovera® ) a la dosis de 150 mg cada 3 meses. Ǡ Formulaciones combinadas que contienen tanto una progestina como un estrógeno, que brindan protección anticonceptiva por un mes. Las formulaciones más utilizadas, conocidas por sus nombres comerciales son Cyclofem® (25 mg de acetato de medroxiprogesterona y 5 mg de cipionato de estradiol) y Mesigyna® (50 mg de enantato de noretisterona y 5 mg de valerato de estradiol). LOS ANTICONCEPTIVOS HORMONALES INYECTABLES POR SUS ALTAS DOSIS, PREVIENEN EL EMBARAZO FUNDAMEN- TALMENTE A TRAVÉS DE INHIBIR LA OVULACIÓN. A NIVEL ENDOMETRIAL NO HAY PROLIFERACIÓN, RESULTANDO UN ENDOMETRIO HIPOTRÓFICO; POR OTRO LADO, EL MOCO CERVICAL SE VUELVE ESCASO, ESPESO, NO FILANTE, FORMANDO UNA BARRERA QUE IMPIDE EL PASO DE LOS ESPERMATOZOIDES. Los anticonceptivos hormonales inyectables combinados, podrán aplicarse en el periodo intergenésico en cualquiera de los primeros cinco días del ciclo menstrual contados a partir del primer día de sangrado, también se puede aplicar en cualquier momento si se está razonablemente seguro de que no hay embarazo. Si el método se inicia después del quinto día de sangrado menstrual debe usarse simultáneamente un método de barrera durante los primeros siete días. En casos de aborto se puede administrar in- mediatamente. En el postevento obstétrico, después de un parto o cesárea, la primera dosis se aplicará después de la tercera semana, siempre y cuando la mujer no esté lactando. Las inyecciones subsecuentes deben aplicarse cada 30 ±3 días, independientemente de la presencia o no de sangrado menstrual. Fuera de este lapso, no se asegura la efectividad del método. No es recomendable su aplicación antes de 27 días.
  • 54. 63 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia En el caso de inyectables sólo de progestina, se iniciará la administración en cualquiera de los primeros cinco días del periodo menstrual. En el postparto o postcesárea la aplicación deberá iniciarse a la sexta semana después del evento obstétrico, mientras que en el postaborto puede aplicarse inmediatamente. Las dosis subsecuentes de progestina sola se aplicarán de acuerdo a las siguientes recomendaciones: el acetato de medroxiprogesterona (Depoprovera® ), cada tres meses y el enantato de noretisterona (Noristerat® ) cada dos meses; con margen de ± una semana, independientemente de la presencia o no de sangrado menstrual. Indicaciones, contraindicaciones y precauciones para los anticonceptivos hormonales inyectables combinados Indicaciones Estos anticonceptivos están indicados para mujeres en edad fértil, con vida sexual activa, nuligestas, nulíparas o multíparas incluyendo adolescentes, que deseen un método anticonceptivo hormonal de larga acción, en las siguientes circunstancias: Ǡ Antes del primer embarazo Ǡ En el intervalo intergenésico Ǡ En el postaborto Ǡ En el postparto o postcesárea después de la tercera semana, si la mujer no está lactando. Contraindicaciones Ǡ Lactancia en los primeros seis meses posparto Ǡ Embarazo o sospecha de embarazo Ǡ Tener o haber tenido cáncer mamario o de cérvix Ǡ Tener o haber tenido enfermedad tromboembólica incluyendo trombosis de venas profundas, embolia pulmonar, accidente cerebrovascular, insuficiencia cardiaca, cardiopatía isqémica y cardiopatía reumática. Ǡ Tener o haber tenido tumores hepáticos benignos o malignos Ǡ Tener enfermedad hepática aguda o crónica activa Ǡ Durante la administración crónica de rifampicina o anticonvulsivantes
