10
OPINIÓN
Agua y Medio Ambiente
¿Por qué explorar?
María Puig Forcano
Representante de
Shale Gas España
Los proyectos...
11
OPINIÓN
María Puig Forcano
Representante de
Shale Gas España
La fracturación
hidráulica genera
menos actividad
sísmi...
of 2

¿Por qué explorar? Tribuna de Shale Gas España

Tribuna publicada en la revista "Agua y Medio ambiente" de El Economista el 26 de noviembre de 2013.
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Technology      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - ¿Por qué explorar? Tribuna de Shale Gas España

  • 1. 10 OPINIÓN Agua y Medio Ambiente ¿Por qué explorar? María Puig Forcano Representante de Shale Gas España Los proyectos de ‘fracking’ son totalmente compatibles con las actividades habituales de la zona afectada: Agricultura, turismo... l fracking ha hecho correr ríos de tinta. Con tanta polémica, se puede perder la perspectiva. La fracturación hidráulica no es un fin en sí misma. Es un medio, una técnica bien conocida que se ha utilizado más de un millón de veces en pozos de todo el mundo. Combinada con la perforación horizontal, otra técnica que la industria conoce bien, permite acceder a las reservas de gas natural atrapado en la roca madre, reservorios cuya explotación resultaba impensable hasta hace pocos años. En otras palabras, el fracking es la llave que puede abrir la puerta a nuevos recursos de gas natural. El fin de los proyectos de exploración es, precisamente, determinar el potencial y la viabilidad de aquellos. Obtener más información sobre la riqueza de nuestro subsuelo para poder decidir si es posible, desde un punto de vista medioambiental, económico y técnico, dar un paso más y producir gas comercialmente. Hoy por hoy, son ante todo proyectos de I+D que necesitarán de un proceso de investigación de unos 4 a 6 años en los que, llegado el momento, se perforarán varios pozos exploratorios (no cientos) para extraer muestras de roca y estudiarlas, todo ello con las máximas garantías de protección para el medio ambiente y las personas. Son, por tanto, proyectos totalmente compatibles con el mantenimiento de las actividades habituales de la zona: agricultura, turismo, etc. La exploración, por sí sola, no nos hará independientes del gas importado de otros países ni veremos disminuir nuestro recibo de la luz de la noche a la mañana. La exploración sí puede, sin embargo, revitalizar la economía, sobre todo a nivel local y autonómico. Globalmente, la inversión privada que compañías internacionales y españolas comprometen con los proyectos de exploración proyectados a día de hoy se sitúa en torno a los 1.500 millones de euros. La localidad de Sotés en La Rioja es la prueba de que la industria del gas puede ser un revulsivo económico. Una prueba sísmica tridimensional para evaluar las dimensiones de un yacimiento de gas natural (convencional) se tradujo a principios de año en la movilización de más de 160 trabajadores de una docena de nacionalidades, incluyendo españoles (42 riojanos) durante varios meses. Esta actividad ha conseguido mover la economía del sector hostelero, pero también la del comercio local, de venta de combustibles o inmobiliario de la zona. El diario La Rioja, en su edición del 26 de marzo 2013, citaba al alcalde del municipio quien afirmaba que les “ha tocado la lotería”. Los trabajos de exploración en esa localidad aportarán a las arcas municipales más de 400.000 euros en tres ejercicios. Asimismo, la operadora responsable de los trabajos “abonará 250.000 euros por las licencias para construir los pozos e instalaciones necesarias, la acometida de los servicios de agua y saneamiento para uso doméstico y en compensación por la ocupación temporal de caminos.” Pero nada de esto será posible o algo más que una anécdota si no superamos los temor es que estos proyectos despiertan: ¿Arderá el grifo de mi casa si se perfora o se llega a producir gas no convencional? No. La contaminación del suministro de agua por gas biogénico (lo que muestra muy bien el documental Gasland, aunque lo atribuye incorrectamente al fracking) es un E
  • 2. 11 OPINIÓN María Puig Forcano Representante de Shale Gas España La fracturación hidráulica genera menos actividad sísmica inducida que la minería o el llenado de y vaciado de embalses de agua Agua y Medio Ambiente fenómeno conocido e identificado mucho antes de que se inventara la fracturación hidráulica. Si el pozo está bien construido nada sale ni entra. Las empresas son las primeras interesadas en hacerlo correctamente, puesto que el objetivo de la inversión es que el pozo funcione. ¿Se acabará pareciendo el paisaje de mi comarca a un colador con pozos perforados cada dos metros? No. En una fase de exploración se perfora un número muy limitado de pozos y cada uno de ellos ocupa una superficie limitada equivalente a la de uno a tres campos de futbol. En el caso de proyectos en fase de producción, gracias a las técnicas disponibles hoy en día, como la perforación de múltiples pozos con secciones horizontales que permite acceder a mayores volúmenes de reservas desde un solo emplazamiento, se consigue reducir al mínimo el impacto visual. ¿Se producirán terremotos como consecuencia de los trabajos? No. La fracturación hidráulica puede producir, como otras actividades humanas, sismicidad inducida. La evidencia científica disponible hoy, avalada por estudios exhaustivos de miles de pozos fracturados, demuestra, sin embargo, que ésta es mucho menor que otras actividades que nos rodean, entre ellas, la minería, el llenado y vaciado de embalses de agua o la geotermia de alta temperatura. Es necesario evitar las áreas donde haya fallas o estructuras que muestren actividad sísmica. El monitoreo antes, durante y tras los trabajos es igualmente esencial. ¿Afectarán estos trabajos a la disponibilidad de agua para otros usos? No. Para estimular la roca mediante fracturación hidráulica se utilizan entre 2.000 m3 y 30.000 m3 de agua por pozo. En términos relativos, el consumo por pozo es equivalente al consumo de agua de un campo de golf en menos de un mes. Además, la demanda de agua se reduce mediante el reciclado del agua de retorno o el uso de nuevas tecnologías que demandan menos cantidades de agua caso de llegarse a una fase de producción. Y así podríamos seguir desmontando mitos y aclarando dudas, uno a uno. La lección que sacamos del caso de los Estados Unidos donde gracias a esta llave llamada fracking están produciendo gas barato que les permite atraer inversiones y les convertirá pronto en exportadores de gas, es que el desarrollo seguro del gas no convencional reside en la aplicación de las buenas prácticas junto con una legislación medioambiental adecuada. No tiene, en este sentido, ni más ni menos secretos que otras actividades industriales que nos rodean. La Comisión Europea está estudiando actualmente cómo abordar el debate sobre los hidrocarburos no convencionales, teniendo en cuenta que, en última instancia, la decisión sobre el mix energético es una competencia de cada Estado miembro. La Comisión ha insistido en que su intención es la de “permitir” la exploración y producción del gas no convencional (en inglés, crear un enabling framework”. La acción de los poderes públicos es esencial para proveer seguridad a los ciudadanos, lo que repercutirá positivamente en el éxito de los proyectos. En España, no olvidemos, cualquier trabajo que prevea utilizar la técnica de la fracturación hidráulica tendrá que someterse a Estudio de Impacto Ambiental, incluso en la fase de exploración, lo que no ocurre en otros muchos países. La exploración puede dar a nuestra economía una de esas buenas noticias que necesitamos en tiempos de crisis. Exploremos con todas las garantías. Obtengamos respuestas. Solo así podremos decidir si podemos y queremos producir o no gas no convencional.

Related Documents