POR TU AMOR Para AleLa respuesta al nacimiento es e...
bosques, como la tierra fertilizada para la siembra de nuevas semillas, como elsol secando los granos de café antes de mol...
dado “chamico”vii. ¡Nuestra hija, estando en sus cinco sentidos, jamásabandonaría a sus padres ni a los estudios para vivi...
of 3

Por tu amor

Published on: Mar 4, 2016
Published in: Business      Technology      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Por tu amor

  • 1. POR TU AMOR Para AleLa respuesta al nacimiento es el amor. Por amor corremos, volamos, nosarrastramos y nadamos. Por amor crecemos y también nos achicamos. Poramor fueron los cerros que recorrimos, las millas de vuelos acumuladas, loskilos extra de equipaje, y los obsequios que con ilusión buscamos pero quejamás entregamos. Por amor pinté carteles y caparazones de tortuga, recogípara tejer plumas, me hice un tambor con panza de “sajino”i y te hice tucanción. ¿Recuerdas Rosaura la tarde cuando sentados en la balsa, junto a laorilla del río que da hacia la chacra, te canté “Wy wakygajame nuwa”ii? Tupulso acelerado por el tun tun de mi tambor te hizo botarme al río, saltar de labalsa, y correr río abajo por la orilla hacia la peña donde tus amigas jugaban.Con el rubor pintado aún en tus mejillas, y las niñas curiosas rodeándote, lesdijiste en lengua shawi “ese brujo, con su tambor, hizo bailar a mi corazón”.La primera vez que visité la casa de tus padres, tu madre me sentó junto a lacocina. El aroma intenso y dulce del plátano maduro asado junto al arcillosoolor de la yuca tierna, servida sobre la mesa, trajo a mi rostro lágrimas denostalgia. Viéndome así, tan frágil, tú te sentaste a mi lado sonriendo y, conesa sonrisa linda que adornaba tu rostro redondo con un hoyuelo, me dijiste“karinuwanteren winapinuyapin”iii. Entonces el calor en la habitación se hizomás intenso. Parecía que las cenizas del fogón, bajo la olla grande dondehabían sancochado la yuca para el “masato”iv, hubieran empezado otra vez aarder. Me acerqué más a ti, te abracé con fuerza y, así casi llorando, sólo pudedecir: yo también te amo.Fue así como ocurrió el milagro. El mal recuerdo de todos mis amoresdesafortunados desapareció con aquella confesión compartida de amor. En elpueblo de tus padres no teníamos nada, pero a la vez lo teníamos todo.Nuestro amor era tan prometedor e intenso como la lluvia en verano para los 1
  • 2. bosques, como la tierra fertilizada para la siembra de nuevas semillas, como elsol secando los granos de café antes de molerlos y venderlos.¡No Rosaura, ni tú me dejas a mí ni yo a ti nunca! te prometí cuando llorandome contaste que tus padres querían enviarte a estudiar y trabajar a Iquitos, conunos tíos tuyos que tenían negocio en esa ciudad. ¡Lo hacemos por tu bien! tedecía tu padre mientras tu madre le entregaba al maquinista del bote, que tellevaría a Iquitos, la bolsa con tus ropas y un atado de carne envuelto en hojasde plátano, que sería tu comida para el viaje de 05 días. Pero tú no quisistebajar al puerto, desafiaste a tus padres y ellos te pasaron con “ishanga” v, comosi intentaran un exorcismo contigo. Despeinada, con el vestido rasgado ycubierto de motas de sangre, corriste hasta mi casa seguida de tus padres que,“ishanga” en mano, te perseguían. Sin esperarlo yo te vi de pronto, paradafrente a mí en la puerta de mi casa, con el rostro desencajado pidiéndomeentre lágrimas que no te abandone.Me abrazaste, te abracé, y así abrazados, sin entender yo qué te sucedía, tellevé hacia el fondo de la casa, hacia nuestro huerto donde florecían ya lasorquídeas que cultivaba para ti. No pasó mucho tiempo para que los gritos detu familia me dijeran qué es lo que pasaba. Quise entrar a la casa para