  • 55. 64 Precauciones Ǡ Hemorragia uterina anormal de etiología no determinada Ǡ Fumadoras mayores de 35 años de edad Ǡ Hipertensión arterial Ǡ Diabetes mellitus no controlada Ǡ Migraña focal Ǡ Leiomatosis uterina Ǡ Insuficiencia renal Ǡ Alteraciones de la coagulación Indicaciones, contraindicaciones y precauciones para los anticonceptivos hormonales inyectables con sólo progestina Indicaciones Estos anticonceptivos están indicados para mujeres en edad fértil con vida sexual activa, nuligestas, nulíparas o multíparas incluyendo adolescentes que deseen un método temporal de larga acción e inyectable en las siguientes circunstancias: Ǡ Antes del primer embarazo, inclusive cuando el uso de estrógenos esté contraindicado. Ǡ En el intervalo intergenésico, inclusive cuando el uso de estrógenos esté contraindicado. Ǡ Mujeres en el postparto o postcesárea, después de la sexta semana si desea continuar lactando. Ǡ En el postaborto Contraindicaciones Ǡ Embarazo o sospecha de embarazo Ǡ Tener o haber tenido cáncer mamario o del cérvix Ǡ Tener o haber tenido tumores hepáticos benignos o malignos Ǡ Tener enfermedad hepática aguda o crónica activa Ǡ Durante la administración crónica de rifampicina o anticonvulsivantes
  • 56. 65 Prevención del embarazo no planeado en la adolescencia Precauciones Ǡ Hemorragia uterina anormal de etiología no determinada Ǡ Insuficiencia renal Ǡ Cardiopatía isquémica Ǡ Depresión importante Ǡ Migraña focal Ǡ Mujeres que deseen embarazarse en un periodo menor a nueve meses después de suspender el anticonceptivo. Ǡ Alteraciones de la coagulación Causas que ameritan suspender el uso de anticonceptivos inyectables Para los inyectables combinados Ǡ Sospecha de embarazo Ǡ Cefalea intensa Ǡ Alteraciones visuales Ǡ Dolor torácico intenso Ǡ Disnea Ǡ Dolor de miembros inferiores Ǡ Ictericia Ǡ Intolerancia a las irregularidades del ciclo menstrual Ǡ Persistencia o intolerancia de efectos colaterales más allá de seis meses Para los inyectables con sólo progestina Ǡ Sospecha de embarazo Ǡ Intolerancia a las irregularidades del ciclo menstrual Beneficios adicionales del uso de anticonceptivos inyectables Para los inyectables que sólo contienen progestina Ǡ Disminuyen el riesgo de cáncer de endometrio Ǡ Disminuye el riesgo de enfermedad pélvica inflamatoria
  • 57. 66 Ǡ Disminuye el riesgo de infecciones vaginales por levaduras Ǡ Disminuye el riesgo de embarazo ectópico Para los inyectables combinados Ǡ Disminuyen el riesgo de embarazo ectópico Ǡ Regularizan el patrón de sangrado menstrual Aspectos importantes en el uso de anticonceptivos inyectables Ǡ El uso de enantato de noretisterona, acetato de medroxiprogesterona Cyclofem® o Mesygina® deberá suspenderse 45 días antes de una cirugía mayor electiva o inmovilización prolongada de alguna extremidad, y reiniciarse dos semanas después. Ǡ Las usuarias de métodos inyectables deberán ser informadas que el uso de estos métodos no brindan protección preventiva de enferme- dades de transmisión sexual, incluyendo la infección por el VIH/SIDA o el virus del papiloma humano (VPH), por lo que en condiciones de riesgo deberá recomendarse el uso adicional de preservativo o condón. Ǡ Las usuarias deberán ser informadas que, al suspender el método, el retorno a la fecundidad no será inmediato; en el caso de enantato de noretisterona es en promedio de 3 a 6 meses después de la última inyección; en el caso del acetato de medroxiprogesterona es de 6 meses después de su última aplicación y en el caso de Cyclofem® y Mesygina® de 2 a 3 meses. Ǡ Utilizar totalmente el contenido de la ampolleta, de otra manera se altera la efectividad del método. Ǡ La inyección debe ser profunda en cuadrante superior externo del gluteo o en la región deltoidea. Ǡ No dar masaje

Related Documents