Los relatos, anécdotas perso-
nales, bromas, historias de fami-
lia, canciones de cuna, leyendas
y las narraciones infanti...
Revista Leer por Leer # 4. Portada. Uriel Amaro Ríos
of 2

Revista Leer por Leer # 4. Portada. Uriel Amaro Ríos

Revista con publicaciones de niños, jóvenes y madres de familia de la región serrana del estado de Durango, México.
Published on: Mar 4, 2016
Published in: Education      
Source: www.slideshare.net


Transcripts - Revista Leer por Leer # 4. Portada. Uriel Amaro Ríos

  • 1. Los relatos, anécdotas perso- nales, bromas, historias de fami- lia, canciones de cuna, leyendas y las narraciones infantiles han estado presentes desde las primeras reuniones de seres humanos. Estos intercambios orales se han trasmitido de generación en generación dando cuenta de lo que otras personas hicieron, cómo lo hicieron y por qué. Siendo de esta forma que el lenguaje oral se ha usado para hablarse unos a otros de la vida y tratar de encontrarle sentido. En los niños, desde antes de que puedan hablar se les narran historias, rimas y cuentos infanti- les. Esas simples palabras y los sonidos los preparan para más tarde darse cuenta de quiénes son, de dónde vienen y por qué están en este mundo; pero sobre todo para lo que más tarde verán impreso. El gusto por la literatura está enraizado con la narración oral, es buena ayuda en la formación como lectores. Esta técnica de animación a la lectura es indispensable para acercar no sólo a los niños a la literatura, sino a personas de todas las edades. Es una buena forma de que aquellos que no les gusta leer escuchen viejas histo- rias, que cuenten las propias: las de su vida y las que han inventa- do. En la narración oral se centra la atención en el intérprete y en la historia por lo que debe de ser interesante, divertida y gratifi- cante. Algunas recomendaciones para la narración serían: contar lo que sea cercano o se es capaz de trasmitir como propio; si se van a contar cuentos, realizar previamente un análisis, si es de humor, sarcástico, de misterio, etc.; tomar en cuenta las caracte- rísticas del público y el espacio donde se vaya a narrar; incorpo- rar lenguajes no verbales (gestos, mímica, miradas, desplazamientos, etc.) y verba- les (volumen y matices de la voz, pausas, ritmo, énfasis, etc.); reco- rrer los sucesos y verbalizarlos. Responsable de la revista Uriel Amaro Ríos e-mail uriel.amaro.rios@gmail.com