tomarmi escopeta. Tú, asustada, te echaste al suelo y cogida a mis rodillasreiniciaste tu llanto. ¡Rosaura hija, ese milico mestizo y desertor no vale lapena! ¡Así como abandonó a su patria, así te dejará con los hijos que con éltengas! te gritaban tus padres, mientras tú, aterrada, observabas sus gestosfuribundos a través del cerco de madera que separaba nuestro huerto de lacalle.Esa tarde tus padres amenazaron con denunciarme con el pueblo. Dijeron queno tenía derecho a perjudicarlos con su hija grande de esa manera. ¡Mestizoborracho, mujeriego y brujo. Ya verás que las leyes del pueblo las respetantodos y eso te incluye, sobrino del “Apu”vi! me gritaban, mientras tú Rosauraseguías abrazada a mí, temblando. A los vecinos, que alertados por los gritosse acercaron al huerto, tus padres les contaban que yo con engaños te había 2
  • 3. dado “chamico”vii. ¡Nuestra hija, estando en sus cinco sentidos, jamásabandonaría a sus padres ni a los estudios para vivir con un adefesio de milicodesertor y mestizo. Si hasta fue premiada por el maestro de la escuela como lamejor estudiante! argüían para el público presente. Pero ¿acaso nuestro amorRosaura necesitaba de brujerías?De pronto el cerco del huerto cedió ante el peso de la multitud aplastando lasorquídeas que yo criaba para ti. Alterada, con el rostro desquiciado por lainvasión, me soltaste y tomando un palo de la huerta, arremetiste contra lamultitud que ya se abalanzaba hacia mí. Viéndome tendido en el suelo yperdido entre manos y pies descalzos que bregaban por golpearme, tiraste elpalo contra la multitud, gritaste ¡Si lo matan yo me tiro contra las piedras! y así,loca, con la agilidad de una loba, emprendiste tu carrera veloz hacia la partemás alta del pueblo que da hacia el río. Dejándome mal herido, rendido yllorando en el suelo, todo el pueblo te siguió. Cuando por fin llegué, todos teobservan asustados. Tú, con la mirada fija al otro lado del río, te sujetabas delas raíces expuestas al sol del piadoso roble que aún yacía de pie al borde delacantilado. Nunca la vimos aparecer. Nunca entendimos con qué artimañas seacercó a ti. De pronto, esa jergón amarilla te picó la mano izquierda con que teaferrabas a la vida que decidiste compartir conmigo. Gritaste ¡Ale! y, sinremedio, caíste hacia el fondo del acantilado.i Cerdo salvaje que habita los bosques de Perú, de deliciosa carne pero en peligro de extinción.ii Frase construida a partir de los fonemas captados de un hablante awajún de la provincia de Datem delMarañón(Loreto) ante la pregunta ¿cómo se dice “te quiero mucho mujer” en awajún? (aporte de LuisNavaro)iii Frase construida a partir de los fonemas captados como respuesta de una mujer shayawita (Jessica)de la provincia de Datem del Marañón(Loreto), cuando le preguntamos: ¿cómo se dice “te quiero/amochico bonito” en shawi?iv Bebida tradicional de las comunidades amazónicas que es preparada con yuca aplastada a la que,dependiendo de la tradición familiar, se le añade camote masticado o rallado, tras lo que se deja reposarpara que fermente.v Planta de uso medicinal que las comunidades amazónicas suelen utilizar también para “ishanguear”(azotar con ortiga) a quienes se comportan mal o incumplen con las normas establecidas por lacomunidad. Tiene espinas.vi Jefe elegido por la comunidad. Es quien convoca y dirige las asambleas comunitarias donde se tomanlas decisiones con respecto al trabajo comunal, la construcción de una nueva escuela, la firma deconvenios con empresas, la distribución y uso del territorio, etc.vii Referido a una especie de planta que, por presentar propiedades alcaloides, causa adormecimiento oen algunos casos intoxicación. Una de estas plantas es el floripondio. 3

Related Documents